Love is a Force of Nature. Cap 16

8 comentarios
“Juega bien tus Cartas”

¿Cuál es el precio que pagaré?
No me importa lo que ellos digan
Yo…quiero…
[Kinda I want to, Nine Inch Nails]


Se quedaron así por un largo rato, abrazados y ambos sumidos en sus pensamientos. Junsu recordó una canción que su madre solía cantarle cuando era pequeño y comenzó a entonarla, su melodiosa voz resonando en la quietud del bosque mientras Yunho volvía a entrelazar sus manos y lo estrechaba con más fuerza, atrayéndolo a su cuerpo.

“Tienes una voz preciosa” le comentó cuando terminó de cantar y Junsu lanzó una risita
“Mi sueño era ser cantante y bailarín. De hecho, estaba tomando clases de baile antes de que me convirtieran”
“¿De verdad? Qué coincidencia, ese era también mi sueño cuando pequeño. Quizás si nos hubiésemos conocido en otras circunstancias podríamos haber formado una banda”
“Si, quizás en otra vida…” Junsu le susurró y luego dirigió la mirada hacia la laguna, súbitamente invadido por unas tremendas ganas de probar sus aguas.
“¿Es muy profunda la laguna?” preguntó sin dejar de mirar la apacible corriente que mecía la laguna
“No mucho, quizás el agua te llegue hasta los hombros. ¿Por qué preguntas?”
“Quiero bañarme” le dijo y sintió las manos de Yunho liberar su cintura. Se incorporó, quitándose su largo abrigo y luego el cinturón, dejando sus armas a un lado para quedar sólo con la camisa larga con vuelos y el pantalón de cuero negro.
“¿Vienes?”
“No, no me quiero mojar” Yunho suspiró y al instante observó a Junsu hacer un puchero
“¿No te iras a ninguna parte, cierto?”
“Dije que me quedaría contigo y eso planeo hacer” contestó, pero Junsu aún lo miraba con inseguridad
“¿Qué pasa si escuchas un aullido o algo por el estilo?” le arqueó una ceja, ladeando un poco el cuello
“No iré” Yunho le contestó, volviendo a tomar su mano
“¿Lo prometes?”
“Si”

Junsu sonrió cálidamente y Yunho reflejó su sonrisa, soltando su mano. Sabía que hablaba en serio y no tenía intenciones de abandonarlo, así que suavemente retiró su mano de la suya y se volteó, caminando hasta la laguna.

Yunho lo observó sumergirse al agua, saliendo casi al instante a la superficie y causando que todas las luciérnagas comenzaran a volar en torno suyo. Sintió su corazón latir con fuerza al observarlo en el agua; Junsu le sonreía y lo saludaba con la mano. Reflejó su sonrisa y cuando Junsu se volvió a sumergir, Yunho se transformó en lobo. De esa forma podría estar atento a cualquier ruido o a cualquier amenaza que pudiera acecharlos…

Estaba mirándolo prácticamente absorto. Junsu nadaba y se sumergía, sonriéndole cuando salía a la superficie. Realmente parecía amar el agua, y Yunho no pudo evitar pensar que reflejaba a un delfín, saltando y sumergiéndose nuevamente en el agua una y otra vez…
En eso estaba, sumido en sus pensamientos, cuando una voz que resonó dentro de su cabeza lo sobresaltó.

“Has traído…a un vampiro a este lugar”
Una de las luciérnagas se posó sobre su pelaje, pero Yunho sabía perfectamente que no era una luciérnaga. Sus alas resplandecían en luz mientras su pequeña forma se sentaba sobre su lomo.
“Él no les hará daño” le dijo, comunicándose telepáticamente con el hada
“Los vi bastante cercanos hace poco…” comentó y Yunho lanzó gruñido, frustrado consigo mismo al no percatarse de su presencia.
“¿Hace cuánto estabas espiando?”
“Desde que sentí que una sanguijuela había cruzado a nuestro santuario”
“No le digas así” Yunho masculló
“Vaya que te importa el muchacho…”
“Es mi amigo” contrarrestó al instante
“Deja de mentirme Yunho, sé que estás enamorado de él. Te conozco desde hace mucho tiempo y te olvidas que soy un hada…sé reconocer la mirada del amor”
“Naina…” Yunho susurró, inseguro realmente de qué decir...
“Debes tener cuidado, ese vampiro…se nota que siente cosas muy fuertes por ti” le dijo y dirigió la vista hacia él. Aún se encontraba nadando y al parecer no se había percatado de su presencia
“Eso no importa” replicó, a pesar de que su pulso se había acelerado. “Yo…tengo que unirme a Changmin y hoy…es mi última noche con Junsu”
“Tus palabras dicen una cosa, pero tu corazón otra”

Yunho no le respondió y sólo lanzó una especie de resoplido. Sus ojos dorados aún posicionados sobre Junsu.

“Sé…que ustedes han estado en la fuente…y por mucho que trates de reprimirlo, el lazo que formaron te arrastrará a él”
“¿Naina, de qué estás hablando?” Yunho le preguntó, desconcertado ante sus palabras
“Yunho, has vivido toda tu vida al servicio de los demás… ¿No es hora ya de dejar de pensar en lo que los demás quieren y hacer…lo que tu corazón te dicta?”

Ella le sonrió y luego desapareció en un brillante destello de luz, dejando a Yunho completamente perplejo, sus últimas palabras repitiéndose en su cabeza una y otra vez…

“¿Yunho, qué fue eso?” la voz de Junsu resonó en sus orejas mientras él giraba su cabeza para mirarlo. Había salido del agua y estaba completamente mojado, sus ropajes chorreando.
Yunho se transformó, estirando sus músculos y haciéndole espacio para que él se volviera a sentar a su lado.
“Era Naina, una de las hadas del bosque”
“¿Hada?” exclamó, arqueando una ceja, y Yunho asintió
“Este…es su lugar de reunión, es por eso que es tan hermoso”
“¿Y tú cómo descubriste este lugar?”
“Solía venir mucho cuando recién llegue a estas tierras. Yo era sólo un niño y recuerdo que un día estaba paseando por el bosque cuando vi la cortina de enredaderas y fue así como llegue aquí. Todas las hadas resplandecían en luz, sus pequeñas formas volando sobre las flores, pero lo que más me llamó la atención es que no se espantaron con mi presencia…de hecho me acogieron, y me invitaron a volver las veces que yo quisiera. Así fue como conocí a Naina”
Junsu asintió, todavía algo impactado ante su relevación. Jamás se le pasó por la cabeza que las hadas pudiesen ser reales…
“¿Y qué es lo que quería?”
“Estaba preocupada por tu presencia. No creo que estés al tanto, pero las hadas les tienen un profundo miedo a los vampiros. Dicen que ustedes les roban la luz…ya que para un vampiro la sangre de hada es terriblemente adictiva y tiene efectos sorprendentes. Tú podrías estar un tiempo a la luz del sol y esta no te quemaría. El trafico de sangre de hada se ve mucho en el mundo de los mortales, es por ello que las hadas son tan reacias a la presencia de cualquier vampiro”

Junsu escuchó completamente atónito sus palabras, impactado ante lo que Yunho le había revelado. Por un segundo pensó en Jaejoong y en su negocio como traficante de cosas exóticas, quizás uno de sus rubros eran las hadas y por ello había ganado tanto dinero, el asunto aún era un verdadero misterio. Sin embargo, no pudo meditarlo mucho porque casi al instante observó a Yunho levantarse y tenderle una mano.

“Vamos, buscaremos una cueva y haré una fogata para que puedas secarte”
“Estoy bien, digo…podemos quedarnos un poco más si quieres” Junsu le dijo, mordiendo su labio inferior, y Yunho lanzó una risita.
“De hecho, tengo un poco de hambre así que preferiría que nos marcháramos”
Junsu asintió, cogiendo el resto de su ropa del suelo y volviendo a tomar su mano. Yunho lo condujo hacia fuera del lugar, caminando en dirección al este de donde se encontraban.

Mientras caminaban, ahora fue el turno de Junsu para hablar. Le contó sobre su familia, su hermano, la escuela a la que iba y lo mucho que le costaba organizar su tiempo para rendir en las clases de baile. Le contó sobre Dragan y Sivela, sobre como ella lo había convertido en vampiro y le había enseñado a matar mortales para luego venderlo como una mercancía, y sus duros comienzos en la mansión de Jaejoong.

Yunho lo escuchó en silencio, asintiendo de vez en cuando y atento a todas sus palabras mientras sus sentidos estaban alerta, tratando de localizar una cueva lo suficientemente oscura para que Junsu pudiera pasar la noche sin correr ningún peligro.
Luego de un gran tramo recorrido finalmente la encontró. Era lo bastante grande e incluso había una gran roca a su lado, Yunho podría utilizarla para sellar la cueva cuando estuviese próximo el amanecer y así Junsu estaría a salvo.

Lo condujo hacia adentro, la cueva estaba seca y en el techo yacían algunas estalactitas. Ya estando dentro y un poco más cómodos, Yunho soltó su mano y le dijo.
“Bien, tú quédate aquí y yo iré a buscar algunas ramas para hacer algo de fuego” se volteó, dispuesto a abandonar la cueva, pero inmediatamente sintió el brazo de Junsu aferrarse al suyo.

“Y-Yunho, espera…yo quiero ayudarte” Yunho giró su rostro para mirarlo. Junsu aún estaba empapado y mordía su labio inferior con algo de inseguridad
“No te preocupes, no es necesario. Tú sólo quédate aquí y descansa…yo no me tardaré nada”
“Yunho---“
“Junsu, no voy a abandonarte en medio de la nada, así que deja de pensar que lo haré” le espetó y lo observó sonreírle con calidez, acercándose para abrazarlo
“Estás mojado” Yunho protestó, pero aun así lo estrechó
“A ti no parece importarte mucho eso” lanzó una risita, presionando su mejilla contra su torso, y lo escuchó reír junto con él
“Volveré pronto…” le susurró y Junsu suavemente se separó de su cuerpo.
“De acuerdo”

Junsu lo observó transformarse en lobo y desaparecer de su vista casi al instante. Lanzó un suspiro y se sentó en el suelo, dejando su abrigo y sus armas a un lado y apoyando la espalda contra la pared de la cueva.
Esta…cercanía con Yunho lo hacia sentirse tan pleno. No quería dejar de estar a su lado, pero finalmente llegó a la conclusión de que ya no pensaría más en ello y sólo…disfrutaría sus últimos momentos juntos. Después de todo…estaban condenados a estar separados, y si esta iba a ser su última noche con Yunho, pues entonces…él la disfrutaría al máximo.

Minutos después Junsu comenzaba a inquietarse. No había señales de Yunho y esto lo hizo sentir un miedo profundo. Quizás…lo habían capturado o había tenido que volver de emergencia a la colonia.

Mordió su labio inferior frenéticamente al pensar en ello. Los nervios…lo estaban carcomiendo por completo y se levantó, demasiado inquietado como para quedarse sentado. Estaba a punto de abandonar la cueva para ir a buscarlo cuando vio su silueta asomarse por la entrada.
Suspiró de alivio al verlo, sus brazos estaban cargados de ramas junto con maleza y a su lado parecía haber una especie de animal muerto, pero Junsu no pudo verlo bien.

“¿Me extrañaste?” Yunho le preguntó, sonriendo al verlo aproximarse a él

“Estaba preocupado” Junsu contestó mientras lo ayudaba con las ramas. “Pensé que te había pasado algo”
“Me demoré porque fui a cazar algo para la cena” le dijo, dejando las ramas en el suelo y luego acercándose al cadáver. “Espero que te guste la sangre de venado”
“Estoy acostumbrado a ella” Junsu comentó al observarlo arrastrar el cadáver y dejarlo a sus pies
“Drénalo” dijo. “Luego yo rebanaré la carne y la pondré al fuego”
Junsu asintió, tomando el venado entre sus manos…pero bastante inseguro todavía.
“No me mires…” susurró, desviando la vista algo avergonzado, y lo escuchó lanzar una risita
“De acuerdo, voy a hacer el fuego” Yunho se volteó, tomando dos de las ramas y posicionándolas para así friccionarlas con rapidez y lograr la preciada llama.

Los colmillos de Junsu se alargaron mientras tomaba el inerte cuerpo del venado. Acercó el cuello del animal a su boca y abruptamente le clavó los colmillos, sintiendo la sangre deslizarse por su garganta y cargándolo de energía. Aún estaba tibia…y aunque no era tan sabrosa como la sangre de un mortal, era suficiente para saciar sus impulsos y mantenerlo vivo.

Cuando terminó de beber, Junsu se sintió con mucha más energía. Limpió su boca y casi al instante se percató de que Yunho ya había armado la fogata, incluso tenía listo el lugar donde colgaría la carne, lo había armado con unas varillas y rocas.

“Eres muy hábil, yo hubiese tardado una eternidad en armar todo eso” comentó al pasarle el cadáver del venado
“Si, bueno…tantas noches de patrullaje rondando por el bosque me llevaron a aprender un par de cosas”
Junsu lo observó transformarse a su forma de…mitad-lobo en una completa desfiguración de su cuerpo. Sus macizas garras atravesando el cuerpo del venado, desgarrando la carne y colgándola en largos trozos al fuego.
“N-No…sabía que tenías otra transformación” murmuró y Yunho volteó su cabeza para mirarlo, posando sus ojos sobre él. Junsu tuvo que morder sus labios para reprimir el suspiro de asombro que intentó escapar de sus labios al observar nuevamente su cabeza de lobo y aquellas voraces órbitas doradas...
“Esta es la intermedia…mitad lobo, mitad humano. Es bastante útil, ya que podemos caminar en dos pies. Algunos hombres lobo la utilizan para pelear en guerras, otros prefieren la forma de lobo que es mucho más veloz”

Junsu asintió, observándolo detenidamente. Su voz, ahora ronca y casi gutural, era completamente distinta a la voz que poseía en su forma humana. Junsu pudo notar la corrida de filosos colmillos que adornaban su cabeza lobuna mientras terminaba de cortar la carne. Encontraba…algo fascinante y aterradora esta faceta de Yunho, ya que prácticamente no se distinguía debido a su grueso y níveo pelaje. Lo único que conservaba era aquella voraz tonalidad de ojos, resplandeciendo al continuar trabajando metódicamente.

Cuando terminó volvió casi al instante a su forma humana, estirando sus músculos y Junsu lanzó un suspiro de alivio al encontrarse de nuevo con su rostro.

“No tardará mucho en asarse” comentó al sentarse a su lado. Junsu automáticamente acercó su mano a la suya, rozando sus dedos suavemente. Ya…se había acostumbrado a sentir sus manos entrelazadas y lo sorprendió lo mucho que extrañaba sentirlo cerca de él…
“Dime, Junsu… ¿Qué se siente ser un vampiro?” Yunho le preguntó, descansando su espalda en la pared de la cueva
“Se siente…frío supongo, y algo extraño. Veras…yo respiro, a pesar de que no tengo la necesidad de hacerlo y aún mantengo algunas reacciones propias del cuerpo humano, a pesar de que estoy muerto. Es como si fuera una perfecta imitación de un mortal, exceptuando la piel pálida y los colmillos…”

“¿Y cuándo bebes sangre?”
“¡Ah, es el éxtasis!” exclamó, lanzando una risita. “Cuando bebo sangre…siento como si ésta me llenara de vida, me siento poderoso…casi invencible”
“Bueno, por algo eres inmortal…”
“Inmortal en parte, ya que hay cosas que podrían matarme”
“Un hombre lobo tiene la fortaleza suficiente para matarte” comentó y Junsu giró su rostro para mirarlo, una pequeña sonrisa dibujándose en su rostro.
“Si que la tiene…” susurró. “No sé qué es lo que hago sentado aquí contigo sabiendo que en cualquier momento podrías matarme”
“Podría hacerlo, pero no lo haré y tú lo sabes” le dijo al levantarse. La carne ya estaba humeando y él inmediatamente retiró algunos trozos, llevándolos a su boca y mordiéndolos con algo de fuerza.
“Si, lo sé…”
“Además estoy seguro de que me darías bastante pelea” Yunho lanzó una risita y luego engulló otro pedazo de carne.
Junsu lo observó comer con rapidez, devorando todos los trozos de carne hasta que no quedó nada de ella. No por nada era un hombre lobo, la velocidad con la que comía también parecía sobrenatural, o tal vez…Junsu lo encontraba fascinante porque ahora él ya no tenía la necesidad de comer.

Al desarmar las ramas que sostenían la carne Yunho se volteó, dirigiéndose a la entrada de la cueva y acercándose a la enorme roca que yacía a su lado, aferrando sus manos a ella. De un sólo tirón la jaló hacia atrás, posicionándola sobre la entrada de la cueva y dejándolos encerrados adentro en completa oscuridad.

“¿Yunho, cómo haremos para salir después?” le preguntó cuando él volvió a sentarse a su lado
“¿Dudas de mi fortaleza?” Yunho arqueó una ceja, mirándolo con aire ostentoso, y Junsu lanzó una risita ante ello, negando con la cabeza
“La roca no pesa nada, no me tomará ni dos segundos lanzarla” le dijo, haciendo un gesto con la mano
“Está próximo el amanecer…” Junsu comentó, con algo de amargura
“Aún quedan algunas horas de noche”

Junsu se quedó en silencio un segundo, meditando toda su situación. Ya no faltaba mucho para el amanecer y…su tiempo con Yunho se estaba acabando. Después de todo, esta sería su última noche y Junsu…simplemente no podía irse de su lado sin que él supiera…todo el amor que sentía por él.

Se levantó abruptamente, dándole la espalda y caminando hacia la entrada donde se encontraba la gran roca. Su determinación quemándole el pecho…
“¿Junsu, estás bien?”
“Si, es sólo que quiero…decirte algo” susurró, mordiendo su labio inferior
“Claro, cuéntame” Yunho lo escudriñó con la mirada. A pesar de que sólo podía ver su espalda pudo percatarse de que estaba tenso, porque abruptamente lo observó empuñar sus manos.
“Pero antes de decírtelo, debes prometer que me escucharás y no me interrumpirás hasta que termine” la voz de Junsu sonó horriblemente nerviosa y Yunho comenzó a inquietarse ante ello…

“Te lo prometo”

“Yunho…” comenzó, vacilando un poco antes de decirle todo lo que había guardado dentro desde hace tiempo. “Tú…llegaste a mi vida cuando pensé que todo estaba perdido. De pronto apareciste al frente de mí, en este infierno que me ha tocado vivir. Era…como un sueño, como un efímero sueño. El día que te conocí, después de aquello yo…vi todo más lleno de color y luego tú…me enseñaste…cómo volver a vivir, me enseñaste que…valía la pena, valía la pena seguir y yo…siempre quise agradecerte” Junsu estaba temblando ahora, sus propias palabras saliendo en nerviosos jadeos. Escuchó a Yunho levantarse y caminar en su dirección, pero no dijo ninguna palabra y esto le dio el coraje suficiente para terminar de hablarle.
“Te amo Yunho” confesó finalmente, su voz quebrándose a causa de los nervios. “Te amo y creo que sólo soporté las torturas de Jaejoong a causa de ello. Y antes de irme para no volverte a ver…necesitaba que lo supieras…”
“Junsu…” susurró. Su pulso se había acelerado considerablemente ante la confesión y su corazón ahora amenazaba con salir de su pecho.

“Yunho, por favor, no digas nada. Sé que es una estupidez y sé que está mal…y probablemente tú no sientas lo mismo y yo---“ no pudo seguir hablando, olvidó todo al sentir a Yunho deslizando sus manos por su cintura y atrayéndolo a su cuerpo.
“Si siento lo mismo Junsu, lo he estado sintiendo hace tiempo…” le dijo, muy bajito, mientras refugiaba el rostro en su cuello. Estaba seguro que Junsu escucharía su corazón latiendo a mil por hora al haberle confesado también aquel furtivo sentimiento...
“Yunho” Junsu lanzó un suspiro, disfrutando la sensación de su respiración golpeándole en el cuello y dejándose envolver por su calor, involuntariamente apegándose más a su cuerpo. Esto provocó que su trasero se apegara justo a su entrepierna y Yunho lanzó una especie de gruñido ante el contacto, apretándolo con más fuerza.

“Oh, Junsu…no podemos hacer esto…” le dijo, pero a pesar de que sabía que tenía que alejarlo de su cuerpo antes de que…fuese tarde, no lo hizo.
“Lo sé” susurró, invadido por una especie de cosquilleo al sentirse tan presionado a su cuerpo. Yunho…también sentía lo mismo y ya nada le importaba, era…ahora o nunca así que jugaría una última carta. Abruptamente se dio vuelta, girando su cuerpo para quedar frente a él, las manos de Yunho nunca dejando su cintura.

“Pero…” Junsu lentamente comenzó a acercar su rostro al suyo, desesperado por volver a besarlo…
“Pero” Yunho le respondió y sus miradas volvieron a encontrarse, ambos contemplándose con intensidad mientras sus respiraciones comenzaban a fundirse.
“Esta noche, yo quiero…” Junsu se detuvo al sentir los labios de Yunho a centímetros de los suyos, su pesada respiración golpeándole con fuerza sobre su boca…
“¿Qué quieres, Junsu?” le preguntó, mirándolo fijamente a los ojos. Junsu pudo notar el voraz destello dorado que amenazaba con teñir todo su iris mientras continuaban mirándose. Aquellas eran unas profundas piscinas doradas y…Junsu estaba seguro que se ahogaría...

~o~
A/N: ¡Chan-chan! Si, las voy a dejar con el suspenso... ¿Caerán o no caerán? ¿Qué dice mi público? Jaja
~Koiko.

8 comentarios:

  1. haaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa estoy muriendo, definitivamente a ti te encanta dejarnos con la duda TT^TT
    cada vez muero mas, pobresitos yo quiero que de una vez por todas esten juntos y tranquilos, para que nadie los moleste, u.u
    grax por el capo, esperare al proximo ¬¬ para lograr saber que ocurrira
    XXDDD bye bye <3

    ResponderEliminar
  2. Te gusta matarnoooooos TT___TT No nos hagas sufrir así D:
    Que caigan que caigan que caigan *canta feliz y desesperada* asdasdasdasdasdasd
    Quiero morir con la conti ya *___* Vivo para estas contis xDDDD
    Necesitamos lemon, su adiós pasional asdasdasdasd *rueda por la cama*
    Esperaré por ver como continua, gracias por tu fic!! Me encantaa!! ^^

    ResponderEliminar
  3. Te gusta matarnoooooos TT___TT No nos hagas sufrir así D:
    Que caigan que caigan que caigan *canta feliz y desesperada* asdasdasdasdasdasd
    Quiero morir con la conti ya *___* Vivo para estas contis xDDDD
    Necesitamos lemon, su adiós pasional asdasdasdasd *rueda por la cama*
    Esperaré por ver como continua, gracias por tu fic!! Me encantaa!! ^^

    ResponderEliminar
  4. Te gusta matarnoooooos TT___TT No nos hagas sufrir así D:
    Que caigan que caigan que caigan *canta feliz y desesperada* asdasdasdasdasdasd
    Quiero morir con la conti ya *___* Vivo para estas contis xDDDD
    Necesitamos lemon, su adiós pasional asdasdasdasd *rueda por la cama*
    Esperaré por ver como continua, gracias por tu fic!! Me encantaa!! ^^

    ResponderEliminar
  5. Me muerooooo es que no pudo terminar asiiii noooo >.<
    quedé pero a full con a las ganas para seguir leyendo y paf! que corte de inspiración u.u tienen que caeer necesito que caigan! xD ansio ese lemon con la vida e____e por favooor no te demores en la actu que ahora si que me muero! @.@!!

    ResponderEliminar
  6. KAAAAAA YO TE MATOOOO!!!!!
    POR QUE ME DEJAS ASI DE FRUSTRADA!!?

    juro que si no hay accion en el proximo cap y vuelves a dejarme alborotada.. te maldecire para que se te acabe el papel higienico en baño XD

    ya en serio por fa quiero conti y pronto!!

    ResponderEliminar
  7. Mala ¬¬ Koiko mala!!!!! Noooooooooooooooo *se arranca los pelos*
    No pude dejar mi comentario en el anterior porque no me dejó blogger pero ahora sí y te diré lo siguiente: eres mala, te gusta hacernos sufrir y ahora me dejas agonizando hasta el capítulo siguiente >< Pero como sé que se viene lo bueno, te perdono y esperaré ^^
    Sigue escribiendo que tu fic es mi consuelo.

    PD: Mala ¬¬

    ResponderEliminar
  8. ah!!!!!!!!

    Autora malvada!!!!!

    Por que nos dejas en suspenso ah!!! por que hasta el proximo capo!!!!Men!!!!! chica haces mal por no hacer 2 capos siquiera es bueno el fico y lo sabes pero nah! nos dejas en mero suspenso waaa!!! y como siempre es super!!! el fico lo adoro ^ u ^ niña actualiza rapido kekekeke >.< yo digo que caeran

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD