The Secret Code. Detective Agency: "Bad Wolf" - Cap. 9

0 comentarios
Su edificio estaba lleno de niñas. Changmin corrió por el pasillo hasta su despacho y cerró la puerta detrás de él. En la frescura oscura de su espacio privado, el pánico se instaló en una batalla interna. El apartamento había sido tomado por Kangin para resolver lo de las hijas de los hombres lobos, de los vampiros, de los faes y de los otros surtidos de paranormales que estaban escondidas en el apartamento de repuesto.

La emoción desenfrenada esparcida por todo el lugar estaba poniendo nervioso a Changmin. No era que no le gustaran los niños, es que él nunca había pasado algún tiempo con ellos. Por no hablar de que los niños paranormales tenían necesidades mucho más especiales que el tipo regular. Después de echar un vistazo a la pálida cara de Changmin, Yoochun le había sugerido que podría estar más cómodo en su oficina.

Sentado en su escritorio, Changmin dejó escapar un largo suspiro de alivio. No podía recordar la última vez que había sido capaz de sentarse y relajarse. Nunca nadie le había dicho que ser un detective era tan difícil para los nervios. Su trasero apenas había tocado el asiento antes de que un golpe en la puerta le hiciera suspirar.

—¡Entra!— gritó.

El trío de faes que había tratado antes entraron en su oficina.

—Bien hallado, Max Changmin— dijo el fae del medio.

Se veían como Changmin recordaba. Inquietantemente hermosos e inquietantemente en sincronía.

—Hola. Si están aquí por las niñas faes, están arriba—.Señaló, seguramente ellos se escabullirían lejos. Casi lo deseaba antes de recordar que tenía que tener cuidado con lo que decía.

—Las tenemos ya de camino a casa—. El fae de la izquierda habló.

—¿Entonces por qué están aquí? ¡Oh! ¿Han venido a quitar el hechizo de los deseos?— frunció el ceño.

Había pensado sobre perder el regalo, aunque fuera útil en algunas ocasiones «¡Mentiroso!» No le gustaba tener magia sin su permiso-

Idénticos ceños fruncidos, los faes intercambiaron miradas.

—No te dimos ese hechizo.

Los faes se movieron más cerca de Changmin.

—Ven aquí, vamos a ver—. Dijo el fae del medio.

A pesar de su malestar, Changmin no sentía ninguna animosidad viniendo de los faes. Con cautela se levantó y se acercó a ellos.

Un toque con el dedo de luz rozó la parte inferior de la mandíbula.

—Interesante ¿Acabas de adquirir un familiar?

Changmin asintió con la cabeza.

—Eso creo— después de todo, el gato aún no se había ido—, sí.

—Entonces, me gustaría ver a tu criatura. Los familiares suelen colocar salas protectoras hacia las personas que han reclamado. Tú pareces ser particularmente poderoso— Los faes inclinaron la cabeza al mismo tiempo y ángulo.

Changmin no creía que alguna vez, la sincronía de aquellos seres, dejara de ser espeluznante.

—Gracias. Voy a hablar con Xia sobre eso.

«Maldito gato»

—Los mágicamente dotados se sentirán atraídos por ti, Max Changmin. Tienes que estar preparado para todo tipo de criaturas que encontrarás fuera. Algunos serán amigos, otros no. Hemos traído un regalo para darte las gracias por recuperar a nuestros familiares.

Recordando la advertencia de Yoochun sobre rechazar los regalos de los fae, Changmin trató de ser amable.

—Hum, gracias—. Sabía que su tono había sido más adquiriente que agradecido, pero era lo mejor que podía hacer hoy.

—Extiende tu brazo—. El fae de la derecha ordenó.

Obediente, Changmin levantó el brazo hacia el fae. Sólo sabía que esto iba a ser un error colosal, pero no podía pensar en una manera de salir de ello. No creía que le desearan ningún mal. Esperaba que él tuviera razón. A decir verdad, ni siquiera con los fae cerca no podía sentir nada malicioso del trío.

Un suave chasquido volvió su atención a más tardar en el regalo del fae.

—¿Qué es eso? —Una banda de metal de una pulgada de ancho adornaba su muñeca. La cosa entera brillaba con una luz plateada. Girando alrededor, no vio más que suave, metal brillante.

—Esta es una pulsera de tratados de derechos humanos, así era como la gente utilizaba para reclamar afiliaciones a diferentes entidades paranormales. Ahora se ha dejado de lado por formas más modernas, pero los de sangre pura recuerdan sus usos.

—¿Y cuáles son sus usos? —Preguntó, se mordió el labio inferior mientras se preguntaba si iba a ser pegado con más habilidades.

—Relájate. Sólo anuncia a los demás que tienes poderosos aliados, que cuidarán por vosotros.

Changmin no sabía que el fae había hablado porque todavía miraba a la pulsera. A pesar de su brillante luz, no emitía ningún sonido.

—A medida que los donantes lleguen, se llegará a colocar la primera marca.

—¿Qué? —Antes de que Changmin pudiera preguntar de qué estaban hablando el trío cada uno puso un dedo en la nueva pulsera de Changmin. Una cinta de oro fluía de cada uno de sus dedos y se deslizaron alrededor de la banda. Un bajo carillón llenó el aire. Cuando le quitaron las manos, un pequeño símbolo brilló en la banda, Changmin movió la muñeca hacia atrás y adelante el brillo se quedó en un punto.

—Esa es nuestra marca. Dice que estás conectado con la tríada y la calamidad llevará nuestra ira.

Changmin levantó la vista y los tres pares de ojos estaban brillando hacia él.

—Hum, gracias.

—No hay de qué. Nos veremos de nuevo—. Con un movimiento de cabeza caminaron hacia la puerta.

—Por lo menos no me dieron más poderes—. Murmuró Changmin.

—¿Cuáles? —Preguntó una vocecita.

Un grito salió de los labios de Changmin cuando se dio la vuelta para enfrentar al nuevo intruso. Se agarró el pecho, como si eso solo pudiera mantener su corazón atronador en su lugar.

Con su nuevo espectáculo sólo le tomó un segundo para separar a la persona de las sombras. Una pequeña vampiro se sentó acurrucada en un rincón de la oficina de Changmin entre su impresora y una pila de archivos tambaleante peligrosamente en el suelo.

—¿Quién eres tú? —Changmin mantuvo las distancias desde que la niña tenía los ojos muy abiertos y asustados, como si pensara que iría atacarla en cualquier momento.

—Me llamó Maeri, pero mis amigos me llaman Mae— respondió. Ella levantó la barbilla como si lo desafiara a llamarla otra cosa. Ella tenía el mismo orgullo de Yoochun.

«Vampiros»

—¿Por qué no estás con las otras niñas? —Preguntó Changmin.

—Yoonmi ya se fue— contesto, como si eso lo explicara todo.

—Hay otras vampiras ahí arriba—. Él pensó que todas las niñas querían estar juntas, pero obviamente el trauma del evento había afectado a las niñas de manera diferente, incluso si se tratara de la misma especie.

—No me gustan las otras vampiras. Siempre se burlan de mí—. La niña tenía sus brazos alrededor de sus piernas y se había acurrucado en una pequeña bola. No es de extrañar que Changmin no la hubiera visto antes.


—¿Por qué harían eso? — Changmin se inclinó hacia delante.

Él sabía que en realidad no necesitaba una razón, los niños pequeños eran a veces crueles. Por desgracia, a menudo no mejoraban como adultos.

—Porque soy diferente. Yo no bebo sangre.

Changmin frunció el ceño. Tal vez la pequeña vampira era una mestiza.

—¿Qué comes?

—Energía.

La voz de Yoochun hizo a Changmin girar alrededor.

—Maeri es un vampiro psíquico. Ella se alimenta de la energía de las personas a su alrededor. Probablemente esté teniendo un festín de ti—. La ira de Yoochun pulsó a Changmin—. Es peligroso.

—¡No! No lo soy—. Dijo rápidamente Maeri—. No quiero hacer daño a nadie—. Las lágrimas corrían por el rostro de la niña.

—Si no puede ser bueno puedes salir— Changmin se levantó, colocándose entre Yoochun y la pequeña.

—¿Qué? Ni siquiera te gustan los paranormales ¿Por qué estás dando la cara por ella?

—Es sólo una niña—. Protestó Changmin—. No importa su especie.

—He preguntado por ahí y nadie sabía mucho sobre su familia. No tiene padre, y su madre fue asesinada por las sirenas. Ellos querían que ella no tuviera a nadie. Supongo que la tentación de combinar un vampiro psíquico con el encanto de sirenas era demasiado para ellos. Vamos a tener que mandarla al orfanato. Tal vez puedan encontrar a alguien para cuidar de ella.

Changmin se volvió hacia atrás y vio el dolor reflejado en bruto en el rostro de la pequeña vampira. Su dolor le golpeó con más fuerza que un huracán.

—No. Puede quedarse conmigo.

Un alivio se vertió con tanta fuerza que las rodillas de Changmin casi se doblaron por la sensación. Por un momento se preguntó si tal vez él era el vampiro psíquico mientras se alimentaba de su repentina alegría. La habitación giró un poco, pero parpadeó y la sensación pasó.

—Changmin ¿Estás seguro de esto? No creo que ni siquiera te gusten los niños normales—. Yoochun miró a Changmin como si nunca lo hubiera visto antes.

—No puedo dejar que se vaya a un orfanato. Esos lugares son terribles.

—¿Has estado alguna vez en un orfanato sobrenatural?—. Sus palabras habían sido lentas y cuidadosas, como si estuviera sintiendo su camino en torno a la discusión y no quisiera decir no en el último caso, el apego de Changmin a la cordura se rompió.

—No, pero ninguno de ellos puede sustituir a un hogar. Tenemos que encontrarle un buen conjunto de padres. No voy a dejarla ir a alguna parte que la traumatizará aún más. Puede quedarse aquí mientras esperamos.

—¿Mientras esperamos?— La expresión de Yoochun le dijo a Changmin que había perdido la razón por siempre amorosa.

Changmin dio un paso hacia su amante

—¿No quieres ayudarme? —Él pasó un dedo por el pecho de Yoochun mientras lo miraba a través de sus pestañas.

—Sólo por ti me llaman blandengue— contesto Yoochun—. Todo el mundo sabe que no tengo fuerza de voluntad cuando se trata de ti.

Se mordió el labio para reprimir su sonrisa victoriosa. Él no quería empujar a Yoochun, pero no abandonaría a una persona en necesidad, aunque no fuera exactamente humano.

—Ella puede usar mi habitación. Me iré a vivir contigo.

Podría haber objetado a Yoochun que sólo se conocían entre sí por un tiempo y que disfrutaba de su independencia, pero eso no engañaría a nadie. De acuerdo con Yoochun ya se habían unidos. Si Changmin estaba ganando habilidades de Yoochun entonces si estaban en apartamentos separados o no, no haría ninguna diferencia.

—¡Aléjate de él! —Gritó alguien.

Changmin fue arrojado contra la pared mientras Minho atacó a Yoochun. Un destello de metales alertó a Changmin que su exnovio se había traído un cuchillo para la lucha contra el vampiro. Minho voló por la habitación con la fuerza del golpe de Yoochun. Terminó desplomado contra la puerta.

—¡Ay!— Se quejó Minho—. Changmin, ayúdame.

—¿Ayudarte? —La indignación estaba circulando por todo su cuerpo—. Vienes aquí, atacas a mi novio y ¿Quieres ayuda? Tienes suerte de que no llame a la policía y hacer que te arresten por asalto.

La cara roja de Minho palideció al darse cuenta de que Changmin no iba a estar a su lado.

—Pero Changmin, estábamos tan bien juntos— bramó.

La ira ardió en Changmin más rápido que la llama del demonio que había visto en la casa de botes

—Pensé que lo estábamos hasta que descubrí la mierda a mis espaldas. Yoochun podrá ser un vampiro ¡Pero al menos puedo confiar en él!

La oleada de dolor que todavía sentía tomó a Changmin por sorpresa. Pensó que estaría bien por ahora, pero sin el recuerdo de la traición todavía sentía un corte profundo.

—Debería arrancarte la garganta por herir a mi Changmin—. El tono duro de Yoochun hizo que el pne de Changmin se animara con interés. Él lo negaría con su último aliento, pero le encantaba cuando Yoochun se convertía tan protector. Nunca había tenido a nadie que le quisiera con tanta pasión como Yoochun le mostraba.

—No. No le hice daño—. Declaró Minho. Se arrastró hacia atrás, dejando caer su cuchillo a su paso.

—¡Fuera, Minho! ¡No vuelvas! —El agotamiento había drenado Changmin.

—P-pero ¿Qué pasa con nosotros? —Protestó Minho.

—No hay un nosotros. Tontamente pensé que te importaba, pero me enseñaron algo diferente. Sal y no vuelvas o dejaré que Yoochun te arranque la garganta.

—Realmente es en serio, ¿verdad? Prefieres este monstruo que a mí— La boca de Minho se abrió y cerró como un pez fuera del agua.

—Este monstruo me será fiel hasta que me muera. Por extraño que parezca, he descubierto que puedo pasar por alto un par de colmillos cuando el resto del paquete es muy superior.

—Has cambiado— frunció el ceño—. Y no para mejor.

—¡Largate!— No quería hablar de sus emergentes opiniones de criaturas sobrenaturales. Había llegado a saber que no todos eran iguales. Tal y como los humanos, algunos eran buenos y otros no. Todavía esperaba tener clientes más normales, pero no podía tener la conciencia tranquila negando a cualquier persona en necesidad.

Changmin miró a Minho con decepción y se puso de pie. Su ex salió corriendo de su oficina como si los perros del infierno estuvieran detrás de su cola.

—¿Te refieres a esto? —Preguntó Yoochun. Se acercó a Changmin y colocó un brazo alrededor de su cintura.

—Esto me gusta a pesar de tus colmillos— volviéndose hacia su amante. Dejó que sus pensamientos acerca de Yoochun flotaran en la cabeza—. Puede que no tengamos una relación perfecta, pero funciona por ahora.

Yoochun le apretó con más fuerza.

—Va a funcionar para siempre.

—¡Wow! Ustedes dos hacen una gran cantidad de energía—. Maeri había dejado su esquina y se acercó a ellos. Llevaba una imagen similar al que llevaba la náyade. Su barbilla puntiaguda le daba una dulzura a su rostro en forma de corazón que debería haberse mirado raro en un vampiro.

Changmin se sonrojó mientras se preguntaba cuánta energía él y Yoochun hacía cuando tenían sexo.

—Lo suficiente como para iluminar toda la maldita ciudad— le susurró al oído.

No pudo evitar escapar una carcajada.

—¿Por qué no vas y muestras a Maeri, donde puede dormir? Si le dices a Yoochun donde vives podemos ir y recuperar tus pertenencias.

Los ojos de Maeri se llenaron de lágrimas otra vez

—Destruyeron nuestra casa. Vivíamos en la playa. Se inundó todo. No tengo ninguna tipo de pertenencias dejada.

Changmin no se consideraba un hombre excesivamente violento, pero si una sirena hubiera entrado en su oficina en ese momento él hubiera sido más que feliz de romper su cuello.

—Tranquilo, cariño—. Yoochun masajeaba la nuca de Changmin—. Vamos a ir de compras después de que consigamos esto resuelto.

—¿Puedo tomar un baño? —Maeri preguntó vacilante—. Me siento sucia.

—Absolutamente— respondió Yoochun—. Acabo de recibir algunas nuevas toallas suaves también—. Yoochun condujo a la niña hacia adelante. Antes de salir, agarró la parte posterior del cuello a Changmin y le dio un fuerte beso—. Yo también te quiero.

Changmin hubiera respondido, pero por el tiempo que descodificaba su ingenio, Yoochun se había ido.

—Los vampiros les gusta tener la última palabra—. La voz grave sólo podría haber venido de la gárgola de Changmin. Se dio la vuelta para ver la figura de piedra contoneándose alrededor de su escritorio.

—Él lo hace—. Acordó Changmin. Se sentó en su escritorio y luego sacó el mapa con las vías navegables.

—¿En qué estás trabajando ahora? —Preguntó la gárgola, situándose en el lado de la hoja y amablemente evitando que se encrespara de nuevo.

—Estoy tratando de averiguar en dónde devolver a nuestra náyade. Ella tiene que volver a la vía correcta y me preocupa que si escogemos mal estará fuera del agua por mucho tiempo.

—Podrías ir a los lugares y tomar fotos y traer las imágenes de nuevo a ella. Algunos de ellos incluso podrías ser capaz de encontrarlos en línea. Puedes encontrar casi cualquier cosa en Internet en estos días— dijo la gárgola.

—¿Qué sabes acerca de Internet?— Changmin miró a la gárgola.

La gárgola sonrió

—Sé que las contraseñas no son tan buenas en el equipo, y que tú eres definitivamente gay.

Changmin se sonrojó. Realmente necesitaba recordar borrar su historial de búsqueda.

—Mantente fuera de mi computadora—. Gruñó.

—Pero ¿qué otra cosa voy a hacer atascado en esta oficina? —La criatura protestó.

—Voy a conseguirte una—. Podrían surgir unos pocos de cientos de problemas si no mantuviera a la bestia de piedra fuera de su laptop.

—¡En serio!— Las orejas de la gárgola se posaron con alegría.

—Si realmente. La recogeré mañana cuando vaya de compras para Maeri—. Ofreció Changmin.

—¡Ohh, genial!— La gárgola aplaudió con alegría inusitada.


Con ese plan en marcha, Changmin organizó el mejor camino para visitar los ríos y lagos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD