This can't be true - Capitulo 3

3 comentarios


I will protect you.

Veía de repente el techo de la ambulancia, una mano firme sostenía la suya y el dolor en su vientre no parecía disminuir ni un poco, derramó mas lagrimas e intentó abrazarse el cuerpo, pero en cuanto hizo un movimiento lo retuvieron un poco.

-no te preocupes Joongie…todo estará bien –escucho la suave voz de Yunho en su oído y de nuevo volvió a perderla conciencia.

_________________________________________

El ruido en sus oídos comenzó a hacerse presente de nuevo, en cuanto supo que estaba consciente de nuevo movió su mano y toco su vientre, en el cual, su palma reconoció unas cintas extrañas, escucho cierto movimiento alrededor de el, por lo que lentamente y con pesadez abrió sus ojos.

-Jaejoong ¿Cómo te sientes? –la voz preocupada de Yunho fue lo primero que escucho y su rostro lo primero que apareció ante sus ojos- ¿ya te sientes mejor? ¿Ya no duele? –en su rostro percibió el fantasma de algunas lagrimas que corrieron por sus tersas mejillas.

-¿lo…? –se le quebró la voz casi al instante y de nuevo se toco el vientre, todo parecía seguir igual que lo recordaba ¿acaso había sido una pesadilla?

-no, no Joongie…todo esta bien –le dijo tranquilizadoramente y le dio un beso en la frente, acariciándole el cabello –bueno…con lo del bebe si está bien… -de repente su rostro se torno sombrío.

-¿entonces? –dudó, observando a su alrededor, solo estaban ellos dos en la habitación, pero veía una sombra detrás de la puerta.

-tuvimos que llamar a alguien para que pudieran venir por ti…el manager informó al presidente… -Yunho fue interrumpido por la puerta abriéndose súbitamente, entró el mismo doctor que lo había atendido en días pasados por lo que supuso que estaba en la misma clínica privada a la que los llevaron, bufo ligeramente, típico, nadie se tenía que enterar si aquel “accidente” había sido por los malos tratos de la empresa.

-bueno, bueno, mi querido Jaejoong-ssi ¿Cómo te sientes ahora? –El doctor le hablo cariñosamente y el aludido solo parpadeo varias veces sin saber cómo contestar, aun estaba algo adormilado, parecía tener una buena cantidad de calmantes en ese suero que goteaba lentamente -¿no sientes dolor alguno?

-n-no… -tartamudeó recuperando de nuevo el sentido del habla y observo con atención como el doctor encendía un aparatito y de inmediato se comenzó a escuchar un ruido rápido y rítmico, así como una larga tira de papel comenzó a ser expulsada de este.

-esto es una maquina que registra los latidos de tu bebe –explicó serenamente el doctor, tomando el papel entre sus manos y examinándolo con atención, a Jaejoong se le hizo un nudo en la garganta y su corazón comenzó a latir más fuertemente de alegría –lo que escuchas en estos momentos es el latido de tu bebe formándose en tu interior –le dijo paternalmente y una de las lagrimas que se habían reunido en los ojos de Yunho descendieron por sus mejillas.

-¿entonces no paso nada grave? –preguntó Jaejoong, tomando fuertemente la mano de Yunho, con sus oídos escuchando casi como música aquellos pitidos frecuentes.

-no, en realidad no –le sonrió tranquilizadoramente –es solo que…bueno, tu cuerpo no está diseñado para albergar vida dentro de el, y el feto se está desarrollando, por lo que necesita hacerse espacio y estirarse de vez en cuando, el dolor que sentiste no fue nada más que eso…quizá estuviste bajo una situación de estrés por lo que el feto se puso algo inquieto, se movió y al hacerlo empujo tus intestinos por lo que te causo dolor.

Jaejoong respiró casi con alivio y sonrió un poco al doctor que veía a Yunho ahora con una mirada significativa, haciéndoles entender que él entendía a la perfección lo que estaba sucediendo entre ellos dos, a lo cual no pudieron responder más que con una tímida sonrisa antes de que la puerta de la habitación se abriera con cierto estrepito y el presidente de su compañía se hizo presente con una sonrisa cálida que no incluía sus ojos.

-Doctor, buenas tardes –ambos hombres adultos se hicieron una reverencia y el doctor tras disculparse salió de la habitación, en cuando la puerta se hubo cerrado detrás de ellos ambos sintieron que el estomago se les encogía del miedo. –chicos… -los saludó con la cabeza ligeramente y ellos se apresuraron a responderle la reverencia.

El presidente solamente se quedo de pie ahí, observándolos fijamente, deteniendo más tiempo la mirada en Jaejoong, Yunho instintivamente le puso una mano en el hombro y le devolvía la mirada desafiante al mayor, aun así sin poder pronunciar palabra alguna; aquello iba a estar mal…realmente mal, lo podían percibir ambos en la dureza de sus ojos.

-así que… ¿Qué es lo que tienen que decirme muchachos? –Habló fríamente por fin –es obvio que yo ya sé todo lo ocurrido…pero aun así quiero que ustedes me lo digan, frente a frente, como debieron de haberlo hecho hace mucho tiempo.

-Vamos a tener un bebe –dijo Yunho tan pronto como el presidente termino de hablar, aferrando con más fuerza el hombro de su novio –y lo vamos a tener le guste o no.

-¿acaso estoy diciendo algo? –Lee Soo Man intento poner cara neutral, pero el umbral de la furia cruzo su rostro –yo solo estoy feliz por ustedes… ¿quieren formar una familia? Bien, pueden hacerlo…

-no puede hacer nada contra nosotros –lo interrumpió Jaejoong con voz temblorosa pero aun así con decisión en sus ojos –se que lo va a intentar…pero no lo lograra.

-mi querido Jaejoong, tú no tienes idea de lo que soy capaz -una risa malvada resonó en la habitación –desde que supe que ustedes dos estaban por ahí cogiendo en las salas de mi compañía supe que iba a acabar mal pero, que va –emitió un largo suspiro- se acaba para ustedes, no para mí.

-¿Por qué solamente seria para nosotros? –preguntó Yunho, alzando una ceja –somos el grupo del momento, tu mayor éxito, una mina de oro en tus manos. Si salimos de tu agencia otras agencias querrán firmar con nosotros ¿nos quieres restringir las actividades aquí en Corea? Bien, hay otros países donde también nos quieren y tenemos fans. –Continuó ferozmente -¿realmente quieres dejar ir a los “dioses del oeste”? para empezar, Cassiopeia se ira contra ti.

-No puedes venir a amenazarme a mi así –respondió el presidente después de una larga pausa –nada de lo que tienes en estos momentos te pertenece, es mas… ¿me dices que las fans me atacaran si yo los corro de mi empresa por maricones? Ustedes son los que decepcionaran a sus fans –se rió un poco- “Oppa, no puede ser posible ¿te estuviste jodiendo a Jaejoong oppa todo este tiempo?” –imitó un tono agudo. – no tienes idea de cómo las fans van a reaccionar ante eso, en especial a ese fenómeno –señaló a Jaejoong el cual abrió los ojos desmesuradamente por la sorpresa -¿un hombre que se puede embarazar? Eso es simplemente enfermo.

-creo que te sorprenderías por la cantidad de cosas que hay en internet respecto a situaciones como estas –interrumpió Jaejoong parpadeando fuertemente para quitar las lagrimas en su rostro –y que yo tenga entendido, en ese contrato que ni siquiera nos dejaste leer, no viene nada acerca de restricciones o despidos, o lo que sea que nos quieras hacer, por estar embarazado –se incorporó levemente en la cama y le lanzó una mirada fiera –ahora, tengo el derecho en este hospital de tener en la habitación tantas personas como yo quiera y a quienes yo quiera, y usted está en la lista de las personas a las que no deseo ver nunca por aquí, así que largo ¡ahora! –no se había dado cuenta que su voz aumentó de volumen conforme las palabras eran expulsadas por su boca.

El presidente le lanzó una mirada dura, con las cejas ligeramente alzadas, ambos sabían que se estaba preparando para soltar alguna frase hiriente y desgarradora, que solo les haría bajar la cabeza y someterse de nuevo a lo que él les dijera, como una especie de dictador retorcido dentro del mundo del espectáculo; una enfermera entro a la habitación, con ojos agudos y curiosos, hizo una reverencia al entrar y antes de que pudiera ella decir algo, el presidente salió de la habitación, evidentemente molesto.

En cuanto la puerta se cerró detrás de él, tanto Jaejoong como Yunho respiraron con alivio, el bailarín recargo su frente en la cabeza de su novio y sin poder evitarlo se puso a reírse como un loco. Aquella risa nerviosa les duro un buen rato, Yunho se había recargado en el hombro de Jaejoong, mojando la camiseta de la piyama que traía puesto. Mientras el estomago de el mayor se movía sacudido por las fuertes carcajadas se sintió a punto de romperse en llanto, debido al miedo que en su ser se alojo; había dado una gran amenaza y su mente vagaba en todas las cosas que el presidente podía hacerles, pero no tanto por él, no por Yunho, por su carrera, el grupo; lo que más le importaba era aquella personita que estaba creciendo dentro de él, porque ya no solo era él, tenía que pensar en alguien más. Cuando regreso a la realidad, gruesas lágrimas mojaban su rostro y Yunho estaba recargado ahora en su abdomen, acariciándolo suavemente con las yemas de los dedos.

-no tengas miedo Joongie –murmuró Yunho –yo estoy aquí…y nada ni nadie podrá hacerles daño.

-lo sé… -susurró Jaejoong a su vez, acariciándole los suaves cabellos –yo los protegeré –el también poso su mano en su vientre.

La misma enfermera que había entrado antes de que aquel ataque de risa les hubiera dado, volvió a entrar, al parecer había salido y ellos ni cuenta se habían dado, llevaba consigo una pesada máquina y ambos se separaron limpiándose las lágrimas y esbozando una ligera sonrisa.

-no se preocupen, su caso está bajo manos y expertas y la más alta confidencialidad -les dijo con voz cálida y una sonrisa que les reflejo la seguridad que su voz expresaba –ahora ¿quieren ver a su bebe? –ambos sonrieron emocionados y asintieron con efusividad. Conectó la maquina y hizo algunas maniobras en el vientre de Jaejoong, tras colocar una cosa gelatinosa en su vientre, paso una maquinita y una imagen no muy clara se proyecto en el monitor. -ok…por aquí debe de estar, esto es algo raro…pero… -masculló, moviendo por aquí y por allá el aparatito –si…aquí esta… -sonrió con alegría al que se viera un bulto algo más claro que el fondo negro –les presento a su bebe.

-¡oh, mira es una cabeza! –Gritó Jaejoong cuando le tomo forma- tiene cabeza… -murmuro más bajo, de nuevo derramando mas lagrimas.

-y mas que solo una cabeza…tiene todo, dos manos, dos brazos, las piernas, el tronco –la enfermera le iba señalando cada parte del cuerpo mientras lo mencionaba –aun está muy pequeño pero en perfectas condiciones.

Jaejoong le apretó fuertemente la mano a Yunho y le volteo a ver mas no puedo evitar sonreír al encontrarse con su novio siempre rudo, fuerte para él y para sus miembros derramaba gruesas lagrimas sonriendo, casi como si estuviera hipnotizado por la imagen del bebe moviéndose en aquella pantalla.

-en definitiva…tiene que ser una niña -murmuro Yunho devolviéndole la mirada a su novio, limpiándose las lagrimas con el dorso de la mano –Dios mío Joongie ¿Cómo te puedo amar tanto? ¿Cómo los puedo amar tanto? 

Jaejoong le tomo una mano, entrelazando sus dedos entre los suyos y besando el dorso de aquella mano varonil, no podía apartar los ojos del monitor ni soltar a su novio, eran su mundo y como su mundo debía de aferrarse a ellos para que nada les pasara, debía sostenerlos fuertemente para que nadie pudiera hacerles daño, para que no le quitaran la más grande felicidad, incluso más grande que todas las que DBSK le había proporcionado. Dio un gran suspiro, limpiándose las mejillas húmedas con el dorso de la mano que no sostenía la de Yunho, limpiándose también en ese acto cualquier miedo e inseguridad que tenia con respecto a la gente a su alrededor, porque a partir de ese momento el los iba a proteger, con lo que le costara, cuantas fuerzas gastara o lo mucho que le doliera dejar otras cosas; la ropa, las cámaras, los pocos lujos que podían tener, el estar cantando en un escenario…todas aquellas cosas podían esperar un tiempo, ahora lo que le importaba de verdad era esa familia con la que siempre sonio, quizá con ligeras variaciones pero al fin y al cabo, eran una familia.

-Yo los protegeré…-musito, mirando a Yunho de reojo, el líder no podía dejar de llorar, ni de sonreír, murmuraba algo acerca de parecidos y pasaba rápidamente a hablar sobre un caballito de madera que le construiría en su tiempo libre. –Yo te protegeré… -murmuro mas para sus adentros, fijando la vista en aquella figurita en el monitor, la cual en ese momento levantaba una de sus manitas y Jaejoong no pudo evitar sonreír, era como si firmaran una promesa solo entre ellos.


3 comentarios:

  1. que bello quiero esas imágenes
    yunho emocionado por conocer a su bebe y jae mas pues el le dará esa alegría y dicha de tener a el bebe de yunho
    que bonito es lo bonito y mas cuando es de esos hermosos hombres que tanto amo

    ResponderEliminar
  2. Que lindo que los chicos quieran seguir y proteger a su bebe.
    Espero que el maldito de Lee So Man no les haga nada

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7/23/2014

    oh que bello,me encantó por favor actualizaaa ,♥

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD