The Secret Code. Detective Agency: "Bad Wolf" - Cap. 7

0 comentarios
Changmin se dirigió a la primera dirección con Yoochun sobre sus talones. Habían decidido entrar en pares. Changmin y Yoochun, Kangin y Leeteuk, cada pareja tomarían un almacén y llamarían a la otra pareja si encontraban algo.

Mirando alrededor, Changmin no vio ningún signo de vida, paranormal o simplemente humana. Nada.

—¿No te parece demasiado tranquilo? —Changmin preguntó a Yoochun.

—Sí. Mantente detrás de mí—. Insistió el vampiro, caminando delante.

Changmin sacó su multi—arma esperando no tener que usarla.

Sin embargo, él no iba a esconderse detrás de su amante. Eso ciertamente no era la manera de construir su reputación, como un detective que se oculta detrás de Yoochun mientras sacudía a su sombra.

Changmin enderezó sus hombros y guardó el arma en guardia, explorando la zona. El silencio lo desconcertó ¿Cómo podía todo un muelle no hacer ruido? ¿Dónde estaban los obreros, los barcos...? Diablos ¿Dónde estaban las malditas gaviotas?

Las únicas personas en toda la zona eran ellos.

—¿Sientes a alguien?— Había mantenido esa voz baja en caso de que algo paranormal los acechara.

Yoochun negó con la cabeza, sin volverse de su lectura de la zona.

—Si van a estar en uno de los edificios. No se trata de este, eso es seguro.

Changmin se relajó un poco, satisfecho de no ser el único que pensaba así.

—Si estuvieron aquí, se fueron— dijo finalmente.

 —Vamos a ir a ver ese almacén—. Él asintió con la cabeza hacia un edificio a varios metros de distancia que parecía estar reunido con el tapacubos de metal y goma de mascar. Tenía agujeros en varios lugares y las pocas ventanas que podía ver, estaban hechas añicos. Una emanación de desesperación brotaba desde el almacén como si hasta la estructura había perdido toda esperanza.

Deseó desesperadamente por qué no estuvieran allí. Por mucho que quería encontrar a las niñas, este lugar prácticamente irradiaba la promesa de que no iban a encontrar a ninguna de ellas con vida.

Yoochun levantó la cabeza a la brisa.

—Mi nariz no es tan buenos como la de un cambia–formas, pero no huelo a nadie. Si alguien estaba allí, se fueron hace mucho tiempo.

—Si estuvieran aquí, podrían haber dejado algunas pistas—. Incluso vaciar el depósito podría inclinarlos hacia donde las niñas habían sido trasladadas.

Listo para cualquier cosa, Changmin se apresuró a continuar con el vampiro cuando Yoochun se acercó a la estructura metálica. Yoochun hizo una pausa antes de tirar de la puerta que se abrió con sospechosa facilidad. No chirrió sobre su movimiento, como su apariencia implicaba que debería. La anticipación estremeció la espalda de Changmin. Alguien había estado aquí.

Después de que Yoochun le hiciera señas hacia adelante, Changmin se acercó con cuidado a través de la puerta. No quería ocultarse detrás del vampiro, pero él no era un idiota que se precipitaba a través de las puertas oscuras cuando no sabía lo que podría estar escondido en el otro lado tampoco.

Manteniéndose cerca de las paredes, Changmin contempló el interior. Era una gran zona de vacío con poco más que basura y un montón de espacio. Manchas de aceite salpicaban el suelo como si la maquinaria una vez había descansado allí, pero aparte de eso, el edificio estaba claro.

—¿Hay algún rastro de olor?

 —No. Nada—. Yoochun frunció el ceño en el interior sombrío. La mayoría de las ventanas estaban tapadas y no había ninguna posibilidad de dejar que la luz del sol iluminara el espacio.

Changmin se detuvo por un momento, sorprendido de que podía ver tan bien.

“Un momento ¿Desde cuándo puedo ver tan bien en la oscuridad?”

—Hum, vamos a salir—. Intranquilo, se volvió para irse.

—Es porque somos compañeros.

—¿Qué? —Changmin entrecerró los ojos contra el repentino resplandor del sol cuando salieron afuera.

—Es por eso que puedes ver mejor en la oscuridad. Estás viendo como yo.

—¡Oh! ¿Voy a empezar a estar de antojo de sangre? —Changmin no sabía cómo se sentía acerca de esta última extrañeza en su vida. Cada día parecía traer algo raro.

Yoochun rió y Changmin resistió el impulso de darle un puñetazo

— No. No te convertirás en un vampiro, pero vas a ser capaz de ver mejor y probablemente serás más fuerte. Aparte de eso, no creo que tengas otras tendencias.

—Pero… ¿No lo ves? Cuando no quería mezclarme con paranormales no quería decir que los envidiaba y quería ser uno. Yo sólo quiero ser humano— Suspiro «¿Por qué diablos sigo esa frase?» Era como si pensara que si la decía lo suficiente, él volvería a ser el desinformado normal que solía ser. Era demasiado tarde para ser lo que había sido antes.

Ahora tenía que avanzar a lo inesperado por él. No iba a renunciar a Yoochun incluso si eso significaba volverse totalmente inhumano.

—Esto no es así, ya sabes.

—¿No… es qué…? —Mientras las palabras salían de la boca de Changmin, sabía lo que Yoochun había querido decir.

Yoochun dio un paso adelante y estableció sus manos en la cintura de Changmin, manteniéndolo tan cerca que podía sentir el calor del cuerpo del vampiro.

—Si te cansas, no voy a dejar que lo hagas, seguiremos estando enlazados. Estamos enlazados. Me perteneces hasta el final de los tiempos—. La convicción en la voz de Yoochun retorció el estómago de Changmin.

—Yo quería un novio fiel—. Changmin respondió débilmente “¿Cómo puedes discutir con un vampiro que sólo quiere amarte para siempre?” Apoyó la cabeza en el hombro de Yoochun, tirando de su amante cerca.

Durante un largo momento permanecieron allí con Changmin inhalando el olor del vampiro y disfrutando del pequeño minuto de paz.

—Tenemos que encontrar a las chicas—. Dijo de mala gana alejándose.

—Sí, voy a llamar a Kangin y le digo que este lugar es un fracaso.

Changmin asintió con la cabeza.

Inquieto, Changmin caminó hasta el borde del muelle. A pesar de no haber visto nada en el antiguo edificio, todavía encontraba toda la situación extraña. Incluso las gaviotas y las palomas habían abandonado este lugar.

Mirando hacia el agua oscura Changmin dejó escapar un suspiro

—Me gustaría saber donde están las chicas— susurró.

Una luz brilló en el agua. En primer lugar, una luz sutil que Changmin dedujo como la luz solar que se reflejaba en las olas, pero luego se convirtió en una luz más brillante que no le pertenecía.

Agachándose, Changmin podía distinguir la escena.

Otro edificio, éste hecho de descamación de madera blanca, apareció en la superficie del agua como si una foto hubiera caído en el mar. Las niñas atadas por la cuerda se sentaban en pequeños grupos, tristes, como las uvas marchitas. A lo largo de la pared del fondo se podía ver algunas jaulas apiladas. Horrorizado, Changmin se dio cuenta de algunas figuras se movían en las trampas de metal. Se preguntó si Yoonmi era una de ellas. Tratando de obtener todos los detalles que pudo, Changmin escudriñó el tamaño de la estructura. Desde lo alto de la azotea era un almacén no muy diferente del que acababan de inspeccionar a pesar de la construcción diferente.

Changmin estaba a punto de renunciar a recoger algunas pistas adicionales cuando la imagen se movió unos metros a la derecha y vio una fila de canoas en un gran marco a lo largo de una pared.

—Están en una casa de botes— murmuró.

—¿Qué es eso? —Preguntó Yoochun.

La imagen se rompió cuando la atención de Changmin vaciló.

—Los poderes de mi deseo que los faes me dieron. Quería saber dónde estaban las niñas y apareció. Parece que se mantienen en una casa de botes de pintura blanca no particularmente en buena condición.

—Hmm, probablemente más en un lugar de construcción de barcos de un club de yates entonces.

Changmin volvió su mirada hacia el agua y se quedó sin aliento. Media docena de caras se volvían hacia él.

Sirenas.

—¡Oh mierda, Changmin! ¡Corre! —Yoochun agarró el brazo de Changmin y lo tiró lejos del borde del muelle, con las manos golpeando contra la pared, las sirenas comenzaron a salir del mar.

Ahora sabía por qué no había otros seres en los muelles. Todos habían huido.

La pasarela de madera tembló bajo sus pies. “¿Cuántos eran?” Caminó cuidadosamente hacia atrás, no estaba dispuesto a dar la vuelta y salir de sí mismo vulnerable a los ataques. El arma se sacudió en la mano, ya que no sabía dónde apuntar. El estricto control de Yoochun en el brazo de Changmin, sin duda, dejaría moretones vivos en la mañana, pero no podía poner atención adecuada en ese momento.

Si conseguían salir de esta con vida, podría preocuparse por las lesiones después.

—Changmin, recuerda que te quiero— dijo mientras las sirenas húmedas continuaron viniendo en la misma dirección que estaban corriendo. Las malditas cosas se movían rápidamente.

—Vamos a salir de esta—. Él se negó a considerar cualquier otra opción. Iban a salir de esta y pasar a esfuerzos menos estresantes, como tragar fuego o malabares con la motosierra.

—Ustedes han interferido demasiado, detective Max Changmin— habló la líder del grupo de sirenas—. La reina ha emitido su sentencia de muerte y me he pedido recoger su cabeza—. Su largo cabello tenía un tono verde mar y sus ojos podrían haber sido hermosos, con su brillo coral. El problema era que ella parecía estar contemplando la mejor manera de romper el cuello de Changmin.

Y no tuvo más opción que dispararle en la pierna.

Gritando, la sirena cayó a los tablones de madera.

Los demás pasaron por encima de ella como si fuera una pieza más del alga marina para ignorar. Changmin se preguntó si esta especie carecía por completo de la compasión.

—¿Dónde están las niñas? —Changmin pidió al grupo en general. Sólo cinco de ellos permanecieron allí. Estaba seguro de que con la ayuda de Yoochun, podían hacerse cargo del resto.

Una sirena masculina en la parte delantera le dio una sonrisa fría.

—Usted no tendrá que preocuparse después de muerto.

—Eres Sungmin— dijo Changmin. Se acordó de la sirena del otro día.

—Conociendo mi nombre no va a salvar tu vida— se burló la sirena.

Changmin le disparó en el pie. Gritó, pero continuó con su enfoque.

—Voy a hacerte pagar por esta lesión. No tienes idea de lo que estás haciendo. Hemos luchado muy duro para encontrar la pareja perfecta para dejar que lo arruines para nosotros— Sungmin cojeó hacia adelante, pero la determinación y el odio en sus ojos le hizo parecer más formidable que un centenar de vampiros.

El suelo tembló bajo sus pies. Para horror de Changmin, los dedos estaban subiendo a través de los tablones. El mar alrededor de la caseta estaba llena de más sirenas, se oía el canto, la voz la engranaban en un sonido fuerte.

Yoochun cayó al muelle, con los ojos vidriosos y las lágrimas goteando desde los bordes.

—¡Basta ya! —Gritó—. Lo estás torturando— para sorpresa de Changmin, lo hicieron. El silencio que siguió le preocupaba más que el canto.

—¿Cómo estás siendo inmune a nosotros? –Preguntó Sungmin.

Changmin se encogió de hombros.

—Cuestión de suerte, supongo.

Quería huir tan mal que sus músculos se crisparon con las ganas, pero no podía llevarse a Yoochun. Mantuvo sus ojos en las sirenas ante él y tratando de ignorar los bajos del muelle, Changmin agarró el hombro de Yoochun y trató de tirar de él hacia arriba. Un gruñido de su pecho no resultó nada más que un ligero cambio en el posicionamiento del vampiro.

—Yoochun, tienes que despertar. Tenemos que salir de aquí— declaró Changmin.

Los tablones bajo sus pies comenzaron a temblar de nuevo. Changmin tragó otras palabras de nuevo.

—¿Por qué quieren a las niñas?— Tal vez si les detuviera el tiempo suficiente se olvidarían de la idea de “Traer-la-cabeza-de-Changmin-en-bandeja-de-plata-a-la-reina”.

—¿No te has dado cuenta de eso? —Sungmin preguntó con incredulidad—. Necesitamos sangre fresca en nuestras filas. Somos una especie en extinción. Necesitamos estas jóvenes para fortalecer nuestras líneas de sangre.

—Pero las arrancaron de sus hogares, de sus familias ¿No te preocupas por eso? —Changmin sabía que era un idiota por tratar de razonar con los secuestradores y asesinos, pero tenía que intentarlo.

Sungmin se encogió de hombros.

—Si querían a sus hijos no debieron dejarlos tirados donde cualquiera puede robarlos. Vamos a cuidar mejor a nuestros hijos. 

Asustado por la cercanía de las sirenas, Changmin se agachó. Golpeó a Yoochun con fuerza en la mejilla, intentando romper a su amante de su bruma.

—¡Wow!— Yoochun parpadeó un par de segundos antes de que sus ojos se enfocaran. Se puso de pie con rapidez por su fuerza de vampiro que le prestaba para ser más rápido.

—¿Qué me he perdido?

—Las sirenas se han llevado a las niñas para hacer descendencia mutante, para crear su propio pequeño laboratorio de genética. Puedo imaginar a los seres humanos haciendo algo por el estilo, pero estoy sorprendido de que lo hagan los sobrenaturales—. No pudo contener su sorpresa por lo decepcionado que realmente era el comportamiento de las sirenas—. Los otros se molestaran cuando se enteren que las sirenas están involucradas.

—Hum, Changmin, no puedes querer decirlo de esa manera—. Contestó Yoochun.

—¿Por qué?

—Porque no nos detendremos ante nada para mantener nuestros secretos—. Agregó el dirigente.

La madera se astilló a su alrededor cuando las sirenas rompieron el muelle desde abajo. Sus gritos estridentes hacían a Changmin pestañear.

—¡Basta!

Silencio.

“Hermoso. Perfecto. Silencio”.

Yoochun se puso de pie y miró a Changmin.

— Creo que te llevaste sus voces— habló en voz baja para que los demás no pudieran oír.

—¿Qué? Yo no quería nada—se puso a la defensiva.

—¿Tal vez no tienes que utilizar la palabra 'deseo' ahora?

Changmin se volvió hacia las sirenas sólo para verlas agarrándose la garganta y mirándolo. Oh diablos, las sirenas iban a matarlo lentamente, dolorosamente y con gran placer.

Yoochun se puso delante del no-tan-humano Changmon.

—A cambio de la ubicación de las niñas vamos a devolveros las voces ¿Tenemos un trato? —Preguntó Yoochun.

Changmin se quedó con la parte superior de la cabeza en la espalda de Yoochun.

“¿A qué distancia se extendían estos poderes? ¿Cómo iba a deshacerse de ellos?”

Los seres humanos no estaban destinados a tener magia, eso es por lo qué nacieron sin ella, y sólo un pequeño porcentaje podía ejercer sin consecuencias.

Las sirenas asintieron.

—Si nos remontamos en el acuerdo, tomaremos vuestra canción para siempre—. Advirtió Yoochun.

Changmin miró por encima del hombro de Yoochun justo a tiempo para atrapar la mirada de terror en sus rostros. Al parecer, la peor amenaza para una sirena era no poder cantar.

—¿Changmin? —Impulsó Yoochun.

—Me hubiera gustado oír sus voces de nuevo— susurró. Había mantenido su tono tranquilo, así que no podían entender lo que estaba sucediendo. Si supieran que sólo deseando las cosas sucedían, era posible que deseasen secuestrarlo y llevarlo para observarlo también. Si pudiera desear volver a las niñas con la misma facilidad...

—No vais a ser capaces de llegar a las niñas de todos modos— desafió Sungmin.

—¿Por qué no? —Preguntó Yoochun.

—Debido a que los seres humanos están bien armados y tienen órdenes de matar a cualquiera que trate de llevarse a las niñas— la sirena se burló de triunfo.

—¿Dónde están? —Preguntó Yoochun—. Vamos a lidiar con las consecuencias.

—El muelle sesenta y cuatro en el lado sur de los muelles—. La sirena confesó a regañadientes.

—Bien. Vamos a ir por nuestro camino—Yoochun asintió.

—¿Qué te hace pensar que vamos a dejaros salir en paz? —Cuestionó la sirena.

—Porque si no lo haces, te mantendremos de nuevo en silencio ¿Quieres probar? —Preguntó Yoochun.

Las sirenas negaron con la cabeza.

—Nuestra reina sabrá de tus crímenes contra nuestra especie— Sungmin anunció en alta voz pomposa.

Changmin se preguntó si las sirenas realmente no tenían control de volumen. Siempre sonaban tan malditamente fuertes.

—Ve y dile a tu reina que no vamos a ser felices hasta que todas sus víctimas sean liberadas— dijo Yoochun con firmeza.

— No son víctimas. Se les trata muy bien— la sirena se echó a reír

—Si por un trato correcto dices que han sido arrancadas de sus hogares y enjauladas, entonces tienes una idea diferente de lo que significa ser tratados decentemente— Changmin caminó alrededor de Yoochun para mirar a la sirena

Demasiado furioso para decir nada más, Changmin giró sobre sus talones y se alejó. Se fue al coche para ir a buscar este otro almacén. Los seres humanos allí mejor no trataran de detenerlos. Changmin no tendría ningún problema en usar sus poderes menores deseando deshacerse de los hombres que pensaban que secuestrar niños sería una buena ocupación.

A medida que se apresuró a regresar a su coche, Changmin preguntó a Yoochun una pregunta que había estado pesando sobre él.

—¿Crees que puedo desear que las niñas estén en casa?

—No—. El tono de Yoochun no permitió ningún espacio para la esperanza—. Los deseos son como pequeños hechizos de menor importancia. Tele-transportar todo un grupo de personas tomaría mucho más que un deseo. Además, todavía nos fala castigar a los desgraciados que tengan la pena de estar resguardando a las niñas.

A pesar de no estar frente a él, Changmin sabía que los ojos de Yoochun habían adquirido un brillo rojo y que sus colmillos estarían asomándose.

—Sería una pena.

Yoochun abrazó a Changmin a su lado.

—Este es un momento en que tenemos que hacer las cosas de la manera humana, al igual que tú prefieres.


Changmin suspiró. Supuso que aquel mágico momento podía ser útil pero no funcionaría.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD