No imagino otra vida: cap 4

2 comentarios
Confesiones de un hermano.


Y por fin aquel maravilloso día tan esperado había llegado. Ya era sábado y al caer la tarde Yunho tuvo que salir de casa desesperado porque llegara el momento en que viera a Changmin. El día había estado desde que amaneció nublado, pero en realidad eso ya no le importaba. La tarde cayó en Londres y Yunho se encaminó hacia el centro del parque donde había quedado con Changmin para después sentarse en las escaleras del gazebo que había en el centro de este. Sin saber por qué antes de salir de casa se visitó lo más atractivo que pudo, con unos pantalones y una chaqueta negra acompañada de una camiseta blanca con algunos dibujos encima.

Impaciente mientras apoyaba una de sus manos en la cara miró el reloj desesperado porque Changmin apareciera de una vez. Y sorprendentemente no tardó unos segundos más en aparecer tras él para ir a su encuentro. Yunho le miró desde abajo y le sonrió para después dar con la palma de su mano encima de la escalera pidiendo a Changmin que se sentara a su lado. Este se sentó mientras cogía la bolsa donde llevaba su relato y nervioso devolvió de nuevo la sonrisa a su magnífico y atractivo compañero. Abrió la bolsa y sacó unos cuantos folios para dárselos a Yunho, pero este antes de que pudiera entregárselos, prácticamente se los quitó de las manos y enseguida comenzó a leer.

Mientras lo hacía, Changmin entrecruzó sus dedos y apoyó su cara en ambas manos mientras miraba hacia la derecha para no ver como Yunho, completamente inmerso en su lectura, leía su escrito. Y de nuevo volvió su cabeza al otro lado apoyándola en la mano derecha, completamente desesperado por escuchar la opinión de su compañero que seguía leyendo sin más. Sin apenas darse cuenta, Changmin le miró de una forma increíblemente bella mientras esperaba a que Yunho le respondiera de nuevo con esta. Y por fin terminó de leer poniendo las hojas en su lugar y acariciando el título de aquel maravilloso relato llamado “Antes de que caiga la nieve”. Yunho mordió sus labios y miró con orgullo y una increíble sonrisa a Changmin, pero sin más este guardó el relato en su bolsa y comenzaron a caminar por aquel parque.

- Tienes un talento increíble – comenzó a decir Yunho mientras ambos caminaban con sus manos en los bolsillos.

- Sólo estoy aprendiendo – le respondió Changmin algo avergonzado.

- Asegúrate – Yunho puso una de sus manos sobre el brazo de Changmin haciendo que este se parara y después le miró fijamente a los ojos – de hacer algo con esto.

- ¿Realmente has estado comprometido cuatro veces? – el gesto de desagrado de Yunho fue realmente gracioso, y este suspiró mientras comenzaban de nuevo a caminar – quiero decir, pareces una persona muy decidida.

- Si bueno, no es algo de lo que esté orgulloso – Yunho hechó alguno de sus pequeños mechones detrás de la oreja – conoces a la última chica, tenía problemas con las drogas… o el maquillaje. La segunda era perfecta, cristiana de buena familia… atractiva, inteligente. Pero no encajábamos.



“Ojalá yo encajara contigo” Changmin no supo en qué momento se pasó aquel pensamiento por su mente mientras escuchaba como Yunho hablaba de sus “líos amorosos”. Era increíblemente triste ver como un hombre tan maravillosamente perfecto como él, todavía no había podido encontrar a su pareja para siempre.


- Te entiendo – interrumpió Changmin asintiendo con la cabeza - ¿Y la primera?

- Ese fue un gran error. Dejé que mi madre me presionara – Yunho suspiró al aire – tenía un importante cultivo de dátiles, a mi madre le encantan los dátiles.

- Nunca puedes comer demasiados dátiles.

- Confía en mí, puedes hacerlo – ambos se echaron a reír - ¿Y tú? ¿Qué tal Yeonhee y tú?

- Me gusta mucho – Changmin se paró en seco para quedar justo enfrente de Yunho y poder contestarle.

- ¿Encajáis? – y ambos siguieron caminando.

- No de la manera que creo que debería.

- Tal vez esperamos demasiado. Está empezando a llover… - terminó de decir Yunho.



Por primera vez desde que se habían conocido, ambos habían sido capaces de sincerarse al cien por cien de una manera que jamás creyeron que lo harían. Siguieron caminando mientras Yunho posaba su mano al aire para dejar que las gotas de agua rozaran la palma de su mano, ambos quedaron en silencio mientras dejaban que la lluvia se apoderara de sus cuerpos.



Tal vez no se dieron cuenta, pero ambos confesaron que no se sentían demasiado a gusto con sus respectivas parejas. Pero aquel ambiente se destruyó cuando el móvil de Changmin sonó, le había llegado un mensaje de Yeonhee.



“Cariño, hoy no puedo ir a cenar ¿perdóname sí? Te llamo mañana, te quiero.”

Y ojalá pudiera contestarle de la misma manera, pero aquel sentimiento no era demasiado compartido por Changmin. Sí, Yeonhee le gustaba, pero no tanto como para quererla, al menos en estos momentos y ojalá aquello pudiera cambiar, sino sería tirar una relación por la borda y una mentira para ambos. En silencio, Yunho vio como le contestaba después de leer el mensaje, su corazón comenzó a latir como si una señal hubiera venido de repente a su mente y sintió que tenía que poner remedio a ello de alguna manera, así que mientras seguían caminando bajo la lluvia se le ocurrió que podían conocerse algo mejor.



- Changmin, el fin de semana que viene tengo que ir a Oxford con mi hermana Seohyun, para un evento de caridad con mi familia…

- ¿Oxford? – Changmin suspiró algo entristecido – es un lugar precioso.

- ¿Vienes conmigo entonces? – le preguntó Yunho sin pensar.

- Pero... seré una molestia, además, vas con tu hermana.

- Changmin – Yunho se paró en seco y puso ambas de sus manos en los hombros del chico – me aburriré demasiado sino vienes, no sabes como es mi hermana Seohyun… hubiera preferido ir con Sooyoung sin duda.

- Tendré que decírselo a mis padres.

- Entonces, espero que me des una respuesta positiva ¿sí?



Irse de fin de semana con Yunho… vaya, eso no era lo que Changmin había esperado, ni mucho menos. La propuesta le inundó todo el cuerpo del joven de una alegría impresionante, y para nada le iba a resultar difícil ponerle una excusa a su novia. Con tan sólo pensar que iba a poder conocer más profundamente a su amigo decidió hacer lo que fuera para poder ir con él.



A la mañana siguiente se levantó con unas ojeras impresionantes, por la noche no había podido dormir de solo pensar en la propuesta de Yunho. Tenía que decírselo a su madre y no tenía ni idea de cómo iba a hacerlo, pero le daba igual, tan sólo quería hacer todo lo posible por conseguir aquello. Sentía en su corazón una necesidad impresionante de hacerlo y aunque temía que la respuesta iba a ser un grandísimo NO, la verdad es que le daba igual. Miró por la ventana de su habitación y vio que su madre estaba recogiendo la ropa tendida, así que decidió ir a ayudarla. Cuando llegó la besó en la mejilla y mientras le ayudaba a sujetar el cesto de la ropa comenzó a decirle todo.



- ¿Oxford? – le recriminó su madre entrando en la cocina justo detrás de él – a Oxford se va a estudiar, no de fin de semana. Sólo queda a una hora en tren, ¿por qué tienes que ir dos días?

- Entonces si queda a tres horas, ¿puedo pasar la noche? – respondió Changmin en tono sarcástico mientras doblaba una de las toallas.

- Dios mío – refunfuñó su madre - ¿Qué es eso?



La madre de Changmin se fue de su lado para encontrar a Yoochun cocinando una especie de torta en la cocina, haciendo que de nuevo su madre se desquiciara.



- Es pan etíope – le dijo Yoochun mientras se lo enseñaba.

- Tenemos pan normal aquí mismo – los ojos de Changmin casi volaron al cielo mientras seguía doblando ropa y escuchando las estupideces de su madre – además, creía que en Etiopía se estaban muriendo de hambre.

- – Yoochun enseñó su torta y puso cara de póker haciendo reír a Changmin – si tuvieran pan, así es como sería.

- ¿Con quién irás? – le preguntó a Changmin de nuevo.

- Un amigo… - respondió el joven sin más.

- Ah… Yeonhee – le dijo insinuante su madre.

- No mamá, con Yeonhee no – y sin apenas darse cuenta, Changmin se puso de los nervios - ¿es que todo tiene que girar en torno a su alrededor?



Dejando a su madre, pero sobre todo a su hermano boquiabierto, Changmin tiró la toalla que llevaba en la mano de nuevo a la cesta y con una gran impotencia se fue directo a su habitación. Aunque sabía que en su interior estaba ocurriendo algo, el joven no era capaz de asimilar algo así, sin ser consciente todavía de que sus pensamientos eran exactamente los correctos al cómo se sentía en este momento.



- Tiene un amigo y se irán un par de días – le recriminó Yoochun a su madre - ¿por qué le encuentras problemas a todo?



Changmin no dejaba de dar vueltas en su habitación, no era capaz de sentarse ni siquiera por un pequeño momento. Sus manos se abrían y cerraban sin parar y su corazón estaba aún más agitado de lo que era capaz de estar su cuerpo ahora mismo. Al final de lo único que fue capaz, fue de tumbarse en su cama y poner sus manos en la cabeza de forma completamente desesperada.



¿Qué demonios le estaba pasando? Era la pregunta que recorría su mente una y otra vez. En los últimos días y se atrevía a reconocer, desde que conoció a Yunho, su mente se había comportado de una forma extraña. Pero no solo su mente, sino también su corazón y todavía no era capaz de encontrar una respuesta clara a esa pregunta que tanto deseaba responder. La puerta estaba entreabierta así que Yoochun no pudo evitar subir a reencontrarse con su hermano. A pesar de que no le había dicho nada, sabía cómo estaba perfectamente por la simple razón de que conocía a su hermano mucho más que a él mismo y estaba demasiado extraño como para no darse cuenta.



- No dejes que te afecte Min – le dijo intentando tranquilizarle después de sentarse en la cama.

- No me afecta – y Changmin suspiró.

- ¿Qué pasa? – Yoochun no pudo evitar hacerle esa pregunta a su hermano - ¿estás engañando a Yeonhee?

- Claro que no. Me conoces… apenas puedo salir con una tía.

- Sí, ¿por qué? – le volvió a preguntar su hermano menor.

Antes de que pudiera responder Changmin tuvo que analizar aquella pregunta de nuevo. Yoochun se levantó de la cama y comenzó a mirar las cosas que Changmin tenía en su habitación mientras su hermano seguía dándole vueltas a la cabeza. Este se incorporó y simplemente fue capaz de negar con la cabeza, como si estuviera diciéndose a sí mismo “Changmin, no respondas” pero tal vez, había cosas que ya no se podía ocultar más.



Yoochun pasó algo de su media melena por detrás de una de sus orejas mientras seguía mirando los libros y cd’s que Changmin tenía perfectamente colocados en su estantería. Siguió tocándose el pelo desesperado, intentando encontrar una respuesta que ayudara a su hermano a decirle que le pasaba, hasta que sus ojos chocaron con una pila de libros que el mayor tenía puesto en su escritorio. “Pero… ¿qué?” se dijo así mismo cuando leyó aquellos títulos, ‘Roy’, ‘El Baile de las Olas’ y cuando sus ojos fueron a parar a un par de cd’s de ‘Scissors Sisters’, ‘Wilco’ y ‘Cole Porter’ no pudo evitar reír para sus adentros y entender algo más del interior de su hermano. Yoochun se giró hacía su hermano intentando hacer ver que no había notado nada.



- ¿Hay algo que quieras decirme? – le preguntó sin más.

- No – respondió Changmin mientras miraba un libro.

- Quiero decir… cualquier cosa – volvió a insistir Yoochun mientras metía sus manos en sus bolsillos – la semana pasada mentiste a mamá y papá, sobre ir al polo con Yeonhee.

- Lo sé – Changmin suspiró – no puedo creer lo que hice.

- Ya era hora, por si preguntas. Pero ¿por qué? ¿Con quién vas a Oxford?

- Con nadie… con… Yunho – a Changmin casi le costó pronunciar su nombre.

- Entiendo – su hermano se sentó de nuevo en la cama para quedar justo enfrente de Changmin.

- ¿Qué? – agobiado, Changmin dejó de nuevo lo que estaba haciendo - ¿Qué entiendes?

- Nada. Estás pasando mucho tiempo con Yunho ¿no?

- Es encantador – respondió Changmin sin más.

- ¿Encantador? – este era el momento en que Yoochun le iba a dar a Changmin en su punto más bajo - ¿Encantador como las amigas de bridge de mamá? O ¿encantador de atractivo?



Y… punto para Yoochun.



- ¿Qué problema tienes? – le dijo Changmin completamente cabreado – su familia patrocina un evento de caridad, y su hermana estará allí ¿vale?

- Está bien… - Yoochun sonrió mordiéndose los labios.

- ¡El almuerzo no se prepara solo! – gritó la madre de ambos desde la cocina, interrumpiendo su conversación.

- No, pero esa lechuga puede salir sola de la nevera – bromeó Yoochun mientras se tumbaba en la cama.

- ¡Ven, toma este horrible pan y mándalo a África, donde pertenece!



Mientras Yoochun pensaba “tierra trágame” , los dos hermanos bajaron hacía la cocina para ayudar a su madre. Sin darse cuenta, Changmin se había respondido a varias cosas así mismo gracias a su hermano, y mientras bajaba las escaleras, pudo reconocer que ahora, se sentía algo más tranquilo.

2 comentarios:

  1. TT-TT lo encuentro y resulta que la última actualización es del 2013 esto realmente es el karma.

    TTTTTTTTT-TTTTTTTTT

    ResponderEliminar
  2. Me encantaría ser lectora invitada a tu blog!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD