You are everything I've been looking for - Cap. 9

0 comentarios
Everybody Hurts

Cuando Yunho y Boa regresaron a casa del primero ya eran las cuatro de la mañana, Donghae y Eunhyuk se fueron a dormir, mientras que Changmin y Jonghyun, aún emocionados por aquella velada, fueron a la habitación de Jonghyun, cerraron la puerta con seguro y se subieron a la cama, sentados

- Cantamos con Boa – dijo emocionado Changmin, sin poder ocultar su gran sonrisa, su amigo estaba igual de emocionado

- ¿Imaginaste alguna vez algo así? Nuestra ídolo cantando con nosotros —preguntó en respuesta, el más alto negó enseguida

- Estoy viviendo cosas que antes jamás imaginé – respondió mirándolo a los ojos, su amigo se sonrojó y agachó la mirada unos instantes – Oye, ven – estiró su mano y tomó a su amigo de la muñeca, luego lo jaló y ambos se levantaron de la cama

- ¿Qué miramos? – preguntó el guitarrista con curiosidad, miraban hacia afuera, Changmin observaba la fachada de la casa de Yunho

- Miré su interior el otro día, Boa me dejó hurgar – confesó emocionado

- Changmin, eso no está bien – lo regañó, sintiéndose un poco incómodo

- ¿Cómo te los imaginas? – preguntó ignorando el regaño, luego le rodeó los hombros con su brazo, Jonghyun sonrió

- ¿En la cama?

- Sí, obvio – respondió con una sonrisa morbosa, su amigo soltó una carcajada

- No lo sé, apasionados, salvajes – contestó luego de meditarlo - ¿Qué estoy diciendo? – se recriminó avergonzado

- Yo también me los imagino apasionados, pero tiernos a la vez – sonrió con entusiasmo, sin perder de vista su objetivo, Jonghyun le miró el perfil, estiró su mano y le acarició la mejilla, Changmin se giró hacia él

- Como tú – dijo con voz suave, Changmin sonrió, inclinó su cabeza y buscó los labios de Jonghyun, recibiendo respuesta, poco a poco se giró hacia él hasta quedar de frente

El más alto bajó los brazos y le abrazó por la cintura, en tanto el otro subió los suyos y atrapó la nuca de Changmin, profundizando el beso, avanzaron hacia la cama y ahí dejaron de besarse, sin separarse, el más alto subió las manos hasta la espalda de Jonghyun

- ¿Qué pasa? – preguntó confundido, pues su amigo fue quien detuvo primero el beso

- Tengo sueño, no voy a poder, tú sabes – respondió avergonzado y Changmin echó a reír

- No te preocupes – sonrió, comprensivo – Yo también estoy cansado – soltó la nuca de su amigo y le dio un beso en los labios – Pero puedo dormir aquí ¿no?

- Claro – contestó con amabilidad, entonces se soltaron

- Solo… me pongo algo más cómodo

- Sí – contestó y luego lo miró marcharse, Jonghyun suspiró – A veces siento que puedes verme con otros ojos – pensó con entusiasmo – Luego piso tierra y la sensación es amarga – reflexionó, cabizbajo, a veces se preguntaba si no estaba cometiendo un error.

Yunho despertó y Boa no estaba a su lado, palpó la sábana justo a su lado y aún podía percibir la tibieza, así que supuso que no mucho atrás se había levantado. Luego de estirarse, se levantó de la cama, vestía solo ropa interior, salió de la habitación y oyó ruidos en la cocina, se acercó tranquilamente, no traía zapatos y no hizo absolutamente nada de ruido, Boa sacaba una pastilla de un pastillero y luego la consumió, Yunho la observó tranquilamente pues ella no parecía percatarse de su presencia

- ¿Estás enferma? – preguntó de pronto, al oír su voz ella se sobresaltó, se giró un poco hacia él y sonrió nerviosa

- No, solo desperté con dolor de cabeza – respondió tranquilamente, para Yunho su respuesta fue suficiente y sonrió, luego se acercó a ella, la abrazó cariñosamente, mirándola a los ojos

- ¿Qué quieres hacer hoy? – preguntó Yunho de forma complaciente

- ¿Tú que crees? – inquirió con tono pícaro y luego echaron a reír

- Además de eso, claro – aclaró Yunho y ella se abrazó a su cintura

- ¿Qué tal si invitamos a los chicos a comer? – propuso Boa

- ¿Aquí? – preguntó confundido

- Sí, ¿Por qué no? 

- Tendría que limpiar – respondió con flojera, luego hizo un puchero infantil

- Que flojo, entre los dos limpiaremos – dijo relajada, Yunho la observó fijamente por unos instantes, luego le rodeó el rostro con ambas manos y se dieron un beso

- Eres maravillosa, por eso te amo – habló sinceramente y ella sonrió, luego se abrazó más a su cuerpo y apoyó el rostro contra su pecho

- Yo también te amo, demasiado – respondió con voz suave y luego Yunho también la estrechó fuertemente contra su cuerpo.

Eran casi las once de la mañana, pese a que Eunhyuk seguía dormido, Donghae no tuvo compasión y lo despertó, sin importarle tampoco que fuera lunes y no abrían el Bar

- ¿Qué pasa? – preguntó molesto, con los ojos semi abiertos

- Despierta flojo, sabes que debemos ir a la ciudad vecina por algunas cosas, es lunes – respondió quitándole la sábana a la que el mesero se aferraba – Además llamó Yunho, a las dos de la tarde tenemos una comida con él y Boa

- ¿Qué? – inquirió confundido, Donghae hablaba tan tranquilamente que lo asustó - ¿Y tú aceptaste? Pero si la odias – afirmó mientras se tallaba la cara

- Sí, pero no quiero hacerle a Yunho más difícil el momento, ya sabes, cuando ella lo abandone como trapo viejo – contestó de mala gana, Eunhyuk logró sentarse sobre la cama, con esfuerzo

- Vaya, te desconozco – observó con una sonrisa – Está bien, déjame tomar un baño para despertar 

- Sí, mientras yo despierto a los otros dos – aceptó Donghae y mientras su novio se preparaba para ir a bañarse, él salió de la habitación y se dirigió a la habitación de Changmin, la más cercana a su dormitorio, pero la puerta estaba abierta y la cama tendida, pronto entendió que nadie durmió ahí

Donghae miró hacia la puerta de la habitación de Jonghyun, hizo una mueca con la boca y avanzó hasta ahí, estiró la mano y sujetó la perilla, intentó girarla pero notó que estaba puesto el seguro por dentro, luego suspiró

- Seguro terminaron la fiesta en privado – concluyó - ¿De verdad creen esos dos que esa relación les funcionará por mucho tiempo? – preguntó en un susurro, para sí mismo, luego suspiró de nuevo, con resignación y se alejó, volviendo a su habitación.

Lentamente Changmin abrió sus ojos y por inercia comenzó a estirarse perezosamente, con los ojos cerrados de nuevo, su mano izquierda empujó algo y los abrió otra vez, lo que golpeó fue el hombro de Jonghyun, él estaba sentado sobre la cama a su lado, con las piernas encogidas y sujetadas con sus brazos, observaba a Changmin, compartieron una sonrisa

- Buenos días – saludó el más alto, sin intenciones de sentarse o levantarse

- Casi es mediodía – corrigió Jonghyun

- ¿De verdad? – a su pregunta el otro asintió – Tengo muchísima hambre, bajemos por algo

- Sí, vamos – contestó mirándolo fijamente, Changmin sonrió confundido, mirándolo con suspicacia

- ¿Qué pasa?

- ¿De qué?

- Estás mirándome raro – dijo confundido, su amigo tosió un poco

- No es cierto, admiro tu belleza, nada más – explicó convencido, Changmin se sintió halagado y sonrió casi con timidez

- Cállate – lo regañó en broma, luego con flojera y lentamente se puso de pie, vestía unos shorts y una camisa solamente. Changmin fue hacia el tocador y se miró al espejo, comenzando a acomodarse el cabello, por el reflejo miró a su amigo observarle – ¿Sigues? 

- ¿Sabes Changmin? Eres el hombre más sexy que he visto – confesó sin tapujos, el aludido soltó una sonora carcajada y se giró hacia él, sin separarse del tocador. Miró a su amigo con reproche – El más guapo

- Dices eso solo porque te gusto – dijo encogiéndose de hombros 

- No importa, es lo que pienso – refutó sin problemas, Changmin se acercó hacia la cama, su amigo no se había movido de su posición, se miraron a los ojos, pero la mirada de Jonghyun era profunda y el gesto total de su cara era dulce, con aquella sonrisa que a Changmin tanto le gustaba, pero en esos momentos se sintió un poco incómodo

- Basta, no me mires así – dijo avergonzado

- ¿Así cómo?

- Con amor – respondió en tono suave, avergonzado, entonces Jonghyun entendió que su amigo sentía culpa cada vez que recordaba que le amaba y él no le correspondía. Ambos acordaron que podían ver a otras personas, que no eran exclusivos uno del otro y que su trato era sexual y nada más, aunque a veces Jonghyun parecía olvidarlo, y Changmin también solía olvidar que su amigo lo amaba

- Perdóname – se disculpó con sinceridad – Ya solo te veré con lujuria – dijo para aminorar la tensión que quedó entre los dos y Changmin sonrió

- De acuerdo – respondió con tranquilidad, pero se había quedado inquieto tras aquella pequeña conversación

Jonghyun se levantó de la cama también y se acercó hasta él, lo abrazó colocándole las manos a media espalda, luego las descendió y le agarró el trasero, Changmin sonrió pues su amigo lo observaba tentativamente

- ¿Nos echamos el mañanero? Anoche ni nos tocamos – sugirió de forma traviesa, pero antes que el más alto pudiera responder algo, su vacío estomacal lo hizo por él – Mejor comemos

- Sí, mejor – respondió Changmin divertido y su amigo dejó de toquetearlo

Salieron de la habitación y el silencio en la casa fue abrumador, bajaron a la cocina y no encontraron rastro de la pareja, compartieron una mirada de desconcierto hasta que Changmin vio que había una nota sobre el refrigerador, escrita con la letra de Donghae

- Salimos por un mandado, no tardamos, hay huevos y jamón en el refrigerador, corté algo de fruta, está en un recipiente azul, Eunhyuk hizo café fuerte, para que terminen de despertar – leyó Changmin en voz alta

- Es como nuestra mamá – dijo Jonghyun sorprendido, el otro asintió

- Sin duda – concordó con él, luego entonces comenzaron a sacar cosas del refrigerador para poder desayunar algo.

Acabaron de limpiar alrededor de la una con veinte y terminaron cansados, así que se tumbaron en el sillón de la sala, sentados, apoyando la cabeza en el respaldo del mueble, Yunho giró su cabeza hacia su lado para verla y sonrió, era la primera vez que hacían algo así juntos, hasta parecían una pareja de casados, eso le hizo acelerar el corazón

- Hacía tanto que no me ocupaba de algo tan hogareño – confesó divertida, luego giró su cabeza hacia Yunho y se dio cuenta que la miraba – ¿Qué? 

- Nada, solo fantaseaba – respondió encogiéndose de hombros, ella sonrió y se levantó, acercándose a él de frente, colocó ambas rodillas a los costados de la cadera de Yunho y se sentó sobre sus piernas, él le correspondió abrazándola por la cintura

- Yunho, hablé con la compañía – confesó nerviosa, él frunció el entrecejo, impaciente

- Te prohibirán volver ¿cierto? Ellos…

- No – lo interrumpió – Nada de eso – sonrió y le colocó ambas manos sobre los hombros, volvió a sonreír y se ahogó con sus palabras antes de poder decirlas

- ¿Qué pasa? – 

- Lo logré

- ¿De qué hablas? – preguntó confundido, los ojos de Boa se cristalizaron

- Logré el permiso, dejarán que me case contigo – confesó con emoción y luego se mordió ligeramente el labio, la expresión de Yunho era de completo asombro, luego sonrió, nervioso

- ¿Qué?

- Si vivimos en Seúl, claro – dijo preocupada, temiendo que él estallara enojado, pero él solo se quedó mudo, analizando – No será como aquella vez, no serás una sombra, alguien que no existe más que para mí, será público, no te ocultaré nunca, de nadie – aclaró y las manos le temblaron, pero se aferró a sus hombros

- Boa – musitó, aturdido, luego sonrió y sus ojos se enrojecieron

- Por favor di algo – suplicó con angustia, Yunho le soltó la cintura y ella se levantó, intuyendo que quería ponerse de pie – Vendremos aquí seguido y no tienes que estar todo el tiempo en Seúl, no quiero robarte tu vida y tampoco perderé la mía, la diferencia es que estaremos casados, por fin Yunho, sin secretos – dijo con voz nerviosa, Yunho la observó fijo, sin dar crédito a aquello - ¡Yunho! – llamó en tono alto, seguía esperando respuesta

- Espera… - le dio rápidamente la espalda y se alejó hacia su habitación, ella frunció el entrecejo, sin entender su actitud. Desde la alcoba escuchó mucho ruido, como si Yunho buscara algo, pero Boa no se atrevió a levantarse del sillón

Por fin Yunho se apareció en el umbral de la puerta de su habitación, observó a Boa fijamente, como si ante él tuviera un ángel, compartieron mirada mientras él se acercaba hasta el sillón donde ella seguía sentada, Yunho se hincó frente a ella, estiró su mano derecha con el puño cerrado y frente a ella la abrió, en la palma de su mano estaba el anillo que hace años ella le devolvió, cuando recuperó el contrato con su compañía. Al verlo ella comenzó a llorar

- Aún lo tienes – sollozó mientras sonreía nerviosa

- Nunca perdí la esperanza – respondió, incrédulo de que al fin pudo decir aquellas palabras

- Entonces… - no se atrevió a completar la frase y él asintió, sonriendo ampliamente

- ¿Te casas conmigo? – preguntó casi quebrándosele la voz

- Sí… sí Yunho, me caso contigo – respondió al instante, Yunho se puso de pie y ella se hincó sobre el sillón, echándole los brazos al cuello se besaron con urgencia, con agitación, abrazándose luego con intensidad, como si quisieran fusionar sus cuerpos, después se separaron, Yunho agarró la mano izquierda de Boa y le colocó el anillo en el dedo anular – Es tan hermoso como lo recuerdo – dijo emocionada, a pesar que la joya era modesta – Perdón – se disculpó y echó a llorar, Yunho la abrazó

- Dejemos el pasado atrás, no vale la pena vivir en el dolor ¿sí? – pidió con apremio y ella asintió, incapaz de hablar

- Te amo Yunho, te amo más que nunca – dijo al fin cuando dejó de llorar, luego abandonó sus brazos y volvieron a besarse, esta vez suavemente, entonces Yunho también soltó unas lágrimas silenciosas, hace años que no lloraba de felicidad, había olvidado lo que esa palabra significaba, pero a partir de ahora sería inmensamente feliz, por fin.

Donghae volvió a subir a su habitación, regañó a Eunhyuk por no haber aún terminado de vestirse, luego fue hacia la habitación de Changmin y llamó a la puerta, él abrió enseguida, secaba su cabello con una toalla pequeña, la grande la tenía amarrada alrededor de la cintura

- Vaya, lindo cuerpo – halagó en broma y el más alto echó a reír - ¿Ya mero?

- Unos diez minutos y listo – respondió, el barman asintió y le dio la espalda, avanzando hacia la otra habitación, tan solo escuchó la puerta cerrarse. Donghae llamó a la otra alcoba

- ¡Voy! – escuchó a Jonghyun del otro lado, luego pasos y finalmente la puerta abrirse, el guitarrista terminaba de abotonarse una camisa azul, color que le sentaba muy bien

- Uff, guapísimo – halagó también en tono coqueto, bromeando, Jonghyun solo sonrió avergonzado - ¿Ya?

- Sí, en cinco minutos bajo – respondió con amabilidad, Donghae asintió y se alejó, oyendo solo el sonido de la puerta cerrarse, volvió a su habitación y Eunhyuk apenas se estaba colocando la ropa interior

- Cariño, ¿Por qué eres tan lento? Ya casi son las dos de la tarde – regañó infantilmente, el otro sonrió divertido

- ¿De qué hablas? Vive enfrente, y no es ningún evento formal, relájate – contestó un tanto molesto, Donghae estaba algo obsesionado con una simple comida, todo porque era en casa de Yunho y sería el anfitrión junto con Boa

- Odio la impuntualidad, lo sabes – se excusó evitando mirarlo, pero al mesero no lo engañaba fácilmente. Eunhyuk se acercó a él y lo hizo girarse, quedaron frente a frente y Donghae lo miró a los ojos

- Si será incómodo mejor no vayamos ¿sí? Estás muy inquieto – dijo con tono suave, le sujetó el rostro con ambas manos

- Quiero ir – respondió tranquilamente – Y ya dejaré eso de la puntualidad – completó, mostrándose relajado

- ¿Debo creerte? – preguntó suspicazmente, Donghae le mostró una sonrisa perversa

- Tengo pruebas –

- ¿Ah sí? Quiero verlas – pidió en tono coqueto y Donghae asintió, luego le besó sobre los labios, repartió después un beso sobre su cuello, lo miró a los ojos mientras descendía hasta hincarse frente a él, Eunhyuk sonrió impaciente al sentir sus labios, mirando como su novio estaba dispuesto a mostrar las pruebas de las que se jactaba.

Changmin y Jonghyun estaban en el Bar, sentados en una mesa cerca de la barra, el más alto miró el reloj de su celular, pasaban de las 2 con quince y la pareja no bajaba, luego miró hacia fuera por los grandes cristales, la casa de Yunho estaba ahí, esperándolos, después miró hacia su amigo y suspiró

- Donghae nos apresuró tanto y ahora esos dos…

- Deben estar ocupados – interrumpió el guitarrista – Ya sabes que parecen conejos – sonrió divertido, Changmin frunció la boca

- Entonces tú y yo hagámoslo tras la barra, ahora mismo – propuso en broma, mostrándose indignado, Jonghyun sonrió

- Ya calma, no deben tardar – respondió a la falsa propuesta y entonces no tuvieron más remedio que esperar a que bajaran.

Luego de quince minutos más, Donghae y Eunhyuk por fin bajaron, entre risas llegaron hacia donde estaba el par de amigos, Changmin los observaba con reproche

- No tardes bañándote, no pierdas el tiempo con tus cremas, te vistes rápido, ¿ya mero? – imitó Changmin a su amigo en todas las frases que le dijo para apresurarlo, Donghae sonrió avergonzado

- Lo siento, estaba algo quisquilloso, pero Eunhyuk me tranquilizó – dijo mirando a su novio y él le sonrió

- Si, ya veo – contestó con ironía Changmin – Muy relajadito te ves – expresó con el mismo tono, avergonzándolo más

- ¿Me perdonas? – preguntó con mirada inocente, el más alto no tuvo más remedio que sonreír y colocarle la mano sobre el hombro

- Solo porque vamos a casa del sexy Yunho y porque veré a mi Boa hermosa – respondió relajado, Donghae solo negó con desaprobación aunque no estaba molesto por aquella respuesta

- Entonces vámonos, ya tengo hambre – secundó Eunhyuk y los cuatro estuvieron de acuerdo, así que Jonghyun y Changmin se levantaron de sus asientos. Entonces todos salieron del Bar y caminaron hacia la casa de Yunho.

Boa estaba frente a la estufa, meneando con una cuchara el contenido de una humeante olla, Yunho la observó desde el comedor donde estaba poniendo los platos, sonrió y se acercó hasta ella, por la espalda, la abrazó, Boa sonrió y no dejó su quehacer

- Apenas puedo creer que esté sucediendo esto – dijo con voz ensoñada, sonriendo ampliamente, ella rio discretamente

- ¿Sabes Yunho? Incluso si tengo mucho trabajo, yo te cocinaré al menos una vez al mes – dijo con emoción, aunque aquello realmente sonaba triste, pero en ese momento Yunho no lo analizó, solo sonrió ampliamente

- Ya estoy anhelando esos días – confesó Yunho, luego le depositó un beso sobre la mejilla

- ¿Les diremos verdad? – preguntó preocupada – ¿Cómo crees que reaccione Donghae? – al oír la segunda pregunta Yunho la soltó y se colocó a su lado

- Te odiará más – respondió sinceramente

- Supongo – contestó con resignación – Bueno, tendré mucho tiempo para que al menos me soporte ¿no?

- Todo el tiempo del mundo – dijo Yunho, olvidándose de todo, estaba realmente feliz y no dejaba de sonreír desde que puso aquel anillo en el dedo de su prometida

El sonido de alguien llamando a la puerta les hizo compartir una mirada, luego Yunho se alejó hacia la entrada, abrió enseguida, sus cuatro vecinos estaban ahí, les sonrió y se hizo a un lado para dejarlos entrar

- Bienvenidos – saludó sonriente, más de lo normal, Donghae lo miró con suspicacia, fue el único que se dio cuenta, pero no comentó nada

- Hola muchachos – secundó Boa desde la cocina, girándose ligeramente hacia atrás, también sonreía ampliamente, Eunhyuk fue el único que se acercó a ella para saludarla con un beso en la mejilla

- ¿Ya viste? Cocina – dijo Changmin con emoción, su amigo asintió sonriendo

- Y también respiro chicos – manifestó Boa divertida, era curioso encontrarse con fans tan acérrimos en un pueblo donde la mayoría le odiaba – Pónganse cómodos

- Vaya, hasta pareces la señora de la casa – ironizó Donghae

- Algo así – respondió con una gran sonrisa, luego compartió una mirada con Yunho, él también le sonrió

- Siéntense – dijo con amabilidad el anfitrión, jalando una de las sillas del comedor, el cuál era de seis lugares

- Gracias – el primero en moverse fue Changmin, sentándose precisamente en esa silla, su amigo se sentó en una de las sillas del otro lado, pues le quedaba más cerca

Eunhyuk y Donghae se sentaron juntos, el mesero al lado de Jonghyun y el barman en una de las cabeceras, Changmin estaba a su lado, frente a Eunhyuk

- Ya mero está – dijo Boa desde la cocina - ¿Me ayudas mi amor? – ante la petición Yunho fue enseguida hacia ella, Donghae trató de no sentirse incómodo, pero era extraño que se hablaran así, Eunhyuk fue el único que lo percibió

- ¿Y entonces? ¿Cuál es el plan para la noche? – preguntó el mesero para avivar un poco el ambiente, su novio lo miró

- ¿Tienes algo en mente? Porque yo no – respondió relajadamente, al menos en apariencia

- De hecho no – respondió encogiéndose de hombros, evitó comentar que solo preguntó para iniciar un tema

- Hagamos algo muy Gay – propuso Changmin en broma, haciéndolos reír a todos

- ¿Qué significa hacer algo muy Gay? – preguntó Yunho desde la cocina mientras ayudaba a Boa a cortar unos vegetales

- No le hagas caso, solo bromea – respondió Jonghyun

- Es verdad, bromeaba – secundó Changmin, girándose en la silla para mirar a Yunho, le sonrió y el otro respondió también con una sonrisa

- ¿Era broma? Ya estaba pensando que maquillaje usar para una noche loca – dijo Eunhyuk con tono triste, también bromeando

- Haríamos nuestra propia jaula de las locas – comentó con emoción Changmin, aplaudiendo – Podría usar una estola de plumas rosas alrededor del cuello, como en aquella noche de Halloween ¿te acuerdas? - habló mirando a su amigo y Jonghyun se rio divertido al acordarse

- ¿De qué hablas? – preguntó interesado Donghae - ¿Te vestiste como loca?

- El tema era carnaval siniestro – explicó Changmin – Fue idea de Kyuhyun, nos divertimos mucho ¿te acuerdas? – miró hacia su amigo y él asintió – Yo era una Drag Queen zombie

- Mentira – comentó Eunhyuk asombrado, luego se echó a reír

- ¿Y tú? ¿De qué te vestiste? – preguntó Donghae a Jonghyun, pero él avergonzado dudó en responder, solo sonrió

- Él era un Arlecchino Vampiro Gay – respondió Changmin por él, avergonzándolo más. Todos los presentes soltaron una gran carcajada

- ¡Changmin! – regañó Jonghyun, completamente sonrojado, pero no molesto

- No te avergüences, te veías muy bien – animó Changmin con una gran sonrisa – Hasta nos inventamos historias – continuó, mirando a Donghae y luego a Eunhyuk

- ¿Cuál era la tuya? – preguntó con interés Yunho, desde la cocina

- Yo había sido una Drag glamorosa que se presentaba en las Vegas, tenía mi propio espectáculo, cuando comenzó el apocalipsis zombie hui junto con mi poodle, sobrevivimos un tiempo hasta que fui mordido – contó con emoción, como si hubiera participado en una película de terror

- Genial – alentó Eunhyuk, divertido con la historia - ¿Y la tuya? – preguntó hacia Jonghyun

- Cuéntala tú – respondió mirando hacia Changmin, él asintió y mientras Yunho les servía agua a cada uno, comenzó a narrar

- Jonghyun era un tipo gay que se enamoró de un vampiro, sin saber que lo era, claro, en la noche de carnaval cuando el vampiro lo mordió y le dio su sangre para convertirlo… – empezó, mirando a los demás por tiempos – La sangre vampírica se combinó con su “sangre homosexual” y en lugar de beber sangre, debía beber semen cada noche para mantenerse con vida – terminó de narrar, divertido

Donghae que estaba por beber de su agua evitó hacerlo antes de soltar una carcajada, lo mismo que los demás, no solo la historia era absurda, sino que la forma de Changmin para narrarla era graciosa, Jonghyun por su parte estaba rojo como tomate, pero riendo

- Fue su idea – se defendió señalando al más alto

- A todos les fascinó, hasta te conseguí cita ¿no? Había más de uno dispuesto a no dejar morir al vampiro gay, querían alimentarte – dijo divertido y sin preocupación, aunque Yunho no terminaba de entender ese tipo de humor

- Cierto, esa noche sí que me divertí – aceptó mientras recordaba – El tipo estaba riquísimo – admitió relajadamente, pero ya que no era común en él expresarse así los sorprendió a todos, excepto a Changmin, que si había escuchado antes a su amigo con esas expresiones

- Muchachos, son tan ocurrentes – opinó Boa desde la cocina, sonaba divertida también

- Solo estamos muy acostumbrados el uno al otro – aclaró Changmin y dirigió a su amigo una sonrisa y mirada amable, siendo correspondido

- Es muy bonita su relación – comentó Boa convencida, Changmin la miró y sonrió ampliamente, luego se giró otra vez y miró hacia su amigo, compartieron una mirada en silencio, sonriéndose

- Bueno, ¿les parece si servimos? – preguntó Yunho tras la conversación, todos asintieron, así que miró hacia Boa que estaba en la cocina y asintió, así ella entendió que sí, por lo que comenzó a servir en los platos, luego Yunho los llevó a la mesa hasta llenar todos los lugares

- Se ve exquisito – halagó Changmin, se le estaba haciendo agua la boca

- No soy una experta, pero espero les guste, Yunho me ayudó – comentó Boa mientras se acercaba al comedor, se sentó en la otra cabecera, justo frente a Donghae y quedando Jonghyun a su lado izquierdo

- Seguro sabe a gloria – respondió Yunho cursimente, luego se acercó a Boa, se agachó para darle un beso en los labios y después se sentó en la silla disponible, con Boa a su izquierda y Changmin a su derecha. Al ver aquel gesto de cariño Donghae solo tornó los ojos hacia arriba

- Provecho – dijo Eunhyuk y los demás lo dijeron al mismo tiempo después de él

Comenzaron a comer, por sus expresiones Boa se dio cuenta que no era tan mala para cocinar, aunque Changmin y Jonghyun halagaban de más su comida, pero como eran fans no los tomó como jueces objetivos, así que solo sonrió divertida, mirándolos comer con tanto gusto. Mientras comieron conversaron sobre algunas cosas, comentarios no muy importantes, Boa platicó a Eunhyuk sobre una compañera de agencia que le recordaba a él, mientras lo hacía, el mesero notó el brillo en su mano izquierda y no tardó en reconocer que era un anillo que no había notado antes

- Deberían venir un día a Seúl, me encantaría mostrarles algo de mi mundo – comentó la cantante en un espacio de tiempo, al oírla Changmin y Jonghyun se entusiasmaron

- ¿En verdad? ¿Podría ver el lugar donde Boa ensaya, graba, come y respira? – preguntó el más alto con una gran sonrisa

- ¿Te gustaría?

- Sí – respondió enérgicamente – Me harías muy feliz 

- Nos – rectificó Jonghyun, su amigo asintió

- Podrán venir cuando quieran – dijo dirigiendo una mirada a Yunho y él le sonrió, fue entonces que Donghae sintió que de algo no se estaba enterando, Eunhyuk también lo comprendió, y habiendo visto el anillo no fue difícil adivinarlo

- Yunho – llamó de pronto Donghae, pero todos voltearon como si les hubiera llamado

- Dime – respondió él, mirándolo fijo, era como si su amigo pudiera leerle la mente

- Nada – contestó tajantemente, mirando hacia su plato

- Hay algo que queremos decirles – comenzó Yunho, entonces Donghae levantó la mirada, observándolo casi con angustia – Nosotros – estiró su mano y agarró la de Boa sobre la mesa

Yunho hizo una pausa, de pronto no pudo hablar, las palabras se le atoraron en la garganta, no dejaba de mirar a Donghae, cuyos ojos lo miraban confundido. Eunhyuk suspiró en silencio, mirando de reojo a su novio, esperando su reacción, mientras que Changmin y Jonghyun no entendían que pasaba pero se sintieron incómodos. Boa sonrió luego de suspirar, apretó la mano de Yunho y lo miró

- Dilo – pidió con voz suave, reposó la mano sobre la mesa y entonces Jonghyun vio también el anillo, buscó la mirada de Changmin y al encontrarla discretamente le indicó que mirara la mano de la cantante, él obedeció, se dio cuenta del anillo y enseguida comprendió también la situación, miró a su amigo, ambos expectantes

Yunho y Donghae estaban estáticos, en la misma posición, observándose, el primero deseaba con todas sus fuerzas poder completar la frase, pero la mirada del segundo realmente lo paralizó, así que Boa no tuvo más remedio que ayudarle

- Vamos a casarnos – anunció con una gran sonrisa y luego levantó su mano izquierda, mostrando el anillo, el único que faltaba por verlo era Donghae, quien apartó la mirada de Yunho y observó la joya, quedándose paralizado - ¿Nadie va a decir nada? – preguntó confundida, miró hacia Eunhyuk, pero no encontró su mirada, él observaba a su novio

- Felicidades – dijo Changmin para romper la tensión, estiró los brazos y se levantó del asiento, Boa soltó la mano de Yunho y se levantó, aceptando el abrazo

- Felicidades – secundó Jonghyun e hizo lo mismo

Yunho se levantó también, tratando de no parecer confundido, aceptó las felicitaciones de los dos músicos. Mientras ellos estaban en eso, Eunhyuk estiró su mano y la colocó sobre el hombro de Donghae

- ¿Estás bien? – preguntó preocupado, su novio volteó a verlo y asintió, pero se veía aún muy consternado, aun así trató de sonreírle. Eunhyuk apretó un poco el hombro de su novio en señal de apoyo y luego se levantó del asiento – Felicidades – se unió también al rito, acercándose a Boa, le dio un fuerte abrazo, pero con Yunho apenas lo miró un poco a los ojos y le dio un abrazo rápido

- Gracias chicos – aunque Yunho también estaba feliz por la futura boda, la reacción de Donghae lo tenía preocupado, así que solo Boa era capaz de hablar

- Déjame verlo de nuevo – pidió Changmin con entusiasmo y admiró la joya – Es hermoso – expresó emocionado

- Lo sé, es el más hermoso del mundo – dijo mirando hacia Yunho, él le sonrió en completo silencio. Luego de eso volvió la incomodidad, pues Donghae seguía callado, sentado

- Di algo Donghae, por Dios – regañó Yunho, capaz ahora de hablar, su amigo lo miró y sonrió forzosamente

- Felicidades – dijo al fin, sin levantarse del asiento - ¿Es el mismo? – preguntó de pronto, en tono seco, Eunhyuk temió lo que estaba por pasar

- ¿Qué? – preguntó Yunho extrañado

- El anillo ¿Es el mismo? ¿El de aquella vez? – aclaró, mirando hacia la joya, luego miró a Boa, cuya sonrisa había desaparecido

- Basta – pidió con tono molesto

Hubo un momento de completo silencio entre los seis, Changmin y Jonghyun se sentían tan ajenos que incluso pensaron en mejor marcharse. Donghae era el único sentado, apartado de todos, los demás estaban cerca de la pareja

- Amor, es mejor que nos vayamos – propuso Eunhyuk, acercándose al barman, al llegar a él, Donghae se puso de pie, ignorándolo

- ¿Esta vez es verdad? Entonces ustedes ¿Se irán a vivir a Seúl? – preguntó hacia Yunho y él por primera vez notó que más que enojo, Donghae parecía triste

- No precisamente – respondió seco Yunho

- Donghae, esta vez es diferente, la compañía autorizó y…

- Ah vaya – interrumpió Donghae – Si no te da permiso tu mami empresa te habrías ido como si nada, como siempre ¿no es así? – preguntó esta vez molesto, mirando hacia Boa, ella apretó con dureza los labios antes de responder

- Déjala en paz – regañó Yunho, acercándose a ella le rodeó los hombros con un brazo

- Estoy harto Yunho, harto de que cada vez creas que es diferente a la anterior – reclamó, olvidándose de todos los demás, el ambiente se sentía por demás tenso

- Y yo estoy harto de que creas que puedes controlar mi vida y mis decisiones – respondió Yunho, como si solo él y Donghae estuvieran ahí, el aludido sintió un nudo en el estómago

- Solo me preocupo por ti

- Ya tuvimos esa conversación antes, no necesitaré nunca más de tu hombro, así que ya supéralo, Boa es el amor de mi vida y esta vez seremos felices, te guste o no – determinó con su voz más dura, a Donghae se le humedecieron los ojos

- Entonces olvida que existo – respondió casi a punto de llorar, les dio la espalda a todos y salió de prisa de la casa, dejando el ambiente mucho más tenso que antes

Yunho estaba incrédulo de aquellas palabras, aun miraba la puerta, casi temblando, hasta que sintió las manos de Boa alrededor de su brazo y se calmó

- Con permiso, gracias por la comida – dijo con educación Eunhyuk, dirigiéndose a los dos, luego también se marchó, tras Donghae

Changmin y Jonghyun compartieron su habitual mirada, en silencio, incapaces de reaccionar, habían quedado en medio de todo, como un par de espectadores sin derecho a opinar. Boa los miró de reojo y luego se acercó a Jonghyun, quien estaba más cerca de ella

- Perdón, ustedes no merecían presenciar esto – se disculpó afligida

- Será mejor si nos vamos – propuso Changmin, acercándose a ellos, pero mirando a Yunho de reojo, él miraba hacia el suelo, pensativo

- Tal vez sí chicos, lo lamento – volvió a disculparse, pero ellos le sonrieron

- No te preocupes, estas cosas suceden – animó Changmin, tocándole amistosamente el brazo - ¿Verdad? – preguntó hacia su amigo, él asintió

- Gracias por la comida, estuvo deliciosa – cambió un poco el tema Jonghyun, siendo amable, lo cual animó a Boa, sonrió hacia él, luego hacia Changmin

- Gracias a ustedes por venir 

- Entonces nos vamos, estamos en contacto – dijo el más alto – Adiós Yunho – lo llamó para sacarlo de su trance y él volteó a verlo, no había prestado atención a la conversación

- ¿Se van también? Gracias por venir – respondió amablemente, aunque distraído

- A ustedes por la invitación – secundó Jonghyun, agradecido, Yunho le sonrió y asintió, luego el par de amigos se marchó, dejándolos solo. Boa miró hacia su prometido

- ¿Cómo estás? ¿Te sientes bien? – preguntó preocupada, Yunho afirmó

- No dejaré que nada arruine nuestro momento – le sonrió, después estiró su brazo hacia ella para indicarle que se acercara, ella obedeció y le abrazó. Los dos se abrazaron con fuerza, pensando en que ese era apenas el primer paso para comenzar una vida juntos, al fin.

Luego de haber cerrado la puerta de la casa de Yunho, el par de amigos suspiró al mismo tiempo, luego se miraron mutuamente, aunque el momento fue tenso, ahora se sentían mucho más relajados

- Que intenso – opinó Changmin

- Y que lo digas – expresó Jonghyun, luego se sonrieron y comenzaron a alejarse, bajando los cinco pequeños escalones que separaban la casa de Yunho de la banqueta

- ¿Sabes? Será mejor que caminemos por ahí, no sabemos como estén los otros dos – propuso Changmin y su amigo estuvo de acuerdo, entonces se alejaron caminando, rumbo al río, donde la primera vez que la pareja del Bar peleó, tuvieron que refugiarse mientras se reconciliaban, ahora sentían que el momento era muy similar.

Eunhyuk estaba afuera del baño, cerca de la puerta, esperando a que Donghae saliera, desde que llegó a la casa su novio estaba ahí, encerrado, al principio escuchó sollozos y supo que estaba llorando, así que permaneció en silencio, ahora solo escuchaba leves movimientos dentro. Suspiró cansado y esperó un poco más antes de hablar

- Mi amor, sal, necesitamos hablar, por favor – suplicó preocupado, Donghae nunca había temido mostrar sus lágrimas frente a él, pero ahora se escondía y eso lo angustiaba

No hubo respuesta de ningún tipo en al menos cinco minutos, hasta que escuchó el cerrojo abrirse, luego la puerta se abrió lentamente. Donghae estaba ahí de pie, mirando hacia abajo sin soltar la chapa de la puerta, Eunhyuk lo miró con ternura y se acercó a él, abrazándolo con sutileza, Donghae también se abrazó a él

- Perdóname – dijo con la voz entrecortada, el mesero lo oyó y solo sonrió, depositándole después un beso en la mejilla

- No tengo nada que perdonarte – respondió Eunhyuk, acariciándole la espalda para reconfortarlo

- Claro que sí – refutó, separándose de él, el mesero lo observó sin entender, Donghae buscó su mirada y se observaron a los ojos - ¿No estás cansado de mí? Estar detrás solo para verme sufrir por otro, es patético ¿no lo crees? ¿no crees que lo soy? No te mereces estas migajas – expuso temblando, Eunhyuk volvió a mirarlo con ternura

- Lo que sientes por Yunho no puedes manipularlo, es algo que sientes y punto, no soy nadie para juzgarte y te amo – explicó con su sonrisa comprensiva, pero Donghae se sentía miserable, siempre pensaba que era muy injusto con su novio, pero ahora lo sentía más

- Deberías dejarme, es lo justo, no merezco tu amor. Sé que antes te suplicaba que no me dejaras, pero ya ha sido suficiente, me odio por esto – dijo con sinceridad, pero Eunhyuk en silencio se acercó a él y volvió a abrazarlo

- Ya no puedo hacer eso, aunque antes incluso quise hacer mis maletas, ahora ni siquiera quiero o pienso alejarme de ti, prefiero vivir con la idea de que amas a alguien más, que nunca me querrás a mí – sus palabras no hicieron más que entristecer más a Donghae, sin embargo esta vez no se alejó, se abrazó con mayor fuerza a él

- Claro que te quiero, lo suficiente para saber que te deseo en mi vida – comentó con un poco de vergüenza, luego sintió un beso sobre su cabeza

- ¿Lo ves? No vuelvas a sugerirme que te deje, ¿está claro?

- Sí – contestó con una sonrisa

- Ahora, necesitamos hablar de aquellos dos – separó a Donghae de él y miró el desgano en la expresión de su rostro. Lo agarró de la mano y fueron hacia la habitación, ahí se encerraron, fueron directo a sentarse en la cama

- No entiendo por qué de nuevo él… - hizo una pausa - ¿No aprende? Ese anillo en su dedo, la felicidad de él, es como un dejavú – se quejó, molesto

- No lo es, esta vez la mirada de ella y su sonrisa dice otra cosa, en el pasado fue como si lo hiciera porque no tenía otra cosa mejor que hacer, esta vez se le ve radiante, creo que será en serio, esos dos van a casarse – expuso su punto de vista Eunhyuk, como sonaba lógico Donghae solo torció la boca en desaprobación

- No lo creeré hasta que suceda – dijo determinante

- Ahora dime – cambió de tema el mesero – Dejando de lado el hecho que piensas que nuevamente ella va a herirlo ¿Cómo te sientes por el compromiso? – preguntó sin dificultad

- Eunhyuk yo…

- Oye – lo interrumpió – Tú lo amas, eso ya lo sé, no quieras decirlo con tacto. Te dolió ¿no es verdad? Saber que piensa hacer su vida con ella – lo meditó un poco, ahora comenzó a sentir esa punzada en el estómago que solía tener cuando tocaban el tema, pero se tranquilizó

- No lo sé – respondió confundido – En verdad no sé cómo me siento al respecto

- ¿De verdad? – preguntó, también con confusión, Donghae asintió

- No me hagas pensar en eso, por favor – suplicó mirándolo a los ojos, Eunhyuk asintió y le dio un beso en la frente, luego lo abrazó

- ¿Qué te parece si te dejo solo un poco? – propuso con voz amable – Piensa lo que tengas que pensar y quédate tranquilo ¿sí? – lo alejó de él y se puso de pie, Donghae lo observó desde la cama, el mesero le sonrió y acarició el cabello

- Gracias – también le sonrió. Cuando su novio quiso alejar su mano del cabello de él, Donghae la sujetó y la acercó a su mejilla, luego la besó – Eres el mejor – lo miró fijamente a los ojos y luego le soltó la mano. Volvieron a mirarse mientras Eunhyuk se alejaba, hasta que salió de la habitación, dejándolo solo, Donghae no tardó en comenzar a pensar en lo sucedido

- Aunque sean migajas, es mejor que no tener nada de tu cariño – pensó con resignación, luego sonrió y se alejó de ahí.

Cuando Changmin y Jonghyun decidieron regresar a casa de sus amigos, encontraron una de las luces del Bar encendida, entraron y ahí estaba Eunhyuk, sentado en una mesa cerca de la barra, tenía dos vasos vacíos y bebía de uno. El mesero no solía beber mucho ni regularmente, por lo que verlo así les preocupó, ambos se sentaron junto a él

- ¿Pelearon de nuevo? – preguntó Changmin con seriedad, Eunhyuk lo miró y negó - ¿Entonces qué sucedió?

- Lo dejé solo para que pensara y yo también decidí hacerlo – respondió, con tono triste, pero no demasiado, Jonghyun lo confortó colocándole una mano en el hombro

- ¿Puedo hablar con él? – preguntó el más alto y el mesero asintió, silenciosamente, así que Changmin se levantó, quedándose Jonghyun ahí

- ¿Está muy mal? –

- Sí, esta vez sí le afectó y no sé cómo sentirme al respecto, ¿cómo lo haces tú? – cuestionó interesado, mirándolo fijamente, el otro no entendía del todo – Cuando Changmin estaba deprimido, llorando por su ex ¿Cómo pudiste soportarlo? – explicó mejor su pregunta, el guitarrista suspiró

- Lo confronté, tú lo viste – comenzó a responder – La noche que escapamos fui comprensivo, lo acompañé. Cuando intentó flaquear y volver peleamos, fue la primera vez que lo confronté, él casi regresa a Seúl pero volvió, desde entonces no hice más que estar a su lado y tratar de comprenderlo

- Sí pero, luego pelearon el día que sería su aniversario con su ex, no lo comprendiste, lo enfrentaste y no acabó bien – continuó Eunhyuk, entonces Jonghyun sonrió

- Y me equivoqué ¿cierto? Peleamos muy duro, en realidad yo no tenía derecho a decirle como sentirse o qué hacer, ese día lo entendí y entonces sucedió, ahora de alguna u otra forma estamos “juntos” – confirmó la parte de la historia que Eunhyuk conocía

- ¿Entonces debo confrontarlo? Ya no quiero pelear – dijo desanimado, Jonghyun negó

- Conmigo y Changmin funcionó porque él quería sacar a Kyuhyun de su corazón, pero en su caso es distinto, Donghae está aferrado, él quiere amar a Yunho, no quiere alejarse de ese sentimiento, no tienes más remedio que apoyarlo o dejarlo ir – terminó de explicar, Eunhyuk sintió un escalofrío solo de pensar que su novio no quería dejar de amar a Yunho

- No imagino mi vida sin él, ya no 

- Entonces apóyalo y cuídalo de él mismo, Donghae se está destruyendo innecesariamente, si sigue así no importará si Boa deja plantado a Yunho otra vez, él jamás superará ver a Yunho con nadie más ¿entiendes? – preguntó mirándolo fijo, Eunhyuk lo meditó, luego asintió y bebió de su vaso. Los dos se quedaron en silencio completo, pensando.

Luego que Changmin llamara y Donghae lo dejara entrar, los dos estaban en el interior de la habitación, la puerta cerrada, el más alto sentado en el sillón que tenían cerca de la puerta, mientras el barman lo estaba en la cama, casi frente a Changmin, tenían algunos segundos así, quietos y en silencio, hasta que el menor rompió el hielo

- ¿Sabes? Hasta hace poco yo aún pensaba mucho en Kyuhyun – comenzó, llamando la atención de Donghae, quien lo miró fijamente – Me dolía pensar que arruinó lo que teníamos porque realmente era hermoso, me dolía saber que no volveríamos a estar juntos porque echó a perder lo que consideraba una vida perfecta, ¿pero sabes qué? Yo comprendí que pensaba eso porque no conocía otra forma de vida ¿entiendes? Hasta que me di cuenta de lo mucho que disfrutaba estar aquí, con ustedes, esta nueva vida que es ahora una aventura

- ¿De verdad? – preguntó casi sonriendo, Changmin asintió

- Cuando tuve que decidir entre quedarme o irme con él a París, yo me di cuenta que no quería volver atrás, que quería saber lo que tenía delante, ustedes, este pueblo, las noches en el Bar que realmente disfruto, compartir lo que jamás soñé con quien jamás imaginé – sonrió al pensar en su mejor amigo – Entendí que si me aferraba a lo que no tenía o a lo que jamás volvería a tener, entonces nunca sería feliz – lo miró fijamente - ¿Lo comprendes Donghae? Yunho es tu Kyuhyun, tienes que superarlo – habló claridosamente sin dejar de mirarlo

- ¿Eunhyuk es mi Jonghyun? – preguntó el barman para intentar seguir el ejemplo, pero Changmin sonrió y luego negó

- Eunhyuk es tu pueblo, las noches en el bar, porque quizás no te has dado cuenta, pero lo quieres demasiado, tal vez ya lo amas, anímate a descubrirlo, ustedes tienen una química impresionante, cuando los veo juntos siento mucha envidia, créeme – sonrió amistosamente, Donghae lo meditó unos instantes y sonrió con melancolía, quizás Changmin tenía razón

- Gracias Changmin, eres increíble – sonrió de nuevo, agradecido, el más alto asintió

- Lo soy – contestó en broma y los dos echaron a reír - ¿Estarás bien? – Donghae asintió – Ahora ¿quieres que le diga a Eunhyuk que suba?

- No – negó con la cabeza al responder - ¿Están abajo? Quiero bajar

- Sí, vamos – respondió amablemente, se levantaron y acercaron a la puerta, luego bajaron y se reunieron con los demás. Al ver que su novio llegaba al Bar, Eunhyuk se levantó de su asiento y se tambaleó, luego se acercó a él y se dieron un abrazo

- Buen trabajo – susurró Jonghyun al oído de Changmin – Mereces un premio – de nuevo habló en susurro y el más alto se mordió el labio inferior discretamente, mirando a su amigo

- Espero sea bueno – respondió jocosamente

- ¿Alguna vez te he fallado? – preguntó indignado, Changmin negó, juguetonamente

- Oigan tórtolos, búsquense una habitación – regañó Eunhyuk al soltarse de Donghae

- Lo mismo para ustedes – contestó Changmin divertido. Los cuatro se rieron y luego se dirigieron a la mesa donde estaban antes el guitarrista y el mesero, arrimaron otra silla y se sentaron alrededor. Evitaron hablar de Yunho y Boa, el barman aún se veía un poco distraído y sabían que se debía a eso, ahora solo querían animarlo.

Boa lavó los últimos trastos mientras Yunho terminó de limpiar la mesa, no habían hablado en varios minutos y eso a ella le incomodaba un poco, sin embargo no comentó nada al respecto, secó sus manos y se acercó a Yunho, le tocó el brazo y él volteó

- ¿Estás bien? – preguntó preocupada, él la miró y le sonrió

- Sí, pero ¿sabes? Me siento algo cansado, iré a acostarme – respondió cabizbajo, ella asintió de manera comprensiva - ¿Vienes?

- No, yo iré a casa de Siwon ¿está bien? – aunque a él no le agradaba esa amistad no se opuso, sonrió y asintió, luego le besó la mejilla

- Llévate mi auto – señaló el adorno en la pared donde estaban sujetas las llaves

- Gracias – estiró sus manos y le agarró el rostro, luego le besó en los labios – Te amo

- También te amo – contestó y se sonrieron antes que ella se alejara. Yunho la vio salir y suspiró, estaba feliz por su compromiso, pero el pleito con Donghae lo tenía desanimado.

Boa subió al auto de Yunho y se alejó enseguida, al pasar por el Bar los cuatro se percataron de que iba sola rumbo a dónde desconocían, aunque Donghae y Eunhyuk lo suponían porque conocían su amistad con Siwon y Heechul. La cantante llegó hasta la gran casa de su amigo, pero él no se encontraba, sin embargo Heechul sí, en cuanto este abrió la puerta principal vio a Boa frente a él, estirando su mano izquierda para mostrarle el anillo, enseguida lo vio y agarró la mano de su amiga, miró la joya y luego la miró a ella

- ¿Quiere decir que…? – no terminó la frase y ella asintió emocionada

- Aún no tenemos fecha pero, ya es un paso, accedió a ir a Seúl, ¿sabes lo que es eso para mí? – preguntó con entusiasmo

- El sueño de tu vida, con tu primer y único amor, que romántico – contestó por ella, emocionado, luego le hizo seña de que entrara a la casa, fueron hacia el recibidor – Y supongo querida, que tú ya hablaste a la compañía – continuó con el tema

- No – respondió relajada – Les hablaré más tarde

- ¿Y ya lo sabe Donghae? – preguntó con morbosa curiosidad, Boa suspiró con seriedad

- Ya, y me sentí muy mal, pelearon feo – respondió resignada

- Vamos querida, ni siquiera te agrada el tipo

- Es verdad, pero sé que es importante para Yunho, es su mejor amigo, y no quiero que peleen, además eso también termina involucrando a Eunhyuk y sabes que es mi amigo – explicó con tristeza, Heechul agitó su mano para indicar que lo minimizara

- Lo importante es que están comprometidos – dijo con emoción y le devolvió la sonrisa a su amiga – Y dime ¿tendrán bebés pronto? – preguntó sonriendo ampliamente

- Claro que no, mi contrato me lo prohíbe antes de los treinta – aclaró – Además pretendo que los primeros meses de nuestro matrimonio sean perfectos, libres de todo, luego de eso creo que está bien si venimos al pueblo de vez en cuando

- Vaya, lo tienes todo pensado y has madurado mucho, detestabas este pueblo

- ¿Bromeas? Amo mi historia en este pueblo, pero salvo Yunho, aquí ya no hay nada que me interese – dijo convencida, Heechul la miró con reproche – Y tú querido, lo sabes – sonrió y se acercó para darle un beso en la mejilla – ¿Sabes? Debo irme, Yunho está algo deprimido, no quiero dejarlo solo mucho tiempo

- Está bien, ve y cuida de tu futuro esposo – al decir eso ambos sonrieron emocionados

- Otro día vendré a ver a Siwon, dile que vine por favor

- De tu parte – contestó, luego se despidieron y Boa se alejó, uno de los sirvientes le devolvió las llaves del auto luego de ir por él, como si de valet parking se tratara. Ella subió al auto y se marchó

En menos de quince minutos Boa volvió a casa de Yunho, dentro había mucho silencio, así que entró con cuidado, fue a la habitación y vio a su prometido acostado en la cama, sobre su lado izquierdo, le vio la espalda y sonrió, se acercó a él y lo abrazó sutilmente, sintiéndolo respirar pausadamente, le besó la mejilla y se apartó

- Está dormido – pensó con entusiasmo, se acercó a su bolsa que estaba sobre la cómoda y sacó de ahí su teléfono celular, miró a Yunho una vez más y salió de la habitación

Yendo hacia la cocina comenzó a marcar a la compañía, primero le contestó una secretaria y luego pasaron su llamada al destinatario final, el vicepresidente de su compañía, el cuál tardó un poco en responder, mientras esperaba Boa se sentó en una de las sillas del comedor

Yunho abrió los ojos lentamente, a lo lejos escuchó la voz de Boa, conforme terminó de despertar la voz fue más clara y menos lejana, no prestó atención a lo que hablaba, tan solo se sentó al borde de la cama con los brazos sobre las piernas, luego se levantó y avanzó hacia la puerta de la habitación, la miró y sonrió, podía ver su espalda y la larga cabellera castaña cayendo sobre ella, pensó en lo asombroso que era tenerla ahí, y saber que esta vez ya no la dejaría ir, después de tanto tiempo tendrían su momento para estar juntos

- En serio, no tiene de qué preocuparse, tendremos domicilio en Seúl pero también aquí – comentaba ella con emoción, Yunho sonrió, ya podía imaginarse esa vida – Usted solo tiene que hacer su parte como prometió… - al oír eso Yunho frunció un poco el entrecejo, como si tratara de adivinar cuál era esa parte

Hubo una pausa, Yunho podía escuchar solo murmullos desde el teléfono, intentó acercarse a Boa para mostrarle que estaba ahí, no quería parecer indiscreto si ella quería hablar de algo más privado sobre negocios, pero desistió cuando ella respondió de nuevo

- Estoy de acuerdo, él sabía que solo se trataba de un acuerdo… - hizo una pausa para oír del otro lado – Aunque si le soy sincera, dudaba si Yunho aceptaría, por eso no se lo conté… - otra pausa – Entonces…

- ¿Contarme qué? – interrumpió Yunho desde atrás, Boa se exaltó y volteó hacia atrás, miró a su novio a los ojos y le hizo una seña con los dedos para que la esperase, luego volvió a darle la espalda, mientras él la observaba con desconfianza

- Lo dejo en sus manos y me comunico después, tengo un asunto aquí – dijo un poco nerviosa, esperó respuesta del otro lado y luego colgó, suspiró y volvió a girarse hacia Yunho, después le sonrió, pasándose el cabello tras la oreja – Despertaste – comenzó tranquilamente

- ¿Eran de la compañía? – preguntó mientras se acercaba a la mesa, luego se sentó cerca de Boa y la miró, ella asintió para responder - ¿Qué es lo que no quisiste decirme? ¿Es tan grave que podía complicar nuestro compromiso? – cuestionó tratando de parecer paciente

- Es que… - hizo una pausa y tragó saliva – Ya estaban haciendo el trámite para la compra de nuestra casa – mintió tratando de parecer convincente, Yunho la miró adustamente – Incluso antes de que aceptaras

- ¿Por qué estaban haciendo eso? – preguntó molesto – Sabes lo importante que son para mí esas cosas

- Sí, pero ellos quieren garantizar que esté en una zona cómoda, segura

- No me agrada la idea – confirmó su molestia, luego golpeó un poco la mesa con el puño, dejando su mano sobre ella, Boa aprovechó la tomarla con la suya y lo miró a los ojos

- Mi amor, es por nuestro bien ¿entiendes? – inquirió en tono dulce y con su otra mano le acarició el rostro, Yunho la miró y asintió, de mala gana – Tal vez lo de Donghae te tiene un poco alterado, necesitas relajarte – sonrió nuevamente, se levantó de la mesa y se acercó a él, de frente, apoyando sus manos sobre los hombros de Yunho

- Fueron tantas cosas juntas, pero tienes razón, perdóname mi exabrupto – se disculpó sinceramente, estiró sus brazos y la tomó por la cintura, apoyando su cabeza sobre su pecho, ella lo abrazó mientras le acariciaba los cabellos

- No te preocupes, ¿por qué no salimos a cenar solos tú y yo? Festejemos nuestro compromiso ¿Qué te parece?

- Faltan como tres horas para que anochezca – respondió con voz baja

- ¿Y es que eres un mujeriego que no sabe nada de mujeres? Para esta noche me arreglaré especial para ti, tres horas se me harán poco – indicó con una sonrisa traviesa, Yunho levantó la cabeza de su pecho y la miró fijamente

- Para mí estás perfecta así – sus ojos brillaron al verla – Con que te bañes está bien – dijo en broma y la hizo reír. Luego se besaron

- Trataré de no tardar – dijo antes de apartarse de sus brazos. Él la miró alejarse hacia la habitación para juntar sus cosas, luego entró al baño

Yunho observó la puerta del baño, sin mirarla realmente, estaba pensativo, por algún motivo la explicación de Boa no le satisfizo. Miró el lado de la mesa donde ella estaba y notó que ahí estaba su teléfono celular

- Y si… - meditó seriamente, estiró su mano e intentó agarrarlo, pero se contuvo – No, está mal tomarlo sin su permiso – pensó con detenimiento

El sonido de la regadera se escuchó hasta el comedor y Yunho se levantó de la silla, dejando el celular en la mesa, entró en la habitación principal y se tiró sobre la cama, mirando hacia el techo, recordó la conversación de su prometida al teléfono, de pronto no le cuadró lo que oyó con la explicación, así que se sentó, miró al frente y sobre la cómoda estaba la bolsa de Boa

- ¿En qué estás pensando? – se recriminó tras unos segundos en que su mente le jugó una trastada, sonrió y luego suspiró - ¿Qué podría encontrar ahí? – dudó unos segundos, después como por inercia se levantó de la cama, se asomó afuera de la habitación, comprobó que el agua aún corría en el baño y regresó, se dirigió a la cómoda, agarró la bolsa de Boa y la llevó a la cama, ahí la volteó y sacudió hasta que todo cayó sobre las sábanas - ¿Qué estoy haciendo?

Aunque sabía que estaba mal ya no se pudo detener, comenzó a ver las cosas que había ahí, lo primero que encontró fue algo de maquillaje, un cepillo, llaves de no supo qué, un espejo, encontró también el pastillero, lo abrió y vio el contenido. No es que Yunho fuera doctor o farmacéutico, pero conocía el tipo de pastillas que había dentro y solo había un tipo

- ¿Pastillas anticonceptivas? – pensó extrañado, entonces recordó que la primera vez que lo hicieron no usaron preservativo pero ella le dijo que no se preocupara porque no estaba en sus días fértiles - ¿Esto es lo que tomó en la mañana? – meditó – A menos que las usara desde antes, o quizás ya está en su periodo fértil, porque no hemos usado condón ninguna vez – analizó a consciencia, sin darse cuenta del tiempo que le tomó estar así 

La puerta del baño se abrió, Yunho alcanzó a escuchar y metió todo de prisa a la bolsa, se levantó de la cama y dejó la bolsa sobre la cómoda, pero no le dio tiempo a regresar a la cama sin verse sospechoso, así que fingió estarse viendo al espejo. Cuando Boa entró en la habitación con la bata de baño sobre la ropa interior vio a Yunho mirarse en el espejo, le pareció extraño y se acercó a él

- ¿Tienes algo? – preguntó curiosa, Yunho la miró de reojo y negó

- Miraba mis cicatrices – mintió, luego recordó que ese tema no solían tocarlo y se arrepintió de dar tal respuesta, Boa lo miró con tristeza

- ¿Algún día me dirás como te las hiciste? Creo que es lo único que no sé de ti – dijo con pesar, Yunho la miró fijamente

- Tal vez no nos conocemos tanto como pensamos – respondió tajantemente, a Boa le pareció extraño el cambio de actitud, pero disimuló, solamente sonriéndole

- Amor, nunca nadie conoce del todo a otra persona – contestó para hacerlo ver normal, Yunho asintió por compromiso y salió de la habitación. Boa lo miró marcharse y se preocupó un poco porque no entendía ese cambio

Yunho llegó a la mesa y miró el celular, lo levantó de ahí y quiso entrar, pero estaba bloqueado con contraseña, intentó ponerle un par que se le ocurrieron, incluido su propio nombre, pero ninguna funcionó, entonces probó con “Only One” y el celular se desbloqueó, sin intentar disimular entró en las llamadas perdidas, recibidas y realizadas, todos eran nombres, sin ningún adjetivo como apodo que les pusiera una identidad dentro de la vida de Boa, así que siguió con los mensajes

Suspiró profundamente antes de abrir el último recibido, era de Heechul que le preguntaba si había regresado con bien a casa, Boa lo respondió pero Yunho no leyó la respuesta, los siguientes dos eran mensajes al parecer de amigas, los cuatro siguientes del manager, Yunho siguió bajando pero no encontró nada interesante, hasta que casi se dio por vencido, entonces vio un mensaje de aproximadamente un mes, un nombre de hombre, dudó un poco en abrirlo hasta que se decidió, leyendo el último dejado

- Te veo mañana – leyó en voz baja, no le pareció relevante pero entonces miró hacia atrás en la conversación - ¿Su novio? – se preguntó confundido, los mensajes no eran amorosos pero sí cariñosos, incluso encontró una foto donde podía apreciarse una mesita con una cubeta llena de hielos y en medio una botella de lo que parecía Champagne, debajo la frase: “Te espero donde siempre”

Yunho trató de razonarlo antes de reaccionar, pero comenzó a enfadarse, por su cabeza pasó que quizás se trataba de un ex novio, y claro, él había salido con muchas mujeres, no era raro pensar que Boa saliera con varios hombres estando en Seúl, lejos de él, pero el hecho de pensar que tal vez era su novio actual le hirvió la sangre

- “Aunque si le soy sincera, dudaba si Yunho aceptaría, por eso no se lo conté” – recordó Yunho aquellas palabras y fueron la gota que derramó el vaso – Lo de la casa es mentira – musitó molesto, apretó los labios y sin poderse contener fue hacia la habitación, Boa daba la espalda a la puerta

Yunho se detuvo en seco al verla, miles de ideas pasaron por su mente, tuvo deseos de gritar, de aventar el celular al suelo, de acercarse, mirarla de frente y exigir una explicación, pero se paralizó solo de pensar que cuando ella se girara y viera su rostro, todos sus recuerdos hermosos se vinieran abajo

- ¿Eres tú amor? – preguntó ella cuando oyó sus pasos - ¿Me ayudas con el vestido? – preguntó como si nada, agarrándose el cabello lo levantó, mostrando su espalda, aquella que tantas veces él recorrió con sus labios

Sin decir nada, Yunho se acercó hasta donde estaba, con la mano izquierda sosteniendo el celular y con la derecha el cierre, comenzó a subirlo lentamente, aspiró el olor de su perfume y una vez que cerró el vestido la abrazó con fuerza con su brazo derecho

- ¿Qué pasa? – inquirió confundida, el silencio sepulcral de Yunho la comenzó a poner nerviosa. Yunho colocó la cabeza sobre su hombro, escondiendo el rostro en el espacio entre la clavícula y la oreja

- ¿Quién es Él? – preguntó en un susurro, levantando la mano izquierda le mostró la pantalla de su celular, con el historial de mensajes abierto. Boa desvió la mirada hacia su celular y cerró los ojos unos instantes, enmudeciendo – Responde… - ordenó con voz áspera, aunque baja

- Yunho, eso ya no importa – respondió casi temblando, elevó su mano derecha y quiso quitarle el celular, pero él movió la mano hacia atrás para retirárselo, sin dejar de abrazarla

- Solo dime quién es él en tu vida… ¡Dímelo! – gritó, comenzando a desesperarse, Boa le agarró el brazo e hizo que la soltara, entonces le dio la cara - ¿Quieres que siga viendo? – preguntó enojado, comenzando a deslizar su dedo por la pantalla para mostrar más mensajes

- ¡Basta Yunho! No tenías derecho a revisar mis mensajes – espetó con enojo, él sonrió con burla y la miró directo a los ojos

- Y tú no tienes derecho a guardarme secretos si estos afectan nuestra relación – respondió, cada vez más enojado, Boa tragó saliva, desvió la mirada unos instantes y luego lo encaró otra vez, suspiró pesadamente antes de responder

- Era mi novio – contestó al fin, armándose de valor

- ¿Hace cuánto? – preguntó enojado, ella se quedó sin responder por varios segundos – Hace cuánto te pregunté, dímelo – dijo tratando de calmarse, pero cada vez se sentía más enojado, frustrado y desesperado – ¡Habla por Dios!

- No he terminado oficialmente con él – contestó sinceramente, aunque le costó mucho trabajo, estaba cansada de mentirle

- O sea que tú… - antes que terminara la frase ella asintió y sus ojos se enrojecieron

- Mi compañía y su compañía nos arreglaron, nosotros no… - intentó explicarle, pero Yunho le dio la espalda, avanzó hacia la puerta y golpeó la pared junto a esta, preocupando a Boa

- ¿Dormías con él? ¿Tenían relaciones? – indagó, casi ahogándose con sus propias palabras

- Sí – respondió sintiéndose derrotada, si Yunho no iba aceptar esa realidad, no había un futuro para ellos dos – Fueron pocas pero… - temió la reacción de Yunho y se calló

- No es posible, soy un idiota – dijo casi burlándose de sí mismo, entonces se giró hacia Boa y la miró a los ojos, ambos los tenían rojizos - ¿Cómo pudiste? – preguntó enojado, la mano que sostenía el celular le temblaba

- No tenía relevancia – quiso justificarse

- ¿No la tenía? Esa relación era más que un acuerdo entre sus compañías… ¡Te acostabas con él, carajo! – gritó molesto, aventando el celular hacia la cama, Boa ni siquiera intentó agarrarlo

- ¿Y qué esperabas? ¿Qué durante todos estos años hubieras sido el único? – preguntó enojada, acercándose un paso hacia él

- No se trata de eso – respondió moviendo su cabeza a los lados

- Dime ¿es que tú sí podías acostarte con una diferente cada noche y yo tengo que verlo normal? – cuestionó también molesta, dio otro paso hacia él

- No es eso – contestó enseguida, él también avanzó hacia ella

- ¿Entonces qué es? Responde Yunho… ¿Porqué eres hombre es normal? Con esa mentalidad jamás saldrás de este pueblo – espetó sin miramientos

- ¡Ya te dije que no es eso! – respondió al fin, con tono de voz alto. Apresuró el paso y se acercó lo que faltaba, hasta poder estirar sus brazos y colocarle las manos sobre los hombros, se miraron duramente – ¿No te das cuenta? Lo engañaste conmigo y me hiciste partícipe sin que lo supiera, jamás habría accedido a ser tu amante de esa forma – explicó bajando la voz

- Él sabe a qué vine – explicó, sintiéndose tensa, esa mirada de Yunho sobre ella era fuerte

- Incluso si él estaba de acuerdo, yo no lo habría estado ¿no entiendes eso? – hizo una pausa, sin dejar de mirarla a los ojos – Pudiste haberte acostado en todos estos años con veinte, cincuenta, cien, los que te diera la gana y jamás iba a juzgarte… pero ese tipo aun es tu pareja – expuso sintiéndose cada vez más frustrado – Soy tan patético – desvió la mirada unos instantes y Boa no supo cómo llenar ese silencio – Creí en tu falta de preocupación cuando no usamos condón la primera vez, esa estúpida explicación, pero realmente es que estabas usando esas pastillas, por eso no te inquietó – dijo sin pausas, ya no le importaba demostrar que había husmeado en su bolsa

- ¿Cómo sabes eso? – preguntó enojada, se alejó de él y fue hacia su bolsa, vio el interior, todo estaba revuelto ahí dentro - ¿Esculcaste mis cosas? – lo miró con reproche – ¿Qué diablos te sucede?

- ¿A mí? Actuaste a mis espaldas

- ¡Tú también!

- Solo para ver qué ocultabas – se justificó, convencido

- No puedo creerlo – indignada dejó la bolsa donde estaba antes

- Yo tampoco – contestó, comenzando a sentir un fuerte dolor de cabeza - ¿Por qué lo hiciste? Solo tenías que decirme la verdad – cerró los ojos unos instantes, agarrándose con fuerza la frente – Pudiste terminarlo antes de venir aquí, incluso si lo hubieses hecho un día antes de verme, una hora, minutos, no me habría importado… - comenzó analizar, luego hizo una pausa, volteó a verla… - Dudabas si yo aceptaría – empezando a entender al recordar la conversación por teléfono, miró a Boa detenidamente, sus pupilas se dilataron un poco

- Yunho yo… - no se pudo contener más y comenzó a llorar

- Era tu respaldo… yo era tu respaldo – su corazón comenzó a latir más deprisa de lo normal y verla llorar solo le hizo enojar más – Tienes un matrimonio arreglado, no los convenciste de dejarte casar conmigo, los convenciste de tener una última oportunidad de ser yo tu futuro esposo ¿no es verdad?

- Yunho… es que… Te amo, de verdad, juro que te amo…

- ¡Respóndeme! – ordenó, enojado como jamás lo había visto antes

- Sí… - contestó enseguida y luego le fue imposible mirarlo a los ojos – Me arreglaron un matrimonio con él, yo los persuadí de darme una última oportunidad de convencerte, si aceptabas ese arreglo dejaría de existir…

- Y si no… te casarías con él – terminó Yunho la explicación y ella asintió. Las lágrimas se deslizaron por el rostro de Yunho, intentó calmarse pero no pudo, las manos le temblaban, miró en diversas direcciones y se tocó el rostro desesperado

Boa lo miró asustada, aunque en el pasado habían discutido, jamás vio a Yunho actuar de aquella manera, y aunque no solía ser violento, en esos momentos sintió miedo de él

- Estoy cansado… - dijo con voz tenue – Harto… - la miró, negando con la cabeza, sus ojos estaban completamente rojos – Harto de ser lo último en tu vida ¡Estoy harto de ti! – gritó furioso, se acercó a ella y le agarró con fuerza el brazo, jalándola la sacó de la habitación

- Yunho basta, hablemos

- No – respondió tajantemente – Vete… - ordenó, soltándola le dio un empujón, dejándola cerca del sillón de la pequeña sala, mientras él estaba más cerca del comedor

- Yunho por favor…

- ¡Qué no! – la miró con furia – ¡Vete de mi casa, de mi vida!

- No, no me iré – respondió, temerosa, el labio inferior le temblaba – Arreglemos esto, siempre lo arreglamos – dijo tratando de sonreír

- Esta vez no, te quiero fuera, lárgate

- Pero Yunho…

- ¡¡Que te vayas!! – gritó con todas sus fuerzas, dejándola helada

Yunho dio dos pasos hacia el comedor y agarró el respaldo de una silla, aventándola con fuerza al suelo, luego le dio un aventón a la mesa. Boa observó con miedo, aunque sabía que Yunho no la golpearía a ella, pero temía ver ese lado de Yunho, tan violento

- Basta – suplicó llorando, al oír su voz Yunho volvió a verla y se acercó rápido, apenas Boa dio un paso para atrás, él la sujetó del antebrazo con su mano derecha y la jaló hacia la puerta, con la izquierda abrió ésta y la empujó hacia afuera – Yunho… – él la miró con frialdad

- Jamás vuelvas – especificó antes de cerrar con fuerza la puerta, dejándola afuera, enseguida ella comenzó a golpear la puerta

- ¡Ábreme Yunho! Por favor – suplicó llorando, sin dejar de golpear la puerta

Yunho tan solo escuchó su voz, apoyó la espalda sobre la puerta, sintiendo el retumbe de los golpes, cerró con fuerza los ojos y las lágrimas le salieron por la orilla de los ojos. Estaba abatido, frustrado, nunca antes había sentido tanto coraje, ni siquiera aquella vez que ella le devolvió el anillo a una semana de su boda

- Déjame entrar – imploró, aún con la voz llorosa, sin saber que Yunho seguía ahí, pegado a la puerta, casi oyendo su corazón, destrozado como el suyo. Los dos estaban llorando, de nuevo el presagio de felicidad fue tan falso como pretender que su relación después de esa pelea podía volver a ser la misma.

Era casi de noche cuando Donghae fue hacia el Bar por unas cervezas, estaban por cenar los cuatro y esa vez querían beber eso, incluso Eunhyuk que no bebía mucho y que justamente por la tarde había bebido licor. Al llegar a la barra por la ansiada bebida miró hacia afuera, estaba lloviendo, no como si fuera una tormenta, pero era la primera lluvia de la temporada y era copiosa, aguzó la mirada al ver lo que parecía una persona, afuera del Bar, sentada en la banqueta

- ¿Un cliente? Pero si está lloviendo y saben que no abrimos los lunes – pensó desconcertado, así que se acercó a la puerta, por el gran cristal pudo ver a Boa, sentada prácticamente en el suelo, con las piernas encogidas y los brazos sujetándoselas - ¿Qué pasa? – se preguntó confundido - ¡Eunhyuk ven por favor! – gritó fuerte mientras se acercaba a la puerta, abrió rápido y salió a la calle, se acercó a ella y le tocó el hombro

Boa levantó la mirada y lo observó, estaba toda mojada, Donghae no dudó en extender su mano hacia ella, la tomó enseguida y dejó que él la ayudara a ponerse de pie, se miraron a los ojos en silencio, el barman sintió lástima, nunca la había visto con expresión tal de tristeza

- Entra – dijo con voz suave, rodeándole los hombros, ella lo siguió y entraron al Bar, ahí ya estaban Eunhyuk y los otros dos, sorprendidos de ver a la chica así. Boa tenía puesto solo un vestido entallado al cuerpo que le llegaba justo debajo de la rodilla, era de tirantes por lo que estaba temblando de frío, no tenía zapatos, solo las sandalias con las que se había bañado – Rápido, una toalla – pidió a su novio y él enseguida fue por el encargo

- Por Dios ¿Qué pasó? – preguntó Changmin asustado, Donghae lo miró y negó en silencio, no era momento para preguntas

- ¿Puedes preparar un té? – preguntó a Jonghyun y él asintió, alejándose enseguida – Changmin, prepara un baño en la tina con agua tibia por favor – pidió amablemente, el más alto no dudó en ir rápidamente, cruzándose al salir del Bar con Eunhyuk, quien volvía con una gran toalla

- Aquí tienes – extendió lo solicitado a su novio y él le colocó la toalla sobre la espalda y hombros a la chica, mientras la dirigía al interior de la casa, Boa continuaba sumergida en su mutismo, caminando por inercia

- Amor, en el último cajón del clóset hay ropa de tu hermana que dejó la última vez que vino, creo que le quedará – indicó y el mesero enseguida fue por eso, mientras ellos dos avanzaban despacio. Subieron al segundo piso, Changmin aún estaba llenando la tina

- Gracias – musitó Boa por fin, se le oía ronca. Donghae no respondió nada, la llevó hasta el baño, adentro estaban los tres, Changmin regulaba la temperatura del agua mientras la tina se llenaba, apenas iba por la mitad

- Quítate el vestido, lo pondré a secar – indicó y ella enseguida obedeció, primero se cubrió completamente con la toalla y luego lo dejó caer hasta el suelo, lo juntó y se lo dio a Donghae – Gracias Changmin – dijo el mesero dirigiéndose al otro

- De nada – el menor entendió aquello como una indicación de que podía irse, así que salió del baño, dejándolos solos aunque con la puerta abierta

La tina llegó a los dos tercios de su capacidad y Donghae cerró la llave del agua, luego se dirigió a Boa, aun sosteniendo el vestido, la miró de frente pero ella estaba mirando hacia abajo, completamente taciturna

- Si necesitas algo dímelo – dijo amablemente, ella asintió y entonces él salió del baño, cerrando la puerta tras él. Suspiró cancinamente, se dio media vuelta y ahí estaban su novio y Changmin, mirando preocupados hacia el baño

- ¿Ella está bien? – preguntó Changmin angustiado, Donghae se encogió de hombros

- No coloqué el seguro, por si se ofrece que entremos – contestó en sustitución de una respuesta para la pregunta de Changmin

- ¿Cómo? ¿Crees que intente suicidarse o algo así? – preguntó el más alto, aún más asustado que antes, el mesero negó enseguida, tranquilamente

- No creo que llegue a tanto, pero si se ve muy mal – respondió Eunhyuk

- Siempre pelean, se dejan, vuelven, se dañan, todo, pero ahora ella realmente se ve muy mal – analizó Donghae – Incluso sentí compasión – comentó extrañado

- Yunho es muy cruel – dijo de repente Changmin – Incluso si pelean así ¿Cómo pudo dejarla afuera con la lluvia? – frunció el entrecejo, molesto

- No sé – respondió el mesero, encogiéndose de hombros

- Quizás no sabía que no estaba bajo techo – contestó Donghae, en todos los años que tenía de conocer a su amigo, nunca lo vio actuar inhumanamente con nadie, pero en esta ocasión no tenía idea de lo que había pasado realmente.


NOTAS DE AUTOR: Y bueno, como podrán ver, la aparición de BoA en la historia está por terminar, ¿qué les ha parecido hasta ahora la historia? ¿qué esperan ver en ella? Muchísimas gracias por leer

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD