The Castle of Count - Cap 3

0 comentarios
El joven príncipe, había quedado con muchas dudas, su padre nunca fue claro dándole explicaciones, así que si no averiguaba el por sus propios medios, tenía a su sirviente para que fuese a investigar por él.

El rey al sentirse presionado por el vampiro que estaba habitando en el castillo, le pedía a su guardia que fuese constantemente a preguntar si necesitaba algo, el soldado cada vez volvía más y más nervioso, esto se debía a que la ansiedad de su rey más las malos tratos del vampiro lo hacían sentir indefenso.


Rey: Preparaste la comida para la bestia

Cocinera: si su majestad

Rey: está bien, espero no se queje luego.

Cocinera: espero no, nos coma luego a nosotros señor

Rey: Que tonteras dices, no seas ilusa el no sería capaz de comerte a ti

Cocinera: que trata de decir

Rey: nada, nada –mirándola de reojos- mejor me iré

Cocinera: si mejor –despacio-




En aquellos momentos, Yunho se preparaba en su improvisada habitación para ir a comer con el rey su hijo, no pretendía quedarse más de 3 o 4 días en aquel castillo, todos eran demasiados ruidos y él quería calma, coloco sobre sus hombros un gran abrigo, negro con algunas aplicaciones metálicas en forma de calavera.

En cambio el joven príncipe, se preparaba como todos los días para cenar con su padre, hasta que una voz le alerto sobre lo que pasaría en aquella cena, aunque el incrédulamente no haya escuchado.




Soldado: Príncipe, dicen que por el sótano y alrededores de este lugar, se encuentra la bestia

Prince: ¿la…bestia? –Sonriendo- de que hablas

Soldado: Nunca escucho hablar de aquella extraña figura que hace algunos años, antes de que usted naciera devasto nuestro pequeño pueblo

Prince: no, nunca la escuche, ni siquiera de la boca de mi padre, así que deja de hablar tonterías y olvídate de esas cosas

Soldado: perdón señor, pero no son tonterías, debe tener en cuenta mis palabras, porque uno de estos días algo malo va a pasar

Prince: ¡SOLDADO! Mantenga la boca cierra

Soldado: sí, señor, perdón




El príncipe continúo lo que hacía antes de que el soldado le interrumpiera, aunque las palabras de aquel hombre habían quedado en su mente dando vueltas y ¿si era realmente así? ¿Si existiese realmente esa extraña y tenebrosa presencia? La cara del muchacho se volvía extraña cada vez que recordaba las palabras de su soldado, el quizás se estaba volviendo loco tanto tiempo dentro del castillo.




Rey: -esperando la cena-

Sirvienta: perdone señor –colocando el plato frente al rey-

Rey: ¿vendrá mi hijo?

Sirvienta: sí señor, el joven se está preparando

Yunho: Buenas noches –presentándose con un largo abrigo negro-

Rey: Ash…para usted serán buenas

Sirvienta: -corriendo a la cocina-

Prince: Buenas noches padre –extrañado- Buenas noches? –Esperando alguna respuesta-

Yunho: Buenas noches príncipe –una sonrisa malévola se nota en su rostro-

Prince: padre no me avisaste que teníamos visita hoy

Rey: llego de improviso hijo –mirándolo- como siempre

Prince: ¿Cuál…es su nombre? –mirando a aquella presencia fijamente-

Yunho: ¿mi nombre?.. Es necesario para usted saberlo

Prince: Claro que lo es… como podemos comunicarnos si no se su nombre –alzando una ceja-

Yunho: es verdad…-una pequeña risa sarcástica- mi nombre es Yunho…Jung Yunho




Los soldados que estaban cerca del príncipe, corrieron las alertas de protección, sabían que aquel hombre, bestia, lo que fuese podría causarles problemas tanto al rey como al futuro heredero al trono, sus miradas estaban cargadas de miedo; el temor se los comía lentamente, solo les quedaba rezar por sus vidas y confiar en que aquella bestia, solo venia como un visitante tranquilo.




Rey: come hijo…come

Yunho: Señor, su hijo solo quiere saber quién soy ¿hay algo malo con eso?

Prince: no se preocupe Yunho, es normal mi padre se preocupa mucho por mi

Rey: no es necesario que digas eso –mirándolo-

Yunho: así que lo cuida mucho –mirando al rey- sería una lástima que le sucediera algo ¿verdad?

Rey: si, pero yo sabría quien lo hizo, lo buscaría y cobraría venganza –mirando a Yunho fijamente a los ojos-

Prince: esta algo tensa esta conversación –incomodo- Yunho ¿a qué se dedica?

Yunho: oh yo, tengo algunas tierras, algunas franquicias agrarias.

Prince: uh… usted es un gran empresario ¿no? Debe vivir muy bien; padre nunca habías hablado de el ¿lo conociste en tu viaje?

Rey: Lo conozco hace años, era un amigo de la familia hace años

Prince: aún debe serlo padre, no estaría cenando hoy con nosotros si no lo fuese

Yunho: su hijo es bastante inteligente, veo que no saco sus genes

Rey: -desfigurándose su rostro- ¿Qué?

Yunho: -riendo- tranquilo es solo una broma

Prince: -Riendo-


Aquella noche, las cosas en el castillo fueron tranquilas, no hubo movimiento, el vampiro se retiró al sótano de donde no saldría hasta un nuevo aviso, mientras que el príncipe, se recostó en su cama aún seguía resguardado por todos esos guardias, que había enviado el rey para protegerlo, el joven se sentía incómodo con tanta gente cerca, deseaba poder salir a caminar como todas las noches cerca del castillo pero el rey se lo había impedido por esta noche, hasta que las cosas se solucionaran.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD