Frisson - Cap. 3

0 comentarios
Kim Jaejoong



Jijijijijijiji

-No, no, quita, que tengo calor!- aparté la chaqueta que me ofrecía mi hermana, mientras terminaba la copa de champagne que tenia en la mano.

-Tendrás que aparecer un poco presentable no?- Dijo ella.

-Toda esta gente ya se está montando la fiesta sin mi… les da igual que esté o no…

- Les tiene que dar igual porque llegas tres horas tarde!- Me dijo otra.

-Pero es que habían venido mis colegas….como no vamos a empezar la fiesta en casa?- Las vi que rodaban los ojos. – Y además al final he tenido que esperar a Yuri que ha venido de improviso, para que esté con esa cara de perro desde que ha llegado.

-Ahí ya no podemos decir nada.-

-Joongieee tioooo que pasaaaa entramos o que? Mira lo que traigo!

-Cervezaaaa!- Me avalancé sobre el vaso que me ofrecían y deje a mis hermanas atrás. En cuanto entré por la puerta, varias personas me pusieron los brazos sobre los hombros y comenzaron a hablarme a uno y otro lado. Yo reía, pero lo cierto es que no sabía de que me estaban hablando. Yo no decía nada, sabía por experiencia que asentir cuando no me entero, causa problemas.

Fui saludando a unos y a otros… hasta que si vi una persona con quien me interesaba hablar. Y yo tan efusivo….

-Manager KIIIIM!!! – le abracé con fuerza.

-Felicidades muchacho!!- me dijo muy jovial. Cómo quería a este hombre.

- pero cómo te quiero!- Exclamé besando su mejilla con un sonoro beso. Mucha gente nos jaleó. La música estaba animada y la gente también…. Como me encantaba llegar tarde a las fiestas! – Te lo estás pasando bien, eh? Oye chico! Si, un poco de champagne para mi mejor amigo, mi mánager. Es un genio. Eh? Sabéis todos que es  un genio?- Dije señalándole.-. Si señor! Mi querido manager hyung. Brindemos, por tus ideas geniales!

Él brindó conmigo y yo me bebí toda la copa entera de un trago.

-          Esa manera de beber que tienes, Joongie….

-          Bueno, cuéntame manager Kim, qué tienes entre manos últimamente, me has enviado varios emails misteriosos, que te crees que porque vaya borracho no me acuerdo- Sonreí mientras le pase un brazo por los hombros.

-          Se que si, quiero que me ayudes para ese proyecto del que te llevo hablando tanto tiempo. Llegados a este punto, veo que tu capacidad de convicción es mejor que la mia, sobretodo en cuanto a Yoochun y Junsu.

-          Ahhh, sabes que ellos harían cualquier cosa por ti. – Le recordé, y le tiré de la mejilla. Paré a otro camarero para coger otra copa.

-          Si, pero necesitaré que me eches una mano con Yunho.- Al escuchar ese nombre se que mi cara cambió.

-          Bueno, debe ser que esto tuyo es bastante gordo, eh?- Le vi asentir e intenté hacerme el serio, pero el alcohol no me dejaba. – No veo como nos puede ayudar ese soberano gilipollas jajajajjaa- él rió conmigo- Jajaja si me oye llamarle asi me mata! Jajajajjaja

-          Me gustaría que conocieses a alguien.- Me dijo entonces.

-          Es de lo que me hablabas en el email no? Claro que si, donde esta?

-          Kim Jaejoong.-Escuché mi nombre en un tono repelente de mujer. Oh si, Yuri estaba aquí. La respondí en japonés.

-          Ahora NO, mujer. No ves que estamos hablando de trabajo, tus histerias luego.- Hice un gesto para que se marchase con la mano. Sabía perfectamente de qué quería hablarme, pero simplemente hoy y ahora no era el momento, mujer sabes en el compromiso que puedes meterme?

La muy estúpida se había cogido un avión desde tokyo, en el mismo momento que escuchó Kiss B. Maldita sea! ¿Qué quieres que te diga? Que no las escribi yo? Delante de la gente? Cállate de una vez ya y vete! – le dije con la mirada.

-          Que te jodan!- dijo antes de alejarse de nosotros. Suspiré de alivio.


Ese autor.. esa persona…. Las canciones me identifican tanto… que Yuri esta convencida de que esta canción habla sobre la vez que la fui infiel con aquella mujer casada aquí en Seoul hace un par de años.

Pero eso ya lo aclaramos! Habíamos empezado a salir ella y yo hacia poco tiempo y no se había vuelto aún tan serio…. Pasé mucho tiempo sin volver  a Japón …. Y pasaba mucho tiempo aqui en Seou, trabajando en la empresa de su marido….

¿Qué quería que hiciera? Me sentía muy solo, ella lo sabe!. Y ahora de pronto esta canción la había sacado las viejas heridas a relucir. Pero ¿Qué podía decir? Esta canción me identificaba tanto como las demás. Maldíta sea… hasta que punto mas evidente puede llegar este compositor a saber lo que esconde mi alma como para acercase por completo a mi realidad? Es de locos.. es de locos….

 Y simplemente no puedo dejar de pensar en otra cosa, como siga bebiendo no voy a poder sacármelo de la cabeza.



-          Estas mujeres, Manager Hyung.. yo me quiero casar, pero…. De verdad es que todo lo hacen complicado! vamos, vamos a conocer a tu colega.


Nos fuimos acercando, y yo intenté enderezarme. No me imaginaba que se trataba de un muchacho. Un muchacho tímido, de aspecto educado, dulce, y muy alto, y escandalosamente guapo. Solo hacía falta que supiese cantar….. y me podía retirar de mi carrera. Afortunadamente parecía que no era muy consciente de todos sus atributos por su forma de actuar.

Temblaría la tierra si alguna vez una persona así supiese utilizar su encanto.

 Pero al acercarnos, fijó sus ojos en mí y no volvió a despegarlos. ¿Qué clase de persona te mira a los ojos fijamente así, con tanto descaro?

-Shim Changmin, verdad?- Dije sonriendo. Los ojos del chico se abrieron como platos, pero manager Kim parecía asustado.

- Le .. le conoces Joongie? Nunca me habías dicho nada!- Me debió resultar extraño que manager Kim pareciese tan alarmado, pero llevaba 10 copas de más encima.

El chico parecía haberse olvidado hasta de su nombre en el momento en que yo lo había nombrado. Como me encantaba desconcertar a la gente!

-          Si… nos conocimos hace unos años, en la puerta de la compañía. El chico importante , eh? – Comenté, mientras apuraba mi copa. Manager Kim por alguna razón pareció tranquilizarse y miró al chico.

-          Bueno, yo os dejo a los jóvenes hablar, que me reclaman en otro lado, nos vemos en un rato chicos.- Dijo, y se dio media vuelta. El chico seguía sin reaccionar y me daba risa. Parecía que fuese la primera vez que iba a una fiesta. ¿cómo demonios era tan alto?

Pase mi brazo por encima de sus hombros sosteniendo su mirada.

-Shim Changmin. Te has atrevido a crecer aún más, eh?- Le dije. El chico parecía no reaccionar aún.- Esto hay que celebrarlo! Camarero! Dos aquí!





Shim Changmin

Jaejoong me tendió una de las copas, y brindó con ella antes de beberla de un trago, supongo que quería que yo hiciese lo mismo, y desde luego no iba a ser menos.

-Así se hace, donsaeng! Si que aprendes rápido eh?- Me dijo él dándome unas palmadas en la espalda demasiado fuertes. Yo no recordaba como pensar, desde que le había escuchado pronunciar mi nombre, y desde que le tenía pegado a mi y no sabia donde estaba el horizonte en este estado.

Su cuerpo delgado y fibroso era tan cálido a pesar de llevar una camisa abierta, que me estaba sofocando como si estuviese abrazado a una estufa. El aroma que desprendía su piel y yo no sabía ubicar… era vainilla?

Me estaba…emborrachando. Mucho más que el alcohol que acababa de beber. Y ahora recordaba que no debía beber eso, no era bueno.

Pero la alternativa era decirle que no? A él?

Volví a mirarle, y de nuevo me encontré con esos penetrantes ojos almendrados entrecerrados, a pocos centímetros de mi. Era como estar mirando de nuevo mi pantalla del móvil y mi mente no comprendía del todo que el me miraba de vuelta.
Parecía tan irreal, con la piel tan palida perlada de sudor, sus labios rojos y ese aroma a alcohol que tenía su aliento…Por un momento ese olor a alcohol que salía de sus labios, olía dulce y tentador… mucho mas que el que se podía oler de una simple copa o botella.

Era ese alcohol de sus labios, ese que decían que sabía dulce cuando te hacías mayor? Estaba seguro que debía ser ese.

Jaejoong debía creer que le estaba retando con la mirada. ¿No se daría cuenta de que esta es mi forma de mirar?

-          Asi que.. quieres debutar? Has estado entrenando duro estos años?- Dijo, dándome mas fuertes palmadas en la espalda. Yo intentaba mantener mi mente alejada del dulce olor a alcohol que emanaban sus labios.

-          Bueno….- dije sin saber que contestar. Por un momento al venir me asusté, igual que manager Kim, de que me conociese porque supiese que era yo quien había escrito y compuesto sus canciones… pero obviamente no lo sabía. – algo así.

-          Bueno, y ahora que? También hablándole de trabajo mientras te intentas comer al chico?- Una voz femenina detrás nuestra se hizo oír entre los ruidos de la fiesta, y ya solamente con el tono de voz que tenia, hablando en Japonés, no me cayó nada bien, fuera quien fuese.

Para sorpresa de ambos, fui yo el que la contesté.

-          Efectivamente señorita, hablamos de trabajo- Contesté en Japonés cambiando la cara de enfado de ambos por una de sorpresa y centrando la atención de ambos sobre mí. – pero me parece que está siendo un poco maleducada hablando en otro idioma cuando en esta fiesta todos somos koreanos.

Jaejoong me miró a los ojos con una sonrisa brillante en los suyos.

-Lengua afilada, eh?- me dijo él en voz queda, como si repitiese las palabras de alguien más.

- Y tu, chaval, no deberías meterte en conversaciones de adultos.

-Es USTED la que ha interrumpido la nuestra- repliqué.- La mujer se estaba desesperando por momentos y Jaejoong comenzó a reir sin dejar de mirarme.

- Ya dime que demonios te pica, y deja de regañarme como una loca delante de todo el mundo en la fiesta. – Dijo de pronto Jaejoong, poniéndose serio, claramente molesto.

-Todos se ríen de mi, como te has atrevido a sacar en tu disco semejante canción?- Un momento… tenia quejas de MIS canciones?

- de qué me hablas?- Preguntó Jaejoong, impaciente.

-De esa que se llama Kiss B.

Y yo me volví a quedar helado en el sitio. Jaejoong me había apretado más contra él mientas replicaba a su… novia? Y ahora él estaba lo suficientemente cerca como para notar como se me estremeció el cuerpo al escucharla mencionar la canción.

Me hacía temblar porque… escribí esa canción pensando en….esta mujer…

Jaejoong parecía confuso, pero después pareció darse cuenta de algo. Ese algo le hizo reír.

- No puedo creer que hayas escrito una canción así sobre lo que me hiciste por culpa de esa.. esa….-Jaejoong la interrumpió.

-El arte es arte, querida….-Dijo él. Es mentira. Pensé yo. Es mi letra, es mi canción.

¿Cómo es posible que …?

-pero todo eso que dices.. como has podido?-Siguió ella. Se estaba controlando para no llorar.

- Sólo es una canción.- replicó él.

-No…eres tu hablando. Claramente hablando de todo lo que sentías. ¿Quién mejor que yo para saber eso?- Podía ser sólo una canción más para todo el mundo, pero solo quienes estaban implicados la entendían, por supuesto.. pero, entonces como podía entenderlo ella si solo conocía a Jaejoong… y no a mi?  Ni yo a ella….

La cara de Jaejoong cambió. De pronto pareció como su mente volaba lejos de allí.

Bolero. 

Pensé.

Cuando ella se dio cuenta de que él no iba a responder, se marchó de allí muy dolida.

¿Y él la iba a dejar marchar así de ese modo sin decirla nada? ¿en qué estaba pensando? No iba a contarla la verdad?

De pronto me pilló desprevenido cuando se giró hacia mí y me miró a los ojos.

Se acercó hasta apoyar su frente contra la mía.

-          No me mires así.- Me dijo en un tono de súplica que me conmovió.- Son cosas que pasan cuando comprometes tu vida con el arte. –Me dijo muy serio.- Se que la duele, pero….no puedo hacer nada. Cada palabra y cada nota de esa canción, como de las otras… forman parte de mi. Son mis sentimientos.


Comencé a respirar agitadamente porque estaba tan confuso como para gritar de frustración allí mismo. Le miraba a los ojos extrañado, de un ojo a otro y del otro al anterior… intentando que sus cálidas pupilas me dijeran en qué estaba pensando.

¿Estaba tan loco que prefería perder a su amante antes que decirle la verdad?

Decirle que no eran sus palabras…

Con la pasión con la que hablaba casi parecía, parecía que….que él realmente creyese que eran sus canciones… ¿pero como podía creer eso si él sabia tan bien como yo que eso no era asi?

Si se estaba engañando tanto….. ¿por que en su mirada había tanta convicción?

Si no las hubiese escrito yo, hubiese jurado que decía la verdad.

Yo.. en ese instante me moría de ganas de preguntarle mil cosas, pero sabía que tenía que morderme la lengua y me mordí el labio…. El estaba notando que claramente parecía que tuviese muchas cosas que decir, pero me contenía.

Le vi observar mis labios. Estaba muy serio y me hizo estremecer.

Un hombre, no mira así los labios de otro hombre.

Decidí dejar de morderme. Y me miró a los ojos de nuevo.

-¿ por qué lo haces? – Se me escapó. Y él sonrió sin ganas, con una gran tristeza.

-¿sabes? Seria genial… si alguien más, alguien más que yo, supiese lo q hay aquí. – Me dijo, poniendo una mano en su pecho tatuado. Estaba rodeando mi cuello con su brazo, estábamos muy cerca, y yo me sentía incomodísimo pensando que estábamos en una fiesta.

Bien, estábamos afuera en la terraza, era de noche, y aquí no había nadie.. pero dentro si, aunque aquí hubiese poca luz, y….- Si alguien más lo supiese tan bien… como para que fuese suyo también.

Por un momento. Entendí perfectamente de que estaba hablando. Y en ese segundo, creí que el entendió que yo lo sabía.

Quería decirle que lo sabia, que lo sabía perfectamente, porque esa persona… era yo.

Y tu,

¿ también pensabas asi? Lo sabías? Sabías que era yo esa persona?

-          De verdad….-murmuré tímidamente, para que nadie pudiese oírlo.- ¿cantas asi las canciones porque sientes.. que son…

-          Todo lo que soy- Terminó por mi. Y en sus ojos apareció de pronto el brillo de las lágrimas. Me hipnotizó.

Fue como si todo el alcohol de haber bebido una botella entera de vodka intoxicara mi sistema al mismo tiempo.

Ese susurro, me hizo estremecer, o era el frio de la noche allí fuera. ¿O era esa pálida y febril piel que me quemaba?

Quise decirle que esas canciones…eran todo lo que

Yo…..

Soy…

Pero no podía, y en vez de eso me mordí el labio. Y él  me miró hacer eso de nuevo,  y ésta vez mordió los míos.

Deshizo el enredo que hacía a punta de mi diente sobre la piel, empujándola suavemente con los suyos hasta que hizo a mis dientes retroceder, y liberar el resto de mi labio, hasta que chocó contra los suyos.
Con el extremo mas fino de su lengua, calmó el pequeño escozor que me había provocado apretando tanto, humedeciéndolo lentamente, hasta que pudo deslizar suavemente sus labios por los míos.

Dejé que sus labios danzaran en mi boca guiados por una canción que sólo el conocía.

Con el borde de su lengua abrió poco a poco mi boca. Cuando me tentó para que la abriese y consiguió que lo hiciera…. Noté su lengua acariciar la mía y me aparté de golpe.

Me había dejado ese dulce, dulce sabor de alcohol que tenía su aliento en la boca. Podía saborearlo y si… era dulce….

Este era el sabor de cuando el alcohol te sabe dulce en la boca al ser adulto, como dicen. Ahora lo entiendo todo.

¿Por qué habías tenido tú que enseñarme el significado de eso?

Ese había sido mi primer beso.

Tu mirada perdida se desvió de mi hacia el camarero detrás mía y fuiste hacia él para robarle una copa con cada mano, de las que fuiste bebiendo según entraste de nuevo a la fiesta.

Mis mejillas ardían. Mi cabeza se sentía ligera como si fuera a salir volando y mis pies se tropezaban entre ellos cuando intenté girarme.

Así como te habías acercado, te habías alejado.

Estoy aquí.
Soy yo.
Soy yo.
Recuérdame. Recuérdame bien. Y nunca me olvides.
Soy Shim Changmin.
Soy el sonido de tu corazón.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD