Loving you is my sin - Cap. 11

1 comentarios
TRANSFORMACIÓN

Había pasado una semana completa y Chagmin no aparecía por ningún lado, lo había buscado en el trabajo, en su facultad, en la biblioteca e incluso le pidió a Boa que averiguara sobre él.


-Hola Boa, te has enterado de algo
-Bueno he escuchado rumores de que se transfirió a otra universidad.
-¡¡Queeeeeeeeeeeeeeee!!… ¿Cómo?, ¿Cuándo lo hizo?
-En la oficina solo me dijeron que aún están tramitando la transferencia.
-Sabes a qué universidad se transfiere.
-No me pueden brindar esa información porque el mismo Chagmin solicito que no se divulgara la información a nadie.
-Gracias Boa.


Jaejoong estaba muy sorprendido, una cosa era no poder estar con él y otra no verlo jamás, corrió hasta el estacionamiento subió a su carro y manejo como loco hasta el edifico de Chagmin. Llego luego de casi ocasionar tres accidentes y corrió hasta la habitación 52, busco su llave abrió la puerta y…


-Ya era hora de que llegaras…sí que te tomaste tu tiempo- dijo Bommi al verlo.
-¿En dónde está Chagmin?- pregunto ansioso.
-No lo sé, y si lo supiera no te diría donde está.
-Por favor Bommi, necesito hablar con él.
-Te estoy diciendo que no sé dónde está, solo me dejo una nota que decía que había conseguido un buen trabajo y que regresaría dentro de tres meses.
-Pero donde, no te dio su dirección.
-No y ahora- extendiendo la mano- dame la llave que tienes.
-No, yo se la daré personalmente a Chagmin.
-Chagmin no va a venir hasta dentro de tres meses, no puedes tener la llave.
-Claro que puedo tenerla, es más me voy a quedar con este cuarto
-No, no pue…


La voz de Bommi se interrumpió con el sonido de la puerta al ser abierta, Jaejoong volteo y reconoció esos ojos chocolates; era su Chagmin escondido en ese abrigo con capucha, no pudo evitarlo y corrió a abrazarlo.


-Chagmin que bueno que regresaste…yo…-fue incapaz de decir nada más al oír la aguda voz de una mujer en su oído.
-Podría soltarme por favor, creo que me está confundiendo.


Jaejoong fue soltando de a pocos el abrazo y volvió a ver fijamente el rostro de la persona que tenía al frente suyo.


-No sabes el frio que hace afuera-dijo la desconocida a Bommi quitándose el abrigo y descubriendo su rostro.


Jaejoong se quedó anonadado, la chica de cuerpo escultural, tenía el rostro muy parecido a Chagmin, los mismos ojos, la misma nariz, el mismo color de cabello; hasta se podría decir que eran gemelos. Jaejoong se quedó un largo rato observando a la desconocida sin reaccionar.


- ¡¡Au!!- grito Jaejoong al ser golpeado en la cabeza con una manzana.
-Acaso no piensas irte– le reclamo Bommi.
-Ya te dije que me voy a quedar aquí.
-No puede hacer eso- replico la desconocida.
-Y tú quién eres para decirme que es lo que tengo que hacer- dijo Jaejoong.
-Mi nombre es Seung Hye Ri, soy la novia de Chagmin y me voy a quedar aquí hasta que el regrese.
-La novia jajajaj, cuéntame un chiste mejor- se burló- Chagmin es gay.
-Y… ¿cuál es el problema?
-Es imposible que seas su novia porque a él le gustan los hombres.
-Bueno a mí también me gustan los hombres, podríamos decir que tenemos eso en común, además para mí es suficiente con saber que soy la única mujer que le mueve el piso.
-No te preocupa que te vaya a dejar por cualquier tipo que se le cruce en el camino.
-Si viviera de miedos no llegaría a ninguna parte, él es mío por ahora y eso es lo que importa.
-Pues yo creo que ahora tampoco lo tienes porque Chagmin es mío.
-Quien lo dice…acaso tu- señalándolo con el dedo- el ser despreciable que le rompió el corazón, crees acaso que te dará una nueva oportunidad…pffff…sigue soñando iluso.
-Pues Chagmin babea por este ser despreciable como me llamas.
-Y de qué sirve eso si yo estoy a su lado ahora.
-No creo que te quedes con él por mucho tiempo.
-Él que no tiene tiempo eres tú, Chagmin se va conmigo a estudiar en el extranjero…yo soy la única persona que sabe en donde estas en estos momentos y a donde se está transfiriendo- dijo golpeándose el pecho
-Tu…-frunciendo el ceño- así sea lo último que haga voy averiguar dónde está mi Chagmin.
-Haz lo que quieras a mí me da igual.
-Me da gusto escuchar eso porque me voy a quedar a vivir aquí.
-¡¡¡Queeeeeeeee!!!- dijeron al mismo tiempo la desconocida y Bommi.
-Minah, no puedes permitir que él se quede…-chillo Bommi
-No te llamabas Hye Ri- intervino Jaejoong.
-Minah es mi nombre de pila…no interrumpas.


Ambas chicas se metieron al baño a discutir en susurros, luego de unos minutos Bommi salió muy molesta y se fue golpeando muy fuerte la puerta al salir.


-Me gusta tener a mis enemigos muy cerca, así que mientras que no toques las pertenencias de MI Chagmin puedes hacer lo que quieras.
-Excelente, me voy a traer mis cosas.

-----------------||------------------

Chagmin llevaba sus primeros días como mujer y a decir verdad excepto por los tacones no había resultado tan difícil como parecía, lo raro era acostumbrarse a la situación de verse en el espejo con otro rostro.

Había pensado que después de la transformación correría  a los brazos de Jaejoong inmediatamente o trazaría algún plan para poder verlo, sin embargo había algo en él que impedía que fuera por la facultad, a su trabajo o cerca de la casa de Jaejoong.


Verlo después de cuatro días le resultado abrumador, sintió que el corazón se le detuvo, se paralizo unos momentos y todo su cuerpo tembló, aprovecho los segundos en que Jaejoong lo abrazo para tranquilizarse.


Le pareció una idea genial, que Jaejoong se quedara en su cuarto porque así podría verlo todos los días y se llevaría estos recuerdos con él. Lo único que le fastidiaba de esta situación era que Bommi se molestó por dejar que Jaejoong se quedara.


“Nunca más cuentes conmigo…me entendiste. No entiendo cómo puedes hacerte esto…estas mal, muy muy mal”


Además de molestarle le dolía mucho pues Bommi se había quedado estos días con él ayudándole a escoger ropa, usar tacones y hablándole de la vida de su prima Hye Ri por si era necesario que hablara de su vida con alguien, se habían burlado de su situación juntos y ahora le daba miedo que no regresara.

-----------------||------------------

Jaejoong se había instalado hace unos días en el cuarto de Chagmin y resultaron los dos días más terribles de su vida; Minah no tenía respeto por él, se comía su comida, lo despertaba pisándole alguna parte del cuerpo, y sobre todo parecía no importarle que él la viera desnuda.


“No eres lo suficientemente hombre para mi” le dijo el primer día que la vio salir con una pequeñísima toalla de la ducha y cambiarse en la cama; tuvo que morderse la boca y obligarse a no verla. La verdad era que esos ojos chocolates lo hipnotizaban, era como ver a su Chagmin otra vez a través de esa chica rara.


Jaejoong y Minah peleaban por todo en cada momento; el control remoto de la tele, la consola de juegos que Jaejoong le había comprado a Chagmin, la comida pero por sobre todo peleaban por Chagmin.
-Él es el hombre de mi vida.
-Cuantas veces tengo que decirte que él no es hombre…para ti
-Eso no te incumbe- golpeándole en la cabeza- deja de minimizarlo, tú eres el poco hombre.
-Quieres que te demuestre lo hombre que soy-dijo Jaejoong acercándose a su rostro peligrosamente.
-No creo que haya que demostrar nada, no eres un hombre para mí- dijo Minah retándolo.
-Pues tú –tocándole en el pecho- no entrarías en mi lista ni de chiste; tienes bonito cuerpo, pero tu mal carácter y tus ojos te echan a perder.
-Como si me interesara ser una más de tus conquistas…idiota.
-Eso me parece perfecto- y Jaejoong decidió desaparecer un rato por el bien de su salud mental

-----------------||------------------

A Chagmin le dolió que Jaejoong criticara sus ojos, porque eran ellos lo único que le hacían recordar que seguía siendo él mismo y no la chica que siempre veía en el espejo; empezó a cuestionar su amor por Jaejoong, y si tal vez se equivocó al cometer esta locura, si tal vez Jaejoong realmente nunca lo quiso.


Mientras las lágrimas bañaban su rostro ante sus continuos cuestionamientos una luz muy fuerte proveniente de su pecho le opaco los ojos; enfoco su mirada y vio al colgante que le había regalado el viejo de la luna ser marcado por una nueva cicatriz.


“No importa lo que pase, ni en qué situación te encuentres, por ningún motivo dudes del amor que sientes hacia esa persona, eso es lo único que mantendrá a salvo a tu alma del demonio, no flaquees, ni te arrepientas de tus decisiones solo camina hacia adelante”.


Escucho la voz del viejo en el viento diciendo palabras que ya le había dicho antes y por primera vez tuvo miedo de que le pasara algo a él, que no pudiera ser capaz de retornar a su cuerpo original.


Por los días siguientes busco al viejo en sus sueños y finalmente lo encontró; quería respuestas, quería saber qué significado tenían esas palabras.


Yo fui un tonto- dijo el viejo- no sabía que él demonio buscaba apoderarse de mi alma, yo era un mago de aquellos tiempos que podía transformar las cosas a mi antojo y el demonio de la noche me tuvo envidia quiso apoderarse de mi poder pero no vio debilidades en mí, hasta que me enamore de Nuty Namy y allí fue donde me engatuso. Me hizo creer que podía tenerla conmigo haciendo un pequeño sacrifico, me dijo que a ella le gustaba ir al lejano lago a ver su belleza y que si yo me transformaba en un lago muy pronto ella se uniría a mí. Yo no sabía cómo transformarme a mí mismo y el me dio el conjuro necesario, me dijo que tendría que dar mi vida para lograrlo pero que mi alma esperaría en el fondo del lago por ella.


Yo enamorado como estaba le creí y me sacrifique, entonces este demonio entro en el cuerpo de mi doncella a través de mí, la invito a sumergirse en mis aguas y después de eso ella nunca volvió a ser la misma mujer. Conocí el lado perverso y cruel de mi doncella a través de los sacrificios que hacía y dude del amor que le tenía, dude de mi sacrificio, la odie y quise acabar con la transformación pero cuando lo intente me encontré encerrado en esta luna, sin poderes y sin saber porque.


Mucho tiempo después el demonio vino a verme.


Gusto en verte Jaha Yeon, gracias por darme tus poderes, sé que te preguntas porque estás aquí y lamentas tu situación, veras…tu doncella era una mujer muy buena que iba al lago todos los días, no a verse porque no le importaban esas banalidades iba a recoger agua para los más pobres, bueno si tal vez te mentí un poquito, y estas aquí por no soportar las tormentas, por dudar de tu amor…te lo agradezco sabes, porque gracias a eso tengo no solo tus poderes sino muchas más almas prisioneras…almas que vienen solas hacia mí a sacrificarse por unas insignificancias a cambio…


Este demonio quiere que sacrifiques tu alma para él, al dudar de tu amor por Jaejoong tu alma dejara de pertenecerte poco a poco; él se ira apoderando de ti…


Chagmin se despertó sobresaltado por las manos que sentía en su cuerpo, en medio de la oscuridad vio el rostro de Jaejoong a centímetros del suyo antes de ser besado por esos labios, su cuerpo entero se estremeció ante el contacto de esos labios que empezaban a devorarlo, estuvo a punto de perderse unos instantes y entonces reacciono y de un empujón voto a Jaejoong de su cama.


-Qué crees que haces imbécil.
-Yo…auch- tocándose la cabeza- yo no hice nada
-No vuelvas a besarme entendiste.

1 comentarios:

  1. Jajaja.... pobre Jae Minah lo hara sufror por lo de Min. Per Min ten cuidado, pues si te arrepientes pagaras caro por ello.

    Gracias!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD