Business Affairs - Cap. 10

8 comentarios
“- Sí, lo entiendo perfectamente. - Asintió Yoochun sabiamente. - Sexo sin compromiso con tu hermoso secretario. Es muy complejo.”

Yunho suspiró, trataba de dirigir su atención a las hojas en frente de él. En momentos como estos, cuando tenía que leer contratos de seis páginas, es cuando realmente odiaba ser el gerente. Estaba cansado, no lograba concentrarse y seguía releyendo la misma frase una y otra vez.

Y el hecho de que, en el fondo de su mente, seguía escuchando los gemidos de Jaejoong debajo de él no ayudaba en absoluto.

Finalmente, llegó a la última página. Las páginas anteriores estaban cubiertas de tinta roja llenas de correcciones. Agarró un bolígrafo negro para firmar su nombre y se dio cuenta de que la tinta estaba seca en la punta.

Gruñó y tiró el bolígrafo a la basura, pasándose una mano por el pelo. Maldita sea, concéntrate, se dijo a sí mismo mientras tomaba una segunda pluma. Rápidamente firmó su nombre y luego apartó las hojas dejando caer su cabeza hacia abajo en la mesa con un gemido pesado.

- Bien, bien, alguien ha sido travieso últimamente. - Dijo una voz burlona interrumpiendo el silencio de su oficina. Yunho miró hacia arriba.

- Vete a la mierda Yoochun.

- Estás un poco irritable hoy ¿no? - Preguntó Yoochun alegremente sentándose al lado de Yunho.

Yunho rodó los ojos. - Estoy cansado, déjame en paz.

- Cansado, ¿eh? ¿Qué hiciste ayer que te agotó tanto?

Sus palabras estaban llenas de doble sentido. Yunho levantó una ceja. - ¿Qué?

Yoochun rodó los ojos. - Oh vamos, ya sé lo que pasó. ¡Ahora cuéntame! Quiero detalles.

Los ojos de Yunho se achicaron. - No tengo idea de lo que estás hablando.

- Tú y Jaejoong, ayer, durante la hora del almuerzo... ¿Te suena de algo?

Yunho se acomodó con nerviosismo. - ¿C-cómo es que...?

- Changmin entró aquí y los escuchó a los dos. - Le dijo Yoochun con una sonrisa ligera. Yunho palideció y Yoochun agregó. - Pero no te preocupes, él puso una señal sobre la puerta para mantener a la gente alejada.

- Jesucristo. - Murmuró Yunho. - Yo sabía que era una mala idea.

- Changmin es un niño grande, no es como si lo hubieras asustado ni nada, relájate. - Dijo Yoochun. - Ahora date prisa y cuéntame ¿Jaejoong es atractivo desnudo?

- Es mi negocio privado. - Dijo Yunho. Hizo una pausa y luego continuó. - Más caliente que cuando lleva ropa.

- ¿Te gustó? - Preguntó Yoochun, moviendo las cejas.

Yunho resopló. - Sí. Ahora deja de hacerme preguntas.

- ¿Vas a hacerlo de nuevo? - Siguió Yoochun.

- Creí haberte dicho que pararas. - Dijo Yunho. - Y no lo sé. Probablemente.

- ¿Qué quieres decir? ¿”Probablemente”? - Repitió Yoochun. - Es un sí o un no.

- ¡Es complejo, ¿ok?! - Gritó Yunho.

- Sí, lo entiendo perfectamente. - Asintió Yoochun sabiamente. - Sexo sin compromiso con tu hermoso secretario. Es muy complejo.

- No es así - Insistió Yunho hundiendo la cabeza entre las manos. - Es como si… Ayer yo sabía que lo que estaba haciendo estaba mal, y sigo diciéndome a mí mismo que no lo volveré a hacer. Pero aún ahora sé que cuando él venga a mí la próxima vez, no seré capaz de resistirme a él. Él es... Él es tan... - Decía Yunho con torpeza. - ¿Entiendes?

- Sí, entiendo.

Un incómodo silencio cayó entre los dos antes de que Yoochun preguntara. - ¿Te sientes culpable?

Yunho se masajeó sus sienes. - No lo sé. Sí. Quizás. Anoche estaba aterrorizado de ir a casa y ver a Sooyeon. Pensé que iba a ver algo, los botones mal abrochados de mi camisa o mis labios hinchados o que podía oler su olor en mí...

- Lleva buena colonia. - Comentó Yoochun. - Debo preguntarle dónde lo compra.

Yunho arrugó la nariz. - Huele bien en él. - Aclaró Yunho. - No puedo imaginar si la ocuparas tú. Es demasiado...

- ¿Femenina? - Preguntó Yoochun para luego echarse a reír. - Lo sé. Pero creo que quedaría buena en Changmin.

Yunho frunció sus cejas en modo de sospecha. - ¿Y por qué le comprarías una colonia a Changmin?

Yoochun se detuvo. - Yo... Yo no… Solo estaba diciendo.

- Hm - Murmuró Yunho aun sospechando. Siempre había sido consciente en la forma en que Yoochun coqueteaba y bromeaba con Changmin (que tendría que estar ciego para no darse cuenta) pero últimamente estaba empezando a pensar que había algo más en juego. Pero decidió dejarlo por ahora. - De todos modos, ¿no deberías estar haciendo algo útil en este momento?

Yoochun refunfuñó algo en voz baja. - Sí, sí. Te veré en la reunión de la junta más tarde, ¿no?

Yunho asintió. - Sí, nos vemos allí.
--------------

Jaejoong, con el teléfono entre la oreja y el hombro, anotaba unas cosas en un pedazo de papel. - Uh-huh, ¿tres y media? No hay problema, se lo haré saber a Yunho-sshi.

Yunho se apoyó en el borde de su escritorio. Llevaba una carpeta bajo el brazo. Jaejoong dejó que sus ojos se perdieran en el cuerpo de Yunho y se distrajo momentáneamente.

- S-sí, sólo pregunte en recepción y le darán direcciones. Muy bien, gracias por su tiempo.

- Oye - Dijo Yunho cuando Jaejoong colgó.

- Oye - Sonrió Jaejoong. - ¿Qué pasa? Tú... ¿Quieres algo? - Preguntó. Su voz casi como un ronroneo y la forma en que humedeció sus labios fue demasiado sugerente.

Yunho se sonrojó. - No, yo... tenemos que asistir a una reunión de la junta. Sólo tendrás que tomar algunas notas para mí, ¿de acuerdo?

- Claro. - Dijo Jaejoong. - ¿De qué es la reunión?

Yunho se encogió de hombros. - Sólo una reunión de personal en general. En gran parte es que todos los demás se quejarán conmigo.

- Suena divertido. - Dijo Jaejoong echándose a reír.

- Oh créeme, es una estupidez. - Respondió Yunho secamente. - Bueno, vamos.
---------------

Quince minutos más tarde, cuando Yunho estaba tratando de escuchar a Lee Sooman quejarse sobre los injustos salarios, se dio cuenta de que había sido una mala decisión traer a Jaejoong con él. Ya era bastante difícil concentrarse en el lloriqueo de Sooman normalmente, y ahora, el hecho de que la mano de Jaejoong no dejaba de acariciar su pierna cada vez más arriba con cada minuto que pasaba lo hacía más difícil. Yunho sabía que estaría mintiendo si dijera que había oído una sola palabra de Lee Sooman.

Donghae, el jefe de finanzas, tranquilizó a Sooman con algunas cifras y jergas contables, y Yunho aclaró su garganta.

- Bien, así que el siguiente tema en la agenda es sobre el e-estacionamiento. - Yunho tartamudeó cuando los dedos de Jaejoong se arrastraron hasta la parte superior de su muslo. Su pulgar frotando en círculos.

Yoochun le lanzó una mirada extraña a Yunho y se hizo cargo. - Sí, Siwon, creo que tú mencionaste algo acerca de esto en la reunión del mes pasado, ¿no?

Yunho se desconectó del tema cuando la palma de Jae comenzó a moverse a lo largo de su entrepierna sobre sus pantalones, dándole una mirada dura. Jaejoong estaba escribiendo notas con esmero y no estaba prestándole ninguna atención a Yunho, como si no le estuviera frotando nada por debajo de la mesa.

- Jaejoong - Susurró Yunho. No obtuvo respuesta. - Jaejoong, ¡detente!

- Yunho-sshi - Dijo Yoochun - ¿Hay algo que te gustaría agregar?

Los ojos de Yunho se centraron en Yoochun y forzó una sonrisa. - No, gracias.

- Está bien, entonces ¿vamos a pasar al siguiente tema? - Sugirió Yoochun, mirando a Yunho extrañamente.

De alguna manera, Yunho logró soportar toda la hora de la reunión. No había sido un trabajo fácil centrarse en lo que hablaban cuando las manos de Jaejoong estaban tocando cada centímetro de su cuerpo, pero Yoochun había tomado el control de la reunión en su mayor parte y antes de irse, Yunho le articuló un “Gracias“

Yoochun simplemente levantó una ceja y negó con la cabeza un poco. Los trabajadores salieron en fila, y antes de que él también se fuera, le guiñó un ojo por encima del hombro y cerró la puerta de la habitación detrás de él.

Yunho no perdió el tiempo. Gruñendo por lo bajo, agarró a Jaejoong por el cuello y lo tiró hacia arriba, aplastando sus labios. Los labios de Jaejoong se abrieron al instante y Yunho metió su lengua en la garganta del otro, mordiendo sus labios.

Las manos de Jaejoong se aferraron a los hombros de Yunho, doblando su cuerpo contra el de su jefe. Maulló suavemente sobre los labios de Yunho y luego, sus labios salieron arrastrando de su boca y bajaron por su cuello, mordiendo con dureza su yugular.

- Tú y tus bromas, Jaejoong - Murmuró, jalando el cuerpo de Jaejoong hacia arriba y sosteniéndolo del trasero. - ¿Estás tratando de hacer que me despidan?

- Tú eres el gerente, ¿quién va a despedirte? - Señaló Jaejoong.

La mano de Yunho se enroscó en su pelo, dolorosamente apretada, y tiró de él. Un gemido salió de los labios de Jae con un sonido más que satisfactorio.

- Pero, ¿en medio de una reunión? ¿Crees que es inteligente? Joder, Jae. - Gimió - Estás loco.

Jaejoong sonrió y, con agilidad, comenzó a desabotonarle la camisa a Yunho. - Pero te gusta, ¿no? Necesitas un poco de vida salvaje. Volver a la casa de esa perra de esposa cada noche debe ser un trabajo duro. Como he dicho, Yunnie... - Se pasó la lengua por los labios, empujando la camisa de los hombros de Yunho. - Todo es para aliviar el estrés.

Yunho ahuecó las mejillas de Jaejoong y le ladeó la cabeza hacia atrás, haciendo que sus labios volvieran a su cuello. Mordió y succionó y luego mordió un poco más, ensuciando con chupones imposibles de ocultar. Jaejoong envolvió sus brazos alrededor de la cintura de Yunho, arqueando en su cuerpo.

- Tú creas más estrés del que alivias. - Dijo Yunho, sus manos tirando de la camisa de Jae sobre su cabeza. Una vez hecho esto, sus labios se cerraron alrededor de uno de los pezones mientras sus manos se deslizaban hacia abajo a la banda de los pantalones de su secretario.

- No hay nada de estresante en esto. - Dijo Jaejoong, sin resistirse a cómo Yunho le sacaba sus vaqueros y calzoncillos, hasta que él quedó de pie completamente desnudo. - Nadie tiene que saber una cosa. Así que cállate y folla conmigo, ¿de acuerdo?

Las manos de Yunho se apretaron alrededor de sus hombros y lo empujaron hacia atrás. Jaejoong se tambaleó, pero antes de que pudiera recuperar el equilibrio las manos de Yunho se encontraban en él de nuevo, golpeándolo contra la ventana.

- Eres una puta. - Le susurró Yunho al oído mientras empujaba a Jae, presionando su frente desnuda contra el frío cristal. Jaejoong gimió, la sensación del frío vidrio sobre su miembro adolorido. - Cualquier persona en la calle puede verte ahora mismo.

Jaejoong trató de decir algo, pero lo único que salió fue un ininteligible revoltijo de sonidos mientras se arqueaba insistentemente contra la ventana. Las manos de Yunho se arrastraban por su espalda y buscaban a tientas sus nalgas, masajeando la piel.

- Yunho - Gimió Jaejoong, yendo hacia la mano de Yunho. - Por favor, Dios, date prisa.

- Eres tan impaciente. - Bromeó Yunho a la ligera. - Tan ansioso de tener tu interior lleno con mi miembro.

Jaejoong sólo podía gemir su acuerdo.

- Te veías tan bien el otro día - Murmuró Yunho. - Con mi semen goteando de tu agujero. Desplazándose por tus muslos, y apenas te dabas cuenta de la puta que te veías.

- Mierda - Suspiró Jaejoong tomando su miembro, pero Yunho fue más rápido. Él agarró las muñecas de Jaejoong y las sujetó sobre su cabeza.

- ¿Te gusta cuando te llamo puta, no? - Preguntó Yunho, sintiéndose casi mareado por el poder que tenía sobre Jaejoong en este momento.

- No. - Negó Jaejoong débilmente.

- Mentiroso. - Susurró Yunho. - Te encanta. Quieres que te penetre, que te diga cosas sucias y luego que te penetre más fuerte y duro hasta que no puedas sacarme de tu mente durante horas. Y tal vez, cuando sales del trabajo, te vas a casa con un bonito novio, ¿no?

- No - Volvió a negar Jaejoong.

- Yo creo que sí - Insistió Yunho. - Y cuando te pregunta cómo ha sido tu día, tú le dices que estuvo bien, olvidando mencionar la parte cuando tu jefe te tenía inclinado sobre su escritorio, su grueso miembro dentro de ti y haciendo que gimieras su nombre.

- Yunho…

- Pero cuando tu novio te penetra - Susurró Yunho. - Cuando te tiene así, tú piensas en mí, ¿cierto? De lo bien que me muevo, de lo mucho que deseas abrir las piernas y susurrarme las cosas sucias que debo hacerte.

- Sí, Dios, por favor - Gimió Jaejoong y comenzó a empujar su cuerpo desesperadamente contra la ventana, desesperado por algún tipo de fricción. - Mierda, Yunho, tómame.

Yunho humedeció dos de sus dedos en saliva y luego se deslizó entre las nalgas de Jaejoong, haciendo círculos. Jaejoong empujó hacia atrás los dígitos de Yunho deslizándolos ligeramente hacia su próstata. El cuerpo de Jaejoong se sacudió y Yunho lo presionó con más fuerza contra la ventana.

- Tú ya estás aflojado - Comentó Yunho. - Me alegro que tu novio te haya preparado para mí.

- No hay ningún novio. - Susurró Jaejoong con los ojos cerrados por la agitación. - Anoche, aah...

Su frase se perdió en un gemido cuando un tercer dedo se unió a los otros dos. - ¿Anoche? - Dijo Yunho para que siguiera.

- Yo... soñé contigo - Consiguió decir Jaejoong mientras los espasmos seguían por su cuerpo cuando Yunho tocó su próstata de nuevo. - Me desperté... tan caliente...  vibrador…

Las frases inconexas hicieron un claro sentido en la mente de Yunho haciendo que de sus labios se escapara un sonido gutural. Imaginar a Jaejoong con un vibrador, con la cabeza hacia atrás gimiendo el nombre de Yunho una y otra vez no era sano para nadie.

- Vine equipado esta vez. - Le dijo Yunho metiendo la mano en el bolsillo trasero de sus pantalones y sacando un tubo de lubricante. Abrió la cremallera de sus pantalones y sacó su doloroso miembro duro.

- Si seguimos a este ritmo, nunca voy a ser capaz de sentarme de nuevo. -  Bromeó Jaejoong, un poco sin aliento mientras la punta de la erección de Yunho tocaba su entrada.

- Con que puedas utilizar tu espalda, estoy bien. - Respondió Yunho. - De rodillas funcionaría también, no soy quisquilloso.

Jaejoong dio un suspiro tembloroso y se apretó contra el miembro de Yunho. Yunho retrocedió, alejándose de Jae y Jaejoong gimió.

- Si no estás dentro de mí en tres segundos, me voy a poner mi ropa. - Advirtió Jaejoong. - El...

Antes de que pudiera terminar sus palabras, Yunho se metió en él, llenándolo completamente. Jaejoong gimió al sentir la deliciosa quemadura extendiéndose por su columna vertebral y los músculos cerrándose alrededor de Yunho.

- ¿Feliz ahora? - Preguntó Yunho moviéndose a un ritmo increíblemente lento. Apenas salía una pulgada antes de meterse de nuevo. Jaejoong dejó escapar un sollozo de frustración, sus caderas se movían inútilmente contra Yunho, tratando de tentarlo a moverse más rápido.

- Sería más feliz si me das lo que quiero. - Respondió Jaejoong. Sus muñecas seguían por encima de su cabeza. Yunho simplemente se rio en voz baja.

- ¿Y cómo se supone que voy a saber lo que quieres? ¿Acaso puedo leer tu mente? - Le preguntó. Sus embestidas (si  se podían llamar así) eran cada vez más lentas.

Jaejoong gimió. Una molestia evidente en su tono. - Solo estás hablando estupideces. - Lo acusó. - Presumiendo de fuertes y duras estocadas y diciendo que harás que me corra, pero ahora estás empujando contra mí como si necesitaras un maldito  reemplazo de cadera.

- ¿Quién se corrió en mi escritorio ayer? - Bromeó Yunho y Jaejoong tuvo la decencia de sonrojarse.

- Eres malo. - Murmuró Jaejoong, aún no se le había quitado la vergüenza de haber tenido que lamer su propio semen del escritorio de Yunho.

- Fue sexy la limpieza que hiciste en mi teclado con tu lengua. - Sonrió Yunho.

- ¡Oh, por el amor de Dios, deja de ser un idiota y simplemente sigue moviéndote! - Gritó Jaejoong y la longitud de Yunho desapareció  dentro de Jaejoong por un momento.

- Nnh - Suspiró Jaejoong. Echó la cabeza hacia atrás sobre el hombro de Yunho cuando Yunho finalmente comenzó a moverse, embistiendo contra él sin descanso. Yunho soltó las muñecas de Jae para sujetar sus caderas y mantenerlo estable mientras mecía sus propias caderas en las profundidades de su secretario.

Jaejoong estaba atrapado entre la ventana y el cuerpo de Yunho, y sus dedos raspaban la superficie lisa del vidrio. Su cuerpo se sacudía hacia atrás cada vez que Yunho entraba y salía de su cuerpo. Un golpeteo suave llenó la habitación junto con su respiración pesada cada vez que Yunho golpeaba contra él.

- Mierda, ¿cómo estás tan apretado? - Murmuró Yunho girando la cabeza hacia un lado y logrando capturar los labios de Jaejoong con los suyos, dejando que el mayor dominara el beso. Jaejoong envolvió una mano alrededor de su propio miembro, bombeando al compás de los empujes de Yunho.

- Aah, Y-Yunho - Ronroneó. Su lengua se entrelazó con la de Yunho una vez más, y trató de respirar. Trataba de mantener la cabeza por encima de las olas de placer que invadían su cuerpo cuando las manos de Yunho acariciaban sus caderas y jugaban con sus pezones, pero no pudo. Se estremeció en los brazos de Yunho, la punta de su erección en su mano deslizándose sobre la piel tensa.

Yunho movía su miembro hacia Jaejoong con especial dureza y Jae se tambaleó hacia delante golpeando contra la ventana. Sus ojos se abrieron y se vio reflejado en los edificios altos en todo el camino, los coches y las personas que se desplazaban por debajo de él y un trozo de cielo arriba. Gimió sin soltar el miembro de su mano, pensando en todos los peatones que podrían levantar la vista y verlo.

Dios mío, no levantes la vista, no mires hacia arriba.

- Jae - Murmuró Yunho en voz baja. - Jaejoong, maldición, oh...

- Nnh, m-más, por favor, Yunho... Estoy casi... Aah - Jadeó Jaejoong retorciéndose en la boca de Yunho. Yunho agarró una de sus piernas y la subió, sosteniéndola contra la ventana en un ángulo de noventa grados. Jaejoong gimió cuando Yunho lo penetró más profundo, rozando su próstata en un mismo movimiento.

Jaejoong gimió, su voz resonando en los oídos de Yunho. Yunho se quedó con una mano en la pierna de Jae y la otra en su cabello, obligándolo a poner su cara contra el cristal mientras sus caderas aceleraban haciendo que el sudor se deslizara por la parte de atrás de su cuello.

- Yo no... No quiero que esto termine. - Murmuró Yunho, sus músculos retorciéndose al sentir a Jaejoong apretándose alrededor de él. - Pero no p-puedo...

- Mmm, me... uuh - Gimió de nuevo Jaejoong, con la intención de formar una comprensible oración pero no pudiendo del todo. Le temblaba la mano, el ritmo estaba disminuyendo pero de igual manera se sacudía su miembro.

- Mierda, me... Mmh - Gimió Yunho, y entonces se vino, corriéndose dentro de Jae. Jaejoong gimió mientras Yunho se retiraba, todavía desesperadamente duro.

- Yunho, por favor...

Yunho se puso de rodillas y dio vuelta a Jae, envolviendo rápidamente su miembro. Jaejoong echó la cabeza hacia atrás, haciendo una mueca cuando golpeó el vidrio, pero el dolor fue rápidamente olvidado cuando cuatro dedos se deslizaron por su entrada buscando su próstata.

Sólo tomó unos pocos minutos para que Yunho llevara a Jaejoong al borde tragándose el semen de Jae y frotando suavemente sus muslos mientras el mayor llegaba a su orgasmo.

Yunho se puso de pie cuando Jaejoong se dejó caer contra el vidrio, respirando pesadamente. Jaejoong se inclinó hacia delante para envolver sus brazos alrededor de Yunho en un abrazo, pero antes de que él pudiera, Yunho se apartó. Le dio la espalda a Jaejoong mientras metía su miembro blando de vuelta a sus pantalones y se los abrochó.

La realidad de la situación golpeó a Jaejoong como una tonelada de ladrillos. Esta "relación" que tenía con Yunho no era una relación, era... Era un asunto de negocios, y los términos “sin condiciones” habían significado, literalmente, sin condiciones. No había abrazos después del sexo o besos suaves o tomadas de mano.

Bueno, no era como si no hubiera sabido eso desde el principio. Él había sido quien lo había propuesto. Pero, si era honesto, él había esperado algo, mínimo un abrazo post-coital o una pizca de afecto. Con un suspiro, Jaejoong recogió su ropa esparcida y se puso de pie. Él no dijo nada, ni Yunho.

Frío. Impersonal.

De pronto se sintió extrañamente sucio.
----------------

Cuando la reunión terminó, Yoochun inmediatamente fue a buscar a Changmin. Había hecho reservas en un restaurante agradable que Changmin había mencionado una vez y ya tenía una historia para que Changmin fuera con él. Se supone que él había organizado una cita para una chica, pero, lamentablemente, ella tuvo que cancelar a último minuto.

Había planeado todo con precisión. Llevaría a Changmin a ese lugar y se reirían un rato. Abriría las puertas para él y le acomodaría su silla. Sería adorable y caballeroso y todas las cosas que hacían caer las bragas de las mujeres.

Y luego, cuando Changmin se estuviera riendo de una broma cursi que había hecho, él se apoyaría sobre la mesa y capturaría sus labios en un beso inesperado. Los ojos de Changmin se ampliarían y se relajaría durante el beso, entrelazaría los dedos en el cabello de Yoochun y...

Yoochun se sacudió a sí mismo para volver a la realidad, una leve sonrisa se ​​extendía por su cara. Dio vuelta en el pasillo y se detuvo al ver a Changmin esperando el ascensor, Kyuhyun, uno de los trabajadores de Yoochun, estaba a su lado.

Sus cejas se fruncieron cuando vio a Kyuhyun acercándose a Changmin, hablándole animadamente con una sonrisa. Kyuhyun le puso una mano en el hombro a Changmin y luego le metió un pedazo de papel en el bolsillo, guiñándole un ojo. Se fue contoneándose por el pasillo en dirección opuesta y, echando humo, Yoochun asaltó a Changmin.

- ¿Y?

Changmin se volvió para mirar a Yoochun, confundido. - Oh, hola Chunnie.

- No me digas “hola Chunnie” ¿Qué fue eso?

- ¿Qué fue qué? - Preguntó Changmin, parpadeando.

- ¡Ese coqueteo con Kyuhyun!

- No estaba coqueteando con Kyuhyun - Dijo Changmin, frunciendo las cejas.

- Sí estabas. Él te estaba tocando y siendo todo... Todo un aprovechador. - Insistió Yoochun.

- Tú eres un aprovechador todo el tiempo. - Señaló Changmin.

- Se me permite ser aprovechador con ustedes. - Dijo Yoochun. - Él no.

- ¿Quién lo dice? - Preguntó Changmin, levantando una ceja. - E incluso si él está coqueteando conmigo, ¿cómo que es asunto tuyo?

Yoochun no vaciló. - Porque yo te conozco lo suficiente para saber cuándo estás cometiendo un error, y Kyuhyun es un error.

- ¡No pasa nada, por el amor de dios! - Resopló Changmin cruzando los brazos sobre el pecho. - Y vamos a ver si lo entiendo, Yoochun, mi vida no es tu vida, ¿de acuerdo? No metas tu fea nariz en donde no nadie la necesita.

- Entonces, ¿qué? ¿Ahora no se me permite cuidar de ti? - Preguntó Yoochun, entrecerrando los ojos.

- Tienes permitido cuidarme - Dijo Changmin. - ¡Solo deja de actuar como mi posesivo hermano mayor! Puedo cuidarme yo solo.

- ¡Oh, al diablo! - Susurró Yoochun antes de estrellar a Changmin contra la pared y besarlo.

Los ojos de Changmin estaban muy abiertos por la sorpresa, sus manos colgando sin fuerzas a los costados cuando Yoochun separó sus labios. La sensación de sus lenguas entrelazándose rompió a Changmin de su ensueño y empujó a Yoochun lejos de él, jadeando.

Yoochun simplemente gruñó y juntó sus cuerpos de nuevo, su lengua desapareciendo en la garganta de Changmin. Sus manos se posaron en las caderas del joven, y le mordió el labio inferior suavemente.

Changmin cerró los ojos y comenzó a responder, lento pero sin duda, su lengua se deslizaba voluntariamente contra la de Yoochun. Yoochun gimió, ahuecando las mejillas de Changmin, inclinando un poco la cabeza hacia la izquierda. Sus movimientos eran lentos hasta que el beso fue tan abrumadoramente sensual y suave que Changmin no podía soportarlo.

Se separó de Yoochun y lo miró a los ojos. Yoochun lo miró y Changmin salió corriendo por el pasillo.


Yoochun suspiró, apoyándose contra la pared. Buen trabajo, Romeo, buena forma de arruinarlo todo.

8 comentarios:

  1. ¡Es que el YooMin me mata¡
    Me tiene colgada de un hilo, ¡en serio!
    esos dos son la perfección juntos ;___; ¡Ay!

    ResponderEliminar
  2. eso tepasa chuni x atrevido asi no se trata a la persona que se quiere igual con Yunho eso que hizo no tenia xq haberlo hecho si ni queria motarle cacho a su perra tenia que detener a Jae con tiempo para evitar un desaire como el que le hizo a Jae si tanto le preocupa engañar a su esposa no lo trate asi bueno Jae salva el poco orgullo y dignidad que tienes gracias x compartir

    ResponderEliminar
  3. Que calientes.... Jae le esta poniendo sabor a la vida aburrida de Yunho. Su "relacion" empezo ..... Pues asi.... Han empezado como amantes, sin derechos, sin incluir sentimientos ..... Pero creo que Jae ya esta necesitando de otros afectos..... Vamos a esperar que va a pasar y como se ira desenvolviendo su relacion. Pero Yunho no podra negar que Jae le pone emocion a su vida..... :) .... Y el Yoomin jajajaja un Yoochun celosito..... Gracias! Gracias a la autora y a LALA TVXQ.... Son geniales!!!! ...... Siempre estoy pendiente de la pagina. :)

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el esfuerzo de traducir esta historia, no importa el tiempo que pase pero no la dejen... Gracia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo6/29/2015

      Esta historia ya está completamente traducida ;D Se mandó completa a Lala para que la vayan subiendo de a poco, así que no se preocupen, que la leerán completa sí o sí (:

      Muchas gracias por leer!

      Meguri.

      Eliminar
  5. Anónimo7/01/2015

    Me estás matando con el fanfic, en serio.
    Me encanta me encanta lo pervertidos del YJ y el yoomin es tan tan,no pense que llegarían a estos extremos
    ¿Harán lemon también no?
    gracias por la actu

    ResponderEliminar
  6. Auch!!! Hasta a mi me dolió el comportamiento dé yunho u.u pinche yunho culero! Y por fin un beso del yoomin!! Yupi!! *0*/

    ResponderEliminar
  7. me encanta pero Jae ya quiere mas que sexo quiere cariñitos de su Yunho que este no le quiere dar espero y pronto se los de
    Gracias

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD