Every little thing: cap 7

1 comentarios
Yoochun recostó a Junsu en la cama, tomándose el tiempo necesario para unir de nueva cuenta sus labios al del castaño recorriendo sus costados aun sobre la ropa; repartiendo besos por su mentón y cuello provocando jadeos y suspiros en el menor. Esas manos traviesas quitan la camiseta de Susu, quien se deja hacer, pero a pesar de todo, sus mejillas se colorean de un tenue rosa. “Tranquilo baby” dice para admirar mejor el torso desnudo de Kim, paseando de nuevos sus costados, sintiendo el tacto directo de sus yemas contra la suave piel de Su. “eres hermoso Junsu” declara embelesado comenzando a explorar con sus labios los hombros, luego el pecho y deteniéndose en los rozados y sensibles montoncitos del castaño. Pellizcándolos delicadamente para continuar jugando con ellos entre sus labios, mordisqueándolos un poco. “mmm…Chu-chunnie~” gime bajo pues las atenciones lo llenan de placer.

Chun sonríe ante los gemidos de Su y continua su exploración por el abdomen lamiéndole y dejando ciertas marcas regadas sobre él. Al llegar al ombligo decide introducir su lengua en el, ocasionando en el castaño un estremecimiento mayor, desabrocho los pantalones de Junsu, pero antes de poder bajarlos, lo detuvo y dijo “Chun… quiero tocarte también”. Así que se hinco sobre la cama y beso a su novio antes de colar sus manos bajo la camiseta de este, para retirarla y apreciar el trabajado tórax de Park. Las manos de Junsu hicieron un breve paseo tanto por los brazos como el pecho del pelinegro. Desabrochando los pantalones de Park, solo para tantear un poco sus caderas, el pelinegro baja por fin los pantalones de Susu, acariciando en el trayecto sus firmes muslos y pantorrillas, llevándose también la ropa interior e hizo lo propio con la suya. Admiro por unos cuantos minutos el cuerpo del castaño, quien su sonrojo cubría por completo su rostro… “Chuunn~” susurro con suma vergüenza. “Eres muy hermoso, Junsu-ah te amo!” beso cálidamente esos labios de los cuales se declaraba adicto desde la primera vez que los probo, sus cuerpos rozándose y sus sexos jugando uno con el otro, sintiendo la dureza del otro.

Park no podía dejar de expresarle a Kim todo su amor y la belleza que poseía; una vez preparado el castaño prosiguió a introducirse en se pasaje, que de manera exquisita oprimía su miembro. “Si duele demasiado paramos, baby” Junsu negó, pero el dolor plasmado en sus facciones y las pequeñas lagrimas derramadas, lo delataban, Yoochun una vez dentro espero y besaba a Kim y su mano bombeaba el sexo aun despierto de su novio distrayéndole del malestar que ocasionara su intromisión.
“Yaah… Chunnie hmm” comenzó a moverse dentro de su novio lentamente, fue el propio castaño quien movió sus caderas en busca de mas contacto: “mmm mas nhh Chunnh” “Como digas baby” Park obedeció de inmediato acelero el ritmo de sus estocadas, tomando con sus manos las caderas de Junsu, para hacer aun más delirante el contacto. Lo único que se escuchaba era el sonido húmedo del chocar de ambas caderas y los gemidos y gritos guturales de Junsu y uno que otro de Yoochun.


Una certera embestida dio en un punto que hizo vibrar a Junsu por completo así que continúo con las siguientes provocando un gran placer en Susu. “Chun… y ya no… oh! Yoochunn~” quien no soportando mas termino por correrse entre sus torsos y Chun lo hizo a los pocos segundos dentro de él; aun siguió moviéndose despacio disfrutando de la estreches que el orgasmo creara en ese pasaje y Junsu también disfrutaba de esos movimientos lentos y dulces… salió y se recostó a su lado, atrayéndolo sobre su pecho, incitándole a besar sus labios rojos, haciéndolo con ternura y sonriendo en medio del beso. “Te amo, te amo demasiado Junsu” El castaño sonrió sonrojado y le dijo: “Yo te amo mucho mas, Yoochun” se recostó sobre su pecho y pronto sintieron el cansancio por la reciente actividad, fueron llevados de la mano por Morfeo al mundo de los sueños.

Al día siguiente Park preparo un desayuno para su delfín, quien dormía aun, le contaría lo que sus padres querían pero no quería que Junsu dejara la universidad que próximamente empezaría su segundo año… “Si por mi fuera te llevaba conmigo” susurro al aire, mientras servía.
“A quien llevarías contigo, eh!” exclamo sonriente Junsu, quien fingió celos solo para bromear, sobresaltando al pelinegro un poco al no notar su presencia antes. “A ti baby, te llevare a la luna” dijo risueño besando suavemente esos labios que formaban una trompetilla.
El desayuno fue ameno acompañado de sonrojos y tiernos pucheros. Al final Yoochun se torno serio, el momento había llegado y no podía posponerlo más. “Junsu-ah ayer… yo estaba molesto sí, pero no era pro ti o porque no querías ir, era porque… mis padres, ellos quieren que me vaya a Estados Unidos…” Junsu entorno los ojos con asombro. “Te te irás?” “No, no quiero, pero mis padres no logran entender que aquí estoy bien, que soy feliz contigo y mis amigos” suspiro con pesar “Chunnie yo… si tu, si no puedes cambiar la idea de tus padres, yo me voy contigo”
“Junsu, baby no puedes dejar así como así la universidad, a tu familia; es algo que cambiara todo, lo sabes verdad?” A pesar de querer, de aceptar su oferta no podía solo dejarse llevar Junsu tenía una vida y él no podía mandar en ella. “Sé lo que significa Chun, no soy un niño” contesto con un berrinche infantil que solo logro hacer sonreír a Park. “Lo sé baby, y muy bien” uso un tono pícaro y Su desvió la mirada y sus mejillas se tiñeron en carmesí.
“Me encanta cuando te sonrojas Su, me enamoro más” “Chunnie” Junsu se levanto de su asiento, rodeo la mesa y le regalo a Park un beso. “Todo saldrá bien, si estamos juntos” susurro Kim seriamente en el oído de Park.
El día paso lento, pero no así para ellos, para ese par de tortolos, que estar todo el día juntos dedicándose a mimos les pasa volando el tiempo, disfrutando de su amor y se dedican por completo a ello. Y aprenden de las experiencias amargas a confiar más en el otro. En crear un amor tan fuerte y perdurable para que nada ni nadie puedan dañarlo, ni las dudas ni la desconfianza o un tercero. Porque solo a ellos les incumbe. Porque es su vida, su amor y su felicidad.

……


El tiempo pasa sin importarle si nosotros queremos que su paso continúe. Para Park quien preferiría haberse quedado dos años atrás con Junsu en su departamento. Aquel día después de haber unido sus cuerpos tanto como lo constaban sus almas, pero no la situación no era así y añoraba el tenerlo entre sus brazos, en aquellas tierras que son las de él, las que amaba y en las que Susu residía. Pero no faltaba mucho solo un mes más y por fin regresaría a Corea, volvería a su Junsu, a estrecharlo en sus brazos, sentir lo confortable de sus labios gruesos en sus besos, que seguirían siendo igual de suaves y cálidos que la primera vez que los probo.
Las llamadas no bastaban ni tampoco así los mensajes o las video-llamadas nada de eso podía bastar, porque no estaba esa persona a su lado. No sentía su calor físico, sus labios, sus manos, su aliento.

Junsu quien no era el mismo chico todo sonrisas desde que Park partiera a Estados Unidos, terminaría su carrera en Artes Dramáticas en dos meses.
El rogaba a todos los santos que Yoochun llegara para estar con él ese día tan importante para él. Changmin siempre trataba de levantarle un poco el ánimo invitándolo al cine o a jugar un partido de futbol, pero aunque iba y su cuerpo estaba ahí, su corazón y parte de sus pensamientos estaban en el pelinegro.
Minho también se esforzaba por animarlo al igual que Jae y YunHo que pospusieron su boda hasta la llegada del susodicho.


1 comentarios:

  1. Wooooo Wooooo!! Yoosu */////-/////*!!! <3
    Tan besho u/////u nuuu k penita!! Pero pronto volverá el ratón donde su delfin!!! Kyyya!!!*-*
    Yunjae boda!!! Wuuuhoooo!! A leer el next cap >^<!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD