Why / Empty- Capitulo 2 (Vol. II)

5 comentarios
"Cosas incompletas" (Vol. II)

(Nota de Autor: Muchas gracias Hanajima-san *abraza* y Lemones YunJae FuJoshi siempre por vuestros comentarios♥; y a los que hacéis un tiempo para leer y/o comentar *llora*, a pesar de todo (esta muy loco este fic, lo reconozco lol) Espero que lleguemos juntos al final, si así lo queréis… Eso me haría muy feliz.*-* Escribo esta molesta nota al comienzo del capitulo para, además de agradecer, avisar de un nuevo personaje (de TVXQ) en la historia (para que no resulte extraño LOL). Changmin realiza stage de rock en algunos de los conciertos con TVXQ o SM, y me intereso que Jaejoong (ahora también estrella de este genero en el fanfic) tuviese un compañero, pensé que Changmin sería perfecto como amigo de profesión y lo añadí, aunque en un principio sólo hace su presentación, y seguramente será un personaje segundario…¡cuidaros!~)


Después de todo lo que había pasado en ese día, la noche parecía ser una bendición.
(Jaejoong se había reencontrado con Yunho en el ensayo de la mañana, y aquello le había perseguido en la memoria. Incluso entrada la noche fue incapaz de dejar de pensar en ese encuentro...)

Las luces de colores azulados parecían comenzar a rodear la pista de baile de aquel club, pero Jaejoong estaba demasiado hundido en su copa para ver más allá de ella. Sentado, sobre uno de aquellos sofás envueltos en cuero negro, parecía celebrar algo que ni tan siquiera él recordaba... Sus amigos de conocidos nombres, aquellos que había conocido a lo largo de su carrera durante ese tiempo, se pusieron a charlar y debatir con entusiasmo a su alrededor. Era todo lo que había deseado, en cambio, ahora no parecía tan importante...

Jaejoong dio un trago más al líquido transparente y frio de su gruesa copa de cristal. El hielo que había en el interior de aquella bebida no era nada eficaz, y un extraño calor ardía en su garganta. Pero a Jaejoong le encantaba esa sensación agria, y ahora incluso más que antes.
Imágenes de su pasado parecían inundar de nuevo sus pensamientos por la llegada de Yunho, y todas esas imágenes que aparecían en su memoria eran desagradables... Debía reconocer que los únicos momentos de agradable y extraña amistad que lograba recordaba de aquel entonces eran junto a Yunho. Pero tampoco quería rememorar aquello. Cuán difícil era olvidar todo… Yunho siempre había sido bondadoso, no había ninguna razón para despreciarle, pero… él también formaba parte del pasado que quería dejar de lado.

— ¡Jaejoong! Mañana comienza tu Tour ¡Por qué no te animas! — intentó levantar la moral uno de sus amigos, mientras el lugar de lujosa escenografía formaba en Jaejoong una estampa desolada (casi de video musical). Él vestía con un estilo moderno y juvenil repleto de calaveras siniestras que parecían mostrar un rostro más alegre que el suyo.

— ¿Cómo logre ser cantante? —preguntó Jaejoong de pronto, con voz apenada.
Había logrado escapar del pasado, pero, nunca pensó (tanto como ahora) en lo que había hecho para lograrlo. Con el regreso de Yunho en su vida, quizás el remordimiento apareció.

— ¿No es obvio? ¡Eres un genio, Jaejoong! —exclamó uno de los presentes, contestando a su pregunta, entre la música y murmullos elevados del lugar.

— No lo creo… — Jaejoong lo negó mientras suspiraba pesadamente al tomar de nuevo un trago. ¿Un “genio”? Quizás había sido muy inteligente a la hora de salir de todo su pasado, y engañar a los demás, conseguirlo era propio de un “genio”, pues pocas personas daban la espalda a su pasado tan bien como lo había hecho Jaejoong.

— Te dicen que eres un genio, y contestas: “No lo creo” ¿Desde cuándo eres modesto, Jaejoong? — se sorprendió Changmin, uno de los amigos presentes, riendo de modo diabólico. Conociendo en todo aquel tiempo a Jaejoong, como compañero de profesión, sabía que la modestia no era quizás una de sus mejores virtudes — ¿No crees que bebiste demasiado? —

— Él tiene una gran tolerancia — le tranquilizo otro, mientras palmeaba la espalda de Jaejoong. — ¿Por qué no hemos invitado a alguien que suba tu moral? —
Aunque aquel ajetreado y elegante club tenía una gran variedad de personas danzando por la pista, o simplemente disfrutando de forma privada, Jaejoong no parecía tan audaz y espontaneo como en otras ocasiones, quizás porque estaba deprimido y ebrio en exceso...


— ¿Quién es ese tipo que se está acercando? — se escuchó de pronto entre el grupo.

Jaejoong levantó la vista al escuchar aquella intrigante pregunta. Entre las luces de suaves colores podía ver la figura de un chico aproximándose. Se trataba de Yunho, con aquella silueta enfundada en un traje informal y perfecto, diferente a cuando le vio por la mañana (con aquella ropa deportiva durante el ensayo…) — Parece que te hace señas a ti, Jaejoong — era verdad, Yunho comenzaba a mover aquella mano que parecía estar diciendo sutilmente “ven”. — ¿Le conoces? ¡Woh! — parecían sorprendidos por la intromisión de aquel desconocido.

Jaejoong sintió que aquello era una broma. De nuevo su estomago se movía de forma extraña y no sabia si la visión de Yunho en aquel club era real o producto de la reciente embriaguez...

¿Cómo sabia que estaría allá? Jaejoong pensó que seguramente él logró entrar en un lugar como ese por su espectacular imagen (ya que no era un lugar donde pudiese entrar cualquiera).

— Ahora regreso… — Jaejoong se levantó, y se acerco de modo indeciso a Yunho.
Los tragos que había tomado eran más de los que había previsto…, y a pesar de ser bastante tolerante y resistente al alcohol, Jaejoong pareció vacilar al caminar con sus delgadas piernas.

Yunho comenzó a andar entre la gente del local, y Jaejoong le siguió como si persiguiese al conejo blanco del cuento, hasta que ambos se encontraron en la zona más desolada y triste de aquel poco modesto club. Donde el alejado sonido, la fiesta y la diversión parecían no tocar aquel sitio en el que Yunho se detuvo de pronto.


— ¿Ahora me persigues? ¿Qué clase de perturbado eres, Yunho? — preguntó directamente.

(Yunho obtuvo aquella pequeña información aquel mismo día, al hablar con alguien del personal de Jaejoong. Parecía que realizaba esas fiestas con sus amigos muy a menudo, por lo que no fue difícil averiguar ese dato...)

— Parecías tan sorprendido al reencontrarte conmigo hoy, que fuimos incapaces de hablar — su voz directa, tanto como su mirada, sorprendieron  a Jaejoong. Yunho siempre había sido un chico con mirada sombría, pero quizás la edad habían logrado que los rasgados ojos de Yunho se volvieran más intensos bajo la tenue luz del club: — Tengo que trabajar contigo pero… no sé como hacerlo — Yunho continuó hablando mientras encogía sus grandes hombros.— Quiero solucionar contigo las cosas del pasado —

— ¿Trabajar juntos? Tú sólo estarás detrás de mí. — Jaejoong sonrió burlón como respuesta— ¿Has venido hasta aquí sólo por eso? ¡Oh! No me digas… qué sigues enamorado de mí, como en aquel tiempo — aquella frase de forma insolente sólo confirmaban que estaba ebrio.

— No —contestó Yunho, frente a él. Jaejoong se vio ofendió por la respuesta. — Cuando te fuiste… yo era joven, pero recuerdo que tu olor de esa noche estuvo en mi habitación y cama durante los siguientes días... Fue complicado, por qué confieso me gustabas mucho. —cambió su cara al recordar aquel tiempo —  Cuando supe que te habías ido, y leí tu mensaje, no lo entendía. Aunque pensé: “esta bien, si él es capaz de lograr sus metas solo. Pero ¿Por qué no se despidió de mí? ¿Por qué todo tan rápido?” Cuando llegue a mi casa, en aquel entonces, encontré la respuesta. ¡Me sentí realmente humillado! Y me pregunte cuándo te volvería a encontrar. — sus cejas gruesas, como en el pasado, se fruncieron y sus ojos se volvieron finas rayas mostrándose molesto — Pasado un tiempo te vi en las televisiones de todo el país, tus imágenes por todas partes. Sí, tus sueños cumplidos, pero ¿de que forma lo hiciste? Me robaste, y nunca te sientes culpable… —

Escuchar todo aquel discurso hizo que el alcohol que Jaejoong había ingerido hirviera bajo su piel— Fuiste tú el que me animó a seguir con mis sueños. — Jaejoong le señaló con el dedo — Incluso subrayaste que pusiera mis sueños ante todo y todos — le recordó.

— ¿Y de qué me sirvió animarte? Fui el único que te animó a salir de todo en lo que estabas metido. ¿Acaso olvidaste esa parte de ti? — La conversación en aquella esquina se calentó, parecía que el pasado de pronto se mezclaba con el presente, y Yunho se vio furioso al recordar la traición de Jaejoong.

— Ahora tú también haces lo que querías, y eres lo que deseabas ¿verdad?. No veo el problema de mis acciones pasadas. — Jaejoong continúo defendiéndose. —  Pero no te preocupes, si el problema es el dinero ahora tengo tanto que no es un problema devolverte lo “poco” que te tome prestado ese día. — del bolsillo de sus ajustados pantalones saco su billetero, y de el unas tarjetas de crédito a la vez en la que sus mejillas enrojecían — ¿Acaso sigues llorando como un niño por haber sido regañado por tus padres cuando vieron que no estaba el dinero? Ahora eres todo un hombre, Yunho-ah. No deberías seguir lloriqueando — le ofreció aquellas tarjetas.

— Estás ebrio — Yunho extendió su mano y las negó.

— No lo estoy… — (sí, lo estaba). — Toma tu maldito dinero. — insistió, a la vez en la que agregaba junto a las tarjetas unos billetes. Yunho quedo impresionado por toda esa acción — ¡No te sorprendas!, ¡también tengo muchos amigos! — matizó señalando a lo lejos aquella zona en la festejaba con sus acompañantes. En el pasado aquello era impensable, y solamente había tenido a Yunho como apoyo, además de que aquel montón de dinero solo lo había visto en sueños.  — Tengo la vida que quería, pero… no fue gracias a tu dinero.  —  continuó — Todo lo que tengo es gracias a mi esfuerzo. Tampoco tengo la culpa de que fueses tan jodidamente bueno con todos. —  farfulló mientras miraba intensamente a Yunho con sus grandes ojos achispados  por el alcohol: —  Bajo esa mirada dura que tienes, aún tienes esa misma cara de ser extremadamente bondadoso, Yunho. — (Estaba muy equivocado al decir aquello… Yunho había aprendido de sus errores y había crecido de ellos.)

Jaejoong quería entregarle todo aquel dinero (que no se había detenido a contar), pero de pronto pareció arrepentirse: — No debería devolverte el dinero que técnicamente gane con mi esfuerzo  —  la piel pálida y rosada de Jaejoong brillo entre la penumbra del club, y por un momento a Yunho le pareció ver a aquel mismo chico pelinegro, humilde y desvergonzado de antes — ¿Quién crees que se subió encima de ti aquella noche? — espetó haciéndole recordar — Fui yo el que se subió sobre tus caderas, y parecía que en ese momento tú lo disfrutabas bastante, imposible olvidar tu cara cuando yo caía sobre ti... —

La mano se estrelló sobre la mejilla de Jaejoong sonando como un chasquido.

Yunho le había abofeteado intuitivamente tras escucharle. Era incapaz de entender cómo Jaejoong hablaba tan libremente sobre aquello, y se sintió herido al escucharle hablar de ese modo despectivo (a pesar de su ebriedad).

Sintió su pecho tan herido que no pudo evitar golpearle, incluso mantener su rostro ofuscado y serio tras hacerlo...

Nada en aquel lugar era silencioso, la música había continuado, y las luces no habían parado, pero para ambos, después de aquel golpe, les pareció el sitio más silencioso del mundo...

Jaejoong llevó la mano a su palpitante mejilla y miró a Yunho con sorpresa.

— No fue así…— Yunho habló con una expresión serena, cerró sus ojos durante unos segundos donde la música parecía más lejana. Los abrió de nuevo y observó a Jaejoong paralizado, con ojos ‘multicolor’ ebrios y grandes  — Sigues siendo igual que ese maldito crio que me traiciono, incluso diría que ahora eres peor. No quiero el dinero que robaste a mi familia. Una palabra de disculpa hubiese estado bien. Era lo único que buscaba. Tenía curiosidad por tu “yo” de ahora, saber que pasó después de la última vez que nos vimos, yo recuerdo esa última noche de otra manera, no como si fuese uno más, y acepte este trabajo con la intención de redescubrirte. Pero ya que tú tienes razón…, y ganaste mi dinero de forma “digna” — la última palabra salió con ironía — puedes quedártelo. Pero esto no quedara así Jaejoong... — dio unos pasos hacia atrás— Me da igual lo importante que eres para el resto del mundo. Yo sé todo lo que fuiste, y lo que eres ahora en realidad. ¡Enhorabuena por tu carrera, Jaejoong-ah! — le felicitó por último mientras le daba la espalda y se alejaba.

— ¡Maldito seas! — exclamó Jaejoong mordiéndose el labio:  — En el pasado no me hubiese abofeteado, incluso eras capaz de pelearte por mi ¿Lo recuerdas?. —pero su voz no llegaba a Yunho, quien se había vuelto a perder entre las personas.




~~~~~~~


Jaejoong regresó al espacio privado, donde sus amigos le aguardaban mientras conversaban entre ellos. Jaejoong llegó y dejó su billetero sobre la moderna mesa de cristal, donde las tarjetas y los billetes habían sido metidos de forma desordenada. Tomo directamente la botella de soju que había sobre esa misma mesa, y le dio un leve  trago, con el que todos quedaron boquiabiertos.

— ¿Hyung? ¿Estás bien? ¿Ese tipo de antes te trajo problemas? — le preguntó Changmin con extrema preocupación. Changmin se trataba de un chico pocos años más joven que él, alto y audaz que había actuado junto a Jaejoong en numerosas ocasiones. Era normal que se preocupase por él.

— No — contestó mientras se dejaba caer de nuevo sobre el asiento de cuero — Es como un maldito fantasma del pasado — musitó para sí mismo, sintiendo en su estomago el efecto  repulsivo de aquella bebida.

— ¿Quieres que te llevemos a casa? — Jaejoong escuchó esa pregunta, pero no prestó atención a quien se la realizaba, simplemente negó con la cabeza.

Estaba cansado, y su mente alcoholizada sólo podía pensar en aquella extraña despedida de Yunho minutos antes, y la frase “Esto no quedara así, Jaejoong... “parecía resonar en su mente.

 <<. Él es cosa del pasado .>> se repitió Jaejoong una y otra vez, pero se percató que desde su posición podía observar a Yunho de nuevo. ¡Él no se había marchado del club!, (resultaba imposible dejarlo en el pasado, si no hacia mas que aparecer en el presente).

Yunho se había sentado en la barra donde servían aquellas “deliciosas” bebidas, que seguramente habría pedido.  Jaejoong le observó desde la lejanía, y el moreno parecía desconocer que estaba siendo observado, pues seguía arrellanándose sobre el taburete.

A Jaejoong le dolía la mejilla, y aún podía sentir aquella palma de la mano sobre ella. Sin darse cuenta se llevó otro trago a los labios observando a Yunho, y con impresión miró como una mujer se acercaba a éste. Ella era bastante común, lo que más resaltaba de su ficticia belleza era su delgado cuerpo apretado en un traje de fiesta. No era nada extraño que una mujer se acercase a una persona tan radiante como Yunho, quizás lo más extraño de todo era como él la recibía, con cierta confianza. Desde su posición Jaejoong  observó como el moreno la invitaba  a sentase en el asiento de su lado, e incluso pudo ver como desplazaba su vaso en la barra para dárselo a ella.

¿Qué diablos era esa sonrisa? Jaejoong podía ver esos dientes blancos desde su asiento, y debía reconocer que esa era una sonrisa extremadamente cautivadora...

Jaejoong dio un largo trago más a su copa, y volvió a llenarla rápidamente.

— Jaejoong — Changmin removió su hombro — Si no bebes por diversión deja de ser divertido… — pero Jaejoong no podía dejar de mirar aquella irritante situación, y ahora ese maldito club le estaba ahogando.

— ¡Uff! — bufó dejando escapar un largo suspiro — Me largo de aquí — añadió levantándose torpemente, y su cuerpo se balanceó. Todos le miraron preocupados.

“— Jaejoong, hoy estas muy extraño —“ escuchó decir, pero ya todo estaba en un segundo plano. Nada importaba. Lo tenia todo, entonces... ¿Por qué Yunho había removido aquel sentimiento de vacio en él? De pronto, le parecía no tener nada.


Se puso las lentes oscuras, que sólo avivaban su belleza, y caminó queriendo encontrar la salida, pero su debilitado cuerpo se derrumbo en un tropiezo de lo más lamentoso.

Jaejoong acabó con su frente y rodillas en el suelo de la pista, y parecía incapaz de moverse de allí. De entre sus labios urgió un hilo cobrizo y ocre que anuncia lo inevitable...



~~~~~~~



Yunho,  sentado frente a la barra, no deseaba ninguna compañía… pero era incapaz de ser descortés. A su lado aquella chica comenzó reír, pero él no tenia ganas de sonreír, no después de la conversación con Jaejoong...  Miró a su alrededor, y echo su vista a aquella pista repleta de personas desconsideradas que no prestaban atención a su alrededor, en realidad, era una suerte que todos ellos ignorasen aquella lamentable escena de aquel chico que se presentaba arrodillado sobre el suelo. Escena que ahora Yunho presenciaba disgustado. <<. Si comienzo a ayudarte como en el pasado, comenzare a ser ingenuo de nuevo .>> pensó.


~~~~~~~


Las luces rodeaban su visión oscura. Jaejoong sentía que iba a desplomarse definitivamente sobre el suelo, pero alguien sostuvo su cabeza asiéndolo de la frente, despejándole el corto cabello del rostro.

Todo su rostro ardía, y las nauseas le había hecho flaquear.

— ¡Ah! —  escuchó aquella exclamación de sorpresa. — ¿Ya no te importa tu imagen? —dijo mientras lo alzaba, hasta que Jaejoong quedó en pie.

— Yunho… — susurró. Jaejoong era incapaz de reaccionar o hacer algo más, y tampoco podía advertir quien era aquella persona que le había socorrido, ya que después se derrumbó de nuevo en un fuerte sopor; y la mañana no parecía presentarse mejor… pero si… inesperada …

5 comentarios:

  1. Anónimo12/25/2013

    Hola Himenie;

    Vaya, una actualización más antes de que termine el año! ¿Es el regalo de fin de año? Gracias por eso *_*.

    Vaya, esta reunión tocó muy con la Jae, ¿no?
    Admito que tenía miedo a las palabras de Yunho y espero que al menos ha estado ayudando a Jaejoong Changmin, después de todo, sería menos problemático.

    Ya estoy ansiosa por el siguiente capítulo ^_-.

    Un abrazo y matta ne.
    Hanajima-san.

    ResponderEliminar
  2. Jaejoong no cambia
    Necesita hacerlo, pero creo que los golpes de la vida lo haran hacerlo. Bueno, yunho aparecio para desordenar su vida sin que lo tuviera previsto.
    Y ahora como podran llevar la cosa en paz si se recuerdan de el pasado?

    ResponderEliminar
  3. Ohhhh actualiza mas seguido!!!! ^O^
    Esta super interesante.eso yuni demuestrale que ya no eres el niño ingenuo de antes.una preguntita,yuni es solo un bailarin? Digo puede ser mas que eso no .como coreografo del tur de jae,pos digo no n_n` ,gracias x la actu!!!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1/05/2014

    ME ENCANTA ESTA EMOCIONANTE JAE DEBISTE DISCULPARTE CON YUNHO OPPA HAY NO ESTA BUENISIMO ESPERO CON UCHA PASIENCIA TU ACTUALIZACION AHHH JAE MUERE DE CELOS JAJAJAJ DESPUES DE LO QUE LE DIJO A YUNHO HUY ESTA GRAVE EL LIO JAJAJ TE AMO QUERIDA ESCRITORA ERES GENIAL

    ResponderEliminar
  5. kyaaaaaa AMO tu fic ♥ me encanta la trama, el 1º volumen te quedo Buenisimoo, Bello, Emocionante kyaaaa!!! Como esta comenzando el 2º ni que decir *O* JJ no podra olvidarse de YH tan fácilmente como esta pensando xD
    Gracias por compartir esta historia ^^

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD