Time - Cap. 1

5 comentarios
– Amarga despedida –


Amor, tal vez es amor, mis predicciones nunca se han equivocado

Esto podría ser amor, tiene que ser amor

Mis pasos se acercan a ti, ya está decidido por nosotros

Después de unos segundos, nos convertiremos en amantes

-TVXQ Destiny -


Un día soleado, bello y radiante. Un día cualquiera de primavera. Una pareja saliendo de aquella pequeña iglesia. Un novio con una sonrisa tan radiante que opacaría cualquier sentimiento de tristeza. El otro novio con una sonrisa tan fingida que si su ahora esposo y la familia de este no se habían dado cuenta o que tal vez lo hicieron no decían nada para no arruinar la felicidad del chico pelirrojo que estaba preocupado por no haber traído el arroz.

Mama, el arroz… olvide el arroz es de mala suerte no lanzar arroz a los novios – comentaba junsu preocupado.

No te preocupes hijo no es tan importante – le respondía la madre con una dulce sonrisa para tranquilizar a su hijo – además ya estas casado con quien tanto soñabas o acaso no estás ansiosos por tu noche de bodas? – preguntaba su madre con tono pícaro a su pequeño que se sonrojaba de un color tan rojo como la rosa que adornaba la solapa de su saco.

Y así tan fácil como la preocupación llego esta se fue y junsu volvió a sonreír tomando foto tras foto de su familia, la iglesia y de su guapo esposo. Durante la fiesta junsu bailaba con sus parientes más pequeños una canción muy estúpida para gusto de Yoochun, como se le ocurría a junsu bailar “pajaritos a bailar” “esa es una canción de niños” pensaba él pelirrojo mientras miraba en dirección de donde un grupo de niños bailaba y en medio su esposo les acompañaba divertido, pero que al pelirrojo no le tomaba importancia. Despejo la vista de aquella escena y Yoochun se dentro a la casa, revisaba los regalos de boda asqueado de todo mirando la licuadora regalo de un primo de junsu, la tostadora regalo de la madre del pelirrojo y guardando un sobre con dinero regalo de la abuela de junsu esa pequeña cantidad serviría para comprarse o auto regalarse una chaqueta de cuero que vio por internet y de marca prestigiosa, desde el principio él no tenía ganas de contraer matrimonio con aquel pelirrojo que sonreía feliz, yoochun solo lo acepto porque el tío de su esposo casi lo obligo, ya que sus padres habían fallecido a causa de un accidente cuando el tenia doce años desde entonces convive día a día con Junsu este evitándole a toda costa y el otro buscándole para estar siempre junto a él. Un amor que no es correspondido que a ojos de los demás, es más que claro que el único enamorado de la relación de junsu. Todos están al tanto que junsu le ama, que daría la vida por yoochun mas sin embargo el pelinegro no tomaría su mano si es que la vida del pelirrojo corriera peligro.

Yoochun deberías estar bailando con tu esposo, es tu boda – le decía el sacerdote que había oficiado su boda y el cual era gran amigo de la familia

No sé bailar – fue su escueta respuesta mientras sacaba un cigarrillo y lo encendía. El padre solo movió la cabeza en negación y salió hacia la fiesta dejándolo de nueva cuenta solo.

Yoochun cuida a junsu – ahora el tío de junsu es quien llegaba a su lado y comenzaba una plática de la cual no quería ser participe – sabes que siempre te ha amado – aspiraba una bocanada del humo de su cigarrillo para hacer odio sordos a aquella palabras del mayor – tienes que tener paciencia ya sabes que es muy hiperactivo y además habla mucho…

Tanto como para querer callarlo a golpes – contesto sin dejar terminar al otro y en un instante recibió un golpe en el estomago haciendo expulsar todo el aire contenido en sus pulmones

Debes cuidar tus palabras. El es un ángel y si lo lastimas te matare yoochun – advirtió – el es como mi hijo y no te permitiré que le hagas daño - y con el puño adolorido salió al encuentro de su sobrino quien seguía tomando fotos con su cámara y es que a junsu le fascinaba fotografiar cualquier cosa, encontraba fascinante la idea de capturar aquella escena en una fotografía. Todos felices, sonrientes. Junsu esperando por que yoochun bailara su pieza ya como esposos mas no paso yoochun se negó alegando que era tarde y les esperaba un largo viaje. Una sonrisa triste surco los labios de junsu mas no se dejo vencer solo era un baile y el tenia toda la vida con yoochun para bailar todas las piezas de vals o incluso una canción sensual para deleite de su esposo. Y su sonrisa volvió a aparecer radiante o incluso más borrando el momento de tristeza.

No se cambiara los trajes y así en la puerta de entrada de la casa kim se despedían, mas el tío de junsu los dio una gran sorpresa aparcando una motocicleta con sidecar de color rojo con la frase de recién casados en la parte trasera, a los cascos de ambos les había pegado una orejas y cola de tigre lo que los hacían ver ridículos. Yoochun con cigarro en la boca solo hizo una mueca de desagrado mientras junsu gritaba de alegría y le tomaba foto, que después la pegaría en ese álbum que su madre le regalo para cada una de las fotos de su boda y el trayecto al lugar donde festejarían su luna de miel.

Vamos junsu – comento con fastidio tomando su casco, primero observo las ridículas orejas que tenía y después se lo coloco. Con la mirada le advirtió a junsu que subiera y este lo hizo de inmediato colocándose también su propio casco para después pedirle a su madre que les tomara una foto antes de partir. Otra fotografía de pareja donde junsu brillaba sus ojos mostraban la felicidad de ser el esposo de yoochun, la sonrisa en el rostro de su madre al ver la foto en cámara pero no todo es felicidad al ver la imagen del pelinegro la sonrisa se borro y una mueca de desagrado ocupo su lugar. El pelinegro salía con una cara seria mientras fumaba otro cigarrillo sus ojos no mostraban felicidad y por un instante la señora kim se pregunto si había hecho lo correcto en apoyar a junsu en contraer nupcias con yoochun.

Se despidió de todos y la moto arranco dejando cada vez atrás el hogar de ambos para ir hacia su luna de miel ¿y porque en motocicleta? Simple, junsu decía que era romántico ir viajando en moto mientras admiras la naturaleza, su luna de miel no iba a ser en el extranjero y mucho menos algo costoso solo viajarían a busan, se hospedarían en un hotel económico del cual las reservaciones ya estaban hechas y admirarían el mar mientras tan una caminata por la playa tomados de la mano y yoochun profesándole cuanto le amaba ¿acaso no es romántico? Pero mientras llegaran a su destino la carretera y los lugares de paso como cafeterías, centros recreativos y alguno que otro hotel seria perfectos para demostrarse cuanto se amor les unia. Porque junsu está seguro que la persona quien es ahora su marido lo ama con tal intensidad que como la hace el.

El camino era una agonía para yoochun su esposo no se callaba y por el ruido de la moto junsu gritaba mas logrando ponerlo tan alterado que cuando vio la primera gasolinera se detuvo para poder des estresarse mientras llenaba el tanque de gasolina. Un junsu muy eufórico corrió a la entrada de la cafetería, todos los presentes sonrieron ante el joven que les pedía la ubicación de los baños además por su inesperada llegada y es que no todos los días podían ver a un par de jóvenes con unos cascos tan ridículos y viajando en moto.

Cuando yoochun fue a hacerle compañía a junsu lo encontró platicando con otro par de jóvenes tal vez uno o dos años menor que ellos, los cuales solo reían ante cada palabra de junsu.

Yoochunnie…les estaba contando de nuestra boda y de los guapo que te vez conduciendo – un junsu feliz explicaba mientras yoochun lo miraba con enojo y los otros chicos se aguantaban las ganas de reír

Ven junsu vamos a otra mesa – lo tomo de brazo ante la atenta mirada de aquellos jóvenes – no cuentes cosas de nosotros junsu – advertía mientras tomaban asiento – no me gusta que la gente sepa de mi –seguía su explicación pero junsu casi no le hacía caso, el estaba ensimismado en sus folletos del hotel donde se quedarían – y por favor junsu… - suspiro – quédate solo un momento callado

Pero chunnie… - reclamo haciendo un lindo puchero

Por favor…solo un minuto – volvió a pedir un tanto exaltado porque junsu no le hacía caso

Pero… - no pudo decir otra palabra porque los dedos de yoochun habían tomado sus labios

Por favor – insistía ya con menos paciencia que antes y soltando los labios de un pucheroso junsu

Pero… tienen pie de manzana – respingo cuando yoochun golpeo con ambas manos la mesa logrando que todos voltearan a ver a la joven pareja.

Un joven pelinegro vistiendo un traje de novio salía de aquella cafetería que se encontraba en algún lugar de la carretera, montaba su motocicleta y partía lejos de su ruidoso esposo. Dejando al otro dentro del lugar ya que por primera vez yoochun le había dado miedo además de que no tuvo tiempo de reaccionar, miro por el gran ventana y veía como su esposo partía dejándole solo alrededor de extraños, la mesera se acerco y lleno su taza de caliente café aparte de un “lo siento” acompañado de un suspiro.

Estas bien? – un hombre se acerco a su mesa y tomo asiento – parece que tu marido se fue y le ha dejado

Oh! No es que esta emocionado por la luna de miel – decía junsu con una sonrisa – el ha estado nervioso todo el día, vamos a busan – comentaba y le mostrada todos los folletos, el hombre solo se limito a sonreír ante el encanto de junsu pero su mirada de vez en cuando paraba hacia el camino que yoochun había tomado.

Cuando se supo lejos detuvo la motocicleta, respiro profundo y lanzo un grito.

Cállate! – gritaba mientras propinaba patadas al vehículo – cállate! – volvía a repetir abollando el sidecar – cállate! – se volvió a escullar cuando golpeo la llanta de la moto y se resbalo haciendo que callera sentado sobre el suelo, se puso de pie y arranco las tontas orejas y la estúpida cole de tigre de su casco, pisoteándolas cuando yacía en el piso como queriendo hacer que desaparecieran.

Minutos más tarde yoochun regresaba a la cafetería, junsu al notarlo sonrio ampliamente, su estado de humor se recompuso y se levanto de inmediato, con una reverencia se despidió de aquel hombre saliendo a toda prisa al encuentro con su marido. Pero se detuvo cuando vio los golpes en la moto e inconscientemente abrazo su mochila al pecho.

Sube junsu – ordeno un menos enojado yoochun

El pelirrojo no se movió aferrando la mochila a su pecho como una barrera de protección ante lo que estaba a punto de hacer, con los latidos del corazón apresurados miro a su esposo y le sonrió no feliz ni alegré más bien melancólico.

Me amas? – pregunto nervioso por la respuesta que le fuera a dar su marido

Me case contigo ¿no? – respondió frio

Acaso es difícil de responder la pregunte que te hice? – preguntaba de nueva cuenta ya con un nudo en la garganta

Junsu sube, se nos hace tarde – ordeno de nueva cuenta sin responder a las preguntas que le había hecho junsu. Este solo bajo la mirada dejando en el asiento del sidecar su mochila para después montarse en la parte de atrás de la moto abrazándose a la cintura de yoochun reprimiendo un sollozo ante la verdad que se le fue expuesta. Dentro del local todos miraban a al pelirrojo que agitaba la mano y les sonreía de manera triste despidiéndose de ellos todo comprendieron al instante que junsu sufriría al lado de yoochun.

De nuevo en la carretera junsu acariciaba su anillo de bodas, recordó que yoochun no le había dado anillo de compromiso y el tuvo que comprarse uno al igual que con el de bodas y suspiro como lo hiciera repetidas veces desde que abandonaron la cafetería, jalo un poco el anillo para sentirlas tres pequeñas piedras que le adornaban pero este se deslizo por todo su dedo cayendo al asfalto junsu al instante volteo hacia atrás tratando de ver su alianza pero le fue difícil a la velocidad que iban.

Yoochun, se me cayó el anillo de bodas – le decía angustiado a yoochun que también miraba hacia atrás por unos segundos tratando de ver – se me callo el anillo…hay que buscarlo

Espera junsu…- gritaba el pelinegro y daba una última mirada a atrás – detendré la moto y lo buscaremos…ok? – le prometió y a cambio junsu asintió con un leve movimiento de cabeza

Ninguno se dio cuenta para cuando ambos voltearon al frente fue tarde, yoochun había invadido el carril contrario, un tráiler se acercaba peligrosamente hacia ellos, un rápido movimiento en el manubrio en la moto y yoochun logro esquivarlo, la motocicleta se salió de la carretera descontrolada para cuando yoochun tuvo el control fue tarde chocaron contra un arbole. Ambos cuerpos salieron disparados por el impacto. La motocicleta quedo totalmente destruida. El cuerpo de yoochun yacía inconsciente al igual que el de junsu unos metros atrás en un campo de cultivo.

-Minutos más tarde-

Abrió sus ojos lentamente, la cabeza le dolía como los mil demonios, su rostro lleno de raspones y una de sus mejillas tenía una cortada que necesitaría de puntos para cerrarla, la camisa de su traje manchada de su propia sangre miro alrededor buscando a junsu pero no le encontró así que camino a paso lento mientras gritaba su nombre esperando una respuesta del pelirrojo, no le lograba encontrar la hierba combinada con lo que se cultivaba era espesa haciendo más difícil su labor, a unos cuantos pasos encontró la mochila de su esposo y sobre esta su anillo de bodas perdido al parecer había caído al sidecar y al momento del impacto tanto anillo como mochila cayeron juntos, tomo la argolla y lo guardo en su bolsillo para seguir la búsqueda de su esposo al cual no lograba encontrarlo.

Vislumbro un cuerpo a pocos metros de él corrió como pudo el dolor era insoportable pero debía cerciorares que su esposo se encontrara bien pero no fue así. El cuerpo de junsu estaba boca abajo con el brazo derecho flexionado detrás de su espalda. Era una terrible imagen, se arrodillo frente al cuerpo y le acomodo en su regazo viendo que los ojos de junsu permanecían abiertos sin ningún brillo, su cuello manchado de sangre, sin respiración algunas, sin pulso…sin vida. Junsu había muerto debido al gran golpe en su cuello que al aterrizar contra el suelo se lo rompió causándole la muerte enseguida. Ese joven alegre que soñaba con una luna de miel, un viaje en motocicleta viajando por carretera se había ido de este mundo. Ese joven cuyo cuerpo inerte que no hace horas le preguntaba si lo amaba había muerto. Ese joven que se imagino una vida al lado de yoochun, una vida con alegrías, tristezas, parrilladas e hijos de por medio murió con el corazón roto.

Roto porque su esposo no le amaba.

Porque solo se caso por obligación con él.

Roto porque antes de morir no tuvo una muestra de amor por parte de yoochun.

Porque nunca se imagino que el destino ya tuviera preparada su partida con tan amarga verdad e ilusiones rotas.

Uso su saco como almohada y acomodo la cabeza de junsu en esta, corrió por todo el campo de cultivo desesperado por ayuda. Porque junsu no merecía morir sabia a la perfección que no tenía sentimiento alguno por el pelirrojo pero de eso a verlo muerto era otra cosa. Toco a la puerta de la primera casa que encontró la mujer que abría se asusto al verlo y quiso cerrar la puerta pero yoochun se lo impidió.

Mi esposo….nosotros… - trataba de explicar pero nada coherente salía de su boca – un teléfono… por favor…

La mujer aun con miedo visible en el rostro accedió a su petición pensando de qué se trataba de algún ladrón. Yoochun marco a lo más rápido que pudo el número de emergencia rogándole a la persona del otro lado de la línea que se diera prisa, aunque de nada ya servía tenia la mínima esperanza de que aun siguiera con vida. Cuando la llamada finalizo solo le dio una reverencia a la mujer y salió a toda prisa regresando de nueva cuenta junto al cuerpo de junsu, que pareciera solo dormitaba mas esos ojos mirando al cielo sin vida decían lo contrario. yoochun saco del bolsillo el anillo de bodas y se lo coloco en su dedo anular sobre su anillo de compromiso.

Cuando la ambulancia y policías llegaron al lugar tomaron nota de lo narrado por yoochun acerca del accidente, otros policías iban rumbo a la casa de donde se realizo la llamada mientras los paramédicos curaban sus heridas el cuerpo de junsu fue solamente cubierto por una sabana mientras llegaba el forense por él no había nada que hacer más que hablar a su familia y comenzar los preparativos para el funeral. Un cuerpo inerte era cubierto para vista de las personas que llegaban al lugar solo por morbo de ver.

Mientras los policías seguían cubriendo el perímetro yoochun tomo la mochila de junsu y reviso su interior, vio la cámara de este y reviso cada una de las fotos tomadas durante el día. Fotos de junsu con su madre…con su tío… con toda su familia. Fotografías de él, que junsu tomo a escondidas y una lágrima resbalo por su mejilla. Apago la cámara y encontró su álbum de bodas aun vacio, pero dentro de la mochila yacía otro el cual saco, al abrirlo se dio una gran sorpresa era fotos de ambos cuando eran niños, fotos de ambos en la escuela también de sus viajes escolares, fotografías que junsu le hizo a una revista con la cara de cada uno montado sobre la pareja de modelos dándose cuenta que esos eran los trajes que junsu había elegido para la boda y ahora estaba manchados con la sangre de ambos. Los folletos del hotel en busan que tenían varios rayones, algunas palabras o frases subrayadas y en un costado estaba escrito “ Yoochun te amo ♥ ” seguido de un “ te amare por siempre porque nuestro destino se marco el día que te conocí. Yoochunnie voy a ser un buen esposo así que ya no te enojes conmigo .>3<. “. La vista se le nublo por las lagrimas contenidas, su mano temblorosa regreso los folletos dentro de la mochila. Esas palabras junsu las había escrito mientras se encontraba en la cafetería tal vez las escribió en su corto abandono.

La noticia de la muerte de junsu fue una caos, su madre lloraba desconsolada por la partida de su único hijo, su tío aunque no lo aparentaba sufría demasiado incluso yoochun por casualidad le vio llorar mientras abrazaba una foto del pelirrojo pues lo consideraba como su hijo. El entierro fue peor su madre no soltaba el ataúd y tuvieron que quitarla a la fuerza entre varios familiares que también lloraron por la imagen de una madre destrozada y es que según las personas un hijo debe enterrar a su padre u madre mas no al revés, porque alguien como junsu no merecía la muerte, alguien como junsu debía vivir feliz con su esposo y disfrutar de su recién vida de casados. Cuando la tierra había cubierto por completo su tumba esta fue llenada de flores, blancas flores de distintos tipos: rosas, margaritas, claveles entre otras. La mayoría del pueblo fue a despedirse de junsu todos lo conocían era una de las personas más amables y siempre sonriendo, les hacia olvidar por un momento sus problemas.

Yoochun no lloraba frente a los demás…no hablaba con nadie…no necesitaba de alguien, el ya había pasado por esto una vez y no quería la lastima de los demás. Aunque no lo amara había sido de los pocos que permanecieron a su lado tratando de alegrar su día pero que el siempre lo tacho como un estorbo ¿Cómo iba a vivir sin él?¿cómo viviría a partir de ahora cargando con la muerte de junsu? Porque sí yoochun se culpa de su muerte.

Se culpa de no haberlo tratado de mejor forma durante el camino.

Se culpa por haber matado a un ángel que se entrego con los ojos cerrados a una persona que no le amaba.

Se culpa de que junsu ya no estará a su lado.

Se culpa porque de ahora en adelante el último recuerdo de junsu será su mirada triste cuando le confirmo que le amaba

Junsu vas a ser feliz en el cielo….- dijo mientras miraba la lapida y una traicionera lagrima viajaba cuesta abajo por su mejilla- perdóname… perdóname por no protegerte como debía – hablaba con la voz entrecortada era tan difícil decirle adiós- ahora eres un ángel….un lindo ángel –murmuro con la voz entrecortada, un suave golpe en el hombro le hizo voltear y ver que el tío de junsu le decía que no era su culpa. Lo único que yoochun hacia era mover la cabeza de un lado a otro. Con el semblante triste dio una última mirada donde junsu ahora descansaba en paz.

Al llegar a casa se dejo cae sobre la cama recordando como fue el que conoció a junsu. Aquel había sido un día de verano él era huérfano y no quería ser adoptado por otra familia. El tío de junsu había logrado su custodia. Ese día había una reunión familiar con los kim y yoochun tuvo que asistir. La gente en la fiesta platicaba y otros comían cuando un niño le llamo por detrás. yoochun le vio y de inmediato frunció el seño al ver a un niño de su edad pero más bajo de estatura , de cabello castaño sonriéndole y casi arrastrándolo hacia su habitación donde al llegar el castaño tomo una cámara instantánea y tomo una foto de ambos. Minutos después se presento como Junsu…Kim Junsu.

Desde entonces junsu no lo dejo a sol ni sombra. A diario visitaba la casa de yoochun, en la escuela siempre estaban juntos para donde fuera yoochun, junsu le acompañaba aunque el pelinegro no quisiera de su compañía. Sus amigos e incluso todo el pueblo sabían que junsu estaba enamorado del pelinegro y eso le enfadaba a yoochun porque ya todos les veían en el futuro como una pareja y él quería viajar, componer tenia sueños por cumplir y no estará atado de por vida al todo “sonrisas junsu”.

Junsu ahora en verdad eres un ángel…- murmuro – no pude corresponder a tus sentimientos y ahora no sé como podre vivir sin ti… - con lagrimas humedeciendo su rostro yoochun lloraba., le quería de nuevo a su lado, a su molesto amigo que se convirtió en su esposo…en un esposo delfín chillón - junsu- ah si no te hubieras casado conmigo aun seguirías vivo - tomo el portarretrato con la fotografía del primer día que se conocieron y lo abrazo, como si se tratara de junsu, queriendo rememorar cada día que paso a su lado, esas tardes de verano en casa del pelirrojo sentados en el césped mientras comían una dulce rebanada de sandia, recordar las navidades en compañía de la familia kim y que en cada intercambio de regalos siempre fuera coincidencia que junsu le tocara y viceversa – junsu, si hubiera sabido que el día de nuestra boda iba a ser tu ultimo día de vida no hubiera permitido que viajáramos en esa tonta motocicleta…- decía en medio del llanto, lamentándose por todo el mal que le causo a junsu.- no te hubiera dejado…aunque te mintiera hubiera dicho que si te amaba para ver tu sonrisa-se cubrió con el brazo su rostro llorando como nunca lo había hecho después de la muerte de sus padres, llorando por tan amarga despedida, porque junsu se fue con el corazón roto e ilusiones marchitas porque junsu solo pedía amor y él le entrego a cambio nada. Quedándose dormido cuando el amanecer estaba próximo y sus lágrimas dejaron de caer Morfeo le visito mostrándole un mundo diferente al que vivía uno donde junsu estaba presente y sus sentimientos eran tan claros y puros como su amor por el pelirrojo, un mundo en donde amaba a junsu con tal intensidad. Soñando que el pelirrojo solo estaba dormido y que pronto despertaría y le regalaría una de sus tantas sonrisas, que lo sucedido hace días solo fue una pesadilla una y espantosa pesadilla que esa mirada vacía y ese cuerpo inerte que sostuvo en sus brazos en definitiva no era el de junsu.

5 comentarios:

  1. abigail3/21/2013

    T.T junsuuu
    Wooo esta buena la historia trizte pero buena
    Estoy llorando :'(
    Esperare la conti con ansias gracias por compartir :)

    ResponderEliminar
  2. Nooooo!! junsu!! ;---; lloré! (no soy de leer este tipo de fic por k soy una llorona~~ pero algo m atrajo a este fic~~)

    espero con ancias el next cap ! *--*

    ResponderEliminar
  3. Por que Junsu murió? Mas encima sabiendo que su ratón no lo amaba y el dia de su boda.Espero que si sea un sueño o pesadilla y, Yoochun tenga una segunda oportunidad de redimirse con Junsu. Me gusta mucho como esta narrado!

    ResponderEliminar
  4. Hace mucho leí este Fic, hace poco perdí a un amigo muy valioso, en aquel entonces esta historía me hizo llorar y hoy nuevamente no puedo parar mis lagrimas. CHUNNNIE FUESTE TAN MALO CON JUNSU... NO SUPISTE DARTE CUENTA A TIEMPO DE TU AMOR POR ÉL. Ok Voy a fejar de llorar por que quiero terminar de leer. Felicidades a la autora por tan triste y a la vez hermosa historia Yoosu.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD