Is there a letter for me, Mr. Postman? - Cap. 1

0 comentarios
JAEJOONG POV


Me despierto por el fuerte sonido de mi despertador, lo apago y tomo el portarretrato que puse junto a mi almohada la noche anterior. Observo con fijeza nuestra foto y toco su rostro bajo el vidrio. Eres muy guapo, ¿lo sabes? Estoy loco por ti. TE AMO. Y… más te vale amarme de regreso. Beso sus labios y le sonrío, él me sonríe de regreso. Ohh… ¡¡¡Te extraño!!! ¿Cuándo volverás?


Jae… ¡¡¡Apenas se fue el día de ayer!!!


Suspiro…

Pongo el portarretrato de regreso en la cama. “Espera aquí, ne… Tengo que ir al colegio. ¡¡Te veré después!!”


Tomo una ducha.

Me pongo el uniforme de colegio.

Tomo el desayuno que umma me hace.

Me pongo los zapatos y corro al carro de appa, él me está esperando tras el volante.

Abro la puerta y estoy por entrar cuando siento que necesito hacer algo.

“Appa… Espera un momento, ¿ne? No tardaré mucho…” y corro de regreso a casa, me quito los zapatos y corro escaleras arriba hacia mi habitación.

Tomo el portarretratos y observo con detenimiento su hermoso rostro, “¡Te amo!” lo beso y lo regreso a su sitio.

Cuando llego afuera… Ya no puedo ver el carro de appa. Se fue. Oh… ¡¡¡Ahora debo correr a la parada de autobús!!!



“¡¡Estoy en casa!!”

“¡Bienvenido, Jaejoong!”

“Umma… ¿Tú crees que ya hayan llegado a Londres?”

“Creo que sí, Jae…”

“Umma… Si él me manda una carta mañana, ¿cuándo la recibiré?”

Umma lo piensa brevemente, “Podría ser… en tres días, o… diez…”

“Uwaa… es tanto tiempo… ¿Y qué si lo envía pasado mañana o el día siguiente a ese… o el siguiente… cuándo lo…?” Me siento abatido.

“Jaejoong-ah… te volverás calvo pronto si piensas tanto en eso. Solo espera, ne…”

“Esperaré cada día, umma, empezando dentro de tres días. ¿A qué hora suele venir el cartero a dejar el correo?”

“Umm… Entre las 11 y 12, creo…”

Waa… Aún estoy en el colegio a esa hora.

“Umma, prométeme que preguntarás siempre al cartero si hay una carta para mí.”



~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Tres días después


Corro todo el trayecto desde que bajo del bus hasta mi casa; cuando llego a la entrada, voy derecho a revisar el buzón de correo. NADA. Corro al interior de la casa.


“¡¡Umma…!!”

“Bienvenido a casa, Jae…”

“Ne, estoy en casa, umma.”

“Umma, ¿alguna carta?”

Umma niega con la cabeza, y yo me siento triste.


~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~


“¿Cómo pudiste?” miro su rostro con enojo, “¿Por qué no me escribiste tan pronto como fue posible? ¿¿No me extrañas?? ¡¡Te odio!!”

Boto el retrato imprudentemente sobre la cama, también dejo caer mi cuerpo sobre la misma. Observando el techo, cuento hasta 25. Luego tomo el portarretratos una vez más, miro su cara que siempre me sonríe. “Lo siento. No te odio. Te amo. Esperaré cada día por una carta tuya…”


~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~


No hay ninguna carta para mí. Hoy es el décimo día y es sábado, lo que significa que… puedo esperar por el cartero por mi cuenta. Estoy tan emocionado que ni siquiera quiero ir con umma y appa al centro comercial, escojo quedarme en casa y esperar por mi carta…


A partir de las 11 en punto ya no puedo permanecer tranquilamente sentado en el sofá, cada sonido del exterior me hace casi saltar en sorpresa. No quiero volverme loco tan pronto, voy afuera y espero en la entrada, sigo mirando mi reloj.


A las 11:30 decido esperar fuera de casa, aún en la entrada. Cerca del buzón de correos. Siento que soy una versión animada del buzón de correos.


11:45… y lo veo, un hombre en uniforme y sombrero, con un largo bolso. LLENO DE CARTAS.


DUP DUP DUP… ¿Podría ser… que una de ellas me pertenece?


El cartero se detiene en la casa vecina, inserta algunos sobres en el buzón de correo. Ahora… él camina en mi dirección.

Yo sonrío amplio cuando este se acerca, sonrío tan amplio cuando pasa a mi costado… Él me mira e inclina un poco la cabeza. Mi sonrisa decae cuando pasa de mí y del buzón. ¿¿¿NO HAY CARTAS???

Lo veo alejarse, y… se detiene nuevamente en a casa continua a la mía, él inserta cartas en ese buzón.

Luego vuelve a caminar.



“¡¡¡¡OYE!!!!” corro tras él y lo persigo, “¡¡¡Sr. Cartero!!!”

Él se detiene y voltea, parece sorprendido de verme otra vez.

“Hola…” dice él.

“Sí… hola…” contesto con rapidez, “¿Hay alguna carta para mí, Sr. Cartero?”

“¿Cuál es tu casa?” pregunta, y yo se la señalo.

“¿Esperabas por una carta cuando te paraste en la entrada antes?”

“Sí… y tú solo te alejaste sin más.”

“No hay cartas para esa casa el día de hoy, ummm…”

“Jaejoong, Kim. Me puedes llamar Jae.”

“No hay cartas para ti hoy, Jae…”

“¿Está seguro?”

Él asiente con la cabeza.

“¿Está seguro… que no la dejó en el buzón equivocado?”

Él ríe un poco. Bueno… Es atractivo, ¡pero es viejo! “Estoy seguro que no lo hice.”

“Oh…” me siento triste.

“¿Te gustaría que las revise una vez más?”

“Por favor…” imploro yo.

Él sostiene algunas cartas y las revisa una por una, hasta haberlas revisado todas. “No…”

“Oh…” me siento aún más triste, es el décimo día. Lo que significa… Él no me escribió y envió una carta apenas pudo.



“Lo siento…” dice él.

“No es tu culpa.”

“Tal vez la próxima semana.”

“Sí… Eso espero.”



Lo dejo y entro nuevamente a casa.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

No hay carta para mí de él, comenzando de lunes a viernes; tal como la semana pasada, corro siempre apenas me bajo del bus, con dirección a mi casa, solo para sentir la misma decepción cada vez que miro a umma y ella niega débilmente con la cabeza. Luego me acariciaría el cabello y me diría que fuera paciente.

Desde las once en punto yo ya estoy parado junto a la ventana, esperando por el cartero que traerá mi carta. 11:30, ya no puedo soportarlo y espero fuera de la entrada. Lo veo… con su uniforme, sombrero y gran maleta. ¿Podría ser que hoy… haya una carta para mí dentro de ese bolso?



Él camina en mi dirección. Yo sonrío al hombre.

“Hola, Jae…” dice él y me corresponde con una sonrisa.

“¿Hay alguna carta para mí, Sr. Cartero?”

Por la mirada en su rostro, sé que la respuesta es no. Soy un chico… y tengo 16… pero… Estoy tan enamorado, lo extraño tanto. ¿Cómo es posible que no me haya escrito ninguna carta? Ahora quiero llorar…


Te escribiré cartas, Jae, muchas… Así sabrás que no me olvidaré de ti.

¡¡¡Me mentiste!!!



“Lo siento…” dice él.

“No es… tu… culpa…” Intento no llorar frente al hombre, él podría pensar que tan solo tengo 6 si lloro ahora.

“Tal vez la próxima semana.”

“También espero eso.”



Lo dejo y abro la puerta.



“Jae…”

Volteo hacia él al momento que cierro la pequeña cerca, “¿Sí?”

“Tengo esto para ti…” Él me da una simple rosa.

“¿Qué significa esto?” pregunto yo pero acepto lo que me ha dado, “Soy un chico, …¿por qué me das una flor?”

“Porque eres tan hermoso…” él sonríe y hace una pequeña venia antes de irse.

“Gracias.” digo.

Él se detiene y dice, “Espero que… la próxima semana pueda traer aquello que más quieres, la carta.”

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD