Lluvia de estrellas. Cap 2

4 comentarios
Aclaraciones: Los nombres de los personajes, fuera de Changmin y Yunho son totalmente inventados, así como los personajes pertenecientes a estos nombres.
----

-¿Qué tal el profesor de deportes? Se la agarró contra ti… - Se burlaba Choi Yoon, amigo de Changmin –Changmin, nombra un ejercicio de calentamiento; Changmin no te detengas, sigue corriendo; Changmin ¿perteneces a un grupo deportivo?; Changmin ¿quieres casarte conmigo? Jajajaja

El nombrado lo miró con extrañes y molestia cuando lo escuchó decir lo último. Las clases habían terminado, Changmin y Yoon caminaban por la calle con dirección a sus hogares.

-Callate, así era con todos.

-jajajaja claro que no, no te quitaba la vista de encima, creo que le gustaste.

-No seas tonto, es un hombre… a ti también te dio instrucciones…

-¡ja! Ni siquiera me preguntó mi nombre…

Changmin se detuvo y miró hacia un centro de video juegos. Era muy complicado para él negarse a su vicio número uno, nada mejor para terminar el día que con un duelo.

-Bueno ya, ya. Te reto a un duelo de street fighter.

-Ah~~ hoy vienes con ganas de perder.

-Por qué no dejas de hablar y demuestras tu poder en las maquinitas… -Dijo Changmin con una sonrisa retadora.

-¡Ya estás! Pero si pierdes tienes que pedirle un beso a Sargento Yunho.

-¡¿Qué?!

-¿Tienes miedo?~~

-mmm… -En un primer momento Changmin creyó que era una broma, por ningún motivo cumpliría tan ridículo reto, pero no veía venir el “no es cierto, es broma” por más que mirara a su amigo largos segundos, es más, su sonrisa se ensanchaba más a cada segundo. Por un lado odiaba siquiera pensar en besar a un hombre pero por otro no podía negarse a cumplir su castigo si perdía… -Pero si tú pierdes, tienes que invitar a salir a la profesora Won –retó a su vez Changmin.

Yoon compuso un gesto de indignación pero cambió de inmediato por una mirada llena de fuego, misma que se reflejaba en los ojos de Changmin.

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Dos horas después. Yoon sostenía su celular en la mano mientras lo miraba como si sostuviera una cucaracha. Changmin alternaba la mirada divertido entre el aparato y su amigo.

-Jajajaja ¿qué estás esperando?

Yoon suspiró y miró a Changmin suplicante.

-Si se entera que le jugué una broma va a reprobarme.

Su súplica hiso reír más al castaño –ya, ya, cumple tu castigo –le quitó el celular y buscó el teléfono de la profesora Won, marcó y se puso la bocina en la oreja mientras miraba divertido a Yoon frente a él. -¡ah, ya contestó! –le pasó el teléfono.

-Ehm… ¿prof-señorita Won? –silencio -soy Han…Hyun…Yoo…

Changmin se cubrió la boca al escuchar semejante nombre improvisado, Yoon le hizo una señal de silencio con el dedo tocando su propia boca.

-uno de sus… -Vio a Changmin moviendo sus labios *Has la voz más gruesa* mientras se señalaba la garganta. –ejem uno de sus alumnos me dio su número –dijo haciendo la voz gruesa, y tan falsa que ocasionó una risotada a su amigo. -¿Qué cómo se llama? se llama… eh… Chun… Lee… ~yeh~ es chino… es mi sobrino… -A estas alturas, si Changmin no se estaba revolcando en el piso era por su gran equilibrio. Yoon trataba de mantenerse serio pero la risa de Min le hacía el trabajo difícil. -¿Que si yo soy chino?... ani~~… - silencio -porque mi… hermana se casó con un chino… yeh~… ¿Que le gustan los chinos? –preguntó extrañado, después miró sorprendido a Min haciéndole la seña de silencio nuevamente, Min se cubrió la boca con la dos manos –ah es que hay mucha gente, estoy en la calle y hay unos sujetos muy escandalosos cerca de mí… ehm… yo le pedí su número por… aja… aja… pues porque quería invitarla a salir… sí ya la he visto… en la escuela… a veces voy por mi sobrino… Chun Lee… yeh~… -se quedó unos segundos en silencio, parecía escuchar un sermón –no,no,no está bien… al menos lo intenté… -Volvió a quedarse en silencio, Min levantó la ceja en muda pregunta –ok, cuidese, adios~~ - colgó.

-¿Qué pasó? ¿Dónde se van a ver?

-Pues, parece que sólo le gustan los chinos.

Los dos rieron al unísono.

-Chicos ¿no deberían estar haciendo tarea? – la voz de una dama hizo alzar la vista de los traviesos jóvenes, ellos sonrieron.

-Profesora Han…- dijeron los dos al unísono.

La profesora Han era su profesora de música, era popular entre sus alumnos por ser amable, divertida y joven. Era el amor platónico de muchos estudiantes.

-Sí, sólo le estaba diciendo a Min que el “Do” no es una nota alta.

Min miró con extrañeza a su amigo y después negó enérgicamente con su mano –ah~~

La profesora rió –Que bueno que le enseñes a tus compañeros Yoon… Min te veo mañana temprano ¿está bien?

-Sí profesora.

La profesora Han sonrió y se alejó despidiéndose con la mano de los jóvenes.

-Yah~~ no me habría importado cumplir mi castigo con la profesora Han; ¿Por qué no eliges apropiadamente a las víctimas?

-Porque la profesora Han no es un castigo, si tanto te gusta no esperes a que te la imponga como castigo y llámale… tengo su número ¿lo quieres?~~

Yoon se sonrojó hasta las orejas –ah…

Del celular de Min brotó una canción de H.O.T., miró el nombre mostrado en la pantalla y expresó con temor –auch –se llevó el teléfono al oído –sí ya voy para allá… estaba terminando algo… no~~ en serio no fui a las maquinitas… sí~~ bye -colgó.

-¿Tú mamá?

-Sí… tengo que irme ya, te veo mañana ¿ok?

-Claro, iré a jugar otro rato.

-Te veo mañana entonces.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

-¡Corran más rápido! ¡Min Jong, tu compañera va a alcanzarte!

Las indicaciones de Yunho se escuchaban con potencia, como si contara con altavoz integrado. Los estudiantes se sentían parte del ejército y acataban las órdenes a cada grito de Sargento Yunho. Ese día el profesor de deportes se sentía perturbado, desde hace un par de días había tratado de comunicarse con su hermano y su madre sin conseguirlo. La incomodidad que sentía de no saber nada de ellos lo agobiaba y lo reflejaba siendo estricto con sus alumnos.

-Así que por esto te llaman Sargento Yunho.

Yunho se dio la vuelta para encarar a la fémina que había hecho el comentario, la profesora de música miraba con una sonrisa a los jóvenes que corrían con todas sus fuerzas en un “combate” de velocidad.

-¿A qué se refiere señorita Han? –preguntó Yunho observando a sus alumnos intentando encontrar el motivo para aquel comentario.

La profesora rió ante la aparente confusión del nuevo profesor.

-A nada en especial, deben ser sólo ideas mías… ¿así que nos hablaremos de usted?

-¡Yon Hie, te dije que si corres así desde el principio no llegarás viva a la meta!

-Sargento Yunho, ¿Cuál fue mi marca? –se acercó un joven bañado en sudor y en posición de firmes, sólo hacía falta la mano al costado de la frente para parecer la viva imagen de un soldado.

-¡¿A quién llamas Sargento Yunho?! –reclamó el profesor, el joven cerró los ojos con temor.

La profesora Han ocultó una risa disimulada detrás de su mano.

-Tu marca puede mejorar, correrás de nuevo, ve a alistarte.

-¡Sí señor! –el joven se alejó haciendo una inclinación.

-Disculpe profesora Han, justo en este momento estoy ocupado.

-Sí ya lo vi. Sólo venía a “avisarle” –recalcó la última palabra –que habrá junta mañana a la una, por favor sea puntual, nuestro director es muy especial con la impuntualidad.

-¿Una junta, sobre…?

-Ya te enterarás, perdón, se enterará Sargento Yunho.

Rió divertida la joven profesora con el gesto de incomodidad de Yunho, hizo una inclinación y se alejó mientras sentía la mirada del profesor de deportes. Han tomó con fuerza sus carpetas entre sus brazos a la vez que intentaba no mostrar los nervios que la llenaban como una niña de secundaria. Se sobresaltó al escuchar a sus espaldas un nuevo grito de Yunho para sus alumnos.

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

La primera parte del día había pasado sin contratiempos. El comedor de la escuela se encontraba en esos momentos repleto por los alumnos que iban y venían con sus charolas llenas de comida. Changmin no se interesaba en nada más que en devorar un platillo hecho a base de carne y papas.

-Sargento Yunho parece perdido -repuso Yoon al ver entrar al profesor de deportes al comedor en busca de un lugar desocupado.

En la esquina de la sala había un lugar para dos personas, Yunho no lo pensó dos veces y ocupó la mesa. Después se zapeó mentalmente al descubrir que no había comida que consumir si no iba por ella, probablemente le ganaran el lugar pero de qué servía estar ahí sentado si no tenía nada qué comer.

Yoon rió mientras observaba al profesor y se imaginaba cada pensamiento desarrollado en la mente del otro. –Parece que Sargento Yunho tiene problemas.

-¿qué… por qué? –Levantó Min la cabeza en busca de Yunho, su amigo señaló el lugar ocupado en una esquina.

-jaja olvidó la comida y ahora no sabe qué hacer –rió divertido.

Changmin sonrió pero más contagiado por la risa de su amigo que porque realmente le pareciera gracioso que su profesor fuera tan despistado. Yunho se acomodaba en la silla incómodo ¿por qué seguía sentado ahí si no tenía nada que comer? Se preguntaba Changmin sintiendo un poco de pena por Yunho.

Sus miradas se toparon y el alumno la desvió concentrándose en su postre, una rica gelatina de frambuesa, la picó con la cuchara y como víctima de una energía magnética alzó la vista en dirección a Yunho nuevamente. Fue una sorpresa descubrirse objeto de interés para el mayor quien ladeaba la cabeza levemente mientras parecía observarlo suspicaz.

-El profe te está mirando –obvió Yoon dándole un codazo a Changmin.

Changmin bajó la mirada incómodo, nunca le había gustado llamar la atención mucho menos para sus profesores, pero extrañamente desde que el nuevo profesor llegó, Changmin se sentía observado en todo momento. Antes podía presumir un nivel decente en los deportes pero ahora tras sentir la afilada mirada de su profesor se volvía torpe y rara era la vez que no terminara tropezando y de cara en el piso. Pero lo que más le molestaba era los comentarios de Yoon. Sí, el profesor lo miraba, no estaba ciego para no darse cuenta, y no era la primera vez que lo hacía y tampoco era la primera vez que pedía paciencia al cielo para no cubrirle la boca a su amigo con cinta canela para no escuchar sus irrelevancias.

-¿Por qué te mirará tanto Sargento Yunho –dijo sarcástico. A Yoon le gustaba molestar a Changmin con eso; aunque a decir verdad no entendía el por qué de la actitud de Yunho para con su amigo, que fuera gay era una posibilidad que estaba realmente lejos de sus creencias. ¿Pero quién no se divertía con un Changmin haciendo pucheros inconscientes. Pobre Changmin, pensaba Yoon, está muy lejos de que esos gestos se tornen amenazantes.

Yunho suspiró, observó la barra de comida y se atrevió a ponerse de pié y dirigirse a ella. Después de saludar a algunos alumnos que de no ser porque estaban sentados se abrían puesto en posición de firmes, lo saludaban en el trayecto. Pidió un poco de ensalada y carne, tenía ya su plato en mano cuando al darse la vuelta encontró su lugar ocupado por una pareja de novios muy acaramelados, minutos después salía del comedor con comida para llevar.

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

La hora de deportes había llegado, hasta cierto punto Changmin se sentía acosado visualmente por su profesor que no dejaba de observarlo, al menos eso sentía el pequeño estudiante. Tiró el balón hacia la canasta y falló pegando en una esquina del aro. Volteó a ver a Yunho y este daba indicaciones a otros compañeros, era extraño ¿por qué sentía entonces que no le despegaba la vista de encima? Seguro era por las ideas de Yoon.

Poco pudo pensar después de que el balón de básquet le diera en la cabeza debido a un pase que no pudo atrapar y le produjo caer de espaldas al suelo. Cuando recuperó el sentido pudo observar las caras de sus compañeros, algunos con gestos burlones mal fingidos y otros que parecían realmente preocupados, esos debían ser del club de teatro, pensó Changmin antes de cerrar los ojos y cubrirse el rostro con las manos totalmente apenado. Podía oír los “¿estás bien?” y “qué golpazo” de sus compañeros.

-Changmin ¿estás bien?, ¿te duele algo? –Pudo reconocer la voz de Sargento Yunho, ¡agh! Ya se le había quedado el apodo, genial justamente por pensar en no querer llamar la atención de su profesor le tuvo que caer ese balón en la cabeza y ahora no sólo llamaba la atención de Yunho-shii si no que dio una pésima imagen. Y lo peor de todo es que le dolía tanto la nariz que sentía que sus ojos se humedecían. No podía dejar que Sargento Yunho lo viera así, seguramente le pondría una sesión ardua de ejercitación para hacerlo hombrecito.

-Déjame ver tu nariz –Tomó las manos de Changmin jalando sin fuerza, Changmin no opuso resistencia y se descubrió el rostro. Pudo sentir la mirada aturdida de todos, y digo sentir porque sus ojos miraban hacia arriba tratando de esquivar la mirada de los presentes y de soportar el dolor. Su rostro parecía tintado del color de la manzana y si creían que ese color era anormal, bastaba ver su nariz para considerar que lo malo podía pintarse aún peor. –Demonios –expresó el profesor -¿Puedes ponerte de pié?

-Eso… creo –el sólo hablar le producía un fuerte dolor en el rostro. Se apoyó en sus codos para incorporarse.

-¿Crees que puedas llegar a la enfermería? –preguntó Yunho ayudándolo a levantarse, su alumno lucía muy mal, le preocupaba que se hubiera fracturado la nariz.

-Estoy ¡agh!… estoy bien.

Una de sus compañeras le llevó un trozo de papel, Changmin miró el objeto, confuso y lo tomó en su mano. Yunho imitó el acercamiento de un pañuelo imaginario a su nariz. Changmin vacilante acercó el trozo de papel a su nariz y fue grande su sorpresa al observarlo ahora manchado de sangre.

-Ven, vamos a la enfermería –Yunho estaba por dirigirlo hacia aquella dirección cuando Changmin se detuvo tajante.

-Puedo ir solo –Todos lo miraron asombrados, a pesar de no haber dicho esas palabras con enojo, Changmin nunca se había negado a una petición de sus profesores, además era más que claro que no podría ni llegar a mitad del camino sin problemas.

Yunho observó con gesto inescrutable a su alumno, después se dirigió a Yoon –Por favor acompáñalo a la enfermería –El chico asintió y ayudó a su amigo quien no volvió a negarse otras vez.

-Bien, continuemos con las actividades, quiero dos filas en frente de mí ¡rápido, rápido! –Changmin y Yoon caminaron sin mirar atrás, por un lado Min se sentía con suerte de no formar parte de esas filas a las que llamaba el profesor, seguramente terminarían agotadas esas pobres víctimas.

-¡Hey Min, la próxima vez atrapa el balón con las manos!... ¡No trates de lucirte! Jajaja –Escuchó el grito de Hyun Jung, uno de sus compañeros de aula que cabía decir no era de su agrado, el mismo que creía que correr era ejercicio de calentamiento. Las risas no se hicieron esperar y Changmin deseo desaparecer lo más rápido posible fracasando en el intento.

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

La enfermera colocaba cubos de hielo en un pañuelo mientras Changmin permanecía sentado en una camilla en la enfermería, el dolor había disminuido y la sangre había cesado pero como consecuencia su nariz se veía levemente hinchada. El gesto en su rostro denotaba el coraje que sentía al haber terminado así por no prestar atención.

-Ya quita esa cara de poker, ve el lado positivo, si te preguntaste alguna vez si tu nariz tenía fuerza sobrenatural ahora… sabes que no, es más débil que una normal. –Estuvo a punto de echarse a reír hasta ver la cara de su amigo, podía incluso ver rayos de alta potencia disparados desde sus ojos.

-Ten cariño, ponte esto en la nariz, ¿pero qué deporte violento estaban jugando para que quedaras así? –la enfermera observaba al herido con las manos en la cintura.

-ehm…

-basket ball –repuso Yoon sin dudar componiendo una sonrisa.

La mujer alzó las cejas y asintió con la cabeza –déjatela al menos una hora –señaló el pañuelo, Changmin asintió componiendo su clásico puchero doloroso. La mujer se dio la vuelta y se alejó riendo fuertemente.

Yoon no pudo evitar reír también.

-¡Yah! De qué te ríes… no es gracioso.

-jajaja ya, está bien… jaja oye, cambiando de tema ¿por qué le hablaste así a Sargento Yunho?

-¿Así cómo?

-Pues no sé… así… te negaste a que te acompañara –Yoon afiló repentinamente la mirada – ¿no será que tenías miedo de que te fuera a hacer algo?

Changmin abrió los ojos sobresaltado -¡Cl-claro que no!... ¡yah!

-jajajajaja ¿por qué te alteras así?

-No tengo miedo del profesor ¿sí? ¡Augh!

-ten cuidado con eso –Yoon observaba como Changmin se acercaba el pañuelo con extremo cuidado.

-Tú tienes la culpa –se quejó Min.

-¡Yo no te pegué!

-No de eso babo… de que me incomode estar junto Yunho shi.

-¡¿Entonces sí crees que te hará algo?! –el gesto de sorpresa de Yoon descolocó a Min, todo este tiempo lo había molestado con la actitud de Yunho hacia él ¿por qué reaccionaba así entonces?

-¡Pues es tu culpa que pienso así! “El profesor te está mirando, se dirige a ti todo el tiempo, te pedirá que te cases con él” –imitó de forma distorsionada la voz de Yoon -¡cómo querías que reaccionara!

-¡pero yo sólo bromeaba! No creí que te lo tomarías en serio… ¿con Sargento Yunho? –su rostro representaba la clara imagen de la diversión.

- ¡Deja de mirarme así!

-Aquí entre nos… -se acerca a su amigo para hablar en voz baja -¿te gusta Sargento Yunho?

-¡ESTÁS LOCO! ¡AGH! –Changmin hizo un movimiento rápido y su cabeza chocó contra la de Yoon, los dos se llevaron las manos a la cabeza quejándose del dolor. -¡aaaah, deja de decir tonterías!... es un hombre, qué asco.

-Pero no es para que me pegues –se quejó Yoon.

-No fue a propósito ahhhh –se sobaba con fuerza la esquina de la frente –joder, duele mucho.

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

Yunho observaba la lista de sus alumnos con la cabeza recargada en su mano, ya podía ubicar a muchos jóvenes, incluso podría calificar su desempeño con sólo leer sus nombres. Hacía sólo tres semanas que había llegado a esa escuela y ya tenía a sus favoritos, que obviamente eran los que mostraban mayor energía en los ejercicios. Sonrió al recordar su apodo, al menos mostraban respeto y eso le hacía sentir orgulloso.

Shim Changmin, era el nombre plasmado en la hoja de papel, inmediatamente su rostro se dibujó en su mente como una fotografía. Miró hacia fuera de la ventana, el día se veía nublado, en cualquier momento las nubes romperían a llover, últimamente así era el clima en esa área de Seoul. Afiló la mirada, siempre sucedía algo extraño cuando recordaba a Changmin, aquel niño que se jactaba de ser un cerebrito, que si lo intentaba podría llegar a ser más hábil en los deportes pero que por el contrario se mostraba desinteresado de todo.

Se rascó la cabeza con el bolígrafo, no comprendía qué es lo que tenía ese niño que lo conmovía, pasaba el tiempo observándolo, intentando descifrar qué era lo que lo ponía así. Podría tal vez parecerse a algún ser querido ¿pero a quién? Tal vez lo conocía de otro lado… no, no, nunca lo había visto… ¿o sí?... no tiene un rostro tan común como para no recordarlo, y con teorías improbables se pasó el resto de la tarde hasta que la lluvia arreció en el exterior. Ya lo descubriría, en algún momento una explicación le vendría a la cabeza y sabría por qué causa un logro de Changmin se sentía como uno propio.

4 comentarios:

  1. abigail6/28/2012

    wooo esta lindo conti plis me encanto XD esta genial

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7/03/2012

    oooooooooooooooh xdios cooooooooooooooooooooontii q muerooooooooooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  3. ahhhh me encanta este fic pleaseeee contiiiii!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9/01/2012

    porfavor continualo esta genial no lo dejes a la mitad espero con ansias el prox capitulo bayy

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD