Something - Cap. 2

1 comentarios



-Creo... que se equivocó de persona. –Junsu se zafo rápidamente y se fue corriendo hacia su casa.

-Es normal su reacción. –un chico con los brazos cruzados salió de una sombra, no tan lejos de donde Changmin estaba.

-Siempre lo defendiste de más. Así que no me digas nada. –Changmin se negó a hablar más con él y se fue rápidamente.

-Es tu castigo, Changmin. –Jaejoong suspiro y lentamente siguió el camino por donde Changmin se había ido.

~Something~



Changmin nerviosamente tomaba la mano de Junsu. Este lo veía algo extrañado, tratando de que los nervios (y emoción) que sentía no se hicieran notables para el mayor.

Changmin se acercó lentamente a la mejilla de Junsu y le da un tierno beso. Junsu se queda totalmente pasmado y con los ojos muy abiertos de la impresión, sin decir nada.



-Me gustas Junsu, mucho. –Changmin le susurro mientras se apartaba de él. 

Changmin sintió el tiempo pasar lo más lento posible. Y, aunque solo había pasado como un minuto y segundos, él lo sintió eterno. Junsu no le respondía nada y ya comenzaba a fastidiarse y a golpearse mentalmente por la tontería que acababa de hacer, por lo que decidió hacer lo que su mente le decía en ese momento.

“Vete”

Y así, Changmin camino lo más rápido posible, lejos de Junsu. El menor se quedó viendo por donde Changmin se había ido, más extrañado aún.



~Something~



Al día siguiente, todos tenían que llegar un poco más temprano de lo común, ya que tendría una pequeña junta, para decir sobre los nuevos planes para una nueva obra musical.

Hace ya como media hora la reunión había comenzado, pero Junsu tenía su mente en otra parte.

-Y es así, como nuestro querido Max, formará parte de nuestra nueva obra. –decía muy sonriente el director. Changmin se levantó y se colocó a un lado de este.

-Realmente agradezco la oportunidad que me dieron al estar aquí. Pero, principalmente, quiero que todos nos llevemos bien y podamos llegar a ser amigos, y que también, puedan romper la idea de que un idol no puede hacer un musical. –todo esto, lo dijo viendo hacia Junsu, el cual, había prestado atención desde que el mayor se había puesto de pie. –Una vez más, gracias. –dio una leve reverencia y volvió a sentarse en su lugar. Dos sillas del lado izquierdo de Junsu.

-Muy bien, ahora les diré en qué consistirá la historia, pero antes… Junsu, ¿Te gustaría decirnos algo? –el director lo vio con una enorme sonrisa.

-Si. –sonrió como tramando la mejor de las travesuras. –Si tanto quiere que quitemos esa idea de que un idol no puede hacer musicales, ¿Por qué no nos canta algo, ahora? –todos lo miraron nerviosos y asustados. ¿Cómo podría estarle diciendo eso a una de las más grandes imágenes del país del momento? Sin duda Junsu estaba loco.

-Junsu… -dijo entre dientes y enojado el director.

-No hay problema con ello. Si él quiere que cante, lo haré. –se levantó, muy sonriente. El director se fue a sentar, a un lado de Junsu.

-Sabes que nunca hay que pedir esto en el primer día. Ellos tienen que prepararse para cantar para nosotros. –siguió regañándolo.

-¿Qué importa si es ahora o después? Al final será lo mismo. No cantará bien. –Junsu se acomodó y espero a que Changmin comenzara, mientras el director lo veía incrédulo.

-Cantaré por ustedes ‘I love you’ { https://www.youtube.com/watch?v=yATies63i4o } –sonrió. Afino un poco su voz y comenzó. –I love you~ No hay nada más que decirte que te amo. I love you~ Parece que se han vuelto palabras sin sentido, pero te amo.-no aparto su vista de Junsu, en ningún momento.

Yunho y Jaejoong (que se encontraban en las sillas de atrás del lugar) prestaron total atención a la reacción de Junsu. 

-¿Qué caso tiene esto ahora? Si vamos por caminos distintos. Sé que no tiene sentido; pero quiero mantenerte de cualquier manera. –Junsu dio un resoplido en burla. Ya había escuchado demasiado. –No te dejaré ver ni una lágrima.

Junsu, ante la mirada de todos, se puso de pie y comenzó a caminar hacia la salida, logrando que Changmin dejará de cantar.

-No lo haces… tan mal –giro para verlo. –Sigue practicando, te falta mucho para estar en un musical. –dirigió su vista hacia el director. –El guión lo leeré después, sabe que me gusta leerlo en solitario. –volvió a dirigir su vista a Changmin y luego hacia la puerta, notando la presencia de sus hyungs. Bajo la mirada al notar que también lo veían y se marchó.

-Lo lamento. –el director se dirigió hacia Changmin. –Él es de nuestros mejores actores, pero tiene una actitud que a veces… -el director comenzó a reír con algo de incomodidad, tratando de que el otro olvidará lo que paso.

-¿Uno de los mejores? –enarcó una ceja. –Eso me parece grandioso. Puedo aprender de él. –se dirigió hacia su asiento, seguido por el hombre mayor. 

-¡Claro! Puede incluso pasar un tiempo especial con él, para aprender y todo eso. –respondió animadamente. 

-Quizá le tome la palabra… -y con eso, decidieron seguir con el protocolo del día.

~Something~


Junsu iba caminando lentamente hacia su casa. Pensando una y otra vez en lo que había pasado. Al estar frente a la entrada de su casa, giro su cabeza para mirar la casa de Changmin. 

Se sorprendió al ver al mayor en la entrada de la puerta. Se miraron por un buen tiempo, sin decirse nada. Junsu trato de darle una sonrisa, pero su mente estaba en blanco, ya ni eso podía hacer.

-No me importa nada. Serás mío desde ahora. –y con esto se puso de pie, para entrar a su casa.

-¿Qué? –pero Junsu lo detuvo. -¿Qué quieres decir con eso? –frunció el ceño por no entender.

-No tienes permiso de dejarme –Changmin entro a su casa, sintiendo que su corazón pronto dejaría de latir por lo rápido y fuerte que lo estaba haciendo en ese momento. 

Junsu se quedó unos segundos mirando por donde el otro se había ido. Teniendo la sonrisa más grande que nunca había tenido en su rostro.


~Something~



-¡Idiota! –Junsu tiró un peluche (uno de los tantos regalos de sus fans) contra la pared. Caminaba de un lado a otro en su camerino, tratando de calmarse. 

-¿Jun… su? –temerosamente, Jaejoong entro al lugar.

-¡Hyung! ¿Por qué no me dijiste que ese cretino comenzaría a trabajar aquí? Si lo hubiera sabido, hubiera renunciado. –Jaejoong se sentó en uno de los sofás, a un lado de todo el vestuario de Junsu.

-Por lo mismo no te lo dije. Junsu ¿Cuánto tiempo seguirás así? –Junsu giro para verlo, más enfadado.

-¡Agá! –se tiró fuertemente sobre el sofá que estaba frente a Jaejoong, asustando a este un poco. –Hyung… sabes que él y yo ya no podemos estar en un mismo lugar, en el mismo momento… él fue quien lo decidió así. –miraba nostálgico hacia la pared.

-Junsu, son cosas que de una u otra manera, tienes que enfrentar. Además, no escuchaste todo lo que tenía que decirte. –Jaejoong se colocó detrás de Junsu y lo abrazo maternalmente.

-Era mi turno de salir corriendo, hyung. –se acomodó en el pecho del mayor. –Sin embargo, no es como si a él le importara mucho y me hubiera seguido luego. No lo hizo hyung, no lo hizo. –sentía que pequeñas lágrimas comenzaban a salir.

-Mi pequeño no llorará ahora ¿Está bien? –sonriente le limpio las lágrimas que había logrado salir. 

-¿Jaejoong? –Yunho había entrado al camerino, topándose con aquella escena. 

-¡Yunho hyung! –alargadamente, Junsu se puso de pie, creando una distancia entre él y Jaejoong El mayor rodo los ojos, era tan típico de él cuando Yunho se encontraba presente.

-¿Qué sucede? –Jaejoong también se puso de pie.

-Tenemos que ir a ver el horario de… -dudo si decir aquel nombre, Jaejoong asintió entendiendo.

-Iré a mi trabajo. No te vayas sin mí, pequeño –apretó los cachetes de Junsu, mientras se lo decía en un tono infantil.

-¡Jaejoong hyung! Ya no soy ningún pequeño –quito el agarre que el otro tenía, logrando una risa en Jaejoong y Yunho.

-Nos vemos luego Junsu. –le dijo Yunho desde la puerta. El menor asintió, mientras volvía a estar solo.

-Es un idiota por mil. –Junsu se puso delante de su tocador. Mirándose, pero pensando en miles de cosas más. 

Junsu se levantó y se recostó en el sofá, pensando en un sinfín de cosas. Quedándose dormido.

-¿Junsu-ssi? Venía a dejarle el guión y… -una chica entraba un tanto tímida por la puerta y callo al notar que Junsu estaba dormido. –Lo dejaré en su tocador, cuando despierte lo notará. –hizo lo que dijo y se quedó observándolo un momento.

-¿Tiene permitido dormir en el trabajo? –Changmin preguntó detrás de la chica, logrando que ella se asustará

-Changmin-ssi –trato de controlar todas las emociones que le causaba aquel hombre. –No… es solo que… ha de estar muy cansado y… si, supongo. Eso. –se puso totalmente nerviosa.

-Ya veo… -Changmin se dirigió hacia donde Junsu estaba y coloco su cara frente a la del menor. –Puedes irte. –la chica lo vio algo dudosa para luego hacer lo que le pidió. –Nunca cambias… ¿Cierto? –rio.

-Eres un tonto… -Junsu hablo entre sueños.

-Siempre hablando dormido –lo vio por otros segundos. Repasando cada parte del menor, mientras un suspiro salió de sus labios. –Te odio tanto Junsu –dijo con los ojos cerrados, sin notar que el otro había despertado.

-Espero que sepa que entrar en los camerinos de otro cuando esta persona se encuentra dormida, es intromisión a la privacidad –se levantó del sofá, dirigiéndose a su tocador, encontrando el nuevo guión.

-Junsu… -susurró al pensar que quizá el otro lo había escuchado. –No yo… ¿Si quiera lo has dicho bien? -se puso detrás de él.

-No le importa. Así que, si me puede hacer el favor, lárguese. –le dijo muy enfadado, viéndolo desde el espejo.

-Bien. Nos veremos más tarde y…

-No. Lárguese de una vez. Abandone este proyecto, no le afectará en nada dejarlo –se levantó, hablándole más enojado que nunca. –Le hace más bien al irse que al estar aquí.

-¿Hablas enserio? –lo enfrento. -¿Qué sabes tú de si yo le hago mal o bien a alguien? Dices que no me conoces ¿Cierto? Bien, entonces, averigua por ti mismo si le hago bien o no a alguien. –se fue, azotando la puerta.

-¡Idiota por dos mil! –grito frustrado hacia la puerta.

Yunho y Jaejoong se encontraban besando (apasionadamente) en el camerino de Changmin, cuando este entro totalmente enojado, golpeando la puerta, sin notar lo que sus mayores estaban haciendo antes de que llegara.

-¿Qué paso? –Jaejoong pregunto mientras trataba de relajarse y hacer como si nada. Al igual que Yunho.

-Junsu es un tonto. Un tonto muy grande –caminaba de un lado a otro, tratando de bajar su enojo.

-¿Qué le dijiste? –ahora fue Yunho quien pregunto. 

-¡¿Por qué tengo que ser yo siempre el juzgado?! –les grito a los dos, dejándolos sin habla. -¡Ah! –tiro de su cabello, para luego caer sobre su sofá. 

-Cálmate un poco. Y vendremos luego –Jaejoong se levantó, tomando de la mano a Yunho. 

-¿Por qué tengo que seguir con esto?… Tonto Junsu. –seguía golpeándose mentalmente. 

Luego de media hora, todos volvieron a reunirse para darle paso a la lectura del guión. Todos, menos Junsu.

-¿Así que Junsu no vendrá? –dijo el director muy molesto.

-Lo lamento, es que… -la chica que antes había ido al camerino del mencionado, se estaba disculpando.

-Lamento la demora, tenía unos asuntos que resolver. –Junsu entro a la sala, algo agitado.

-Bien, ya que al fin nos honras con tu presencia. Empezaremos de una vez. –el director comenzó a ojear el guión, seguido por todos los presentes. Junsu trataba de ver lo menos posible a Changmin, y este, no dejaba de verlo.

-Una historia donde hablará de la amistad de dos chicos que han dejado de verse. Parece algo muy… ¿Normal? –uno de los tantos actores comentó. Logrando que la escritora de aquella historia se parara enfadada.

-Disculpa, pero lo que llevas leyendo no es mucho. Y aún tengo mucho que dar a esta historia. –el director la calmo con una mirada.

-La razón por la que escogí esta historia, es, que no vemos muy seguido sobre la amistad. –se levantó, recorriendo el lugar. 

-¿El director hablando de amistad? –susurro una chica a otra.

-Lo sé, es algo muy nuevo para todos. –rieron bajito para no ser descubiertas.

-Y, a mi parecer, Changmin y Junsu encajan perfectamente en las descripciones de los personajes. –comento el director, recibiendo una respuesta positiva por la escritora.

-Me parece bien. –dijo nada más Changmin.

-Y por cierto, Junsu, Yoochun vendrá para ayudarte de nuevo. –volvió a sentarse, obteniendo toda la atención del mencionado.

-¿Qué? ¿Por qué? Creí que ya podía valerme por mí mismo. –cerro el guion y se levantó de su lugar. 

-Hay cosas que aún no se ven en el guión. Y además, vendrá para poder enseñarle a Changmin también… y para que no lo mates en el intento. –rió por lo último, viendo a Changmin.

-Ya veo… -pensativo, volvió a sentarse, siempre, obteniendo la atención del mayor.

-¿Quién es Yoochun? –se atrevió a preguntar Changmin.

-Ha sido el maestro de actuación de Junsu. Por él, es que tenemos a un gran actor entre nosotros. –adulo el director.

-También escuche que estuvieron saliendo por un tiempo –susurro una chica detrás de Changmin. Logrando que este diera una mirada enojada a Jaejoong.

Continuaron leyendo un poco del guión, cuando alguien toco a la puerta.

-Pase. –dijo sin importancia el director.

-Vaya, nadie me dijo que hoy era la lectura del guión. –un sonriente Yoochun se dejaba ver, logrando uno que otro suspiro entre las chicas, y las miradas emocionadas de algunos chicos que habían trabajado con él anteriormente.

-¡Yoochun! Pasa, es un gusto tenerte aquí. Vamos, toma asiento al lado de Junsu. –Yoochun hizo caso y se colocó a un lado del menor, logrando un pequeño sonrojo por parte de este.

-Nos volvemos a ver, Susu. –sonriente, se recostó en el hombro del otro.

-Si… -nervioso, Junsu trato de no darle importancia a eso.

-Ah, este Yoochun nunca cambia. Siempre tan afectivo con Junsu. Bien. Continuemos con lo nuestro, Junsu, luego pones al día a Yoochun. –dijo el director, y todos obedecieron.

~*~*

-¿Por qué no me dijiste que vendrías? –Junsu y Yoochun se encontraban en una mesa de la cafetería del lugar, tratando de conversar ignorando la mirada asesina que Changmin les daba desde otra mesa.

-Quería que fuera una sorpresa. –tomo un poco de su café. -¿No sientes que nos observan mucho? –le susurro muy cerca.

-No le tomes importancia. Quien nos observa no la tiene. –se alejó del mayor. -¡Yoochun-ah! –grito Junsu, obteniendo la atención de todos cuando el mayor a su lado se había aferrado a él en un abrazo.

-Siempre has gritado tanto. –rio el otro. Changmin rompió el vaso que sostenía en ese momento.

-Puedes levantarte y golpearlo. –aconsejo Jaejoong, obteniendo una mirada de regaño por parte de su novio. 

-Tú no me hables porque no pudiste decirme algo como eso –respondió con extremo enojo.

-¿Yo? ¿Y qué querías que hiciera? “Changmin, Junsu está saliendo con su maestro de actuación, es un hombre muy guapo, por cierto.” –fingió una voz chillona con lo último. -¿Eso querías, eh? –respondió igual de molesto.

-¿Guapo? –Yunto se quedó pensativo después de eso, ignorando la pelea que se estaba creando entre los otros dos.

-¡Claro! Pero si Kim Jaejoong siempre ha estado del lado de ese pequeño. Al menos te viniste a trabajar conmigo solo para no dejar a Yunho solo. Te creía capaz de engañarlo. –le hablo a Yunho, con malicia en su tono. Pero el mayor no le prestó atención.

-Deja de decir tonterías, Changmin. –golpeo la mesa con su mano cuando se levantó. Changmin lo imito.

-Pues no olvides algunos pequeños datos, Jaejoong. –se miraron por unos minutos. Ignorando las miradas que les daban las personas a su alrededor.

-¿El que está con él no es Jaejoong? –Yoochun pregunto muy curioso.

-Él crea las canciones que todo mundo escucha de la boca del patético ese. –respondió sin más, tratando que ya no se hablara del tema.

-Así que Jaejoong tiene esa habilidad. A ver qué día hablamos y compartimos ideas, también he creado canciones, ¿sabes? –volvió a abrazarlo. Junsu lo aparto sin más.

-Ya basta Yoochun, se está volviendo incómodo. –se levantó. Ajeno a la casi guerra que se presentaba en la otra mesa. -¿Nos vamos? –le dijo a Yoochun. El mayor asintió y comenzó a salir del lugar.

-En lugar de querer matarme aquí, porque no vas a detener a los que se van –señalo hacia la puerta. Changmin rápidamente volteo y su enojo incremento. Changmin le volvió a dar una mirada furiosa. -¿Qué? Ahora no omití información. –le saco la lengua y se sentó junto a su novio de nuevo.

Changmin rápidamente camino hacia donde los otros dos se habían ido con anterioridad, al encontrarlos, se apresuró más y detuvo a Junsu de irse tomándolo del brazo. Yoochun giro para ver porque Junsu ya no lo seguía y se encontró con el menor.

-Oh, Changmin-ssi –sonrió. -¿Le gustaría acompañarnos? Justo ahora iríamos a la sala de ensayos para poder practicar con el nuevo personaje de Susu. –noto la mirada de muerte que el otro le dio.

-No irás con él solo. –le dijo serio y muy enojado a Junsu. El menor, como pudo, solto el agarre.

-Sigamos Yoochun. Antes de que quiera matar a alguien. –comenzo a caminar.

-Pero tenemos que ensayar con él. –Junsu detuvo su caminar y se maldijo a si mismo (y sobre todo a Changmin) porque tenían que trabajar juntos. 

-Solo si promete que no hará nada fuera del guión. –siguió en su lugar.

-Soy muy profesional. –Changmin ya había calmado un poco su enojo. Iba a estar en el mismo lugar que ellos dos, eso le mejoraba el humor.

-Bien. Vamos. Así nos conocemos mejor ¿No te parece? –rió Yoochun. Ignorando la actitud del otro con él. 

Junsu comenzó a buscar el guión dentro de sus cosas al nada más entrar al salón de ensayo. Yoochun se sentó en la primera fila de los asientos, esperando que todo comenzara. Changmin solo observaba a los dos.

-¿Piensas quedarte ahí para siempre? –hablo Junsu con indiferencia.

-No. –comenzó a caminar a su lado. Junsu sentía miles de emociones dentro de él cuando veía a Changmin acercándosele. Pero sabía bien ocultar sus sentimientos. 

-Bien, inicia Junsu. Sabes como va todo esto ¿Cierto? –le guiñó un ojo Yoochun.

-Deja de hacer eso. A veces me asusta. –pidio el menor. Changmin solo los observo, como se sonreían mutuamente.

-Bien. Tenemos que ensayar ahora. –se coloco entre la vista de esos dos. Junsu rodo los ojos, tratando de no golpearlo en ese momento.

Yoochun tomo un libreto que se encontraba en el asiento de al lado, y comenzó a leerlo.

-Escena 16. Minwoo ve por primera vez a Jiwook. Luego de muchos años de separados. Jiwook no lo quiere ver. –Yoochun dijo la escena que quería que interpretaran en ese momento.

-No sé de quien me habla. –comenzo a actuar Junsu.

-Soy yo… Minwoo. –Changmin le siguió.

-Por favor, váyase. No sé de que me está hablando. –camino hacia el otro lado de la sala, mientras daba una pequeña mirada al guión. 

-Jiwook. Vamos, mírame –se acerco rápidamente a él, temeroso.

-Bien, deténganse. –Yoochun se levanto, con el guión en sus manos. –Changmin, sobre actuas demasiado. -el mencionado tenía ganas de golpearlo. –Junsu, tú lo haces muy bien. –le sonrio, Junsu le dio una pequeña reverencia en agradecimiento.

-¿Qué? –se quedo observando las miradas que Yoochun le daba a Junsu. -¿Qué es lo que hice mal? 

-¿Ah?… sí. Te mostraré. –volvió a ver el libreto, para luego dejarlo en su asiento. –Junsu, hagámoslo juntos. 

-Si. –asintio. Y volvió hacia su lugar inicial. –No sé de quien me habla. –volvio a repetir sus letras.

-Soy yo… Minwoo. –le dio una mirada de anhelo. Junsu lo observó por unos segundos, para luego volver a dirigirse hacia el otro lado del salón.

-Por favor, váyase. No sé de quien me esta hablando. –Yoochun bajo la mirada y apretó sus puños.

-Jiwook… vamos… mírame. –quiso tomarle del brazo, pero se detuvo poco antes de rozarlo. –Es así como tienes que hacerlo. –corto todo drama. Sacando a Junsu de un pequeño lapso mental que estaba teniendo.

-No veo ninguna diferencia. Además usted dramatiza mucho. –le encaró.

-En realidad… -Junsu comenzó a hablar, temeroso. –Él lo hizo bien. Tanto, que me quede pensando en que diría Jiwook luego de eso. –fue sincero.

-¿Lo defiendes? –escandalizo.

-Solo doy mi punto de vista sincero. Debes de practicar más tu actuación. –Junsu dejo el libreto sobre el que Yoochun había tomado y comenzó a dirigirse hacia la salida.

-Pero para eso estamos nosotros, ¿No, Junsu? –Yoochun hablo.

-Oh… es cierto. –Changmin sonrio. –El director me dio total aprobación de poder estar todo el tiempo contigo para que pueda aprender. 

-¿Qué? –Junsu se giro para verlo. -¿Qué dices?

-Bien. Parece que tendremos mucho que trabajar. –comento Yoochun, colocando una mano sobre el hombre de Changmin.

-¿Cómo? –ahora fue Changmin el asombrado.

-Los tres daremos todo para que puedas hacerlo bien. –sonrió el mayor.

1 comentarios:

  1. Se le complica el panorama a ChangMin, ahora ademas de lidiar con el mal humor y resentimiento de Junsu, también le salió un competidor. La va tener bien complicada, al parecer. Todavía no se sabe cual fue el motivo que los distanció y dejó tan herido s Junsu, aunque sospecho que ChangMin también esta lastimado, solo que no es tan obvio. Al demostrarlo.
    El YunJae, siguió juntos todos estos años! ! Al menos ellos continuaron su amor! !

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD