Sin alas que protejan - Cap. 32

4 comentarios
Changmin ya hacia sentado en el gran sillón de la sala, seguía un poco atontado por el efecto del sedante.

Se sentía cansado y sentía que si se ponía de pie caería directamente al suelo. Sus ojos estaban hinchados de tanto llorar. No quería hablar con nadie.

Veía mucho movimiento en la casa.

Veía a Jaejoong hablar por teléfono caminando de un lado para otro, se le notaba preocupado y angustiado.

-Solo sigan haciéndolo- Dijo con enojo a la persona del otro lado de la linea. -¿Entendido?-

Se dejó caer en el sillón contiguo al del menor, frustrado. Tallando sus ojos y rascando su cabeza para terminar con un profundo suspiro y sus manos entrelazadas donde apoyo su barbilla. Su mirada se dirigió a su pareja.

La mirada de este era sin brillo y parecía mirar a la nada.

-Changmin- Tocó lentamente su mano. -No te preocupes, todo saldrá bien-

En ese momento la mirada enrabietada de Changmin se posó en él retirando violentamente su mano de la de Jae.

-¡Todo esto es tu culpa!- Dijo con odio puro.

-...-

-Si nos hubiéramos quedado nada de esto estuviera pasando-

-...Changmin...- Dolían esas palabras.

Se paró lentamente intentando mantener el equilibrio seguido de Jaejoong.

-¡Te odio!- Siguió Changmin.

-Por favor no...-

En un ataque de ira el chico se le lanzó a golpes, aunque no atinaba ninguno en las condiciones que estaba.

Jaejoong los evadía cada uno, intentaba detenerlo sin usar su propia fuerza.

-Tranquilízate, Changmin por favor-

El mencionado hacía caso omiso de las suplicas de Jaejoong.

Jaejoong sabía la impotencia que su pareja sentía en esos momentos, pero haciendo eso no llegaría a nada.

Changmin estaba a punto de caer y fue entonces que Jae lo pudo sostener y trato de tranquilizarlo. Lo aferraba fuertemente hacía su cuerpo para que no pudiera moverse.

-Suéltame...- Dijo Changmin, casi sin fuerzas y rompiendo a llorar de nuevo.

-Tranquilo, mi niño- Se le quebró la voz.

-Quiero que me los devuelvan- Dijo entre sollozos.

-...-

A Jaejoong se le rompió el corazón con esa suplica y no supo que más decir, sus lágrimas comenzaron a salir pero trataba de reprimirlas, no quería flaquear en esos momentos, no cuando Changmin necesitaba de alguien que lo hiciera fuerte.

.......................

-¡Te felicito!- Dijo una joven voz femenina y aplaudiendo con sus manos lentamente. -Tal vez no eres un bueno para nada después de todo-

El hombre sentado la miraba con desprecio. No decía nada.

La joven se acercó a los dos pequeños bebés que dormían, les dedico una mueca de desagrado.

-Odio esto- Susurro logrando reprimir su llanto. -Odio el parecido con ese estúpido- Dejó de observarlos y se acercó al chico de antes.

Lo tomó suavemente del mentón haciendo que la mirara fijamente.

Junsu ahora parecía no estar convencido del plan de su cómplice, además sabia que solo estaba siendo utilizado por ella.

-Tu y Yo- Dijo ella. -Somos iguales. Ambos somos despreciados por aquel que amamos, a ambos nos pisotean como viles cucarachas y ambos tenemos sed de venganza-

Junsu la miraba con el mismo desprecio que antes, ¿como se atrevía a compararse con él?.

-Te equivocas- Dijo él. -Tu y Yo no somos para nada iguales-

La chica le miró desconcertada y le sonrió.

-Si no fuera por que eres igual de marica que ellos, haríamos una buena pareja- Karina se acercó a Junsu e intentó besarlo, acto que el chico evadió. La chica rió y salió a continuar el plan.

Fue entonces que Junsu decidió acabar con esto de una vez. Eso se estaba saliendo de control y el “plan” de la loca de su cómplice le parecía algo sin sentido.

Pidió a uno de sus hombres que en determinado tiempo y por medio de una llamada diera un mensaje mientras él tomaba apresurada retirada.

.......................

-¿Como sigue?- Preguntó Sang.

-Hace un momento se puso mal- Dijo Jae. -Pero el cansancio de esta situación lo venció- Continuó. -Se quedó dormido, es mejor así-

-¿En que cabeza enferma cabe el llevarse a unos niños para causar daño?-

Jae suspiró.

-No lo sé, papá- Contestó. -No se quien demonios querría hacernos daño-

El señor Sang salió de la habitación dejándolos solos.

Jaejoong se sentó al lado de Changmin en la cama, tomó con precaución su mano y acarició su cabello.

“Yo cuidare de ti y te protegeré” recordó sus propias palabras.

-Perdóname, Changmin- Dijo casi en susurro. -Te falle de nuevo- Pequeñas lágrimas por parte del mayor se hacían presente. -No quería que nadie te hiciera daño... Lo siento-

Trató de controlarse y salió de la habitación cerrando la puerta.

Se recargó unos instantes en ella y suspiró de nuevo. Miró por el pasillo y al instante su vista se posó en la puerta de la habitación de Junsu, caminó hasta ella, se detuvo enfrente y tomó el pomo para hacerlo girar, por suerte no tenía seguro. Entró de un solo golpe.

.......................

Karina podía presentir que algo no andaba bien.

Los bebés seguían durmiendo y quiso actuar ella sola y pronto.

Tomó a los infantes y los metió en un automóvil aparcado afuera de su “escondite”, subió ella y arrancó de inmediato sin avisar a los sujetos, que apenas hace casi dos días habían irrumpido a la fuerza en la casa Kim, que había un cambio de planes.

Se imaginaba que ahora estaba sola en esto.

Tenía que concretar su fechoría, ahora no podía echarse para atrás, tenía que deshacerse de los bebés para siempre aunque en esos momentos ya no sabía cuál sería el siguiente paso... y por primera vez tenía miedo.

.......................

Nada más entrar las miradas de ambos se cruzaron.

-Jae- Le llamó Junsu, que ya hacia sentado en el escritorio personal de la habitación. -¿Ya saben algo?- Fingió interés.

-Junsu- Le ignoró en su pregunta y cerró la puerta detrás de si. -Dime por favor que no tienes nada que ver en esto-

El mencionado bufó molesto.

-¡Ya les dije que no!- Reclamó sintiéndose ofendido. -Si yo tuviera que ver en esto, en este mismo momento no estaría aquí hablando contigo, ¿no?-

-...- Jae no dijo nada. -Tienes razón, disculpa-

-...- Junsu lo notó agotado, de mal humor. Su disculpa fue sincera.

-Es solo que esto...-

-No te disculpes, Jae- Dijo Junsu. -Todos estamos alterados, no es tu culpa y comprendo que estés así- Actuó bien sus respuestas.

En esos momentos el celular de Jaejoong comenzó a sonar. Este lo atendió de inmediato.

-¿Diga?-

-Señor, tenemos algo. Ahora mismo estamos siguiendo un automóvil con una mujer a bordo- Dijo el hombre al otro lado de la linea. -Sospechamos que ella tiene a los niños y parecer ser que se dirige hacia el barranco de la ciudad-

-Enterado- Dijo esperanzado. -No la pierdan de vista, voy para allá-

-¿Qué pasa? ¿Los encontraron?- Preguntó Junsu.

-Eso parece- Respondió. -Por favor avisa a mi papá- Y salió de la habitación como alma que lleva el diablo.

Junsu suspiró y volvió a sus pensamientos, ahora sus ideas habían vuelto y más siniestras que nunca.

Decidió que tomaría un pequeño paseo para despejarse un rato.

.......................

Karina estaba echa ya un manojo de nervios, hasta estuvo a punto de estrellarse dos veces al ir manejando. Ahora si ya no había escapatoria.

Al entrar al camino que la llevaría hasta la cima del barranco y dejar atrás a los sujetos que la seguían se percató de que un automóvil que ella misma pensó que apareció por arte de magia entró a toda velocidad detrás del suyo.

“Mierda” Pensó.

Manejó más rápido intentando tener precaución. Con el movimiento del coche y los ruidos los bebés despertaron llorando. Eso la alteró más.

-¡Cierren la boca, bastardos!- Gritó.

Al llegar a un lugar ya alto, aparcó el vehículo, salió de él percatándose de que el automóvil ajeno estaba a nada de llegar a donde se encontraba ella pero le dio suficiente tiempo de tomar los bebés y recorrer a paso veloz lo que quedaba de aquel camino empinado.

El segundo vehículo llegó seguido de otro de los cuales bajaron Jaejoong y cuatro hombre de mala pinta respectivamente.

La chica llegó a la orilla de aquel lugar, la caída parecía ser profunda si se daba.

El sol estaba apunto de ponerse pero la zona era aún visible para los hombres que corrían tras la chica hasta alcanzarla.

-¡Aléjense!- Ordenó ella.

-¿Tú?- Dijo Jaejoong viéndola y percatándose de quien se trataba.

-...-

-¿Nunca se te quitará lo terca? ¡Maldita loca enferma!-

-Tu me quitaste a quien amaba- Reclamó con lágrimas haciéndose presentes. -Lo pusiste en contra mía- Dijo. -Ahora es mi turno de quitarte algo tuyo- Retrocedió sin quitarles la vista.

-¡Estas demente!-

-Puede ser- Dijo esbozando una sonrisa. -Pero aquí acaba todo, ahora- Y retrocedió otro poco. -Acepta que he ganado, marica de mierda-

-¡No!- Gritó al ver como la chica se aproximaba peligrosamente a la orilla.

-¡¡¡ALTO!!!- Se escuchó la voz de Changmin.

Este venía acompañado del señor Sang ya que aun seguía débil.

-¿Minnie? ¿Papá?- Susurró Jae. -¿Qué hacen aquí?- Preguntó audible.

-Junsu me avisó de esto- Respondió Sang soltando por un momento al menor.

Changmin siguió solo sin que padre e hijo se dieran cuenta hasta aproximarse a Karina.

-Por favor, Karina- Suplicó. -No les hagas nada-

-Changmin, no...- Jae intentó aproximarse pero fue detenido por su padre.

Changmin se seguía acercando lentamente a la chica.

-¡Es tarde, Minnie!- Dijo casi en burla.

-Ellos no tienen la culpa de nada-

-¡Claro que si!- Reclamó. -Por su culpa y por la de ese imbécil tu no estas a mi lado-

-¡NO!- Gritó. -¡No es así!- Dijo bajando la voz. -Entiende que aunque estuviera a tu lado no podría amarte... no es mi condición-

-Pero yo...-

-Hay muchos más hombres en el mundo que esperan una oportunidad- Dijo. -Oportunidad la cual les puedes dar tu-

Ambos no se percataron lo cerca que ya estaban el uno del otro.

-Entiéndeme, por favor- Dijo. -Esta es mi familia, por favor, si me amas como dices, déjame ser feliz con ella-

Karina sintió tiritar sus piernas y lentamente se desvaneció al piso.

Lloraba de amargura, tristeza al saber que Changmin ya tenía una vida hecha y que toda oportunidad con él se había esfumado.

El menor se puso en cuclillas y extendió los brazos para tomar a sus hijos, cosa que logro sin complicación ya que parecía que Karina había cedido.

Jaejoong se aproximó a ayudarlo con ellos y retrocedió hasta donde estaban los otros.

Changmin seguía en el suelo junto a la chica a quien abrazó.

-Gracias- Dijo comenzando él mismo a llorar.

La chica no parecía reaccionar, ni siquiera correspondió el abrazo.

Una vez Changmin se puso de pie y se disponía a regresar con Jae y su padre, Karina se alzó y le tomó de los hombros haciendo que este perdiera el equilibrio y dándole oportunidad de empujarlo hacia el barranco, pero no lo logró del todo.

Changmin quedó al borde del barranco, parecía que no tenía la fuerza para levantarse. Mientras Karina se aproximaba hacia él en un intento de aventarlo del todo al abismo ya oscuro.

Esta por lograrlo cuando un estruendo sonó seguido de otros tres.

El cuerpo de la joven cayó al suelo, sin vida y en un charco de su propia sangre.

Los hombres se dispusieron a ayudar a Changmin, este parecía impactado por la reciente muerte.

El ambiente se sentía tenso. Pudo visualizar al señor Sang sosteniendo a los bebés y a Jaejoong con un arma de fuego en la mano antes de ser acomodado cautelosamente en uno de los autos.

Jaejoong estaba atónito. Había hecho algo que meses atrás le había dicho a la misma chica, cuyo cuerpo ya hacia inerte en el suelo.

-Vámonos- Ordenó el señor Sang.

Jaejoong le siguió. Se acomodó en el auto a un lado de Changmin quien ya tenía a sus hijos en su brazos.

-Changmin- Le habló.

Este le miró, impresionado.

-Lo siento es que ella trato de...-

Changmin negó con la cabeza.

-Creo que era lo mejor- Aquella respuesta les causó escalofríos a ambos. -Ella estaba sufriendo, créeme- Dijo. -Conozco su historia y no nada agradable... Quizá es por eso por lo que se fijó en mi, por que ambos teníamos historias que hablaban del sufrimiento, los abusos y el rechazo... solo que ella lo convirtió en odio y creía que estando conmigo podría tener algo de felicidad... pero no funciona así-

Jaejoong lo escuchaba atentamente, tenía razón en eso, sino nunca esa chica hubiera tratado de separarlos a como de lugar. Tomó la mano de su compañero.

-Pero ahora todo acabó, ya no hay nada que nos pueda separar o hacer daño-

Ambos sonrieron, con tranquilidad absoluta.

.....................................

..............................

...................

............

......

..

.

Junsu había terminado en un parque cercano a la casa. Sabía que ese lugar había hecho posibles los encuentros entre Changmin y Jaejoong.

Suspiró abrumado.

Se sentó en una banca y comenzó a pensar, el quería sacar de la jugada solamente a Changmin, pensó en como sería su tortura en sus manos... lo que no tenía era un “anzuelo” para atraerlo hacia su destino que no fueran sus bebés, ya que Jaejoong ahora si lo mataría... y ni hablar del propio Jaejoong. Suspiró de nuevo.

-Disculpe- Escuchó.

Junsu miró hacia su lado derecho, encontrándose con un niño de once o tal vez doce años.

-¿Podría decirme que hora es?- Preguntó el niño.

Junsu no acostumbraba tratar con la gente, pero tampoco era descortés aunque se tratara de un niño.

-Claro- Dijo. -Son las ocho en punto-

-Gracias-

Junsu lo miró con algo de intriga y quiso entablar una conversación con el pequeño.

-¿Esperas a alguien?-

-¿Eh?- Dijo. -Si, bueno no realmente- Respondió.

-¿A que te refieres?-

-Es un amigo. Hace algunos días estuvo en mi casa y ha olvidado la frazada de uno de sus hijos en su visita-

Junsu lo miró curioso.

-¿Tienes amigos que tienen hijos? ¿A tu edad?-

-Bueno... es que él es mayor ya. Tiene dos bonitos bebés, gemelos- Dijo.

-Hum... ya veo-

-El punto es que quiero verlo para devolvérsela- Le mostró la prenda al chico mayor.

Este parecía haberla visto antes.

Junsu frunció el ceño.

-Bueno- Dijo el chico. -Creo que hoy tampoco apareció. Creo que mejor me voy-

-Ok- Junsu seguía frunciendo el ceño y por algún motivo una sonrisa se dibujó en su rostro. -Nos vemos-

-Gracias por darme la hora...¿eh? ¿Cual es tu nombre?-

-Junsu, Kim Junsu- Se levantó e hizo una reverencia. -Pero Junsu esta perfecto- Dijo.

-Mucho gusto- Devolvió el saludo. -Mi nombre es Park Jun-

4 comentarios:

  1. Wooo pudieron salvar a sus bebes!!! Y junsu se arrepintio de llevar a los bebes!!! Kyaa y conocio a jun......y al final jj ruvo que matar a la chica, casi pierde a sus hijos y luego a su amor!!! Gracias por el cap esta demasiado bueno.....quiero contii

    ResponderEliminar
  2. Wow, no creí que en esto terminara, dios al menos Junsu se arrepintió en el último momento pff, y no se porque pero me da miedo que le vaya a pasar algo a Jun, pero ahí mejor le dejo, gracias por la historia ^^

    ResponderEliminar
  3. Salvaron a los bebés, pero ahora or lo que veo Junsu usará de anzuelo al otro hijo de Min para atraerlo, ojala no lo logre


    Gracias!!!

    ResponderEliminar
  4. Oh por Dioooos pobre ChangMin "Casi que se le va la leche" jajaja ok No.. pero que momento más intenso los bueno es los bebés estan bien. Ay Junsu tú ni con el pellejo en juego entiendes... Por qué Yunho no le dice que lo ama?? Pornque no le planta un beso que le diga "Ey, Deja de rogar, y hacer estupideces, me tienes todito para tí" Pieso que aun si es contra Jun, Jae lo va a matar por que estaría lastimando algo de su Niño.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD