Necesitas Dejar de leer

6 comentarios
Título: Necesitas Dejar de leer.
Autor: EroticSensei
Pareja: YunJae
Género: Slash, Lemon.
Extensión: Oneshot.
Reseña:  Jaejoong se entretiene bastante despues de leer algo muy interesante que las fans le mandaron, esa era la solucion mas rapida para dejar de pensar en Yunho?
Pues no parecia estar rindiendo frutos...y mas si el lider de pronto se plantaba en la habitacion.
----

Se mordió el labio al ver aquellos sensuales movimientos que Jung Yunho se aventaba, eran sencillamente la gloria y realmente le daba gracias al cielo que nadie pudiera leer sus pensamientos por que si no…estaría realmente jodido, sobretodo viniendo a pensamientos con contenido altamente sexual y sobre todo, con un hombre y mas aun con su compañero de banda.

                Sacudió la cabeza y se quito el sudor que aquel extenuante ejercicio le estaba causando, Yunho frente a el se detuvo, el coreógrafo se había puesto a chacharear pero el no le prestaba atención, se había concentrado en una gota de sudor que recorrió la gloriosa piel blanca del cuello del líder hasta perderse en algún lugar de sus clavículas, Jae Joong nunca había deseado tanto ser una gota de sudor…creo que en esos momentos comprendía lo que las fans de repente decían de esas ganas de querer ser objetos inanimados para poder tocar a sus sexys idols. A veces Jae Joong se confundía demasiado ¿era solo deseo lo que sentía por Yunho? ¿O era algo más? Sintió una punzada en su frente al que se le presentara de nuevo aquel dilema, si, era cierto que Yunho y el eran demasiado cercanos, mejores amigos incluso, ya ninguno de los dos se estaba en paz si el otro no se encontraba presente, pero no sabían si era purita tensión sexual o algo más.

                -ah…molesto –mascullo el vocalista, rascándose el cuero cabelludo, se dio cuenta que a su alrededor ya se habían dispersado todos y se disponían a continuar con lo que tenían planeado en el día, Yunho seguía frente a él, perfeccionando unos cuantos giros, Jae Joong no pudo hacer más que observarlo, realmente todos habían trabajado duro para ponerse en forma, ya que la compañía les había avisado que su nuevo concepto seria sexy…y aunque muchos no lo creyeran, U-Know Yunho se había puesto más jodidamente sexy de lo que ya era.

                -tienes una mirada que da miedo… -le dijo Yunho, dándose cuenta de la potente mirada que el mayor le dedicaba –y deja de morderte el labio, lo harás sangrar y se pondrá mas hinchado de lo que ya esta –añadió, lanzándole una de las toallas con las que se secaba el sudor, le dio de lleno en la cara y Jae Joong se la quito con algo de asco pero esa mueca había sido para ocultar su sonrojo ligero, las miles de cosas que podía pensar para que Yunho también le hinchara los labios.

                -el ensayo estuvo muy bien, chicos –les dijo el coreógrafo, todos se reunieron a su alrededor  -no  es tan difícil como parecía a que no –a Jae Joong se le nublaron los sentidos cuando sintió el cuerpo sudado de Yunho abrazarlo por la espalda, sentía que entraría en un colapso mental y se dejaría joder ahí mismo –solo a ti…Jae Joong, deja de observar a Yunho y concéntrate en tus propios movimientos –el sonrojo en la nívea piel del susodicho se torno de inmediato de un brillante tono rojizo –no por algo tienes el espejo enfrente. Bien...continuamos mañana –y dicho esto dio por terminado el ensayo.

                Jae Joong se apresuro a salir de aquella sala de ensayo, necesitaba alejarse de Yunho y su cuerpo tonificado cubierto de sudor, camino con mucha prisa por los pasillos de la compañía, saludando solamente con una inclinación de cabeza a quienes se topara de sus conocidos, su mente estaba hecha un lio total, el sabia que las acciones que ambos realizaban ya no tenían un transfondo precisamente de amistad, si eran los mejores amigos desde que se encontraron por primera vez cuando no eran nada más que unos simples trainees y muchas veces se había tratado de engañar de que era su necesidad de amor o de lo que fuese, que las hormonas de adolescente ya lo traían loco y que al verse rodeado de mas hombres que de mujeres era obvio que su “corazón” comenzara a sentir algo mas por su mejor amigo.

                Se dejo caer en uno de los sillones de las salas de espera de la compañía, esas salas estaban totalmente equipadas para cuando los grupos, o los trainees tenían que “esconderse” cuando sus sunbaes ocupaban sus salas de ensayo; aquella habitación estaba ya casi colonizada por DBSK, como ellos siempre se la pasaban en esa sala ya que era la más alejada y la más amplia, por lo tanto, nadie se quejaba de el ruido que causaban ante las constantes carcajadas, peleas o gritos al que se pusieran a jugar videojuegos y Jae Joong estaba casi seguro de que Yoochun y Changmin eran felices viendo porno de vez en cuando. Se quedo mirando el techo durante mucho rato, intentando calmar sus pensamientos pero sencillamente Jung Yunho no quería salir de su cabeza, ni él, ni su lunar provocativo, ni su mirada de cachorro que podía transformar en el dios sexual más poderoso, si aquella cadera que parecía loca en cuanto a los movimientos pélvicos y mucho menos el gran monstruo que sabía que Yunho tenía entre las piernas.

                De pronto sintió mucho calor, se sentía afiebrado, mesándose de nuevo sus rubios cabellos se puso de pie y deambulo por la habitación, necesitaba de dejar de tener esos pensamientos en esos momentos, realmente no le hacía nada bien todo aquello; buscando con que despejarse se encontró con un montón de papeles en un escritorio, seguramente eran cartas que las fans les mandaban…si leer cartas de fans que creían que se casarían con ellos era una muy buena distracción.

                Abrió la primera carta y comenzó a leer rápidamente, sonriendo de vez en cuando ante alguno que otro chiste que se colaba en la carta, o cartas originales que sus fans mandaban con todo el amor del mundo;  respiro tranquilamente después de un tiempo, por lo menos habían abandonado su mente aquellos pensamientos pecaminosos. Su ceño se frunció un poco cuando vio un sobre mas grande que los demás, pero entonces sonrió, pensando que alguna le había enviado algún mensaje más largo o quizá alguna loca historia de esas que les gustaban escribir en la que lo emparejaban con cualquiera de su banda y mucho mas con Yunho, se quedo un momento observando el sobre con el ceño fruncido ¿acaso habían sido ellas las que le habían metido en la cabeza que él sentía algo mas por Yunho? Sin darse cuenta que sus manos habían abierto ese sobre y sacado las hojas que contenían, con un ligero chasquido comenzó a leer.

                Tal y como lo pensó era una historia de “ese” tipo, con una ligera sonrisa en sus labios paso la portada en la cual se leía el título, el autor y una pequeña dedicatoria en la cual la fan le había escrito “espero que lo cumplan algún día” por lo que él pensó que se trataba de alguna fan extranjera que había escrito algo relacionado con un concierto en su país…no sería la primera. Pero se quedo pasmado cuando leyó la primera línea.

Sus labios chocaban una y otra vez, hasta que, desesperado, Yunho llevó los suyos hasta la sudorosa clavícula de Jae, dispuesto a hundir allí la nariz, y la lengua; su respiración estaba provocándole todo tipo de sensaciones en el cuello al contrario.

                Trago saliva lentamente, aquello no era lo que necesitaba en esos momentos ¿Por qué rayos a esa chica se le había ocurrido escribir esa situación? El no estaba tonto, creía de lo que trataba “ese tipo de sensaciones” pero ¿Qué una de sus fans escribiera eso? Realmente ahora había cambiado el concepto de las cassiopeia totalmente. Tuvo el impulso de dejar esa historia por la paz, pero simplemente no pudo dejarla de nuevo sobre el escritorio, sintió sus mejillas arder y sus labios resecarse un poco antes de continuar con la lectura.

Jae Joong echó la cabeza hacia atrás, acariciándole la espalda con fiereza, deslizando las yemas de sus dedos por su piel, sintiendo cómo respiraba y cómo se agitaba por sus acciones mutuas.

                Casi se fue de espaldas al percatarse de que había imitado el fic, sus dedos habían recorrido la piel de su cuello, eso lo podía saber por los vellos erizados de esa área, miro nerviosamente a su alrededor y aun más intrigado que antes siguió con su lectura.

Se colocó detrás de Jae, se inclinaba sobre de él sin parar de masturbarlo con destreza, mientras él hundía el rostro para no emitir más gemidos de los que ya no le cabían en la garganta, se le oprimía el pecho, y quería gritar, pero tan solo apretaba los ojos y se mordía los labios con fuerza.

Oh cielos, estaba en problemas en esos momentos, en muchos, muchos problemas el calor había aumentado súbitamente en aquella habitación, se sentía como cuando era un adolescente tonto y se excitaba viendo mujeres en lencería escondido en el baño del departamento, pero esto ya pasaba de la raya, en parte porque solo era una lectura  y porque ¡el fic era de él y Yunho! Un escalofrío lo recorrió mientras era consciente del creciente bulto entre sus piernas, necesitaría ir a las duchas después de esa agradable sesión de entretenimiento y si…todo lo que había pensado sobre distraerse había valido mierda.

Yunho pasó sus manos al trasero de Jae, luego a su espalda, le enterró los dedos en el cabello, con una mano, y con la otra tomó su propio miembro para posicionarlo en la entrada del chico, comenzando a embestir, con poca suavidad, mientras se concentraba en esto, retomó con su mano libre el miembro desatendido de Jae, apretujándolo con su mano, desde la base hasta a punto, masturbándolo al ritmo de sus embestidas con un ritmo con clara destreza de sus habilidades, y... experiencia.

                -¡Maldita sea! –exclamo, aventando las hojas en una mesa y se abanico con una mano, pensó que iba a poder soportar aquello pero simplemente pudo con él.

                Respiro hondo varias veces pero su corazón acelerado y palpitante erección no dejaron de molestarle, bien…si antes sufría de que no podía dejar de pensar en Yunho besándolo o siquiera abrazándolo ahora no podría dejar de pensar en el de otras maneras, como sus dedos acariciando su espalda…o sus labios trazando la línea de su mandíbula…o su gran hombría entrando en el…el placer recorriendo su cuerpo desde su miembro…

                Emitió un leve gemido y echo la cabeza hacia atrás, mordiéndose los labios y con las mejillas encendidas, sin pensar mucho una de sus manos jugueteó cerca de su cremallera, tanteando el endurecimiento que había ahí, recorriéndolo aun por encima de la tela, otro suave gemido se atoro en sus labios al imaginar que era Yunho aquel que comenzaba a deslizar el cierre hacia abajo en la búsqueda hambrienta de su palpitante carne, con un suspiro audible sus dedos comenzaron a acariciar su miembro, apretando los ojos y, echando a un lado el pensamiento de que aquello estaba totalmente mal y no era el momento para hacerlo, su mano agarro firmemente la base de su hombría, haciéndole jadear más fuertemente ya que en su mente Yunho besaba su cuello y le ronroneaba “lo grande que estaba” era cierto, no cabía en la palma de su mano; aun con Yunho en su imaginación comenzó a mover su mano lentamente, disfrutando de aquel roce al máximo, deseando que nunca terminara aquella sensación.

                Su cuerpo se arqueo totalmente y su mano adquirió un ritmo más rápido y febril, tenía los ojos fuertemente cerrados y estaba casi seguro que se iba a dañar el labio permanentemente si se lo seguía mordiendo de esa manera, pero era preferible a que toda la compañía lo escuchara gemir, pero era inevitable no hacerlo.

                -ah…Yunho… -jadeo al que de pronto se le ocurriera apretar un poco más la punta, dándole resultados mas que satisfactorios, un espasmo lo sacudió y supo que el bendito final estaba cerca –si…Yunho…mas…por Dios –continuo jadeando, lamiéndose los labios una y otra vez.

                -¿necesitas algo de ayuda? –la voz ronca de Yunho resonó en su cerebro.

                -mátame…mátame…termina de matarme –gimió el mayor, sin darse realmente cuenta que el verdadero Yunho estaba parado frente a él, observando lujuriosamente como su carne se movía entre sus manos, como su rostro era plagado por el placer que, obviamente, en su imaginación el líder le causaba.

                -solo necesitas pedirlo, Boo –le dijo Yunho, hincándose frente a él y su mano se unió a la de Jae Joong, este abrió los ojos inmediatamente al sentir la otra mano, su sonrojo se hizo mucho más potente e intento alejarse –no lo hagas…sabes que no lo deseas así –añadió al ver la cara de susto que su compañero ponía, abrió la boca para decir algo pero lo único que salió fue un sonoro gemido, Yunho había comenzado con la masturbación, observando con lujuria como el mayor se iba perdiendo lentamente de nuevo en su mundo de placer, pero Yunho no estaba dispuesto a que terminara ahí.

                Sin dejar de atender el miembro del otro se subió al sofá junto con él, buscando casi con desespero sus labios, los cuales se encontraron de manera rápida y placentera, los gemidos de ambos quedaron ahogados en la boca del otro, Jae Joong se agarro con fuerza del cabello del menor, pero este con un gruñido de molestia, con su mano libre coloco una de las de Jae en su entrepierna, para que este notara lo mucho que lo había prendido, porque si, Yunho había visto todo el acto; Jae Joong parecía tan inmerso en su imaginación que ni cuenta se había dado que el líder había entrado en la habitación, el al principio pensaba burlarse de lo que su compañero estaba haciendo pero algo en sus mejillas encendidas y labios entreabiertos lo había detenido, mandándole casi al mismo tiempo ese sentimiento de deseo que muchas veces lo experimentaba cuando veía a su mejor amigo, había logrado ignorarlo muchas veces pero esta vez parecía ser la gota que derramara el vaso.

                El pene de Jae Joong dio un ligero espasmo y el semen casi exploto literalmente de su interior, manchando algo el sillón y la mano de Yunho, se quedo quieto, respirando a grandes bocanadas intentando recuperarse, había sido una masturbación pero aun así creía que había sido el mejor orgasmo de su vida…y provocado por otro hombre, vaya ironía que ninguna mujer lograra que se sintiera igual que en esos momentos.

                -Yunho…yo –intento disculparse, pero el aludido cerró sus labios con un ardiente beso en el cual sus lenguas se encontraron de inmediato, dándose a entender en silencio que estaba tan necesitado y ansioso como él.

                Respirando ruidosamente sus lenguas inspeccionaron la boca del otro, como si fueran a aprenderse la cavidad de memoria, el beso sencillamente era perfecto y placentero…pero no era suficiente, nunca era suficiente. Yunho logro quitarle la camiseta a Jae Joong, separándose solo un momento para tomar aire, en cambio el mayor se veía entorpecido por las caricias desesperadas de el otro por lo que solo arañaba la espalda de este, suspirando cada tanto por las manos magnificas que recorrían su pecho.

 La ropa lentamente empezó a desaparecer, o quizá un poco más rápido de lo planeado ¿Qué importaba? Los dos ya estaban enredados entre sus brazos, disfrutando de la sensación de sus pieles desnudas tocándose, de sus labios recorriendo cada parte del cuerpo del otro que pudiera y sus manos intentar ganar aquella batalla de placer.

Yunho miro con interés como la gran hombría de Jae Joong se volvía a erguir entre sus piernas mientras que se dedicaba a lamer el torso del bailarín, su cuerpo desnudo realmente era la cosa más bella que jamás hubiera visto, piel blanca salpicada por algunas manchas rojas que en el frenesí de sus besos sus labios habían dejado, sus músculos levemente marcados cubiertos por una fina capa de sudor su cabello castaño alborotado, los ojos brillantes por la lujuria que existía en su cuerpo…simplemente Kim Jae Joong era el ser más hermoso en la faz de la tierra y el ser más hermoso en la faz de la tierra merecía disfrutar de los placeres carnales más fuertes.

Tomo entre sus dedos la erección de Jae Joong, el cual gimió fuertemente ante el simple roce, masturbándolo, logro sentarlo en aquel sofá del cual no se habían movido, tenía sus ojos fijos en las grandes orbes del mayor…ojala y sus ojos fueran algún tipo de cámara fotográfica para mantenerlo por siempre así en su memoria y más cuando introdujo aquella tumefacta carne en su boca, comenzando a succionar, la reacción de Jae Joong había sido de lo mas…hermosa, el placer estaba en cada parte de su rostro, sus uñas se enterraron en los hombros de Yunho y de su boca salieron gemidos fuertes, entremezclados con su nombre.

Succiono más fuerte, obligándolo casi a gritar, sus manos acariciaron sus blancos muslos, rosando apenas sus caderas para pasarlas por sus nalgas, haciéndolo estremecer cada que se acercaban a su entrada, aquel contacto ya no era suficiente para ambos.

-Yun-Yunho…por favor… -la voz suplicante de Jae Joong lo hizo perder la cordura que le quedaba,  dejo de succionar y lo recostó, este se mordió los labios, nervioso ante lo que venía –te necesito…

-lo se Boo…lo sé –le respondió, trago saliva con dificultad al verlo ahí tendido y dispuesto para él, jamás se había imaginado algo así pero… le encantaba. Jae Joong tomo la mano de Yunho lentamente comenzando a succionar tres de sus dedos lubricándolos perfectamente. –Me encantas… -le soltó, las mejillas de Jae Joong se tornaron mas carmesí, agacho la mirada a soltar sus dedos y abrió sus piernas, Yunho de nuevo trago saliva con nerviosismo al observar el fruncido esfínter. –perdóname si te hago daño…Boo…prometo que todo dolor pasara rápidamente.

Jae Joong asintió con la cabeza, muriéndose de amor, hasta ese momento  comprendía que Jung Yunho pero no había tiempo para ponerse de románticos, lo podrían hacer después ya que en ese momento solo importaba aquel dedo que acariciaba su entrada, deseo tener algo para poder sostenerse en cuanto lo sintió introducirse en él y una molestia surgió en esa área, apretó los dientes y fue bastante consciente de que su expresión se había tornado en dolor ya que escuchaba a Yunho disculparse en voz baja, Yunho se recostó a su lado con dificultad y tomo posesión de sus labios, distrayéndolo de el segundo abriéndose paso en su interior, la lengua de Yunho si que era buen remedio para olvidarse de todo dolor ¿o era porque se relajaba y su esfínter no ponía resistencia alguna? No sabía realmente, sabía que el deseo estaba comenzando a subir en su cuerpo y necesitaba satisfacerlo de una buena vez.

Mordió sus labios con un gemido cuando aquellos dedos en su interior tocaron cierto punto, Yunho pareció mucho más confiado ante eso y casi de inmediato agrego el tercer dedo, tocando aquel punto de nuevo haciéndole gemir más fuerte, se olvido de que estaban en la compañía él solo quería hacerle sentir lo mas que pudiera y escuchar sus suaves gemidos que le sonaban a recompensa.

-te necesito a ti… -susurro Jae Joong, Yunho asintió y se incorporo, sentándose por completo, Jae Joong entendió la indirecta y de inmediato se sentó a horcajadas sobre él, le agradaba bastante esa posición.

Enredo sus manos en el sedoso cabello de su líder, sintiendo como este lo tomaba firmemente por las nalgas  y comenzaba a enterrar la punta de su miembro entre ellas, jalo un poco aquel cabello negro al sentir dolor, necesitaba de su medicina por lo que rápidamente Yunho lo beso fundiendo sus lenguas en aquella danza que ya parecían saberse de memoria, devorando sus labios con pasión contenida mientras que el miembro de Yunho se abría paso en aquella estrecha cavidad. Jae Joong se sentía incomodo, era un sentimiento en definitiva nuevo y algo extraño para él, la mano traviesa de Yunho en su hombría lo distrajo  y lo envió de golpe al mar de placer en el que se había sometido incluso minutos antes de que su faena con Yunho comenzara. Mordió la clavícula del menor mientras sus caderas comenzaron a deslizarse sobre el miembro de este, al principio suave y con dificultad pero conforme paso el tiempo ambos adoptaron un ritmo bastante rápido y frenético en el que gemidos salían de ambas gargantas al por mayor, en el que sus labios y dedos no tocaban la suficiente piel, en el que simplemente el deseo por convertirse uno solo y conocer los límites del placer importaban.

No había cordura o razón en ninguno de los dos, tan solo existían ellos en aquella habitación ¿Qué si los escuchaban? ¿Qué si alguien podía entrar? ¡Que importaba! Jae Joong mandaba todo al carajo con cada penetración certera que Yunho le proporcionaba, sintiendo que moría en ese instante en el que tocaba su próstata que lo acercaba mas y mas al glorioso orgasmo que lo esperaba y se lo dejaba muy claro con cada suave gemido que sonaba como la más preciosa de las melodías.

-aguanta un poco mas Boo… -gruñó Yunho cuando sintió como las paredes que aprisionaban a su miembro se iban apretando cada vez mas, Jae Joong solo pudo gemir en respuesta y apretarse más contra el si es que podía, perdiéndose en aquel rítmico sonido de sus caderas chocando, los corazones latiendo con fuerza, las respiraciones erráticas que resonaban en sus oídos y su miembro siendo frotado agradablemente por la fricción entre sus cuerpos ¿aquello era el cielo? Realmente estaba pensando en eso.

No duro mucho para que el orgasmo lo sacudiera con violencia, emitiendo un casi grito ante la delicia de aquello sintió su semilla derramarse en sus vientres, Yunho continuo penetrándolo casi furiosamente hasta que el también pudo experimentar la agradable sensación de ese delicioso orgasmo que los recorrió casi al mismo tiempo, destensando cada musculo de su cuerpo y mandándolos directo a la gloria. Ambos se quedaron inmóviles durante un rato, aun Jae Joong sentado a horcajadas de Yunho y este adentro del, respirando, normalizando todo su cuerpo, intentando aceptar el hecho de que acababan de tener el mejor sexo de su vida y lo más importante…acomodando su mente para poder esclarecer los sentimientos que tenían el uno por el otro.

Jae Joong se sorprendió cuando unos labios dulces, que no tenían nada que ver con los agresivos y lujuriosos que se habían encargado de dejarle los labios mas hinchados que de costumbre, se acomodaron en los suyos, haciéndolo suspirar ante el solo roce de ternura que aquello tenía y entonces lo entendió, Jung Yunho causaba demasiadas cosas en su interior, era su mejor amigo, su compañero, un protector, una persona con la cual podía confiar para siempre…todo lo que una pareja ideal debería de tener; se sonrojo profundamente cuando se dio cuenta de la potente mirada que el menor le dedicaba y se dio cuenta que Yunho estaba pensando en algo parecido.

Los fuertes brazos de Yunho rodearon la estrecha cintura de la persona en la que se había enamorado casi sin saberlo y este recargo su cabeza en su cuello, suspiraron los dos al mismo tiempo por lo que les causo risa.

-¿y por qué sucedió todo esto? –le pregunto Yunho, rompiendo en aquel maravilloso silencio que se había formado, Jae Joong sonrió aun mas y se tapo la cara, sintiendo sus mejillas arder una vez más, se movió de encima de Yunho y se puso de pie, caminando hacia las hojas que estaban desparramadas en algún lado, a Yunho se le erizo la piel al ver la sensualidad natural con la que caminaba, ignorando por completo aquella mueca de molestia y andar un poco interesante.

-las fans deberían de dejar de mandar cosas como esta… -le tendió el fic a Yunho y este le dio una hojeada, sonriendo sarcásticamente conforme e iba pasando las paginas, Jae Joong solo se quedo observándolo, abrazándose las piernas.

-pues en mi opinión esta tal… Erotic Sensei 501 debería de mandar cosas más seguido si esta va a ser tu reacción cada vez que leas –le dijo Yunho, tomando una de sus piernas y jalándola para recostarlo, se subió encima de él y Jae Joong le rodeo la cintura con sus piernas -¿Por qué no ponemos en práctica algunas de las cosas que ella dijo, eh? –sonrió sarcásticamente antes de que con otro largo y húmedo beso se sumergieran de nuevo en aquella pasión desbordante.

____________________________________

Cinco años después…

Se abanico un poco con las hojas arrugadas de aquel fic, sintiendo de nuevo mucho calor al recordar todas las cosas que habían pasado esa tarde…y las noches siguientes. Nadie sabía que había guardado aquel fic con demasiado cuidado, aquel fic era la causa de que él fuera el enamorado más tonto durante los últimos cinco años, ya ni siquiera Yunho. Suspiro aventando un poco la caja de la cual lo había sacado y observo con pesadumbre a su alrededor, aun le faltaba mucho a aquel departamento…aquel departamento donde iba a comenzar su vida como Jae Joong de JYJ y no Hero.

Coloco las preciadas hojas de nuevo en su folder y se puso de pie, caminando hacia la gran ventana que estaba en la sala, mirando detenidamente las luces de la ciudad de Seúl destellando alegremente, se abrazo y el cuerpo y de nuevo sonrió. La puerta de entrada se abrió y el, sabiendo quien era no se molesto en voltear.

-Estas como para una foto –la voz en su oído lo lleno de amor y calidez como siempre, los brazos fuertes de Yunho abrazándolo por la espalda le hicieron sentirse seguro –sabes… he estado leyendo algunos fics… -Jae Joong se rio alegremente y se volteo para ver de cara a su novio, disfrutaba tanto de esos momentos en secreto por qué solamente a eso se había reducido su relación.

-debes de dejar de vez en cuando ¿sabias? –le dijo, dándole un leve golpe en el hombro, Yunho le respondió con la hermosa sonrisa que siempre adornaba su rostro y lo beso, aquel beso fue tan magnífico como el primero, incluso después de seis años o mas nunca se cansaban de disfrutar de los labios del otro.

-¿Quién es el que siempre me decía que leyera no sé cuantos fics? Aquí el pervertido no soy yo –le respondió y sin previo aviso lo hecho sobre su hombro, de nuevo como si fuera un costal de papas.

-si necesitas dejar de leer… -le dijo Jae Joong, frunciendo la nariz un puco, aferrándose fuertemente para no caerse y acompañando a Yunho en su carcajada maléfica, tenía muchas ganas de saber qué nuevo escenario o ideas aquel fic había creado en su mente.

El YunJae amaba por completo los fics.

6 comentarios:

  1. Anónimo2/08/2014

    buen fic me gusto
    hace rato que no aparecia un one shot
    como este
    te felicito pues esta bien redactado
    espero otros mas
    suerte y gracias por escribir y compartir
    k-ede

    ResponderEliminar
  2. ahhhh que pornosooo!! me gustoooo. XD XD demasiado buenooo.....mas.... ok gracias!!!

    ResponderEliminar
  3. hermoso me encanto y mas como fue su primera bes
    y de ahí en adelante se mantuvieron juntos mucho mejor
    si no hubiera sido por la historia que le mandaron
    y jae no se hubiera puesto así de cachondo
    yunho no le hubiera brincado en sima
    y no estuvieran juntos desde entones
    a lo mejor hubieran estado
    pero no tan pronto como después de leer eso
    pues ese paresito si que se traía muchas ganas XD
    me encanto muy bonito FELICIDADES

    ResponderEliminar
  4. muy bueno Jae y Yunho leyendo fic´s jajajajajaja me los imagino.

    ResponderEliminar
  5. El YunJae ama los fanfic?? espero q si y bueno si no es asi, lo siento pero a mi me encantan, quisiera q fuera real!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD