Dicen que el amor es ciego - Cap. 1

4 comentarios
PRIMER ENCUENTRO 

POV´S Jaejoong

Hace ya 8 años me mude a Corea y ya son siete años que comparto mi vida con Hompit, mi perro un hermoso labrador retriever que me envió mi padre desde España en mi cumpleaños solo porque le habían dicho que era un perro muy sociable.

No es como si yo fuera una persona tímida y antisocial, solo que me gusta más la calma y tranquilidad y ese es uno de los motivos por los cuales evito los ambientes libres que acarrean a una gran multitud; sin embargo según la perspectiva de mi padre me he vuelto una persona huraña que no ha cultivado ninguna amistad solida hasta el momento.

Obviamente mi padre no toma en cuenta a mi gran amigo Yoochun y es por eso que en su afán de volverme una persona más sociable me envió a Hompit, he de admitir que no soy fanático de los perros ya que yo prefiero tener gatos pero Hompit fue la excepción desde el primer momento que lo vi y en estos años se ha vuelto mi mejor amigo.

…………………….

Flash back


-Feliz cumpleaños hijo…- grito mi padre emocionado al otro lado de la línea y luego empezó con sus clásicos cuestionamientos- ¿cómo la estás pasando? ¿estás bien? ¿vas a salir con Yoochun?

-Si a todo… -conteste emocionado porque no había hablado con él por meses luego de mi viaje.

-Tu mamá y tus hermanas ya te llamarón…

-Si ya llamaron y casi me rompen los tímpanos, gritaron a más no poder cantándome las mañanitas…- Lo cierto es que mis hermanas crearon el hábito de cantarme todos los años esa canción a la hora de despertarme y este año a pesar de la distancia no fue la excepción ya que lo hicieron incluso a la misma hora, la única diferencia fue que Hye, que tiene una voz preciosa, estaba enferma y tenía la voz ronca. La hermosa melodía se convirtió en una canción desentonada y dañina para mis oídos…

Estas son las mañanitas 

Que cantaba el rey David…

A los muchachos bonitos 

Te las cantamos a ti

Despierta mi bien despierta, 

Mira que ya amaneció

Ya los pajaritos cantan 

La luna ya se metió…


…sin embargo escuchar a mis hermanas reír después de tanto tiempo fue mi regalo más precioso.

Mi padre no pudo evitar soltar una carcajada cuando le conté lo sucedido…-Ellas me llamaron preguntando primero si era una buena idea y yo les dio un empujoncito…-dijo para continuar riendo estrepitosamente.

-Fue bueno escucharlas reír…-mencione en un susurro para luego desviar el tema…-Me dijo mamá que estas en España.

-Ya sabes el trabajo y…-menciono un poco nervioso- aquí encontré un regalo perfecto para ti y ese es otro de los motivos de mi llamada.

-¿Un regalo?…- papá es bueno en muchas cosas pero su gran debilidad son los regalos tiene un gran sentido del gusto a la hora de comprar. Desde la ocasión que se le ocurrió comprar una blusa extravagante hippie para la abuela, unos shorts muy delgados para el abuelo que sufre reuma y un vestido que más parecía un costal de papas para mamá; se le prohibió tajantemente comprar regalos y desde entonces siempre ha sido mi madre la que se ha encargado de todos los presentes para nuestra familia.

Intuyendo el motivo de mi mudez papá volvió a hablar…- no es nada de lo que piensas esta vez creo que te va gustar.

-Eso espero…- dije con temor y me apresure a abrir la puerta ya que habían estado tocando hace varios minutos y no me había percatado debido al asombro – Papá no cuelgues, están tocando voy a abrir la puerta.

Abrí la puerta y me encontré con un repartidor que tenía un gran paquete con un moño al lado, me saludo cordialmente pregunto mi nombre, me pidió que firmara como recibido y antes de irse me dio el gran paquete que tenía en la mano.

Con el teléfono aun en la mano recibí el paquete, notando que estaba un tanto pesado, deje el regalo en el piso para continuar mi conversación, cuando empecé a escuchar unos quejidos provenientes de la caja, me dispuse a abrir la caja –Que diablos me están…-no termine mi frase debido a la estrepitosa risa de mi padre en la línea. Y fue ahí que tome en cuenta que era el regalo de mi padre.

-¿Papá no me has enviado a uno de mis amigos empaquetados cierto?- dije a modo de broma.

-Algo así…y siguió riendo

Decidí entonces dejar de lado el teléfono y abrí de una vez la caja, quedándome anonadado cuando el perro salto encima de mí y se puso a lamerme, casi se me sale el corazón de la impresión. 

-¿Un perro? Es enserio papá…-silencio incomodo- tu bien sabes que uno de los motivos de no traer a jiji, mi gato, es porque apenas y puedo cuidar de mí mismo en lo que termino de instalarme en Corea.

-Es un perro especial hijo, te vas a dar cuenta que no ocasionara problemas siempre y cuando lo saques a pasear a lugares más transitados y juegues con él.

-Así que todo esto se debe a tu afán de volverme más sociable…- alce la voz irritado.

-No solo eso hijo, tener algo de compañía aparte de Yoochun te va a hacer muy bien, además que no puedo devolverlo, es tu regalo y no puedes despreciarlo…- al no escuchar mi respuesta siguió hablando – No importa lo enfadado que estés ahora después me darás la razón, Feliz cumpleaños hijo y sigue pasándola bien, un abrazo.

Fin del Flash Back

…………………………………………


Con el pasar de las semanas le di la razón a mi papá, y decidí darle nombre al perro, lo llame Hompit, hasta ahora no sé por qué simplemente me nació llamarlo así. 

Desde entonces hemos pasado muchas situaciones juntos, somos inseparables, tenemos muchas cosas en común; por ejemplo, amamos el invierno a él le gusta sentir la brisa marina y el aire cuando corre y a mí la nieve sobre mi rostro, es todo tan mágico y también desde su llegada tuve que agregar una rutina más a mi día, que es salir a correr todas las mañanas porque si no lo hago Hompit se aburre y destruye todo a su paso, al inicio no era divertido pero ahora me encanta correr.

En todos estos años que ya llevo en Corea, nunca he pasado un 12 de abril sin dejar de recordar mi pasado, echar de menos mi familia porque fue un día como hoy que regrese a Corea y me aleje de ellos, muchas cosas han cambiado en vida desde entonces, pero sigo sintiéndome feliz por todo lo que tengo y que he logrado.

Generalmente un día como hoy no me muevo de mi habitación y me la paso viendo videos familiares o llamado a mis hermanas, sin embargo la semana pasada estuve enfermo y a eso sumándole el ajetreo del trabajo no he podido sacar a Hompit a pasear, así que creo que él está más estresado que yo.

Por ello hoy me levante muy temprano y mientras recordaba cosas del pasado termine de cambiarme y me dirigí a mi sala de descanso desde donde podía sentir la brisa marina chocando contra mi piel…..si, ese pequeño detalle había sido uno de los motivos por el cual decidí establecerme en un lujoso hotel en vez de comprarme una casa.

Hompit empezó a ladrar como todas las mañanas pero esta vez parecía decirme “apúrate, tengo muchas ganas de salir a sentir el viento sobre mi cara” eso me saco de mi letargo matutino busque su correa y salimos juntos al jardín a hacer un poco de ejercicio antes de correr por el gran parque que se encuentra al frente del hotel.

Amo correr tanto o más que Hompit porque me produce una sensación de libertad indescriptible, sin embargo en varias ocasiones he tenido la desgracia de sufrir de calambres por no realizar unos cuantos ejercicios previos y es por eso que ahora me tomo muy enserio el hecho de la preparación antes de empezar a correr como loco.

Afuera hacia mucho frio y no porque estuviera saliendo muy temprano a correr sino que ya estaba empezando el invierno en Corea, ni bien salimos Hompit empezó a correr como loco, tuve que sostenerme muy fuerte para no caerme y evitar a la misma vez su fuga retenerlo sin embargo a pesar del ajetreo no pude evitar sentir el frio en mi piel, en ese momento me arrepentí de no haberme puesto una chamarra o algo más abrigado que un simple polo.

Luego de calmar a Hompit empecé a realizar unos cuantos ejercicios de calentamiento y después de 15 minutos ya estaba trotando junto a mi perro, ya llevaba un buen tramo y estaba a punto de cruzar la pista que daba al parque cuando escuche unos sollozos.

Al principio pensé que la persona se encontraba sentada en las puertas del hotel pero observe a ambos lados y no se distinguía a nadie, regrese sobre mis pasos escuchando atentamente y pude darme cuenta que la persona que estaba sollozando se encontraba debajo de un gran árbol de manzana que se hallaba en el jardín del hotel.

Su llanto era desgarrador, generalmente no suelo meterme donde no me llaman ni entablar conversación con un desconocido sin embargo esta persona daba la impresión de estar tan desprotegida, tan frágil que no pude evitar meterme. Me acerque lentamente al gran árbol y al parecer no se dio cuenta de mi presencia puesto que en ningún momento dejo de sollozar.

Y sin saber porque yo le dije lo primero que se me vino a la mente.

- Tienes unos ojos tan hermosos que los echarías a perder si sigues llorando de esa manera. 

Al parecer se quedó atónito pues no esperaba que alguien lo interrumpiera es más dejo de sollozar pero sus lágrimas seguían cayendo y yo seguí hablando…

- Sabes no importa si es porque tu novia te dejo, si tienes a alguien enfermo o incluso si un familiar tuyo acaba de morir. Si tu novia te dejo no sufras déjala ir, ella se lo pierde, ella se pierde tu amor sincero, tu corazón; o si fuiste traicionado por tu esposa o tu novia no importa aun así ella se lo pierde; sabes te acabas de sacar la venda de los ojos porque no la conocías realmente y aunque ahora sea doloroso después podrás sentirte libre y serás capaz de volver a amar. 

Él escuchaba atentamente y no me interrumpió en ningún momento

- Si se trata de un familiar enfermo entonces ora por su recuperación pero no llores, llorar solo trae más desgracias. Si es un familiar o el amor de tu vida que acaba de fallecer, si estuvo sufriendo agradece ya que ahora es feliz porque no tiene más sufrimiento y descansa tranquila incluso si fue por un accidente o algo inesperado acéptalo ese fue su destino así como seguramente cosas mejores vendrán para ti y tendrás a un angelito que siempre velara por ti.

Y fue ahí cuando finalmente fui interrumpido, su voz era realmente tan hermosa como lo imagine.

- Tu que sabes, a ti que te importa por último porque te metes donde nadie te llama –me dijo casi gritando 
con un dejo de rencor y odio en la voz la que termino quebrándose y volvió a sollozar nuevamente

Tranquilamente volví a hablarle

- Sabes la negación de la situación que vives en este momento no solo trae tristezas y rencores sino que también te amarga la vida y te convierte en una persona sombría y sin luz. Yo solo espero que te des cuenta a tiempo y evites caer en el hoyo; que te saques la venda de los ojos y te des cuenta de lo maravillosa que es la vida, porque con lo hermoso que eres tienes todo un futuro por delante, haz uso de esa maravillosa voz para otros motivos más que llorar y gritar.

El no dijo nada mas pero ya no sollozaba e incluso creo que dejo de llorar y se quedó pensativo, así que decidí darle su espacio y retirarme y así sin más Hompit y yo que me había olvidado del frio que sentí inicialmente al dejar de trotar salimos a correr y disfrutar de la brisa marina un poco.

Y fue así como conocí a quien sería el amor de mi vida y mi perdición a la misma vez.

4 comentarios:

  1. interesante acaso era yunho el que sufría
    pues el es el amor de la vida de jae
    me a gustado mucho esta muy buena
    espero y actualices pronto hasta luego bye

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo5/12/2014

      Que bueno que te a gustado....es mi primer fic....prometo enviar los capítulos pronto ;)

      Eliminar
  2. Anónimo1/04/2015

    esta interesanteeeeeee a leer seadicho!!!

    ResponderEliminar
  3. Tranquilo muy tranquilo pero interesante

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD