Lonely Heart - Cap. 11

2 comentarios
POV Jaejoong

Libertad - Capitulo extra




Tres años después

Acomodo algunos de mis libros viejos en mi pequeña maleta. Escogí solo unos cuantos de mi colección ya que decidí dejar algunos aquí, en la biblioteca del orfanato, para que los siguientes jóvenes y niños que vengan, tengan con que entretenerse.

Hoy es el día de por fin irme de la casa hogar.

Las cosas han cambiado mucho en los últimos años, exactamente desde que lo conocí. Aprendí muchas cosas de él y lo más importante es que aprendí muchas cosas de mí mismo. Aprendí a valorarme, a ser más fuerte, a no dejarme derrotar y a quererme por como soy.

Me siento más a gusto con mi vida, y creo que estoy pasando por mi mejor momento. Del chico tímido e inseguro ya no queda casi nada. Bueno aun sigo siendo un poco callado con las personas nuevas, entre grandes multitudes, pero me refiero a que con el tiempo he logrado a hacer grandes amigos y a ser más sociable. Aprendí que las personas no son tan malas como creía que eran, que no me van a juzgar como soy, y que el muro que había entre la sociedad y yo, no era impuesto por ellos, era el muro que me ponía yo mismo, encerrándome en mi propio mundo.

Ahora hago más actividades y he descubierto que aparte de leer también tengo otros hobbies. Ahora me apunto a jugar a un partido de futbol, aunque no sepa ni jugar bien, ahora me arriesgo a hacer nuevas cosas, por solo atreverme a hacerlo y disfrutar algo nuevo cada día. Ya no tengo miedo y se siente tan liberador. Siento que puedo hacer cualquier cosa.

No voy a negar que al principio fue difícil cuando él se fue, ya que tenía miedo a relacionarme y a participar en las actividades con los otros chicos, pero con el tiempo me fui adaptando, ellos me fueron incluyendo en sus planes, teniéndome paciencia, y así conseguí dejar mi escudo y abrirme ante el mundo. Al comienzo, solo hacia lo que ellos quisieran hacer, así me agradara o no, pero luego yo fui proponiendo mis propios planes, y vi que ellos aceptaron gustosos. Me sentí tan tonto al pensar que ellos me rechazarían o se burlarían de mí.

Kyhyun y su pandilla nunca más me volvieron a molestar. Hace casi un año que se me declaro. Su confesión me descoloco totalmente ya que creía que él me odiaba a morir y que me detestaba desde lo más profundo de su ser. Fue un completo shock para mí. Y a pesar de que me rogo como un perro hambriento, yo no pude aceptarlo, porque mi corazón pertenece a otra persona. Desde ese día nunca más me volvió a dirigir la palabra, ni siquiera volvió a mirarme, no sé si por vergüenza por que lo rechace o por resentimiento por la misma razón. De todas maneras, da igual, ni siquiera lo aceptaría como amigo. No me gusta ser rencoroso, pero años de maltrato y acoso no se borran con un simple “te quiero”. Lo lamento por él.

Aunque muchas cosas, pensamientos y actitudes hayan cambiado de mi en estos últimos años, hay una cosa que se que nunca va a cambiar, y es mi amor por él. Por yunho.

Después de dejar el orfanato, se reunió con su familia y comenzó de nuevo a trabajar en el taller. Me presento a su madre y a su hermana, que son igual de maravillosos que él. “Su carisma es natural, viene de familia” fue lo primero que pensé al verlos. Es curioso, no son una familia ni de lejos perfecta pero a pesar de eso, yo la envidio. La envidio demasiado. Una familia un poco rara y disfuncional pero aun así, adorable. La que yo siempre quise tener.

Sus visitan no son tan frecuentes como me hubiese gustado, ya que siempre tiene algunas obligaciones que cumplir y la mayoría del tiempo se encuentra ocupado. Sin embargo, todas las semanas siempre me sorprende enviándome un regalo nuevo (que casi siempre son libros) dándome garantía que no se ha olvidado de mi, que no me piensa menos. Además, tal como lo prometió y pese a mis negaciones, me compro un celular con el que nos mantenemos informados incluso en las épocas donde casi no se presenta.

A veces me siento mal por eso, así que trato también de enviarle cosas, en su mayoría cartas, para sentir que también aporto en esta relación.

Hace un mes fue mi cumpleaños número 18, uno de los más felices y divertidos que haya tenido en mi vida. Todas las personas de la casa hogar me felicitaron y me hicieron una gran reunión en mi honor, algo que siempre había deseado. Yunho no se presento durante casi todo el día, lo que me tenía muy triste y muy enojado con él, pero sorpresivamente hacia el final del día, ya cuando había perdido mis esperanzas de verlo en esa fecha tan especial, apareció y me secuestro llevándome a un lugar muy especial. Fue entonces la primera vez que conocí el mar. Gastándose sus ahorros de casi un año, reunió el dinero suficiente para llevarme a la isla de jeju. Yo me sentía tan culpable por hacer que se gastara todo eso en mí, pero al ver la majestuosidad del paisaje, opte por callarme y disfrutar. Decidí entonces que quería vivir junto al mar, junto a yunho. Siempre con yunho.

- Toc. Toc. ¡Hey, sal! ¡Ya está afuera! – toca la puerta uno de los chicos, arrastrándome lejos de mis pensamientos.

No me di cuenta que ya se estaba haciendo tarde.

Empacando a toda prisa mis últimas pertenencias, me dispongo a salir de mi habitación pero me detengo por un momento.

Estoy por dejar atrás una gran parte de mi vida, el lugar de mi infancia y de mi adolescencia. El lugar que me trajo tantas desdichas, pero en donde también encontré la mayor felicidad. A pesar de que en el pasado siempre me encontraba maldiciendo al orfanato y a sus ocupantes, hoy en día no puedo evitar sentir un poco de nostalgia al irme finalmente. Durante mi niñez y mi adolescencia fue un sitio tan vacio para mí, un sitio de donde quería escapar, un sitio que solo me hacía sentir infeliz. Pero luego, toda esa tristeza fue cambiando, todo mi miedo fue desapareciendo, y comprendí que lo importante no es el sitio en donde estés, sino las personas que se encuentran en ese sitio contigo.

No sé porque pero de algún modo siento agradecimiento por este orfanato, no solo porque fue mi hogar durante 18 años, sino porque también fue el lugar en donde lo conocí. Si no hubiera estado aquí, probablemente nunca lo hubiera conocido. Si no hubiera vivido esta vida aquí. Tal vez hubiera vivido otra vida en algún otro lugar muy lejos de aquí, pero entonces eso significaría que nunca hubiera tenido la oportunidad de conocerlo y tan solo de pensar en una vida sin él, me hace sentirme agradecido de pasar todo ese sufrimiento aquí. Si no hubiera pasado por toda esa tristeza, nunca habría experimentado la gran felicidad que llego después. Así es de importante para mí, Yunho, así eres de importante para mí.

Toc. Toc. Vuelven a tocar a mi puerta. Dios, siempre tengo este mal hábito de quedarme sumergido en mis pensamientos.

Agarrando mi maleta y dándole un último adiós a mi habitación, salgo por la puerta, despidiéndome de todos los chicos que han venido a despedirse. Le digo adiós al pasillo, al baño, a la biblioteca, al comedor, al patio central, a la sala, a la cocina, al jardín, a todos esos lugares en donde crecí y viví.

Llego por fin al último lugar, la puerta principal, donde hay un joven alto, moreno y bien parecido mirando por una de las ventanas, completamente ajeno a mi llegada.

- ¡Hey! – le grito alegremente haciendo que se voltee.

Efectivamente lo hace, esbozando una gran sonrisa deslumbrante cuando me ve a unos pocos metros delante suyo. Yunho se ve tan apuesto, definitivamente los años le sientan muy bien, ya que ha dejado su cara de niño, para convertirse en todo un joven.

- Hey – repite.

Jamás pensé encontrar una familia. Ya había perdido las esperanzas hace mucho tiempo. Pero ahora al verlo ahí, esperando por mí en los últimos segundos de esta etapa de mi vida, entiendo que la familia no siempre está conformada de la misma manera, no siempre se trata de un papa o de una mama, o de personas que compartan la misma sangre. La familia son aquellas personas las cuales te acompañan incluso en los momentos más duros, que te aman, se preocupan por ti y lo más importante, en donde puedes ser tu mismo…..tal como me lo había dicho “alguien” hace unos años atrás. Argg Yunho a veces me molesta que siempre tengas la razón.

Extiende su mano hacia mí como si me invitara a la siguiente fase de mi vida, una mejor. Me acerco hacia él y tomo su mano, emocionado por lo que vendrá de ahora en adelante.

- Tu eres mi familia, Yunho.

Le digo y el voltea, frunciendo el ceño, luciendo notoriamente confundido por lo que acabo de decir. Yo solo rio sin molestarme a aclararle, caminando junto a él hacia la salida. Siempre junto a él. A un futuro incierto en donde la soledad no tendrá cabida, consiguiendo la libertad que de alguna manera siempre desee, no solo la física, sino también la mental y la emocional, la de dejar a mi espíritu libre sin dejar que este me cierre nunca más.

..

2 comentarios:

  1. fue hermoso ToT
    Me la lei toda y me encantó. Jae Joong sufrio mucho pero cambio para bien cuando YunHo llegó a su vida :')

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8/06/2014

    Q lindo final la verdad no pare asta q acabe te felizito estuvo muy buena e interesante !! Yunho fue un amor ayudando a jae y al final se enamoro d el y jae se dejo ayudar y igual termino enamorado !! *** me encanto la forma en q yunho encaro a ky (gey reprimido ) eso me dio tanto gusto... todo estuvo genial de prinsipio a fin ...... Fighting !!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD