Mi perdición.Cap 7

1 comentarios
Por alguna extraña razón el castaño estaba asustado.

En ese momento estaba sentado frente al hyung que amo durante seis
años y seguía amando mientras tomaban un chocolate y esperaba a que
hablase.

Sus nervios estaban por tocar niveles insospechados y sus manos
temblaban del solo imaginar que era lo que podría suceder con lo que
él le llegaría a decir.

—Min primero prométeme que no dirás nada hasta que termine, sea lo que
se lo vaya a decir—el menor asintió levemente para luego cerrar sus
ojos y esperar lo que viniera de sus labios—Te amo…—el menor se
sonrojo fuertemente con aquellas palabras, que tal vez jamás esperó
oír de los labios de su hyung—Yo…llegue a quererte tanto que hice
estupideces por mis celos tontos. La primera vez yo quise que
vinieras conmigo, con la esperanza de poder decirte lo que sentía
pero…esa fue la vez en que te pusiste mal. Para navidad…pedí sacarte
de ahí pero…esa vez vi cuando decías que querías a Yunho.
Malinterpreté las cosas, hice mal y cuando fui a verte, te dije
aquello, lastimándote sin quererlo. Después logré descubrir que me
había equivocado, que había cometido el peor error de mi vida y cuando
quise verte tú ya no estabas ahí…pero no me rendí y vine aquí para
pedirte perdón y aceptar lo que sea que vayas a decirme…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Jiyong se mantenía serio frente a Yunho que parecía por demás nervioso.

—Quita esa cara o te golpearé

—Has lo que se te venga en gana—contestó sin pensar, Jiyong se levanto
y le dio un leve golpe en la cabeza—Idiota

—Dijiste que hiciera lo que quisiera y eso es lo que hago Yunho. Ni
siquiera te eh lastimado

— ¿Crees que Bom se haya metido?

—Es obvio que lo hizo. Además, Yoona y Jessica están aquí. Aunque Bom
lo haya echo por voluntad propia después lo hará porque se lo
ordenaron

—Quiero que se aleje del…no aguanto que intente quitármelo cuando yo lo tengo

—No lo tienes Yunho, cometes un gran error al decir eso

—Cállate Jiyong, no es tu asunto

—Entonces no utilices a mis empleados—Yunho lo miró feo y miró la ventana

—Seunghyun otra vez está tras CL y ella le dijo que tú…

— ¿Qué lo hago por motivos personales? Qué importa

—Puedes poner en tu cabezota que Seunghyun no acepta hacer trabajos
por puro capricho o motivos personales

—Demonios…así yo mismo le romperé la cara a Jaejoong

—Y si Changmin…te dice que lo dejes en paz…

—Ni lo menciones, no sé que haría en ese caso

—Yunho, eres un completo idiota—al terminar de hablar la puerta se
abrió de golpe, dejando entrar a los resonantes tacos de Chae Rin y
los firmes pasos de Seunghyun

— ¡Tú eres idiota o te haces! ¡Sé perfectamente que nuestro trabajo no
es el más blanco del mundo, pero no debes mandar a golpear a alguien
que no tiene nada que ver con lo que hacemos solo por que tus malditas
hormonas no te dejan olvidar a ese niño! —Exclamó Chae Rin totalmente
enojada—Si hubieras visto su rostro de preocupación por aquel chico,
pierdes todas tus esperanzas de algún día conquistarlo. Por amor de
Dios, deja de ser tan egocéntrico que el mundo no gira en tu eje Jung

—No te metas en lo que no te importa

—No le hables así a CL, Yunho, sabes perfectamente que yo, no hago esa
clase de cosas y en tu cabeza no entra

—Seunghyun…lo siento, pero es que

—No hay peros, si tú me hubieras hablado como los amigos que somos,
tal vez y te hubiera ayudado

— ¡Joven Jung! La señorita Im Yoona está aquí—El más alto bajo la
cabeza y miró feo a la empleada que por poco y sale corriendo de la
habitación—Le diré que esta ocupado

—No…dile que venga

—En seguida—la empleada aprovecho para salir corriendo despavorida por
la sonrisa tétrica que el moreno colocó en su rostro. El resto lo
miraron un poco confundidos

—No le haré nada al chico, pero ayúdenme a deshacerme de Yoona

— ¿Por qué deberíamos hacerlo? —preguntó Chae Rin alzando una ceja,
Yunho la miró sonriendo y ella maldijo por lo bajo. Jamás debió haber
abierto la boca

Cuando Yoona entró a la sala vio a una chica sentada en las piernas de
Yunho mientras tenía una copa de vino en la mano.

— ¿Ella quien es?

—Hola, ellas es…una amiga

—Sentada en tus piernas…

—Eso no debe importarte—Yoona le indico con un dedo a la chica que se
fuera, ella con mucho gusto lo hizo pasando por su lado chocándole el
hombro apropósito.

Las cosas entre Yunho y Yoona jamás habían sido reales, aunque Yoona
se empeñara en creerlo así y Yunho pensara que alguna vez de verdad
llegó a sentir algo por ella. Jamás habían pasado del beso de buenas
noches en la cama y su relación era más de conocidos que de enamorados
o cualquier otra cosa. Por ello mismo las peleas constantes y el
arrastre de Yoona al pegarse a Yunho como una garrapata y no dejarlo
ir ni a sol ni a sombra.

Es más las últimas veces Yunho estaba por renunciar a todo con
Changmin pensando que tal vez este ya había incluso encontrado a
alguien más. Cinco años no pasan en vano. Pero una sola palabra de la
morena con respecto a sus celos enfermizos y Yunho insistió más en
encontrar a Min.

—Déjalo en paz…

— ¿Quieres dejar de insistir con eso?

—No—Y otra vez, ahí estaba esa estúpida expresión en su rostro,
intentando fingir la inocencia que a su parecer no tuvo ni cuando
niña. Intentando engatusarlo y traerlo a su lado de nuevo, ella
pensaba que funcionaría como ‘antes’ lo malo era que jamás había
funcionado y jamás hubo un antes. Cerró sus ojos suspirando
suavemente.

— Yunnie…

— ¡No me llames así!

Flash Black


—Yunho…me aburro. Jaejoong hyung no vendrá hoy. Yoochun hyung se ha
metido en problemas de nuevo y a mis hyung’s les tocó ayudarlo de
nueva cuenta

—Si… ¿Quieres que haga algo?

—No necesariamente…pero sólo te aviso eso Yunnie

— ¿Ah…?

—P-Perdón…Jaejoong hyung ya me contagió eso de los sobrenombres cariñosos

—No me molesta. Puedes llamarme así si quieres

—Entonces te diré así

— ¿Puedo llamarte como él?

— ¿Ah…?

—Jaejoong te dice Minnie. ¿Puedo llamarte así?

—Si quieres, No creo que hyung se moleste…

Flash Black End

— ¿Yabupseo?

— ¡¡Yunho!! Soy Heechul. Kim Jaejoong acaba de salir de un restaurante
junto a Changmin, ambos están tomados de la mano…le ha dicho todo
¿Piensas hacer algo?

—…


— ¿Yunho?



Jaejoong sonreía dulcemente mientras se acercaba lentamente al rostro
del menor y rosaban sus labios. Suave y lento sin intentar llegar a
más tampoco.

Las sonrisas en sus rostros demostraron todo. Changmin y Jaejoong eran
felices juntos, pero…

¿El destino se los permitiría así?

—Te amo Changmin

—Yo también Hyung…—así se despidieron sin saber lo que sucedería
después de mirarse a los ojos y volverse a besar.

Cuando Jaejoong salió del edificio volteo a ver, imaginándose a su
pequeño con esa misma sonrisa en el ascensor.

—Simplemente no puedo…

— ¿Eh…? —Jaejoong volteo a ver quien le hablaba. Vio a Yunho con una
mirada sombría inyectada de odio y rencor obviamente hacia él

—No puedo dejar que me lo quites Jaejoong. No cuando tu o has
lastimado tanto y yo estoy dispuesto a dar todo por él. No puedo.

Jaejoong se quedó estático mirando a chico que había dejado liberar a
dos lágrimas que ahora caían al piso producto de la posición de su
cabeza. En sólo segundos ya no supo ni donde estaba ni que estaba
sucediendo.

Sólo el dolor se hacía presente, golpes por doquier y e sólo podía
decir el nombre del menor.

Yunho estaba velado por la rabia y sólo golpeaba al mayor con todas
sus fuerzas sin dejarle si quiera respirar, no se detuvo ni cuando
notó que sus manos estaban cubiertas de sangre y que Jaejoong ya ni
siquiera estaba consiente.

Sólo desquito su rabia contra aquel cuerpo que para él tenía toda la
culpa de lo sucedido
— ¡Te odio! —volvió a exclamar cuando vio que e mayor volvía a abrir
sus ojos débilmente, pateando una vez más sus costillas se fue dejando
a Jaejoong semiconsciente en el suelo. Ya con un charco de sangre en
el suelo y sin fuerzas ni para respirar.



— ¡¡Jaejoong!! —exclamó de repente Changmin tocándose el pecho,
comenzando a llorar al instante. Su madre dejó de hablar al verle así.
Asustándose, intento calmar al menor que comenzaba a gritar asustado.

—Hijo…cálmate, respira, por favor ya…—le dijo abrazándolo, no entendía
por que de un momento a otro la sonrisa de su hijo se borró y comenzó
a sufrir un ataque de pánico.

Aunque intento calmarlo no lo logró. Él seguía llorando y gritando
cosas inentendibles al viento, debió llamar a un médico para que le
ayudase. Changmin había perdido todo el control sobre sí.

Justo en el momento en que el médico logró inyectar a Changmin el
señor Shim arribó a casa, teniendo la penosa vista de su hijo
calmándose de a poco aún moviendo su cabeza de un lado a otro y
llorando.

— ¿Qué está pasando?

—Amor…mi bebé, no sé que le pasó…

—Sufrió un ataque de pánico señores Shim. Deben hablar con un
especialista sobre esto. Si cómo la señora
dice él estaba incluso feliz antes de sufrir este inconveniente pues
algo sucedió en su sub consiente. ¿Le ha pasado algo perecido alguna
vez?

—Jamás…siempre ah sido muy tranquilo y alegre, nunca le había sucedido algo así

—Cómo le digo, necesitan ver a un especialista—dijo por último antes
de acercarse a la puerta—Tome, si vuelve a ocurrir o despierta
inquieto dele estas pastillas como tranquilizante

—Si…muchas gracias—dijo el señor Shim acercándose a cerrar la puerta.
Se apresuró a ir al cuarto de su hijo viendo a su esposa llorar
levemente tomando la mano de su hijo que ahora dormía tranquilamente

Cuando iba a preguntar que pasó de nuevo el celular de Changmin
comenzó a sonar, viéndose él obligado a contestar.

— ¿Diga?

— ¿Changmin?

—No, soy su padre, Changmin esta dormido

—No importa, despiértele y dígale que vaya al hospital central,
Jaejoong está mal herido. Gracias—el hombre vió la pantalla del
celular y notó que decía “Junsu”

— Amor… ¿Junsu no estaba en Corea?

—Si…se han estado comunicando con él desde hace un tiempo pero sigue en Corea

—Acaba de llamar a nuestro hijo diciendo que Jaejoong estaba herido y
si mal no recuerdo Jaejoong es aquel chico que…

—Dios mío…—la mujer vio a su hijo que respiraba irregularmente pero
aún dormía. No se le hizo extraño que aquel sentimiento le hubiera
llevado a sentir lo que el mayor sentía…


La obscuridad le acompañaba el silencio…el dolor.

No podía distinguir nada, más que el dolor que le producía su cabeza y
no las heridas tan gravez en su cuerpo.

—Changmin ah…


1 comentarios:

  1. ooh!!!!
    my god esta genial el capo xD me encanto espero el sig. capo ^ ^ (corre por su silla para esperar) esta genial me encanto el fico ya quiero capo nuevo ^ ^ hahaha cielos estoy crazy hahaha xD

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD