Todo queda en Familia

7 comentarios
Título: Todo queda en Familia.
Autor: Ally
Pareja: JaeMin.
Extensión: Oneshot.
Género: Universo alterno, Humor.

Resumen: A veces las ideas de Jae le asustaban en especial por lo extrañamente estúpidas que sonaban en papel “Min vamos a tirarnos desde el segundo piso de tu casa a un colchón” "Juguemos a que tú eres una modelo y yo un bombero de Marte que te salva de un incendio por sobrecalentamiento de petróleo” "Vamos a besarnos para tener algo que decir en clase cuando nos preguntan si hemos besado a alguien” "Solo la puntita” si… siempre eran un desastre y aún así quería al bastardo.

Disclaimer: Esto no tiene relación de mando alguna con SM Entertainment ni C-JES Entertainment, los chicos no me pertenecen y ciertamente no lucro con ellos como Lee Soo Man.


Nota: Es una adaptación de un fanfic del mismo nombre que también me pertenece, por si lo han visto por allí, o sea no es un plagio.
-----



Odiaba tener que ver la cara de esa señora, eso era un hecho plausible, y ella parecía igual de ‘feliz’ de verles, su nariz se enroscaba en una mueca curiosa entre asco y autosuficiencia que quedaba explícita mientras anotaba con presteza el análisis de su “conversación”.


-Mañana quiero hablar con sus padres- Jaejoong estaba nervioso y la verdad, la mayoría del tiempo, aquella mujer le ponía aún peor, a su lado Changmin no lucía mejor que él. -Y conversaremos acerca de estas ‘aficiones’ que demuestran el uno por el otro…


Cerró su cuaderno con un gran estruendo provocando un ligero sobresalto en el muchacho de cabello castaño, Changmin estaba mortalmente pálido, abatido como pocas veces antes por la situación y sin ganas de llegar a su hogar cosa que preocupó a su ‘mejor amigo’.



-¿Podemos retirarnos?- Exclamó el de cabello negro ansioso, tan solo deseaba sacar al otro de allí lo más pronto posible.

-Por supuesto, Jaejoong- La malicia y lujuria en la voz de aquella mujer a ratos le asustaba, el chico sabía de las intenciones que la doña tuviese con él pero la verdad no sentía muchas ganas de tirarse una vieja.



“¿Por qué una vieja cuando tienes un bom bom en tu cama?”



Y es que su mejor amigo realmente estaba como quería y la verdad ventajas tenía varias al momento de definir su amistad.

La mujer se levantó caminando hacia la puerta en un bamboleo extraño que poco de provocativo quedaba a ojos del chico, abriéndola para que ambos salieran del lugar. Jaejoong puso su mano en el hombro del otro muchacho indicándole que escapasen lo más pronto posible de allí o no tendrían luego la oportunidad a lo que este asintió.



-Ella me asusta.



Fue su solemne primera frase de su compañero luego de cinco minutos caminando errantes por los pasillos para ir a casa, Jaejoong se sonrió notando el ligero temblor en el otro.


-A mi también.

-Eso espero… te quiere para mucho más que ‘revisión de tareas’.

-Uff por suerte no le hago al cuero mojado.



Pudo notar la sonrisita furtiva en labios de Changmin, no demasiado marcada ni tampoco tan escueta como para pasarla por alto.


-¿Cómo lo haremos para salir de esta Min?, obviamente no podremos alegar demencia temporal.- El entrecejo del menor se frunció un tanto ante aquella afirmación.

-Mamá, papá… estábamos en la sala del conserje Jae y yo… entonces vino el viento y justo me golpeó horriblemente, caí bajándole los pantalones y quedando en una posición extraña… fue así que la profesora que curiosamente pasaba por allí nos encontró, todo fue una gran conspiración del destino para hacerme parecer gay, porque el destino me odia… así que en conclusión no fue nuestra culpa- Agregó en un tonillo algo sarcástico y desasiendo de a poco su cabello frustrado. –No va a funcionar.

-Después de esto nos mandarán a la escuela militar.

-Error, a ti te mandarán, yo quedaré en reclusión permanente el resto de mi vida… acosado por mi madre y su ‘afición’.


Jaejoong pareció meditar aquello, era cierto si se enteraban probablemente no lo tomarían muy bien, y en el peor de los casos le prohibirían volver a juntarse con Changmin… su mejor amigo, su carita de ángel, el cuerpito que hacía sudar por las noches desde los 14 años, mierda.



-Debemos negarlo todo.

-¿Ah?

-Ya sabes… mañana en la junta negaremos todo.


Changmin sonrió sarcástico.


- Jaejoong, siento bajarte de la nube pero solo recordándotelo… la profesora vio ‘tu cosita’ en ‘mi boca’ y no estaba precisamente conversándole de tú a tú.

-Como sea… se sabe que la vieja anda detrás mío, así que si las cosas se ponen feas siempre puedo alegar aquello.



Changmin no parecía muy convencido con el asunto, a veces las ideas de Jaejoong le asustaban, particularmente por lo extrañamente estúpidas que sonaban en papel “Changmin vamos a tirarnos desde el segundo piso de tu casa a un colchón” (a los 6 años) “Changmin juguemos a que tú eres una modelo y yo un bombero de Marte que te salva de un incendio por sobrecalentamiento de petróleo” (a los 8, después de una clase acerca de químicos orgánicos), “Changmin vamos a besarnos para tener algo que decir en clase cuando nos preguntan si hemos besado a alguien” (a los 11), “Changmin solo la puntita” (a los 14, por lo demás, misma edad en que despertó sexualmente) si… siempre eran un desastre y aún así quería al bastardo.


-Changmin, necesitamos hacerlo- Jaejoong sonaba triste y demasiado serio, a su amigo no le agradaba escuchar ese tono en él -… si no resulta no podremos seguir juntos.


-Lo sé.


Entrelazó su mano a la del otro tratando de infundirle algo de seguridad y caminaron como siempre hacia sus casas.

La noche no fue para nada tranquilizadora, se revolvía en su cama imaginando a Changmin lejos de su vida casado con una mujer ‘horrible’ de cabellos rubios y trasero gigante con tendencias a gritar como delfín, solo para saltar a otra frentona y de sonrisa afable o una que era mucho más simpática y cariñosa que él y por la cual lo reemplazaba, aquello no le permitía dormir. Cerca de las tres de la mañana sonó su celular, y esa dulce melodía que solo hacía acto de presencia cuando era aquel en su mente quien llamaba retumbó en sus oídos.



-¿Puedes dormir?


Changmin sonaba cansado.


-No.

-Yo tampoco.

-Obviamente, ¿sino porque llamarías?- Se dejó escuchar un largo silencio por parte del otro -Changmin, suceda lo que suceda mañana... siempre serás mi mejor amigo.

-Lo sé.


El amanecer se acercaba de a poco y Jaejoong no parecía haber pegado ni un poco sus ojos, su mirada profunda y agotada denunciaba el estado de estrés en que hubo amanecido y la verdad el pequeño tic en el brazo no parecía remediar las cosas.


-Jaejoong, cariño, ¿Ya nos vamos?


Tragó fuerte sintiendo el peso de aquellos ojos cargados de “Me están llamando de tu colegio, más te vale que no sea para algo malo” en cara de su madre y es que en esa familia era ella quien traía los pantalones. Ella daba miedo, mucho miedo.

Lo cual nos llevaba a las múltiples estrategias que Jaejoong hubiese inventado durante la noche en pro de salvar su relación con Changmin y evitar el castigo de su general, digo progenitora, en especial a la primera:



Estrategia número uno del súper plan de Jaejoong: Mi papá nunca me generó una figura paternal masculina muy marcada T_T siempre vi a mami trabajando y con pantalones.

Obviamente el hecho de que Miss Kim fuera una Hitler en potencia le tenía sin cuidado al joven retoño de la familia, pero eso no lo sabía la profesora ni el consejero estudiantil ¿O sí?


Lo cual nos llevaba a la segunda trinchera de Jaejoong.


Estrategia número dos del súper plan en caso de fracaso de la primera estrategia de Jaejoong: ¡La mamá de Changmin siempre le pone falditas! ¡ESO NOS CONFUNDE!


Y es que la dulce señora Shim desde el principio de los tiempos había querido una linda muchachita, a la cual poder meter en sus vestiditos con vuelo y fantasías lolita que hubo albergado desde su más tierna infancia (o más bien no tan “infante”) cuando era una fanática redomada del visual, gusto que había tomado en un viaje a Japón… y cosa que seguía siendo.

¿Consecuencia?


La primera vez que Jaejoong vio al dulce Changmin (a los 4 años entrando a su salón), este venía embutido en un vestido negro con “muchos vuelitos graciosos”, primera cosa que vino a la mente del desconcertado joven Kim, y no fue hasta la hora de la ‘bacinica del mal’, en que las tías del jardín de infantes te obligan a ir al baño aunque no tengas ganas, que notó su nueva amiguita venía con sorpresa.

La mujer miró nuevamente a su hijo quien parecía perdido en algún recuerdo extraño que posiblemente involucraba porno por el grado de rubor en sus mejillas, chasqueó los dedos frente a él dándole a entender que necesitaban irse YA.



-¿Papá no irá?

-Tu padre necesita terminar un par de cosas.

-Está bien.


Mierda, pensó Jaejoong. Quedaría solo con la Mussolina, ojalá y la personalidad de la madre de Changmin nivelara un poco el campo de juego.



Hablando de Changmin y su madre...



-Cariño ¿Por qué no comes?- En la casa de junto la señora Shim miraba preocupada a su propio retoño, particularmente porque eran raras las ocasiones en que este no devoraba su desayuno.

-Estoy nervioso- Respondió.

-¿Por qué?

-Por la reunión con la profesora.



Su madre le miró con ternura acomodando sus cabellos.


-Ya verás que sale todo bien… Después de todo por mi lado no habrá nada malo y yo sabré como calmar a ya sabes quién.


Changmin sonrió de medio lado a su madre agradeciendo el apoyo brindado a lo largo del tiempo tan solo con la mirada, aquella no era un mujer convencional… aún podía recordar la primera vez que le comentó sus sentimientos.


Una vez fuera de ambas casas las mujeres se miraron impasibles.

Bastaba decir que ‘Kim, puño de hierro’ y ‘Candy candy Shim’ no tenían una relación tan estrecha como la de sus retoños, o al menos ya no. Era obvio que ambas mujeres eran totalmente incompatibles, la madre de Jaejoong gozaba de un carácter de señor y padre nuestro que parecía absorber la fuerza vital de quienes permanecían a su alrededor, principal alegato de Jaejoong para excusarse cuando llegaba tarde a alguna reunión con Changmin, por otro lado la madre de Changmin, era alguien sociable, un verdadero bicho raro con popularidad, su cabello oscuro parcialmente cereza y ropa extravagante a pesar de sus treinta y tantos, puesto que afirmaba jamás llegaría a los 40, eran considerados una excentricidad, esto era la consecuencia inevitable de su trabajo como diseñadora, la señora Kim era agria y se hacía respetar presionando puntos clave en su víctimas/interlocutores, la señora Shim también se hacía respetar pero desde su ser incansable y creativo. Ambas mujeres eran muy distintas ¿Quién podría pensar que eran primas?


‘Todo queda en la familia’.


La profesora esperó pacientemente a que tomasen asiento consciente de que su estrategia solo funcionaría con Miss Kim o suegrita para los amigos y profesoras calientes, más no en su prima porque ella tenía esa extraña fijación maniaca con los homosexuales ‘Yaoi’ ¿Qué mierda era eso?... En todo caso eso no era de importancia puesto que no era por Changmin por quien llamaba a una reunión, sino por su amorcito “J-A-E-J-O-O-N-G-I-E”


-Bueno- Hizo una pausa solemne -Supongo que sus hijos les habrán comentado el porqué de esta reunión ¿Oh me equivoco?


La madre del amorcito alzó las cejas en clara señal de que no tenía la más puta idea y de que si no comenzaba en 5 minutos a decirlo no se quedaría para la conclusión de tal enigma, en los ojos de la señora Shim había un rotundo ‘Si’.



-Bueno hay conductas que en este colegio no son toleradas, en especial cuando se trata de primos verán...

-Medios primos, primos lejanos... - Interrumpió el de cabellos negros mirando hacia la ventana para evitar la cruel mirada de ‘calla niño calla’ que sabía tenía su madre en aquellos momentos. -Llámele como quiera.

-Bueno esta conducta no es aceptada entre ‘casi primos hermanos’- La voz de su profesora tornando lentamente a lo dulce mientras pronunciaba estas palabras –señoras.



El señoras hizo alzar las cejar en ambas mujeres, la madre de Jaejoong no parecía complacida.



-Bien, ¿Podría ir al grano por favor ‘señorita’? puesto que no poseo todo el tiempo de mundo para sus vicisitudes personales.


-Les agradará, o más bien no lo creo así, enterarse de que sus pequeños retoños fueron vistos jugueteando entre ellos en el cuarto de conserjería.


Ambos muchachos se sobresaltaron ante la verdad, la señora Kim fulminó a su hijo con la mirada.


-¿Qué quiere decir con eso de ‘jugueteando’ exactamente?

-Changmin me lo estaba chupando mamá.


Todos los planes a la basura, Jaejoong jamás había sido un chico que supiera ubicarse en el contexto de las situaciones, la cara estática de Changmin le daba a entender que nuevamente ‘la había cagado’, su madre le contemplaba como si le acabase de salir un tercer ojo justo en medio de la frente.


-Bien…- La señora Shim no sabía muy bien que decir, de antemano su querido bebe le había contado de sus intenciones con su amiguito, pero no pensó que hubiesen terminado en tal situación, su mirada brillaba entre un ‘Yaoi’ y un ‘Mi hijo haciendo exhibicionismo en el colegio’ –Ji Hyo - trataba de llamar la atención de la mujer escandalizada frente a sí.

-Tengo un hijo… ¿Gay?

-Nooo suegri… digo señora Kim supongo que estará de acuerdo conmigo en que esto solo fue una ‘Demencia temporal’ y créame que no saldrá de aquí si usted no lo desea... sin embargo recomendaría que los menores fueran separados por su propia integridad mental y para que olviden tales mañas.


Shim mayor no parecía contenta con aquella sutil indirecta de ‘alejen a los mocosos porque lo que hacen está mal’.


-¿Quiere decir que debemos de separarles solo por quererse?


La profesora sabía que la batalla estaba perdida por el lado de la madre de su enemigo número uno, pequeño detalle que justificaba las bajas notas del joven tan solo en su clase.


-Obviamente si no quieren que sus pequeños terminen en malos pasos.

-¿Y cuáles son estos supuestos ‘malos pasos’ señora?

-‘Señorita’ pero no se disculpe, y me refiero a terminar en ese estilo de vida alegre y llena de enfermedades de inmunodeficiencia.

-¿Se refiere a amar libremente a pesar de las restricciones del mundo?

-¡ME REFIERO A SER HOMOSEXUAL!

-¿Y que con eso?-

-¡SUS HIJOS SERÁN UN PAR DE MARICAS!


Shim mayor no devolvió el grito mirando con una risita de autosuficiencia a la mujer, llevaba más de 30 años conociendo a su querida prima, “Bingo”.


-¡Nadie llama marica a mi hijo en mi presencia!


Jaejoong miró con asombro a su tía sabiendo que de algún modo había manipulado la situación para provocar aquello en su queridísima madre, Kim jefe sería mandona pero nadie y repito ‘NADIE’ hablaba mal del fruto de su vientre sin atenerse a las consecuencias.


-Mañana a primera hora mi hijo y mi sobrino salen de este lugar ‘señora’… ¡JAEJOONG! en posición y marchando.


Y salió hecha una furia fuera del lugar.


-No salió tan mal…- Fue el sutil susurro del chico hacia su querido Changmin mientras caminaban tras la madre militar y la otra mujer con déficit atencional que gritaba ‘lindo~’ por todo.

-En cuanto a ti jovencito… castigado un mes sin televisión y sin Changmin por tan impúdica demostración de afecto en público.


La señora Shim sonrió recordando los tiempos en que Ji hyo seguía cada una de sus mañas y sabiendo que a pesar de todo seguía siendo una de las personas más importantes en la vida de la otra mujer.



“Después de todo jamás se cambió de casa”


Jaejoong tomó el rostro de su primo en segundo grado mirándole tiernamente mientras acariciaba su mejilla.


-Nos vemos en clases… si es que aún tenemos colegio.


Y este tan solo notando el brillo pícaro en ojos de su primo supo que estaba maquinando una nueva idea.


“Aquí vamos otra vez”

Jaejoong ciertamente sabía cómo meterles en problemas, pero aún así quería al bastardo.



Fin.


PD: Las madres de ambos son inventadas, no las verdaderas, el nombre de la madre de Jaejoong es igualmente inventado (Lo tomé de una actriz que me encanta ♥)

7 comentarios:

  1. AMÉ tu fic! Lo digo totalmente enserio O___O
    Creía que me moría de la risa hoy... Casi me caigo de la cama xDDDDDDDD

    Genial, sublime XD Aún tngo lágrimas por la cara de la risa X3

    Muchísimas gracias por compartir este fic! <3333

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias :D (Soy la autora) n_n me alegra que te gustase el fic.

    ResponderEliminar
  3. No se por que pero me los imaginé en animé XD. Haciendo caras con ojos de punto y sin boca.

    Está bueno tu fic, la madre de Changmin toda una JaeMinista (LoL) jajajajajajajaja. Todo bien bonito para ella jajaja.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo6/29/2012

    si bonito porfa mas jaemin

    ResponderEliminar
  5. Tengo varios más Jaemin en mi blog n_n

    http://benereth.blogspot.com/

    Gracias a ambos por leerlos.

    ResponderEliminar
  6. hola hola como te lo dije en tu pagina conti plis me encanto ajaja algo de lemon(?) no estaria mal XD me encanta

    ResponderEliminar
  7. Xochiquetzal11/21/2013

    Muy divertido.

    Refrescante el medio escolar y pícaramente sorprendente el en qué los pescaron, jaja.

    Como siempre, el tono de los comentarios es fantástico, un humor muy inteligente ^^ ¡Pura diversión!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD