Man i was so wasted- Capitulo 6 Final.

10 comentarios

Capítulo 6: “El fin”


Yunho fue todo lo que pensé esa noche, soñé con él, quería abrazarlo y estar a su lado. Lo llamé pero no contestó ni una vez y cuando faltó a la escuela por dos semanas me volví loco; Yoochun me ayudó luego de que le conté todo, me entendió. Me dijo que le diera tiempo y se lo di, yo solo quería saber si Yunho estaba bien.

Al empezar la tercera semana fue a la escuela. Cuando lo vi tuve que morder el interior de mi boca para no ir corriendo hacia él y abrazarlo. Pero no pude contenerme más, cuando lo vi caminando por el pasillo cabizbajo. Él nunca había sido así, ya no tenía esa alegría, tampoco le sonreía a los que pasaban o chocaba manos o hablaba con ellos deslumbrándolos con su sonrisa. Parecía que había perdido las ganas de sonreír y divertirse, de sentir felicidad. 

Antes de comenzar última clase del día, me acerqué a él mientras sacaba algo de su casillero. ‘Hola Yunho’, levantó la mirada y rápidamente la desvió de mí. ‘¿Qué quieres?’ me preguntó mientras sacaba sus libros. Sentí como si me acuchillaran, su tono de voz era tan frío. 

‘¿Qué pasa? ¿Estás bien?’ pregunté. Cerró el casillero de un golpe y me fulminó con la mirada, ‘Estoy bien. ¿Algo más?’, su tono frío y su mirada sin vida me lastimaban. Y me dolió más cuando continué tragándome mi orgullo y mirándolo. 

‘¿De verdad estás bien?’ sus ojos echaron chispas. 

‘si, ¿no lo ves?’ 

Negué con mi cabeza y murmuré ‘No, estoy hablando en serio’, él suspiró y me miró. ‘Jae’, desvió la mirada y supe lo que se venía pero igual me tomó por sorpresa. ‘Terminamos’, tragué saliva y le pregunté suavemente. 

‘¿Desde cuándo?’, puso sus libros bajo el brazo y dijo ‘Desde hace dos semanas’, y cuando se dio la vuelta y se alejó yo no lloré pidiendo que se quedara. Lo dejé irse. Pasé el nudo que tenía en la garganta y seguí mi camino a clase, pero en el momento que llegué a la puerta del salón tuve que ir corriendo al baño, me choqué con algunas personas, tenía que vomitar y las lágrimas corrían por mis mejillas aunque me hubiese prometido no llorar. ¡Dolía demasiado! 

Yo había esperado eso, el amor de Yunho no era fuerte, al menos no tan fuerte como el mío. Yo hubiera vivido por él, yo moriría por muchos pero no viviría por ellos. Por él le hubiera admitido al mundo que era gay, si con eso pudiera estar a su lado para siempre. Pero no, Yunho era un cobarde, además no sabía si me amaba en ese momento. Yo sabía que lo quería a mi lado y lo amaba, pero ¿él sabía eso? 

Vomité en el baño, me quedé en el cubículo llorando hasta que oí la voz de Yoochun. ‘¿Puedo entrar Jae?’ preguntó suavemente mientras tocaba la puerta del cubículo. 

Me levanté, jalé la palanca y lo dejé entrar. Él entró, le puso el pestillo a la puerta y simplemente me envolvió en un abrazo, yo no tenía necesidad de decirle algo porque él sabía lo que había pasado, él solo lo sabía y todo lo que yo quería en ese momento era que alguien me abrazara y reconfortara porque el amor de mi vida acababa de rechazarme, de darme la espalda. 


Aun así no me rendí, porque lo quería y sabía que si me rendía luego me arrepentiría. Seguí tratando de hablar con él, cambió su número, me gritaba que lo deje en paz y que dejara de seguirlo. Pero yo no podía detenerme, lo quería demasiado, hubiera muerto por él si me lo hubiese pedido. Finalmente me detuve, simplemente me detuve y tuve una crisis nerviosa, fui al hospital porque no estaba comiendo. Todo lo que hacía era fumar, tomar y drogarme; estaba loco, no quería afrontar la realidad. ¡Solo lo quería a él!


Luego hablé con mi madre, ella me hizo confesar todo, me reconfortó y me dijo que dejara de ir atrás de él. Incluso aunque Yunho me amara, era un cobarde y débil, porque si de verdad sintiera amor por mí hubiera ido en contra de su padre por mí, pero no lo hizo. Dolía escucharla decir lo que yo ya sabía, luego de llorar y quedarme en casa por un tiempo tuve que regresar a la escuela, y toda la semana me la pasé dando exámenes de recuperación. 


Y antes de que me diera cuenta ya tenía que invitar a alguien al baile de promoción. Iba a ser un jueves y el domingo sería nuestra graduación. Nuestra relación había terminado y no había nada que yo pudiera hacer al respecto, y no debía hacer nada tampoco, eso fue lo que dijo mi madre. 


Cada vez que lo veía dolía y sentía ganas de llorar, pero me contenía. La atmósfera festiva me ayudo bastante y rápidamente llegó el día. Invité a Sungyul al baile y Yoochun llevó a JiNa, esa noche nos subimos a la limosina y fuimos a recoger primero a mi pareja y luego a la de Yoochun, bebimos champaña y nos tomamos fotos mientras íbamos de camino al colegio. 


Cuando llegamos, entramos y empezamos a bailar. Me sentía muy animado, hubiera podido hacer cualquier cosa. Ni siquiera lo busqué y me aseguré de mantener mis ojos concentrados para no verlo; bailé con cada chica que me lo pidió y también con mi pareja. 


Bailaba la mitad de una canción con una chica y luego el resto con otra. Los chicos se reían de mí por eso, no maliciosamente sino de forma alegre. Bailé una canción lenta con mi pareja y luego otra con una chica diferente, finalmente cuando estuve sin aliento la tome de la mano y fuimos por algo de beber. Ahí fue cuando lo vi, se veía atractivo con su esmoquin negro, abrazaba a su novia mientras se besaban. Sus labios estaban pegados, la chica con la que yo estaba puso los ojos en blanco y le dio un toque a Yunho en el hombro; mientras tanto yo cogí dos bebidas. Me sentía entumecido, no herido, por primera vez me sentía libre de eso.


Dándole un sorbo a mi bebida, sostuve la de ella mientras los veía. Yunho gruñó y separó sus labios de los de su novia, ambos se quedaron mirando a la chica con la que había bailado. ’ Siento “interrumpir”, pero me encantaría beber algo sin tener que vomitar, así que si no les importa ¿podrían buscar un baño o algo en otro lado?’. La forma en que lo dijo sonaba a que los estaba insultando a los dos. 


‘¿Disculpa?’, ella puso los ojos en blanco al ver a la novia de Yunho, y él me vio. Nuestros ojos se encontraron y mantuvimos fila la mirada, alcé mis cejas y las bajé. Luego le di una pequeña sonrisa, creo que él estaba sorprendido porque rápidamente desvió la mirada de mí y la fijó en las dos chicas que estaban discutiendo acaloradamente. 


Decidí que ya había sido suficiente, la tomé del brazo y le dije ‘Vamos’, le sonreí y le di su bebida; ella me sonrió y les dio a Yunho y a su novia una mirada de desprecio y murmuró un insulto; la novia de Yunho se quedó mirándonos mientras nos alejábamos. 


Bailé con ella un poco más y luego fui por mi pareja. Ella y yo hablamos mientras bailábamos, nos divertimos mucho hasta que tuvimos que detenernos para que anunciaran a la reina y al rey. Yo ya sabía quienes ganarían, era obvio, cuando dijeron que el rey era Yunho, aplaudí; yo también había votado por él. 


Él dio un pequeño discurso, que iba maso menos así ‘Gracias, bueno yo esperaba ganar pero no sabía que lo haría. ¡La noche es nuestra! ¡Diviértanse!’ gritó y dejó que el locutor volviera al podio. 


Cuando dijo que era hora de escoger a la reina todos miraron a la novia de Yunho. Pero yo no sabía si era una broma de mal gusto o una pesadilla cuando dijeron mi nombre y el locutor sonrió y dijo con voz temblorosa ‘Supongo que no es una reina sino más bien un rey’, los ojos de Yunho estaban desorbitados y luego se fijaron en los míos. Sentí ganas de vomitar, volé al baño con mis manos sobre mi boca. Quien sea que planeó eso, era la peor persona en el planeta. 


Quería morir, Yoochun y mi pareja corrieron atrás de mí. Luego de vomitar llamé a casa y le dije a mi hermano y a mi pareja que se diviertan en lo que quedaba de fiesta. Tuve que forzarlos prácticamente a que siguieran mis palabras. Cuando mis padres llegaron a recogerme, mi madre simplemente corrió hacia mí y me abrazó, me estrujó mientras murmuraba que todo estaría bien. Cuando llegué a casa, luego de cambiarme, me dio una taza de leche caliente y se sentó a mi lado en la sala mientras mirábamos TV, no me hizo ninguna pregunta pero igual le conté todo. 


Mi padre se sorprendió de que fuera gay, pero no me dio la espalda. En cambio me abrazó y me dijo que estaba bien, que quien sea que haya hecho esa broma la pagaría; ellos irían a quejarse al día siguiente, yo negué con la cabeza y les dije no. 


Mi madre dijo que no debería avergonzarme, lo que habían hecho era cruel y de mal gusto, pero yo les dije que no pasaba nada. No pude dormir esa noche, todo el mundo me mandó mensajes pidiendo disculpas y confesándome que ellos habían votado pero no era con la intención de herirme, me dijeron que yo era tan amable y dulce. ¡Puras mentiras! Me habían herido, realmente mal y lloré por todo eso, mi amor perdido, Yunho y su novia besándose frente a mí y todo lo demás. 


Esa noche dejé todo salir y al día siguiente estaba listo para ir a la escuela, pero mis padres dijeron que no. Yo no fui en contra de sus palabras, Yoochun también se quedó ya que había llegado bastante tarde de la fiesta; me hubiera gustado poder quedarme en la fiesta, pero con todo lo que pasó supongo que estuvo bien. 


Todos, toda mi familia por ambos lados y la de Yoochun fueron a la graduación, por lo cual mi fin de semana estuvo lleno de risas, juegos y cosas de ese tipo. Me levanté temprano el día de la graduación y manejé a la escuela junto a Yoochun. 


Cuando llegamos, abracé a algunos chicos que estaban llorando y conversé con otros antes de que la ceremonia empezara. Los nervios me comían desde adentro y no podía concentrarme, mucho menos pensar en Yunho. Choqué con él y me disculpé sin darme cuenta propiamente que era él hasta que me alejé caminando. 


Durante toda la ceremonia estuve mordiendo mis labios hasta que fue mi turno de ponerme de pie. Rezaba para no vomitar o tropezar, ¡yo realmente era un manojo de nervios! Luego de aceptar mi diploma y bajar del estrado, me senté y agradecí a dios no haber hecho nada vergonzoso. 


Saqué mi celular cuando sentí que me había llegado un mensaje, el cual era de Yoochun; sonriendo le contesté hasta que fue su turno de subir al estrado. Luego cuando todos ya teníamos nuestros diplomas, los demás lanzaron sus gorros o los intercambiaron con quienes los quisieran, ya sea su enamorada, enamorado, mejores amigos, etc. Yo aún tenía el mío; a todos los que me lo pidieron les dije que lo estaba guardando para alguien más. 


Después de muchas fotos familiares, abrazos y despedidas, me encontré cara a cara con Yunh mientras entraba al baño. Luego de quedarnos viendo el uno al otro por un rato, yo estaba a punto de darme la vuelta cuando él me tomó del brazo y me jaló dentro de un cubículo, echándole el seguro. Lo quedé mirando, y levantando una ceja dije ¿pero qué demonios? Él me sonrió y tomó aliento. 


‘¿Puedo hablar contigo?’ 


‘Ya lo estás haciendo ¿no crees?’, él se apartó un poco cuando escuchó mi tono frío. 
‘Lo siento’, yo alcé una ceja. 


‘¿Por qué?’ 


‘Por haberte herido, sabía que debía hablar contigo pero yo-’ lo detuve. 


‘Yunho, como tú mismo dijiste, esto se terminó. Y estabas en lo cierto, nuestra relación no iba a ningún lado, de todas formas gracias por la disculpa’. Solté mi brazo de su agarre y nuevamente estaba a punto de irme cuando volvió a sujetarme. Lo fulminé con la mirada. Él tenía determinación en los ojos. 


‘Siento haberte herido, pero tenía que hacerlo. No podía ir en contra de las palabras de mis padres-’ 


‘Yunho, estás haciendo una escena y ya te dije que lo entiendo.’ 


‘¿Una escena?, ¿qué escena?’ dijo mirando a las cuatro paredes que nos rodeaban. ‘Jaejoong, lo siento’, él me estaba colmando la paciencia en ese momento y bueno lo terminé golpeando en el rostro. Él fue tomado por sorpresa, yo también estaba sorprendido. Limpiando la sangre de su boca me miró, sorpresa y admiración se mezclaban en sus ojos marrones. 


‘¿Te sientes mejor?’ me preguntó serio. 


‘si, ya me siento mejor y Yunho, yo entiendo’. Iba a abrir la puerta cuando me dijo suavemente ‘Realmente lo siento-y’ hiso una pausa y tomó aire. 


‘Te quiero, siempre te quise y realmente siento no haber sido lo suficientemente fuerte par air en contra de las palabras de mi padre’. Sonriéndole me di la vuelta y lo besé, por última vez. Fue un beso fuerte pero suave y dulce a la vez, era la última vez que lo probaba, era nuestro último beso. Me alejé y sujetando su rostro le dije suavemente mientras lo miraba a los ojos. 


‘Te quiero Yunho, realmente te quiero. Pero estás en lo correcto, yo no puedo estar contigo, no podemos estar juntos’. Nos besamos por última vez y sin derramar lágrimas me fui. Dolía, pero siempre supe desde el principio que él era un cobarde, cuando repetía una y otra vez luego de cada fiesta ‘¡estaba tan ebrio que no recuerdo nada!’ y que no podría quererme; no de la forma que yo quería, abiertamente. 


Él y yo, simplemente no éramos el uno para el otro, pero el amor que sentí por él fue real. Y así fue como mi historia de amor terminó, mi primer amor no tuvo el final feliz o triste que muchos han tenido; simplemente fue eso, algo que debía terminar. Por el bien de ambos, no estábamos listos, no éramos lo suficientemente Fuertes; sin embargo fui feliz de que él hubiera sido de quien me enamoré. 


Sonriendo murmuré mientras caminaba por el pasillo, “Hombre, estaba tan ebrio que no recuerdo nada’, me reí y limpié algunas lágrimas que cayeron. 


Lo quería, incluso si había dicho que eso debía terminar; si él hubiera sujetado mi brazo y no me hubiera soltado, yo me hubiese quedado con él. Hubiera mantenido nuestro amor como un secreto, hubiera sido el enamorado secreto. Pero él no lo hizo y bueno él estaba en lo correcto, nunca estuvo tan ebrio y se había dado cuenta que estaba terriblemente atraído por mí y yo estaba terriblemente enamorado de él. Pero todo ya se había terminado, sonriendo me limpié las lágrimas. Los demás pensarían que estaba llorando porque me estaba despidiendo de la secundaria y de toda la gente con la que pasé cuatro o más años juntos. Ellos estaban en lo cierto, ese día yo estaba llorando por todo; mi amor perdido y las despedidas. 


Fin


10 comentarios:

  1. no me gusto este final muy muy triste por que no fue mas valiente yunho y lucho por el amor de jae y ser felices como dijo jae si el hubiera querido hubieran sido enamorados secretos pero no tubo el valor de luchar por su amor y eso en muy triste que un amor como el de ellos muera así por que no le pones un epilogo no se que se encuentren y ya puedan ser felices y realicen el amor que se tienen bueno es que me hubiera gustado que terminaran juntos y no separados

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12/13/2013

    ¿Falta el capítulo 5 o este está mal nombrado? es que en el índice del fic hay hasta el capítulo 4.

    ResponderEliminar
  3. Lo siento, ya esta en las entradas el capitulo 5 estare corrigiendo estos errores mañana. Una disculpa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A causa de la cobardia de yunho
      Jaejoong tuvo que resignarse y seguir adelante sim el .si una persona no demuestra importancia y valor en una relacion, no tiene caso.

      Eliminar
  4. Qué horrible !!! Esto si fue un golpe brutal hacia mi corazón !!! T.......T
    Yunho cobarde !!!
    Odié al Yun de esta historia!

    ResponderEliminar
  5. esperanza1/08/2015

    Llore mucho,muy triste ,pero pienso que este fic tiene mucho de real. siempre leo que la personalidad de Jae es fria yo no lo creo asi ,el es trasparente no puede disimular lo que siente y una de las cosas que jamas pudo fingir es su amor por Yunho..por eso lo que mas quiero es que Jae ahora sea muy feliz.

    ResponderEliminar
  6. Yunho es un cobarde! Jae tan admirable! Muy triste y realista, supongo. No muchos irían en contra de sus padres y creencias, se necesita valor y mucho amor hacia la persona.... Supongo que ambas eran escasas en Yunho. ...... ..me gusto mucho! Y quede a gusto con que no terminaran juntos, no creó que Yunho meresca a JJ, no este Yunho.
    Gracias....

    ResponderEliminar
  7. nooooooooooooooooooooo

    bueno ....... los dos se lo pierde xdddddddd
    gracias por compartir ,,,,,

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD