Last Farewell

2 comentarios
Titulo: Last Farewell

Autor: Molly S.
Pareja: MinJae/JaeMin
Género: Un poco de Angst, Lemon, Romance
Extensión: 3 shoot (Parte Final)
Advertencia: Malas palabras
Reseña: Ésta es la parte final de la "trilogía de Poison Ivy, cuya parte 1 es "Poison Ivy" y parte 2 "Every Rose Has It's Thorn
Nota Autora: Habrá POV de Min, Jae y “Narrador”.
---


No solo no respondi a sus llamadas, sino que ademas; me di el gusto de cerrarle la puerta en la cara todos los dias Jaejoong ha venido a mi apartamento con intensiones de "hablar" y "explicar" lo que lleva años siendo inexplicable.

Como decidi mudarme, he movido la mayoria de mis cosas al nuevo apartamento, una especie de "intercambio" con Chunnie; mi compañero de la secundaria y amigo quien necesitaba cambiarse al centro de Seoul para terminar su doctorado en sexología. No sólo necesitaba un espacio, sino un lugar donde permitieran tener mascotas, asi podria llevar consigo a su perro Harang. Necesitaba alejarme de Jaejoong y su recuerdo lo más que sea posible; ya que asi como he sido fuerte negandome a sus palabras; tambien reconosco mis debilidades, y para bien o para mal, el sigue siendo una de ellas.

Tanto el apartamento de Yoochun, como el mio, eran de 2 ambientes; por lo que fue fácil para nosotros llegar a la conclusión de que intercambiar seria lo mejor. Ahorrándonos a ambos el interminable papelerio haciendolo a traves de una empresa de propiedades.

~~

Pasada las 5 de la tarde, ya vuelto de mi trabajo en la nueva oficina de las afueras de Seul; el timbre suena con insistencia, y solo puedo imaginar que es Yoochun; quien de seguro olvido algo.
- Y ahora que has olvidado Chunn- la frase queda incompleta cuando pierdo el sentido del habla por unos instantes. Allí, frente a mi, se hallaba la causa de todos mis problemas y mis desvelos, Kim Jaejoong.

- Changmin podemos habl- comenzó su cantaleta una vez mas.

- ¿Como demonios llegaste aqui Jaejoong?

- Tu amigo, Yoochun, el me lo dijo por favor - suplicó; como habia hecho hacia unas pocas horas, cuando se plantó frente al antiguo departamento de Changmin con una férrea determinación, decidido a no salir de allí, sin lograr al menos que Changmin lo escuche, que le deje hacer su descargo.- No me iré hasta que me escuches, y sabes – decía casi sin aliento como si hubiese corrido una maratón. La presencia de Min lo descolocaba de una manera que nunca hubiese creido posible.-sabes que puedo ser un maldito necio si me lo propongo.

Changmin cerro los ojos frustrado; parecía estar debatiendo en su fuero interno. Solo quería que Jaejoong desapareciese de una vez de su vida, que le diera tiempo para curar sus heridas, y estando frente a él, tan hermoso que al mirarlo sentía un dolor casi físico, supo que no se rendiría hasta que lograse lo que sea que haya venido a buscar. Luego de unos instantes – que a Jaejoong le parecieron eternos – el más alto solto un pesado suspiro y se hizo a un lado para dejarlo entrar.

Habian pasado exactamente 5 minutos, en los que ninguno había pronunciado palabra alguna, sentados uno junto al otro, retorciéndose las ropas, mirándose las manos y cada tanto echando un vistazo furtivo hacia el otro. Changmin empezaba a sentirse irritado, no solo por el silencio luego de tanta insistencia en “aclarar las cosas” sino por que cada que Jaejoong respiraba, sus ojos parecían seguir el movimiento de su pecho al subir y bajar como si de un magneto se tratase, y el sólo fuese una aguja sin ningún tipo de poder contra la fuerza que lo atraía. Jaejoong, por su parte, no sabia que decir, cómo explicar lo que había sucedido; como la realidad lo había golpeado, de frente, como una patada en el pecho que te deja sin aliento, sin palabras…sin posibilidad de reacción. Lo amaba. Pero estaba seguro de que si esas eran sus primeras palabras Changmin seguramente se reiría en su cara, o cabia la posibilidad de que pierda la poca paciencia que le quedaba y decidiese golpearlo en la cara de una buena vez.

Asi es que optó por la solución más más primitiva, tonta e instintiva que su freido y enamorado cerebro pudo pensar.

Girar su rostro y su cuerpo levemente y acercar sus labios a los del menor. Changmin pareció sentirse descolocado por unos segundos antes de devolver el beso; su primer instinto fue besarlo con todo lo que tenía, pero al siguiente momento estaba devolviendo el beso con ferocidad, renegando de si mismo por creer que Jaejoong podría querer algo más de él que su cuerpo. ¿Quería una follada? Pues eso tendría, la ultima follada, en la que lo humillaría y lastimaría lo suficiente para que se aleje de una puta vez.

~~

- No así Changmin, por favor, mírame.

Jae repetía entre sollozos. Changmin lo trataba de la misma manera que él lo había tratado por años; Como un objeto. Pero ya no lo soportaba.

No desde que se dio cuenta de que amaba a este hombre, o al que solía ser. Solo que el mismo se había encargado con su veneno, de eliminar la calidez que cubría cada pulgada de su cuerpo.

Era su culpa, se merecía esta frialdad, sabía que la merecía, pero no podía aguantarlo, ya no.

-Changmin detente -. A pesar de las casi salvajes embestidas de Changmin, Jaejoong sentía cualquier cosa menos placer.- Por favor - suplicó una vez más con la voz quebrada. Sin obtener respuesta, se dejó hacer; girando su cabeza hacia un lado, dejando sus brazos caer como peso muerto a sus costados; y sintiendo gruesas lágrimas deslizarse por su rostro.

Changmin se quedó estático unos segundos al percatarse de la falta de respuesta, de las lágrimas. "Esto no es lo que quiero" - pensó.

Su pecho dolía y el nudo en la garganta casi no le permitía respirar. Detuvo sus movimientos sobre Jae y durante unos segundos apoyo su frente contra el hombro de éste; solo unos segundos tratando de calmar su respiración, el dolor, pero no logró nada de ello.

-Vete -.suplicó Min con el mismo tono roto que había usado Jaejoong hacia unos minutos.- Vete por favor .- repitió mientras salía lentamente del interior del mayor.

El llanto de Changmin fue lo único capaz de sacar a Jaejoong de su estado de semi-inconsciencia. No podía alejarse, no podía dejarlo aun, no así. No sin decirle que lo amaba, que a pesar de haber sido un imbécil lo amaba. Al menos se merecía saber eso.

Con la poca fuerza - física y emocional - que le había quedado; y antes de que Min se alejara completamente de él, tomó delicadamente su rostro entre sus manos y se acerco lo suficiente para que escuche el débil sonido de su voz. Sus ojos se cruzaron con los propios, estaban rojos, hinchados, cargados de lágrimas.

-Sé que-que ya no importa para ti....pero... - tragó saliva tratando de aliviar el nudo en su garganta - Te amo Changmin.- dijo finalmente. Para dejar escapar luego un fuerte sollozo.

-Te amo ta-tanto -te amo Changmin-ah...sé que-que fui un imbécil, yo te lastime tanto-te

-Cállate.-interrumpió Changmin en el mismo tono débil y roto de Jaejoong.- Si...fuiste un idiota-que-que me hizo sentir como basura, me humillaste.... ¿y ahora me dices esto? ¿Qué quieres? - Las lágrimas del menor no se detenían, al igual que las del mayor.

Jaejoong trató de apartar la mirada, pero esta vez Changmin no se lo permitió.
-Mírame -.demandó.- ¿qué quieres Jaejoong? - Repitió - ¿Perdón? -.Soltó una risa amarga.

Jaejoong no pudo sostener la mirada y aflojando su agarre del rostro de Min se cubrió el suyo con las manos; negando con la cabeza sin poder detener su llanto.

La calidez del cuerpo de Changmin se alejó de su anatomía y cuando se sintió jalado de los brazos creía que Changmin se preparaba para echarlo de su casa.

Ya completamente fuera del cuerpo de Jaejoong, Changmin, lo tomó por los hombros, temblando, no solo por el miedo, sino por la anticipación. Acercó a Jae hasta que ambos quedaron frente a frente y una vez más; pero en forma de un dulce susurro preguntó:

-¿Qué quieres Jaejoong?

Alejó las manos del mayor descubriendo su rostro y lo miró directamente a los ojos.

- ¡A ti!-chilló el mayor sin poder controlarse.-de-déjame estar junto a ti.

Sobrepasado por las emociones propias y también por el palpable dolor en el tono de Jaejoong, en sus palabras, Changmin solo pudo abrazarlo y acercarlo lo más posible a su cuerpo. Jaejoong respondió al abrazo con ímpetu, no queriendo alejarse del hombre que había marcado su vida... al hombre que tanto había tratado de apartar, que tanto había lastimado, pero al que se le hacía imposible dejar.

Luego de unos minutos en los que solo compartieron lagrimas, caricias y suspiros. Changmin aflojó el abrazo y con una mano tomó suavemente el mentón del mayor y lo acercó lo suficiente como para rozar sus labios con los suyos.

-No sé s-si voy a poder perdonarte o-o si-si podré volver a confiar en t-

-Déjame intentarlo-.susurró Jaejoong.- déjame quererte Min-ah.

Min miró a los ojos al mayor una vez más, acariciando el rostro de la persona a quien más había odiado en su vida, y al mismo tiempo, a quien le había entregado su corazón.Unió sus frentes unos segundos, antes de sentir los mullidos labios de Jaejoong tocar tímidamente los suyos.El mayor no pudo evitarlo, tenía que besarlo una vez más; transmitirle todos los sentimientos que tan afanosamente trató de esconder de Changmin.Su pulso casi se detuvo cuando Min le correspondió; sin prisas, sin lujuria, compartiendo su inseguridad, su pena...

Cuando sus labios se separaron, Min rodeó la pequeña cintura del mayor con sus brazos, y éste; automáticamente rodeo el cuello del menor con los suyos. Así permanecieron un largo rato, transmitiendo sus sentimientos con susurros, caricias...

Min fue el primero en romper la burbuja, al notar cómo como a Jaejoong se le erizaba la piel... seguro a causa de que ambos yacían desnudos en el living de su casa.

- Ven, vamos -.dijo Min al tiempo que se ponía de píe y tomaba al mayor de la mano.

Jaejoong lo siguió con la mirada fija en el piso, pero sujetando la mano del menor firmemente, no sabía lo que les esperaba, solo sabía que no quería alejarse de Min.

Al llegar a destino - el cuarto de Changmin - éste instó al mayor a que se siente en su cama y luego unos minutos, el menor se acerco y comenzó a vestirlo con uno de sus pijamas. Changmin hizo lo propio y rodeó la cama para tomar su lugar habitual. Aún inseguro, Jaejoong volteó a verlo y el menor tiró de su mano para obligarlo a que se recueste a su lado; tomó el edredón que había quedado en los pies de la cama, y los cubrió a ambos, antes de pasar su brazo alrededor del torso de Jae, reduciendo la distancia entre ellos a la mínima posible. Jaejoong recibió aquel gesto con esperanza y se acurrucó tan cerca como pudo, rodeando la cintura del menor con su brazo, y entrelazando sus piernas con las de Changmin; quedando ambos dormidos, luego de unos minutos de compartida intimidad.

Una semana después…

Desperté con el sonido asignado para los SMS de mi celular, y gire confiado estirando el brazo para encontrarme con un espacio vacío y frio.

Cerré los ojos y trague con fuerza. Sentí que otra vez había caído como un estúpido. Tome el teléfono, simplemente para ver con que palabras se burlaría de mí esta vez, solo para acabar con una sonrisa idiota en mis labios, al ver el contenido de este:

"Despierta, cepilla tus dientes y acomódate en la cama, que en 5 minutos mas estará el desayuno. Jae ."
Un soplo de aire fresco recorrió la habitación, e inhale sintiendo como si mi corazón se sacara un gran peso de encima. No importa cuán patético suene, lo amo, lo he amado desde que lo vi por primera vez y mi torpeza hizo que derramase café caliente en sus pantalones. Una sonrisa se dibuja en mi rostro solo al recordarlo. Me levanto para cumplir con su pedido, y vuelvo a la cama, justo segundos antes de que un sonriente Jaejoong ingrese a la habitación.

~~~


No podía quitarle los ojos de encima. Se veía tan comestible con su pijama y sin camiseta que se me hacia difícil respirar. ¿En qué demonios había estado pensando?

No me habría percatado de que mis pensamientos me habían impedido ingerir alimento sino fuese por una dulce voz que me saco de mi ensimismamiento.

- Jaejoong-ah! - dijo pasando su mano por delante de mis ojos - ¿En qué piensas?

-En nada - dije sintiendo mis mejillas arder - perdón....

Cuando termine de pronunciar esa palabra, pensé en cuantas veces la había dicho sin sentirlo, sin que de verdad significara algo....en cuanto lo había lastimado....y me sentí culpable por mi pequeña broma de hacia un rato.

- Perdón...si...si te he asustado con el mensaje - dije bajando la mirada.

Su mano libre tomo suavemente mi mentón y mirándome a los ojos susurró.

-Por un momento tuve miedo....de que haya sido otra broma...de que me hayas abandonado nuevamente - su rostro se suavizo - pero después, cuando leí el mensaje, supe de verdad que de algún modo sería diferente esta vez.

-No volveré a cometer ese error -dije mientras quitaba la mesa del desayuno de mi camino, acorralándolo contra el respaldar de la cama y comenzando a tironear de su pijama para deshacerme de él.

-¿Que pasará cuando te canses de mi? - preguntó e hizo un puchero muy teatral que me sacó una carcajada.

- Nunca me voy a cansar de ti - dije mientras me acercaba gateando hasta el, para rodear su cuello con los brazos y besarlo dulcemente.

- Eso espero - dijo sonriendo al tiempo que colocaba sus brazos alrededor de mi cintura.- aunque se me ocurren muchas formas de probar que dices la verdad – Concluyó - y solo en ese momento me di cuenta de que sus hábiles manos ya se habían deshecho por completo de mi ropa.

- mmm... ¿tus métodos serán parecidos a los míos? - pregunte divertido mientras rodeaba su cintura con mis piernas y dejaba escapar un gemido al descender sobre su ya preparada y gloriosa erección. Con las manos temblorosas por el inmenso placer que se comenzaba a acumular en mi bajo vientre por la lenta y sensual fricción de su cuerpo y el mío; tome su rostro y lo bese, dejando que mi lengua se pasee por toda su boca, deleitándome con su sabor. No pude evitar sonreír aun con sus labios unidos a los míos cuando sus jadeos se hicieron más intensos y supe que ya estaba listo, para el próximo round.

The End ~

2 comentarios:

  1. buenisimo soy fanatica del Yunjae pero tambien me gusta el Jaemin o Minjae me encanta y esto estuvo bueno pobre Jae despreciado tan feamente y todo por su propia culpa y le pagaron igual su amado jefecito Yunho menos mal que no desistió y recibió una nueva oportunidad del ser que mas ama. Bueno me gusto mucho te felicito

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3/29/2013

    ooo soy nueva en esto y creo q me esta gustando
    al menos los q hablan de jae porq el me gusta ami
    Me pueden aconsejar de esto siiiiiii por fa quiensea una persona quien quiera ser mi tutura

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD