C'est le temp de l'amour - cap 2

6 comentarios
POV’S CHANGMIN

Era de mañana, mi cuerpo de lo decía, así que desperté pero no abrí los ojos. Estiré mi cuerpo, el cual aun se encontraba tendido en la cama…cara músculo comprimido de mi cuerpo sonó con un “crak”. Había tenido uno de los sueños más reparadores de mi vida, hacía mucho que no dormía tan bien. Me senté en la cama y me volví a estirar, está vez cubé mi espalda hacia atrás y estiré mis brazos hacia el techo de la habitación; todos mis músculos se terminaron de relajar por completo. Bostecé y me froté los ojos, los cuales aún permanecían cerrados; los abrí lentamente pero de nada sirvió ya que la luz cegó mi vista de igual manera. Volví a cerrar mis ojos y mis facciones se agrietaron un poco por la molestia causada por la luz matutina que entraba por la ventana de la habitación. Parpadeé un par de veces para que mis ojos se acostumbraran a la luz y poco a poco fui recuperando mi visión natural. Miré hacia la pared que estaba en frente y me volví a tirar a la cama con algo de pereza aun.
Iba a voltear hacia mi lado derecho, pero al final me decidí por voltear a mi lado izquierdo. En el proceso había vuelto a cerrar los ojos para ver si volvía a dormir. Cuando ya me había dado vuelta en la cama por completo sentí una mirada en mí.


-una mirada?- algo en mi cerebro hizo “click”.


Abrí los ojos desmesuradamente, y al hacerlo me topé con esa mirada. Me quedé perplejo en mi sitio sin decir nada ni moverme un solo centímetro de mi lugar.
Cada recuerdo de la noche anterior volvieron a mi cabeza, desde la fiesta hasta como terminamos haciendo el amor él y yo.
Miré hacia ambos lados sin saber qué decir, pero, en un acto inconsciente, de estúpida sonrisa se formó en mi rostro. Claro que sí, todas aquellas imágenes habían sido las más hermosas y gratificantes de mí vida.


-hola-me sonrió y por fin pude escuchar su débil voz, la cual aun sonaba algo somnolienta


Y al escucharlo comprendí una de las cosas más importantes de mi vida, algo que, a pesar de lo de la noche anterior, recién ahora en la mañana me venía a dar cuenta: él; Junsu, era la oportunidad que la vida me estaba dando para ser completamente feliz. Y como chico listo que soy, no iba a desperdiciar esa oportunidad por nada del mundo. Lo iba a cuidar, amar y proteger con mi vida. Ahora sabía que por fin era mi turno de ser feliz…
Le sonreí de la misma manera en la que él lo había hecho y mi corazón dio un pequeño vuelco. Yo no era de esos que creen en que se sienten mariposas en el estómago, mas bien siempre dije que seguro lo que la gente solía llamar “mariposas en el estómago” eran polillas, parásitos o, en el peor de los casos, gases. Pero ahora entendía a que se referían: era una especie de cosquilleo en la boca del estómago, el cual te removía todo.


-buenos días- me acerqué un poco más a su rostro, pero sin llegar a rozarlo


Él me devolvió el gesto haciendo lo mismo. Acercó un poco más su rostro pero esta vez nuestras respiraciones se cruzaron y mezclaron por la cercanía de ambos. Me perdí en su mirada nuevamente, esa mirada infantil, pero al mismo tiempo muy segura de lo que hacía. Esos ojos estaban llenos de inocencia pero también lleno de amor que estaba dispuesto a entregar sin pedir nada más que ese amor suyo fuera recíproco.
Se mordió los labios y su sonrisa se amplió en un gesto bastante infantil y encantador


-que tanto me miras?- parpadeó juguetonamente, casi queriendo conquistarme…o eso supuse yo


Lo miré nuevamente con esa nueva fijación que se había formado en mí. No le respondí y tan solo levanté un poco mi cabeza y lo besé. Un beso corto, pero en el cual intenté transmitir todo aquello que sentía por él y todo lo que me provocaba.
Junsu sabía desde hacía muchos años que yo no era la persona más habladora del mundo, pero también sabía que siempre intentaba transmitir todos mis sentimientos y emociones a través de los gestos y acciones; es por eso que siempre molestaba a todos y era de esa forma cómo expresaba mi cariño, ellos ya sabían que no lo hacía un ánimos de molestar…bueno, debía de admitir que en algunas ocasiones si lo hacía por fastidiarlos un poco. Antes también hacía lo mismo con Junsu, pero mis gestos y acciones hacia él ahora habían cambiado por completo.
Se mordió nuevamente el labio inferior y esta vez su sonrisa se ensanchó desmesuradamente. Se separó unos centímetros de mí y luego se volvió a pegar violentamente a mi boca. Se volvió a separar y se aferró a mí, casi como si quisiera que no me fuera a ninguna parte y que con ese brazo lo fuera a conseguir. Y estaba en lo correcto, no me iría a ninguna parte, no me iría de su lado nunca más.
Lo separé unos centímetros de mí, solo para mirarlo una vez más. Ahora era yo el que se aferraba a él. Lo abracé tan fuerte que casi temí poder hacerle algún daño. Pegué su cabeza a mi pecho un poco más, quedado yo con el mentón apoyado en la base de su cráneo. Besé sus alborotados cabellos y respiré su aroma.


-te amo- le dije con toda la sinceridad del mundo. Aquellas dos simples palabras habían salido de lo más profundo de mi alma.

-yo también te amo-me respondió antes de hundir más su cabeza en mi pecho y enredar sus piernas con las mías.


Esa respuesta suya me había hecho el hombre más feliz del mundo. Me sentía dichoso, manado y con suerte; suerte de tener a alguien como Junsu a mi lado, y solo para mí.
Lo solté de a pocos, pero Junsu solo se abrazó más a mí como pidiéndome que no lo soltara.


-podemos quedarnos un poco más así?-me preguntó desde su escondite

-jajajaja-reí de buena gana. De verdad que era como un niño- claro que sí


Así permanecimos un buen rato, sin decir casi nada. Ese tipo de silencios me gustaban ya que se podían transmitir muchas emociones sin necesidad de palabras.


-Junsu-lo removí un poco-amor-lo volví a sacudir un poco

-mgggg-hizo un pequeño berrinche-que?-dijo algo fastidiado. Al parecer lo había sacado de su completa comodidad

-uyyyy-dije con tono socarrón- yo que creía que querías ir al parque de diversiones-casi hablé con tono sufrido-pero bueno, ya veo que no quieres ir

-noooo!!!-gritó y saltó-si quiero ir-me miró con esos hermosos ojos llenos de ternura- vamos ¿sí?

-no. Ya no-volví a poner mi tono de sufrimiento

-por favor-me dijo-no seas malo ¿sí?-y empezó a besarme repetidas veces

-ni creas que con eso lo vas a conseguir-trataba, de verdad trataba de resistirme a sus besos, pero me era imposible


Se despegó de mí y se sentó en la cama, haciendo un mohín en su lugar. Eso me estaba derritiendo por dentro. Pero… ¿donde había quedado ese Changmin frio y cruel con los demás?...creo que se había esfumado cuando Junsu se volvió mi novio.


-que malo eres- frunció el ceño, marcó más su infantil cruzada de brazos y estiró los labios; pero sin quitar ese toque de ternura a todo aquello-yo quería ir jummm


Estaba a punto de bajarse de la cama cuando lo agarré de la cintura y lo jalé hacia mí


-vamos a bañarnos para ir temprano- esa había sido mi respuesta ante su berrinche. Había cedido por completo ante lo que él quería

-entonces…-dijo emocionado

-si-respondí sin muchas ganas

-yeeee-gritó y se lanzó sobre mí


Había muchos momentos en los que me cuestionaba si de verdad Junsu era mayor que yo, ya que su conducta tan infantil me hacía dudar…pero así me gustaba, y así lo amaba.
Nos dimos una ducha bastante rápida ya que Junsu no dejaba de apurarme para que fuéramos al bendito parque de diversiones. Apenas me había terminado de bañar, ya estaba siendo arrastrado fuera del baño aun completamente desnudo y sin haberme secado.


-oye-reclamé-necesito secarme por si no te diste cuenta

-solo ponte la ropa y ya-su voz se sentía muy emocionada

-como crees que me voy a poner la ropa sobre el cuerpo mojado?- de verdad en algunas ocasiones Junsu decía algunas cosas que me hacían dudar de su inteligencia y de su lógica


-ayyy-reclamó con un poco de fastidio en la voz- está bien, toma


Me pasó una toalla que había encontrado en la cama. Seguro era con la que se había secado él…sí, Junsu se había bañado solo, diciéndome que no nos íbamos a bañar juntos porque luego yo me iba a poner a toquetearlo en la ducha y eso iba a demorar más las cosas. En ese momento solo pude bufar con resignación y esperar a que él se terminara de bañar.


-gracias- dije con algo se sarcasmo al hacer casi una reverencia

-estás desnudo- dijo con un tono de voz muy inocente señalándome

-de verdad? No me había dado cuanta- de nuevo salía ese lado sarcástico

-sí, estás desnudo-reafirmó sin haber entendido el tono de voz usado

-ya lo sé!- casi grité- a penas terminé de bañarme, ya estaba siendo arrastrado por ti

-no me grites- su rostro denotaba tristeza

-lo siento-me acerqué a él, ya con la toalla puesta en la cintura

Lo abracé por la cintura y lo pegué a mi cuerpo, recosté mi frente en su huesudo hombro y respiré de su aroma, ese aroma a jabón y un poco de su shampoo. Él me abrazó por el cuello y se pegó un poco más a mí.


-perdóname tú a mí-se oía arrepentido-te he estado fastidiando mucho con esto del parque de diversiones. Si quieres ya no vamos y nos quedamos aquí

-no-levanté mi cabeza de su hombro para poder verlo a los ojos – te prometí que iríamos y así lo vamos a hacer-le di un muy pequeño beso en los labios- solo deja que me cambie y nos vamos ¿sí?


Luego de eso sonrió con sus hermosos labios y me miró coquetamente con sus bellos ojos. Terminé de vestirme mientras era observado por la atenta mirada de Junsu…Ufff eso sí que me estaba poniendo nervioso. Tomé un poco de aire…no debía excitarme. Usé todo mi auto control y funcionó.


-ahora sí, vámonos-terminé de secarme el pelo y de acomodarlo un poco con los dedos

-qué guapo de vez- me dijo Junsu, nuevamente con esa mirada coqueta

-gracias-respondí con nerviosismo. De verdad mi auto control estaba a punto de irse a la mierda-tú también te vez muy bien


Inhalé profundamente para poder aguantar. No quería terminar lanzándome sobre Junsu y que lo terminara follando a plena luz del día, cuando debíamos de ir a ese parque con juegos.
Me acerqué a él para tomarlo de la cintura y así poder llevarlo hacia la puerta. Sentía como si mis manos picaran por bajar un poco más allá de su espalda, pero debía de controlarme…seguramente eso era lo que iba a tener que hacer todo el santo día. No quería que a pocos días de haber empezado nuestra relación me viera como un pervertido o algo así.

Tardamos una hora en llegar al sitio ese ya que había un tráfico insoportable. Manejar en este tipo de situaciones era sumamente estresante. Me daban ganas de arrancarle la cabeza a alguien pero lamentablemente no podía hacerlo. Lo único que podía hacer era golpear mi cabeza contra el timón repetidas veces y esperar a que la estúpida fila de autos avanzara.


-amor-me dijo Junsu- no te pongas así. No te enojes que con eso no vas a lograr nada


En ese momento no quería responderle nada, ya que sabía que iba a terminar gritándole algo de lo que luego me arrepentiría, y por lo que tendría que pedir disculpas. Únicamente volví a golpear mi frente contra el timón.
Sentí como su manto agarraba la mía y la acariciaba. Lo miré de reojo aun sin despegar mi cabeza de donde estaba. Con la otra de sus manos tocó mi rostro y es ahí cuando me vi obligado a verlo directamente a los ojos. Aceró su rostro al mío y me besó…un beso lento, como para que yo me calmara un poco. Hubiera seguido con ese delicioso beso de no ser por todas las bocinas que se escuchaban. Me estaban apurando para que yo también avanzara, ya que la fila por fin empezaba a fluir con normalidad.


-¡ya oí!- grité por la ventana a todos esos imbéciles que estaban en sus carros


El tráfico nos había demorado 50 minutos, y otros 10 para terminar de llegar. Aparqué el auto en el estacionamiento que tenía el propio parque de diversiones y bajamos.
Este paseo sí que iba a ser una verdadera tortura, ya que sabía que ni siquiera iba a poder tomarlo de la mano en todo el camino.
Subimos a casi todos los juegos del parque de diversiones. Yo ya no quería ni dar un solo paso más, estaba absolutamente cansado. Solo quería un poco de agua y comida e irme a casa lo más pronto posible. Me senté en la primera banca que encontré en el camino, no me iba a mover de ese asiento ni por más que me suplicara de rodillas para subir a otro juego más.


-vamos min-me jaló de la mano-no seas así-me siguió jalando-quiero subir a más juegos

-no-dije con firmeza-me niego a subir a un juego más-me afirmé más a la banca en la que estaba sentado-y ni creas que esta vez me vas a convencer

-ya pueeees-agitó su cuerpo en señal de fastidio-quiero más juegos

-ya te dije que no-volví a hablar con firmeza

-por favor-jaló mi brazo con todas sus fuerzas, pero no fueron suficientes para moverme ni un poco de mi lugar

-he dicho que no- logré que me soltara del brazo


Se fue acercando a mí de una forma bastante sensual hasta quedar sentado sobre mis piernas y con sus brazos alrededor de mi cuello


-oye ¿Qué crees que haces?- hablé con nerviosismo- estamos en un lugar público. Cualquier persona nos puede reconocer

-si no me acompañas a otro juego te juro que te beso frente a todos y no me importa que nos vean o nos graben

-eso es chantaje-fruncí el ceño en señal de molestia

-ya lo sé- su rostro cada vez se iba pegando más al mío

-está bien- de verdad que últimamente estaba cediendo a todo lo que él quería-solo lo hago porque no quiero que nadie nos descubra


Al caminar al último juego llevé mi brazo hacia uno de los lados de su pequeña cintura. Él me observó con asombro pero no dijo nada, solo me sonrió. Empezaba a pensar que en realidad estaba siendo algo paranoico respecto al tema de que nos pudieran ver. Junsu no tenía ningún temor de acercarse a mí en público, mientras yo intentaba alejarlo. Si yo continuaba así iba a terminar alejándolo por completo de mi, y eso jamás me lo perdonaría. Antes de llegar a la fila no pude aguantar la tentación de poner mi mano en ese redondo y bien firme trasero que tenía, lo apreté un poco y luego volví a poner mi mano en su cintura. Cuando hice eso sentí como su trasero se tensaba un poco y como detenía el paso para mirarme.


-que haces?- abrió sus ojos un poco avergonzado

-solo todo lo que es mío- volví a bajar mi mano hacia su trasero, pero esta vez le di una palmada

-pervertido- me dijo con una sonrisa

-luego de este juego quieres ir al cine?- dije casualmente

-no me dijiste que ya no querías ni moverte?- me respondió con otra pregunta

-solo es una pregunta, o más bien una invitación-dije sin tomarle mucha importancia a la situación- si quieres aceptas y si no, pues no aceptas


Antes de que me pudiera responder ya había llegado nuestro turno de subir al juego así que su respuesta tendría que esperar hasta que estuviéramos sentados y bien acomodados. Caminamos hasta nuestros lugares y nos acomodamos bien.


-si quiero ir- respondió antes de que el juego empezara a andar


No dije nada y solo sonreí. Nos agarramos fuerte de la baranda del juego para poder sujetarnos bien.
Cuando el juego por fin se detuvo, por fin pudimos bajar aunque estábamos mareados y despeinados, igual había sido divertido…por lo menos para mí si lo había sido. Sonreí ampliamente cuando ya tenía los pues sobre la tierra. Miré a Junsu y al parecer él no se veía tan bien; su cara estaba pálida y estaba sudando.


-amor-lo llamé-Estás bien?- verlo así me preocupaba, y mucho

-si-dijo cuando ya habíamos salido de la multitud que salía del juego- estoy bien, no te preocupes


Puso sus brazos alrededor de mi cuello y recostó su cara en mi pecho, yo solamente lo abracé con fuerza de la cintura y lo pegué más a mí.


-estás seguro que te sientes bien?-volví a preguntar para estar seguro

-sí-habló contra mi pecho-solo necesito tomar un poco de aire. El juego me ha mareado un poco


Le iba a decir que era normal que alguien se mareara en esa clase de juegos, como lo era la montaña rusa, pero él se había puesto pálido y estaba temblando en mis brazos.


-mejor vamos a sentarnos- lo llevé hasta unos asientos que estaban cerca de donde nos encontrábamos

-crees que podamos dejar lo del cine para mañana?- se oía algo apenado por toda esa situación

-sí, claro…no te preocupes- le di un beso en los labios sin que nadie se diera cuenta- mejor vamos al departamento


Lo llevé lentamente hasta el auto e hice que se sentara con cuidado, cerré su puerta y me subí yo también al carro, me puse el cinturón de seguridad y puse la llave para poder arrancar el auto. Antes de que pusiera el vehículo en marcha Junsu me habló


-perdón-bajó la cabeza un poco avergonzado

-perdón por qué?-pregunté sin entender a lo que se refería

-porque por mi culpa ya no podemos ir al cine-seguía sin mirarme


Tomé su cara con una de mis manos para hacer que me viera a los ojos


-oye, no es tu culpa…ya mañana iremos-le di un beso-hoy podemos ver una película en casa. Así que ya no te pongas así que te ves feo- mentí


En ese momento me pareció el ser más tierno e indefenso del mundo. Quería tomarlo en mis brazos y nunca soltarlo.
Infló sus mejillas en señal de protesta por lo que le había dicho


-que malo eres-reclamó con un puchero en los labios


Eso casi me causa una erección, pero ese no era el momento para ponerme de calenturiento…Su aun se sentía mal así que debía controlarme. Solo lo volví a besar y puse en auto en marcha. Felizmente el regreso fue bastante rápido y sin mucho tráfico. Su puso un poco de música y empezamos a hablar…al parecer ya se sentía mejor, pero igual era mejor que nos quedáramos en casa descansando. Además así podría recobrar fuerzas para el plan que tenía para mañana…en el cine. Ante eso sonreí.


-de que te ríes?- me preguntó

-no me he reído-contesté sin quitar la vista del camino

-claro que sí-afirmó

-no-dije-no me he reído…acaso has escuchado algún “Ja, ja, ja” de mi boca?

-no- dijo con duda

-entonces no me he reído-respondí con simpleza- el reír implica la emisión de algún sonido, y yo no lo he hecho. Solo he sonreído…la sonrisa es solo un gesto, y eso es lo que he hecho yo

-ahhh-dijo. Al parecer no había entendido lo que le había dicho. Solo rodé los ojos y no dije nada más


En algunas ocasiones Junsu era algo lento para comprender las cosas, pero así era como lo amaba. Además era bastante divertido ver su cara de no haber entendido, pero aun así asentía como si sí hubiera comprendido todo lo que le habían dicho; luego sonreía y trataba a toda costa de cambiar de tema.

Cuando llegamos al departamento estacioné el carro en el sótano del edificio, bajé del carro, le abrí la puerta a Junsu y lo ayudé a bajar. Puede que no sea la persona más amable del mundo, pero con él sí lo era…con Junsu, mi Junsu cambiaba totalmente. Si alguien más me viera haciendo algo como abrir la puerta a otra persona, seguro creerían que no soy yo. No necesitaba mostrarle este tipo de detalles al resto; con tal que Su lo supiera era más que suficiente para mí. Caminamos hacia el departamento y entramos, yo tenía mi mano alrededor de su cintura para guiarlo así hacia el interior del departamento. Cuando abrimos la puerta nos encontramos con las miradas impactadas de cuatro personas, tres que vivían allí y uno que solo estaba de visita.


-wooo-dijo Jae-ustedes dos que hacen juntos?-preguntó con cara de no entender lo que pasaba

-como que qué hacemos juntos?- no entendí su pregunta

-salimos al parque de diversiones- le respondió Junsu a Jae

-ustedes dos?- casi se le cae la cara de la impresión al hermano de Junsu; Junho- y no se pelearon en todo el día?


Estas preguntas ya empezaban a ponerse muy raras. Todos nos miraron muy sorprendidos cuando llegamos abrazados, más bien, cuando llegamos con mi brazo en la cintura de Junsu. Todos tenían caras como si no comprendieran lo que estaba pasando.


-sí, nosotros dos- respondí ya con voz cansada. De verdad todos estaban sumamente raros


Junsu volteó hacia mí y me miró a los ojos, se notaba que aun no estaba del todo bien…su cara aun estaba algo pálida.


-puedo ir a descansar a tu cama?- puso carita de niño bueno

-si claro, ve- le sonreí

-entonces me voy a dormir, o solo a descansar…aun no me siento bien, sigo un poco mareado-se empinó un poco hacia mí y me dio un beso en los labios.

-no quieres que te acompañe?- le pregunté


Al terminar de decir eso, pude notar como ya cuatro personas se encontraban alrededor nuestro…por sus caras podría jurar que no tenían ni la más mínima idea de lo que pasaba


-y a ustedes cuatro, que rayos les pasa hoy?- sus miradas y sus caras de sorpresa ya empezaba a molestarme- desde que llegamos están haciendo preguntas raras y ahora se quedan a nuestro alrededor como cuatro moscas

-es que…-empezó Yoochun- se nos hizo tan raro verlos juntos, y ver que se besan es aun más raro

-sí-afirmó Jae- él tiene razón- refiriéndose a Yoochun- acaso son novios?

-qué?-el que ahora no lo podía creer era yo. Esa pregunta sí que me había sorprendido-es obvio que somos novios, se los dijimos hace unos días…

-a nosotros?-por fin hablaba Yunho- yo no me acuerdo que me hayan dicho nada

-yo tampoco- ahí estaba Jaejoong, secundando la afirmación de su novio


Yoochun y Junho se miraron a los ojos, al parecer ellos tampoco recordaban nada


-nosotros tampoco nos acordamos- hablaron al mismo tiempo

-pero se los dijimos apenas se despertaron-intervino Junsu, el cual ya debería de estar descansando de no ser por esos cuatro y sus preguntas

-pues se los dijimos-estaba empezando a perder la poca paciencia que tenía-y ya dejen de mirarnos con esas caras de idiotas- ahora sí que me había sobresaltado

-oye-se quejó Jae- no nos hables así-se oía algo ofendido

-pues entonces ustedes dejen de hacer esa clase de preguntas- le respondí con agresividad- y si quieren que se los repita entonces Junsu y yo somos novios ¿ok? ¿Ahora si les quedó claro?

-amor-me dijo Junsu volviendo a verme- ya no les hables así- me reprochó por la forma en la que les había hablado a los cuatro-recuerda las caras de cansancio que traían ese día, de repente de verdad no se acuerdan que se los dijimos- su cara cada vez se notaba más cansada-pídeles disculpas

-ok, lo siento- me disculpé con todos-nosotros nos vamos, Junsu no se siente bien así que lo voy a llevar a que descanse un poco

-que te pasa Su?- se acercó Jae a mí Su con cara de preocupación, él y su instinto materno-te sientes mal? Quieres que te prepare algo?-le palpó el rostro para ver si tenía fiebre o algo- te ves muy pálido ¿te sientes mareado?

-lo que lo está mareando son tus preguntas-le dije, sin ser agresivo…era solo para que ya lo dejara caminar en paz hacia mi habitación. Logré que lo dejara tranquilo, así que empezamos a caminar.


Al entrar a la habitación lo ayudé a que se recostara en la cama. La situación, por parte, me daba algo de gracia; estaba tratando a Junsu como si estuviera embarazado. Me reí un poco al pensar en eso.

Junsu embarazado…me reí un poco más para mis adentros aunque por parte me daba un poco de pena pensar que nunca iba a poder tener una familia como siempre había querido.
Imaginar a mí Su con una pancita de embarazo era algo simplemente adorable. Estaba seguro que si ese tipo de cosas pudieran pasar, Junsu sería en padre, o más bien, madre más adorable y hermoso del mundo.
Me acosté a su lado pensando en eso, lo atraje hacia mí con un brazo para que así pudiera poner su cabeza en mi pecho. Estaba seguro que si Junsu pudiera quedar embarazado, yo sería la envidia de todos, y además sería el ser más feliz del mundo. Podría formar una familia con quien amo. Sabía que eso nunca iba a pasar, ya que los dos éramos hombres, pero no por ese deseo frustrado iba a dejar a Junsu…mi amor por él iba mucho más allá del deseo por tener una familia. Saqué esos pensamientos de mi cabeza; no iba a permitir que algo así afectara mi relación, aunque no podía sacarme de la cabeza la idea de mi Junsu con una hermosa panza de embarazo. Sonreí con ese último pensamiento, antes de tomar el control del televisor y prenderlo.

Junsu embarazado…

6 comentarios:

  1. oooooo que amor y changmin pervertido jajajajajja, me gusto mucho gracias por la contiiii <3
    ^^

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1/03/2013

    HERMOSO u//u Amo el Minsu;3; Continualo Porfiis *-*

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1/09/2013

    MUY BUENO! me encanta este fic es uno de los mejores que eh leido *-* porfavor continualo c: quiero ver a Junsu embarazado y a Changmin de Appa :) Muy bueno, Gracias y Conti pliis

    Viva El MinSu!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1/10/2013

    Contii amoo este fic lo sigo desde que lo encontre *-* Rocio escribes muy bien sigue asi!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo1/29/2013

    Amo el MinSu y este fic es lo mejor *-* Nunca me quede tan intrigada

    ResponderEliminar
  6. Anónimo2/04/2013

    Cuando abra conti? u_U

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD