What It Means To Break: Capitulo 4

1 comentarios
Junsu mira al hombre delante de él en estado de shock. Yunho levanta su mirada para encontrarse con la de Junsu y le da una sonrisa cautelosa.

"Junsu... Yo... ¿Por qué no me llamaste?", pregunta Yunho.

Una oleada de ira viaja a través de Junsu. ¿Cómo se atreve este hombre lujurioso después de haberse llevado tanto de su dinero?

"¿Qué mierda estás haciendo aquí hijo de puta? ¡¿Cómo te atreves?!", hierve Junsu. Trata de cerrarle la puerta en la cara a Yunho, pero el hombre mayor es demasiado rápido. En un instante, el cual Junsu ni llega a captar, Yunho empuja abriendo la puerta y Junsu cae al suelo. Las piernas demasiado débiles para retenerlo.

Yunho pasa por encima de Junsu y cierra la puerta con cuidado antes de tratar de ayudar al hombre para que se levante.

"¡Quitame tus sucias manos de encima!", grita Junsu tratando de crear la mayor distancia. Las lágrimas comienzan a picarle en sus ojos y grita llamando a Jaejoong. El hombre llega corriendo hacia la sala lleno de pánico, su delantal es dejado de lado. Una mirada de incredibilidad en su rostro y rápidamente se transforma en una de ira.

"¡¿Qué mierda estas haciendo aquí?!", escupe con dureza, corriendo al lado de Junsu y tomando al débil hombre entre sus brazos. Junsu observa a través de una mirada herida la expresión de comprensión en el rostro de Yunho, sin importar su inexactitud. Se siente triunfante a causa de ello.

"Yo... Yo sólo quería hablar con Junsu... Pero creo que eso no va a suceder. Perdón por la intromisión pero...", Yunho se apaga con la mirada perdida.

Junsu siente de nuevo su burbuja de ira y da rienda suelta a su torrente de palabras.

"¿Qué mierda te da el derecho a venir aquí, eh? Yo no te llamé y esperaba que fuera obvio el por qué. Eres una persona horrible Jung Yunho. Entiendo tu profesión y el hecho de que es parte de tu trabajo pero me siento bastante estúpido por dejarme caer bajo tu hechizo. Confiaba en ti, pensé que eras diferente". Junsu se interrumpe para largar una risa rota. Los ojos de Yunho heridos y lleno de preguntas. Era obvio que el hombre no se esperaba esto cuando llegó al departamento de Junsu.

"¿Pero sabes qué? Tomaste esa confianza y la retorciste para tu enfermo propio placer. ¿Cómo me permitiste tener sexo contigo sin protección sabiendo que eras VIH positivo? ¿Te das cuenta que arruinaste mi vida? ¿Ah? ¡Eres un hijo de puta!", Junsu explota, lágrimas cayendo de la ira. Su sangre hierve ante la mirada de asombro de Yunho. Este hombre no tiene ni idea de lo que le había hecho a Junsu.

"¿Q-Qué?", susurra Yunho horrorizado y Junsu sólo puede burlarse.

"Oh vamos Yunho. No soy estúpido, ¿ok? Ahora me doy cuenta de lo que pasó. Lograste tu objetivo. Me engañaste para que te amara y cuando tuviste mi corazón, mutilaste mi cuerpo y también mi alma. Felicidades hijo de puta sin corazón. ¡¿Por qué sigues aquí?!", Junsu intenta ponerse de pie y vuelve a caer sobre Jaejoong debido a un mareo. Se agarra la cabeza mientras espera que se le pase.

Yunho comienza a moverse hacia adelante, la mirada en sus ojos casi mostrando preocupación pero Junsu sabe. Ya ha tenido suficiente.

"¡No! Debes irte. Ya no necesito de tus servicios", dice Junsu, las palabras chorreando desprecio y casi se siente culpable al ver la evidente expresión dolida que brilla en el rostro de Yunho.

"Yo... Está bien, me voy". Yunho finalmente cede y se vuelve hacia la puerta. Su mano en la perilla, se vuelve para mirar a Junsu fijamente.

"Voy a irme Junsu, porque veo que nunca hice algo bueno por ti. Siempre me enseñaron a ser desprendido, a nunca acercarme a un cliente...a nunca enamorarme. Creo que fallé. Que tengas una buena vida con tu amante", dice antes de abrir la puerta. Junsu siente un tirón en lo más profundo y la imagen de Yunho alejándose duele más de lo que debería. Cuando las palabras del mayor se registran, Junsu se sorprende.

"¿Qué...qué acabas de decir?", pregunta incrédulo. La mirada de Yunho vuelve hacia los ojos en shock de Junsu mientras responde.

"Me escuchaste Junsu". Jaejoong elige ese momento para involucrarse y saltar desde su lugar en el sofá.

"Ok, escucha bastardo. Junsu ya no va a escuchar tus floridas palabras. Todas ellas y tú le han hecho daño. ¿Cómo te atreves a presentarte por aquí o incluso mirarlo? ¡La puta madre le diste VIH!". Jaejoong amaga un movimiento para agarrar a Yunho por el brazo y personalmente mostrarle dónde quedaba la puerta. El rostro de Yunho enrojecido debido a la oleada de ira.

"¡Yo no sabía que lo tenía! ¿De verdad crees que le haría eso a alguien que amo? Nunca me analicé y hace un par de meses atrás, fui violado por un cliente que no respetó las reglas. Nunca le hubiera dicho a Junsu que no necesitábamos protección si lo hubiese sabido. ¡Nunca!", grita. Las lágrimas empiezan a correr por su rostro. La luz las atrapa y las hace ver como cristales. De alguna manera Junsu puede decir que son reales, cada gota llena de dolor, remordimiento y amor.

Jaejoong se burló de la ira y el enojo.

"Claro hermano. Estoy seguro. ¿Por qué no caminas por un precipicio?", le sugiere mientras empuja a Yunho hacia el pasillo. "No me hagas tener que golpearte para sacarte. No creo que los vecinos sean como yo en la misma situación". Junsu entra en pánico y toma una rápida decisión.

"¡Espera Jae!", grita Junsu y tropieza con sus pies. "Quiero hablar un momento en privado con Yunho, por favor". La mirada de Jaejoong se enciende hacia Junsu sin poder creerlo.

"¿Qué?", pregunta, el tono indica que está dispuesto a meterle un poco de sentido también a Junsu.

"Por favor, hyung. Déjame hablar con él un segundo. Lo necesito. Incluso si es sólo para gritarle", susurra Junsu, la desesperación repentina es evidente. Las cejas de Jaejoong se fruncen y rápidamente suelta la chaqueta de Yunho.

"Ok, bien... Pero estaré en la habitación de al lado, ¿está bien Junsu? ...Por si me necesitas". La voz de Jaejoong suena quebrada y levemente herida. Junsu sabe que su amigo sólo quiere lo mejor para él. Toda esta situación ha hecho del hombre tres veces más sobreprotector. Viendo como el mayor regresa a la cocina, Junsu hace un movimiento para que Yunho se reúna con él en el sofá.

Se sientan y por un momento sólo el silencio se abre paso alrededor de ellos. Finalmente Yunho aspira una bocanada de aire de entre sus dientes.

"Lo siento Junsu. Yo-", Junsu lo corta.

"No. No lo sientes una mierda. Si así fuera, las cosas nunca hubieran terminado de esta manera. Nunca debí haberte llamado la primera vez o las muchas veces que le siguieron después. Fue un error y un desperdicio de mi vida. ¿Qué tengo para ofrecer Yunho? Maldita sea soy VIH positivo. ¿Qué puedes tomar de mi ahora? Tienes mi dinero, mi corazón y mi vida. ¿No es eso-?". Junsu es silenciado por los labios del diablo y él sólo puede llorar por su debilidad.

Cuando Yunho se aleja para darle a Junsu algo del muy necesitado oxígeno, siente las lágrimas deslizarse por sus mejillas.

"¿Por qué?", se queja del dolor. El propio rostro de Yunho brilla por los mismos hermosos cristales.

"Lo siento. Por favor Junsu. Te amo...y te necesito. Nunca tuve la intención de encontrar a alguien como tú. Así como nunca tuve la intención de estar en el trabajo en el que estoy...", se apaga y frota sus ojos fuertemente. "¡Mierda! Estoy...muerto de miedo en este momento...sabiendo que tengo VIH y peor aún que tú lo tienes por mi. Me descuidé y no te protegí. Por eso, siempre me odiaré. A pesar de que no te merezco...te necesito. Por favor... Yo... Si no hay nada que pueda hacer para que cambies de opinión o para calmar el odio en tu corazón, entonces ese beso y haberte visto por última vez es todo lo que me queda". Yunho se queda sentado por un momento antes de pararse para irse.

La expresión en el rostro de Junsu no había cambiado. Pero su mente estaba dando vueltas de aquí para allá. Mira a Yunho ponerse de pie para irse y no puede soportarlo más. Se despoja de esa ventaja y ofrece su corazón a la única persona que alguna vez se lo rompió.

Junsu agarra la mano de Yunho, deteniendo al hombre.

"Yunnie", susurra. Yunho gira su cabeza para mirar a Junsu y un momento de nostalgia y dolor es compartido, antes de que Yunho se encuentra acunando a Junsu entre sus brazos.

Ambos hombres lloran, en el dolor, la tristeza, el amor, la felicidad y el miedo. En realidad a Junsu no le importa, porque ahora tiene a Yunho. En un principio eso era lo que quería, y al final, es lo único que necesita.

♥ FIN ♥

1 comentarios:

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD