The Secret Code. Detective Agency: "Bad Wolf" - Cap. 8

0 comentarios
Kangin guardó su celular y de inmediato se volvió hacia el coche.

—Changmin sabe donde están las niñas— anunció.

Leeteuk asintió con la cabeza que él había oído. Hasta ahora sus dos almacenes habían sido un fracaso. El primero estaba siendo renovado en apartamentos de lujo con vistas al agua y la inspección cercana no reveló ninguna evidencia de nada que ver con las niñas desaparecidas. Uno de los trabajadores allí había mostrado un poco demasiado interés en Kangin, sin embargo. Y eso no había sido algo interesante para ver.

El delgado trabajador paranormal, un fae, evidentemente había decidido que quería un gran lobo malo para calentar su cama esta noche. Leeteuk no podía creer lo mucho que le había regalado cuando había puesto un paso entre ellos en un espectáculo abierto de posesión. Había retrocedido pero Kangin estaba demasiado centrado en la búsqueda de Yoonmi que probablemente no lo notó. Aún así, Leeteuk estaba revelando que había hecho eso.

—¿A dónde vamos?— Preguntó Leeteuk ya que pelaron el estacionamiento.

—Hacia el norte. Changmin dijo que deberíamos mirar si había seres humanos y sirenas a la vista.

El brujo suspiró, realmente odiaba a las sirenas. Olían mal, y siempre estaban en la raíz de todo lo desagradable que ocurría en esta ciudad. Estaban tan interesados en hacerse cargo de la tierra igual que dominaban sobre el mar. Rebuscó en su bolsillo, pero no encontró nada.

—Para el coche en la esquina— dijo cuando la inspiración lo golpeó.

—No. No voy a parar el coche ¿Quieres salir? Te dejaré en el almacén, y de ahí podrás ir a tu casa.

—¡Cállate! Abre el maletero, necesito mi mochila.

—¿Por qué?

—Protección contra sirenas— explicó. Como buen alfa, Kangin solía dejar la protección de lado para dejar todo al ataque—. Una nota que salga de sus gargantas basta para que estés sobre espalda e inconsciente. Necesito un poco de salvia y eucalipto para lanzarte algo que va a amortiguar los sonidos.

—Changmin dice que no solo vamos tras las sirenas, también hay seres humanos con ellas.

—¿Es una broma?

—Me gustaría que lo fuera.

—¿Por qué los seres humanos están con las sirenas?— No podía imaginar un escenario peor que ese. Sirenas con todos sus planes para dominar otros paranormales, y los seres humanos con sus ideas raras sobre la segregación y la superioridad de especies. Los dos juntos no auguraban nada bueno.

—Changmin no dijo cómo lo sabía, sólo que tenemos que llegar allí. Así que no voy a parar el coche. Voy a tomar mis propias precauciones con los cantos de las sirenas.

—Estúpido—. Resopló Leeteuk. Ya que pasaron por una calle lateral, aprovecho para quitarse el cinturón de seguridad.

—¡¿Qué demonios?!

—Sigue conduciendo—Se puso en la parte de atrás y tiró del asiento para tirarlo hacia abajo. Canalizó un poco de fuerza extra con una pequeña cantidad de magia, y tiró la bolsa a través de la abertura en el asiento trasero. Por fin de vuelta en el asiento del copiloto, sacó la cinta por encima de él y abrió la bolsa. Los olores familiares de salvia y romero, y la nota subyacente de azufre, lo consolaron

—¿Qué demonios tienes ahí? —Preguntó Kangin mientras desaceleró a comprobar un cruce ciego.

—Sólo algunas cosas. Concéntrate en el volante.

Kangin nunca había conseguido mantener la cabeza por todo el azufre, pero estaba orgulloso que la que Leeteuk fuera capaz de usar magia poderosa con sólo mover un dedo. Por supuesto, cada vez que el brujo utilizaba sus poderes se metía en problemas, pero si el padre de Leeteuk no lo sabía no le haría daño.

En los confines de la bolsa susurró las palabras correctas después dio un poco de calor en su interior para unir las hierbas y la energía en la piedra. Finalmente tuvo una solución viable. Sin previo aviso, echó algo de él a la cara de Kangin.

El hombre lobo inmediatamente estornudó y el coche se desvió un poco por un momento. Se puso de nuevo bajo control y arrugó la nariz con disgusto.

—Leeteuk...

—¿Quieres ser capaz de llegar hasta Yoonmi o no?— Soltó rápidamente. Se pasó un poco de la mezcla de carbón en la frente y luego puso el resto en una bolsa pequeña. Changmin y Yoochun necesitarían protección también.

El lobo se centró de nuevo en el coche y en pocos minutos se habían detenido bruscamente detrás de Changmin y Yoochun. Ambos estaban de pie junto al coche y Yoochun se veía muy triste. Leeteuk bajó del coche e inmediatamente arrojó algo de la mezcla a Yoochun. Ni siquiera sus reflejos vampíricos podían evitar el lanzamiento de la misma, y se quedó aturdido, con los ojos cruzados tratando de ver lo que había aterrizado en él.

—Protección contra las sirenas— recitó simplemente—. Changmin, necesitarás un poco también.

—Paso— retrocedió y alzó una mano delante de él.

—No duele.

—Él no lo necesita— interrumpió Yoochun—. Es inmune.

Leeteuk estrechó su mirada en el ser humano. Eso no podía ser cierto. Los seres humanos eran aun más susceptibles a los cantos de sirena que los vampiros y hombres lobo.

—¿Qué eres? —Le preguntó con suspicacia.

Changmin frunció el ceño y sacudió la cabeza

—No hay tiempo para hablar de eso.

—¿Dónde están? —Preguntó Kangin.

—Una manzana más abajo. Pienso que necesitaremos refuerzos—. Respondió Changmin. Echó un vistazo a su teléfono celular, que se encontraba en una mano y luego con su multi-arma, se aferró con fuerza en la otra.

—No—. Kangin detuvo a Changmin mientras levantaba el celular a la oreja—. No hay refuerzos, ni nada de eso. Me quedo con Yoochun y haré la primera búsqueda.

—Yo voy también—. Insistió Leeteuk.

—Y yo—. Añadió Changmin.

Kangin señaló a Changmin en el pecho con un dedo

—Eres humano. Los humanos mueren con demasiada facilidad.

—Bueno, ya me voy—. Leeteuk colgó su mochila sobre los hombros.

—Y tú— Kangin apunto suavemente—, no voy a perderte de nuevo.

Con un guiño a Yoochun, el vampiro y el lobo corrieron lejos y Leeteuk estaba muy sorprendido por lo que Kangin había dicho. Changmin le agarró del brazo y en las nubes, Leeteuk se centró de nuevo en el aquí y ahora.

—No nos vamos a quedar aquí.

—No—. Leeteuk se centró en los ojos marrones de Changmin. Estaba hablando con él, pero sólo podía pensar en el hecho de que Kangin había dicho que no quería perderlo ¿Qué fue todo eso?

—Deja eso. Vamos a tomar el otro lado ¿Vienes?

—Bien—Leeteuk se recompuso y se dio cuenta que Changmin ya se había ido. Alcanzándolo rápidamente, cayó en el fácil ritmo de la carrera.

—Quédate detrás de mí—. Él estaba un poco sin aliento, pero tenía su arma en frente de él, con el objetivo en alto. Changmin claramente no tenía idea de lo que un demonio podía hacer, pero no había tiempo para discutir esto. Leeteuk podía no ser un lobo fuerte o un vampiro con la velocidad del rayo, pero tenía locas habilidades.

Rodearon el almacén, teniendo cuidado de rodear el borde y manteniéndose fuera de la vista. Parecía vacío. Las malas hierbas crecían a través del hormigón roto y el aroma del océano impregnaba cada centímetro. Pero no en el buen sentido, de una manera salada más violenta, como una especie de pescado en descomposición.

Leeteuk se agachó detrás de Changmin al final de la pared final.

—¿Qué hay dentro?

—Dijeron que humanos. El instinto me dice que las sirenas también.

—Las sirenas no se quedan fuera del agua mucho tiempo. Es cosa del calor.

—¿Qué cosa de calor? —Changmin susurró. Leeteuk frunció el ceño.

—Las sirenas no soportan estar fuera del agua por mucho tiempo, es como si se cocinaran a fuego lento.

Changmin asintió con la cabeza y luego ajustó la configuración del arma que sostenía. Sólo de pensar en copa de sirena para la cena le causaba asco.

—Es bueno saberlo.

—¿No lo sabías? —Preguntó.

«¿Supuestamente investigador no debía saber de la A la Z de los paranormales antes de recibir una licencia?»

Changmin hizo caso omiso de la pregunta. Luego, con la cuenta de tres con los dedos, se levantó y corrió hacia una puerta lateral oxidada. Leeteuk lo siguió y se deslizó a través de la grieta que Changmin había abierto hasta que al final se quedaron sólo en el interior del almacén.

De repente, con los ojos acostumbrándose a la poca luz, todo el interior quedó muy claro.

~::~::~::~::~

Kangin se deslizó hasta detenerse y luego se desvió para evitar al primer guardia humano. Su velocidad le había puesto justo en la cara del hombre demasiado rápido y el chico gritó en sorpresa antes de que Kangin lo derribara con un crujido de huesos.

—No tenemos que matarlos a todos—. Susurró Yoochun.

Kangin no le hizo caso. Su hija estaba allí y por lo que a él concernía, todo el mundo moriría si eso significaba que tenía a Yoonmi nuevo en sus brazos. Él salió disparado hacia el siguiente nivel del edificio y se dio cuenta que las puertas daban a la boca del río. Eso explicaba que las sirenas lo usaban sin ser vistas. No es que una gran cantidad de visitantes probablemente llegaran a este rincón del infierno en la ciudad.

Yoochun saltó al siguiente tramo de escaleras de hierro y cayó ligeramente por debajo de Kangin. Levantó una mano y la apretó en un puño ¿Había visto algo? Con cautela, el lobo lo siguió y allí se puso al frente de él, era un espectáculo que nunca había pensado que volvería a ver. El horror de las niñas encadenadas, todas en silencio y algunas en jaulas a lo largo del extremo más alejado de la nave, fue suficiente para que un padre cayera de rodillas. Vio cinco guardias humanos y los despidió. Serían fáciles de llevar. Yoochun señaló con dos dedos que Kangin debería ir a la izquierda y no discutir. Izquierda o derecha, nada de eso importaba. Los cinco eran su objetivo y las niñas serían libres.

Se acercó a las niñas por la espalda y sacó a dos guardias de su lado con torcer sus cuellos. Vio a Yoochun haciendo lo mismo en el otro lado. Con la indecisión de un momento, el vampiro fue para hacer frente al guardia restante. Necesitaba encontrar a Yoonmi. Olfateó el aire, pero el fuerte olor del miedo y la desesperación abrumaban incluso su capacidad de encontrar a su propia hija. Tres grupos de cinco niñas encadenadas: vampiro, lobo, fae y otras seis jaulas fijadas a la pared, todas ellas, cada una con una niña dentro.

Veintiuna almas robadas y atrapadas.

Mucho más de lo que habían esperado.

—¡Papá!

La voz de Yoonmi irrumpió en su horror y en segundos estaba en la jaula para llegar a su hija. Oyó un ruido a su izquierda y vio al último guardia moviéndose ciego junto a él con un cuchillo en el cuello.

—Tenemos que llevarnos a todas. El guardia dijo que las sirenas están en camino— Yoochun lo miró por encima del hombro.

—¡Papá!

Kangin arrancó la puerta de la jaula y en cuestión de segundos su hija estaba en sus brazos.

—Kangin ¿Estás bien?

Leeteuk estaba agachado a su lado y Kangin tuvo un alivio abrumador de que Leeteuk estuviera allí a su lado.

Yoonmi era tan ligera que Kangin podía sentir su temblor. Estaba asquerosa, con su hermoso cabello largo y oscuro enmarañado y su piel sucia, era sólo el fuego en sus ojos castaños que convenció a Kangin que sostenía a su hija con vida en sus brazos.

—Les dije, papá, que vendrías a por mí.

—Kangin, tenemos que irnos—. Insistió Leeteuk.

Se inclinó sobre Kangin y tocó las bisagras y la cerradura en la siguiente caja. Se derritió y la puerta se cayó. La pequeña vampiro dentro se acurrucó más en la parte posterior. A su alrededor, las niñas estaban siendo liberadas y Kangin podía oír a Changmin y a Yoochun animándolas fuera de la puerta del lado del nivel del piso. Asintiendo con la cabeza, se apoderó de Yoonmi apretándola y se trasladó para unirse al éxodo.

»Vamos, cariño— Animó a la pequeña vampiro fuera de su jaula—. Estamos aquí para ayudar.

—Yo...yo...no....puedo— tartamudeó.

Yoonmi se retorcía en sus brazos y lo empujó. Kangin la soltó, pero mantuvo sólo sus dedos en su bebé.

—¡Vamos, Mae!— dijo Yoonmi—. Vamos a casa.

—Mataron a mi mamá— gimió Mae—. Quiero quedarme aquí.

—Ven conmigo— Yoonmi elevó el tono de su voz de suplicante a autoritaria.

Eso pareció convencer a la vampiro, y Mae, finalmente se movió hacia adelante. Leeteuk agarró a la vampiro y, acto seguido, la abrazó con fuerza.

—¡Sirenas!— Yoochun gritó desde la puerta.

Kangin podía oír el extraño sonido de su canción, pero fue ahogada y sólo se sintió un poco mareado. Evidentemente el azufre y todo lo que Leeteuk le había lanzado trabajaban.

Leeteuk empujó a Mae y Kangin instintivamente cogió a la otra niña en su abrazo.

—Tómalas.

—Vamos— respondió Kangin—. Tenemos que irnos.

—Cuida de ellas. Las niñas tienen que salir. Ayuda a Yoochun y a Changmin, voy a mantener a raya a las sirenas.

—Leeteuk. No...

—Sólo tienes que irte.

El brujo lo empujó y ante la repentina calma y paz que mostraba en sus ojos, Kangin sabía que no tenía elección. Cada cosa que nunca le había dicho al demonio le inundó. Te quiero. Te necesito. Te quiero. Pero nada en realidad salió de su boca. Se tambaleó hacia atrás cuando Maeri se retorció en sus brazos y gritaba. Echando un vistazo por encima del hombro, vio veinte o más sirenas aumentando llegando del muelle y subiendo las escaleras.

—¿Qué vas a hacer?

Leeteuk inclinó la cabeza y sus ojos brillaban de un rojo brillante. Luego chasqueó los dedos y una pequeña llama se cernía en la punta.

—Luchar contra el agua con el fuego ¡Vete!

—Leeteuk...

—Voy a estar justo detrás de ti, Kangin.

Se dio la vuelta y corrió hacia Changmin y Yoochun, y con la última de las niñas salieron del almacén. La fuerza de la explosión detrás de él le puso de rodillas y una pared de llamas envió fuego sobre sus cabezas. Yoochun cargó a Maeri, Changmin tenía a Yoonmi, y en una estocada desesperada estaba más allá de la pared del almacén. Giro la vista, en el centro del fuego, de pie con el elemento del infierno en un giro a sus espaldas, estaba Leeteuk. Había formado fuego entre él y las sirenas que estaban de vuelta corriendo al agua, que se cocían al vapor y se revolvían contra el calor. Se escuchaban terribles gritos de sirenas y algunas de ellas cayeron muertas al suelo, cáscaras de lo que habían sido.

En el centro del fuego, con el calor arremolinándose a su alrededor, Leeteuk parecía el demonio que era. Potente. Impresionante. Poco a poco el calor se disipó y Leeteuk se puso de rodillas. Las sirenas se habían ido y todo en la zona era una ennegrecida, quemada de lío. Se enfrentó a Kangin, claramente agotado. Pero él sonrió y Kangin no pudo evitar devolverle la sonrisa a uno de los suyos.

—¿Papá? —Yoonmi se aferró más cerca—¿Quién es él, de verdad?

Él sabía lo que iba a decir. Ella tal vez no hubiera visto sus pequeños cuernos, y no era como si hubiera más que un puñado de demonios en la ciudad. Quería saber, más que su especie, lo que ese demonio significaba para su padre.

—Ese es el hombre que amo— dijo en voz baja.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD