Love in the ice…I want to love you now

2 comentarios
Título: Love in the ice…I want to love you now
Autor: Sakura_Minnie (Tiffy)
Pareja: JaeMin
Género: Slash
Extensión: One-shot
Nota: Soy Akahana, hola. En realidad esta maravillosa obra que me
hizo chorrear los mocos es un fic hetero, :O nunca publicado, la
autora es mi amada hija, decidió después de tanto tiempo rogandole con
lágrimas en los ojos que lo convertiría en Yaoi, ya lo hizo y este es
el resultado. Ayuden a esta adorable niña a entrar en el mundo Yaoi
comentando xD.



Sus ojos todavía le ardían y sentía su alma escaparse por algún agujero por ahí.

La mirada del menor todavía era llorosa aunque jamás mostro indicio
ante el público de querer llorar pero sus ojos a él no le mentían.

Jamás le mentían.

Sin pensarlo rompió en llanto de nuevo.

Sus lágrimas cayeron incesantes por su rostro de nuevo sin poder
contenerse y sentir que esta vez ya no había solución al problema.

Su pequeño ángel con actitud voluble y comportamiento de minino mimado
estaba muy triste y le hubiera gustado a él poder ayudarlo.

Y por eso lloraba…había descubierto el sufrimiento del menor y todavía
le dolía la verdad.

El tenía la culpa de sus lágrimas y de que su relación se viera en un
estado tan deplorable…y se la pasaba culpándolo a él cuando nunca tubo
la culpa y aumento el hielo en su corazón.

Cómo podría mirarle a los ojos tan llenos de dolor y decirle que él
era quien iluminaba sus días y él era quien lo hacía feliz en todo el
sentido de la palabra. Pero ya no podía componer el daño.

Y si podía no sabía como…

Aunque la respuesta estaba en la punta de su corazón tenía miedo lastimarlo más.

—Inténtalo…más daño ya no puedes hacerle—le dijo Yoochun mirándolo
dulcemente. Aunque en realidad su concejo no había sido el más
maravilloso del mundo valía como uno—Yo compuse esa canción…no pensaba
en Junsu porque nuestra relación es linda…pensaba en ustedes porque su
relación es algo así y ahora se acopla perfectamente. No le dejes
llorar…no lo hagas Jae

Y su corazón comenzó a latir…viendo fijamente la puerta del camerino y
su corazón no pudo resistir menos su cerebro que andaba aturdido por
tanto daño.

Cuando estuvo frente a él no pudo evitar sentir su corazón caerse de apoco.

Sus ojos llenos de lágrimas y sus mejillas cubiertas de ellas no eran
la imagen más linda que pudo ver y Changmin vaya que era lindo e
incluso más que eso.

Sabía que lloraría, sabía que no lo resistiría y también sabía que
aquella cascara de fina agua congelada que lo cubría por fuera no era
muy resistente a él y menos a sus acciones.

—Deja de llorar…—le dijo acariciando sus suaves mejillas, esparciendo
el agua que dejaba su protector de hielo. Juntando su frente con la
ajena, sin más que decir que un par de palabras que en si decían más
que el más bello poema o la más bella canción—Te amo… —

El menor se abrazó a él. Fuerte sin estar dispuesto a soltarlo. Con
lágrimas derritiendo de a poco su corazón…dejando atrás un poco del
pasado y de lo que estaba pasando en ese momento.

No había amores perfectos, ni finales felices.

Este mundo estaba lleno de Romeos y Julietas que morían de amor todos los días.

Pero su historia era diferente, no era perfecta pero si era hermosa.
Era dolorosa como el suave rose de la sal sobre una herida y estaba
llena de lágrimas como toda historia de amor.

Pero al final de si quiera un solo momento ambos podían ver la luz.

Su luz iluminada por aquel sentimiento que intentaba esconderse y era
obligado a esconderse por la sociedad.

Ambos lo sabían, sentían su corazón desgastarse de tanto amar y sentir
el dolor de no poderlo gritar.

Pero ahí estaba el otro brindándole sus labios y ese fuerte abrazo que
acompañaba sus noches tristes.

Aquella calidez que muchas personas ignoraban y no se atrevían a
buscar por miedo a no ser correspondidos o ser lastimados.

Aquella calidez que solo daba el amor.

Ellos se tenían el uno al otro para superar todo, aún lejos, aún a escondidas…

Por que su lugar era en el corazón del otro aunque fuera difícil de entender.

—Estoy aquí…aún ahora estoy aquí…no llores más…—le pidió sujetando
fuerte su rostro contra el suyo y que a través del calor de la
aterciopelada tela de sus labios pudiera sentir que lo protegía y lo
amaría por siempre.

Podía sentir todavía entre sus labios el salino sabor de sus lágrimas
y la inseguridad y el dolor que transmitía.

Cuanto lo amaba…

La belleza de su rostro lo atontaba, sentía su corazón latir con
fuerza, salirse de su pecho, perderse en las inocentes orbes
achocolatadas mirarle con tanto dolor. Dulces líneas de amor grabados
en sus pupilas claras.

—Déjame de nuevo…—susurro entre sus labios cuando la distancia se hizo
presente, su bella sonrisa tan triste y gastada le dio permiso de
profanar como la primera vez sus labios, dulce, suave, único…

Sólo ese momento necesitaba para sacar aquellas notas mudas de sus
labios y dedicárselas a su amor.
No necesitaba decirlo. Ambos lo sabían…

Ambos se amaban y procurarían sanar las heridas del otro con aquella
hermosa melodía que cantaba el silencio en dulces notas de miradas
profundas.

Calido con una ternura eterna…derretiría el hielo.

2 comentarios:

  1. Romina1/15/2012

    wawaa muy bonito muy triste tan hermoso. wawa es tan dificil el Jaemin es sin duda hermosoooooooooooooooo :9 me encantaaaaaaaaaaaaa sigue asii :9 Graciasssssssssssss

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD