Kim Cuisine - Cap. 2

3 comentarios
–Ah, finalmente están en casa… Pensé que no regresarían hasta el domingo por la noche… –Bostezó Yunho, caminando adormilado hasta el comedor.

–Mi adorable novio tenía que trabajar y yo no quiero molestarlo –Explicó Hankyung suavemente–. ¿Es hora de almuerzo y recién te levantas? –Hankyung miró a su hermano quien aún traía la ropa de trabajo– ¿A qué hora llegaste a casa?

–Creo que a las 8 de la mañana… Es sábado, hyung, relájate… –Dijo Yunho, sentándose en su silla.

– ¿Y dónde está tu cita? ¿Ella no almorzará con nosotros? –Hankyung preguntó lentamente.

–Es más como citas, hyung… No salgo con una sola persona a la vez y ya sabes que no me gusta traer a ninguna de ellas a casa. Es mi espacio personal y no quiero que nadie interfiera –Giró este como si estuviera buscando algo–. ¿Dónde está el niño problema, hyung? –Se refirió a su amado hermano menor.

–Se está quedando allá porque debe trabajar esta noche. No te preocupes por él… la comida allá es mucho mejor que la que tenemos aquí... –Murmuró Hankyung mientras mascaba su comida.

– ¿No crees que explotan a nuestro pequeño hermano? Es solo un trabajo a medio tiempo. No tiene por qué trabajar los fines de semana… –Yunho volteó para agradecer quedamente a la sirviente que le acababa de traer el platillo. Le obsequió una pequeña sonrisa pero se detuvo cuando Hankyung lo quedó mirando.

–Es la decisión de Minnie. Él insistió en trabajar los fines de semana por cuenta propia. Además, quiere estar con su amado…

–Niño tonto… No existe tal cosa como un verdadero amor.

–Yunho, que tú no creas en el amor no significa que este no exista. Espera a que encuentres uno… ahí sabras…

–Como sea… –Yunho se encogió de hombros, comiendo su almuerzo con pereza –Entonces, ¿cuándo me vas a presentar a tu amado novio, hyung? ¿Por cuánto tiempo van saliendo ya?

–Cinco meses… –Dijo Hankyung.

–Sí… ¿Y Minnie?

–Más de un año…

–Oh, claro… Minnie nunca trae a su AMOR a casa así que nunca creí que estaría pegada a la misma persona por más de un año… Eso es algo realmente nuevo que ver. Realmente quiero ver qué tipo de persona puede capturar nuestros rebeldes corazones… –Yunho se encogió al pensar en voz alta– Entonces, ¿tú cuándo…



–Muy pronto, Yunho. Cuando esté listo… no quiero presionarlo…

–Espero que siga siendo la misma persona cuando finamente tenga la oportunidad de conocer a tu novio…

–Lo será, Yunho… Lo será. –Hankyung miró fijo a su hermano.

Yunho nunca creyó en el amor. Él nunca había estado en una relación seria con nadie. Intentó, pero falló. Lo culpó a su aburrimiento. A él siempre le gustó maniobrar entre 2 o 3 novias a la vez. Disfrutaba tener una vida así.

–Oh, saldré esta noche también, ¿bien, hyung? Yoochun me arregló otra cita a ciegas. Espero sea buena esta vez… –Dijo, mascando su comida.

– ¿Por qué sigues haciendo eso, Yunho, cuando sabes que no vas en serio con ellos? Les harás daño después, ¿lo sabes? Las personas que usas este sistema de emparejamiento, tienen esperanzas de conocer a su verdadero amor. Pero tú lo usas para quitarte el aburrimiento. Eso no es bueno… –Negó Hankyung con la cabeza.

–Como ya dije, hyung… No existe tal cosa como la llama verdadero amor. ¿Y cómo sabes tú que esas chicas no están haciendo lo mismo que yo? –Se rió de él- Voy a volver a dormir. Nos vemos después… –Dijo, dejando a su hermano suspirando pesadamente.

***************************

–¡Oh dios mío! ¡¡Es tan atractivo!! –Chilló Junsu sonoramente apenas volvió al restaurante.

– ¿Eh? ¿De quién hablas? –Jaejoong asomó su cabeza fuera de la cocina al escuchar el grito de delfín de su hermano.

–Yunho-shi hyung, es tan guapo… Hoy lo vi de cerca cuando recogía las llaves del auto que tiré sin querer al suelo. Es tan encantador… Se ve totalmente mejor que en la revista… –Junsu estaba soñando despierto acerca del incidente que tuvo en la oficina Jung y Yunho que venía en su rescate.

–¿Quién? –Jaejoong aún no comprendía de lo que hablaba su hermano.

–Yunho… ¿Conoces a Jung Yunho? El chico ardiente que está en todas las condenadas portadas de revistas de negocio… –Junsu miró a su hermano, sorprendido.

–Ni lo intentes, Su-ah. JJ no podría saberlo. Él nunca pone atención a las revistas, más allá de los libros de cocina y diseño de interiores… Y aún si se lo dices ahora, probablemente se le olvide más tarde. No es algo en lo que él se interese… –Heechul se rió de su hermano quien aún los miraba sin saber de quién se referían los contrarios.

–Es el hermano mayor de Changmin… –Dijo Kibum con suavidad.

–Oh… El otro además de Hankyung hyung… –Eso era todo lo que Jaejoong sabía– Pero, ¿por qué estás chillando como una niña, Su-ah? ¿No es demasiado para un vivo como tú? Pensé que eras…

–Yah… no esperes que sea heterosexual cuando mi hermano mayor y mi gemelo no lo son… y no creas que tú sí lo eres tampoco… –Junsu le sacó la lengua a Jaejoong, juguetonamente. Jaejoong solo rió al comentario de su hermano.

–Como sea, Chullie hyung, la próxima vez que quieras entregar comida a la compañía Jung, lo haré gratis, ¿bien? –Dijo Junsu, dejando sus cosas listas para la universidad.

–Haha… claro, lindura, cuando no estés en la universidad… Ahora ve a clases de una vez. Bummie ha estado esperando por ti. –Dijo Heechul, empujando a los hermanos gemelos fuera de casa.

– ¡Adiós, Jae hyung! –Gritaron ambos, mandándole un beso volado y saliendo corriendo como si fueran niños.

–Estos dos nunca crecerán… ¿Y cómo así dejaste que Su hiciera la entrega, hyung? Tú deberías ser quien la lleve a la oficina de Hankyung… –Jaejoong salió de la cocina, sentándose en el taburete alto frente a su hermano.

–Porque Hannie no quería que lo hiciera… –Dijo Heechul, mirando la pantalla de su monitor.

– ¿Por qué? ¿Qué ocurrió? –Jaejoong notó que algo no estaba bien. Hankyung siempre prefería que fuera su hermano quien le llevara la comida.

–Por Yunho…

– ¿Qué pasa con este tipo? ¿Por qué todos siguen hablando sobre él? –Jaejoong se sintió frustrado porque no sabía cómo se veía ni por qué todos hablaban de él todo el tiempo.

–Bueno… la última vez que le llevé la comida, él se me acercó… o, mejor dicho, me coqueteó cuando estaba en la oficina de Hannie, preparando el almuerzo para él. Por suerte, él llegó justo en tiempo y le dijo a su hermano que… yo era su novio –Explicó Heechul, ruborizándose–. Pero él seguía paranoico de que Yunho pudiera intentar atacarme otra vez cuando él no estuviera cerca. Así que me pidió que enviara a Taewook o a Bobby en mi lugar. Pero, como puedes ver que lo ocupados que están, envié a Su. –Dijo con suavidad.

–Aish… ese chicho es un cazanova. Cómo puede flirtear con el novio de su hermano de esa forma… Tsk, tsk, tsk… Ves, es por eso que no quiero tener relaciones. Estaría muerto de la preocupación si algo como esto le ocurriera a la persona que amo. –Jaejoong negó con la cabeza.

–Pero relacionarse en el mundo cibernético esteá bien, ¿cierto? –Heechul se encogió de hombros ante su hermano.

–Yah… Nosotros solo hablamos… como hacen los amigos. Nada más… –Jaejoong se estaba sonrojando.

–Como digas, JJ… –Dijo Heechul, dando palmaditas en la espalda de su hermano.

–Como sea… Este chico Yun… parece ser un chico malo por lo que dices. Y ahora tenemos a nuestro hermano pequeño loco por él…

–Pero él es realmente lindo, JJ… No me sorprende que chicas o chicos gusten de él… Incluso hizo que me ruborice. –Expresó Heechul, con un ligero rubor.

–Aish… No tú también… –Jaejoong se rió un poco.

************************

– ¿Por qué llegas recién? ¿No sabes de toda la diversión que te has perdido? –Yunho pateó a su amigo con suavidad al momento en que Yoochun entraba en su oficina– Estaba tan condenadamente hambriento… –Se quejó él, sobando su estómago.

– ¿Qué? Hoy tengo trabajo que hacer. No puedo simplemente dejar la oficina cada vez que te venga en gana, Yunho… Como sea, ¿de qué diversión hablabas? –Yoochun siempre se interesaba por las historias de su amigo. Estas nunca lo aburrían.

–Hoy conocí a un nuevo repartidor. Era tan lindo. Se ruborizó alocadamente cuando mi rostro estaba a unos 2 pies de él… Incluso podía escuchar los latidos de su corazón golpeando como loco… Haha –Yunho se sintió orgulloso por poder hacer que un hombre cayera rendido ante su carisma.

– ¿Cómo ocurrió?

–Lo ayudé a recoger las llaves de su auto pero me acerqué para devolvérselas.

–Ah… la estrategia del caballero. ¿Entonces qué? ¿Estás feliz de que pudiste sonrojar a un chico o que se enamorara de ti? –Yoochun rió.

–Bueno, eso confirma que nadie se puede resistir al carisma de Jung Yunho. –Dijo Yunho con orgullo.

–Hahaha… Creo que habrá alguien, Yunho… Alguien que no se enamorará de ti.

–Es día no llegará, Yoochun-ah. ¿No has visto mi número de conquistas? Tengo éxito el 100% de las veces, ni ún solo porcentaje en contra.

–Como sea… quizás el chico se sintió avergonzado por el incidente… –Yoochun quería hacer estallar el ego de Yunho.

–Yah… No me crees, ¿cierto? Ok, esperemos a mañana… Te demostraré que puedo hacer que cualquiera se enamore de mí –Dijo Yunho con confianza- Nadie se me puede resistir… –Estaba demasiado confiado.

*******************

–Yunho, ¿ese es el repartidor del que hablabas? –Yunho codeó a Yunho al ver al repartidor de Kim Cuisine entregar órdenes para las chicas del área de recepción tras haber terminado de arreglar el almuerzo especial para Hankyung.

–Nah… no es él, es otro hoy día… –Negó con la cabeza.

“¿Es un hombre o una mujer?” Pensó Yunho, examinando la figura ajena.

– ¿Y bien? Eso no importa. ¿Qué esperas? Muéstrame… quiero ver si tu carisma puede atrapar a ese repartidor. Déjame ver, por favor –Dijo Yoochun. Quería ver a su amigo seduciendo.

El repartidor se despidió de los clientes. Caminó de regreso al elevador. Entonces alguien (que se parecía mucho a Yoochun) se chocó rudamente con él. Las cajas de almuerzo vacías se cayeron de sus manos.

–Oh, mierda… –Perdió su equilibrio y casi cayó al suelo, pero un fuerte par de brazos lo sostuvieron justo a tiempo. Él tocó su pecho con una sensación de alivio. Miró a la persona.

– ¿Estás bien? –Preguntó Yunho, sosteniendo al hombre cerca de él.

“Oh… es más lindo que el chico de ayer…” Pensó, acercando más su rostro.

–Sí… Sí, lo estoy… –Jaejoong miró al hombre a través de sus gafas.

–Me alegra que estés bien… Me hubiera sentido muy mal de ver a un chico tan lindo como tú salir herido. –Dijo Yunho, regalando su sonrisa de 100 mega watts.

–Err… Gracias… Pero estoy bien. –Jaejoong solo parpadeó.

“¿Qué demonios tiene este chico y sus palabras lamentables?” Pensó, parpadeando aún sus grandes y adorables ojos.

–Déjeme ir, por favor… –Dijo Jaejoong, empujando lejos el rostro de Yunho.

–Oh, disculpa… –Yunho le libró de sus brazos.

“¿Por qué no se sonrojó? Se suponía que debía sonrojarse cuando le diera mi sonrisa matadora y sostuviera tan cerca como lo hice… o debería mostrarle mi sonrisa más sexy…” Yunho miró al otro hombre quien estaba ocupado recogiendo el desastre.

–Gracias por salvarme. –Dijo Jaejoong, sonriendo extrañamente al hombre que lo miraba intensamente. Luego se alejó, dejando a Yunho quien ahora se encontraba perdido.

–Jaejoong-shi… Tienes tanta suerte de estar en sus brazos. –Chillaron las chicas de recepción felices cuando Jaejoong pasó por su costado.

– ¿Huh? –Él volteó a mirarlas.

–Sabes que es nuestro sueño ser sostenidas de esa manera por Yunho-shi al menos una vez en la vida… –Rieron fuertemente las chicas, mirando a un Yunho de piedra.

– ¿Quién?

–Yunho-shi… ¿Sabes? El que te sostuvo hace poco… –Dijeron ellas, mirando a Jaejoong quien solo tenía una gran expresión de duda en el rostro– El que está en todas las portadas de las revistas de negocios… –Las chicas miraron sin poder creerlo a Jaejoong.

–Oh, lo siento… No reo ese tipo de revistas… Así que no sé quién es. Debo correr… Adiós, chicas. –Dijo Jaejoong, corriendo hacia el ascensor que pronto se cerraría tras él, dejando a las chicas estupefactas.

–No sabe quién eres… No sabe quién es Jung Yunho… Wahahaha… Esto es… Hahaha… –Yoochun sostuvo su estómago fuertemente ya que había estado riendo sin parar desde el momento en que Yunho intentó darle al muchacho su mirada matadora pero este no se vio interesado o demostró el más ligero sonrojo.

–No sabe quién soy… –Yunho estaba en shock. Las palabras de Jaejoong seguían resonado en su cabeza, una y otra vez. Esta era la primera vez que fallaba.

–Tal vez no te miró lo suficiente cerca, Yunho… Así que no notó que le sonreías. –Yoochun ideó esa excusa tonta para hacer sentir mejor a su amigo.

–No hay forma que nos acercáramos más, Chun-ah. Si hago eso, significaría besarlo… –La mente de Yunho seguían en las palabras ignorantes de Jaejoong.

–Oh, vamos Yunho. No puedes esperar que todos se enamoren de ti, ¿cierto? –Yoochun palmeó el brazo de su amigo, aún riendo.

–Incluso si no se enamoran, sí me muestran algún signo de interés o sonrojo… pero este chico… ¿Cómo pudo…? ¿Cómo es que pudo…? –Ahora no se lo podía sacar de la cabeza. Caminó sin vida a su oficina como un gran perdedor, olvidando su compromiso de almuerzo con Yoochun.

–Oh, mi señor… La depresión de un Rey ególatra. –Yoochun negó con la cabeza, siguiéndolo.

–No puedo aceptarlo… –Yunho siguió murmurando todo el camino a su oficina.

–No puedes aceptar qué. –Yoochun cerró la puerta tras de él.

–Nadie puede ignorar mi radiante sonrisa de esta forma…

–Bueno, el hecho es que… alguien ya lo logró. –Yoochun intentó controlar su risa.

–Yah… Estoy hablando en serio. No puedo aceptarlo, incluso si es la única vez que falla… Tengo que hacer algo. –Yunho pensó en un plan.

– ¿Qué? Conozco esa mirada… Yunho.

–Él no puede ignorarme. Tengo que hacer que me note y se enamore de mí… Si uso todas mis estrategias para atraparlo… –Dijo Yunho de manera inconsciente.

–Yunho, ¿estás hablando en serio? Es solo un chico, Yunho… ¿Por qué tienes que tomártelo tan en serio? –A Yoochun no le gustaba como sonaba la idea. Le gustaba ver a su amigo flirtear, pero si esto se tornaba a jugar con el corazón de las personas solo para demostrar lo irresistible que era, no le gustaba ni un poco.

–Una falla es inaceptable para mi diccionario. No dejaré que ocurra… Tengo que obtener su atención y hacer que se enamore de mí. –Yunho ya se había decidido. Nadie podría hacer que cambie de opinión ahora.

3 comentarios:

  1. me encanto que jae no se sonrojara con yunho porque eso hizo que yunho le prestara atencion.

    ResponderEliminar
  2. OMG!!! OMG!! OMG!!! el mes pasado encontré este fic y lo ley me encanto!! pero pensé q no abría continuación!!!! ;--------;
    OMG!! ESTOY MUY FELIIIZ!!!*3* gracias por actualizar!!!!!!! MUCHAS!!! GRACIAS!! <3

    ResponderEliminar
  3. wooo conoció a Jae pero no le presto atención eso hizo que Yunho se fijara en el kya voy a seguir leyendo :3

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD