Take you down

1 comentarios

Título: Take you down.
Autor: EunKyo
Pareja: YooSu
Género: Slash, Romance.
Advertencia: Lemon (¿?)
Extensión: One-Shot
----

Junsu ensayaba una y otra vez  la coreografía de esa canción, una que escucho por accidente en internet y que le dio unas cuantas ideas para sorprender a su Chunnie.

Con pasos lentos y  movimientos cadenciosos se sumergía en la música que entraba por sus oídos seduciéndolo… incitándole a que con esos pasos sexys acompañados con la sensual pista, hechice a Yoochun. Lo extasié por completo; que solo lo desee a él. Como Junsu solo desea a Yoochun.

Combinaba la coreografía original con pasos de su invención. Todo para hacerlo más seductor. Solo le tomo una semana para preparar esa sorpresa para su ratón.


***

Era viernes por la noche, Yoochun llegaba a su departamento después de un día de trabajo, Junsu había dicho que le tenía una sorpresa y estaba ansioso por verla y hacerle el amor, por toda la noche.

Junsu sabía que faltaba poco para que el pelinegro llegara a su hogar. Ya estaba todo listo…había removido de sus lugares un par de muebles de la sala, solo para tener más espacio. Las luces estaban apagadas casi por completo, brindándole así un todo romántico y sensual a la habitación.

Su atuendo era casual…un pantalón negro con una camisa color vino. Practicaba esos movimientos de cadera, que sabe vuelven loco no solo al pelinegro sino a todas sus fans. Se sonrojo tenuemente al verse bailando de esa forma tan provocativa y esa mirada libidinosa que le hacía compañía a sus movimientos. Tarareaba la letra de esa canción, que se convertiría en una de las favoritas de ambos.

La puerta se abrió y él salió de la habitación con pasos suntuosos. “Hola Chunnie” susurro ligeramente en el oído derecho del pelinegro, que sonrió emocionado por el ambiente que encontró en su hogar.

“Baby~” jadeo Park, cuando los labios rosados de su novio mordisquearon su cuello.
“Estas listo, Yoochunnie?” cuestiono seductor, sumergido totalmente en su papel de seductor.
“Siempre lo estoy…para ti” respondió con una sonrisa picara en sus gruesos labios.

Junsu guio a Yoochun al sofá, entre besos y caricias, lentamente lo dejo caer en el sofá, tan solo para alcanzar así el control y prender el minicomponente…la música inundo el departamento y los sentidos de ambos.

Kim movió las caderas sobre su novio, tan ligeramente que el pelinegro se quedo con ganas de más. Se aparto de ahí, se dirigió entonces a la parte central, de esa improvisada pista de baile. La melodía conducía a Junsu, lo envolvía.

Park estaba expectante y con un gran problema en sus pantalones, ver al tierno y dulce delfín sumergido en esa melodía, con una coreografía que no dejaba demasiado a la imaginación, estaban matando al pelinegro. Quería tocar, sentir a SU Junsu.

Yoochun supo que esa canción ya era una de sus favoritas, que mas tarde la agregaría a su ipod. Que desearía tener ese baile tan sexy cada vez que la escuche.
Junsu desabrocho con una lentitud enorme cada botón de la camisa, mordía de cuando en vez sus labios y miraba al pelinegro con esa mirada llena de pasión, de deseo. Park mordió sus labios al ver la blanca piel del  pecho de Susu.

Sus uñas estaban clavadas en sus muslos, sabía que le saltaría al rubio encima en cualquier momento, arruinando todo el esfuerzo de su baby. Así que tenía que controlarse, solo por poco tiempo.

El rubio quito el cinturón, sin dejar de mirar a su ratón, sus manos acariciaban su pecho, y un tímido gemido salió de su garganta. Se acerco nuevamente al pelinegro, la canción terminaría muy pronto…caminaba bailando, con esos cadenciosos movimientos de cadera, embelesado con los labios de su novio.

Bailaba frente a Park, a escasos centímetros, con un descaro que nunca pensó tener. Yoochun no soporto más y lo tomo dejándolo sobre él a horcajadas. Como en un comienzo, sus manos volvieron a trazar ese mapa que ya sabía de memoria por la espalda del rubio. Sus labios se unieron en un beso que desbordaba pasión. Kim movió sus caderas, para sentir ese agradable roce en sus entrepiernas. Al término del beso, Yoochun comenzó a repartir besos húmedos por la barbilla, el cuello y los hombros de Junsu. Haciendo una pausa para susurrarle lo mucho que le había encantado su sorpresa y lo mucho que lo amaba y que le agradecía el detalle.

Continúo su camino y mordisqueo un pequeño montecito rosado, que se erguió con su tacto. Sus manos masajeaban el firme trasero del delfín.  Desabrocho los pantalones, y jugueteo un poco mas con el otro montecito; para descender al ombligo en el cual se entretuvo por unos minutos, Junsu jadea y trataba de aferrarse a algo para no caer.

Los minutos pasaban y Junsu recordó de pronto que Yoochun  aun llevaba la estorbosa camisa, se encargo de ella. Probando ahora él la piel de su novio. Volvieron a fundirse en un nuevo beso, que era tan hambriento y dejaba ver todas esas ganas por hacerse uno.
Los pantalones salieron de escena, los roces piel contra piel, hacían perder  un poco más la razón de ambos. Yoochun comenzaba a preparar a Junsu, pero esté le impidió hacerlo. “So-solo házmelo Yoochunnie~” susurro jadeante cerca de la clavícula del otro.  Yoochun gimió en respuesta y se perfilo para introducirse en su baby.

Una vez dentro gimió ronco al sentir lo estrecho del pasaje del rubio. Kim por su parte mordía con fuerza sus labios para soportar un poco el dolor ocasionado por la intromisión. Park  masturbaba al menor, besaba la piel a su alcance y le recordaba su amor. Todo esto para distraerlo de la incomodidad.

“Ya estoy listooh” apenas dijo Junsu mientras comenzaba el mismo la primera estocada. Un par de minutos después Yoochun cambio de posición por una cómoda para llenar por completo a Junsu.

Junsu ahora estaba en el sofá, Yoochun estaba de pie, entro de nuevo y las embestidas eran fuertes y daban justo, en el punto en que Junsu perdía de foco por completo el mundo. En el departamento resonaban los fuertes gritos y gemidos de placer de ambos chicos.
Faltaba poco para qué culminaran esa entrega, el pelinegro acariciaba el miembro de Junsu, para terminar juntos. Una estocada certera, un orgasmo invadiendo a dos seres que eran uno en cuerpo y en alma, en espíritu y corazón. En todos y cada uno de los sentidos, de los motivos en los cuales dos personas que se aman pueden unirse.

Ese arrasador orgasmo que los llevo a sentirse por completo en un paraíso, un paraíso solo para ellos.  “Te amo Chunnie~” susurro el rubio mientras recibía gustoso un beso casto por parte del mismo.

“Yo también te amo Susu baby, muchas muchísimas gracias, por esta hermosa y sensual sorpresa” dice sonriendo complacido y agotado por la actividad.
“Oh no es nada amor, solo…solo pensé en ti cuando la escuche” responde sincero y con el rostro coloreado en carmesí, al recordar lo seductor y sensual que fue, momentos atrás.
“Por cierto…como se llama la canción? Estará en mi playlist de canciones favoritas” ríe y espera la respuesta.
“Take you down de Chris Brown, lose también forma parte de la mía” sonríe con complicidad. Mientras van dejándose llevar por el sueño. Ambos sonrientes y antes de caer en los brazos confortables de Morfeo se susurran un ‘Te amo’ más.


Fin.

N/A: Pues después de escuchar Take you down. de Chris Brown, pues pues surgió eso, algo lemonoso c: espero que les guste.  la verdad es que me imagine a Junsu bailando así *Q*.

1 comentarios:

  1. genial primera en dejar un comentario de este magnifico fic..
    graxias por tu esfuerzo.. me encanto... muy buena narrando ..
    *ADRILOVEYOU*

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD