Un Casual Matrimonio - Parte 2

5 comentarios
Jaejoong se encontraba sentado en el sillón viendo una película bastante mala, había salido temprano del trabajo y estaba tan aburrido que no se había percatado de que llevaba más de media hora acariciando la cabeza del perro que decía odiar. Una sensación extraña lo embargó, quería que su esposa llegara rápido para poder molestarle, aquel silencio que reinaba en su hogar… ya no estaba acostumbrado a eso.

Tenía la necesidad de molestar al castaño casi como su café por la mañana. Llevaban un mes viviendo juntos y bien o mal, o a veces peor, habían aprendido a convivir.

Se estaba quedando dormido cuando escuchó la puerta abrirse. Se acomodó en el sillón; minutos después el castaño entró a la sala con cara de pocos amigos.

— Hazte para allá, gordo…—Dijo molesto, Jae le hiso espacio al menor, y se sorprendió demasiado cuanto este recargo su cabeza en su hombro.

— ¿Ahora a ti que te pasa?

Changmin suspiró y abrazo el estómago del mayor, el cual torpemente lo rodeo con sus brazos. Por unos breves instantes el pelinegro pensó que aun se encontraba soñando. Ese no era para nada el Changmin que conocía.

— ¿Estás bien? ¿Tienes fiebre?—Preguntó en broma mientras pasaba sus manos por las mejillas del castaño.

— Idiota...estoy excelente, me mandaron una excelente propuesta del trabajo.

— Entonces si eres de otro planeta ¿Verdad?— El castaño lo miró confundido, mirando el rostro serio del otro.

— ¿Otro planeta?

— Sí, sí. No sé tú pero aquí en el planeta azul, cuando recibes buenas noticias sonríes, brincas y si son muy buenas vas a un bar a festejar.

— ¡Eres un pendejo! Claro que estoy feliz pero…

— ¿Pero?— Dijo el otro sonriendo y mientras esquivaba un puñetazo en su cabeza que el otro intentaba propinarle.

— Pero es Francia…

Por alguna extraña razón, la sonrisa que adornaba el rostro de Jaejoong flaqueó un poco ¿Francia? Eso estaba muy lejos, lejísimos.

— Pues supongo que es un gran trabajo y Francia es hermoso.

— Lo sé pero…—Otro suspiro más escapó de los labios raros del menor. — También vi a mi ex.

— ¿Tú ex?— El otro asintió suavemente. — ¿Qué te dijo?

— Me propuso matrimonio…

— ¿Ah?

— Me dijo que me casara con él, que por mi iría conmigo a Francia.

— Yo… ¡No puedes aceptar eso!

— ¿Por qué no?— Dijo riendo ante la cara de susto del mayor.

— Pues… pues por que tú ya estas casado conmigo. —El menor no dijo nada, inconscientemente apretó más el abrazo y sonrió.

— Es verdad, tú y yo estamos casados ya.

— Si!!!, así que dile que ya perdió su oportunidad.

Ambos sonrieron, sin romper el abrazo, y comenzaron a ver una película, disfrutando del momento.

*******************************************************

Un día distinto, una mañana en la cual a Kim Jaejoong se le había hecho bastante tarde. Salió disparado de la cama para poder meterse a bañar. Sin embargo a penas se acercó al baño, escuchó que el agua chocaba contra el piso, seguramente Changmin se estaba bañando.

Y, sin dobles intenciones, comenzó a desnudarse y entró al baño. La figura desnuda de Min se transparentaba pese al vidrio de la puerta, no se fijo mucho en él o terminaría babeando. Hizo a un lado la cortina, quiso entrar pero…

— ¡¿Qué mierda haces?!

— Se me hizo tarde, no te acordaste de levantarme…—Dijo como si nada mientras agarraba el jabón y empezaba a enjabonarse.

— Si lo intenté pero no despertabas.

— Enjabóname la espalda…—Jaejoong le paso el jaboncillo

— ¿Ahora quieres que te bañe?

— Es lo de menos, por tu culpa llegaré tarde al trabajo.

— No es mi culpa que tengas el sueño tan pesado…—Refunfuñó el castaño, pese a que estaba enjabonando con delicadeza esa fina espalda.— Listo.

— ¿No quieres que te la enjabone a ti?—preguntó de forma picara.

— Paso~ yo ya me estaba terminando de bañar…— Dijo el castaño mientras salía de la ducha y comenzaba a secarse el cuerpo.

— Algún día…

— ¿Dijiste algo?

— No.

**************************************************************************

Una tarde cualquiera. Iba caminando hacia su oficina después de comer.

— Buenas tardes, ¿no me puedes dar tu hora?— Susurró a sus espaldas una voz sensual de mujer.

— Son las tres y media…

Sí, Kim Jaejoong había ignorado por completo a esa bella señorita. No, no se percató del enorme escote que llevaba, o de su corta falda. Tampoco observó como le sonreía ni supo interpretar el tono de su voz.Jaejoong llevaba días sin esa necesidad suya de observar a los seres más lindos del planeta. Raro pero cierto.

Dejó unos papeles en su escritorio, para después salir. Ese día tendría una visita muy especial y no quería llegar tarde. Bajó hasta las instalaciones donde estaba el viñedo, eran inmensas y toda la superficie estaba cubierta por plantas verdes.

No tuvo que esperar mucho, una de sus asistentes venía con su esperada visita, Changmin se veía hermoso vestido con esa ropa, con su cabello castaño perfectamente acomodado.

— Hola…

— Hola Jae…—Dijo el castaño sonriendo. — ¿En serio trabajas aquí? ¿Todo esto es tuyo?

— Sí, y no. Lo será cuando mi padre se jubile.

— Umm.. ya veo… ¿Sabes? Pensándolo bien quiero ser tu esposa más tiempo.

— Qué gracioso, pues yo no. No quiero estar con alguien que sólo quiere mi dinero.

Ambos soltaron enormes carcajadas. Aun riendo Jaejoong tomó de la mano a Min para que fueran al campo a tomar vino. Se sentaron en aquel terreno, sobre unas rocas observando el paisaje que era demasiado hermoso. El verde del suelo y el azul intenso del cielo formaban un paisaje increíble.

Jaejoong le sirvió una copa de vino rojizo a Changmin, este lo olio y luego se lo llevó a los labios.

— Es…delicioso…— susurró. — ¿Tú lo hiciste?

— Sí… bueno es una prueba, aún no sale al mercado…

— Pero es delicioso, ¿por qué no lo comercializan?

— Bueno pues… se necesitan de muchas cosas, primero la asamblea de Francia debe de aprobarlo, de hecho uno de sus empleados esta aquí para darle el visto bueno.

— ¿Solo así? Si él dice que es bueno ¿Lo venden?

— No, tendría que ir yo hasta Francia a ver lo del papeleo, que compita con otros vinos y muchas otras cosas.

— Wooow… no pensé que en serio trabajaras…

— ¡Idiota! Claro que lo hago.

Pasaron la tarde así, entre risas de ambos y explicaciones de ambos. Ahora se encontraban dentro de un cuarto de madera, donde había herramientas y cosas que los trabajadores utilizaban para recolectar las uvas.

— ¿Entonces no hay nada de lo que te arrepientas?—Preguntó Min al mayor.

— Pues no… bueno, básicamente si lo hay.

— ¿A sí?

— Sí, fue hace mucho tiempo.

— ¿Quieres contarme?

— Claro…

Un amigo, bueno ahora ex-amigo, que se llamaba Hyun Joong, tenía una novia que no me caía muy bien. Esta tipa y yo éramos como el perro y el gato, agua y aceite. No es que tuviera algo en contra de ella, simplemente desde que la vi la odie, de esas personas que naturalmente están destinadas a ser tus antagonistas. Hyun Joong hizo todo para que nos lleváramos bien, pero no funcionó, simplemente no éramos compatibles.

En una cena de navidad, yo estaba bastante tomado. Ella me había echado a perder la noche con una de sus amigas así que yo decidí vengarme. Así que, en el momento del intercambio de regalos, yo puse un pequeño paquetito al nombre de ella.

Cuándo ella lo abrió, notó que era un anillo. Hyun Joong en ese momento había ido a la cocina, ella se puso como loca diciéndole a todo el mundo, éramos más de cien personas, que se iba a casar. Cuando mi amigo llegó, ella se abalanzó hacia el gritando un ¡Sí quiero! Que dejó sordos a todos… Obviamente él no sabía de qué diablos hablaba.


— Eso es muy cruel…— Dijo el biólogo indignado.

— No tanto, ella se lo merecía.

— Ni si quiera tenías motivo para que te callera mal.

— ¡Claro que sí!

— ¿Sabes? Ella me hizo algo peor.

— ¿Sí?

— ¡Sí! Por su culpa perdí a una persona que quería mucho.

— ¿Cómo?

— Extendió el rumor de que yo tenía una enfermedad y que me lo habían contagiado sexualmente, mi novia con la que llevaba dos meses no dudo en creerle, debido también a mi pésima reputación y bueno me dejó.

— Lo siento...

— ¿Jaejoong?

— ¡Mamá!

— Hijo, que bueno que te encuentro, ¿Él es?

— Sí…— Dijo completamente sonrojado. — Es Shim Changmin

— Mucho gusto…— Susurró el castaño, bastante sonrojado también.

— Mira, eres hermoso y Jaejoong no ha querido traerte a casa…

— Madre, ya te he dicho que no hemos tenido tiempo.

— Bueno… ¿creen que tendrán tiempo la próxima semana? ¿Qué tal el viernes?

— Sí…—Dijo Changmin.

— No…— Contradijo Jaejoong.

— Entonces el viernes a las ocho, los vemos en casa y de ahí vamos al restaurante de la familia.

La señora se fue después de unos momentos, dejando a ambos totalmente rojos y sin saber exactamente que decir.Changmin no tenía ni idea de que los padres del pelinegro supieran… no pensaba que lo tomara tan enserio.

Las cosas, parecían ir bien. Parecían.

***************************************************************************************

Viernes por la noche. Estaba sentado en la sala de su casa, esperando a que el castaño terminara de arreglarse. “Tarda más que una mujer” pensó mientras llevaba a sus labios el tercer cigarro de la noche. Estaba bastante nervioso, su madre y Min se conocerían, era la primer relación, por llamarle de alguna forma a falta de un nombre más adecuado, de la que su progenitora estaba enterada. Se sentía como todo un adolescente, presentándole a su primera novia.

— Min, se nos va a hacer tarde…— Gritó el mayor al ver que el castaño no salía.

— Voy Jae, estoy hablando por teléfono.

Después de unos minutos escuchó como la puerta de la recamara principal se abría. Volteó y tuvo que usar todo su autocontrol para no comenzar a babear. Changmin era hermoso, pero esta noche se veía… no parecía de este mundo. Llevaba su cabello con las puntas levantadas, una camisa de mangas cortas color blanco, abierta de los tres primeros botones que dejaba ver su blanco pecho de donde colgaba una cadena fina. Un pantalón negro enfundaba sus piernas y un chaleco del mismo color completaba el modelo.

Minnie se puso nervioso al notar la mirada de Jae sobre su cuerpo, estaba indeciso con el atuendo.

— ¿Me veo bien?—Preguntó, en su voz se notaba la inseguridad que sentía.

— Sí…—Respondió casi sin aliento, bien era muy poco para describirlo.

— Por qué puedo cambiarme si no te gusta…

— ¡No no,te ves muy bien!

Min sonrió algo sonrojado, mientras con sus manos tocaba su cabello, suavemente.

— ¿Con quién hablabas?—Pregunto Jaejoong como si nada, mientras le abría la puerta de su camioneta.

— Con mi ex, me invito a cenar hoy…

— Lástima, no puedes por que tienes esposo, tendría que pedirme permiso

— Como eres idiota…—Dijo Min entre risas.

*****************************************************************

Llegaron al restaurante, ya se encontraban ahí su madre y Yoochun. Este último era tan amigo de familia que siempre estaba presente en todos los momentos importantes. Su padre estaba en viaje de negocios así que no iría esa noche a cenar con ellos, además, no estaba muy seguro de que su padre estuviera enterado de ello. Siempre se había llevado bien con su madre, así que esta estaba al tanto de toda la situación. Llegaron hasta la mesa, su madre y Yoochun quienes se pusieron de pie para poder recibirlos.

— Buenas noches…—Saludó cortésmente el castaño.

— Buenas noches querido— Respondió la madre de Jae. — Un gusto tenerte aquí…

— Gracias, lo mismo digo.

Jaejoong ayudo a Min a sentarse, cosa que imitaron los otros. Pidieron la comida y esperaron a que se las sirvieran. Mientras, la plática tomó un rumbo casual, hablaban del trabajo, del clima y de lo bonito que era aquel restaurante.

— Pruébalo…— Dijo el pelinegro mientras le daba una copa de vino.— Es de mi mejor cosecha…

— Cada día me sorprendes más…—Min soltó una risita. — Es el vino más delicioso que he probado en mi vida.

— Lo hice yo, claro que tiene que estar rico…

— ¡Que egocéntrico me pareces!

— Veo que se llevan muy bien…—Interrumpió la madre de Jaejoong.

— Sí.—Soltó Min.

— No…

Ambos se voltearon y comenzaron a reírse, contagiando a Yoochun y a la señora.

— La verdad es que su hijo es buena persona, cuando se lo propone…

— Hay Jaejoong, no dejes ir a la única persona que tiene esa impresión de ti.

— Mamá se supone que deberías defenderme…—Susurró el mayor haciendo un puchero.

— Bah!! no te preocupes Jae, Min no es el único que lo piensa…—exclamó Chunnie. — Yo también pienso que eres buena persona.

— Woow no sabes lo feliz que eso me hace ¡Idiota!

Les trajeron el plato fuerte y comenzaron a comer. De vez en cuando los “recién casados” se miraban, sonreían o reían de alguna cosa de manera cómplice. Minnie cortaba con cuidado su filete de pescado, teniendo cuidado en no llevarse ninguna espina. De pronto sintió que alguien le tocaba el hombro, volvió la mirada y…

— Junsu…—Susurró.

— Buenas noches…—El nombrado saludó a todos cortésmente. Min se puso de pie.

— Ellos…son unos amigos…

¿Amigos? Por alguna razón algo extraño sucedió al escuchar esa palabra. No era necesario ser un genio para saber que quién era ese apuesto pelirrojo. Era más que obvio que era la antigua pareja de Min, era más que obvio que este no quería que se enterara de que estaba casado.

Siguió con la mirada el cuerpo del castaño, mirando con el ceño fruncido como este reía por algo que decía el otro. Su sangre hirvió cuando lo vio acariciar su mejilla tiernamente. Sin apenas estar consciente una de sus manos apretaba con fuerza el tenedor. Min…era suyo, hasta que la muerte los separe, según aquel papel que firmaron.

— ¿Qué tienes?—Preguntó su madre al ver los gestos que tenía su hijo en aquellos momentos.

— Nada… me dio algo en el pecho de repente…—Susurró mientras agarraba su pecho. — Tal vez me tragué una espina… ¡Voy a morir!

Fue un momento raro, al menos para el pelinegro, Chunnie y su madre se quedaron viendo y comenzaron a reír escandalosamente, a su amigo pequeñas lagrimitas comenzaron a escurrir por sus mejillas debido a la espectacular risa que estaba soltando. El empresario achico los ojos, mirando como su madre y Chunnie lo veían y sus carcajadas aumentaban.

— Pueden decirme ¿Qué es tan gracioso?

— Nada…—Dijo su amigo respirando agitado e intentando contener la risa. — Sólo que lo que te pasa son celos…

— ¡¿Celos?! ¡¿Yo?! ¿De ese cara de delfín? ¡Por favor! Yo nunca sentiría celos por él…

— ¿Ah no? ¿Entonces no te molesta que ese cara de delfín bese a Min?

— ¡¿Qué?!—Gritó, varias personas de otras mesas lo miraron de manera crítica.

Jaejoong volteó la cabeza bruscamente, quedándose helado al ver que Min estaba tras el, mirándolo confundido. Sin querer los colores se le subieron al rostro. ¡Que ridículo acaba de hacer! Se hundió un poco en su silla y siguió comiendo despacio.

— ¿Qué sucede?

— Nada querido, solo por ahí hubo un ataque de celos. — Respondió la madre de Jae, ignorando olímpicamente la mirada asesina que su hijo le dedicó.

— ¿Estabas celoso Jaejoong? ¿El gran Kim Jaejoong tiene celos?—Dijo en broma, picándole los costados al mayor.

— ¡Claro que no! Ya dije que una espina se me atoró.

Las risas volvieron a la mesa, sin querer los ojos del castaño se toparon con los de Jaejoong, ternura fue lo que el mayor pudo percibir y por alguna razón su corazón se aceleró. Sonrió tímidamente y siguió comiendo.

Algo había cambiado, algo que realmente no sabía si era bueno o malo.

******************************************************************

— Me divertí mucho…— Susurró, despacio. Mirando a los ojos al mayor.

Se encontraban tumbados en la cama, acostados de lado mirándose a los ojos. Las luces estaban apagadas y únicamente sus rostros se veían alumbrados por la luz que se colaba por aquellas cortinas azules. El silencio reinaba y no se escuchaba nada más que sus respiraciones suaves, casi imperceptibles.

Algo extraño sucedía, no podían dejar de mirarse. El mayor observaba cada una de las facciones del otro: aquellos labios extraños acolchonados que se veían tan ricos. Esos ojos tan sensuales, amables y tiernos, su piel blanca, algo bronceada, que se veía tan suave. Su cabello castaño, cayendo en cascada sobre su frente. Era una de las cosas más hermosas que había visto en la vida.

Tengo dos palabras que no puedo pronunciar, dos palabras que el pasado me enseñó a olvidar.

Sin poder resistirlo mas, guio una de sus manos para acariciar sus mejillas, Min cerró los ojos y se dejó hacer. Paseó sus manos por esas suaves mejillas, por su delicada nariz, hasta llegar a esos labios rojos, los cuales acarició tiernamente, sin dejar de observar aquella expresión serena que lo cautivaba.

El destino ha sido claro, yo no puedo controlar lo que el tiempo ha sentenciado…ya no puedo amar. Más si ves, intento cambiar, no hacer todo mal… no hacerte daño ¿Me crees?

El castaño, tomó esa mano que lo mimaba, entre las suyas, para después darle un tierno beso. Como pudo se removió entre las sabanas y se acercó más al pelinegro. Se elevó un poco y sin más preámbulos lo besó lentamente. Jaejoong se sorprendió demasiado, por lo cual comenzó a responder a ese beso de manera muy torpe.

Su cuerpo temblaba levemente, no recordaba que alguien lo hubiera besado de esa forma o quizás nunca había sentido lo que en ese momento. Esa sensación de que desaparece el mundo, el sonido no existe y el tiempo entra en un estado neutro… tan rápido, tan lento.

Hoy quiero intentar, dejarlo todo. Quédate…Quédate…quédate. Dejarlo todo.

Las manos de Jaejoong se pasearon a su antojo por la espalda desnuda del otro, bajando lentamente hacía los boxers ajustados que el otro llevaba. Metió sus dedos, inmediatamente el castaño rompió el beso.

Sus ojos se encontraron y la cabeza de Min se movió a ambos lados, negando. El pelinegro entendió la indirecta y llevo sus manos nuevamente a la espalda del menor, sonriendo.

Se dio cuenta, mientras se volvía a unir en un beso inocente, de que no, no tenía la necesidad de llegar más allá. Se dio cuenta de que sí, en efecto, podía ser feliz, simplemente admirando aquel rostro, besando con ternura aquellos labios.

Se dio cuenta de que… estaba enamorado.

Hoy quiero mejorarlo todo. Quédate, quédate…quédate.

************************************************************

Sus ojos se abrieron lentamente, ya era de día. Supuso que demasiado tarde, por qué los rayos del sol eran demasiado intensos. Para su sorpresa, se encontró con los ojos abiertos de Jaejoong, que lo observaban atentamente, de una forma tan cálida que lo asfixiaba.

— Buenos días…—Susurró Jaejoong, por lo que se veía no había dormido en toda la noche.

— Buen día. — Dijo nervioso, bajando la mirada. — ¿Me observaste toda la noche?

— ¿Tiene algo de malo?

— No…

Sus labios se unieron en un casto y corto beso. Jaejoong acarició las mejillas de Min. Se separaron con una tímida sonrisa. El pelinegro fue a la cocina a preparar el desayuno, mientras el castaño se duchaba. Era sábado, así que no había necesidad de ir a trabajar.

La estancia inmediatamente se lleno de una exquisita aroma, el pelinegro cocinaba con tranquilidad, mientras tarareaba “sky” una melodía de moda de manera suave. Estaba feliz, aquella noche había sido mágica, pese a que no habían pasado de besos y caricias suaves, casi inocentes. Era la primera vez que no llegaba hasta el final, era la primera vez que un par de besos lo llenaban más que el sexo.

Sirvió la comida, Min estaba tardando demasiado, pero no le importó. Se sentó a esperarlo en el comedor, con el desayuno servido.

La puerta de la habitación se abrió y su mirada se tornó confusa. Min salió de ahí, venía cargado con unas maletas. Esas maletas con las que alguna vez llego a su departamento, para llenarlo de sus cosas, para llenarlo de él. De manera irremediable un nudo se le formó en la garganta. Se puso de pie y caminó hasta él.

— ¿Qué haces?

— Hoy es ocho de julio…—dijo el castaño, sin mirarlo a los ojos. — Hoy se cumplen los tres meses que acordamos, así que…me voy.

El pelinegro se mordió los labios. ¿Tres meses? Se habían pasado demasiado rápido, no habían durado lo suficiente. Hace tres meses seguramente se hubiera puesto feliz por esto, feliz por qué no perdería su casa, ni su coche y por qué iba a conservar sus costosos muebles. Pero, el día de hoy, todo era distinto. No quería que se fuera pero tampoco sabía como decirle aquello.

— Pero…pero tampoco es para que te vayas así, puedes quedarte más tiempo si quieres.

— Es...mejor que me vaya ahora, no quiero incomodar…

¿Incomodar? ¿Después de lo de ayer? No, claro que no incomodaba, su compañía le hacía feliz, llenaba un hueco no solo física si no también emocionalmente.

— No me incomodas, después de todo… terminaste por agradarme. —Una sonrisa triste se formó en la cara del castaño, sonrisa que no supo interpretar.

— Tú también me agradas Jae, pero… es mejor que me vaya.

— ¿No te quedas a desayunar?— Dijo, como su última esperanza.

— No… en serio, mejor me voy.

Lo vio partir y no pudo hacer nada, lo vio partir mientras en sus manos se encontraba una tasa de café. Mientras en su garganta estaban atoradas miles de palabras que fue incapaz de decir. Y sin embargo, pese a que lo vio irse, sentía que Min se había olvidado algo en aquel lugar… sabía que el castaño había sentido algo.

********************************************************

Era de noche, se encontraba en un bar. Había invitado a Yoochun para que pudieran hablar del tema, Jaejoong nunca había estado en alguna situación parecida, no tenía ni la menor idea de como aminorar ese dolor que se había instalado en su pecho, que lo oprimía y que hacía que sintiera que el aire no llegaba sus pulmones.Nunca se había enamorado, nunca. Jamás había sentido cariño ni por el mismo, no sabía lo que era perder algo, siempre lo tuvo todo. Y ahora…ahora lo que más quería en el mundo no lo podía tener, se había marchado.

— Pero de todas formas era lo que querías ¿No? Que se fuera de tu casa…

— Sí…—Mintió. — Pero termino agradándome, además no quería que se fuera así…

— ¿Así como?

— ¡Pues como si lo estuviera echando! Podía haberse quedado más días, no sé…

— Ve el lado positivo, ahora puedes volver a tu vida nocturna… puedes hacerlo con esa delicia de Tae…

— Chunnie, ¿no me estas escuchando? Yo lo quiero a él…

Chunnie lo miró atentamente, sus labios se curvaron en una sonrisa y después comenzó a reír a carcajadas, una vez más Jaejoong no entendía de que se reía el otro, así que decidió ignorarlo y bebió un poco de la cerveza que tenía aun lado.

— A ver te estoy contando cosas importantes y tú te ríes, que buen amigo eres.

— Es que…era…una broma…—Dijo el otro, agarrándose el estomago y sin dejar de reír.

— No idiota, no era una broma si se fue. — Respondió el mayor, mientras lo miraba

— No, no me entiendes…tu matrimonio era una broma….

— ¿Qué?

— Sí…fue una farsa inventada por tu madre— más risas— para ver si se te quitaba lo zorro…

Algo se quebró, y no fue precisamente el vaso que Jaejoong estrelló contra el suelo.

No sabes que estoy fingiendo.

Creo que no entiendes, que nunca aprendes,

soy quien te está engañando, quien se burla de ti,

soy mejor que tú mintiendo. . .


******************************************************************

Un mes ya había pasado desde que salió de la vida de Jaejoong, en este tiempo Junsu y el habían retomado la relación que antes tenían, estaba prácticamente a las puertas del matrimonio pero esta vez realmente, sin contratos de una madre desesperada por enmendar la vida de su único hijo, sin mentiras de por medio, pero algo en el le decía que estaba incompleto, que al momento de haber cruzado esa puerta y salir de la vida de Jaejoong para siempre dejo algo en el camino, algo que Jaejoong sin saber poseía y que quizás nunca se percatara de su existencia, algo que Changmin se reprochaba muchas veces por haberse olvidado, por haberse dejado llevar y ahora sufria las consecuencias.

Jaejoong lo había llamado una vez, y mediante el móvil escucho esa voz llena de resentimiento y tristeza….

¿Por qué lo hiciste? Solo quiero que me digas ¿Por qué lo hiciste? Yo realmente creí en ti, pensé que eras sincero conmigo pero por lo visto no era así…entonces Changmin…¿Quién eres tú en realidad? No sé porque pero siento que después de esto, creeme, nunca nunca nunca mas vuelvo a confiar en las personas…que seas feliz al lado de Junsu, espero que al menos tu si seas feliz….adiós

Eso había sido lo que Jae le había dicho, esas palabras siempre las recordaría porque al escucharlas creyó que era la peor basura que podía existir en este mundo, porque le había hecho daño a una persona que no conocía y decidió darle su merecido por ordenes de la señora Kim. A la señora Kim la había conocido en una donación para las especies en peligro de extinción, la señora Kim era una buena persona y siempre donaba mucho dinero para los animales y él como buen biólogo era el encargado de agradecer a los donantes, fue así como la conoció y como se hicieron amigos, entonces una vez la Sra. Kim muy preocupada, recurrió a él para contarle la vida de su único hijo y el, a modo de agradecimiento por las donaciones decidió ayudar a la Sra. Kim, y este era el desenlace de su “obra”, sin querer lastimo a una persona maravillosa y se lastimo a si mismo *aunque debemos reconocer que el más afectado aquí era el pobre Jae* definitivamente, Min nunca pensó que esto terminaría así….

-¿en que piensa mi futuro esposo?- un sonriente Junsu entro por la puerta y se dirigió hasta el castaño para darle un tierno beso en los labios.

-en los últimos detalles de nuestra boda-respondió el castaño fingiendo una sonrisa

-suena bonito escuchándolo de ti-mientras lo abrazaba-tan solo falta una semana para nuestro dia tan esperado

Changmin trago saliva y asintió levemente, una semana…solo una semana mas y seria el esposo de Junsu el “amor de su vida” y aunque eso en otra ocasión le hubiera causado una alegría inmensa, ahora no, porque algo había cambiado en él, y aun siendo consciente no quiere asimilarlo por temor a dañar a más personas, no quería dañar a Junsu, el siempre fue muy bueno y paciente con el así que ahora le tocaba a el, aunque eso costar su eterna felicidad.

****************************************************************

-Gatito, ¿estas bien? Te noto peor de cómo te vi la ultima vez-Yunho estaba muy preocupado por su “amigo” Jaejoong, desde hace un mes que lo había visto así, se notaba que su gatito estaba sufriendo mucho, la razón: SHIM CHANGMIN, aunque en su momento le pareció un ser vil y cruel, después entendió las razones que este tenía para hacer lo que hizo con el pobre de Jae, al fin y al cabo nadie pensó que esto terminaría así y menos se esperaban que Jae terminaría destrozado al saber la verdad, ¿Cómo se entero Yunho de toda la situación? Pues el mismo Yoochun se lo conto, Yoochun pensó que Yunho sería el único que sacaría a Jae de esa depresión profunda y le termino contando todo, ¿y cómo se entero Yoochun del plan de la Sra. Kim? Pues aunque el no sabía en un principio, la Sra. Kim le pidió ayuda para que sea su cómplice y Chunnie acepto muy feliz pensando que esta seria un broma perfecta sin imaginarse el desenlace, ahora Jaejoong se encontraba parado en la puerta del departamento de Yunho totalmente ebrio mirando con una sonrisa burlona a Yunho.

-¿peor? No she de que hablash Yunnie…creo que sha te estash volviendo looooooco-ni hablar podía, quien sabe cuanto había bebido, eso no importaba, lo único que importaba era hacer todo lo posible por sacarse a ese horrible castaño de la mente y el corazón

-pasa-Yunho estaba triste, quería ayudar a Jae pero ¿Cómo hacerlo?, debía reconocer que el estaba perdidamente enamorado de Kim Jaejoong y verlo sufrir así le causaba un dolor insufrible. Lo tomo de la cintura e hizo que el se apoyara en su regazo y lo ayudo a entrar para luego dejarlo recostado en su cama y se dedico a quitarle los zapatos y la ropa *no piensen mal, le quitaba la ropa para que Jae pueda dormir mejor*

-¡¡Yunnie!! No sabes cuanto te había extrañado- el pelinegro, como pudo se colgó de Yunho y le planto un beso torpe *a causa del alcohol*

-Jae no estas bien, por ahora necesitas descansar-separo a Jae lentamente de el, le costo mucho hacerlo porque quería mucho a Jae y el también lo había extrañado pero no era el momento apropiado, lo tapo con las cobijas y se dirigió hacia la puerta

-¿A dónde vas Yunnie?-pregunto y casi dormido Jaejoong al ver que este se iba

-a solucionar este problema, ya no soporto verte así Jae, solo espero que todo me salga bien- salió en dirección hacia la única persona que podría devolverle la sonrisa a Jae…y esa persona era Changmin.

***********************************************************

Min escuchaba música sentado en el sofá del departamento que compartía con Junsu, la música era suave y el cerrando los ojos la disfrutaba, hasta que el timbre de la puerta irrumpió en sus pensamientos…

-tenemos que hablar- al principio no lo reconoció, pero luego algunas imágenes vinieron a su mente y recordó

-yo no se de que tendrías que hablar conmigo, si es algo sobre Jaejoong, te informo que yo ya no estoy casado con el, así que puedes hacer lo que quieras

- aunque le he dado mil vueltas al asunto… quiero saber la verdad y no imaginármela, ¿Por qué Changmin? Dame una buena razón para creerte y no juzgarte…porque se que tu eres una buena persona, sino mi amigo jamás se habría enamorado de ti-al escuchar esas palabras, sintió que el corazón le dio un vuelco enorme,¿ Jaejoong estaba enamorado de el?...¿realmente estaba enamorado de el?

-q… ¿que dices?-no se lo esperaba, se impresiono tanto que no sabia ni que decir

-lo que oyes Changmin…mi amigo…esta perdidamente enamorado de ti, no se ni como esto puede ser posible, ¿sabes de cuantas personas se ha enamorado Jaejoong?

-n…no

-pues nunca se ha enamorado de nadie…y para mi es algo incomprensible que justamente de la primera persona de la que se enamora de verdad y resulte que todo fue una farsa- el castaño trago saliva- ¿sabes cómo esta Jaejoong ahora?...

-pu…pues supongo que debe haber recuperado su vida y…y…debe estar gozando su libertad ¿no? Al fin y al cabo, el siempre dijo que no estaba hecho para un matrimonio

-¿eso es lo que crees?-en ese instante Min se dio cuenta de que no había sido para nada educado con ese chico con el que estaba hablando

-disculpa…no he sido educado…¿quieres pasar?- abrió la puerta de su departamento, Junsu no estaba y no creía que esa platica duraría mucho…al menos eso creía él

-si…así hablamos mejor del tema- Yunho tomo asiento en un sillón y al frente se situó Changmin

- ¿quieres algo de beber?

- no, lo que quiero es a mi amigo de vuelta

-y no sé como yo podría ayudarte…Jaejoong siempre fue independiente…yo…

-vuelvo a preguntar…¿sabes cómo esta Jaejoong ahora?

-eso ya te lo respondí…debe estar gozando de su libertad y de su vida nocturna como siempre- un nudo se formo en su garganta al imaginarse a Jae…a su Jae en esas situaciones, de seguro el pelinegro estaría ya con otros amantes como siempre y eso, aunque no quería reconocerlo, le quemaba por dentro.

-pues te equivocas Changmin…mi gatito…

-¿tu gatito?- sintió como una ola de celos le sucumbía por dentro…¡¿qué quería decir con mi gatito?!

-perdón…quise decir Jaejoong…el no está bien, desde que te fuiste…el ya no es el mismo, ahora bebe demasiado…

-pero el siempre bebía demasiado…

-¡pues ahora bebe más!...su padre lo saco de la compañía…no quiere ver ni en pintura a Yoochun ni a su madre, se aisló del mundo…y…solo le quedo yo ¿sabes?...es duro lidiar con esto…ya no sé cómo ayudarle…yo…-y aunque Yunho siempre fue fuerte ante los demás, por una única vez en su vida sus ojos empezaron a cristalizarse y una traviesa lagrima bajo por su mejilla, en ese instante Changmin se dio cuenta de que ese chico que estaba delante de él, realmente amaba a Jae.

-tu le quieres ¿verdad?

-si, es mi mejor amigo y…

-no de esa forma…tu realmente le quieres…lo amas

-…

-y según tu…¿ qué puedo hacer yo para ayudar a Jae?- y sintió como la puerta del departamento se abría

-Hola Minnie, ya volví y…¿Quién es él?-Junsu miro fijamente al chico de cabello marrón

-el es…-¿Cómo presentarlo? Si ni siquiera sabía su nombre

- yo soy Jung Yunho…mucho gusto-hizo una reverencia y le tendió la mano

-el es un amigo…vino a visitarme

-entonces llego en el momento preciso… ¿porque no le invitamos a nuestra boda?

-¿te vas a casar?

-si…Min y yo nos casaremos la semana que viene…oye ¿estás bien? Te has puesto pálido

-si…estoy bien…gracias por recibirme Changmin, yo ya me voy

-qué pena que ya tengas que irte, pero espera…te daré una invitación- Junsu corrió rápidamente hacia su habitación dejando solos al castaño y a Yunho

-así que te casas…dime algo Min ¿tu realmente lo amas?

-¿a Junsu? Pues claro que lo amo…-con emoción fingida

-no…te preguntaba si amas a Jaejoong

-…

-el silencio otorga…se nota que a Junsu lo quieres pero no lo amas como amas a Jaejoong y eso tú lo sabes mejor que nadie

-eso no es cierto…yo…amo a Junsu

-yo también te amo Min-entrando por la puerta-toma Yunho, Min y yo esperamos que vengas

-bueno, espero verlos nuevamente, hasta ese entonces-Yunho salió del departamento de los futuros novios, subió a su automóvil y empezó a pensar en un plan, algo para ayudar a su querido gatito.

********************************************************

Las cosas habían cambiado tanto, el sentido de su vida se había perdido, nunca pensó que una persona pudiera influir tanto en el…¿como una persona pudo haber causado tanto cambio y de una manera tan drástica?

-hola gatito…ya volvi- escucho decir desde la puerta principal, esa mañana Yunho estaba muy raro, había salido muy temprano a “visitar a unos amigos”, tenia mucha curiosidad por saber que era lo que le ocultaba su amigo, pero tampoco es que iba a ir corriendo a preguntarle, al fin y al cabo era la vida de el, no la suya y las cosas que el haga o deje de hacer a Kim Jaejoong le tenia sin cuidado

-¿Cómo te fue con tus amigos?- no quería sonar interesado en el tema, asi que intento preguntarle de la manera mas natural que encontró

-pues…bien, ¿Cómo estas tu?-intentaba cambiarle de tema, no podía decirle a su gatito lo que se había enterado sobre Changmin, eso lo destruiría aun mas y eso el ya no lo soportaría

-bien…oye Yunho…sabes ¿Qué fue lo que paso con las cervezas que estaban en la alacena? Me pareció haber visto como 10 latas ayer, pero hoy cuando desperté no encontré ninguna

-bueno…yo…las tire

-¿Cómo? Estas bromeando ¿verdad?...tu no harías eso, no tenias razón alguna…

-gatito-tono meloso- no es bueno para tu salud que andes bebiendo tanto y a tan tempranas horas, asi que me tome la libertad de hacerlo-mientras jugaba con sus dedos

-¿tu eres idiota o te haces?!...-Jaejoong detestaba que hicieran cosas sin su permiso, simplemente no lo soportaba

-solo me preocupo por ti, tienes que estar lucido para cuando te cuente que tu adorado Changmin se va a ca…-se mordió la lengua, ¿Por qué tenia que ser taaaaaaaan bocazas? Se supone que tenia que decírselo en el momento adecuado, no ahora

-¿Changmin? ¿te refieres a Shim Changmin? Que paso con el…-no noto lo preocupado que había sonado, tampoco es como si se lo hubiera pensado tanto antes de hablar, el simple hecho de escuchar ese nombre lo hizo olvidarse de todo

-pues…que Changmin…-ya había metido la pata, ahora solo quedaba soltarle todo el rollo para no empeorar mas la situación- Changmin se casa la semana que viene

-q…q…¿Qué dices?- las palabras no salian de su garganta, ¿habia escuchado bien? Su Changmin…SU Changmin se iba a casar ¿podía ser cierto?- co…con quien…¿con quien se casa?

-con un tal Junsu, creo que era su ex…o algo por el estilo…-le dio tanta pena ver en esa situación a su adorado Jae, se pateo mentalmente unas mil veces…todo por culpa de su maldita boca!

-al final…resulto que siempre lo amo-su voz se quebraba, algo dentro de el volvía a romperse, ¿Por qué? ¿Por qué tuvo que pasar tanto para al fin darse cuenta de sus verdaderos sentimientos?

-no se porque…o soy yo o eres tu, pero veo que tienes pensado darte por vencido…¿no es asi?

-¿tengo otra alternativa?

-Jae…Jae…Jae…¿Qué voy a hacer contigo?-movia su cabeza en forma de negación- nisiquiera lo has intentado y ya te diste por vencido…TU ERES CABEZOTA O QUE!

-¿cabezota yo? ¿y ahora por que?

-como que porque…COMO QUE PORQUE!-esta situación estaba empezando a alterar sus estados de animo, de tranquilo pasaba a furioso, pero es que no soportaba ver como su adorado gatito perdia dia a dia sus motivos para seguir luchando- pues porque tu amas a Changmin…deberías de luchar por el…no ahogarte en unas copas de alcohol y dejar que la vida te mate- eso no tenia sentido, pero que se le iba a hacer, estaba frustrado con todo esto, debía hacer algo…pero ya!

-las cosas no son tan fáciles como piensas Yunho…

-no son fáciles porque tu las complicas mas, lucha por el Jae…lucha por lo que quieres

-y que quieres que haga ¿ah?...¿que vaya y le grite a la cara lo que siento?

-no es mala idea…deberías hablar con el

*************************************************************

Nunca se imagino estar asi, no sabe en que momento paso de ser el amigo de Changmin, que ayudaba con los preparativos de la boda a estar estúpidamente enamorado del novio de este…si…Park Yoochun se había enamorado de Kim Junsu, y como no enamorarse de el si es que el muy condenado era tan lindo, siempre con una sonrisa en su rostro, siempre siendo tan amable con los demás, siempre con sus chistes de mal gusto pero que de todas formas lograban sacarle una sonrisa…y que decir de su cuerpo, ese chico con risa de delfin tenia un cuerpo de infarto, y eso sin recalcar que cierta parte de su anatomía era notoriamente mas voluminosa de lo normal…ese chico lo estaba volviendo loco, el único problema era que estaba perdidamente enamorado de su amigo Shim Changmin y que en 3 días se iba a casar con el…iba pensando en esto mientras trasladaba unas guirnaldas desde el local principal en donde se haría la ceremonia hasta el almacén, cuando vio al susodicho muy pensativo sentado sobre unas cajas, se acerco sigilosamente para hacerle una jugarreta y cuando ya estuvo a su lado le susurro al oído un sonoro BUUUU!!

-waaa!!!-se asusto mucho al oir eso, pero mas grande fue su miedo al ver quien le había hecho asustar, Yoochun solia ser a veces muy infantil, pero con gestos como este era que lo confundía cada vez mas, se supone que amaba a Changmin y que se iba a casar con el, pero entonces…¿Por qué pensaba tanto en Yoochun?, últimamente cuando abrazaba o besaba a Changmin al cerrar sus ojos se imaginaba estando con Yoochun y eso no era correcto

-jajajajaja…te asuste ¿verdad?-se sento al lado suyo, sentir su cercanía aumentaba mas sus dudas

-si…jajajaja-intento reírse para no preocupar al otro, pero no podía evitarlo, tenia que salir de dudas, no quería lastimar a Changmin

-te veo algo preocupado ¿en que piensas?-esa pregunta lo dejo descolocado, no sabia como responder

-es que…veras Yoochun…no se como decirte esto-agacho la cabeza, no podía mirarlo a los ojos

-¿es algo serio?...¿puedo ayudarte?-sintio la mano de Yoochun en su mentón, obligándole a mirarle, ver sus ojos oscuros tan cerca, tan hipnotizantes hicieron que se olvidara de todo e hiciera lo que hizo…asi…Kim Junsu beso a Park Yoochun en los labios

***********************************************************

-tenemos que hablar- se armo de valor y lo hizo…fue a verlo, necesitaba hablar con el

-Ja….Jaejoong…q…que-la impresión pudo con el, es decir, Jaejoong estaba parado delante suyo hablándole, ¿que se supone que iba a hacer?

-ya te dije, tenemos que hablar

-tu y yo no tenemos nada de que hablar que yo recuerde- al fin sus cuerdas vocales formularon una oración completa

-¿no?...entonces explicame esto-saco la tarjeta que Junsu le había dado a Yunho

-no hay nada de raro, me voy a casar yo…

No necesitaba mas palabras, a las pruebas se remitía, no pensaba gastar mas tiempo en explicaciones tontas que al final no terminarían en nada bueno ni mucho menos productivo, asi que de buenas a primeras posiciono sus manos en el cuello y la cintura de Changmin y lo beso

-q…¿Qué crees que haces?-tuvo que usar una fuerza sobrenatural para alejarse de Jaejoong, ese beso había sido una muestra mas de lo que sentía por el mayor, y si por el fuera se hubiera quedado besándolo por siempre, pero su conciencia le decía que no podía hacerle eso a Junsu…no de esa forma

-tu ¿Qué crees que hago? Solo te demuestro que estas a punto de cometer un grave error…solo eso-sonreía triunfante, logro su cometido, al parecer logro causar un gran impacto en el menor y eso era una buena señal, pero lo que sintió después…eso si que no era lo que se esperaba

-¡largate de aquí!-despues de mandarle tremendo guantazo a Jaejoong, cerro la puerta en sus narices, ¿Quién se creía que era para andarle besando sin su consentimiento? Y aunque le hubiera gustado no podía dejar que Jaejoong se quedara con las suyas, por eso le dio el puñetazo.

********************************************************************

El dia llego, para unos era el mejor dia del mundo, mientras que para otros esto era lo peor que podía estar pasando, cinco personas pensando en que hacer preguntándose mil veces ¿Qué es lo correcto? Sin llegar a una respuesta…

-¿te quedaras ahí todo el día?

-pues no tengo nada mejor que hacer ¿o si?

-no deberías de ser tan pesimista, deberías de intentarlo una vez mas

-te dije que el no quiere hablar conmigo…que quieres que haga!

-pues no se!...haz lo que sea para que te escuche…lo que sea…no se…secuéstralo, agárralo a lapos, NOSE!!

-¿secuestrarlo? No es mala idea

-Jae, era una manera de decirlo, no era para que te lo tomes tan enserio…Jae…Jae…¿A dónde vas?...JAE!!!

********************************************

Ya estaba todo listo, solo quedaba esperar a que llegue el automóvil en el cual iria al lugar donde se celebraría la ceremonia, se estaba demorando demasiado en llegar…hasta que al fin apareció

-kang jin…llegas tarde-se subió al auto en la parte posterior, pasados unos minutos todo andaba normal…hasta que de pronto el auto tomo el rumbo equivocado-Kang jin…a donde vamos?..Kang….TU!!

-hola minnie

-que se supone que haces cabezotas!, llegare tarde a la ceremonia!, mas te vale que presiones el acelerador

-jajajaja…¿Cuál ceremonia? Tu y yo no iremos a ninguna ceremonia

-Kim Jaejoong eres un •$%•”%&#€¬!!!

-si gracias, yo también te quiero…ah!..y por cierto…esto es un secuestro…

*********************************************

Estaba nervioso, muy nervioso, el hecho de haber besado a Junsu hace 3 dias en el almacen lo estaba atormentando, como describir lo que sentía ahora, lo que sintió en ese mismo momento…su corazón latia desaforado casi queriendo explotar, y no era para mas….Junsu había tomado la iniciativa, el lo había besado y lo peor de todo no fue eso…lo peor fue que le correspondió en lugar de detenerlo…lo abrazo de la cintura y lo acorralo contra la pared sin deshacer el beso, de un simple roce paso a un beso lleno de deseo, un beso lujurioso, un beso que pedia mas…mucho mas de lo que ya se estaban ofreciendo, se separaron…sus miradas se unieron y volvieron a besarse hasta que el, con un esfuerzo sobrenatural e inhumano se alejo porque una nota mental vino a su mente: “Junsu es el prometido de Changmin y se casaran en 3 dias, que mierda estas haciendo Yoochun!”

-q…que pasa- aun con la respiración entrecortada le pregunto Junsu

-esto no esta bien, tu te vas a casar…-bajo la mirada y se sintió el ser mas miserable por haberse enamorado de el- lo siento Junsu, nunca debi besarte, en serio lo siento- y aunque no fue el quien inicio todo, termino disculpándose y salió corriendo de aquel lugar, dejando a Junsu completamente pasmado

Desde aquel dia no lo había vuelto a ver…y hoy era el dia en que ellos se casaban, por eso estaba vestido con traje de etiqueta y a punto de salir de su departamento con los sentimientos a flor de piel…

************************************************************

Estaba parado en el altar esperando a Changmin, su futuro esposo…y aunque no fuera una boda religiosa todo estaba hecho del mismo modo, un altar…sillas en orden detrás de ellos…un arco de rosas blancas…prácticamente se diría que todo estaba perfecto, pero….

Sus sentimientos ya no eran los mismos…desde que beso a Yoochun reafirmo que su corazón ya no le pertenecía del todo a Changmin y que su amor ahora se encontraba dividido…confundido

-hola…-escucho su voz detrás suyo y volteo de inmediato

-hola…-fue lo único que pudo responder ya que el aire no se quedaba quieto en sus pulmones

-¿estas nervioso?- y como no estarlo!...estaba a punto de casarse y no sabia si era lo correcto

-bueno, si…un poco….

-no te preocupes todo saldrá bien, Changmin ha de estar por llegar…solo respira hondo, me voy a sentar, nos vemos luego

El se fue a sentar y lo dejo allí parado, y con cada minuto que pasaba sentía que en definitiva lo que estaba a punto de hacer, el camino que estaba a punto de tomar no era el indicado porque en reiteradas ocasiones volteaba y buscaba con la mirada a Yoochun…lo veía un poco retraido y con eso su corazón latia mas rápido de lo normal…miro la hora, se supone que la ceremonia debió haber empezado hace ya 20 minutos pero Changmin no llegaba, que le habría pasado?...el solía ser muy puntual…volvió a mirar hacia el frente y se sorprendió al ver que Yoochun estaba parado delante suyo observándolo

-Changmin debió llegar hace mucho….

-si, seguro tuvo algún retraso…

-lo llamare a su móvil- Yoochun marco rápidamente el numero de Changmin

Y que grande fue la sorpresa de que al contestar sea la voz de su amigo la que se escuche y no la de Min…

-J…JAE???!!!...que haces tu con el móvil de Changmin?

-¿a…pues nada…para que lo llamas?

-¡¿se supone que debió llegar hace mucho a esta ceremonia…donde rayos están?!

-¿la ceremonia?...oh era cierto! Lo había olvidado- y a lo lejos pudo escucharse la voz de Changmin pidiendo ayuda- diles a todos que MI Changmin no se va a casar con nadie y que la ceremonia queda cancelada…bye bye~- y corto la llamada

-no es cierto…Changmin…-miro a Junsu

-el…no va a llegar ¿cierto?- Yoochun negó con la cabeza y Junsu solo bajo la mirada

-el esta con Jaejoong, ire a buscarlo…no te preocupes yo lo traeré- y pretendió irse cuando…

-espera Yoochun!-cogio su mano y sintió como una corriente eléctrica recorría todo su cuerpo

-dime…-dio la vuelta y quito rápidamente su mano

-lo que paso el otro dia…en el almacén

-ah! Era eso…no te preocupes yo entiendo que fue una confusión..Ahora tengo que ir a por ellos

-no quiero que vayas…

-¡¿Qué?!

-que no quiero que vayas

-y eso porque….

-porque ese dia en el almacen pude comprobar algo…yo….tu me gustas Yoochun

-C…C…¡¿COMO?!

-tu me gustas…y bueno…ahora que lo pienso debería hacer algo…-se aclaro la garganta y dijo a toda voz- señores, la boda queda cancelada, disculpen si los hicimos esperar…Changmin no va a llegar-entonces agarro la mano de Yoochun y salieron de allí…

3 AÑOS DESPUES….

La vida es algo tan incierto…quien iba a pensar que todo acabaría asi, el viviendo junto al amor de su vida, siendo el mejor amigo de su ex y viviendo tan felizmente junto a las personas que mas quería…claro…en el periodo que ellos habían venido de vacaciones a visitarlos y se hospedaban en su casa

-Jae…Jae…tengo hambre!-el cabezotas de su esposo no tenia pensado despertar y el que se moria de hambre- Jae si no te paras en este momento te juro que cocino yo y te dejo la cocina como…-y vio como su yeobo favorito salía disparado a hacer el desayuno

-okey…

-que chantajista me resultaste Minnie-se oyo una voz proveniente del segundo piso

-es lo que hay…nadie se puede quejar, esto es mejor a no tener nada- respondió divertido al raton pervertido mas conocido como “SR. COQUETEO” también llamado Yoochun

-yah! Chunnie no te andes metiendo donde nadie te ha llamado y baja de una vez que tenemos que hacer la mesa para desayunar- ese era Junsu desde el comedor

-creo que hoy no tenemos nada que hacer ¿verdad Yunnie?-lo más sorprendente…Taemin junto con ellos

-eso es lo que tu crees, mejor deja de estar de conversador y ayúdame a limpiar esto de aqui- Yunho no era de las personas que les guste los quehaceres de la casa y para eso tenia a Taemin…si…Yunho y Taemin…

….nah~ Yunho y Taemin nada…ellos son amigos ¿Qué curioso no?

El resultado de tres años después: después del secuestro, Junsu y Yoochun empezaron a salir, a quien engañamos…son una pareja ideal, Junsu se convenció al fin que el primer amor no siempre es el amor verdadero y Yoochun cambio sus “malos habitos” para al fin poder ser feliz con su delfín.

Yunho y Taemin al ser compañeros de trabajo, compartían demasiado tiempo juntos, el suficiente para notar las cosas en común que tenían y al fin darse con que se comprendían demasiado asi que se volvieron buenos amigos…¿Quién lo hubiera imaginado?

Jaejoong y Changmin, aunque al inicio hubieron muchos desacuerdos, ninguno se atrevía a negar que realmente se querían, cada dia les servia para compartir mas cosas y al cabo de un año se plantearon la idea de casarse realmente…y lo hicieron, se casaron…esta vez por amor…Y NO DE BROMA!

Ahora los 6 estan juntos hasta que se terminen las vacaciones laborales, Junsu y Changmin no se guardan ningún rencor, es mas son amigos…se dieron cuenta que el haberse casado hubiera sido el peor error de sus vidas porque si lo hubieran hecho ahora no serian felices al lado de las personas que realmente aman.

Nadie sabe lo que puede pasar en esta vida, el futuro es incierto y por el momento ellos son felices, disfrutando de cada momento juntos…y pensar que todo esto nació de…UN CASUAL MATRIMONIO.


El destino ha sido claro, yo no puedo controlar lo que el tiempo ha sentenciado…ya no puedo amar. Más si ves, intento cambiar, no hacer todo mal… no hacerte daño ¿Me crees? 

Hoy quiero intentar, dejarlo todo. Quédate…Quédate…quédate. Dejarlo todo. 

Hoy quiero mejorarlo todo. Quédate, quédate…quédate.


FIN

5 comentarios:

  1. Aigo!~

    primeras hahahaha por fin puedo seguir con mi tarea jajajaja es que este fico es genial aunk hubiese sido bueno que abarcara 3 capos pero pues en fin xD Tae y Yunho solo amigos o.O??????

    jajaja buen fico >.<

    ResponderEliminar
  2. GENIAL!!! me encantoooo (Y) ooooohhhh~~~~ JAEMIN!!!!! <3 <3 <3 <3 YOOSU!!!! amor por todas partes awwwwww (por un momento me crei lo de Yunho y Taemin e.e )
    buen final!!! (Y)

    me gusto muxooooooo gracias por compartirlooooo

    (^u^)

    ResponderEliminar
  3. Wooo genial
    Ahora puedo dormir tranquila xD
    estuvo muy lindo
    Perp espera espera yunho y taemin (?) najajjaja bueno estuvo asi todo hermosi :D :)

    ResponderEliminar
  4. Me gusto pero que paso con el lemon??????? perdon pero como que le falto a la historia XD jajaja bueno me retiro luego nos vemos bye

    ResponderEliminar
  5. *O* -escupe arcoiris- reino El Jaemin señores ! por un minuto pensé que se quedaba en Minsu -se fue a saltar por ahí- ;) Gracias por compartir

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD