Infidelidad Prólogo

1 comentarios
Prólogo



Otra vez como cada tres días sus manos volvían a tocarse y
arremolinarse entre las blancas sabanas de aquel lugar.

Los besos del moreno en el cuello del más alto pero menor, dejando
unas marcas que tardarían en desaparecer no menos en una semana.

Sus manos no tenían reparos en tocar el cuerpo del otro ni susurrar
aquellas palabras de amor que sólo eran guardadas para él.



Únicamente para él aunque ambos ya estuviesen casados y con personas
totalmente diferentes a con quienes estaban actualmente.

Shim Changmin y Park Yoochun dos grandes personas con destinos que
supuestamente debían estar muy separados.

Changmin, era un gran modelo y cantante, hijo de una familia poderosa
e influyente, obligado a casarse con una mujer que odia, pero tras ese
matrimonio, no todo pudo ser tan malo.

Yoochun era un compositor y deportista, también hijo de una familia
poderosa e influyente, fue obligado a casarse con una estúpida que lo
único que realmente sabía hablar bien eran estupideces.

Park se había casado con aquella descerebrada que actualmente y cuando
estaba con Changmin obviamente olvidaba hasta el nombre, tres años
antes que su menor.

Por razones de sociedad y aquellas estupideces pues asistió a la boda
de aquella despreciable mujer que irradiaba hipocresía hasta en su
cabello y aquel joven del cual sólo conocía su apellido.

Lo que no se esperó fue que su esposa fuera amiga de la futura señora
Shim y mucho menos que lo tratara como a trapo y lo mandara a ayudar
al novio que ni siquiera conocía.

Recordaba cómo el día más mágico de su existencia el día en que entró
en la habitación donde se arreglaba el novio y vio al ser más perfecto
y hermoso sobre la faz de la tierra. Aún podía sentir ese sentimiento
embriagante que lo recorrió cuando esas castañas pupilas se posaron
sobre él y lo miraron con curiosidad con esa simple pregunta en sus
labios. Aquellos exquisitos labios.

Fue aún más rápido que la versión adaptada de Romeo y Julieta, ni
siquiera sabían sus nombres y sus miradas perdidas en el mar obscuro
del otro ya lo habían dicho todo. Aunque incluso ninguno detuvo la
unión falsa de dos seres completamente diferentes.

En la memoria de ambos estaba como habían sido obligados a ir a una
reunión de esos dos peculiares matrimonios y cómo no habían podido
dejarse de ver desde aquel momento.

En que el engaño empezó.

Y cómo ahora besos eran esparcidos por sus cuerpos, caricias dulces
que jamás se las darían a otra persona.
Aquellas manos jamás dispuestas a dejarle ir por más que aquellas que
se hacían llamar su pareja o intentaran.

De nuevo sus besos, caricias eran escondidos por las cuatro paredes de
aquel lugar que los escondía de las miradas del público. Qué escondía
su amor de la injusta sociedad.

Sus besos fogosos, sus susurros que poco a poco se volvían quejidos y
luego fuertes gemidos de placer por el rose de pieles existente entre
ambos.

La sonrisa entre sus besos se hizo notar, eran felices así, en aquel
lugar que le permitía estar juntos aunque escondidos.

—Hyung…ah…

—Minnie…no te muevas tanto

— ¿Qué quieres que haga?

—Que dejes que el tiempo se alargue un poco más

—Pero ella…

—Pero nada, sabes que con que digamos cualquier estupidez a ellas no
les importará…así como a ti no te importa cuando yo hago esto…—susurro
mordiendo su oreja. Evidentemente Changmin se olvidó hasta de su
nombre con aquella corriente eléctrica que le recorrió de pies a
cabeza al sentir sus apasionados besos en su cuello y en sus labios de
nuevo—Olvidemos todo como siempre…se mío…

—Sólo tuyo…

Así la entrega no se hizo esperar. El mayor se posicionó sobre él y lo
invadió lento aún con el dolor de por medio pero con el placer como
vencedor en aquella batalla.

Sus cuerpos se fundían nuevamente en el delirio que creaba el hacer el
amor como ellos lo hacían sin reparos, algo violento pero exquisito en
todos los sentidos.

Valga el amor a escondidas que ellos vivían en aquel hotel testigo de
las tardes en las que escapaban del mundo para entregarse uno al otro
como ahora…sólo los infieles presentes de la escena con el montón de
mentiras y engaños que escondían su amor.

De eso trataba su infidelidad.

De amarse a escondidas por temor a la negación de la sociedad.

1 comentarios:

  1. Anónimo1/11/2012

    Uhhh muy buwbi...espero actu prontp

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD