Taxi

6 comentarios
Titulo: Taxi
Autor: Tani
Pareja: Yoosu
Genero: Romance
Extensión: Oneshot
----

- Buenas días Sr. Park

El joven pelirrojo de ojos color caramelo en forma de gotita y sonrisa amable le sonrió ampliamente cuando él se posiciono en el asiento de atrás.

- ¿Qué te he dicho sobre la formalidad?

Su mirada era seria cuando pudo encontrarse con esos ojos caramelo a través del espejo retrovisor, los cuales brillaron ligeramente y fueron adornados por un leve sonrojo que cubrió las mejillas del pelirrojo.

- Lo siento Sr. Pa… Digo Yoochun.

Y el pelinegro al escuchar su nombre salir de esos apetecibles y rosados labios sonrió ampliamente.

- Así está mejor.

El joven pelirrojo tuvo que apartar la mirada de aquel hombre, el era imponente y no solo por aquel traje a medida que usaba que seguro había costado una fortuna, ni tampoco aquella voz varonil y ronca, no, no era nada de eso, quizá era sus penetrantes y negros ojos lo que hacían que se cohibiera un poco cada vez que lo veía y se sonrojara y comenzara a comportarse torpemente.

Comenzó aquel recorrido que realizaba todos los días desde el día que el Sr. Park contrato sus servicios por primera vez. Primera parada la cafetería más cercana, el Sr. Park se tomaba quince minutos en comprar su café matutino para comenzar el día, sin olvidar uno extra para él, después de eso, al Sr. Park le gustaba dar una pequeña vuelta por el pequeño parque que quedaba de camino de su trabajo y aun cuando el trafico fuera el peor, el hombre parecía relajarse en el asiento de atrás y contemplar el lugar desde el taxi.

Mientras ellos hacían su recorrido el hombre empresario compraba el periódico del día al hombre que se acercaba al auto y mientras leía una que otra noticia siempre le preguntaba sobre lo mismo. Que ¿cómo había comenzado su día?, si había podido dormir bien y un montón de cosas monótonas, pero que al final parecían hacerlo muy feliz al saberlas. El tampoco se quedaba atrás y preguntaba cualquier cosa que se le ocurriera mientras terminaban su pequeño paseo y por fin lo dejaba a la puerta de aquella empresa que sabía era de ese hombre pelinegro.

- Te veré en la tarde Junsu ah

El hombre sonrío ampliamente mientras como todas las veces las cuales se canso de insistir que no lo hiciera le diera más del dinero que marcaba el taxímetro.

- ¿A la misma hora?

- A la misma hora

Y mientras le regalaba una de aquellas sonrisas que el catalogaba como de chico casanova y un pequeño guiño el hombre abandono el taxi, pero esta vez cuando espero - como siempre lo hacía - a que el hombre entrara a su empresa para poder irse, este giro sobre sus propios talones como si hubiera olvidado algo, el miro hacía la parte de atrás esperando ver algún papel o objeto que hubiera olvidado, pero no habia nada.

Que el pelinegro abriera la puerta del copiloto de manera brusca sobre salto al pelirrojo y si a eso le agregaba lo que el pelinegro hizo después, el podría justificar porque habia quedado en shock después de aquello, mientras se llevaba una de sus manos a la boca observándose a sí mismo, más bien a sus labios que ahora estaban un poco más rojos y ligeramente hinchados después de aquel beso que el Sr. Pa… es decir Yoochun le hubiera dado, uno en el que se habia llevado hasta la última molécula del aire de sus pulmones y que estaba seguro hubiera seguido si no les hubiera faltado el aire o porque a él le habían avisado por aquel fastidioso radio que tenía que irse para seguir con su trabajo.

***

- Lo has hecho de nuevo ¿ah?, de nuevo le has llamado aun cuando tienes un coche propio y no necesitas de sus servicios, ¿lo has hecho verdad?

Su pelinegro amigo le miro desde el otro lado del escritorio, antes de acomodar un poco aquellos lentes sin montura. Y aun cuando espero un momento por una respuesta por parte del hombre empresario este no dijo nada.

- No me debería estar preguntando esto, pero ¿Qué cosa abras hecho hoy para tener esa sonrisa tan estúpida en la cara?

Y aun cuando su amigo Changmin le estuviera molestando el continuo sonriendo estúpidamente antes de soltar una risita y seguir revisando aquellos papeles con su amigo.

- ¡Yah!, me estás dando miedo Park Yoochun, dime qué pasa.

Y mientras Yoochun cerraba aquella carpeta con papeles que estaba “leyendo” el inteligente y pelinegro hombre se imagino lo que posiblemente hubiera pasado.

- Lo besaste ¿verdad?

Y la amplia sonrisa que le dedico su amigo aclaro sus dudas.

- Ahora entiendo porque actúas tan estupidisado como colegiala enamorada, si ya era hora de que hicieras algo, eso de llevar casi cuatro meses contratándolo para que vaya y venga por ti y que tu no hicieras nada me estaba asustando.

- Solo estaba buscando el momento correcto.

El pelinegro se justifico mientras recargaba su espalda en aquella silla de cuero negro en la que estaba sentado.

Su amigo se quito aquellos lentes que usaba y los dejo con cuidado sobre el escritorio.

- Sabes ... esto es raro, tu, Park Yoochun actuando como colegial enamorado, buscando pretextos para ver a este chico taxista, sonriendo bobamente todos los días y suspirando por allí todo enamorado me da repelús y miedo . ¿Qués es diferente?

- Me he enamorado

Dijo sin más el pelinegro mientras esperaba la cara de sorpresa de su amigo, una que nunca apareció.

- Dime algo que yo no sepa, si eso lo note desde la primera vez que el pelirrojo te trajo a la empresa aquella vez que tu auto se descompuso. Solamente me pregunto que es lo que lo hace tan diferente para que tu te hayas enamorado.

Y mientras el pelinegro buscaba algo que hiciera a Junsu diferente, no pudo elegir solo una para poder explicarle a su amigo.

- Me gusta todo de el, absolutamente todo. Yo ...



Las puertas de su oficina se abrieron de golpe dejando ver a una mujer entrada en los cuarenta y algo, vestida impecablemente con uno de esos conjuntos de chaqueta y falda que tu mirarías en aquellas pasarelas de lugares europeos.

- Sra. Park.

Saludo el amigo del pelinegro mientras se paraba de su asiento para saludarla respetuosamente, a lo cual la mujer contesto de la misma manera y solo basto con una mirada de la Sra. Park para saber que quería hablar de algo y muy seriamente.

- Seguiré viendo lo que me enviaste y después seguimos hablando de lo que quedo pendiente.

Yoochun solo asintió una vez antes de despedirse de su amigo. Su madre tomo asiento en aquel lugar en el que su amigo Changmin se había sentado y una vez esta cruzo sus piernas y descanso sus manos de manera elegante sobre sus rodillas supo que lo que iban a hablar era algo muy serio.



***

Algo no estaba bien, Junsu lo pudo notar des el lunes de aquella semana, las cosas estaban raras, Yoochun ya no seguía la misma rutina de todos los días, más bien la había alargado un poco más, ya no era una vuelta en aquel parque si no dos, ya no lo llevaba a la misma hora a la oficina, había ocasiones en las que solo le pedía que dieran vueltas y vueltas alrededor de aquel parque o lo invitaba a tomar un desayuno o a bajarse del taxi a tomarse un café con el.

Y como desde esa vez que le había besado lo besaba todos los días, uno de aquellos besos en los que consumía todo su oxigeno, no solo cuando lo llevaba en las mañanas, si no que también cuando lo traía de regreso a casa.

El no podía llegar a negarse, no podía y no quería a el le gustaba Yoochun y algo le decía que a Yoochun le gustaba el, por que era más que obvio ¿no?, no creía que fuera habito de Yoochun besar a quien le llevara a su trabajo o ¿si?

Ese día fue extraño, esa vez que se presento en la casa de Yoochun este no estaba afuera esperándole con una sonrisa antes de subirse al taxi, más bien era una joven mujer que supo identificar como empleada del pelinegro por la forma en la que iba vestida, con aquel vestido negro y delantal blanco.

El apenas y se estaciono cuando la joven mujer comenzó a hablar y dándole un poco de dinero, disculpándose por que su jefe se había ido antes a la empresa y no le había avisado que no necesitaría de sus servicios ese día. El pelirrojo negó y rechazo aquel dinero que la mujer le diera y cuando el fue a preguntar si había dejado señalado que fuera por el a su empresa, esta parecía leerle la mente por que también le informo que el Sr. Park había dicho que no pasara por el.

La joven se disculpo de nuevo por su jefe y una vez que la vio entrar de nuevo a aquella casa - mansión - Se lanzo directo a su teléfono, marcando el numero de aquel hombre, quizá algo no estaba bien... Pero este no contesto a sus primeros intentos de llamada, y cuando le informaron por radio de su siguiente trabajo el tuvo que dejar de insistir por un momento antes de trasladarse al siguiente lugar al que tenia que ir.

- Te estas comportando como un tonto. No que tonto, idiota.

Yoochun escuchaba a su amigo tras de el mientras sostenía las cortinas que cubrían la ventana de su habitación y desde allí podía ver como aquel taxi comenzaba a alejarse.

- ¿Por que no haces algo?, ¿¡por que no te opones a ese matrimonio por dios santo!?, ¿Quien ere tu?, ¿Donde esta el Yoochun que no sigue las reglas si lo que quieren hacer no le gusta?,¿ah?

El pelinegro siguió escuchando a su amigo despotricar detrás de el hasta que este se quedo completamente callado.

- Tu no tienes las mismas dudas que yo, tu pudiste negarte ante ese matrimonio por que sabias que el te amaba, y que si alguien se oponía el era capaz de llevarte a donde sea con tal de que no los separaran, ¿pero que me dice a mi que el hará eso?, ¿que solo le guste un poco?, ¿que este enamorado un poco de mi?

- No me hagas golpearte Park ... ¿eres idiota o te haces para pasarlo bien?, ¡por dios!, no creo que el chico vaya por allí besándose con todos los clientes que el lleva de un lado a otro, y no creo que les hable insistentemente como lo estaba haciendo.

Y el sonido del teléfono de Park hizo aparición en ese momento, y Changmin no tuvo que ver la pantalla para saber quien era, ese tono "especial" que tenia Park para el numero del taxista era inconfundible.

- No lo se, ¡No lo se!, ¿¡ Podrías callarte un momento!?

Changmin cerro la boca de golpe cuando estaba a punto de mandarlo muy lejos y mientras rechinaba los dientes y aguardaba con un poco de silencio miro directamente a los ojos.

- Eres un idiota que se ahoga en un vaso de agua cuando sabe cual es la solución, cuando sabes lo que tienes que hacer. Idiota. Pero si vas a cometer una estupides, cuando sabes lo que tienes que hacer, no quiero estar yo allí para verlo.

Yoochun pudo ver como su amigo tomaba las llaves de su coche y lo dejaba allí parado viendo hacia la nada.



Junsu espero a que el hombre pelinegro subiera al taxi para poder preguntarle hacía donde iba, el trato de mostrarse sonriente, pero la preocupación le ganaba, llevaba toda la mañana y parte de la tarde llamando a Yoochun pero este seguía sin contestarle.

Apenas y escucho la dirección que el hombre le había dado y mientras ponía el coche en marcha de vez en cuando llamaba con sus manos libres el numero de Yoochun.

- ¿Tu eres Junsu verdad?

Junsu miro al pelinegro apenas un poco a través del espejo retrovisor con el ceño ligeramente fruncido.

- Si ... así es ...

- Soy Shim Changmin, amigo de Yoochun. ¿Por que no conduces más lento y hablamos un poco?, ¿que dices?.

Y aun cuando no conociera de nada al hombre sentado en el asiento del pasajero Junsu redujo la marcha de su coche y espero a que le contara sobre lo que pasaba con Yoochun.



El pelirrojo bajo rápidamente del coche en aquella zona llena de bares, la voz ahogada de Yoochun al otro lado de la linea le había preocupado y aun cuando tenia otro trabajo que hacer, había salido casi volando de donde estaba para poder ir a por el. El hombre estaba borracho y no lo sabía solo por que lo estuviera llevando casi arrastrando hacia el taxi, si no que lo había escuchado al otro lado de la linea.

¿Que le había pasado para que tomara de esa manera?, su amigo Changmin no le había contado nada, más bien había sido una especie de interrogatorio en la cual había terminado confesando que le gustaba Yoochun.

- ¿Qué esta mal?

Pregunto a ese Yoochun que se sostenía de el mientras caminaban a la parte alejada del estacionamiento en el único lugar donde pudo estacionar su taxi.

Como pudo, y haciendo un poco de malabares abrió la puerta del pasajero y mientras luchaba por acomodar a Yoochun, el pelirrojo termino sobre el, en una posición que parecía despertar todos los sentidos del pelinegro por que después de aquello ya no pudo moverse.

Pronto se encontraron encerrados en aquel taxi, regalándose caricias y besos los cuales una vez comenzaron a tomar confianza entre caricias terminaron por quitarse las prendas y mientras el pelinegro marcaba la piel de aquel pelirrojo como propia con sus besos y lo poseía, este se entregaba a el. Regalandole gemidos que se unían a los del pelinegro, mientras se unía a aquella danza en la que se convertían en uno; y cuando todo exploto yendo muy alto debido al climax y el pelinegro caía rendido sobre el pelirrojo el cual trataba de controlar su respiración al igual que el. Este soltó aquello por lo que había comenzado a tomar aquella tarde.

- Voy a casarme mañana.

Y esas fueron las palabras que destruyeron todo alrededor del pelirrojo, uno que comenzó a golpear, a maldecir, uno que contuvo su llanto hasta que el pelinegro salio de su coche y el ya manejaba alejándose de ese hombre.



Junsu permanecía sentado en aquella pequeña pero modesta sala mientras miraba la nada aun cuando su televisor estaba encendido y pasaban un partido de fútbol. El no sabía a que hora Yoochun iba a contraer matrimonio pero sabía que era ese día.

El trato de contener su llanto y casi lo lograba pero su fuerza para no hacerlo no era la suficiente, allí estaba de nuevo llorando como un idiota. Pero sabía que esa vez no lloraba de rabia por haberse acostado con aquel hombre el cual en ese momento ese día se casaba, ese día contraía matrimonio con alguien, ¡dios si había pensado que Yoochun estaba enamorado de el!, pero eso no era cierto, ¿Pero si no lo quisiera entonces por que se había acostado con el?. El sabía la respuesta, había sido el alcohol nada más, el había sido como su despedida de soltero, su ultima noche de libertad antes de convertirse en un hombre casado.

Su ultima noche, una que le había roto el corazón a el. A el que si se había enamorado.

Cubrió su cara con ambas manos mientras se largaba a llorar, sabía que no ganaba nada llorando, y que en vez de llorar debería de odiarlo, ¿pero como odiarlo si su rasgado corazón le amaba?, ¿como?.

El sonido de un claxon extremadamente fuerte le hizo saltar sobre el sofá, un sonido que siguió escuchándose insistentemente, uno que fue seguido por los golpes estruendosos a su puerta, unos golpes que casi le tiran la puerta si no es que la abría rápidamente.

Junsu no pudo ver mucho, apenas había visto la cara de Changmin cuando este le saco de su casa casi arrastrando y aun cuando puso resistencia y preguntaba que era lo que pasaba este no contesto más bien casi lo lanzo al asiento del copiloto.

- ¡Pero que demonios pasa!

Grito tratando de bajarse del coche pero el pelinegro le empujo de nuevo dentro.

- Después me lo agradecerás. ¡Que tengan un buen viaje!

Y sin más cerro aquella puerta y el coche comenzó a dar y solo en ese entonces se dio cuenta que no estaba solo. Y gran fue su sorpresa al ver ver al hombre que manejaba.

- Yoo ... Yoo ... Chun.

El pelinegro sonrió ampliamente mientras miraba a un sorprendido pelirrojo.

- Espero que no le tengas miedo a las alturas y que te guste Japón.

Yoochun siguió sonriendo mientras apenas miraba a aquel pelirrojo que se había quedado mudo, uno que después comenzó a gritar como loco y amenazaba con lanzarse del coche si no lo detenía. Y el para evitar un accidente detuvo el coche, pero antes de que el pelirrojo pudiera escapar, Yoochun fue mucho más rápido y pronto lo tenía atrapado entre sus brazos, dándole un beso desesperado.

- Te amo … No voy a casarme, ven conmigo, ven y quédate conmigo.

Murmuro contra los labios del pelirrojo y mientras aguardaba por la respuesta del pelirrojo, su pulso se acelero y aguanto la respiración esperando lo peor.

- No me dan miedo las alturas y creo que me gusta Japón.

6 comentarios:

  1. Anónimo1/08/2013

    ♥ ♥ Ayy Que Tierno Me Gusto *-*

    ResponderEliminar
  2. abigail ♡1/08/2013

    Wooo que lindo ♡.♡

    ResponderEliminar
  3. ¨se hiperventila* asdsafjhsdjkfhsjkfwqerwlefnjesdnf LO AMEE

    ResponderEliminar
  4. Muy lindo fic. Menos mal q Chun pudo vencer sus temores^^

    ResponderEliminar
  5. qué belleza de fic T~T ♥ casi mato(?) a yoochun por ser tan idiota > < pero.. T^T el chango es un ángel y finalmente hizo que se dieran cuenta de lo que sentían el uno por el otro. Lo siento por la novia, pero el yoosu tenía que terminar feliz en esta historia x'DD ♥

    ResponderEliminar
  6. aaa pero k lindo fic .. estuvo muy emocionante .. me encanto yoochun idiota crei k se casaba .. *ADRILOVEYOU*

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD