Sin alas que protejan - Capitulo 27

9 comentarios
6 Días después...

-Muy bien, señor Kim- Dijo el hombre de bata blanca. -Hoy es el gran día-

-¿Eh?-

-Hoy te daremos de alta, tu salud es estable y no hay ni un solo daño secundario-

-Entonces- Se emocionó. -¿A que hora me puedo ir?-

-En estos momentos su padre viene en camino, por que, bueno, tampoco se le permite irse del hospital si no está por lo menos acompañado de alguien-

-Ok, muchas gracias-

-De nada- Respondió el doctor antes de salir.

Jaejoong se enderezó de la cama y se sentó a la orilla de esta.

La ansiedad de querer ver ya a sus hijos y a su Changmin crecía a cada segundo. Pero por otro lado estaba Junsu, más le valía no estar allí cuando llegara a casa por que si no le diría hasta de lo que se iba a morir.

Los minutos le parecieron eternos, pero por fin la puerta se abrió dejando ver al mayor de los Kim.

-Jae, hijo-

-Hola, papá- Se alegró.

-Te he traído ropa limpia, anda a cambiarte y vámonos que están ansiosos de verte en casa-

Jaejoong tomó la ropa; un pantalón de vestir color negro, camisa beige de tipo manta, zapatos negros y una sudadera gris. Se cambió y una vez listo salió de la habitación y, posteriormente, de aquel lugar.

Jaejoong subió al auto que les esperaba a él y a su padre y emprendieron el camino de regreso a casa. Su emoción crecía cada vez más, quería llegar, llenar de besos y abrazos a sus hijos, abrazar a Changmin para no dejarlo ir nunca y......... “¡Es verdad!” Pensó. En ese instante recordó que había algo guardado en su cómoda, algo que representaría la eterna unión entre él y Changmin. En lo que quedaba de trayecto se la pasó ideando el discurso o como sea que se lo pediría pero aún no se le ocurría nada. Cuando el auto se detuvo por completo su corazón se aceleró, él, prácticamente fue quien bajó primero que su padre. Cruzó el cancel de la entrada y caminó a paso rápido hacia la casa. Su padre entró detrás de él.

Jaejoong observó el vestíbulo como si fuera la primera vez que lo veía, su casa, intacta0.

-Jae- Le llamaron desde la sala.

Ahí estaba, de pie y tan bonito como siempre.

-Minnie- Se acercó y le abrazó fuertemente. -Mi niño- Susurró.

-Que bueno que ya estás aquí- Le dijo. -Ya no quiero que te vallas-

-No, Minnie, esta vez me quedaré para siempre contigo-

-Te amo- Dijo Min.

Dicho esto acercaron sus labios y un casto beso se hizo presente. No recordaban la última vez que se basaron tan limpiamente, demostrando solo amor, amor el uno por el otro.

Se separaron lentamente.

-No recordaba a que sabias- Dijo Jae en voz baja haciendo sonrojar al menor. -Pero me gusta-

Changmin rió apenado.

-Que cosas dices-

El señor Sang los observó nostálgico y después se marchó a su despacho.

-Vamos- Dijo Changmin, tomando de la mano a su novio y dirigiéndolo hacia las escaleras.

Al llegar a la habitación de Changmin, el agradable olor a recién nacido los inundó.

Jaejoong entró con precaución se acercó a las cunas y les observó, dos inocentes seres, despiertos observando a su alrededor.

-Hola, bonitos- Dijo acercando sus manos para acariciar sus caritas. -Son tan pequeños- Siguió. -Siento que si los abrazo de desaceran-

-Pero no lo harán, son fuertes como tú-

Jae sonrió. Con sumo cuidado tomó primero a la niña.

-Hola, mi pequeña- La sostuvo firmemente y besó delicadamente su frente.

La niña observaba a su padre, casi parecía que no quería que la dejase de nuevo en la cuna.

-Tu vas a ser la princesa de la casa, ¿no?- Le dijo. -Viniste a dar luz a nuestras tinieblas y es por eso que a tu papi y a mi nos da mucho gusto que estés aquí con nosotros- Habló nostálgico.

Después de tenerla un rato y hablarle con cariños se la entregó a Changmin, seguía el turno de Jaemin.

-Hola, joven Kim- Le dijo.

El bebé se queda solo observándole. Pero Jae no le decía nada aún, solo lo veía con mucha curiosidad.

-¿Qué pasa, Jae?- Preguntó Changmin.

-Nada, es solo que él tiene algo- Respondió.

-¿A que te refieres?-

-Nada malo, si es lo que estas pensando, solo tiene algo especial que yo tampoco logro identificar muy bien-

-Hum- Expresó un poco confundido pero a la vez también curioso.

-Tu eres alguien especial, hijo- Le dijo al bebé. -De ti presiento que aprenderemos muchas cosas más de las que nosotros te enseñaremos-

Changmin solo sonreía a cada palabra tan de repente “poética” de su novio.

-No recuerdo haberte escuchado esas palabras antes- Bromeó.

-Bueno, es que...- Pensó en su “excusa”. -Verlos y sentir que son parte de mi, de nosotros, me hace poder decir todo lo que siento, me hace poder expresar cada sentimiento en palabras-

Changmin seguía sonriendo al ver a Jaejoong muy motivado con sus hijos.

De pronto la puerta se abrió dejando ver Yunho.

-Jaejoong- Dijo alegremente. -Que bueno que ya estas aquí-

-Yunho. ¡Si serás...! ¡Ni un día fuiste a visitarme!- Le reclamó en broma.

-Lo siento- Se disculpo. -Pero tu padre dijo que teníamos que cuidar de ellos tres-

Jaejoong devolvió al niño a la cuna y se acercó a Yunho para envolverlo en un fuerte abrazo.

-Y lo has hecho bien, amigo- Le respondió. -Gracias-

-Bien, basta ya- Reclamó Changmin. -¿Quieres que me ponga celoso?- Volvió a bromear.

Los dos mayores comenzaron a reír tras el comentario del chico.

-Jaejoong- Volvió a hablar Yunho pero esta vez en tono serio.

-¿Qué pasa?-

-Cuando tengas algo de tiempo me gustaría discutir unos asuntos algo complicados contigo-

-¿De que se trata?-

-Bueno, no es nada importante realmente- Dijo, simulando tranquilidad. -Solo quiero que estés enterado y saber tu opinión-

-Bien, iré al rato a tu habitación- Respondió.

-Te esperaré. Bueno, más bien sería avisarte por que tengo que salir un momento-

-¿Saldrás? ¿Ahora que apenas acabo de llegar?-

-Si, lo siento no tardaré. Es solo que tengo una cita programada a donde iré-

Jaejoong sonrió, no había forma de dudar de su amigo, es decir el era todo un misterio en cuanto a sus asuntos personales se trataba.

Yunho se despidió y salió de la habitación.

Una vez solos nuevamente, Changmin se decidió volver a hablar.

-Jae-

-¿Qué pasa?-

-¿Si te enteraste de lo de Ryeowook?-

-...- Suspiró. -Si... Mi papá fue a decirme. ¿Fuiste a su funeral?-

-No, tu papá me dijo que era mejor quedarme con los bebes en la casa, de hecho le dijo a Yunho que se quedara conmigo y que no me dejara solo-

-Ya veo. ¿Tampoco sabes como fue?-

-No realmente, solo se que fue “elegante”, bueno esa es la palabra que uso tu papá-

-Pobre Wook- Dijo. -Asesinarlo de esa manera-

-¿Quien crees que pudo hacerlo?-

La pregunta hizo estremecer a Jaejoong quien ya sabía quien puedo haberlo hecho.

-No lo sé- Mintió para tranquilizar al chico. -Alguien que no lo quería-

Un silenció un tanto incomodo se hizo presente.

-Pero ya no pienses en eso, Min-

-Si pero...- Hizo una pausa para decidir si completar la frase o no.

-¿Pero?-

-Él quería tu perdón, Jae-

-Lo sé y créeme que eso ya está olvidado, todo problema que con él tuve lo perdoné-

Changmin sonrió, al parecer eso le había aliviado un poco.

-¡Ey! ¡Es verdad!- Exclamó Jaejoong.

-¿Qué pasa?-

-Tengo algo para ti-

-¿Para mi?-

-Si, solo espera está en mi habitación, ahora regreso-

Jaejoong salió de la habitación de Changmin y se dirigió a la suya.

Cuando entró se dio cuenta que todo seguía en orden, tal y como lo dejo antes de su accidente.

Rápidamente se acercó a su cómoda y abrió el cajón correcto.

-¿Eh?- Se extraño un poco al ver su ropa un poco desordenada.

Empezó a buscar y se topó con lo que buscaba; aquella cajita color verde le esperaba, la tomó y tras suspirar la abrió. Vacía.

-¿Qué?- Se extraño.

El anillo que debía contener la cajita no estaba.

-¿Donde está?- Empezó a desordenar su ropa en un intento inútil de encontrar aquel objeto.

-¿Qué buscas, Jaejoong?- Sonó una voz.

Aquella voz que era la que menos quería escuchar en esos momentos.

-Junsu-

-Hola, hyung-

-Junsu, ¿Tú tomaste mi anillo?- Preguntó enojado.

-Yo...-

-¡Contéstame, maldita sea!-

Junsu se estremeció tras la reacción de Jae.

Jaejoong se acercó un tanto violento hacía él tomándolo por los hombros.

-¿Qué demonios tienes en la cabeza, Kim Junsu?-

-Jae-hyung- La voz se le quebró comenzando a llorar.

-¿Porqué no me dejas en paz?- Dijo. -Deja de hacerle daño a la gente-

-Y-yo solo q-quería que nadie te apartara de mi-

-Deja de decir estupideces. Ahora mismo me vas a decir que fue lo que hiciste con el anillo que tenía guardado- Le ordenó.

-Lo perdí-

-¿Como que lo perdiste?-

-Lo aventé hacia un barranco, no recuerdo donde- Seguía llorando.

Jaejoong le miraba con cara de querer asesinarlo en ese instante, bufaba de coraje, segundos después le tiró al piso fuertemente.

-Eres una basura-

-P-perdóname, Jae-

-Vete de aquí ahora mismo si no quieres que le diga a mi papá todo lo que has hecho-

Junsu se levantó del suelo lentamente, salió de la habitación y fue directo a la suya.

Jaejoong trataba de tranquilizarse antes de volver con Changmin, no quería que le viera así de alterado.

Minutos después regresó con él.

-Lo siento, Changmin- Se disculpó. -Creo que tu sorpresa va a tener que esperar un poco- Sonrió tristemente.

-No importa, más bien creo que mi sorpresa es tener tan pronto de nuevo aquí conmigo, con nosotros- Sonrió.

Jaejoong se acercó a su novio y lo envolvió en un reconfortante abrazó.

.......................

..................

.............

........

....

..

.

Junsu llegó a su habitación, cerró la puerta y se deslizó por esta hasta caer al suelo donde su llanto se hizo más fuerte. Le dolía mucho en la manera en que Jaejoong lo trató y al mismo tiempo su coraje contra Changmin creció todavía más.

Tomó su almohada y la golpeó una y otra vez contra su cama.

-Te odio- Decía en voz baja. -Maldita sea la hora en que llegaste, maldita sea la hora en la que Jaejoong te conoció- Reclamaba.

Su respiración era agitada, su dolor emocional estaba al limite.

-Pero esto no se va a quedar así- Dijo. -Sufrirás un destino peor que Ryeowook, eso te lo aseguro-.


9 comentarios:

  1. woah!!!! que cosa este junsu!! y Jae tan lindo con sus bebes...por fin los conoce... quiero saber que va a pasar!!!

    ResponderEliminar
  2. oh por dios!!! se puso bueno, que horror Junsu, por qué eres así, T-T espero continuación pliis

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2/25/2014

    que malo es junsu ... enserio creo q desea hacer algo con lo bebes pero no se que es ... pobre changmin va a tener que sufrir por el de nuevo ... jaejoong obvio q los va a defender pero estoy segura q algo hará junsu ... y yo me pregunto .. changmin volverá a ver a su primer hijo??

    ResponderEliminar
  4. Noo~~ Oh por Dios~, Minnie tengan cuidado T-T ese de Junsu ya no es mi delfín tierno ahora me cae pésimo T.T

    Continuación

    ResponderEliminar
  5. Ayyyy como odio a Junsu en esta historia!!!!!

    ResponderEliminar
  6. LA VERDAD JUNSU ASUSTA POBRE MIN ,PRIMERO TUVO QUE PADECER ESE HORROR CON SUS PADRES,QUE SU AMOR CASI MUERA,NO QUIERO PENSAR QUE LE PUEDA PASAR ALGO A LOS MELLIZOS......

    ResponderEliminar
  7. LA VERDAD JUNSU ASUSTA POBRE MIN ,PRIMERO TUVO QUE PADECER ESE HORROR CON SUS PADRES,QUE SU AMOR CASI MUERA,NO QUIERO PENSAR QUE LE PUEDA PASAR ALGO A LOS MELLIZOS......

    ResponderEliminar
  8. Cuiden mucho a Min y a los bebés pues Junsu si puede los lastimará.

    Gracias!!!

    ResponderEliminar
  9. Ahora si Junsu está que se lo lleva la @$#!*?da. que miedo tenerlo cerca así de obsesivo. Lo bueno es que Jae esta alerta. Ojala y no logre dañar a ChangMin o a los gemelos.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD