Something - Cap. 4

1 comentarios


-¿Qué es lo que quieres decirme? –preguntaba Junsu con una enorme sonrisa.

-Terminamos. –Changmin se levantó de su asiento y comenzó a caminar, dejando a Junsu desconcertado.

¿Había hecho algo mal? ¿Por qué lo dejaba sin explicarle? Junsu se levantó y corrió para detener al mayor.

-¿Por qué? –pequeñas lágrimas comenzaban a salir de su rostro, Changmin ni siquiera lo miraba.

-Hay cosas, que deben de terminar en algún momento. Nuestro momento llego.

-Pero… tú dijiste que… -Junsu respiraba algo agitado. Su corazón dolía demasiado, y su mente procesaba poco.

-Nos veremos luego… tal vez. –Changmin se alejó lentamente de ahí, sin mirar atrás.

Junsu cayó de rodillas al suelo, mientras intentaba calmarse y procesar todo lo que había pasado.

~Something~

-¿Por qué? –Junsu miraba detenidamente a Changmin. Esta vez si no se escaparía de sus preguntas.

-Mi padre iba a descubrir todo, había sido aceptado en una escuela de arte, pero en Jeonju, y fue entonces que él se tomó de ello para alejarme de ti.

-¿Por qué no me lo dijiste? –pregunto más tranquilo, aunque aún sentía molestia.

-Indirectamente me amenazo si yo decía algo… -Changmin suspiro, recordando.

-¿Por qué no me olvidaste? –Changmin lo vio sin entender. Creía que tendría otro tipo de preguntas de su parte.

-¿Cómo?

-Si. Pudiste haber conseguido a alguien más, en 8 años pueden suceder muchas cosas. Conocí a alguien… -Changmin lo vio algo asustado. –Solo siento algún tipo de deuda contigo… por todo lo vivido. –lo miraba serio.

-Entonces… -Changmin, mentalmente se golpeaba y se decía un sinfín de cosas por haberse ido.

-Lo siento Changmin… -Junsu cerró sus ojos, lentamente.

~Something~
-¿Ya tienes todo? –el padre de Changmin  preguntaba desde la puerta de la habitación de este.

-Si. –respondió sin ganas.

-Espero todo lo que tenías aquí lo hayas terminado. –se cruzó de brazos, molesto.

-No te preocupes, padre. –Changmin guardaba lentamente su ropa y suspiro.

-En una hora nos iremos. –se fue de ahí.

Changmin dirigió su mirada hacia su ventana, que daba hacia la habitación de Junsu, y se preocupó al no ver siquiera una luz encendida, en señal de que el menor estaba ahí.

Suspiro.

Y se hizo una promesa mentalmente antes de salir de su habitación con sus cosas.

“Regresaré por ti, Junsu.”

Apago todo, y se fue hacia la sala.

~*~*~

La lluvia cada vez se hacía más fuerte, pero eso a Junsu poco le importaba.

La persona a la que tanto ama le había dicho que entre los dos no podía haber nada más. Ese era su final, y lo que más deseaba, era una explicación, algo que le dijera a su corazón que eso había acabado para siempre.

Lentamente se levantó del suelo y comenzó a caminar, sin rumbo aparente.

Los autos pasaban de un lado a otro, ignorando totalmente el estado actual de aquel chico. Un auto paso a su lado, justo cuando iba pasando a un lado de un gran charco, logrando que este le salpicara todo encima, aunque, realmente no le importo, ya estaba totalmente empapado, al final de cuentas, por lo que siguió caminando.

Dentro de aquel auto iba Changmin con su familia, que, al notar de qué se trataba de Junsu, no dejo de mirar por donde este había pasado,  grabando en su memoria aquella imagen. Como si fuera en cámara lenta, la espalda de Junsu, caminando bajo la lluvia, como si su vida no le importara.

-¡Changmin! –lo llamo su padre, haciendo que este quitara su vista del menor.

-¿Eh? –lo vio confundido.

-El camino está al frente. Deja de mirar hacia atrás. –Changmin se sintió molesto. Pero asintió. Su madre y hermanas los miraban extrañados, sin entender nada.

Changmin dio una pequeña mirada hacia atrás, encontrándose con la nada. Suspiro pesadamente y se acomodó en su asiento.

Cerró sus ojos y repetía a cada momento su promesa en su mente. Aunque le llevara tiempo, y aunque le costará, regresaría por Junsu.

~Something~

-Ya veo… -Changmin se había acercado hacia la puerta del camerino de Junsu, pero se detuvo antes de abrirla. -¿Nada queda? –Junsu no decía nada. Esperó.

-Changmin… -el mayor escucho como este se levantó del lugar y se colocaba detrás de él.

-¿Ya nada queda? –volvió a preguntar, pero viéndolo directamente a los ojos.

-Yo... siento que tú me debes algo y… -no continúo, ya que Changmin lo detuvo besándolo apasionadamente.

Al terminar el beso, los dos se quedaron viendo, hasta que Changmin se fue rápidamente del lugar, dejando a Junsu con el corazón herido, confundido y algo de rabia.

Pero decidido a lo que haría.

~Something~

Meses más tarde, Junsu era el mismo de antes, aquel chico alegre y soñador de siempre, había logrado entrar a la escuela de arte de Seúl, por lo que eso lo hacía muy feliz.

Jaejoong y Yunho habían entrado al mismo lugar que él, por lo que todos los días se encontraban a la hora del almuerzo (ya que ellos estudiarían una carrera aparte de la de Junsu). Con el pasar de los años, y la graduación de cada uno, para todos, Junsu ya no tenía algún sentimiento de tristeza en su corazón.

Hasta que se enteró de que Changmin pronto debutaría. Y junto a ello, Jaejoong y Yunho trabajarían con él, ya que ellos habían entrado a trabajar como compositor y coreógrafo, respectivamente.

Y aunque no les dijo nada, sintió un gran golpe por ello. Sin embargo, siguió adelante, dando de todo en sus pequeñas apariciones de algunos musicales.

Para Changmin no fue muy diferente, al graduarse, un agente de una empresa lo había encontrado ensayando en uno de los tantos salones que tenía su escuela, y le había propuesto visitar la agencia cuando quisiera. Y lo hizo.

Cuando llego, le pidieron que mostrara para que era bueno y fue entonces cuando los dejo sorprendidos por el potencial que tenía. Haciendo que entrara rápidamente a su entrenamiento para que debutara.

Para su sorpresa, Yunho y Jaejoong trabajaban en aquella empresa. Y que por varios motivos, terminaron trabajando juntos.

La tensión que había entre él y Jaejoong podía sentirse, pero que con el tiempo se quitó. Gracias a la ayuda de Yunho.

No fue hasta que Junsu se desmayó al finalizar una de sus tantas presentaciones. Pero, esto fue más haya, ya que el doctor le había informado a Jaejoong, que podía ser que Junsu en algún futuro cercano, presentara depresión.

-Junsu, cariño. –Jaejoong abrió lentamente la puerta de la habitación del menor para entrar y el cerro de igual manera.

-Hyung… -dijo con una sonrisa fingida.

-No tienes que fingir para mí. –le sonrió, aunque él tampoco quería hacerlo.

-Hyung… ya tiene a alguien… -le hablo con algunas lágrimas en sus ojos.

-MI pequeño, esas cosas son solo tonterías. –le acaricio el cabello.

-No parece eso, hyung… -le mostro la revista que hace unos minutos observaba. –Esta foto dice lo contrario. –Jaejoong la tomo.

En la foto, se mostraba a Changmin con una chica, en una cafetería. Changmin había sido el centro de atención de muchos al momento de su debut. Su voz había logrado captar miles de corazones, y también la atención de la prensa amarillista.

-Esto es tonto, debe ser por el ángulo de la cámara, Yunho y yo estuvimos ahí. –mintió.

-Hyung… me odio por seguir sintiendo esto… -más lágrimas recorrían su rostro.

-Junsu… mi pequeño. –Jaejoong lo abrazo fuertemente, mientras le acariciaba el cabello y la espalda para tranquilizarlo. Todo estará bien. –le susurraba.

-No, hyung… él ya tiene a alguien más… -sollozaba más fuerte.

-Junsu… -Jaejoong cerró sus ojos, para evitar llorar también. Para él, Junsu era como su hermano pequeño, lo quería tanto, casi, como un padre con su hijo.

Por lo que se decidió ese día, en cuidar, proteger y sobre todo, amar a Junsu como tal. Como un hijo.

Los años pasaban, haciendo que Junsu poco a poco aceptara más lo que había sucedido. Porque no le fue fácil, su primer amor, su mejor amigo. Lo había abandonado. Sin explicación alguna, le había dicho que todo entre ellos había acabado.

Pero se dispuso a tener una mejor vida, y fue entonces cuando conoció a Yoochun. Su maestro de actuación en uno de sus nuevos musicales. El primero en donde él obtenía el papel principal.

Se sentía tan cómodo con él, y al parecer, Yoochun también, por lo que, cuando Yoochun lo invito a una cita, no dudo en decirle que sí. Y no la pasaron nada mal. Pero por la actitud de Yoochun, su relación no duro como él había esperado.

Pero se sintió bien cuando el mayor le había dicho que siguieran siendo amigos, porque él era una persona especial que no quería sacar de su vida. Y así fue.

Changmin se encontraba realizando las actividades que un idol hace. También, intentando entrar al mercado japonés, llevándose la sorpresa de que ya tenía una creciente fama en aquel país.

Pero en todo momento no había olvidado su promesa. Por lo que en cuanto podía, buscaba las formas para poder encontrar a Junsu, y así, recuperarlo. Y aunque en su mente se había formulado muchas formas de llegar frente a él y decirle la verdad, todo eso se derrumbaba cuando se topaba con el fracaso de no encontrarlo.

Pero eso no le desanimo en absoluto. Porque siguió buscando, hasta el cansancio.

~Something~

Changmin llego hasta la entrada del lugar, y se topó con una enorme tormenta, pero no lo pensó mucho y camino hacia afuera, para mojarse, pensando, que así podría enfriar todo sentimiento de rabia que corría en él.

Porque Junsu ya no lo amaba, y ya no quería saber más nada de él. Incluso, tendría que enfriar sus sentimientos de amor hacia el menor.

Pero no quería.

Porque él amaba a Junsu.  Porque para él, Junsu tenía ese algo inexplicable que hacía que se volviera muy necesario en su día a día.

Suspiro.

Quizá ya nunca podría enmendar todo lo que había hecho. El decirle que siempre había pensado en él, que lo soñaba cada vez que podía. Que anhelaba tenerlo entre sus brazos otra vez.

Pero Junsu ya lo había superado. Lo había dejado ir hace mucho.

Y su corazón se había ido ante imaginarse tal cosa.


Porque sentía que amaría a Junsu por mucho, mucho tiempo más.

1 comentarios:

  1. Pensé que el problema que los separó en el pasado, había sido de más peso, algo de fuerza mayor y no simplemente, la cobardía de ChangMin, porque simplemente no hay otra palabra lo sucedido. Si tanto amaba a Junsu debió decirle la verdad, confiar en el y no solo darle una patada de viaje al olvido, y volver muchos años después pensando que Junsu era Penélope y lo hiba a esperar por siempre.


    Ahora entiendo todo el enojo y rencor de Junsu, aunque sospecho que, en el fondo sigue amando a ChangMin.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD