Fairies and WHAT?! - cap 4

4 comentarios
“¡Chunnie! Estoy tan feliz de que pudieras venir.” Jaejoong dijo felizmente mientras abrazaba a su mejor amigo con fuerza. Lo había extrañado tanto. Afortunadamente para él Yoochun no había encontrado a su pareja aún, por lo que sería capaz de ayudar a Jaejoong en esto.

“No hay problema Joongie. Encantado de estar a tu servicio.” Yoochun replicó igual de feliz.

“Okay, entonces este es el plan…”

****

‘Otro perfecto día para ser torturado con la incertidumbre,’ pensó malhumoradamente Changmin mientras se alistaba para su trote con estiramientos para calentar. Por los pasados dos días él no había visto a Jaejoong en lo absoluto y se preguntaba que estaría pasando…

Ni siquiera…un solo…¡vistazo!

Changmin casi tuvo el impulso de tocar a la puerta de Jaejoong, solo para ver si estaba bien o no, pero se contuvo a tiempo. Era una idea absurda, solo habían pasado dos días. A parte, Jaejoong ni siquiera era su amigo y él haría ¿qué? Simplemente pararlo por ahí y decirle ‘Oye tú, ¿dónde has estado?’ Ya podía ver cuánto friquearía eso a Jaejoong. ‘¿Eran así todas las aventuras de una sola noche?’ Pensó para sí mientras comenzaba su trote matutino.

Dejó de pensar todo eso a la vez cuando avistó a Jaejoong unos cuantos pies por delante…pero él no estaba solo. Inconscientemente frunció el ceño ante el descubrimiento, sintiendo una sensación de ardor en la boca del estómago y un sentimiento de opresión en el pecho. ‘¿Quién es ese?’

Jaejoong parecía estar charlando animadamente con un tipo al que nunca antes había visto en su vecindario o cerca de Jaejoong…pero la peor parte era que él nunca había visto a Jaejoong lucir así de feliz antes…

‘Por supuesto que no. Yo ni siquiera lo conozco…’ Se sintió desolado por ese pensamiento, aunque no comprendía por qué. Sintió la urgencia de conocerlo más, así que decidió empezaría por averiguar quién era ese tipo y qué era para Jaejoong. Hoy estaba libre todo el día, de manera que no tenía que preocuparse por limitaciones de tiempo.

‘Veamos quién eres amigo…’ Pensó en voz alta mientras incrementaba el ritmo para tener una vista más de cerca.

*****

Jaejoong le sonrió alegremente a Yoochun. Hasta aquí todo bien. Changmin había estado detrás suyo por medio día ya y él podía sentir la frustración de su pareja siempre que era demasiado afectuoso con Yoochun. Sorprendentemente Changmin resultó ser un gran acosador, no siendo atrapado y pareciendo estar un paso por delante de ellos para así no perderlos de vista. Yoochun había comentado sobre el hecho y Jaejoong no pudo evitar más que estallar en carcajadas, lo cual a su vez hizo que su pareja echara humo por los celos y sin decir ni media palabra.

Temible, sí. Jaejoong había notado los celos y el sentido de protección irradiando de su pareja la vez que su amigo había echo un comentario sobre Jaejoong en el restaurante. Esperaba también que posiblemente eso lo acercara más a Changmin. Como aquél famoso refrán decía ‘Nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido,’ y si Changmin pensaba que podía perderlo esto podría provocar alguna reacción de su parte. Después de todo, no había forma en la que Changmin supiera que el único hombre que Jaejoong quería era a él, de tal forma que no podía evitar sentirse celoso. Parecía ser una cualidad que muchos humanos con criaturas mágicas como parejas poseían…

“Entonces ¿vienes por mí a las diez y media?” Jaejoong preguntó a Yoochun llamativamente, esperando que Changmin escuchara cada palabra.

“Claro Joongie. Espero ver el traje que compramos juntos la semana pasada, ¿entendido?” Yoochun dijo igual de ruidoso.

Jaejoong solo respondió con una brillante sonrisa y se inclinó para besar a Yoochun en la mejilla.

“Te veo luego Chunnie.”

Se despidió con la mano y se metió directo a su complejo de apartamentos. Esperaba que Changmin hubiera mordido el anzuelo y los siguiera o de lo contrario su plan estaría arruinado y él tendría que pensar en otra estrategia…

*****

Changmin se paseó por un oscuro callejón cerca al complejo de apartamentos, de vez en cuando echando un vistazo para asegurarse de que Chunnie no viniera más pronto de lo planeado. Había aparcado su coche cerca para facilitar el acceso, por lo que si Jaejoong y su amiguito arrancaban en un coche él podría seguirlos fácilmente.

Dejó de pasearse por un segundo al percatarse de cómo se escuchaba dentro de su cabeza, ‘Chico doy miedo. Casi sueno a ex-novio sicótico...’ Negó con la cabeza ante sus ridículos pensamientos, en serio estaba perdiendo el contacto con la realidad y ya no tenía universidad que culpar esta vez. ‘¿Qué estoy haciendo?’ Pensó abatido.

La temporal lucidez de sus pensamientos se hubo ido tan pronto vio a ‘Chunnie’ estacionar su descapotable azul frente al complejo de apartamentos. Entrecerró los ojos cuando descubrió un ramo de flores entre sus manos. ‘¿Quién le regala flores a un hombre?’ Pensó desdeñosamente. Esperaba que a Jaejoong no le gustaran. Ah cómo deseaba poder ver la reacción de Jaejoong, pero entonces él podría no ser capaz de seguirlos tan discretamente como desearía. Aquellos pocos minutos de espera fueron tortuosos. ¡Qué estaba tomándoles tanto tiempo! Se negaba a pensar en las razones por las cuales no salían y mantuvo los ojos, como los de un halcón vigilando su presa, puestos sobre la entrada del apartamento.

**

“Aquí tienes. Creí que podrías extrañar las flores que criamos en casa, especialmente en tu estado, así que decidí traértelas hoy. Si tu pareja me vio trayéndolas, debe estar muriéndose de celos justo ahora.” Yoochun le dijo a Jaejoong, sonriendo ampliamente mientras entregaba las flores tras quitar la magia de protección para encubrimiento que había puesto sobre ellas. Las flores venían en una variedad de colores y tenían forma de campanilla, pero lo que las distinguía de las flores terrestres eran sus efectos calmantes. Estas producían un placentero y adormecedor tintineo incluso después de ser cortadas, aunque el sonido estaba de alguna manera enmudecido por causa de ese hecho también.

“Awwee Chunnie. ¡Muchas gracias! Definitivamente las necesito ahora mismo, y de seguro las necesitaré más adelante. Con suerte no estaré en este reino por mucho más tiempo.” Jaejoong aspiró un poco de la agradable fragancia emitida por las flores y suspiró al sentir su cuerpo relajarse por la combinación del sonido y el aroma. Fue directo a la cocina, cogió una taza y con su magia la convirtió en un florero, para luego añadirle agua del fregadero. A continuación se abrió paso hasta su habitación y dispuso las flores en su recámara, donde más las necesitaría, encaminándose a la sala una vez más.

“Okay, ¿cómo me veo?” Jaejoong preguntó mientras se daba una vuelta.

Yoochun únicamente rodó los ojos y respondió “Como la criatura más horrible sobre la tierra.”

Jaejoong le dio un manotazo al brazo de Yoochun y se rió.

“Todo bien entonces, vamos.” Jaejoong dijo animadamente. Hoy tenía un buen presentimiento, por lo que estaba emocionado de continuar con su plan.

“Jaja, okay. Aunque tendrás que decirme donde es, desde que soy nuevo en este lugar.” Yoochun decía mientras esperaba tras la puerta de Jaejoong en tanto Jaejoong hacía un encantamiento para proteger el departamento. Una vez hecho se colgó del brazo de Yoochun y caminó con él hasta su coche.

**

Changmin estaba listo para tomar por asalto el interior cuando vislumbró a ese par saliendo del edificio. “Finalmente,” susurró y se echó para atrás, adentrándose más en la oscuridad del callejón, cuando vio a Jaejoong mirar en su dirección con una satisfecha sonrisita. ‘No puede saber que estoy aquí, ¿o sí?’ Changmin entró en pánico por un segundo antes de realmente ver a Jaejoong, y su corazón se detuvo por un segundo antes de reiniciarse con el doble de rapidez. Quedó sin habla ante la vista. Sobrepasaba la manera en la que se veía aquella noche en el club y Changmin tuvo que recordarse a sí mismo respirar. Aquel tenue resplandor que había visto en el club era más deslumbrante ahora que en la noche. Sus labios se veían aún más rojos, su piel más palpable, y él deseaba…

Fue traído bruscamente de vuelta a la realidad cuando el tipo con el que estaba Jaejoong abrió la puerta del copiloto y lo guió hacia el interior del coche con una mano sobre su baja espalda. ‘Quién diablos es este tipo y por qué está tocando a Jaejoong como si, como si…’ no pudo terminar la idea. Se sintió lleno de ira por alguna razón desconocida ante la posibilidad de que este tipo fuera el actual novio de Jaejoong y pasó por alto aquella vocecita en su cabeza que le decía ‘no tienes ningún derecho sobre Jaejoong, por tanto, no deberías sentirte enfadado por ese pensamiento’.

Rápidamente se hizo camino hasta su coche mientras notaba al otro arrancar. Él no podía perderlos ahora.

**

“Okay, ese es el lugar.” Jaejoong le dijo a Yoochun mientras señalaba un club. Ambos gustaban de bailar y él imaginaba que el escenario con el que había atrapado a Changmin la primera vez podría funcionar una segunda vez.

“¿Listo Jae?” Yoochun preguntó mientras sonreía.

“Seee, listo.” Jaejoong dijo con una sonrisa por respuesta al tiempo que abría la portezuela y salía del coche. No tuvieron que esperar mucho para entrar y una vez dentro buscaron un lugar para sentarse. El lugar no estaba completamente lleno, pero estaba en camino de estarlo.

“Voy a la barra por algo de tomar. ¿Quieres algo?” Yoochun preguntó.

“Cualquier cosa sin alcohol está bien.” Jaejoong respondió entre tanto comenzaba a moverse al ritmo de la música. Vio a Yoochun perderse apretujado en medio de la masa y esperó para ver a su pareja entrar.

**

No fue fácil para Changmin ser admitido en el club, pero después de diez minutos fue capaz de meterse. Buscó y buscó con la mirada y no pudo divisar a Jaejoong entre la multitud de personas bailando y mezclándose entre ellas. Por fin lo ubicó bailando con el tipo con el que vino cerca al centro de la pista de baile y otra vez quedó hipnotizado por la fluidez de sus movimientos. Observó al tipo detrás de él y se quedó en shock al percatarse de que este no estaba mirando a Jaejoong, sino a alguien más alejado que seguía bailando. Changmin sintió curiosidad y también miró en aquella dirección. Lo único que Changmin pensó que el tipo podía estar mirando era a este otro tipo alto, no tan alto como él pero bastante cerca, bailando como un profesional en la pista de baile. Changmin volvió la vista hacia Jaejoong y lo vio mirar también en aquella dirección.

De pronto el tipo dejó solo a Jaejoong en la pista de baile y comenzó a bailar con el tipo alto. Changmin no podía creerlo. Acababa de dejar a Jaejoong ahí. Notó que Jaejoong iba para la mesa a terminar su trago antes de dirigirse a la salida. Changmin estaba confundido. ¿No acababan de llegar? ¿Por qué estaba yéndose tan pronto?

Changmin volvió la mirada al tipo y se quedó estupefacto por lo que vio. Ese tipo y el alto estaban bailando muy cerca y sus movimientos ¡parecía como si ellos estuvieran prácticamente follando! No es de extrañar que Jaejoong se fuera. Changmin se llenó de ira contra el tipo, pero necesitaba asegurarse de que Jaejoong estuviera bien. Se marchó entonces esperando poder alcanzarlo.

**

Jaejoong estaba contento de que Yoochun hubiera encontrado a su pareja, sin embargo con ello echó por tierra sus planes anteponiendo los suyos. Decidió irse más temprano y teletransportarse a su departamento, solo que necesitaba encontrar un área menos poblada para hacerlo. Estaba de camino, pero en aquel preciso instante tuvo un mal presentimiento. Se le pusieron de punta los vellos de la nuca y todo su cuerpo estaba en tensión. Alguien lo tomó de la muñeca haciéndolo girar sobre sus talones, azotando su espalda contra la pared más cercana, y sujetándolo contra esta.

“Hola precioso. ¿Qué haces por aquí tan solo? ¿No quieres follar conmigo esta noche?” Un tipo que andaba por la treintena le hablaba mientras mantenía inmóviles sus hombros con ayuda de su antebrazo. El alcohol estaba presente en su aliento y Jaejoong tuvo que girar la cabeza con desagrado. ¡¿Qué demonios?! Los humanos de estos días eran verdaderamente lanzados. Jaejoong estaba por apartar al sujeto de un empujón cuando sintió al cuerpo ser alejado de él, de pronto todo lo que veía era la espalda de su pareja justo frente a él.

“Mantente alejado de él. Viene conmigo.” Changmin dijo con tono indiferente pero su cuerpo estaba tenso por la ira y listo para una pelea en cualquier momento.

“Caray hombre, pensé que estaba solo.” Dijo el sujeto tras levantarse él mismo del suelo y tambaleándose seguir su camino lejos y sin mayor conflicto.

Ellos lo vieron marcharse en silencio.

Changmin volteo hacia él y le dijo discretamente, “¿Te encuentras bien?” Suavemente mientras acariciaba su mejilla y hacía una inspección en busca de cualquier daño.

Jaejoong contuvo la respiración y se apoyó en la caricia, un hormigueo extendiéndose por donde sea que lo rozara. Ya no le preocupaba ni un poco el giro de los acontecimientos y estaba feliz de que Yoochun hubiera encontrado a su pareja.

*

“Sí.” Jaejoong dijo mientras poco a poco abría los ojos y miraba fijamente a los suyos.

Repentinamente recordó que ellos no eran tan cercanos como para que él estuviera manoseándolo y retiró su mano con pesar, no percibiendo el mismo pesar titilar en los ojos de Jaejoong. La piel de Jaejoong era tan suave que fácilmente se hizo adicto a la sensación.

Se aclaró la garganta y preguntó, “¿Necesitas un aventón?”

“Sí, eso sería grandioso.” Jaejoong sonrió al responder.

“Okay, um, estacioné por allá.” Changmin dijo con nerviosismo. No esperaba hablarle al objeto de su obsesión esta noche o incluso interactuar tanto con él. Cuando arribaron hasta su coche debatió internamente si abrir la puerta o no, pero para cuando se hubo decidido Jaejoong ya estaba dentro del coche. Él hizo lo propio y el recorrido hasta el apartamento de Jaejoong fue uno silencioso.

**

No sabía por qué, pero acompañó a Jaejoong hasta la puerta de su departamento. Su excusa era querer asegurarse de que el otro llegara a casa sano y salvo. Oyó a Jaejoong murmurar algo antes de abrir su puerta con la llave y voltear hacia él.

“Muchas gracias por tu ayuda esta noche. En verdad la aprecio.” Dijo él.

Changmin únicamente sonrió y dijo, “De nada.”

Su corazón latía a 100 millas por hora estando tan cerca de Jaejoong.

Jaejoong sonrió y susurró un “Bye” antes de inclinarse para adelante y besar la comisura de sus labios. Una placentera sensación de hormigueo penetró profundamente en la zona de contacto y él contuvo el aliento ante tal expresión en los ojos de Jaejoong. Jaejoong se inclinó una vez más mientras aún lo veía directamente a los ojos y presionó sus labios suavemente contra los suyos.

Retrocedió de nuevo, pero Changmin aún no había terminado por lo que automáticamente enganchó una mano en el cuello de Jaejoong para mantenerlo en su sitio antes de susurrar una pregunta a través de los labios de Jaejoong. “¿Quién era el tipo que fue contigo al club?” No le importaba el hecho de que él no debería saber tanta información tomando en cuenta que cuando se había encontrado con Jaejoong este ya había estado solo. Él necesitaba saberlo.

*

Jaejoong fue tomado por sorpresa cuando su pareja lo tomó por el cuello y le susurró aquella pregunta. Se estremeció ligeramente al sentir el cálido aliento atravesar sus labios y tuvo que contener un impaciente gemido ante la no deliberada provocación que su pareja le daba.

“Es un amigo que vino a visitarme…” Contestó con voz ronca. También olvidando que no debería saber que Changmin había estado siguiéndolo. Su pareja sonreía brillantemente, al parecer siendo liberado de una carga, antes de chocar sus labios y unirlos en un ardiente beso que dejó a Jaejoong sin aliento.

Jaejoong se aferró a su cuello con fuerza, presionando sus cuerpos más de cerca, en tanto el beso se hacía más intenso. Su pareja también lo sostuvo con mayor fuerza y lo empujó contra la pared que estaba cerca a la puerta dejando escapar un fuerte gemido mientras su erección hacía presión contra la cadera del otro. Sintió un estremecimiento pasar a través del cuerpo de su pareja en respuesta y a su excitación ir en aumento. Rompió el beso en el que estaban inmersos y tomó su mano, guiándolo hasta su sala y cerrando la puerta con seguro una vez estuvieron dentro, previo a que sus ojos se posaran en el sillón y él hiciera a su pareja tomar asiento antes de subirse a horcajadas sobre él.

Jaejoong comenzó por besarlo ansiosamente una vez más. Había pasado demasiado tiempo desde la última vez que lo probó y el sabor era como ambrosia para él. Meneó sus caderas contra la erección de su pareja y lo oyó gruñir antes de que estas estuvieran atrapadas por un puño de hierro. De súbito fue tumbado sobre su espalda, Changmin permanecía quieto por encima de él, mientras sus lenguas batallaban por el dominio y el placer inundaba sus sistemas, considerando que su pareja no permitía que sus erecciones se separaran la una de la otra. Changmin lo dejó respirar por un momento y en lugar de atacar su boca cubrió a besos de labios entreabiertos la parte baja de su cuello, con la suficiente presión para dejar unas pocas marcas, hasta llegar a su pecho.

Jaejoong estaba respirando con dificultad para este punto y observaba los cuidadosos movimientos de su pareja al quitarle la ropa, besando piel expuesta a su paso. Jaejoong tenía que luchar para mantener los ojos abiertos cuando sea que su pareja besaba suavemente su sensitivo pezón y perdió por completo la batalla cuando la húmeda y caliente lengua de Changmin pasó por el terso y redondeado botón. Asió el cabello de Changmin en un estrecho agarre cuando unos dientes se clavaron ligeramente abajo y se retiraron lentamente, haciendo que su cuerpo se arqueara y un gemido grave escapara de sus labios. Mientras aquella boca viajaba por más y más abajo del mismo modo Jaejoong se volvía más y más impaciente atrayendo la boca de Changmin hacia la suya propia mientras con furia se esforzaba por tenerlos a ambos desnudos en tiempo record. Una vez que los dos estuvieron desnudos ambos gimieron escandalosamente ante la sensación de piel en contacto con más piel.

Jaejoong mágicamente atrajo el lubricante cuando su pareja estuvo distraída y estaba por verter un poco entre sus dedos antes que este interceptara su mano.

“Quiero prepararte yo.” El tono bajo y ronco de Changmin hizo a Jaejoong temblar de anticipación. Esto era más de lo que él esperaba que sucediera hoy y estaba emocionado por el inesperado giro de los acontecimientos. Todo lo que podía hacer era asentir y en silencio pasarle el frasco de lubricante a Changmin.

Changmin se sentó una vez más y echó lubricante entre sus dedos, entibiando la sustancia antes de inclinarse para abajo y capturar uno de los pezones de Jaejoong con su boca a la vez que introducía un dedo en él. Jaejoong dejó salir un sonoro gemido mientras se arqueaba en el sofá ante las combinadas sensaciones placenteras. Se sostuvo en el sofá con un firme agarre en tanto Changmin comenzaba a empujar su dedo dentro y fuera de él y seguía besando un camino cuesta abajo de su pecho y abdomen, antes de llegar a su ombligo. Jaejoong contuvo el aliento. Él se había preguntado como se sentiría la boca de su pareja sobre su pene, pero no creyó que lo averiguaría tan pronto.

Changmin tentativamente lamió la enrojecida punta y a Jaejoong le fue súbitamente recordado que su pareja era nueva en todo esto. Sintió un experimental lamida contra la parte baja de su miembro al mismo tiempo que sentía un segundo dedo entrar en él y él casi se vino por la experiencia, estaba tan sensible y había esperado por tanto tiempo… sus hormonas se estaban volviendo locas.

*

Changmin alzó la vista ante la hermosa criatura frente a él y en aquel momento no pudo creer que pudiera memorizar todos aquellos contornos en su tiempo libre. Había deseado hacer esto por un tiempo ya y él disfrutaría cada segundo de esto. Notó como Jaejoong mordía su labio inferior por el placer y cuán firmemente se agarraba del sofá, sus músculos en tensión, y él se estremecía de anticipación antes de llevarse la punta del miembro de Jaejoong a la boca. Había leído sobre como hacer esto y trató de mantener los dientes lejos de la sensitiva carne mientras creaba una ligera succión, sus dedos aún empujando dentro y fuera tras una nueva capa de lubricante, y se deleitó con el sabor único que Jaejoong emitía. Era extraño tener algo tan duro y aún así suave y caliente dentro de su boca, pero se sentía tan bien provocar tanto placer en alguien más que rápidamente se acostumbró a la sensación.

“mmfm…uhhh…¡ahhhh!” Jaejoong gimió, retorciéndose bajo sus atenciones cuando él insertó un tercer dedo.

Recibió a Jaejoong en lo más profundo de su boca, y tuvo que luchar contra las arcadas cuando fue demasiado profundamente, pero el gemido de satisfacción que Jaejoong le entregó bien valía la incomodidad en la que se encontraba.

*

Jaejoong estaba jadeando fuertemente, sudoroso y emitiendo constantes sonidos ahora. La ardiente boca de Changmin era casi demasiado para soportarla y ahora estaba tan cerca de terminar. Él corcoveó sus caderas en serio y tuvo que ser sujetado por Changmin a fin de que no lo tirara de encima.

“Por favor, por favor Changmin…te necesito ahora…” Jaejoong soltaba un gemido antes de que otra oleada de placer se propagara por todo su cuerpo mientras Changmin directamente ejercía presión sobre su próstata con los dedos.

Changmin abandonó sus dos puntos de placer y besó su camino cuesta arriba. Jaejoong se hizo más impaciente y tiró del cabello de Changmin, urgiéndolo para que fuera más rápido y besándolo profundamente, probándose a sí mismo en la boca de Changmin. Envolvió sus piernas alrededor de la cintura de Changmin y, con una mano, guió el miembro de Changmin a su entrada. Una vez alineado, Changmin se introdujo en él al mismo tiempo que embestía ambos gritaban al unísono por la sensibilidad. Él estaba dividido entre el dolor y el placer frente al precipitado encuentro, las lágrimas empozadas en sus ojos, pero el placer visible en el excitado rostro de Changmin era suficiente para traer únicamente placer a la parte delantera de su mente. Tras unos pocos segundos consiguió ajustarse al tamaño de Changmin en su interior, y lentamente comenzó a embestir con sus caderas.

*

Changmin gruñó por la sensación del estrecho anillo de músculos aprisionándolo y la fricción entre aquellas calientes paredes. Embistió perezosamente con sus caderas antes de tomar velocidad frente a los necesitados gemidos que Jaejoong profería.

Situó su mano en el cuello de Jaejoong y lo mantuvo en su lugar mientras lo miraba fijamente a los ojos. Se tomó el tiempo para observarlo. Esto reforzó su creencia en que Jaejoong verdaderamente era hermoso y etéreo...y que él no quería dejarlo ir jamás. Lo más que lo miraba lo más que sentía a su pecho llenarse de un cálido sentimiento que no podía reconocer. Todo lo que sabía era que él tenía que estar con Jaejoong porque su vida sería un infierno sin él. Él ya había plagado cada uno de sus sueños y de sus pensamientos despierto, obstaculizando su vida con su presencia, y no le importaba ni un poco. No se detuvo a pensar de dónde provenían aquellos pensamientos o a donde lo llevarían…únicamente se concentró en la dicha y el recién descubierto sentimiento que estaba experimentando. Se inclinó para gentilmente besar aquellos rojos labios carnosos y sintió como Jaejoong se agarraba de su espalda, del sudor resbaladizo, e intentó traerlos más de cerca.

Apoyó su frente contra la de Jaejoong y susurró mientras incrementaba el ritmo de sus estocadas, “Jaejoong…uh…tú eres mío…ugh…correcto. Solo mío.” Él prácticamente aulló mientras puntualizaba cada palabra embistiendo profundamente y retirándose lentamente solo para repetir el movimiento.

*

“AH…SÍ Changmin… mmmh…¡solo tuyo!” Jaejoong gritó la última parte al mismo tiempo que él llegaba a su clímax con fuerza, suspendido en las dichosas sensaciones incluso al sentir a Changmin llenarlo cpor completo y escucharlo gruñir profundamente satisfecho. Trató de recuperar el aliento y la fuerza mientras disfrutaba la sensación de su pareja sobre él. No se había dado cuenta de lo mucho que lo había extrañado hasta ese momento. No sería capaz de dejarlo ir de nuevo. A la vez que pensaba eso inconscientemente abrazaba a Changmin más estrechamente contra su cuerpo.

Changmin suspiró y alzó su peso ligeramente de Jaejoong, manteniéndolo sobre sus codos, antes de sonreír la más radiante sonrisa que Jaejoong hubiera recibido de él jamás. Jaejoong notó los desiguales ojos brillantes y trazó una ceja tiernamente, la sonrisa de Changmin haciéndose más grande.

“Así que ahora eres mi novio, ¿verdad?” Changmin preguntó, queriendo aclarar esto.

Jaejoong sonrió tan ampliamente como él y dijo, “Sí…” No quería soltarle que ya estaban casados ahora que finalmente lo había tomado. Disfrutaría de este momento antes de darle las noticias.

Changmin lo besó en los labios ligeramente antes de salirse con suavidad de él. Él se sintió vacío cuando Changmin se retiró, pero fue calmado cuando este acurrucó a Jaejoong en su pecho. Jaejoong se agarró fuerte y estaba contento de estar entre sus brazos. Observó como su pareja caía dormido inmediatamente después y lo besó suavemente antes de levantarse y limpiarse bien. Pusó una protección en las flores para que se viesen ordinarias en su habitación antes de llevar a su pareja allí y recostarlo. Una vez hubo terminado se ubicó a su lado una vez más y quedó sorprendido cuando su pareja lo atrajo de lleno contra su pecho y aspiró su esencia mientras dormía, una pequeña sonrisa formándose en sus labios. Jaejoong entrelazó sus dedos y cayó dormido también, una sonrisa dibujada en su rostro. No necesitaría de las flores después de todo…

4 comentarios:

  1. Anónimo6/29/2012

    es tuvo genial por fa completa ya vi en su blog esta completo pero como no se ingles recudo ati por fa conti te lo suplica alguien q ama el yunjae

    ResponderEliminar
  2. *w* son tan tiernos y dulces

    ResponderEliminar
  3. awwwwwwww lo ameee!!! finalmente todos los esfuerzos de jae dieron resultado!! :D esperare la conti con ansias!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD