Loving you is my sin - Cap. 7

1 comentarios
INDIFERENCIA


Jaejoong se había ido de viaje, hace tres días y aun no regresaba, le había dicho que lo llamaría todos los días y que se quedaría el menor tiempo posible, pero solo lo había llamado el primer día para decirle lo mucho que lo amaba y ya luego no se había comunicado y tampoco contestaba el teléfono. Chagmin empezaba a preocuparse y a llenarse la cabeza de pensamientos negativos.

“Qué tal si le paso algo malo y por eso no llama” “y si no puede regresar” “que hago si nunca regresa”

Transcurrieron una semana y media y Chagmin seguía sin tener noticias de Jaejoong, llamaba a Siwon, Yoochun y Boa todos los días pero ninguno de ellos sabía nada, la angustia lo estaba matando y no tenía la menor idea de dónde buscar.

A finales de esa semana apareció Jaejoong por su facultad, su Jaejoong estaba diferente, se había pintado el cabello de rubio, había cambiado un poquito su forma de vestir por unos tonos más oscuros y llevaba unas gafas, le vio hablando con sus amigos y casi voló desde donde estaba hasta la cafetería para hablar con él.

En cuanto Chagmin apareció en la puerta de la cafetería el ambiente se puso tenso, los amigos de Jaejoong dieron una breve disculpa y se fueron, Chagmin corrió directamente hacia los brazos de Jaejoong susurrando.

-Te extrañe tanto- lo abrazo unos minutos y luego libero el abrazo y golpeándolo en el pecho le reclamo- puedo saber porque no me llamaste y porque no respondías mis llamadas.
-Yo estaba ocupado- respondió Jaejoong fríamente.

Chagmin quiso abrazar nuevamente a Jaejoong para olvidarse de las dos semanas desastrosas que vivió, pero Jaejoong rechazo su abrazo y lo alejo, Chagmin quiso reclamar pero fue incapaz de decir algo porque una desconocida se acercó a la mesa donde se encontraban y beso a Jaejoong descaradamente.

Chagmin no daba crédito a lo que veía, ahora era Jaejoong quien estaba besando a la chica y entonces su corazón se rompió en mil pedazos, su cerebro no terminaba de procesar la situación; Chagmin no podía comprender que había sucedido en estas dos semanas, que había pasado con todas las promesas que le hizo.

No pudo soportar más la situación, su cuerpo se llenó de una rabia incontenible, los separo y empujo a Jaejoong hasta una pared gritándole.

-Podrías decirme qué diablos te pasa.
-Eso debería decir yo, que te pasa que me interrumpes cuando estoy con mi novia.

El brazo de Chagmin empezó a temblar, el agarre que tenía en la camisa de Jaejoong disminuyo.

-Tu…tu novia- dijo incrédulo.
-Acaso eres estúpido…si ella es Marlyn, mi novia.
-Tú…tú dijiste que me amabas- grito Chagmin en medio de toda la gente aglomerada en la cafetería, sus ojos chispeaban de furia.
-Eso es lo que le digo a todas mis conquistas precioso- dijo Jaejoong de manera sugerente- y tú no eres diferente.
-Pero tu prometis…
-Es que acaso no te basta con ver, que ya estoy saliendo con otra persona, entiéndelo nunca existió un nosotros para los dos…Yo A.M.O a las mujeres, no a alguien como tú.

Chagmin no pudo reprimirse más, sus lágrimas empezaron a bañar su rostro, soltó la camisa de Jaejoong se dio la vuelta para irse, camino unos pasos, volteo nuevamente y arremetió contra Jaejoong, le dio un puñetazo que lo mando varios metros por el piso y le dijo:

Eres un maldito, poco hombre, tu nunca…escúchalo bien…nunca podrás ser feliz…jamás me entendiste.

Chagmin salió huyendo del lugar con los ojos llorosos, estaba tan perdido que no sabía ni por donde caminaba, a cada paso que daba se arrepentía enormemente de lo que había dicho, quería regresar y rogarle a Jaejoong para que le dijera que todo era falso, que lo seguía amando. Sintió unas manos en su espalda y se paralizo.

-Jae…yo lo siento…yo no
-Soy Boa Chagmin

Chagmin mostro una cara de decepción, muy en el fondo, estaba esperando que Jaejoong corriera hacia él y le pidiera perdón.

-Yo lo siento mucho Chagmin, yo no esperaba que el fuera tan perro contigo- dijo Boa abrazándolo.
-Él dijo que me amaba-dijo Chagmin sollozando una vez más.
-Lo sé, él dijo que tú eras diferente y que estaba realmente enamorado de ti, y nosotros le creímos y fue por eso que no hablamos de su pasado contigo…lo siento.
-Pero el prometió que no me dejaría.
-Él le hizo esto ya a muchas chicas.
-Pero yo soy diferente, yo no soy una chica…yo…yo lo amo- llorando nuevamente- Boa dime porque me hizo esto a mi…dímelo por favor…no sabes cómo me duele el corazón en estos momentos.

Boa lo abrazo y acaricio su cabello para que se tranquilizara, Chagmin no pudo parar de llorar, le dolía en el alma que Jaejoong lo haya traicionado de esa manera, necesitaba una explicación que fuera valida, necesita verlo una vez más para aclarar las cosas.

Chagmin fue hasta la casa de Jaejoong donde le negaron el pase y tuvo que esperar media hora a que un Jaejoong con el cabello alborotado y con bata saliera a atenderlo, ni bien lo vio Chagmin volvió a atacar.

-Puedo saber porque cambiaste tu decisión tan fácilmente.
-Yo lo siento Chagmin- dijo un Jaejoong cansado y ojeroso- yo no debí dejar que pasara lo que paso ese día, yo realmente me arrepiento de haber llevado las cosas tan lejos contigo, yo no quería hacerte sufrir, tú me caes muy bien yo te quiero como si fueras familia pero ese día me confundí y deje que pasara cosas que no debían pasar.
-Me dijiste que me amabas- replico sin verle a la cara.
-Si se lo que dije pero fueron solo cosas del momento, yo he salido con un montón de chicas y les he dicho lo mismo…en algún punto de nuestra amistad empezaste a gustarme y yo deje que pasara…yo debí evitarlo…yo no tenía intenciones de hacerte sufrir, yo lo siento pero esto es lo que soy, lamento haberte ilusionado pero entre nosotros no puede haber nada.
-pero, podríamos intentar…-quiso decir algo más, pero al ver a la desconocida de la tarde bajar de la habitación de Jaejoong con el cabello húmedo, supo que solo estaba arrastrándose y se fue.

En esos días de dolor, Chagmin casi pierde su empleo en la cafetería, bajo sus notas en la universidad y Bommi fue su único consuelo, la única persona que estaba a su lado, los amigos de Jaejoong estaban ahí para él, pero aún era difícil verlos y no pensar en Jaejoong. Quiso tirar todo a la borda e irse pero Bommi no dejo que le hiciera, lo obligo a reaccionar.

Piensas tirar todo el esfuerzo de tus padres a la basura, estás pensando acaso que así los vas ayudar…reacciona no te puedes dejar morir por amor. 

Pero todo era tan difícil, era muy difícil para su orgullo aceptar que no podía vivir sin el hombre que amaba, era difícil aceptar que lo habían vuelto a dejar por una chica, era difícil seguir viviendo en la misma ciudad que la persona que amaba, cada rincón de su habitación le recordaba a Jaejoong, cada lugar donde estuvieron le recordaba a Jaejoong, la cafetería donde trabajaba, la universidad, su salón de clases, todo le recordaba a él. Podía escuchar nítidamente su voz por todos lados; en la noche le asaltaban las pesadillas donde Jaejoong volvía dejarlo un montón de veces, en algunas ocasiones podía sentir su piel ardiendo de pasión y a Jaejoong amándolo nuevamente pero al despertar y darse cuenta de la realidad, todo era aún más doloroso y las lágrimas volvían a caer de su rostro. Le dolía demasiado el corazón y sentía que en cualquier momento terminaría enloqueciendo.

Luego de una semana de su ruptura empezó cuidar de la universidad de nuevo, de centrarse en su trabajo y tratar de olvidarlo. En la universidad se encontró muchas veces con los amigos de Jaejoong, con los cuales cruzaba un par de palabras y escapaba lo más pronto posible. Durante el mes siguiente se centró en sus exámenes finales del segundo semestre y no volvió a ver a Jaejoong por su facultad de nuevo.

Chagmin había decidido que si salía bien en todos sus cursos se iría a ver a sus padres y se quedaría todas las vacaciones con ellos, ahora que ya se sentía un poco mejor decidió dejar atrás a Jaejoong y para eso tenía que ir a verlo para cancelarle el dinero que había gastado en la enfermedad de su hermana.

Cuando llego a la casa de Jaejoong, este se encontraba tan ebrio que se lanzó sobre él lo abrazo y lo beso desesperadamente, tuvo que luchar mucho con él para acostarlo en la cama y más consigo mismo para no aprovecharse de la situación. A pesar de todo lo que había sucedido entre los dos Chagmin no pudo evitar quedarse velando su sueño, admirando su hermoso rostro, lo beso en la frente y se quedó profundamente dormido en el sillón.

En la mañana siguiente Chagmin se despertó al ser sacudido con una mano.

-Qué haces aquí- le pregunto un Jaejoong molesto.
-Yo lo siento, pero estabas borracho y tuve que cargarte y…
-Ahórrate las explicaciones, dime a que viniste.
-Toma-entregándole el sobre con dinero.
-¿Qué es?
-Lo de mi…mi hermana dije que te lo pagaría, es lo que te puedo dar ahora, dame tu el número de tu cuenta bancaria para depositarte lo demás en estos meses.
-Yo no necesito tu dinero, no es necesario que me pagues-dijo Jaejoong devolviéndole el sobre.
-Pues para mí sí lo es- dejando el sobre en las manos de Jaejoong- ya que estas bien me voy, ya veré la forma de pagarte lo demás...adiós.
-Espera…espera
-Si- respondió Chagmin esperanzado.
-Gracias por lo de anoche
-Adiós- y desapareció por la puerta.

Después de ese día Jaejoong empezó  ir de vez en cuando a la facultad de medicina, lamentablemente para Chagmin siempre iba acompañado de una conquista nueva, sus amigos siempre le reprochaban eso, pero Jaejoong ni se inmutaba. Chagmin por su parte trataba de hacerse el ciego y huir lo más rápidamente del lugar, en algunas ocasiones le había parecido ver a Jaejoong rondando su edificio, pero luego pensó que eran suposiciones suyas, grave error. Jaejoong tenía un duplicado de la llave del cuarto de Chagmin así que empezó a ir una vez a la semana totalmente ebrio a verlo.

Chagmin no tuvo corazón para votarlo, después de todo aunque le hubiera roto el corazón, Jaejoong le había salvado en muchas ocasiones. Por más que intentara no podía comprender a Jaejoong, no entendía porque iba a verlo, ni porque siempre que lo hacía se tiraba encima de él a abrazarlo y besarlo mientras susurraba frases incoherentes.

En una oportunidad siendo a la una de la madrugada, Chagmin sintió unas manos sobre su rostro, acariciándole los mechones del cabello, tocando sus mejillas y rozando sus labios; su piel se encendió ante el tacto y un chispazo de electricidad invadió todos sus sentidos, sabia de quien se trataba sin necesidad de encender la luz; quiso gritarle que se largara pero no pudo porque sus labios estaban siendo cubiertos por los de su atacante. Jaejoong le estaba besando despacio, lamia y mordía sus labios, Chagmin abrió la boca intentando gritar y una lengua exploro su cavidad, la devoro completamente, el beso sabia a alcohol, pero no era el alcohol sino el beso lo que lo estaba embriagando. El beso sosegado se tornó más violento, apasionado y sus cuerpos despertaron. Chagmin podía sentir la erección de Jaejoong frotándose contra la suya, no pudo evitar gemir y dejar que Jaejoong hiciera lo que quisiera con su cuerpo.

Le devolvió los besos, le quito la ropa, ayudo a los dedos torpes de Jaejoong debido al alcohol a desnudarlo, se besaron, se comieron la boca mientras sus manos exploraban el cuerpo de ambos. Jaejoong lo beso de la cabeza a los pies, se detuvo en el miembro erecto de Chagmin y sin miramientos no dudo en metérselo a la boca.

Chagmin gimió de placer, Jaejoong parecía tan experto chupando, lamiendo y rozando con sus dientes su miembro que lo agarro de los pelos y trato de decirle que lo hiciera más rápido, deseaba ver los ojos de su amante para descifrar lo que sentía pero tenía miedo de que lo dejara así que solo se dejó llevar por el placer.

La habitación se llenó con los gemidos ahogados de Chagmin.

Ahhh…uhhh…ahhh…ahhh
Ahhhh…uhhh…ahhh…ahhh

Y Chagmin no tuvo tiempo de avisar a Jaejoong haciendo que este se atragantara con su semilla. Jaejoong no dijo nada y se dispuso a prepararlo, lo hizo torpemente y no pudiendo esperar a que Chagmin estuviera listo lo penetro de una sola estocada.

Chagmin chillo de dolor, pero en cuanto Jaejoong se movió tan maestramente chocando contra su próstata una y otra vez, sus chillidos se volvieron gemidos de placer.

-Uhhh…ahhh...más rápido Jae
-Eres tan estrecho minie
-Ahhh
-Eres mío, solo mío- gemía Jaejoong mientras le mordía el cuello a Chagmin al ritmo del vaivén de sus caderas.

El sudor perlaba el cuerpo de ambos, Chagmin derramo su semilla primero y minutos después Jaejoong termino dentro de Chagmin.

Jaejoong abrazo por instinto a Chagmin lo beso, lo acurruco en sus brazos y cayo profundamente dormido susurrando.

“No te alejes de mí, por favor”

1 comentarios:

  1. Para mi algo o alguien hizo cambiar a Jae, por lo que tuvo que dejar a Min.

    Gracias!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD