KINGDOM TVXQ!

CLOSE 2U
Arualthings

Novio secreto - Cap. 10

Escapando del amor

 —¿¡Qué!? —expresó Changmin al teléfono cuando Junsu le informó que Jaejoong entraría pronto al servicio militar, aunque este le pidió encarecidamente que no lo hiciera, deseaba irse en secreto, los medios aún ni siquiera lo sabían

 —Lo siento Changmin, también me tomó por sorpresa que fuese tan pronto cuando mandó la foto de su carta —informó el chico con pena

 —Aunque quisiera hacer algo, es imposible —dijo con pesadez, sentía que temblaba, pero si pensaba en lo que podía hacer, nada era su respuesta

 —Ustedes no pueden separarse así nomás, son casi dos años, luego cuando salga entrarás tú, así jamás solucionarán las cosas —insistió el otro, Changmin lo meditó

 —¿Y qué hago? ¿Obligarlo? Junsu, él tomó su decisión, no me quiero dar por vencido, pero debo respetarlo, yo lo amo ¿Cómo podía oponerme a sus decisiones?

 —Porque no son racionales —contestó enojado— Jaejoong está tomando decisiones con base al miedo que siente porque salgas herido

 —¿Salir herido? Terminó conmigo, ¿qué más herida que esa? Siento que me muero —suspiró agobiado, con ganas de romper todo, escapar, llevarse a Jaejoong lejos y que nadie nunca más osara molestarlos, pero era un disparate, un sueño nada más

 —Te entiendo —contestó el mayor, mordiéndose la lengua, no podía decirle a Changmin lo del chantaje, que Jaejoong solo estaba protegiéndolo, protegiéndose también. Aunque el menor también fue chantajeado, no tenía ningún caso decirle que Jaejoong también, además se lo había prometido a su amigo

 —Aun así, yo quiero verlo de nuevo, ayúdame una segunda vez por favor —suplicó desesperado

 —Está bien —sonrió emocionado, le gustaba hacerla de celestino— Déjamelo a mí



Aquella noche terminaron su agenda tras una grabación en un programa que se emitiría en la semana próxima, así que terminando de agradecer al staff, se dirigieron hacia sus camerinos, las cordis los ayudaron a desvestirse y desmaquillarse, mientras el manager les daba algunas instrucciones, pero la mente de ambos estaba distante

 —¿Esto es todo hyung? —preguntó Yunho

 —Sí, mañana hablaremos más a detalle —respondió el hombre con amabilidad— Debo retirarme antes, la camioneta está afuera

 —Gracias —respondieron ambos al mismo tiempo

Las chicas que les ayudaron a quitarse el glamour por fin se fueron, dejándolos solos, en el set solo quedaba personal de esa empresa, pero en esos camerinos solo ellos, Changmin comenzó a guardar sus cosas dentro de la mochila que siempre cargaba, hasta que Yunho se acercó a él

 —Tengo que decirte algo —habló el líder con seriedad, Changmin lo miró fijo, como si estuviera por recibir órdenes de un superior— Presentaré el examen, este año entraré al servicio militar —informó con paciencia, los ojos de Changmin se ensancharon por la sorpresa

 —¿Por qué? ¿es por mí? No he querido nunca que nuestras discusiones terminen en algo así, no quiero nuestra amistad rota —dijo con sinceridad, asombrando a Yunho, el mayor siempre se sorprendía de que él, siendo menor, resultara mucho más maduro

 —No es eso —movió la cabeza en negación— Además de la edad, creo que nos hará bien un hiatus, sin duda también separarnos un poco será para bien

 —¿La empresa lo sabe?

 —No, quise primero decírtelo a ti ¿Qué piensas? Te lo pregunto no como mi amigo, sino como miembro de TVXQ —lo miró fijamente, en silencio

 —Está bien —asintió— Tal vez debería hacer lo mismo

 —¿De qué estás hablando? Aún puedes esperar, no has recibido la orden de urgente, aún puedes extender tu plazo —propuso alterado, pero Changmin negó

 —TVXQ somos los dos, no tiene ningún caso esperar —sonrió con amabilidad, como hace días no se comportaba con Yunho, este sonrió aliviado

 —Me da gusto verte más tranquilo, siento que me has perdonado

 —Eso jamás —interrumpió rápidamente para tristeza del otro— No te perdonaré nunca lo de Jaejoong, pero como amigo tienes otros puntos más a tu favor —sonrió más amplio— Considera esto como una reconciliación —terminó de acomodar sus cosas y apoyó una mano en su hombro en signo de solidaridad. Caminó a la salida

 —¿Por qué cambió? —meditó Yunho en silencio, pero sin hacer preguntas lo siguió, ambos salieron del edificio para irse a la camioneta

Mientras caminaban Changmin sonreía amplio, pensando, si arreglaba las cosas a tiempo entraría después de Yunho al servicio y estando dentro era probable que compartiera parte de su plazo con la estadía de Jaejoong en la milicia. No era mentira que le importara el futuro de TVXQ o que su reconciliación con Yunho era sincera, pero su principal motivo era y siempre sería Jaejoong, ese tonto estaba loco si creía que se libraría fácilmente de él, por fortuna tenía a Junsu de su lado.



Un par de días después…

Todo transcurrió con normalidad, ambos cumplieron con sus agendas, extrañándose en silencio, antes de irse a dormir siempre pensando en el otro, sumidos en los recuerdos, aferrados al arrepentimiento, pero ambos sabiendo, desde diferentes perspectivas, que estaban haciendo lo correcto

A Jaejoong le quedaban un par de días antes de enlistarse, aunque sabía que estaba haciendo lo correcto, no podía evitar sentirse nervioso, no por lo que tuviera que hacer dentro, sino por el miedo de no poder superar a Changmin, cuando los dos comenzaron a tener una relación se querían muchísimo, como amigos, no obstante que se atraían, no había nada más, en el pasado nunca imaginó que podía enamorarse así, aunque se sentía preparado y estuvo dispuesto a aceptar el reto, ahora es que comprendía la intensidad de las cosas

Su mundo era Changmin, no existía más realidad que esa, aunque amaba su vida, su entorno, sus amigos, su familia, su carrera, todo, Changmin se encontraba en el medio de todo

 —¿Cómo puedo olvidarte? Solo tenemos pocas semanas separados y ya siento que me muero —pensó Jaejoong con tristeza, agitando el contenido de su copa antes de darle un gran trago y acabarse todo el contenido

Entonces llamaron a la puerta, pero no con el timbre proveniente de la calle, sino directo a su departamento, Jaejoong se irguió rápido, en alerta, corrió hacia la entrada y abrió la puerta, esperando encontrar a alguien ahí, pero en cambio encontró un sobre en el piso, en lugar de recogerlo salió de su casa y corrió por el pasillo, buscando a quien lo hubiera dejado, pero no se encontraba nadie, digno de una escena de película de terror

 —Maldición —quejó molesto— Corrí lo más rápido que pude, ¿Cómo pudo irse así?

Regresó y juntó el sobre, cerró la puerta y regresó a la sala, abrió y extrajo una carta con un texto relativamente pequeño, lo leyó enseguida

 —“No hemos quitado el dedo del renglón, sabemos que tu compañía está investigando, también sabemos que saldrás de la vida pública para entrar al ejército, pero eso no detendrá nuestro propósito, si en dos semanas no tenemos respuestas a nuestras demandas, entonces saldrán a la luz fotos comprometedoras” —leyó sorprendido, temblando de coraje, ese mensaje era más directo que los anteriores, más amenazante

Enojado lo hizo bola y tiró al suelo

 —¡Hijos de…! —mordió sus labios para intentar controlarse— No puedo creer que esto esté pasando, aunque intento alejarme de él, ellos aún quieren hacernos daño, ¿Qué debo hacer? —frustrado se agarró el cabello y cayó de rodillas al suelo, no tuvo más remedio que sollozar, terminaría cayendo en la trampa y entregando ese dinero, estaba seguro



Una semana después, tras sus actividades como TVXQ, Changmin fue llamado a las oficinas centrales de su compañía, sin el conocimiento de Yunho, el menor atendió el llamado enseguida, al cruzar la puerta principal se encontró con su amigo Kyuhyun, se acercaron para saludarse

 —No esperaba verte aquí —dijo el miembro de Super Junior

 —Me han llamado —respondió casi indiferente pero estaba intrigado

 —¿Puedo hacer algo por ti? Pídemelo —habló el otro, mirándolo fijamente a los ojos y apoyando su mano en el hombro ajeno— Sabes que estoy para ti

 —Gracias amigo —sonrió sincero— Pero de momento no puedes hacer nada por mí

 —Entiendo —agachó la mirada con tristeza

 —Debo irme, cuídate —contestó Changmin, entonces Kyuhyun le devolvió la mirada y asintió, el menor de los dos se alejó para atender el llamado, dejándolo ahí, observándolo marcharse

 —Últimamente pienso mucho en ti —pensó preocupado, nunca antes le había pasado eso, mucho menos con él a quien consideraba un hermano

 —Hey Kyuhyun, vamos —llamó Ryeowook desde el otro lado, haciéndolo voltear, Kyuhyun asintió y se alejó también.

Changmin llegó a la oficina y lo hicieron pasar, en esta ocasión no se encontraba Lee Soo Man, sino el otro directivo, con quien Changmin no simpatizaba en absoluto, así que lo miró con el ceño ligeramente fruncido, pero sin perder amabilidad

 —¿Me pidió que viniera?

 —Así es, siéntate por favor —pidió amablemente señalando la silla frente al escritorio donde él estaba sentado, Changmin obedeció

 —¿Por qué Yunho no fue llamado?

 —Porque no quiero que sepa de esta junta, de hecho el señor Lee tampoco lo sabe

Changmin miró al hombre con desconfianza, pero se quedó callado, observando en silencio

 —¿Qué quiere de mí?

 —Quiero que mires esto —respondió rápido, abrió un cajón de su escritorio y extrajo un sobre de color amarillo, tamaño carta, lo estiró hacia él y Changmin lo agarró— Ábrelo

Miró una última vez al hombre antes de mirar el sobre, lo abrió y extrajo primero un papel blanco, una carta, leyó en su mente

 —“Se siente como si estuviéramos siendo ignorados, más vale que el señor Shim Changmin tome en serio nuestras advertencias, en el sobre podrá ver que no mentimos al decir que tenemos fotos comprometedoras, si no quiere que su carrera y vida pública sea arruinada, favor de responder a nuestras demandas, dejaremos de ser indulgentes” —molesto apretó los bordes de la hoja tras leer, levantó la mirada y el otro hombre asintió

Sin decir nada miró el resto del sobre, extrajo dos fotos, en una de ellas se miraban a ambos amantes abrazados, cerca de la puerta de la casa de Changmin, aunque Jaejoong traía una gabardina, gorra y lentes oscuros, se notaba claramente que se trataba de un hombre, en la foto Changmin se veía bastante nítido. La otra foto era fuera de un Hotel, en una ciudad que no era Seúl, ahí se les veía a los dos, aunque estaban de incógnito también se podía ver notoriamente que eran dos hombres, pero lo más comprometedor de todo era que podía verse con claridad cómo se dirigían hacia un auto, el cuál pertenecía a Changmin y las placas podían leerse sin problema, cualquier fan con el mínimo de conocimiento podría darse cuenta que se trataba de su coche

 —¿Solo usted ha visto esto? —preguntó Changmin, el otro hombre asintió— ¿Y qué pretende que haga yo? Daré el maldito dinero, me tienen harto

 —¿Para qué caer en su juego?

 —¿Hay otra opción? Quiero que dejen a mi amante en paz —respondió directo, era la primera vez que llamaba de esa forma a la otra persona, aunque seguía sin revelar el nombre, sin embargo en las primeras amenazas si decía de quién se trataba

 —Necesito que te sinceres conmigo ¿Es o no Kim Jaejoong el hombre de las fotos? —cuestionó enojado, intentando sonar amenazante, pero Changmin negó

 —Mantendré su identidad en secreto, tengo derecho —habló contundentemente

 —¿No lo entiendes? Tu carrera está en riesgo

 —Dudo que sea mi carrera la que le preocupe

 —Changmin, ¿Qué tanto vale ese hombre para ti? —cuestionó ignorando el comentario anterior, el cuál no le gustó en absoluto

 —Todo, equivale a todo lo que más me importa en este mundo —expuso sin problema alguno, pero el señor Kim sonrió un poco

 —Estás enamorado —observó casi divertido, conteniendo su sonrisa, el menor no respondió a eso— Changmin, comprendo que estás joven, eres un idealista, para ti el amor lo es todo, pero debes comprender la otra realidad de las cosas, a veces es necesario sacrificar —sugirió sin problema, pero a Changmin le molestó bastante, así que se puso de pie

 —¿Qué está tratando de decirme?

 —Ese hombre con quien sales podría quedar como el único de los dos siendo mostrado, si llegamos al precio suficiente, podemos voltear la moneda a tu favor, si solo damos lo que piden ¿Qué nos garantiza que después no querrán seguir chantajeando? —explicó convencido de que Changmin pensaría que es una propuesta atractiva, en cambio se molestó mucho, golpeando el escritorio con ambos puños

 —¡Eso nunca! —gritó enojado

 —Piensa en tu futuro

 —Si mi futuro está en herir a quien amo no merezco tenerlo. Seré fiel a mí mismo, considere su oferta rechazada —lo miró con indignación— Estoy seguro que al señor Lee Soo Man no le gustará que actúe a sus espaldas —amenazó con decirle, pero el otro sonrió

 —No eres su hijito, él siempre estará del lado que le convenga, no seas iluso

 —Lo sé —contestó tranquilamente— No lo hará por mí, sino por lo que TVXQ representa para esta compañía —sonrió con decisión— Además dudo que le agrade que usted pase por encima de él

 —Él ya no tiene injerencia directa, todo pasa primero por mi aprobación

 —Eso también lo sé, pero es él quien tiene los contactos, a quien la industria respeta, usted solo está ahí en ese escritorio, tiene la firma principal, pero solo es un nombre, él sigue siendo el pilar de la compañía —dijo directamente, buscando dañar ese ego enorme, consiguiéndolo

 —Tal vez te subestimé —admitió sin problema, calmándose— Pero esas personas no recibirán un solo centavo de esta compañía, tampoco se investigará de donde proviene todo esto, dejaré que la bomba explote y entonces vendrás arrastrándote, pidiendo que te saquemos del hoyo, pero no recibirás ayuda, sabes que no costará ningún trabajo el reemplazo, esta compañía está expandiéndose y tú volviéndote viejo, pronto dejarás de importarle a tus fans, conoces este país, a la mínima controversia tus más fieles seguidoras te darán la espalda —disertó con emoción, mientras Changmin lo observaba con frialdad

 —Sí, eso podría suceder —admitió con tristeza— Pero estoy dispuesto a asumir el riesgo, prefiero dormir tranquilo cada noche sabiendo que hice lo correcto —sonrió con calma y se apartó del escritorio, avanzó a la puerta

 —¿Dormir tranquilo dices? —habló, deteniéndolo, Changmin agarró la perilla de la puerta pero no abrió, esperó a que siguiera hablando— ¿Podrías dormir tranquilo sabiendo que arruinaste la carrera de Yunho? —al oír eso el menor se paralizó, abriendo un poco más los ojos, el hombre sonrió, pensando que dio en el clavo

 —Yunho —musitó preocupado, no podía solo pensar en él, en esos momentos el grupo dependía de los dos

 —Ya lo comprobaste en el pasado cuando esos tres se marcharon, su instinto de conservación supera cualquier cosa, protegerá a TVXQ pese a todo, incluso por encima de ti ¿de verdad crees que le importas más? Conoces su sentido del deber, a diferencia de ti, él es capaz de tomar decisiones racionales por encima de sus propios sentimientos —exhibió sin dejar de sonreír

Changmin se quedó callado por varios segundos, hasta que inesperadamente sonrió, desconcertando al otro hombre, el menor se giró un poco hacia él, mirándolo de nuevo a la cara, fijamente

 —Si cree que a mí me subestimó, no tiene la más mínima idea de quién es Jung Yunho —defendió, sorpresivamente, por segundos se dejó manipular, pero no estaba dispuesto a que nuevamente lo pusieran en contra de él

El otro hombre no supo que responder, pero su mirada lo dijo todo, Changmin no agregó más y salió enseguida de ahí, suspirando aliviado

 —Espero estar tomando las decisiones correctas —pensó abrumado, aún se sentía un poco desconfiado por todo y de todos, pero estaba aprendiendo a lidiar con sus paranoias.

Solo le quedaba esperar por la llamada prometida de Junsu, si Jaejoong creía que se iba a librar de él tan fácilmente estaba equivocado, aunque quería respetar sus decisiones, sabía que estas estaban basadas en el miedo y no estaba dispuesto a dejarlo sufrir solo.



De forma clandestina se reunieron Changmin y Junsu, usando una casa de campo que el mayor de los dos había adquirido no hace mucho, en una ciudad lejos de Seúl. El miembro de TVXQ miró asombrado la propiedad, aunque en realidad estaba a nombre de los padres del miembro de JYJ, este hacía uso de ella

 —Hace unas horas me reuní con mi hermano —anunció Junsu cuando los dos se sentaron en el mismo sillón de la sala— Como te comenté antes, le pedí ayuda, ya que conoce a mucha gente de los medios

 —Sí ¿Qué te ha dicho? —preguntó intrigado

 —Me ha informado que dentro de los medios, incluido el más amarillista, ninguno de ellos, ha tenido información sobre ustedes

 —Eso quiere decir…

 —Es alguien que trabaja por su cuenta —aclaró seriamente, Changmin suspiró largamente

 —Significa que llegamos al mismo punto de partida —dijo con pesimismo, Junsu asintió

 —Por otro lado nos da pauta para confirmar que se trata de algo personal —animó Junsu, mostrándose un poco más tranquilo— ¿Has tenido algún problema con alguien? ¿Alguna ex resentida por ejemplo?

 —No que yo sepa —respondió sin dudar— En todo caso ¿No debería ser alguien que no solo tiene algo contra mí sino también contra Jaejoong? —analizó a detalle

 —Es verdad —consintió el otro, cruzándose de brazos. Ambos se quedaron callados durante varios segundos— ¿Quién podrá ser y por qué? ¿Tendrá que ver solo con dinero o es algo más? Parece un callejón sin salida

 —Incluso si es alguien que solo se ha sentido ofendido por los dos ¿Por qué amenazarme por medio de la empresa? Si esa persona conoce donde vivo

 —No lo sé

 —Se me ha informado que no darán ni un centavo al chantajista, por tanto debo entender que si quiero que se dé el dinero tendrá que ser de mi bolsillo personal

 —¿Y te sorprende? —preguntó Junsu con una sonrisa burlona, Changmin negó enseguida

 —Por supuesto que no me sorprende —bufó enojado

 —Tal vez no es directo a ti solo para que parezca más real, nada más

 —Es probable —asintió preocupado, luego apoyó la espalda en el sillón, mirando al techo— No sé qué hacer, quiero proteger a Jaejoong pero siento que cada vez me amarran más las manos, me siento impotente —cerró los ojos y suspiró

Lamento no ser de mejor ayuda —habló Junsu con angustia, Changmin abrió los ojos y lo miró fi —jamente, su semblante serio, el mayor miraba hacia el suelo

 —Me has ayudado bastante, gracias —respondió ligeramente sonrojado, Junsu lo miró y sonrió, aguantándose la risa

 —El pequeño Changmin ha madurado —comentó divertido, el aludido se sonrojó aún más, mirándolo con sorpresa— Qué lástima habérmelo perdido

 —Porque así lo decidiste —refutó avergonzado, resultaba muy extraño cuando Junsu lo halagaba de algún modo, antes siempre la pasaban peleando, aunque no seriamente, gustaban de molestarse mutuamente

 —Ya, no hablaremos de eso —objetó enseguida para no tocar el tema— De cualquier modo, es extraño para mí haber recuperado tu confianza, extraño pero agradable —sonrió cariñosamente

 —No digas tonterías, nunca la has perdido —volvió a sonrojarse, evitando mirarlo— Lo que pasa es que simplemente nos alejamos, pero no vale la pena hablar de eso y caer en lamentaciones, quiero agradecerte lo que haces por nosotros, quédate con eso y no hablemos más del tema por favor —pidió avergonzado, moviendo nerviosamente el pie

 —Está bien, no te preocupes por eso —sonrió con amabilidad— Ahora, pasemos a otro tema

 —¿De qué hablas? —volvió a mirarlo, intrigado

 —Jaejoong se va en un par de semanas

 —Lo sé ¿qué con eso?

 —¿Cómo qué? No pueden separarse solo así, necesitan hablar y para eso me las he arreglado

 —¿Sí? ¿De qué forma? —lo miró con mayor atención

 —Él no tarda en llegar —respondió con una gran sonrisa, Changmin se levantó de un salto de aquel sillón, sorprendido— Claro que no sabe que estás aquí

 —¿De verdad? —cuestionó con una gran sonrisa, Junsu asintió

 —Solo te advierto, no me ensucien mis preciadas sábanas —guiñó un ojo, haciéndolo sonrojar por completo— No te avergüences

 —Deja de hablar sobre esas intimidades

 —Oh vamos, ya no tenemos dieciséis —rio con ganas, divertido— De hecho tengo curiosidad ¿cuándo comenzaron a salir? Fue desde antes de irnos de la compañía ¿cierto?

 —No te lo diré —determinó apenado

 —Satisface mi curiosidad ¿Quién se le declaró a quién? ¿Lo hacían en la casa cuando estábamos presentes?

 —¡No te diré nada de eso! —exclamó más rojo que jitomate, pero Junsu rio a carcajadas

Mientras el mayor de los dos reía y el menor intentaba no explotar de vergüenza, el timbre de la casa sonó, ambos callaron por completo, mirándose seriamente

 —Debe ser él, escóndete —señaló una columna cerca de la sala, Changmin obedeció enseguida, mientras el otro se alejó a la puerta

Junsu abrió, pero para su sorpresa, no era Jaejoong quien llegaba, sino Yoochun, sorprendiéndolo en demasía, ya que nunca le dijo que estaría ahí

 —¿Yoochun? —preguntó más intrigado que molesto, al oír eso Changmin apretó los dientes, sintiéndose de pronto muy incómodo, mientras el aludido sonrió amplio

 —No pareces muy feliz de verme —habló divertido, entrando sin ser invitado

 —Sabes que eres bienvenido cuando quieras, pero no te esperaba ¿Cómo supiste que estaría aquí?

 —Me lo dijo Jaejoong, él viene retrasado, pero me pidió que nos viéramos aquí los tres. Me pareció buena idea, ya que nuestras agendas no nos permiten reunirnos tan seguido como quisiéramos —informó mientras caminaba a la sala, como si fuera su propia casa, se sentó en el sillón, donde antes estuvo Changmin, mientras este miraba todo tras el pilar, casi a espaldas de donde estaba Yoochun, Junsu miró hacia él y se entendieron con la mirada, él le pidió que no saliera de ahí

 —Ya veo, entonces ¿quieres algo de beber?

 —No gracias, tengo un poco de hambre, pedimos algo a domicilio ¿no?

 —Esperemos a Jaejoong —respondió tratando de lucir calmado

 —Muero de hambre

 —Pues te esperas —indicó con seriedad

 —Luces un poco extraño ¿no estás solo? —preguntó con una sonrisa

 —No digas locuras —contestó avergonzado. La última vez que fue a visitarlo a ese lugar, Junsu tenía una agradable visita, una chica que al parecer durmió con él un par de veces

 —Te indignas como si no te conociera —rio divertido, Junsu bufó y guardó silencio, se sentía un poco nervioso por tener que fingir que Changmin no estaba ahí

 —Sabes que prefiero no hablar de esas cosas

 —Está bien, tranquilo —borró su sonrisa y se acomodó en el sillón confianzudamente— Por cierto, antes que llegue Jaejoong quiero confesarte algo —dijo poniéndose serio

 —¿Qué pasa?

 —Pero antes, prométeme que no le dirás nada

 —Yoochun, no me gusta mentirles, odio los secretos entre amigos, lo sabes —informó con pesar, haciendo un ligero puchero

 —Por favor, es importante

 —Está bien —admitió sin estar del todo convencido— Dímelo, prometo no hablar de eso con Jaejoong —miró atento a su amigo, pero no solo él, también Changmin lo miró fijo, cualquier cosa que involucrara a su ex novio le importaba

 —Jaejoong y Changmin son amantes, bueno, eran —notificó como si fuese un gran secreto para Junsu, pero este solo se quedó callado, mirándolo— ¿No te sorprende?

 —Estoy que no me la creo —respondió con sarcasmo, pero Yoochun no lo percibió así

 —Bueno, esa no es la noticia, yo lo sabía desde hace tiempo, años —declaró sin problema, esta vez el menor se sorprendió, también Changmin

 —¿Entonces? Habla ya

 —Me reuní con gente de la compañía —se inclinó hacia él, mirándolo fijo— Hay gente que lo sabe y están mandando anónimos solicitando dinero

 —¿De verdad? —preguntó con asombro, fingiendo, Yoochun asintió

 —No solo eso, me han pedido ayuda

 —¿A ti? —el mayor asintió nuevamente

 —Ellos quieren usar a Changmin como carne de cañón, no me lo dijeron directamente, pero me lo dieron a entender, por eso me pidieron que les hablara de él, que les dijera algo que pudieran usar como coartada para en dado momento encubrir a Jaejoong —explicó seriamente, Junsu se sorprendió bastante

 —Ay Yoochun, no me digas que tú… —se quedó callado, mirándolo aturdido. Del otro lado Changmin abrió más los ojos, sorprendido también, imaginando lo peor, su corazón latió con fuerza, una parte de él quería creer que Yoochun no se prestó a eso, pero su lado que continuaba desconfiando de todos le martillaba la cabeza con ideas preocupantes

 —¿Quién crees que soy? —respondió rápidamente, ofendido— Tal vez nuestra amistad se quebró, pero jamás le haría eso —desvió un poco la mirada, Junsu suspiró aliviado

Del otro lado Changmin se relajó, ablandando la mirada, su corazón latió con normalidad, se sentía agradecido por ese hecho

 —A lo que quiero llegar con todo esto —meditó en voz alta— Es que me da muy mala espina, sobre todo el nuevo asesor que contrató la compañía

 —¿Por qué? —preguntó intrigado, él ni siquiera lo conocía

 —Me da la impresión que tal vez tiene algo que ver con los chantajes

 —¿Qué? —inquirió alarmado Junsu, acercándose más a Yoochun— ¿Qué te hace pensar eso?

 —Es extraño que se molestara porque no quise ayudar ¿a él en qué le afecta? Además de algún modo esas cartas llegaron a la empresa ¿Quién las entrega? Jaejoong ha recibido amenazas también ¿Cómo se las hacen llegar a su conjunto de condominios si tiene un sistema de circuito cerrado? —analizó a consciencia, sus palabras coincidían con los análisis que él y Changmin hicieron hace algunos minutos atrás

Del otro lado el menor de los tres no dejaba de pensar, acababa de escuchar que Jaejoong recibió amenazas personales, no solo en la empresa, como él, ahora podía entender porque lo apartó de su lado, porque el miedo en sus ojos, podía entender también porque las palabras de Yunho tuvieron un peso más fuerte del esperado sobre él, ahora que encajaba mejor la actitud de Jaejoong, Changmin no estaba dispuesto a abandonarlo

 —Yoochun, en realidad sabía todo eso, la mayor parte —confesó con timidez, Yoochun esta vez fue el sorprendido, Junsu estaba al tanto de todo, menos lo de su reunión con la compañía

 —De hecho yo…

 —Ha estado ayudándome —interrumpió Changmin, saliendo de su escondite

La inconfundible voz del menor impactó a Yoochun, se giró enseguida sin levantarse del sillón, mirando al más alto acercarse de nuevo a la sala, llegando hasta el frente, el mayor de los tres se giró de nuevo, sin apartar la vista de Changmin, estaba tan sorprendido que no podía siquiera hablar, Junsu a su vez no sabía qué decir

 —¿Qué hace él aquí? —preguntó por fin, molesto, poniéndose de pie, luego miró a su compañero y le exigió una respuesta con la mirada

 —Jaejoong no ha sido el único chantajeado —respondió Junsu cabizbajo, Yoochun volteó de nuevo con Changmin, dirigiéndole una mirada fría

 —Por tu mirada intuyo que no te agrado del todo —comentó Changmin tranquilamente— Aun así te agradezco lo que hiciste

 —No fue por ti, soy una persona de principios —refutó enseguida

 —De cualquier forma lo hiciste, gracias

Sin responder Yoochun desvió la mirada, de pronto el silencio en la sala fue extraño

 —Changmin —habló de nuevo el mayor, el mencionado lo observó atento— No creas que acepto lo tuyo con Jaejoong, jamás te perdonaré que lo hayas hecho sufrir

 —No creo que tengas el derecho de juzgar nuestra relación —respondió con seriedad, tranquilo, pero sus palabras molestaron al otro

 —¿Cómo te atreves a seguirlo buscando? Mira todo este desastre, déjalo en paz —espetó casi enojado, Changmin se sorprendió, sin embargo sonrió

 —Dudo que entiendas del todo Yoochun

 —¿Qué dices?

 —Jaejoong y yo nos amamos, cuando nos dejamos la primera vez fue doloroso para los dos ¿Por qué insinúas que solo él sufrió? Pero de cualquier forma es algo entre él y yo, no tienes porqué involucrarte —expuso con temperamento calmado— No suenas diferente a Yunho ¿sabes? Pero ni tú ni él podrán evitar lo que Jaejoong y yo sentimos, los dos somos humanos y hemos cometido errores, pero son nuestros, si no vas ayudar mejor no estorbes —disertó sin dejar de mirarlo a los ojos, a Yoochun le sorprendió la fuerza con que defendía su relación

 —Tal vez no puedo evitar lo que sienten, pero Jaejoong ya comprendió las desventajas y si no le importó dejarte ¿Por qué insistes? Él ya no te quiere cerca, se ha sacrificado para que tú estés cómodo ¿así le pagas? —espetó furioso, acercándose un paso hacia él

 —Sé lo que está haciendo por mí ¿crees que estoy cómodo? ¿crees que quiero estar a salvo a costa de verlo herido? Tantos años de conocerme al menos deberías saber un poco sobre mí

 —Creí saberlo, creí conocerte, pero hace años comprendí que no eras quien creí

 —Yo también, si crees que me siento diferente respecto a ti estás en un error, pero ahora esto no es por ti o por mí, es por Jaejoong, ninguno de los dos quiere verlo en esa posición, huyendo de sus sentimientos, huyendo de mí, sabes que me ama y sabes que puedo hacerlo feliz

 —Vaya, pero si sigues siendo un arrogante

 —Y tú un maldito egocéntrico

 —¡Ya basta ustedes dos! —interrumpió Junsu, molesto, colocándose en medio de ambos, a su lado izquierdo estaba Changmin y al derecho Yoochun— Se comportan como un par de niños, dejen de mezclar un tema con otro, agárrense a golpes si así solucionan el pasado, pero ahora estamos hablando de Jaejoong, de su felicidad —regañó con voz firme, sorprendiéndolos a los dos, Changmin sonrió ligeramente, suspirando después

 —De acuerdo —contestó secamente, cruzándose de brazos se sentó en el mueble junto al sillón donde antes estaba, mientras Yoochun torció los ojos con fastidio

 —Está bien —secundó, sentándose también pero en el sillón grande— Que pesado

 —Siempre haciéndose el sabiondo —ostentó Changmin

 —Que suerte la tuya no tener que aguantarlo —secundó Yoochun, evitando mirar al menor de los tres que también hacía lo mismo

 —Gracias a Dios —estuvo de acuerdo. Junsu los miró a ambos y bufó enojado

 —Son de no creer, ahora me agreden a mí y hace rato… —suspiró cansado— Olvídenlo

Ahora molesto él se sentó también junto a Yoochun, aún en medio de los dos, quienes evitaban reírse, luego de la liberación de la adrenalina llegó la calma. Tal vez Jaejoong no tardaría en llegar, mientras cada quien tenía cosas en qué pensar, en tanto allá fuera, alguien continuaba con su sucio plan de sacar ventajas por la relación amorosa de los dos



Jaejoong estacionó su auto afuera de la casa acordada, quedándose quieto frente al volante, agarrándolo con fuerza, realmente no tenía ánimos de reuniones sociales, pero le prometió a Junsu que iría, pero a la vez invitó a Yoochun, con el motivo principal de que Junsu no insistiera con lo mismo de ver nuevamente a Changmin, eso era algo que Jaejoong aún no podía soportar. Bajó del auto y avanzó a la puerta, timbró

Dentro de la casa al oír el timbre los tres en la sala compartieron miradas, Yoochun miró atento a Changmin, se veía molesto aún

 —¿No hay forma de convencerte? Márchate antes que entre, en la parte trasera hay otra salida por el jardín

 —No, lo siento —dijo sinceramente— Me habría gustado que las cosas fueran distintas, pero no hay marcha atrás, lucharé por él, con o sin tu consentimiento —su firmeza al hablar dejó a Yoochun en silencio, lo observaba fijamente

 —Eres imposible —resopló al final— No dejaré de vigilarte, si lo dañas otra vez, te partiré la cara

 —Estaré preparado —sonrió con satisfacción, el mayor suspiró y negó en silencio

Junsu abrió la puerta y miró a Jaejoong, sonriéndole con amplitud

 —Pasa —indicó al cerrar la puerta, entonces el mayor se percató de la presencia de los otros dos, quedándose completamente paralizado

 —Jaejoong —musitó Changmin, sonriendo por inercia, tuvo deseos de correr y abrazarlo, pero se contuvo, mirándolo a los ojos, al mayor se le desapareció todo alrededor, sus dos amigos, la casa, el universo entero, frente a él solo estaba Changmin, tan alto y apuesto como siempre, con esa pose que irradiaba seguridad, sintió que todo se le removió y contuvo los deseos de llorar, correr a sus brazos

 —Junsu ¿Qué está pasando? —preguntó saliendo del trance, su cuerpo comenzó a temblar y temió derrumbarse

 —Ustedes necesitan hablar

 —Confié en ti, me traicionaste otra vez —espetó nervioso, recordando la vez del departamento en que lo dejó entrar

 —No es así, yo…

 —¿Y tú? —preguntó hacia el otro, interrumpiendo a Junsu

 —Vine porque me invitaste, no tenía idea que él estaba aquí —justificó Yoochun, caminando hacia su amigo para mostrarle su apoyo

 —Jaejoong necesitamos hablar

 —No, vete —habló enseguida— Si no se va él me voy yo —advirtió a Junsu

 —Jaejoong, tienes que escucharme, mi amor por favor, escúchame —oír esas palabras de Changmin fueron un arma de doble filo, era hermoso escucharlo decirle mi amor, pero también dolía demasiado

 —No me llames así, no somos nada —dijo fríamente, como nunca le había hablado, abriendo una enorme herida en el pecho ajeno, Changmin tragó saliva y aun así sonrió

 —Sé que te expresas así porque estás protegiéndome, pero…

 —No es por ti, es por mí —contradijo rápidamente— Estoy protegiéndome de ti, porque solo me has traído problemas —espetó con crueldad, tratando de mantenerse firme, mirarlo con la rudeza con que hacía, mirando el dolor en las pupilas dilatadas del menor

 —Dices eso pero sé que no lo sientes —habló con amabilidad, comenzando a acercarse

 —Te equivocas, nunca antes estuve tan seguro de mis palabras, desde que me enamoré de ti no he hecho más que sufrir, la felicidad que me has regalado es poca en comparación a las tristezas, me di cuenta que no vale la pena llorar por ti —mintió lo más fuerte que pudo, estrujándose el corazón, Changmin dejó de caminar, sin apartar la mirada

 —¿Por qué dices eso? —preguntó trastornado, sintiendo que pronto perdería la razón

 —Porque es la verdad —sonrió burlonamente, haciendo uso de todas sus habilidades actorales, nunca antes estuvo tan agradecido con los dramas que filmó— Si lo pienso bien, nunca debí aceptar tu corazón, dejar la empresa habría sido más fácil y no estaríamos justo aquí, en este punto, en medio de tantos problemas

 —Jaejoong yo…

 —Cállate, déjame hablar —espetó rápido. Los otros dos miraban asombrados, no pudiendo creer la crueldad con la que estaba tratando al hombre que amaba— Shim Changmin, me arrepiento de haberte conocido —finalizó con la voz firme, la mirada contundente

Esas palabras, escuchadas por el otro fueron como una bomba que le turbó todos los sentidos, se negaba a creer que eso era verdad, pero los ojos de Jaejoong parecían tan sinceros que lo creyó, su corazón se destrozó en mil pedazos, él mismo se dijo que lucharía por él siempre y cuando supiera que ambos se amaban, pero ahora parecía que sus palabras no tenían ningún sentido, si Jaejoong definitivamente no quería nada con él, ¿Quién era para intentar obligarlo?

 —Dime que mientes, por favor —suplicó temblando, las lágrimas comenzaron a caer por sus mejillas, sin vergüenza porque lo vieran llorar, en esos momentos solo tenía a Jaejoong enfrente, nadie más estaba ahí— Te amo

 —Amarte ha sido el peor error que he cometido, entiéndelo de una vez —respondió tranquilo, pero en su estómago era como si miles de alacranes le inyectaran su veneno

 —No es verdad —avanzó de nuevo hacia él— Tus besos, tus caricias, tus miradas, el lenguaje de tu cuerpo cuando hacemos el amor, nada de eso puede fingirse

 —Y no fingí, era real, pero ya se acabó, no existe más un Nosotros, no volveremos a estar juntos porque tu presencia solo me ha traído desgracias —continuó tratando de lastimarlo, hasta que Changmin llegó a él, aunque Jaejoong dio un paso atrás, el menor estiró los brazos y sujetó sus hombros, atrayéndolo a él le dio un fuerte abrazo

Jaejoong sintió que todo se desmoronaba, que cedería a sus deseos, la necesidad por abrazarlo fue enorme, pero no podía, no debía. Escuchó a Changmin sollozar, su cuerpo temblaba mientras lo abrazaba

 —Suéltame —levantó las manos al pecho y lo empujó, pero Changmin solo le soltó un poco para agarrar su rostro, mirarlo a los ojos e intentar besarlo, pero Jaejoong le volteó la cara

 —Por favor no me rechaces, lo eres todo para mí

 —Lo siento, pero ese no es mi problema —volvió a hablar con frialdad

 —No sé cómo seguir adelante sin ti, no quiero vivir si no estás conmigo —suplicó con miedo, tal vez estaba siendo ridículo pero no le importaba, por primera vez en su vida sentía un temor que era incapaz de controlar

 —¿No lo sabes? Lo hiciste antes de reencontrarnos, así que deja de comportarte como chiquillo malcriado

 —Por favor no me dejes de nuevo

 —¡Basta! Eres tan patético, suéltame —espetó con violencia, mirándolo a los ojos, esos que no dejaban de llorar, Changmin lo soltó, aspiró un poco y trató de calmarse

Yoochun y Junsu compartieron una mirada triste, incluso el mayor de ellos dos sintió pena por Changmin, nunca lo vio así, tan triste y decaído, casi a punto de colapsar, también estaban confundidos y asombrados por la frialdad de Jaejoong

 —Será mejor que no vuelvas a buscarme, evítame la pena de rechazarte así, pero no hay futuro para nosotros, todas esas tonterías de luchar y estar juntos era basura, entiéndelo como lo he hecho yo, olvídate que existo de la misma forma que me estoy olvidando de ti —dijo finalmente, pero Changmin ya no escuchaba nada, solo un zumbido en los oídos, mientras su cerebro martillaba con todas las anteriores crueldades que escuchó

 —Perdóname —dijo finalmente, limpiándose las lágrimas, pero su mirada estaba casi perdida— Lo siento por haberte estorbado, ya no te incomodaré más

 —Gracias —asintió con seriedad

 —Pero estás equivocado —contradijo con voz triste, Jaejoong lo miró en silencio— Cada segundo a tu lado valió cada lágrima, cada una de tus sonrisas ayudó a calmar cada sensación de angustia. Conocerte ha sido lo más hermoso que me ha sucedido y no renunciaré a eso, te amaré cada momento de mi vida hasta que se apague, aunque ya no te vuelva a ver, estoy agradecido por haberte amado —agachó la mirada, quedándose en silencio

Todas sus palabras dejaron boquiabierto a Jaejoong, mirándolo de frente sin poderlo abrazar, sin decirle la verdad, fue el dolor más grande que hubiese experimentado en su vida. Junsu intentó hablar, pero el mayor se lo impidió, sujetándolo del brazo, Changmin se quedó ahí quieto unos momentos más, hasta que se arrodilló frente a él, agachándose hasta topar la frente con el suelo, Jaejoong se sintió miserable

 —Perdóname por todo, por favor perdóname por todo el daño que te ocasioné —suplicó sollozando, haciendo que el alma de Jaejoong se desvaneciera, Junsu dio un paso al frente, intentando acercarse a Changmin y ayudarlo a levantarse, pero Yoochun lo sujetó del brazo, Junsu lo miró, observando como solo negaba con la cabeza

 —Nunca te lo perdonaré, solo vete ya, tu sola presencia me incomoda —soltó con indiferencia, mientras apretaba fuerte los puños. No hubo respuesta— ¡Que te vayas!

Sin decir nada más, Changmin se levantó del suelo, con la cabeza agachada, observando el piso, Jaejoong lo miró una última vez antes de voltearle la cara. Ya no hubo más palabras, ni de desprecio ni de amor, ni súplicas y sollozos, el menor le pasó por un lado, caminando por inercia, suplicando porque todo se tratara de una pesadilla

Jaejoong miró al vacío, sintiendo que perdía su otra mitad de corazón, vendió su alma al diablo al hablarle con tanto desprecio, ahora sufriría dentro de su propio infierno. Cubrió su boca con ambas manos y apretó con fuerza, cerrando los ojos, las rodillas le temblaron, pero la puerta se abrió y cerró en un instante, Junsu corrió afuera por Changmin, en tanto Yoochun corrió hacia él y lo sostuvo antes que cayera al suelo, sujetándolo con fuerza

 —Espera —llamó Junsu al menor— Te llevaré a casa —informó, ya que Changmin no llevó su auto, habían llegado en el de Junsu, pero el más alto negó

 —Es cierto lo que dijo Yoochun, soy un arrogante, creí que lo hacía por mí y que mi amor lo salvaría —sonrió con burla— Pero no soy nada, no significo nada

 —Changmin…

 —Gracias por todo —le dirigió una mirada, con los ojos irritados, aún llenos de lágrimas

 —Espera, no te vayas solo, déjame llevarte —insistió preocupado, en un par de horas oscurecería y Seúl se encontraba lejos. Caminó hacia Changmin y le agarró la mano, parecía como un muñeco sin voluntad, así que lo metió en el auto

Sin oponerse el menor se quedó dentro del auto, así Junsu sacó las llaves de su pantalón y partieron, pero tenía miedo dejarlo solo, así que le preguntó por la dirección de Yunho, pero Changmin no respondía, estaba perdido, inmerso en su dolor, Junsu no tuvo más remedio que sustraer el celular del otro y verificar.

Dentro de la casa, Jaejoong y Yoochun estaban en el suelo, el mayor en los brazos del menor, llorando inconsolablemente, sintiendo que se ahogaba, desde el fondo de su garganta podían escucharse los gemidos de dolor, Yoochun se sintió impotente, frustrado, con los ojos húmedos, la escena que acababa de presenciar fue tan cruel que no podía imaginar cómo estaba Changmin en esos momentos, todo el resentimiento que antes sintió por él estaba desvanecido, podía entender ahora lo importante de su relación, el amor que esos dos se tenían era demasiado grande para acabar así tan pronto.



Como pocas veces podía hacer, Yunho limpiaba su casa con tranquilidad, acomodando algunos de sus libros en un estante diferente para darle un cambio, mientras lo hacía silbaba y de vez en cuando bailaba, lo hacía bastante seguido, cuando nadie lo veía, incluso colocándose un mandil por diversión

El timbre sonó un par de veces, no era extraño que recibiera visitas inesperadas, así que se dirigió con confianza, quitándose el mandil lo dejó sobre la mesa del comedor y abrió, lo que vio frente a él lo dejó tan confundido como perplejo, acompañado de Changmin estaba Junsu, este le saludo como si le hubiese visto ayer, pese a los años

 —¿Junsu? ¿Qué pasó? —preguntó asustado al ver a Changmin con los ojos hinchados y la mirada ausente, se acercó a él y lo jaló hacia su cuerpo, alejándolo del otro

 —Hola —saludó ignorando la pregunta

 —Perdón, pasa —indicó haciéndose a un lado, Junsu obedeció, pero se quedó cerca de la puerta de entrada— Dime qué pasó por favor —suplicó con angustia, nunca había visto a Changmin así de perdido

 —Lo lamento mucho, vio a Jaejoong y no resultó bien, pero es mejor si él te lo cuenta si así lo decide, yo debo irme —explicó secamente, intentando abrir la puerta

 —Espera —pidió con seriedad, Junsu lo miró en silencio— Muchas gracias, de verdad —sonrió amablemente, el otro le devolvió la sonrisa y asintió, marchándose enseguida

Yunho miró la puerta una última vez antes de volcar su atención en el menor, buscó su mirada, posándose enfrente, era la primera vez que lo veía así, sintió un dolor estomacal

 —Changmin, háblame —pidió con angustia, colocándole las manos sobre los hombros, mirándolo fijamente, hasta que el menor lo observó también

 —Creí que tenías la culpa porque me dejó —dijo con la voz suave— No me di cuenta que en realidad era mía, por todo el daño que le había hecho, no me había dado cuenta hasta el punto que lo destruí, mi amor no era suficiente para él, fui un tonto —nuevamente comenzó a llorar, siendo abrazado por Yunho

 —No digas eso, no es tu culpa, nunca será tu culpa —trató de animar, abrazándolo con mayor fuerza, sintiendo su cuerpo temblar, no sabía cómo ayudarlo y eso lo llenó de tristeza, ahora no quería irse, dejarlo solo unos meses hasta que él también entrara al servicio, deseaba quedarse a su lado y protegerlo de sí mismo

Changmin correspondió el abrazo y lloró hasta más no poder, lo que esperaba el día de mañana no le importaba en lo más mínimo, si el mundo se acababa por él mejor, todo lo que más le importaba en la vida estaba destruido, cubierto de cenizas.



Tiempo después… Luego de las actividades que tuvo en solitario por Japón, Changmin llegó a la casa que compartía con Yunho en ese país, ya que en Corea vivían por separado, pero ahí no. Se tiró sobre la cama y miró hacia el techo, en un par de meses él también entraría al servicio militar, lo habían aceptado en la unidad de policía, donde estaría menos tiempo que si hiciera el servicio activo, aunque eso no lo entusiasmaba, cada día de su vida desde la última vez que vio a Jaejoong era igual al anterior

El teléfono celular recibió una llamada, se trataba de su amigo de Super Junior, cogió el teléfono y respondió, de fondo parecía escucharse una fiesta

 —Changmin, ven al Hotel, te estamos esperando —dijo animado

 —¿De qué hablas?

 —Ya que aún no es la fiesta post SMTOWN hicimos una aquí, faltas tú, están todos —avisó emocionado, pero Changmin no tenía ningún deseo de ir

 —No gracias, quiero descansar

 —Vamos, necesitas animarte, no sé porque pero desde hace tiempo estás muy triste

 —De verdad, no quiero —insistió, aun con amabilidad

 —Vamos Changmin

 —¡Que no quiero! —respondió un poco enojado, dejándolo callado por momentos

 —¿Sabes qué? Iré para allá, creo que no estás bien

 —No hace falta que —antes de acabar su amigo colgó, Changmin bufó enojado— Quería estar solo —suspiró con fastidio

Cerró los ojos y pensó en Jaejoong, en su último encuentro, cada vez que lo recordaba sentía un dolor intenso en el pecho, esta vez no fue la excepción, así que se acomodó en posición fetal, abrazándose, sintiendo que cada día pasado desde aquello, la herida crecía cada vez más

 —No te puedo olvidar, no quiero olvidarte —susurró agitado, sintiendo que sus fuerzas se le iban, así se quedó dormido, mientras un par de lágrimas salieron por sus ojos.

Llamaron con insistencia a la casa, despertándolo, Changmin abrió los ojos y miró su teléfono celular, estaba recibiendo una llamada, era de Kyuhyun y contestó

 —¿Qué pasa? —preguntó adormilado

 —¿Estás en casa?

 —Sí

 —¿Estás bien?

 —Si ¿Por qué?

 —Llevo tocando veinte minutos y no abres —respondió preocupado

 —Espera —colgó el teléfono y se levantó de la cama, echando diablos por la interrupción. Abrió la puerta y su amigo sonrió amplio— Adelante

 —Gracias —entró en la casa y Changmin cerró la puerta— Todos están preocupados por ti

 —No hay porqué, pero gracias —contestó amable, agradecía que pensaran en él, pero quería estar solo, ni siquiera quería a Kyuhyun ahí, aunque era un amigo al que quería mucho y con quien disfrutaba pasar tiempo, esos momentos de su vida no eran los mejores

 —Charlemos, te hará bien —sonrió otra vez, lo sujetó por la muñeca y caminaron a la pequeña salita, ambos se sentaron, cerca uno del otro— Cuéntame que te sucede, tenme confianza

 —No quiero hablar —contestó desanimado

 —¿Es porque extrañas a Yunho? —inquirió con tristeza

 —Sin duda lo extraño, pero no estoy así por él —su respuesta hizo sonreír al otro

 —Entonces dímelo, sabes que puedes contarme lo que sea —estiró su mano y agarró la del más alto, Changmin no prestó atención al gesto, tampoco a la mirada sobre él

 —No lo entenderías

 —¿Por qué?

 —Porque nunca te has enamorado y nunca te han roto el corazón —explicó tenuemente, Kyuhyun que nunca supo que estuviera enamorado se sorprendió

 —¿Acaso sufres por amor? —el menor asintió en silencio— ¿Por qué nunca lo supe?

 —No podía hablar de ello —dijo con sinceridad— Ahora quizás ya no importa —expresó con dolor, nunca revelaría el nombre de Jaejoong si le perjudicaba, así que no lo dijo

 —¿Por qué no podías?

 —¿Prometes no decirlo? —miró hacia él, Kyuhyun asintió— Es un hombre —respondió tranquilamente, pero eso causó sorpresa en el otro. La falta de respuesta de su amigo intrigó a Changmin, tal vez era homofóbico y nunca lo supo

 —¿Eres Gay? —preguntó asombrado, Changmin encogió los hombros

 —Nunca quise etiquetarme, solo sabía que él era mi todo, aún lo es —confesó sintiendo deseos de llorar, hace días que no sentía tan fuerte el deseo de hacerlo

 —Changmin, no tienes idea lo que significan tus palabras para mí

 —¿De qué hablas? —cuestionó confundido, Kyuhyun le soltó la mano y sonrió amplio

 —Pasé mucho tiempo angustiado por esto, pero ahora creo que tal vez tengo una oportunidad —dijo con emoción, sus ojos brillaban

 —¿Ok? —expresó sin entender

 —Me gustas —declaró tímidamente, sonrojándose un poco

 —También me gustas ¿qué con eso? —contestó con normalidad, creyendo que tal vez trataba de decirle que le caía bien como persona

 —No entiendes —sonrió con timidez— Me atraes, físicamente. Me gustas como hombre —aclaró sin vergüenza, a Changmin casi se le saltaron los ojos, sin saber cómo reaccionar

La reacción de Changmin fue confusa para Kyuhyun, aun así el miembro de Super Junior se acercó, sujetó el rostro del menor con ambas manos y estiró un poco su cuello, besándolo en la boca, pero el más alto estaba tan asombrado que se paralizó, sintiendo los labios de su amigo en los suyos

 —¿Qué demonios está pasando? —preguntó Changmin en su mente, quería moverse pero no podía, si estuviera menos asombrado lo empujaría y le haría caer al suelo

Kyuhyun pretendió mover sus labios, buscando una respuesta, pero al hacerlo su lengua rozó con la boca de Changmin y este por fin reaccionó, agarrándole los brazos lo empujó con fuerza, logrando que le soltara. El miembro de Super Junior no cayó al suelo, pero se sintió tan avergonzado de ser rechazado que se levantó del sillón rápidamente, Changmin lo miraba con gran asombro, ambos sonrojados, pero sin duda para Kyuhyun fue mucho más incómodo

 —Lo siento, yo no… adiós —asustado salió corriendo de ahí, dejándolo confundido y completamente aturdido, Changmin levantó la mano y se limpió los labios, desde que lo conocía nunca se imaginó que sucedería algo así

 —¿Por qué me pasa esto a mí? —inquirió abrumado, desplomándose en el sillón

Cerró los ojos y suspiró con fastidio, estimaba mucho a Kyuhyun, pero si volvía hacer semejante cosa sin duda se llevaría un buen golpe.

CONTINUARÁ…

¡Hola! he vuelto. Me disculpo por la demora, ya que me apresuré a terminar el otro fic abandoné este, pero ya pienso continuarlo bien, espero me sigan leyendo. Si tienen alguna duda dejen su review y yo contestaré, siempre que puedo lo hago, lo prometo. Hasta el próximo capítulo, bye!

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD