Componiendo el corazón: cap 4

5 comentarios
N/A: Estoy tan feliz de que ustedes comenten, me dan fuerza para escribir aun con el trabajo no las conozco y ya las quiero XD aqui me tendran escribiendo esta historia que en lo personal me encanta, y despues de tener problemas con el mpreg, despues de poco mas de un año leyendo yaoi mi primer fic es precisamente de ese estilo, gracias por su apoyo :)


WHITE LIES

(Capitulo narrado por Junsu)

Ha pasado cerca de 4 meses desde que Yoochun y yo vivimos juntos, bueno realmente no vivimos juntos, juntos, pero han pasado casi 4 meses desde que nos conocimos, la chica rubia plástica oxigenada (sé que también soy rubio oxigenado pero no es lo mismo >.<) ha seguido molestando a “Yoochunnie” pero el continua ignorándola y eso me da un poco de esperanza, aunque el que sea una ex significa que a él le gustó y probablemente aún le guste, Min dice que alguien como él no cambiaría y debo hacerme a la idea, debo aceptar que así es, que él no es gay…

-¡Junsu!- el grito de Changmin me sacó de mi ensimismamiento.

-Perdón estaba pensando- dije un poco decaído por el ritmo que habían terminado tomando mis pensamientos.

-Deja de pensar en Yoochun- Sentí la sangre acumularse en mis mejillas e inconscientemente (tarde me di cuenta) volteé hacia Yoochun que se encontraba mirándome fijamente, Changmin se burló de mi reacción y solo pude esconderme ligeramente, de la intensa mirada de Yoochun.

-No pensaba en él- murmure bajito.

-Te estás haciendo falsas esperanzas delfín, ¿crees que alguien con esa fama podría ser gay?-Dijo Changmin una vez más.

-No soy gay y no me estoy haciendo falsas esperanzas, Changmin… lo quiero, realmente me gusta, más de lo que me ha gustado cualquier chica-

-¿Te das cuenta de lo que estás diciendo no? Si te gusta, y él es un HOMBRE tu eres…- dijo irónicamente haciendo énfasis en hombre.

-Changmin cállate- dije sólo logrando que se riera aún más de mí.

-deberías aceptarlo ya e intentar darte cuenta si hay una posibilidad de que algún día te dé, dudo que tú seas el activo- dijo haciendo que me sonrojara como si estuviera a punto de explotar.

-Changmin…-

-Jajaja ok ok pero sabemos que es lo que quieres- dijo dejándome que atendiera el café y despidiéndose con la mano mientras salía del establecimiento.

-¿Ese chico te molesta mucho no?- susurró esa voz grave y sexy que aparecía en mis sueños.

-Es su naturaleza, siempre lo ha hecho y a medida que crecemos lo hace incluso más, si no es algo que digo es mi trasero, creo que eso es un chiste del que nunca se aburre- dije esquivando su mirada, para evitar que notara mi sonrojo.

-¿tu trasero? ¿Porque?- dijo confundido ladeando la cabeza y viendo descaradamente mi traserito.

-¡Yah! Deja mi trasero suficiente tengo con Changmin- dije poniéndome aún más rojo, creo que ese era mi color “natural” cuando estaba con Yoochun.

-Es lindo, te hace incluso más especial- quede perplejo, no podía creer lo que había dicho, oh Dios ¿esa fue una sonrisa sugerente o fue mi imaginación?

-Joven, me da un capuchino- dijo una chica un poco molesta, ¿me había hablado antes de irme momentáneamente de este mundo?





Al termino de clases nos dirigimos al taller de música, ambos habíamos escogido el mismo taller, y por ahora se mantenían enseñándonos lo básico, como leer notas musicales, como respirar correctamente para cantar; Aunque Yoochun parecía ausente la mayoría de veces contestaba todas las preguntas que el profesor hacía y me susurraba las respuestas cuando el profesor me encontraba platicando con él sobre cualquier cosa, como que color es mi favorito, cuales son mis dulces preferidos, preguntó incluso sobre mi familia, siempre se mostraba reacio a hablar de él y eso me frustraba como deprimía.

-El próximo viernes lo tendremos libre, que te parece si salimos al cine o vemos alguna película en casa, no hemos tenido oportunidad de hacer algo así desde que llegamos a la universidad, entre tareas, exámenes y el trabajo- susurró Yoochun repentinamente mientras el profesor explicaba como lograr una nota más alta o algo así.

-Tienes razón podríamos rentar algunas películas y verlas juntos el fin de semana, suena divertido, nunca he hecho nada así- dije emocionado, un poco mas fuerte de lo que debía.

-¡Perfecto! Joven Kim, Joven Park, ¿quieren decirnos que es más importante que aprender lo que se intenta enseñar hoy? O es que ya saben todo lo que estoy por decir- preguntó el profesor molesto.

-No Sr. No tenemos nada que decir, y sí esa lección la sabemos- dijo retándolo.

-Perfecto ya que sabe tanto Joven Park, pase al piano, Kim Junsu lo acompañarás con tu voz, sigan las notas que seguramente ya saben leer- dijo levantando una de sus cejas.

-Chun yo no sé leerlas bien aún- susurré asustado.

-Tranquilo, es un clásico, Magic Castle, la has escuchado ¿no? Solo sígueme y todo estará bien- dijo sonriendo para tranquilizarme y lo logró, respiré profundamente y me senté a su lado en el banco, frente al piano.

Yoochun comenzó a tocar la canción, con una seña de Yoochun comencé a cantar las suaves notas, perdiéndome en la melodía que las agiles manos de Yoochun marcaba, de una manera mágica, como si uniéramos nuestras almas en ese momento, mi voz y el piano sonando en armonía, una emoción oculta entre los dos… Sus manos tocando las notas finales, su cálida sonrisa dirigida hacia mí, mi corazón desbocado de emoción, una clase entera con la boca abierta, y un profesor sorprendido.

-Bien, veo que están adelantados, así que si no quieren estar en mi clase pueden irse, pero repasar mientras los demás aprenden reafirmará sus conocimientos- Dijo el profesor serio y siguió con su clase, Yoochun y yo fuimos incapaces de seguir hablando, se sentía un poco incomodo, después de nuestra pequeña presentación.

Al terminar el taller salimos hacia el café, ninguno sabía que decir, no entendíamos que había sido lo que pasó en esos cuantos minutos compartiendo la música.

-Cantas muy bien Su, no sabía que cantaras así- Dijo Yoochun viendo hacia enfrente.

-Nunca había escuchado un piano en vivo y tocas increíble- dije sonrojándome un poco por la sonrisa coqueta de Yoochun.

-¿Cuando sea compositor podrías cantar mis canciones para hacer la prueba de la canción completa?-preguntó Yoochun sonriendo tímidamente.

-Sería un verdadero placer- dije viéndolo con amor, espero no lo haya notado.

Llegamos al café y Chun fue hacia la caja, yo fui a cambiarme, al salir una chica del café me detuvo.

-¡¡¡Sususu!!!- gritó Nayako tomándome del brazo.

-¡Me asustaste! ¿Qué pasó Naya?-

-¿Recuerdas que me pediste amablemente, y con ese lindo puchero, que si encontraba algún empleo de un día te avisara?- dijo tiernamente Naya

-Sip, ¿has encontrado alguno?- pregunté emocionado.

-Sipo, es este viernes, es una fiesta de gente rica, plástica y superficial, pero ¡la paga es realmente buena! Necesitan meseros y le dije a mi jefe que te diría, ¿qué me dices Sususu?- Dijo melosamente.

-No lo sé Naya, el viernes vería películas con Yoochun-

-¡Dile! Así igual pasan tiempo juntos y ganan un poco de dinero- dijo emocionada, creo que a ella le agrada la idea de nosotros juntos, al menos no soy el único.

-¡Yoochunnie!- llamé por él pero no contesto, la puerta estaba abierta, caminé hacia afuera y lo vi en una llamada.

-No quiero, te lo dije, no hasta que terminé el año- se veía frustrado.

-Está bien, pero no, no habrá próxima vez, no me llames, teníamos un trato- dijo volteando hacia la entrada, le sonreí en señal de apoyo, regresó mi sonrisa y se despidió un poco frio.

-¿Todo bien Chun?- pregunté mientras caminaba hacia mí.

-No, el viernes no podremos ver las películas, debo ir a un lugar- dijo con fastidio.

-No te preocupes, tampoco podré el viernes, Nayako me invitó a trabajar a una fiesta ese mismo día, de hecho te iba a invitar, pero será en otra ocasión- dije sonriéndole y caminando hacia dentro, la verdad sentía como una opresión en el pecho, peor lo ignoré y seguí trabajando.

Los siguientes días fueron de lo más normal, hasta que el viernes llegó y Yoochun se veía distante, Nayako pasó por mí para salir y comenzar los preparativos antes de la fiesta, Yoochun se había ido saliendo de la universidad y apenas se despidió.

La fiesta era es una elegante casa, con un enorme jardín, esculturas de hielo, fuentes de chocolate, elegantes centros de mesas de cristal soplado, era todo como un sueño.

-Me gustaría que Chun viera esto- susurré muy bajo.

-Los invitados están llegando, los anfitriones son muy especiales, no hables más de lo necesario con nadie, es más no hables con nadie- dijo nuestro jefe por hoy un poco paranoico creo, al parecer es una fiesta importante.

La noche fue tranquila, los invitados más importantes llegaban hasta más tarde, así que cerca de las 10 de la noche era el apogeo de la fiesta, caminaba de mesa en mesa, llevando tragos y bocadillos, recargándome un momento dos horas después, mientras veía una pareja besarse, la figura del chico se me hacía muy familiar.

-¡Déjame! No lo vuelvas a hacer, terminamos, entre tu y yo ya no existe nada, ¡entiéndelo!- Dijo Yoochun alejándose de Yuri, volteando y topándose con mi mirada.

-Junsu ¿Qué haces aquí?- dijo con ojos muy abiertos.

- Trabajando, lamento la interrupción Sr Park, si necesita un trago o algo más no dude en pedirlo- Dije monótonamente, justo como me dirigía hacia cada invitado.

-No, Su, espera- dijo alcanzándome por el brazo.

-Estoy trabajando, no puedo hablar con usted, no soy digno ni de su amistad- dije dolido, me sentía traicionado.

-Susu, déjame explicarte-

-No hay nada que explicar, Sr Park, y le llaman, debe presentarse con el piano hasta donde supe- dije dejándolo hablando solo, la Sra Park caminó hacia él dirigiéndolo al piano.

-Nayako lo siento mucho, no me siento bien-

-No te preocupes su, te cubro, la fiesta esta llegando casi a su fin- dijo sonriendo, Yoochun estaba sentado en la pequeña platafoma donde se encontraba l piano, listo para comenzar, volteé a verlo una última vez antes de irme, lagrimas bajando por mis mejillas.

-Y ahora como último número, Mi Yoochunnie tocará, esta es una melodía que me encanta en lo personal, clare of lune de Debussy…-

-Yoochun ¿Qué crees que haces?- susurró la Sra Park frustrada, sonriendo avergonzada a sus invitados, no entendía el porqué hasta que sentí su mano tomar mi brazo.

-Vayamos a casa, te llevaré- dijo Yoochun arrastrándome hacia su auto.

-No es necesario, puedo llegar solo- dije resistiéndome pero me hizo entrar, se sentó rápidamente y encendiendo el auto partimos hacia el parque cercano a la universidad, la música sonando suavemente, una canción hermosa pero que no conocía.

-clare of lune, o claro de luna en nuestro idioma-

-es la canción que ibas a tocar- dije quedito.

-No iba a tocarla realmente, me prometí tocarla solo para la persona que amara y ni Yuri ni los invitados eran esa persona-

-Oh-

-Yo necesito explicarte, la razón por la que no te dije, realmente lo lamento, al principio fue por el miedo de ser buscado nuevamente por ser hijo de alguien tan importante, por que me lastimaran nuevamente, como Yuri lo hizo, pero después te conocí, resultaba demasiado fácil ser yo mismo, ser Park Yoochun, y no el heredero de industrias Park, fuiste mi amigo sin saber mi pasado, preocupándote por mi presente y apoyando mi futuro… y entonces tuve miedo, miedo de que cambiaras conmigo, justo como lo hiciste esta noche, que me miraras con decepción, Junsu eres mi mejor amigo, mi primer mejor amigo, fue mi error y lo lamento, actué mal, no soy muy listo en este tipo de cosas-

-No eres muy listo en muchas cosas- dije pensando en voz alta, cubriéndome la boca rápidamente.

-Lo sé, lo sé, pero ¿Podrías perdonar a este pobre tonto que atemorizado huyo de su verdad, enterrándola donde no podías vela, pero que aún así te ha lastimado sin ser esa su intención?- dijo mirándome a los ojos, robándome el aliento con cada palabra y acelerando un poco más mi ya agitado corazón.

-Mentiras blancas… Serás un excelente compositor, Chun olvídalo, está bien, fue mi error también, pero ahora no habrá más secretos entre nosotros verdad- dije mordiendo mi labio inferior.

-Te lo prometo, no más mentiras, ni blancas ni normales, solo Susu no más secretos entre nosotros- dijo Yoochun acercándome su dedo meñique para cerrar su promesa.

Y sin darse cuenta, en esa promesa se entregaba algo más que solo confianza, ahí iba mi corazón, más suyo que mío, después de todo dejo a su familia en media fiesta por mi >.<

5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. (saj,gsjgdfhjgddg mi anterior comentario no salio completo D:!)
    Gracias por la actu!! *Q*

    ...odio a esa arpía arrastrada!!!>:c maldita ex! ya perdiste!!(menosmal que chun se lo dejo claro èwé)

    amo las peleas de min y junchan!! <3 xDDD
    BABY don't cry! *^* chunnie te mereces medallita por no dejar al delfín! (yo keria beshito! .3. pero bueno ...)
    me gusto el cap!!
    saludines~~
    ahora a esperar el next~! c:

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2/07/2013

    Geniall!! *-* ellos empiezan a acercarse más ojalá Yoochun decida conquistar a Junsu bello Y-Y

    ResponderEliminar
  4. Sipissss ya entra el romance un pocooooo!! :)

    ResponderEliminar
  5. Ay Dioooos¡¡¡ que escena la del duo al piano¡¡¡ se me pone la piel chinitaaa. Justo por eso me encanra leer unany muchas veces, no solo los fics que me enganchan a la primera sino también los momentos wooo en ellos como este¡¡¡

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD