Soy tu mas grande fan, Jaejoong cap. 9

4 comentarios
“Ni siquiera supo como llego a ese lugar, pero de todas formas ahí se encontraba. El lugar era un espacio totalmente en blanco y solitario, muy extraño. Luego todo se fue transformando hasta mostrarle ante sus ojos una especie de escenario, volteo su cabeza y vio como todos sus compañeros lucían mas jóvenes y al notar sus apariencias pudo deducir que era un concierto de años atrás, cuando debutaron, más o menos en el año 2003.

Luego de la presentación, todos pasaron al backstage y vio como el joven yunho estallo en llanto, era la primera vez desde que lo conoció que lo veía tan débil e indefenso. El jaejoong de ahora seguía observando la escena ante sus ojos, sin atreverse a adentrarse en el sueño.

- ¡Nunca podre ser un buen artista!- se lamentaba yunho mientras que con ambas manos se tapaba la cara - Nunca podre ser tan buen cantante como lo son ustedes…

Jaejoong sintió su corazón romperse. Recordó que en el pasado, yunho había sido terriblemente inseguro acerca de su habilidad para cantar y que aunque frecuentemente no lo demostraba, si le atormentaba mucho aquel hecho. Ver a yunho sufrir de esa manera lo hacía sufrir también. Quiso llegar hasta él y abrazarlo, decirle que era la persona más talentosa y trabajadora que había conocido en toda su vida, pero no pudo, parecía que sus pies estuvieran clavados al piso.

Luego la escena se esfumo y le mostro otra, en donde también estaban en una especie de back stage. Pudo ver que esta vez la escena era más reciente, alrededor del año 2009 y reconoció el concierto que estaba presentándose frente a sus ojos, era el A nation del 2009. En ese tiempo, ellos tres ya habían presentado la demanda contra la SM y se empezaba a notar un ambiente tenso e incomodo entre los miembros, recordaba incluso que se comenzaron a distanciar unos de otros, yunho siempre pasándosela con changmin y él con el yoosu. Había sido el principio de todo el problema.

Paseándose entre los miembros como un fantasma mientras cantaban la canción “stand by u”, Se poso al frente de yunho y vio como este no dejaba de contemplar al jaejoong de ese tiempo con una mirada triste y resignada a la vez. Se dio cuenta que su yo del pasado estaba ignorando completamente a yunho y que hasta estaba siendo cruel con él al solo prestarle atención a yoochun y junsu. Maldijo a su yo del pasado por ser tan déspota y estúpido con yunho.

El creía que entre los dos, él era el único que sufría en toda esta situación, que era el que siempre lloraba y se lamentaba, pero estaba equivocado. Tan metido estaba entre sus propios sufrimientos que no vio los de yunho. Tan irónico era que jaejoong siempre había querido ser la persona capaz de hacer que yunho fuera el hombre más feliz del planeta, y resulto siendo el que más le hizo daño.

- Lo lamento tanto yunho- susurro con lágrimas en sus ojos, mientras que veía como yunho soltaba una lágrima solitaria rodando hasta su barbilla. Acerco su mano hacia la cara de yunho, queriendo acariciarla pero vio como su mano traspasaba la piel de yunho.

No lo podía coger, no lo podía alcanzar. Nunca más y eso era un hecho que tal vez duraría para siempre“


Se despertó con la respiración agitada y los ojos bien abiertos, y se dio cuenta que estaba en la sala de espera de un hospital, recostado entre las piernas de junsu quien lo acariciaba dulcemente. De tanto llorar se había quedado dormido. Junsu al ver que jaejoong se despertó, volteo su cabeza hacia abajo y jaejoong pudo notar que junsu tenía la cara roja debido a las lágrimas que había estado soltando.

- Hyung- su voz sonaba débil- ¿tuviste una pesadilla?- pregunto cariñosamente.

Jaejoong no respondió ya que estaba tratando de reaccionar y acordarse porque diablos se encontraba en un hospital. Luego lo recordó y sintió como nuevas lágrimas inundaban sus ojos.

- Shhh, shhh- susurro junsu- no llores mas- le dijo mientras le acariciaba la cabeza.

Jaejoong volteo y vio como al frente de ellos, se encontraba changmin quien también estaba llorando, recostado sobre el hombro de yoochun. Todos lucían tan tristes y deplorables.

Jaejoong levanto su torso de inmediato- ¿yunho? ¿Como esta?- le pregunto a junsu, su voz se escuchaba ansiosa y angustiada.

- Aun no sabemos - respondió junsu bajando la cabeza- el doctor no ha dicho nada.

Jaejoong se volvió a recostar lentamente sobre las piernas de junsu, con su mirada fija en algún punto de la pared. Yunho se estaba debatiendo entre la vida y la muerte y, todo era su culpa. Si yunho fallecía él nunca lo superaría, estaba seguro de que se terminaría suicidándo a causa del dolor de perderlo.

Volvió a sollozar más audiblemente.

- Jaejoong no…- le dijo yoochun pero fue interrumpido por una fuerte exclamación del susodicho.

- ¡No lo entiendes!- dijo- yo trate mal a yunho antes de que él fuera a rescatarlos, le dije cosas tan horribles…cosas que ni siquiera pienso que sean ciertas…en ese momento solo lo quería dañar y ahora el está a un paso de morir, ¡y lo peor de todo es que es por mi culpa! ¡nunca debí de haber corrido hacia ustedes y haberlo expuesto de esa manera! ¡soy una basura!- estallo en llanto de nuevo.

Una de las cosas que más se lamentaba jaejoong, era haber tenido esa horrible pelea con yunho antes de que todo eso pasara. Ahora yunho moriría pensando que él lo odiaba, cuando en realidad lo amaba más que nada. Estaba tan cegado por la ira y el odio acumulado en todos esos años después de la demanda, que dijo cosas que ni siquiera creía, solo quería lastimar a yunho con sus duras palabras…y ahora lo estaba pagando caro.

Tanto deseaba que sus últimas palabras a yunho hubieran sido “te amo” o “Eres lo más importante para mí” o “Eres la persona más especial que he conocido”. Se maldecía a sí mismo por haber sido tan idiota.

El doctor entonces salió y jaejoong se incorporo conteniendo la respiración, preparándose para lo peor. Ya se imaginaba al doctor diciéndoles que no se había podido hacer nada y que yunho había fallecido, y entonces ese se convertiría oficialmente, en el peor momento de toda su existencia.

- Al paciente Jung se le ha logrado extraer satisfactoriamente las dos balas que impactaron en su pecho, mas sin embargo el paciente perdió mucha sangre y puede que no logre sobrevivir.

El hecho les cayó como un balde de agua fría a los cuatro jóvenes que escuchaban atentamente las palabras del doctor.

- El banco de sangre del hospital ahora mismo presenta unos inconvenientes- pauso- hemos mandado a traer sangre de un hospital cercano, pero puede que cuando llegue, el paciente ya haya fallecido.

Ninguno de los presentes hablaba, no encontraban las palabras correctas o tal vez estaban tan shokeados con la realidad que no podían pronunciar frase alguna.

- ¿No hay algo que se puede hacer?- pregunto changmin- ¡debe haber algo!- grito desesperado.

- Hay una solución- dijo el doctor devolviéndole un poco de esperanza a los chicos-que encontremos un donante a tiempo- volvió a hacer una pequeña pausa- el tipo de sangre de yunho es A+, tenemos que encontrar un donante con el mismo tipo de sangre, que sería lo más favorable o lo otro seria, una persona de tipo de sangre O que quiera donar, ya que ese tipo de sangre puede donar a cualquier persona.

- Yo soy O+ - se apresuro a decir jaejoong colocándose frente al doctor.

- Es complicado- continuo el doctor- primero tenemos que hacer una serie de pruebas para determinar si no hay ninguna resistencia del paciente al recibir su sangre, además, la cantidad que perdió es mucha y usted tendría que donar una gran suma, poniendo en riesgo su propia vida.

- No me importa- dijo decidido jaejoong- yo haría todo por yunho, así sea poner en peligro mi vida.

Los tres jóvenes que aun estaban sentados veían la firmeza y seriedad de jaejoong al decir esas palabras, sus corazones se llenaron de un sentimiento extraño.

El doctor trato de persuadir a jaejoong diciéndole que no era conveniente que se expusiera de esa manera pero jaejoong no se retracto. Finalmente, el médico suspiro resignado y le dijo a jaejoong que lo acompañara hacia una sala en donde procederían a hacer las pruebas. Jaejoong se volteo hacia sus dongsaengs dándoles una pequeña sonrisa de consuelo, diciéndoles que todo iba a estar bien.

- Cuídate hyung y salva a yunho, por favor- le dijo changmin acercándosele y haciéndole una pequeña reverencia, por lo que jaejoong lo atrajo a sus brazos, abrazándolo fuertemente.

Se despidió y siguió al doctor hacia la sala.







Luego de hacer las pruebas necesarias y determinar que si era apto para donar sangre, el doctor junto con un grupo de enfermeras guio a jaejoong hacia el cuarto en donde se encontraba yunho.

Al entrar y observar el cuerpo de yunho, inconsciente y bañado en sangre, no pudo evitar que su corazón se estrujara ante la horrible imagen. El doctor lo coloco en una camilla paralela a la que se encontraba yunho y le obligo a acostarse, poniendo en el proceso algunos tubos en una vena de su muñeca derecha conectándola con la muñeca izquierda de yunho para que pudiera iniciar la transfusión.

- Todo saldrá bien, bebe- jaejoong le dijo a yunho, tomando su mano apretándola fuertemente.

La transfusión comenzó. Jaejoong veía la sangre fluir por el tubo entrando al cuerpo de yunho. Elevo más su mirada y sonrió al ver que el rostro de yunho, que en un principio había estado totalmente pálido, se empezaba a notar un pequeño y sutil sonrojo en sus mejillas indicándole que la transfusión estaba comenzando a dar sus frutos.

Agradeció ser él quien estuviera salvando a yunho, devolviéndole con el acto todos los favores ofrecidos. Una entrega total de amor.

De repente, se comenzó a sentir débil y mareado, su cabeza daba vueltas, sudaba más de lo normal y sentía que mientras más le sacaban más débil se volvía.

- Será mejor que terminemos la transfusión, el donante no se ve para nada bien- dijo una enfermera al notar el estado de jaejoong.

- Pero si paramos ahora puede ser que el paciente receptor no logre sobrevivir- replico otra enfermera.

- Pero es lo mejor- entro el doctor en la conversación dispuesto a acabar con la transfusión y desconectar los tubos del cuerpo de jaejoong.

Jaejoong al percatarse de esto, se alejo de agarre del doctor, y comenzó a protestar alegando que no lo desconectaran. Le importaba una mierda su salud, ahora lo único que le interesaba era el estado de yunho. Su yunho.

Las enfermeras trataban de controlarlo pero el se movía inquieto gritando que no se atrevieran a parar el procedimiento. Luego sintió como se quedaba sin fuerzas, los ojos se le cerraban y su cuerpo comenzaba a quedarse estático. Vio hacia yunho y sonrió por última vez, viendo a la persona que amaba quedarse con todo su aliento.

- Te amo yunho- susurro bajito antes de soltar la mano de yunho y caer en una total inconsciencia.

__________________________________



Su vista estaba borrosa. Sacudió la cabeza para poder enfocar bien y noto un gran techo blanco ante sus ojos. Volteo el rostro para encontrarse con una ventana que indicaba que ya era de día, probablemente una hora temprano en la mañana. Bajo un poco más la vista y vio a yunho quien respiraba tranquilamente con los ojos cerrados.

Sonrió y se tranquilizo, al parecer la transfusión había sido un éxito. Yunho se había podido salvar…y el también. Trato de moverse pero se sentía tan decaído y frágil que no podía ni siquiera levantar un brazo. Al parecer la sangre que había donado fue mucha y lo había dejado totalmente debilitado, sin embargo no le importo. Yunho estaba aparentemente bien y eso era lo único que importaba.

Quería ir hasta la cama de yunho y acostarse junto a él, respirar su aroma, acariciar su rostro, sentirse acompañado, pero la imposibilidad de movimiento lo frustraba y lo detenía de hacer tales cosas. Impaciente decidió mandar todo al carajo y como pudo se levanto, caminando apresuradamente hacia la camilla de yunho tratando de no caerse. Lo logro y se acomodo acostándose junto al cuerpo de yunho, procurándose de no lastimarlo. Gracias al cielo la cama era ancha así que podían caber los dos perfectamente sin necesidad de sentirse incómodos.

Inmediatamente después de haberse acomodado mejor en la cama, volteo hacia yunho y le acaricio la cara lentamente, luego con extremo cuidado rozo su pecho, sintiendo las heridas de bala soltando unas lágrimas al ver todo el problema que había formado. Se sentiría tan desolado y afligido sin su yunho.

Yunho de pronto se removió despertándose de su letargo, tratando de abrir sus ojos. Jaejoong se percato de esto e incorporo su cabeza del hombro de yunho del cual había estado recostado.

Yunho finalmente abrió sus ojos y enfoco a la persona que estaba a su lado.

- ¿Cómo te sientes?- le pregunto jaejoong dulcemente.

No respondió y en cambio volteo su mirada inspeccionando toda la habitación, tratando de recordar porque se encontraba ahí. Recordó entonces todo lo que había sucedido y un inmenso dolor lleno su corazón. Jaejoong al ver que de los ojos de yunho caían pequeñas lagrimas se apresuro a limpiarlas, preocupado por el estado anímico de yunho.

- Tu…-dijo casi en un suspiro- tu…los elegiste…me mataste.

- No…- susurro jaejoong con la voz quebrada mientras negaba con la cabeza.

- Si…- recrimino yunho con la poca fuerza que tenia.

- No yunho- explico jaejoong- yo...y-o no pensé en las consecuencias, trataba de ayudarlos solamente, yo no pensé que te fueran a hacer eso…l-lo siento tanto - dicho esto se echo a llorar. Se sentía tan culpable - y…yo…también lamento tanto todo lo que te dije en el hotel, no es eso lo que de verdad pienso, estaba cegado por el odio y la ira.

- No tienes por qué disculparte- le dijo yunho repentinamente siendo más comprensivo de lo que había sido anteriormente- yo sabía lo que harías, tú mismo lo dijiste, tú los elegirías a ellos mil veces sobre mi- jaejoong seguía negando con la cabeza fuertemente mientras se rehusaba a darle la cara a yunho- hasta tienes en tu espalda los nombre de ellos, fue como una manera de decir que nos olvidarías…tanto a mí como changmin y que ellos ahora significan mas en tu vida…yo soy el culpable por no darme cuenta de eso antes.

- ¡No!- negó jaejoong- ustedes también son importantes en mi vida- dijo mientras levantaba su cara hacia yunho- sobre todo tu…yo te he amado desde siempre, no como la manera de la que amo a mis dongsaengs…es diferente…más fuerte, yo estoy enamorado de ti.

- ¿Entonces por qué los escogiste a ellos y no a mí?

Jaejoong de nuevo bajo la mirada negando con la cabeza – Son tipos de amor diferentes- respondió.

Jaejoong incorporo de nuevo su torso para completar su frase pero un fuerte mareo inundo su cabeza haciéndolo tambalear provocando que casi cayera de bruces al suelo si no fuera por la habilidad de yunho que lo alcanzo a sostener antes de que eso sucediera.

- ¿Qué te pasa?- Le pregunto yunho con el entrecejo fruncido.

- Es que yo…- fue interrumpido por alguien quien silenciosamente abrió la puerta.

Ambos voltearon asustados para luego notar que era heechul el dueño de esos ruidos. Heechul primero asomo lentamente su cabeza por el borde de la puerta, volteando a ambos lados precavidamente antes de detenerse y reflejar una gran sonrisa en su rostro viendo a la parejita que lo miraba confundida desde la cama. Abrió completamente la puerta y camino con pasos seguros hacia jaejoong y yunho.

- Vaya…- dijo- creo que ya no hay nada de qué preocuparse si ya están compartiendo una cama ¿acaso no les da vergüenza que estén en un hospital? ¿no podrían haberse aguantado hasta la casa?- menciono divertidamente.

- ¿Qué haces aquí heechul?- pregunto yunho felizmente mientras extendía la mano para agarrar la de heechul, olvidándose de la fría discusión que estaba teniendo con jaejoong.

- Bueno cuando me avisaron que mi magnifico amigo Jung yunho había escapado, me puse en alerta y no pude evitar pensar que todo era gracias a mi otro magnifico amigo llamado Kim jaejoong- dijo esto mirando hacia el mencionado- parece que no me equivoque – suspiro - luego cuando me alertaron de que habías sido disparado, mande toda a la mierda y vine directamente hasta el hospital.

- Gracias- dijo yunho mientras que apretaba débilmente la mano de heechul.

- Por supuesto no me dejaron entrar a verlos, así que tuve que coquetearle a una enfermera para así poder entrar- dijo heechul con aires de suficiencia mostrando una actitud engreída y arrogante.

- ¡Heechul!- regañaron al mismo tiempo jaejoong y yunho al mayor.

Heechul se echo a reír para luego proseguir.

- Además tenía que asegurarme que el cabeza hueca de jae no hubiera muerto.

- ¿Qué?- pregunto yunho intrigado.

- ¿No te lo conto?- pregunto heechul con los ojos bien abiertos- el muy estúpido casi muere desangrado al querer donarte toda la sangre de su cuerpo.

Yunho volteo hacia jaejoong sorprendido por la extraña confesión mientras que jaejoong bajaba la cabeza apenado por la acción que había cometido.

- Es cierto- admitió jaejoong- el doctor dijo que habías perdido mucha sangre y que solo te salvarías si te hacían una transfusión sanguínea y yo desde luego me ofrecí a donártela- dijo mientras yunho escuchaba atentamente sus palabras- el dijo que era muy riesgoso, que tenía que donar mucha sangre y que probablemente no saldría vivo, pero no me importo, lo único que me interesaba eras tú- dijo mientras que con una mano acariciaba lentamente la mejilla de yunho.

Yunho se sintió tocado por la acción del mayor, ahora comprendía el porqué jaejoong estaba con él en aquella habitación y el porqué de su repentino malestar. Había arriesgado su vida…por él.

- Yunho- menciono jaejoong sacándolo de sus pensamientos- tal vez yo no te haya elegido a ti, pero…yo siempre elegiré dar mi vida por ti. Siempre lo hare- su voz sonaba firme y decidida -Ahora una partecita de mi corre por tus venas, somos uno solo- dijo mientras mostraba una de sus más cálida sonrisas.

Yunho sonrió también por las dulces palabras de su amado, decidiendo dejar pasar todo lo ocurrido por el momento y también dispuesto a regañar a jae por exponer de esa manera su salud, pero eso sería más adelante, ahorita solo tenia ánimos de estar en paz.

Pero tal vez no estaría en paz ya que sintió nuevos ruidos entrar por la puerta. Alzo su mirada y vio como de la misma forma que había ingresado heechul, estaban entrando uno por uno sus dongsaengs vistiendo batas blancas. Espera… ¿batas blancas? Heechul al verlos no pudo evitar soltar una risotada mientras que jae y yunho los miraban sorprendidos dispuestos también a burlarse.

- ¿Qué hacen vestidos así?- pregunto heechul cuando finalmente pudo parar de reírse.

- Bueno- empezó a hablar changmin cruzando los brazos con una expresión molesta en su rostro- no nos dejaban entrar, así que a junsu se le ocurrió la magnífica idea de robarse unas batas de doctor que estaban en una silla y entrar disfrazados a la zona de emergencias.

- Y funciono- continúo yoochun- porque nadie trato de detenernos y ninguna persona pregunto porque estábamos por aquí- dijo sintiéndose victorioso- y hablando de eso ¿tu porque estás aquí? ¿cómo lograste entrar?- pregunto curioso.

Heechul abrió la boca dispuesto a echar un discurso sobre su gran poder de convencimiento y como siempre lograba lo que quería, hasta que un gran “Hey” proveniente de yunho hizo que todos desviaran su atención de heechul, acordándose de la razón por la cual habían tratado de entrar en la habitación.

- ¡Yunho!- todos exclamaron al unisonó, abriendo los brazos dispuestos a abrazar a yunho y jaejoong que yacían en la cama.

- Estábamos muy preocupados- dijo junsu entre lagrimas mientras que los apretaba fuerte.

Las palabras y lamentos se perdían entre el abrazo que estaban compartiendo entre los cinco, un abrazo que anhelaban desde ya hace mucho tiempo. Heechul rodo los ojos al ver la cursi escena que presenciaban sus ojos y se volteo dirigiéndose hacia la salida no sin antes decir- Bueno los dejo, su momento romanticón me está provocando nauseas, además alguien tiene que ir a vigilar que la SM, la CJES, la familia de yunho y changmin y la familia de los tres, no se maten antes de tiempo. ~Bye~

Apenas heechul cerró la puerta todos pararon de abrazarse para así poder mirarse a las caras. Las tenían rojas y húmedas pero no les importaba en absoluto.

- Tranquilos- menciono yunho suavemente mientras que veía las caras preocupadas y tristes de sus dongsaengs- tendrán líder para rato.

Los cinco se echaron a reír levemente por el comentario de yunho deseando que esas palabras fueran para siempre. Los cinco de ellos reunidos, abrazados y felices era tan idílico y utópico que parecía mentira que estuviera sucediendo. Pero estaba sucediendo al fin y al cabo. Un fuerte chillido los saco de su dulce sueño.

- ¡¿ustedes que hacen acá?!- grito furibunda una enfermera al pie de la puerta, dándose cuenta de que tres de los jóvenes no eran doctores del hospital y que dos pacientes estaban compartiendo una misma cama.

Saco casi que a patadas a junsu, yoochun y changmin de la habitación, y mientras ayudaba a pasar a jaejoong a su camilla, este cogió la mano de yunho sonriéndole dulcemente, prometiéndose a si mismo nunca volver a soltar la mano que sostenía.

4 comentarios:

  1. ^o^ ohh que bello capitulo, me alegra de que las cosas salieran bien al final, aunque he de confesar de que al inicio me estaba preocupando por las visiones que tenia Jae en su sueño...

    Ahora solo hay que esperar a que salgan del hospital y mirar como siguen las cosas

    ^~ Gracias por el cap

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3/04/2013

    noooooooooo disculpe que sea mala pero queria que jaejoong sufra un poco jajaj pero me gusto el capitulo porfis continuaa que me muero de ancias lo que no me parece justo es que tenga que esperar un mes para leerlo ijijij

    ResponderEliminar
  3. Casi lloro T.T waaaaaaa~~ estubo hermoso(?) el cap... Se que estoy loca pero me hubiera gustado que sufrieran un poquito mas JYJ o que se nos muriera por algunos seg o minutos Lidershi xD
    Quieroo continuacion pleasee~~~ muy bueno el fic por cierto n.n

    ResponderEliminar
  4. Si bueno tambien queria que jaejoong sufriera un poco mas , pero siempre planee hacer este fic corto asi que no queria extenderme mucho en la historia O-O

    gracias por leer :D

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD