Why / Empty- Capitulo 3 (Vol. II)

3 comentarios
"1st Stage - Acorazar el corazón" (Vol. II)



Por unos minutos (tan intensos como la realidad) Jaejoong podía ver a Yunho: su puntiagudo cabello, negro y oscuro, y su joven rostro parecían no haber perdido detalle en su memoria. Incluso su imaginación jugaba con él, recordando su voz tan nítida como lo era antes:

—  Jaejoong,  realmente me gustas. —  confesó en aquella ilusión, al igual que había confesado en el pasado. De repente, el joven que aparecía en su imaginación sufrió una metamorfosis que cambio su voz al instante. Su cuerpo y cara también cambiaron en sólo un segundo. Con su rosto, ahora tan adulto como en la actualidad, dijo: —  Jaejoong. —
Yunho se mostraba herido, un mohín de dolor y rabia se había apoderado de su expresión mientras le llamaba. —  Jaejoong —  repitió una y otra vez, cada vez más alto...

—  ¡¡Jaejoong!! —  aquel grito rebotó en la habitación y en su mente como un martillazo.

Jaejoong abrió sus ojos sobre la cama, y descubrió que aquellas incesantes llamadas eran lo único real de su ensoñación (pero no se trataba de la misma voz…)

Su mente parecía pesar dentro de su cabeza, y fue incapaz de levantarla de la almohada en la que ahora descansaba…. Con sus grandes orbitas, Jaejoong observo su alrededor iluminado por la luz natural, mezclada con la eléctrica, que parecían fundir su cerebro herido por la agria y excesiva bebida de anoche….

Ahora en su habitación, acomodado en su cama, la mañana y la luz diurna ya habían hecho su aparición. Se preguntaba que hora sería… y recordó parte de la noche anterior en el club, sin evitar recordar también a Yunho... su encuentro…  las palabras que había dicho ebrio, e incluso el calor de la bofetada que recibió...

—  Por un segundo pensé que nunca ibas a despertar —  aquella voz sonó como un tortuoso eco dentro de su cabeza. Era aquella misma voz que había voceado su nombre antes.

Jaejoong alzó la mirada y fue capaz de ver a Changmin a los pies de su cama; quien después caminó para acercarse a uno de los extremos del lecho y posicionarse cerca de Jaejoong, a la vez en la que continuaba hablando:

 —  ¿Desde cuando soy tu vigilante o tu custodio? ¿Soy tu cuidador?. Yo no soy mayor que tú, bueno… quizás mentalmente… — Changmin se auto-llevó el dedo índice a su frente, señalando su dotado cerebro mientras reía de forma insonora y diabólica. De pronto borró su sonrisa para exclamar:  —  ¡Eres un desastre, Jaejoong! Te avise anoche, pero tú no parabas de poner tu mano en la copa, hyung. — aparecía en su rostro un disgustado gesto con el que empequeñeció uno de sus ojos —  Parecía que tus manos tenían un imán especial para ir directamente al vaso. —  Changmin se inclinó para estar más próximo a Jaejoong, quien tumbado parecía incapaz de prestar atención  —  No me gusta que me avergüences. Casi haces el ridículo delante de toda esa gente. Tenemos una imagen que respetar... y si no te hubiesen ‘socorrido’… —

Súbitamente Jaejoong levantó su mano, y aplastó la palma de ésta sobre el rostro del menor, a modo de silenciar aquel discurso que taladraba la única parte calmada de su resacoso cerebro.

—  Soy responsable — le mencionó Jaejoong para que Changmin parase de reprenderle y amonestarle como si fuese un niño. Aquello podía molestar a cualquiera...

Changmin, furioso, retiró de su cara aquella fría mano — Tsk, ya he cuidado suficiente de ti — añadió mientras negaba disgustado con la cabeza. Sus cabellos castaños parecían desordenados y tenia unas ligeras ojeras bajo sus ojos (sin duda había cuidado de su compañero hasta que había amanecido) — Cuida tu resaca. Me voy. Tengo obligaciones que atender. Haz lo mismo tú también, no me gusta esperarte y esta noche habrá trabajo que realizar... — hablaba mientras daba zancadas con sus largas piernas hacia la puerta de la amplia habitación de Jaejoong.

—  E-Espera … — Jaejoong se incorporó sobre la cama deteniendo a Changmin con su cansada voz: —  ¿Quién me socorrió? — preguntó intrigado desde la última frase del anterior sermón.

Changmin se volteó y toco sus alargados labios con los dedos, pensado sobre eso:

 —  Ese tipo que apareció anoche ¿recuerdas?—  contestó, haciendo memoria sobre la noche anterior. Memorizó aquel entrometido que había aparecido de la nada, quien comenzó a hacer señas y gestos a Jaejoong. Desde que Jaejoong había hablado con él, la noche no había sido la misma. — Él te levantó del suelo de la pista, creo que tú estabas demasiado ebrio en ese momento, eras incapaz de incorpórate solo…, pero no sé mucho sobre eso…, yo simplemente os vi desde la distancia, me acerque preocupado y me ocupe de ti. ¡Podía haber sido peor! Yo era el único que podía ocuparme de ti en ese momento. Eso es todo. —

—  Yunho… —  musitó Jaejoong intentando recordar aquel momento, pero era incapaz de recordar como Yunho le había levantado del suelo, ni nada posterior a eso, sólo era capaz de rememorar los minutos anteriores, y la conversación agridulce con él.

 Jaejoong pasó su mano por la cálida frente, y se sintió más indispuesto al recordarlo:
— Me encuentro fatal… — confesó sobre la cama.

Changmin hizo un ruido con su boca, descontento: —  Me tengo que marchar. Nos vemos esta noche — con esa frase Jaejoong recordó que la celebración de anoche iba dirigida al comienzo del tour que se llevaría acabo ese mismo día.

El menor ya había tomado su bolsa y estaba apunto de desaparecer por la puerta: — Viendo todo lo que pasó  ayer, mejor no me llames cuando realices de nuevo una celebración, o una de esas fastidiosas fiestas, Jaejoong…— comenzó a reír saliendo de la habitación.

— ¡La próxima vez no pienso llamarte, y mucho menos invitarte, Changmin-ah! — gritó para que su voz llegase al mordaz menor antes de escuchar la puerta principal de su hogar cerrarse finalmente; confirmándole que ahora se encontraba solo...


Suspiró al mismo tiempo en el que de nuevo se dejaba caer sobre la ancha cama.

Jaejoong sintió como unas nauseas afloraban en la boca de su estomago (era el ‘regalo’ de la noche anterior). <<.Ojala el día acabase .>> pensó recostado, pero él sabía que el día acababa de comenzar…, y había empezado con el recuerdo de Yunho en aquel extraño y apagado sueño de antes.

<<. ¿Realmente fue Yunho quien me socorrió anoche? .>> se preguntó, pero había bebido tanto que era incapaz de recordarlo…, sólo aquella simple idea le hacia remover parte de culpa y remordimientos por la discusión que había generado, y que desgraciadamente sí que era capaz de recordar…

 — ¡¿No ves que ahora estoy bien?!  ¡Lo tengo todo! ¿Por qué demonios me recoges del suelo cuando caigo? ¿No aprendes? ¿Qué tienes dentro de esa cabeza, Yunho? — Jaejoong lanzó todas esas preguntas en voz alta como si realmente fuese escuchado por alguien, como si Yunho estuviese allá para contestarle... Pero en esa habitación no había nadie.

Tras el berrinche, Jaejoong se envolvió más en las sabanas dejando solo su cabello descubierto. Ahora que el malestar había invadido su cuerpo se sintió más enfermo, y aquello activo sus recuerdos ligados a aquel chico del pasado.
Parecía alejarse hasta a aquel tiempo, en el que estando enfermo y la fiebre le azotaba, Yunho había cuidado de él con atención. Todo había cambiado, pero supuso que… ahora extrañaba algo así, aunque ya no fuese aquel joven chico desamparado…

Pero, ahora daba absolutamente igual lo mal que pudiese sentirse, o lo solo que estaba en ese momento, pensándolo bien,  el día había comenzado y ahora tenía que trabajar de nuevo, debía preparar con antelación su recién estrenado tour… ¿No era aquello lo que más había deseado y esperado?.

Cuando la noche apareciera, tendría que encontrarse de nuevo con Yunho, y sabía que el trabajo comenzaría de verdad…



~~~~~~~


El sudor invadió su frente, recorrió su rostro, empapó sus mejillas para después caer por el fino mentón; esa era la prueba de que había trabajado duro más de tres horas, y aún faltaba trabajar muchas lecciones antes de su trabajo al anochecer, en el que volvería a encontrarse inevitablemente con Jaejoong.

Yunho había practicado su afición al baile siendo joven, y había podido vivir dignamente de ello (como había aspirado y deseado en el pasado). Incluso durante aquel prolongado tiempo había pisado diferentes escenarios acompañando a otras estrellas (inclusive convirtiéndose en una de ellas para muchos), trabajando con muchas personas antes que Jaejoong, pero nadie tan complicado y conocido para él como lo era Jaejoong... Y aunque Yunho había deseado reencontrarse con él, después de sus diferentes carreras y caminos, y tras cumplir ambos sus sueños, no había imaginado que todo fuese tan complicado...
Quizás era cierto que los reencuentros solo tienen dos posibles situaciones, dos caminos, y ellos había escogido el más turbio... pero Jaejoong siempre había sido difícil de tratar, incluso en la época que Yunho recordaba, además las cosas no habían terminado bien entre ellos… Así que el reencuentro fue peor de lo que había imaginado.

Pero ahora, cuando Yunho pensaba en lo sucedido la noche anterior… ¡era imposible no enfadarse por ello!. Recordó la discusión con Jaejoong y las palabras afiladas en el club, no lograba entender el por qué, aún con todo lo que escuchó de sus labios, había ido a ayudarle cuando le observó derrumbado en el suelo de la pista, entre las luces del local. ¡Incluso había dejado a la hermosa chica que se había sentado a su lado!

Al recordar aquel momento podía sentir de nuevo el rostro cálido de Jaejoong cuando le incorporó del suelo, y su voz ronca y bebida al decir “-Yunho-”.  Jaejoong, al fin y al cabo, no era muy distinto al pasado. Aunque físicamente y en nivel de vida era increíblemente diferente, seguía comportándose de modo incorregible… ¿Era igual que antes? Eso le hizo preguntarse si Jaejoong seguía teniendo otros ‘malos hábitos,’ a los que en el pasado había sido forzado… ¿Continuaba teniendo ‘ese tipo’ de relaciones?

<<. ¿En qué diablos estoy pensando? .>> se reprochó Yunho al pensarlo.


Tras la práctica, Yunho secó el sudor de su frente con una pequeña toalla antes de definitivamente tomarse una ducha extremadamente fría.

Después se dirigió exhausto a su próximo horario….



~~~~~~~



La sala en la que ahora se encontraba estaba atestada por un grupo de personas danzantes de aquí para allá, preparando aquel primer stage con rápidas y agrupadas voces.

Yunho se dejó preparar y enfundar en un vestuario  a la vez en la que, de nuevo pensado sobre la pasada noche en el club, se preguntó de qué servía tener el corazón blando.
En realidad… es el músculo que una persona debía esforzarse por endurecer más, y estaba cansado de que su corazón se comportase cálidamente por la simple razón de haber querido en algún momento a aquella fría persona… Oh, ¿tan estúpido era ese órgano?.
Yunho quería ser una persona dura, más duro, como su mirada cuando la ensombrecía. Recordaba que aquella noche había dicho: “-Esto no quedara así Jaejoong...-” y pensaba cumplir sus amenazas...



Yunho golpeó su pecho con la mano encerrada en un puño, esperando que de ese modo aquella parte de su cuerpo se acorazara e insensibilizara (como una tonta escena dramática) en aquel momento en el que observo a Jaejoong aparecer en la sala.

Él mentiría si dijese que Jaejoong ya no le parecía tan hermoso como antes. Era imposible que aquel maldito crio de ojos negros y cabellos carbón (incluso creciendo y no teniendo aquellos atributos) dejase de ser hermoso...

Su corazón, intentándose endurecer, revotó nervioso y ansioso en su interior, y aquello le enfureció  más... Quería gritar que se detuviese, que parase de removerse cuando le miraba. Yunho le había dicho el día anterior que no seguía sintiendo lo mismo que en el pasado, pero ¿Por qué su corazón se compraba igual que antes cuando le veía aparecer? ¿Por qué había aceptado estar allá ahora, trabajando con él?

Por lo sucedido la noche anterior, Yunho había imaginado que Jaejoong se encontraría indispuesto, pero sorprendentemente, cuando apareció en el sala, el rostro de Jaejoong parecía despejado, sereno y terso, demasiado camuflado para ser una persona que había pasado una noche ebrio y que ahora se disponía a pasar una velada encima del escenario.



Era muy difícil que Jaejoong pasará su mirada en Yunho (se veía incapaz de hacerlo después de lo sucedido) y  simplemente dejo (como era habitual) que un ‘ejercito’ de personas rodearan y acicalaran su cabello y rostro junto a su vestuario oscuro, desenfrenado y glamurosos brillos , que conjuntaba con el elenco de baile que se presentaba no muy lejos de él, inclusive Yunho, quien enfurecía al recordar la noche anterior, y acrecentaba la furia al no recibir ni una simple mirada de Jaejoong, ni siquiera de soslayo.




~~~~~~~




Habían terminado de maquillar el masculino rostro de Jaejoong, de forma que sus ojos ahumados quedaron más sensuales de lo que podría lucirlos cualquier otro hombre... Con ellos dirigió una primera mirada a Yunho;  éste último le respondió con una forzosa fría mirada.

Jaejoong se levanto, tomó entre sus manos aquella botella de champagne que algunos de los aficionados le habían regalado por adelantado (un lazo de color rojo aún rodeaba su ‘fino cuello’). La botella estaba abierta, aún no había comenzado el concierto, pero Jaejoong lleno su fina copa de aquel burbujeante liquido para ‘celebrar’ algo que no había empezado...

De repente entró en la sala un alto chico que hizo su aparición inesperada. Él tenía cara de bebé pese a su estatura y otras fracciones adultas. Los estilistas presentes habían ondulado sus cabellos castaños y tenia el aspecto de un arcángel con sonrisa diabólica.

Aquella aparición logró que Jaejoong dejase de lado aquel líquido....

— Changmin —  gritó uno del personal al verle aparecer, mientras le ajustaba tras él los aparatos que se fijaba al sistema de audio junto al micrófono para el concierto.
 Jaejoong dejó a un lado el vaso y miró como Changmin daba unos saludos tímidos al resto de personas allá presentes.

Hizo una breve presentación, aunque no hacia falta: —  Soy compañero de Jaejoong, interpretamos juntos una canción en su concierto. Es realmente molesto trabajar con él. —  comenzó a reír mientras aplaudía con cierta maldad y burla.

Jaejoong dirigió su oscura mirada y contestó: —  Changmin, tus notas altas no tienen hueco ni nombre en un pentagrama, pero apesar de eso… me sirves. —  con igualada mofa recordó su aguda y singular voz.

Changmin le ignoró, y dirigió su mirada al grupo mixto:
— Sois el elenco de baile, ah~ — comentó con curiosidad  —  ¿Quién os dirige? —

Una chica menuda y sensual se abrió paso entre sus compañeros, y contestó con rapidez a la pregunta de tal cautivante hombre: — Yunho es el mayor de todos — dijo señalando al nombrado —  Oppa tiene gran experiencia, y es magnifico. —   le alagó. Jaejoong dirigió su mirada a la muchacha que parecía entusiasmada al hablar de Yunho:  —  Él nos dirige en la gran mayoría de lo que hacemos cuando el coreógrafo no está — todos parecían tener cierta admiración por él.

Nada había cambiado en Yunho, o eso mismo pensó Jaejoong al ver aquella situación…
Yunho siempre había sido amable y ganó el cariño de todos los que le rodeaban, al igual que en el grupo de baile callejero en aquella lejana época, con aquella situación en la que Jaejoong siempre había sentido cierto recelo por aquel trato especial que Yunho tenía para todos. Ese mismo recelo que quizás en ese momento volvía a revivir....

Changmin miró a Yunho sin evitar rodar sus ojos preocupado: —  Ah, gracias por lo de anoche — le agradeció al recordar como había ayudado a Jaejoong cuando estaba ebrio, y también sentía cierta tensión en el ambiente al estar ambos protagonistas en el mismo lugar de nuevo.

El menor se acercó sigilosamente a Jaejoong y siseó: —  Oh-Oh, agradécele por lo de anoche, sino hubiese hecho el ridículo…—  dijo antes de volver ha preparase, para salir definitivamente al escenario. Deseaba salir de allí al poder respirar la tensión que ambos dejaban en el ambiente...



~~~~~~~



Cada  vez quedaba menos tiempo para comenzar el concierto, y Jaejoong pensó seriamente en la palabras de Changmin.
<<.  ¡Está bien! Me disculpare por lo de anoche. En realidad no he podido dejar de pensar en ello en todo mi ‘resacoso’ día .>> pensó Jaejoong con determinación, a la vez en la que asintió con la cabeza.
Tomó entre sus manos aquella copa champagne que antes se había servido sin ninguna elegancia, y se dirigió a Yunho, quien estando de pie aspiraba y espiraba como en algún tipo de preparación previa que Jaejoong desconocía.

— Yunho… — murmuró. Se sintió extraño al nombrarle de nuevo...

Cuando Yunho escuchó la ‘llamada’ dirigió sus ojos sólo a él. Jaejoong sentía que sus manos temblaban, y sujetó con fuerza la copa, con miedo de que resbalase de sus dedos.

Los ojos rasgados de Yunho eran serios y sombríos, quizás más por aquel delineador que le habían aplicado muy sutilmente, casi inapreciable.

Jaejoong sacó su lengua, y nervioso lamió sus labios antes de hablar:
— Ayer… Perdóname, quizás yo…  bebí demasiado. — tartamudeó, sin querer hacerlo.

La gente parecía comenzar a disiparse, todos tenían algo que preparar y ultimar. La conversación pasaba desapercibida en aquel rincón de la grisácea ‘sala de preparación’.

Jaejoong hizo el irrespetuoso ademán de darle aquella bebida a Yunho, como una extraña muestra de reconciliación, pero él no le prestó ni una mínima atención y su voz dura salió de sus apiñados labios, contestando:

— Todo lo que anoche salió de tu boca… era  más cuerdo que lo que cualquier sobrio podría decir... Apesar de todo el soju bebido, todo lo decías enserio. Me di cuenta de que te burlaste de mí en el pasado, y ahora también… — frunció el ceño, como lo había hecho en el club, antes y después de abofetearle: — No quiero perdonarte. No quiero perdonarte por las cosas del pasado, y no quiero perdonarte por lo de ahora — su voz salió segura, y por un momento Jaejoong se veía incapaz de rebatirle — No te voy a perdonar, Jaejoong — ¿Era su ilusión, o aquellos ojos de Yunho estaba más húmedos? — Anoche con tus palabras… quizás removiste mas cosas de las que pensabas. Oh, sinceramente, dolió. ¿Me tomaste por tonto? Mírame bien, Jaejoong. — acercó su rostro al mayor de ambos.

Jaejoong observo el rostro serio de Yunho, y de nuevo sus dedos vibraron sobre la copa. Por un momento aquel hombre ofuscado e indignado estaba alejado del chico que era en el pasado. — No soy como en el pasado. Quieres jugar, quieres ser cruel, ¡está bien!… Yo tengo más motivos para ser cruel contigo. — muchas más razones.

Los demás compañeros de baile de Yunho habían desalojado la sala, pero él seguía manteniendo aquella conversación con la ‘estrella del espectáculo’.

— Escúchame bien, Jaejoong-ah. —  el aliento amenazante de Yunho rozó los maquillados pómulos blancos de Jaejoong — Nos conocemos, y sé cosas de ti que tú quieres olvidar. Seguro que deseas que los demás vivan ignorando esa parte de ti ¿verdad? — (personas del staff gritaban a lo lejos, preparando todo, ignorado aquella sutil conversación) —  Pero no me voy a callar. Soy capaz de decirlo.., soy capaz contar tu historia detalladamente, tal y como tú me la confiaste la primera vez que nos conocimos, en aquel casi ‘desértico’ restaurante ¿lo recuerdas? — los acicalados ojos grandes de Jaejoong parecían impasible, aunque su interior estaba temeroso al escúchale, al ver esa parte de Yunho  —  ¡Qué compasivo fui! Yo fui el único que escuchó tu historia — Yunho sonrió entristecido. Su corazón aún brincaba en su interior, pero su dura mascara y actuación estaba teniendo efecto, y Jaejoong se veía afectado. —  Soy capaz de contarlo, de la forma en la que he vivido aquello, lo relatare TODO de ti, que los demás no saben. Me da igual en que lugar me posicione tras confesarlo, o lo mal parado que pueda acabar yo por mis palabras. ¿La gente no me creerá? Infundir la duda es peor que la verdad. ¿Lo comprendes?—

La cercanía entre ambos convertía ese rincón de la sala en una reunión secreta; y el personal había evacuado la zona por la cercanía del comienzo del concierto.

Jaejoong suspiró, y apretó la copa en su mano: — Ven-gan-za — dijo pausadamente. Dejo escapar un sonrisa de sus rosados labios: — Predecible… Sabía que me ibas a hacer esto. ¿Quién es capaz de olvidar el pasado o las traiciones? Sólo las personas inalterables son capaces de olvidar. Tú nunca fuiste así, Yunho-ah — (por supuesto que ahora, en el momento mas elevado de su vida, Jaejoong no deseaba descender. Sabia que esa información destrozaría el sueño que le había costado alcanzar) — ¿Qué quieres? ¿Cuál es tú proposición para cerrar esa boca? —

Yunho quedó en silencio, y por un instante podía escuchar su propio corazón latir fuertemente: — Te quiero a ti, Jaejoong. — contestó, como si ese músculo hablase por sí solo — Como eras antes, justo como eras esa última noche. —

Las burbujas del champagne de celebración ya habían desaparecido cuando Jaejoong apretó con más fuerza la copa. Intuitivamente, al escucharle decir aquella frase, la elevó y velozmente tiro aquel liquido sobre la cara de Yunho, empapando su pequeño rostro, escurriéndose aquello por su cuello y empapando el comienzo de su ropa (aquella que le habían puesto con total esmero).

¿Eso era una respuesta?; Jaejoong no tenía cara de ‘damisela ofendida’, sino de hombre arbitrario de ojos gato, que miraba a Yunho con cierto orgullo.

— ¡Jaejoong! — se escuchó un preocupado grito procedente de un hombre robusto y sudoroso que se aproximaba casi sin aliento. —¿Qué haces aquí? Deberías salir de aquí, y prepararte, el clamor de la gente casi llega hasta aquí ¿No lo oyes? Tu primera actuación es con Changmin, y él está esperando.—  se veía increíblemente preocupado por la falta de consideración de la ‘estrella’.

— Estábamos hablando. — contestó Jaejoong  señalando a su ‘acompañante’:— Jung Yunho, este bailarín, no se encuentra bien, al menos eso me estaba comentando ahora…  — mintió con facilidad — incluso esta desaseado. Hubo un accidente.— explicó junto con otra mentira a la vez en la que el hombre observaba el rostro goteante y desconcertado de Yunho —  Será mejor que no aparezca en el escenario de esta noche, y no realice la coreografía en la canción junto a los demás. — comunicó, dirigiendo una rápida mirada a Yunho, quien de la punta de su nariz resbalaba una gota dorada  — No quiero que mi primer concierto sea un desastre. Y ya me encuentro muy nervioso. — concluyó Jaejoong.

Después del tiempo de práctica, Yunho había sido despojado de realizar su trabajo aquella primera noche. ¡Se sentía doblegado!. El hombre que había escuchado aquello con atención contestó “-Está bien, quédate aquí”, mientras guiaba a Jaejoong para salir de aquel improvisado camerino.

 — ¡Conozco a gente del pasado! — exclamó Yunho, logrando que Jaejoong se voltease antes de irse  — Aún tengo contacto con uno de ellos, Jaejoong-ah. Corroborará lo que confiese. —  Jaejoong deseaba preguntar “¿Quién?”,  pero se contuvo. — ¿Por qué no lo piensas bien? — secó su mentón con las grandes manos.

— Tú no eres capaz de hacerme eso a mí, Yunho-ah —
¿El corazón blando de Yunho era capaz de caer en algo tan indigno y ruin como el hacer ‘chantaje’?. Jaejoong no creía algo así, no después de todo lo sucedido con él….

— Ahora si soy capaz… — concluyó enojado.
Observó como definitivamente Jaejoong se marchaba y se dirigía a ‘su escenario’.

Jaejoong se engañaría si pensaba que no estaba nervioso o miedoso por las amenazas de Yunho. Sí, lo estaba. Aún así, desapareció para presentarse ante la impaciente multitud, sabiendo que, al final de aquel exitoso concierto cedería a la propuesta del moreno.



En aquella pequeña sala Yunho pudo escuchar el estruendo del comienzo del concierto, el sonido de la música en directo, el clamor y aplausos de la gente, y la voz de Jaejoong… ¡Qué lejana se escuchaba!, pero tan potente, tan nítida… Yunho deseaba estar en el escenario junto a él, incluso sentía cierta curiosidad por ver de cerca aquella faceta de Jaejoong, pero había sido traicionado de nuevo...  Aun con ello, él se había mostrado duro, y por primera vez había visto dudar a Jaejoong, y seguramente cedería a la coacción…

3 comentarios:

  1. Yunho debe tener a jaejoong y verlo comoa una aventura, y despues tener una relacion con otro chico xD y darle celos. Amo ver a un jaejoong inseguro apesar de ser tan hermoso.

    ResponderEliminar
  2. kyaaa *O* Combo x 2 capítulos nuevos y yo despistada sin enterarme *se golpea por la pared*
    Osea que al final fue Yunho el que ayudo a Jae a levantarse aquella noche... Se lastimaron tanto ambos... Esa proposición de Yunho esta peligrosa *corre a leer el siguiente capo*

    ResponderEliminar
  3. xfavor si alguien me orienta, esq este fanfic me gusta mucho, pero inicia aqui??? o sea en el titulo dice "Why/Empty- Capitulo 3 (Vol. II)" si tiene capitulos anteriores, xfavor donde lo puedo conseguir??? espero su apoyo xfavor

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD