Inocencia nivel: Changmin - Cap. 2

1 comentarios
Eran exactamente las 7:31 pm cuando cruzaron la puerta del departamento, los cinco totalmente exhaustos. Todos, excepto Changmin quien se fue a la respectiva recamara, se quedaron en la sala, encendieron el televisor comenzando a cambiar de canal hasta encontrar algo entretenido.

Al poco rato, Jaejoong se levanto yendo a la cocina a preparar algo para la cena.




~Jaejoong P.O.V.~
-¡Yunho! ¡Chunnie! ¡Junsu! ¡Mocoso!- Les grité. -¡A cenar!-

Sin más ni menos el trío de sala apareció frente a mi. Se sentaron a la mesa.

-¿Qué se supone que están haciendo?-

-Hum... Esperando la comida, ¿que no?- Dijo Junsu.

-Los tres tienen manos y piernas, ¿no?- Les dije sarcástico.

-¡Que cascarrabias eres, hyung!- Me volvió a responder Junsu.

Los tres se pusieron de pie un poco avergonzados, se acercaron a la alacena y después comenzaron a servirse. Yo feliz, los miraba con sonrisa victoriosa, eso les ensañara. Un no se que me hizo voltear a varios lados y no mire a Changmin. Dejé al trío pelearse por quien se serviría primero y me encaminé a mi habitación.

Abrí la puerta despacio y la luz del pasillo iluminó inmediatamente la cama del chico quien se encontraba de espaldas, mirando en dirección a la pared.

-Oye, moc...- Me detuve y solté un pequeño suspiró. -Changmin, la cena esta lista-

Giró un poco hasta quedar en su visión.

-Enseguida voy- Me dijo para después regresar contra la pared.

Su voz me pareció apagada, tristemente pensé en que en definitivo su energía y su animo se esfumaron como por arte de magia.

-...- Le miré, algo en mi me decía que el mocoso no andaba nada bien. -¿Te sientes mal?- Me atreví a preguntarle.

Le miré sentarse en la cama lentamente y mirarme, dedicándome una forzada sonrisa.

-Estoy bien, Jae hyung, de veras- Me dijo.

No se como identificar a una persona que dice la verdad o una que miente, pero Changmin definitivamente estaba mintiendo.

Volví a la cocina y comencé a servirme, poco antes de sentarme apareció el más pequeño de nosotros, nos miró a todos, parecía como si no supiera donde estaba.

-¿Changmin?- Le llamé.

Me miró.

-Vamos siéntate- Le tomó Yunho del brazo haciéndole que se sentara junto a él.

Me detuve a observar la escena, Changmin le dedico una mirada de desagrado a Yunho. Me giré de nuevo y comencé a llenar el plato del chico.

-¿Porqué a él si le sirves?- Renegó Junsu de nuevo. -...Pues claro, como es tu favorito...- Susurró.

-Junsu, ¿tienes mas de veinte o menos diez? Por que ahora si te dejaste ver como un total inmaduro- Le regañe y tanto Yunho como Chun se burlaron de él.

Le deje el plato a Changmin y después tomé asiento, estuvimos platicando de todo lo que nos había pasado y de lo que hicimos durante toda la gira, el único que no hablaba era el más pequeño, ni siquiera había tocado su comida.

-¿Changmin?- Le llamé. -¿Porqué no comes?-

-Perdón, pero es que no tengo hambre- Me dijo de nuevo con su voz apagada.

-¿Te sientes mal?-

-Yo ... es que ...- No terminó de hablar cuando cerró sus ojos fuertemente y tapó su boca con su mano derecha, temblaba.

-Oye, ¿que te sucede?-

Se levantó violentamente y corrió en dirección al baño.

Los cuatro que quedamos en el comedor nos quedamos en silencio viendo la dirección por donde se fue Changmin.

-Creo que no le gusto tu comida- Bromeó Junsu.

-Cierra la boca- Le miré con autoritarismo y salí en dirección al baño.

Me detuve frente a la puerta y empecé a golpearla con suavidad.

-¿Changmin? ¿Estas bien?-

-...-

Me preocupé al no oír respuesta.

-¿Changmin?- Le volví a a llamar.

De pronto escuchó como jalan la cadena del escusado. La puerta se abre y deja ver a un chico en un estado fatal.

Le miré y de nuevo sentí lastima por él.

-Ve a acostarte-

El chico bajo la cabeza y caminó a nuestra habitación.

A la mañana siguiente lo noté todavía mal, ensayábamos una coreografía cuando de un de repente él se detuvo, casi nos suplico que tomáramos un descanso y así lo hicimos, paramos unos minutos en lo que nos refrescábamos.

Tal vez fue por inercia que me acerqué a Changmin, digo, había algo en mi que me decía que necesitaba algo.

-¿Changmin?-

Levantó la cabeza y me miró.

-¿Qué ocurre, Jae hyung?-

-Eso mismo me pregunto, ¿Qué ocurre contigo?-

-Es solo cansancio, es todo- Respondió serio.

-Pero mírate, pareces otro. Estabas lleno de energía y ahora parece que ya no te motiva nada-

-...-

No me respondió. Un tono rojizo en su rostro me llamó la atención, toqué sus mejillas y su frente.

-Estas ... Tienes fiebre-

-Me siento bien-

-Pero no lo estas, pediré permiso para llevarte al médico-

-Jae hyung, Yo...-

Le tomé de las manos y lo hice ponerse de pie, no se por que pero hasta le sonreí.

Después de hablar con el jefe, salimos del edificio, tomamos un taxi dándole indicaciones de a donde debería dirigirse hasta que llegamos a una clínica donde nos adentramos y esperamos a que el doctor nos atendiera.

La enferma nos llamó y nos adentramos en el consultorio, para mi suerte el doctor que nos atendía era un viejo amigo mio quien pidió de inmediato llevaran a Changmin a la sala de urgencias para aplicarle una inyección que disminuyera la fiebre.

-Hiciste bien en traerlo, Jae- Dijo cuando regreso. -Literalmente; un grado más de fiebre y Dios sabe que hubiera pasado, pero ya logramos estabilizarlo-

Respiré aliviado.

-Te lo agradezco tanto, Kyoru-

-Olvídalo- Sonrió y volvió la vista a unos papeles. -Solo lo tienen que procurar muy bien, esta muy chico y cualquier descuido puede afectarle tanto a él como al bebé-

Asentí, todavía pensando en las posibilidades de no traerlo a tiempo y también de que sería si...

-¿Kyoru?-

-¿Si?-

-¿Acaso dijiste la palabra “bebé”?-

-Así es- Me dijo todavía sin levantar la vista.

-¿A que te refieres con eso?-

Por fin levantó la vista y me miró con intriga.

-¿No lo sabes?-

-...¿S-saber que?- Pregunté con miedo.

-Changmin esta esperando un bebé-

-...-

No me esperaba eso, enserio que no. Respiré para poder tranquilizarme y poder hacerle algunas preguntas a Kyoru.

-Pero según se son extremadamente raros esos casos, ¿no?-

-Así es, pero Changmin tuve esa suerte- Dijo. -Pero hay un gran detalle, Jae-

-¿Cual?-

-Changmin no sabe nada esto-

-¿Que quieres decir?-

-Quiero decir que es muy inocente cuando se trata de estos temas. Podrá entender conflictos mayores y todo lo que tu quieras, pero cuando se trata de esto es prácticamente un niño. Por lo tanto él no comprendería que está embarazado-

-...-

-...- Kyoru me miraba serio. -Jae- Me llamo. -¿Por casualidad tu sabes quien es el padre de esa criatura?-

Negué con la cabeza.

-No, nunca le conocía a alguien, ni siquiera amigos-

-Hum...-

-¿Tú sabes quien es? ¿Te dijo quien es?-

-No, no hice esa pregunta por el hecho de que haya hablado con Changmin, por que no lo hice-

-¿Entonces?-

-Es que...- Pude ver que dudaba en seguir diciéndome.

-Vamos, dime no me tengas en tensión- Comenzaba a desesperarme.

-El punto es que encontramos ciertos signos en el chico-

-¿Signos de qué?-

-De que...- Suspiró. -Jaejoong, Changmin presenta signos de haber sido abusado sexualmente no una sino varias veces, tanto así que me atrevo a decir que es muy probable que el hijo que espera ... se producto de una de esas violaciones-

Me he quedado boquiabierto con esa declaración. No podía dejar de sentirme algo culpable por eso, no entiendo. Me dejé caer en el respaldo de la silla y soplé frustrado.

-Dios- Susurré. -¿Que hay que hacer en estos casos?-

-Háblalo con tus demás compañeros, tus jefes o no se-

-Pero ... ¿Y él?-

-Eso es lo más importante, tienes que decirle de una manera que entienda y que lo asuma- Dijo. -Y algo más importante; tienes que preguntarle como es que lo concibió-

-...- Bajé la mirada.

-Animo, Jae. Estoy seguro que él entenderá y juntos lograran superarlo-

Asentí.

Me puse de pie y me dirigí a la puerta.

-Gracias, Kyoru- Salí y lo primero que veo es a Changmin sentado, callado y jugando con su dedos. Me dio tanta nostalgia verlo así, indefenso.

Lentamente levantó su miraba hacía mi y sonrió. Le devolví la sonrisa.

Ahora me arrepiento en haberle dicho que no era un niño, ¿a quien engaño? Solo tiene quince años y ... está pasando por algo terrible.

-¿Pasa algo, Jae hyung?-

Negué con la cabeza, levanté la mano y sacudí su abultado cabello.

-No pasa nada, mocoso- Sonreí. -Vamos a casa-

Fue así como emprendimos el retorno a casa, pero el día todavía no acababa.

1 comentarios:

  1. Maldito desgraciado quién se atrevio hacerle eso a un niño, además de eso embarazado, ayudenlo!, lo necesita.

    Gracias!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD