Sin alas que protejan: Cap 21

7 comentarios

-Confesiones-

2 meses después...


Changmin llevaba más de dos semanas yendo a aquel parque que tanto frecuentaba por dos motivos; darse un tiempo para relajarse del asunto de Jaejoong y el otro era esperar ver a Jun. Pero Jun no aparecía por ningún lado. Solo se sentaba bajo la sombra de un árbol observando a su alrededor, esperando verlo.

Un día en particular, el niño apareció. No aviso de su llegada, solo se abalanzó contra Changmin envolviéndolo en un cariñoso abrazo.

-¡¿Donde estabas?!- Reclamó casi queriendo llorar.
-...Perdón por no haber venido antes, pero he estado ocupado- Rió.
-¡Claro! ¡Cualquier pretexto para no verme!-
-¿He? No, no es eso-
-...- Hizo un puchero. -En ese caso-
Jun tomó de la mano a Changmin y lo hizo levantarse.
-¿Qué estas haciendo?-
-Calla y sígueme-

Aquel chiquillo guió a su amigo por angostas y largas calles hasta que por fin se detuvieron frente a una casa. Parecía acogedora, como cualquier otra, pero donde a simple vista se podía observar que era un hogar feliz.

-Bienvenido a mi casa. Mejor conocida como “Residencia Park” o por lo menos eso es lo que dice la placa del cancel-
-¿Tu casa?- Arqueó una ceja. -¿Qué hacemos aquí?-
-Prometiste que un día cenarías con nosotros. Hoy será ese día-
-Pero no avisaste que vendría, además que tal si no es un buen momento o no me quieren aquí-
-No exageres y entra-
Changmin no tuvo más remedio que seguir a Jun al interior de la casa.
-¡Mamá!- Gritó. -¡Mami ya regrese!-
-¿Tan pronto? Pero si...- La mujer salió de la cocina y esbozó una sonrisa al ver al joven que acompañaba a su hijo. -Ha, buenas noches- Hizo una reverencia.
-Por fin acepto cenar con nosotros- Dijo Jun emocionado.
-Me parece muy bien. De hecho tu padre me esta ayudando con la comida, ya casi esta lista- Dijo. -Changmin, por favor ponte cómodo-
-Ha, si- Devolvió la reverencia. -Gracias- El chico se sentó en uno de los grandes y cómodos sillones.
Después se dirigió a su hijo.
-Junnie tu ve a lavarte las manos-

Jun miró sus manos y hasta el mismo se convenció de ir a hacerse.
El chico observaba con lujo de detalle cada rincón de aquella casa, era bonita y perfectamente ordenada. Hubo solo una cosa que llamó su atención, una fotografía que mostraba una familia feliz de tres integrantes. Estaba dentro de un marco pequeño, pero de madera gruesa. En la parte inferior del objeto, al centro, había una miniatura de placa metálica con una inscripción que decía así:


“Para mi amada esposa Park Yeeun y mi precioso hijo Park Jun.
...Park Yoochun”


-...- Changmin observó la foto con una sonrisa en el rostro. -...Park Yeeun...Park Yoochun...- Repitió. -...Park...Park...- Siguió repitiendo.

Changmin hasta ese momento trato de recordar donde había visto esos nombres. “La ultima vez en aquel parque” Empezó a pensar. Pero estaba seguro que antes los había escuchado. Siguió tratando de recordar hasta que todo se le hizo más claro. Sin darse cuenta abrió un poco la boca.
Ahora recordaba perfectamente la vez que encontró aquellos papeles con los nombres del papá y la mamá de Jun. “Ellos adoptaron a mi hijo. Pero Jun no tiene hermanos... y si no los tiene eso solo apunta a una cosa...”

-¿Changmin?- Escuchó al pequeño.

Volteó hacía él.
Casi nunca creía en el destino, pero esta vez le había dado motivos hasta para confiar en él. Le había puesto en el camino correcto y en él había puesto a su primogénito. Debió adivinarlo por sus gustos, sus expresiones casi idénticas a las suyas.

El chico mayor seguía mirándolo, sorprendido. Él era a quien no conoció hace 10 años, a pesar de que lo sostuvo en sus brazos no puedo ver su rostro. Pero en esos momentos sentía como si por primera vez lo estuviera viendo. Aquel chiquillo sonriente con cabello abultado y un poco desordenado, aquel que por una u otra razón conoció en el hospital por medio de aquella enfermera, un ángel realmente.
“Eres mi hijo” Se afirmó mentalmente, viendo aún al niño.

-Jun- Respondió casi como un susurro.
-¿Qué pasa?-
Changmin negó con la cabeza.
-Entonces vamos, la cena ya esta lista-

En la mesa del comedor había diferentes tipos de platillos, sencillos pero deliciosos.
Comía casi mecánicamente, pensaba en la “suerte” que tenía para enterarse de las cosas que tanta importancia tienen en un solo día. Esta vez no fue la excepción. Su mirada se desvió un poco hacía el pequeño quien lo miraba sonriente.
Una vez terminada la cena, los cuatro fueron a la sala y platicaron de anécdotas graciosas y no tan graciosas, sobre la infancia de Jun, etc, etc.
Unos minutos después, Jun se quedó dormido recargado en un costado de Changmin.
Yoochun se acercó a él y lo despertó con cuidado.

-Jun, hijo ya ve a tu habitación-

El niño se talló los ojos y se puso de pie dirigido por su padre a su habitación. Pero antes de avanzar tomó del antebrazo a Min.

-¿Te quedas conmigo hasta que me duerma?- Dijo sin más.
-¿Hum?-
-Por favor-

Min volteó a Yoochun quien asintió, casi como si pidiera el favor de cumplir el capricho de su hijo.
Asintió y fue él quien termino de llevar al niño a su habitación.
Jun se metió bajo la cobija en su cama y cerró los ojos.

-¿Sabes, Changmin?- Dijo haciendo un esfuerzo para no caer dormido. -Nunca había tenido un amigo más grande que yo. Me siento bien estando contigo...- Calló. -...Te quiero mucho- Completó y se quedó profundamente dormido.
Changmin espero unos momentos para cobijarlo bien y acariciar su cabello.
-Yo también te quiero mucho, Jun- Se puso de pie y salió de la habitación con sumo cuidado.
Yeeun y Yoochun estaban en la sala, su expresión era seria y a la vez inquietante.
-Bueno, me tengo que ir- Hizo una reverencia. -Gracias por todo-
-Changmin, espera- Dijo Yeeun quien se acercó a él. -¿Podemos hablar contigo unos segundos?-
El chico no esperaba eso realmente. ¿Que podría ser eso de lo que querían hablar?.
-¿De que se trata?-
-Por favor, siéntate- Ordenó Yoochun amablemente. -Seremos directos. Durante la cena observabas a Jun seriamente, por lo que suponemos ya sabes todo-
-...¿Ha que se refieren con “todo”?-
-Jun es tu hijo- Dijeron los dos al mismo tiempo.

Changmin se quedó de una sola pieza al escuchar eso. Si, hace cuestión de minutos que él se había dado cuenta por sus propios medios, pero era diferente el pensarlo y analizarlo que el que te lo dijeran de frente y directamente.

-¿Ustedes como saben eso?-
-10 años no pasan en vano- Dijo Yoochun. -Mi esposa y yo teníamos problemas para concebir, así que cuando decidimos adoptar a Jun quería asegurarme de que todo fuera legal- Calló. -Durante los últimos 10 años y a espaldas de Yeeun reuní información sobre el nacimiento de Jun. Como por ejemplo; descubrir que tu fuiste quien lo engendró nueve meses. Pero es casi nada lo que conseguí-
-...-
-Es un tema incomodo lo sé. Saber que es producto de una relación incesto- Se detuvo. -Pero eso es lo que no me queda claro, nunca me revelaron con que familiar fue eso. No me tomes a mal todo esto, no te estoy juzgando, al contrario quiero que tu también contribuyas en esto-
-Me parece extraño estar comentando esto con ustedes que apenas conozco-
-Lo sabemos- Contestó la mujer. -Queremos que nos tengas confianza, realmente no queremos que nos digas todo en este momento. Pero estaremos dispuestos a escucharte cuando quieras-
-Pero hoy no, por favor- Dijo desesperado.
La pareja casada se miró y asintieron.
-De acuerdo- Dijo Yoochun. -Pero quiero que sepas que nuestra intención es buena. Nunca intentaríamos separarte de Jun o algo así-
Changmin no supo más que decir, solo...
-Tengo que irme, se hace tarde- Dijo aún más desesperado.

Se despidió y salió disparado hacía la residencia Kim.
Las calles se hicieron eternas, tal vez no era bueno que corriera en su estado, ni mucho menos cansarse. Se detuvo y se recargo en una pared tratando de tomar aire y tranquilizarse. Sudaba más de lo normal, más no había nada de que preocuparse. El tramo que faltaba lo hizo a paso lento. Sus brazos ya hacían alrededor de su vientre aguantando las ganas de ponerse a llorar en plena vía publica.
Llegó a casa y subió directo a su habitación, momentos después Yunho entró sin avisar.

-Minnie ¿Donde estabas?- Preguntó preocupado. -Ya pasan de las 11-
Era verdad, Changmin no supo cuanto tiempo estuvo en la casa de los Park.
-Todo el tiempo fue él- Dijo dejando caer las primeras lágrimas.
-¿Eh? ¿Quién?-
-Hace poco, en el hospital donde está Jae, una enferma necesitaba ayuda con un paciente, un niño, accedí a ayudar a que se dejara sacar sangre y desde ese día, casi todos los días, nos encontrábamos en un parque al que solía ir cuando vivía con mis padre. Hoy, que precisamente me volví a encontrar con él después de un tiempo, me invitó a cenar a su casa. Por una fotografía de él con sus padres adoptivos me enteré...- Se interrumpió a él mismo.
-¿Te enteraste de que?-
-Es mi hijo, Yunho. Jun es mi hijo- Soltó más su llanto. -Estuvo frente a mi todo este tiempo y no me di cuenta hasta ahora-
-¿Estas seguro?-
Changmin asintió.
-Hasta sus mismos padres me afirmaron eso- Dijo. -Llevan años queriendo saber de su nacimiento. Cosa que solo yo se-
-¿Les vas a decir?-
-No lo sé. Tengo.......... vergüenza hacerlo-
-Ellos quieren saberlo, al fin y al cabo es legalmente su hijo. En mi opinión, es justo que sepan como fue su historia antes y después de su nacimiento-
Changmin lo pensó y se dio cuenta que era lo más correcto.
...................

Pasados los días. Una tarde, Yeeun Park estaba recargada sobre el marco de la puerta de entrada de su casa, observando al cielo. Por lo único que oraba y pedía era que su hijo no sufriera.
-Amor- Dijo Yoochun tomándola por la cintura. -¿Qué pasa?-
-No quiero que Jun sufra por nuestra culpa-
-...- El hombre movió los labios haciendo un gesto. -Creo que se a donde vas con esto-
-Quiero que sepa todo de una vez-
La pareja se miró a los ojos serenamente, segundos después fueron interrumpidos por la voz de Jun.
-¿Mamá? ¿Papá?- Dijo al verlos tan serios. -¿Pasa algo?-
Los dos voltearon a con el niño.
-Junnie, ¿nos podrías hacer un favor?- Dijo Yeeun.
-Claro, ¿de qué se trata?-
-En nuestra habitación, en el clóset, hay una caja, ábrela y lo primero que vas a ver es un sobre. Tráelo-
El chico, intrigado, fue en busca del objeto.
-¿Estamos haciendo bien?-
-Lo entenderá quizá, más no se como reaccionará-
Yoochun suspiró.
-¿Es este?- Dijo Jun haciendo reaparición mostrando el sobre color oro.
Yeeun asintió y antes de que le fuera entregado el sobre habló.
-Saca lo que hay adentro-

Jun, más intrigado que antes obedeció, metió la mano y extrajo varios papeles sujetos con una grapa. Los empezó a revisar.

-¿Qué es esto?-
-Jun. Esos papeles son, quizá, lo más importante que he guardado-
-No entiendo-
Yeeun bajo la mirada y pasó saliva.
-¿Podrías leer lo que dice? ¿Por favor?-
El niño miró a su madre extrañado, fijo la mirada en los dichosos papeles y comenzó a leer.
-“Acta de...- Se extraño al leer la siguiente palabra. -...adopción”- Esta vez miró a sus dos padres sin decir nada y siguió leyendo.


Acta de adopción
La presente acta declara legalmente al infante Park, Jun como hijo legitimo de la familia Park nacido el día 10 de Noviembre del año 2002, declarando a Park, Yoo Chun como el padre oficial del niño y a Park, Ye Eun como la madre oficial del niño.

Así también se declara que el padre biológico Shim, Kun y la madre biológica Ji de Shim, Han entregaron al niño por voluntad propia...”


Jun no quiso seguir leyendo más, cerró los ojos aguantando llorar.
-No son mis padres- Dijo.
-Jun pero aún así...-
-¿Son ellos?- Interrumpió. -¿Kun y Han? ¿Ellos son mis padres?-
Yoochun negó con la cabeza.
-Ellos son tus abuelos, tus verdaderos abuelos-
-¡Me confunden!- Gritó pero aún sin derramar una lágrima. -Ahora resulta que no son mis padres, si no mis abuelos. ¡¿Entonces quienes son mis verdaderos padres?!-
-A tu papá lo conoces- Volvió a hablar Yoochun.
-¿A sí? ¿Según ustedes quien es?- Exigió saber.
En ese momento alguien apareció en la puerta.
-Soy yo-
Jun se dio la vuelta rápidamente al reconocer la voz.
-...Changmin...- Dijo.
-Tu verdadero papá soy yo- Volvió a decir haciendo una corta pausa que pareció eterna. -Han y Kun son los nombres de mis padres-

Jun no podía creer lo que escuchaba. Bajo la cabeza.
Changmin se adentró a la casa, se dirigió a él y se hinco a su altura.

-¿Tú? ¿Enserio eres ...?-
Min asintió.
-¿Porqué no me dijiste antes?-
-Yo no sabía, hasta hace unos días también lo supe-
El niño giró hacía las dos personas que en ese momento consideró unos desconocidos.
-Ustedes sabía que él...-
-No los culpes- Le interrumpió Changmin. -Solo querían protegerte-
Los ojos del niño se humedecían.
-No me querías- Dijo con voz quebradiza.
-No, no, no. Eso no es verdad, yo...-
-¡Cállate!- Le empujó haciendo que Min cayera por completo al suelo. -¡Te odio y los odio a ustedes también!- Y salió corriendo a encerrarse en su habitación.
Yoochun ayudó a Changmin a levantarse.
-Lo siento, no pensamos que fuera a reaccionar de esa manera-
-Descuiden- Forzó una sonrisa. -Supongo que esto es normal- Suspiró. -Perdón por llegar así, el motivo de mi visita era contarles lo que me habían pedido. Pero creo que es un mal momento así que...-
-No, por favor- Dijo Yeeun. -Quédate, estamos dispuestos a escucharte. Queremos que esto acabe pronto de una vez- Su voz parecía desesperada.

El chico lo dudo pero acepto de buena gana.
Yoochun trajo té para los tres intentando calmar la situación.

-Bien, Changmin- Dijo Yeeun, un poco más calmada. -Te escuchamos-
El mencionado tragó saliva y asintió.
-Cuando apenas tenía nueve años casi próximo a cumplir diez- Comenzó. -Mi padre, comenzó a abusar sexualmente de mi-

Las otras dos personas ahí presentes quedaron impresionadas por tal aclaración.

-Hacía con mi cuerpo lo que se le viniera en gana, por más que le dije que parara no lo hizo. Un día desperté sintiéndome muy mal, mi mamá me llevó al hospital y... fue ahí donde comenzó todo- Calló. -Me enteré que estaba esperando un bebé, un bebé que era el resultado de los abusos por parte de mi padre-
-¿Y tu mamá que dijo?-
-Aunque le dije que era de mi padre nunca me creyó- Respondió. -Le dije que mi papá me violaba, pero ella nunca acepto eso. Dijo que el era un hombre bueno incapaz de eso y claro, mi padre tampoco iba a decir la verdad. Siempre pensé que ella en el fondo sabía que era verdad pero no lo quería aceptar, aveces creía que ella pensaba que había sido yo quien había provocado esto-
-¿Como no creerte? ... Su hijo- Dijo enfadada Yeeun.
-Hasta la fecha no lo hace- Dijo.
-¿Pero nunca lo denunciaste?-
-Es que realmente no esperaba que hicieran algo, tenía diez años y me podrían acusar de mentiroso, además de que tanto mi padre como mi madre podrían negar los hechos-
-¿Y qué pasó después?-
-Para evitar que los vecinos me vieran en mi estado. Mis padres decidieron llevarme a una casa que tienen en el campo, alejado de todo. Ahí estuve los meses restantes de mi embarazo, solo, asustado y aterrado de que algo me pasara. Hubo veces en que intente deshacerme del bebé, pero siempre terminaba por arrepentirme-
-...- Un sentimiento extraño invadió a ambas personas.
-Cuando el momento llegó estaba muy asustado, mi madre estaba conmigo y los doctores ocupados preparando todo. Todo fue en esa casa, mi madre no permitió que me llevasen a un hospital, el bebé nació por cesárea y después de escuchar que estaba bien y que había sido un niño caí en algo así como un coma temporal por casi tres semanas- Calló. -Cuando desperté mi madre nunca me dejó acercarme al bebé, después me llevaron a casa y no me di cuenta de que lo habían dado en adopción hasta que mi madre me lo dijo directamente, el resto de la historia la hicieron ustedes-

Yoochun suspiró, se sentía culpable por haber pedido al menor contar su pasado.

-Perdóname, Changmin- Se disculpo.
-¿Eh?- Levantó la cabeza. -¿Porqué?-
-Te hice volver a sucesos que tal vez ya habías olvidado-
-Bueno, yo... la verdad nunca le he olvidado, es la realidad, nunca voy a poder olvidarlo. Lo que pasa es que nunca antes me habían pedido que contara todo desde el principio. Pero no se preocupe, señor Park, hace poco me dijeron que es bueno sacar lo que uno siente y es verdad, te quita un gran peso de encima-
Se hizo un lapso de silencio antes de que Changmin volviera a hablar.
-¿Podría intentar hablar con él?- Preguntó apenado.

Los dos adultos asintieron.
El chico se puso de pie y caminó lentamente a la habitación del niño.
Golpeó la puerta pero no respondía. Opto por entrar imaginándose de ante mano que tendría el seguro puesto, pero no fue así. Giró el pomo y la puerta se abrió al instante.
Jun estaba sentado en su cama dando la espalda hacía Changmin. Lloraba muy levemente.

-¿Jun?-
-...-
-Perdón por lo de hace rato...-
-Vete-
-Jun, por favor- Tragó saliva. -Escúchame-
-Te dije que te fueras-
-No es que yo no te quisiera- Dijo al instante.
-...-
-Te esperé ansiosamente. No veía la hora de tenerte por primera vez en mi brazos- Calló. -Pero tampoco te voy a mentir, al principio tenía muchas dudas. Me preguntaba si era un error seguir con eso- Volvió a callar momentáneamente y bajó un poco la cabeza. -Aún así, el momento más feliz de mi vida fue cuando naciste. Te escuché llorar y entonces supe que estabas bien ... sano-
-¿Entonces porqué me regalaste?- Por fin le escuchó hablar.
-No hice tal cosa. Mis padres te dieron en adopción, no me dejaron siquiera conocerte. Yo realmente quería que te quedaras conmigo ................ Pero mi madre mencionó algo que me hizo entenderlo- Suspiró. -Solo tenía diez años, era un niño. No podría cuidar de otro niño, más por que ese otro niño era un recién nacido-
-¿Porqué hablas como si hubieras sido tu el que me dio a luz?-
-...- Changmin se paralizó ante la pregunta. Habló sin recordar que Jun no sabía de lo que le había ocurrido. -Por que realmente fue así ... Es complicado- Dijo.

El niño giró un poco su cabeza pero todavía sin dejar ver su rostro. Parecía interesado en lo que acababa de escuchar.
-No me crees, ¿Cierto?-

Esta vez Jun no respondió a la pregunta. Por lo que Changmin lo tomó como un “no”.

-De hecho es algo difícil de explicar, yo aún no entiendo muy bien-
-No tienes que hacerlo- Dijo sereno. -Tampoco creo entenderlo-
-Jun- Volvió a tragar saliva. -No intento hacer que cambie tu vida. Tampoco intento hacer que me aceptes como tu verdadera familia. Tus verdaderos padres están allá afuera, preocupados por ti. Ellos te aman-
-........ Si es verdad lo que dices, entonces debe haber alguien más, ¿no? ¿Algo así como otro papá?-
Changmin dirigió su mirada al suelo y respondió con toda seguridad.
-Lo hay. Y tienes razón, es otro hombre si a eso te referías, pero no vale la pena decirte quien es- Suspiró. -Más bien, quisiera que no te enteraras quien es. Por otro lado, yo se que no va a ser un secreto para siempre-
-Me siento raro. ¿Debo sentirme así?-
-Supongo, después de todo no te esperabas esto-
Jun negó con la cabeza.

-Jun, yo comprendería si necesitaras tiempo para aceptar esto, enserio- Mordió su labio inferior. -De igual manera, comprendería si no quisieras volver a verme-
-...-
-Eso es todo- Dijo más desanimado que antes. -Solo quería explicarte- Caminó lentamente hasta el niño pero se detuvo antes de siquiera tocarlo. -Nos vemos, Jun- Se dio media vuelta y se dirigió a la salida.
Justo en el momento en que iba a salir alguien se lo impidió sujetándole del brazo.
-Changmin...- Su voz sonaba quebradiza. -No quiero eso-
-...- Changmin miraba a aquel niño que estaba a punto de romper en llanto. Se hincó a su altura y le abrazo.
-No te vallas- Dijo rompiendo a llorar.
-Jun...-
-No quiero que te vallas, quiero que estés conmigo-
-Si tu quieres así será- Dijo sereno y separó lentamente al chico de él sosteniéndole por los hombros. -Soy tu amigo y como tal siempre voy a estar para ahí para ti-
-...- El niño solo asentía.
-Pero ya no llores- Secó con cuidado las lágrimas de Jun.
-B-Bien- Trató de calmarse.
-Respira hondo- Jun siguió la indicación, el ambiente se silenció. -¿Te sientes mejor?-
Volvió a asentir.
Changmin sonrió y miró su reloj; 6:56 pm marcaba. Suspiró.
-Es hora de irme-
-¿Tan pronto?-
-Es que ... bueno, tengo que ir a ver a alguien-
-Hum, ya veo- Se desanimó. -¿Volveré a verte pronto?-
-Puede ser, hay muchas cosas que quiero decirte-
-Mientras las pueda entender, por mi está bien, jeje- Sonrió. Changmin hizo lo mismo.
-Nos vemos-
Salió de la habitación y se dirigió a la sala. Yeeun, nada más al verlo preguntó.
-¿Como está?-
-Tranquilo. Está tranquilo-
Los dos adultos suspiraron, aliviados.
-Muchas gracias, muchacho- Dijo Yoochun.
Changmin hizo un gesto devolviendo el agradecimiento. Sonrió.
-Solo quisiera pedirles que lo cuiden mucho, así como lo llevaban haciendo hasta ahora. No dejen que nada malo le pase- Habló sincero.
-Eso tenlo por hecho, él es muy valioso para nosotros, más de lo que se puede llegar a imaginar-
-Gracias- Dijo aliviado de escuchar eso. -Bueno, me retiro-
-¿No preferirías quedarte a cenar?- Invitó Yeeun.
-Gracias, pero no puedo. Tengo que ir a otro lugar-
-Hum, que lastima. En otra ocasión será-
-Nos vemos-

Una vez se despidió, salió rumbo al hospital.
Todo había salido extrañamente bien, pensaba en lo ocurrido hace unos momentos mientras caminaba por las concurridas calles. Las reacciones de Jun fueron las de cualquiera que se enterara de algo así, pero aún así no guardó rencor, todo lo había tomado con madurez. Changmin se reflejó en él ya que ambos a los diez años tenían una forma de pensar muy madura, pero sin perder ese rasgo infantil.
Al llegar, se dirigió directamente a su destino. La habitación de Jaejoong.
Al entrar en ella tomó asiento, sonrió y tomó la mano de su amado. Comenzó a platicar con él, sobre como le había ido los últimos días, sobre lo sucedido con Jun confesándole que era su hijo, etc etc.
No se dio cuenta de la hora que era, se entretuvo tanto que no se dio cuenta de que se hacía tarde. No tuvo más remedio que despedirse y retirarse.

-Es injusto que te estés perdiendo de mucho- Dijo. -En estos momentos tengo mucho por lo que sonreír. Pero me encantaría que estuvieras despierto, para que vieras como se desarrolla nuestro bebe, para que me dieras palabras de aliento cuando mis estados de animo empiecen a cambiar ...- Calló y suspiró. -En fin, creo que solo queda esperar a que te recuperes- Se acercó, retiró cabello y besó su frente. -Me tengo que ir, Jae. Volveré pronto ... te amo- Acomodó su mano con suavidad de nuevo en la cama y salió de la habitación.

Pudo haber sido un reflejo o es por que en realidad empezaba a pasar algo bueno pero Jaejoong logró cerrar lentamente su mano llevándose una mínima parte de la sábana que cubría su cama en el trayecto.

= = = = = = = = = = = = = = = = = = = = =
N/A: Por cierto que las actas de adopción no son así de dramáticas, pero aveces hay que salirnos de lo formal jeje.
= = = = = = = = = = = = = = = = = = = = =

7 comentarios:

  1. Me gustó mucho que se lo tomara bien, quizás ahora Min necesite alguien que le aterrice mientras Jae está en coma (Aunque ese último párrafo me da esperanzas), no puedo esperar a ver como sigue, ojalá lo sigas pronto n_n

    ResponderEliminar
  2. Waaaaaaaaaaa por favor que si despierte cada vez se pone mas bueno me encanta me encanta esperare con ancias la continuacion n.n

    ResponderEliminar
  3. Ari_JaeMin6/26/2012

    Pobre Min, ya era hora de que le pase algo bueno, después de tanto sufrimiento, por lo menos ya sabe quién es su hijo. Ahora solo falta que Jae despierte! Buen capítulo, me gustó mucho =)
    Estaré esperando tu actua, no nos hagas sufrir mucho ^^

    ResponderEliminar
  4. Estaba esperando esta actualización:)

    Bueno, lo bueno es que su hijo no lo odia. También los padres adoptivos no son mala personas así que ahora puede crear una relación con el niño.

    Me gusto este capítulo:D

    ResponderEliminar
  5. wow!!!!!!

    ya por fin salio la actu soy feliz kekeke ^ ○ ^ Este capo me hizo llorar pero no se por que u.u pero esta genial me encantan todos ^ ^ Amo este fico pero ya quiero que despierte Jae y Junsu siga con sus maleficos planes kekeke - ___ - Lo se soy malvada y no es que no me guste este capo de hecho lo amo pero ah!!! que pasho con Junsue?

    ResponderEliminar
  6. Con que madurez tomo Jun la moticia de que es adoptado y quien es su padre biológico, bueno después de la primera reacción

    Gracias!!!

    ResponderEliminar
  7. Este es el resultado de acercar a los niños a la buena literarura(-.<) Padre e hijo son así de maduros y perspicases pornque gustan de leer. Llore mucho porque finalmente la verdad salió a la luz y literal me sorprendó cuando el peque preguntó sobre su padre dandolo a Luz y suponiendo a un segundo padre. Yoochun, mi amado ratón no me gusta lerlo casado y meloso con otrs mujer que no sea Yo(¡0¡) ese par de papás si que se pasaron... vaya manera de revelar a un niño que es adoptado. Donde quedó el apapacho la delicadesa en no lastimarlo soltando todo como si fuera cosa sencilla ay esa mamá... Lo bueno es que el peque tiene una mente amplia😉 y Jae va a mejorar prooontooo¡¡¡¡

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD