The story of my life - Cap. 1

5 comentarios
Así que…aquí es…

Sí, lo era, este edificio era el lugar donde residía el alumno que debía ayudar en el ámbito escolar, había revisado antes sus notas, no podía creer que a alguien le fuera así de mal en cosas tan sencillas, pero qué le iba a hacer, era un favor que mi tutor me había pedido, y no podía negárselo, él había hecho tanto por mí.

En fin, ya había aceptado y nada podía hacer.

El timbre sonó unas cuantas veces, sin obtener respuesta, al principio creí que me había equivocado de hora o de día, pero al revisar la dirección supe que era el lugar, día y hora adecuados.

“Si nadie te recibe, hay una llave de repuesto bajo el tapete” Había dicho mi tutor, suspiré, no me gustaba eso de entrar a casas ajenas, mucho menos si pertenece a alguien que no conozco, pero algo así me había advertido, este chico que ayudaría no era muy responsable, por lo que me vi forzado a tomar la llave y entrar en el lugar.

Bueno, para ser un chico irresponsable en la escuela, tiene muy limpio el lugar, aunque cabía la posibilidad de que tuviera personal de limpieza, un piso así no se mantiene limpio todo el tiempo, o tal vez fue para dar una buena impresión hacia mí…quién sabe. Era un departamento de dos pisos, por lo que alcanzaba a ver, tenía unos acabados elegantes, y por las puertas que alcanzaba a ver, casi seis cuartos en el piso superior, a menos que algunas de esas puertas fueran baños.

-¿Hola?- dije lo más alto que pude, esperando que alguien me respondiera, sin éxito.

Caminé sigilosamente por el primer piso, pero era obvio que ahí no había nadie, así que sólo me quedaba revisar uno a uno los cuartos para encontrar al dueño, por supuesto, como a cualquier persona normal, no me gusta andar de fisgón, pero mi tutor había dicho que no importaba el método, tenía que presentarme hoy con mi alumno y en adelante, obligarle a estudiar. La primer puerta que abrí resultó ser un amplio baño, con acabados únicos, además de una enorme tina donde estoy seguro, podían caber casi cinco personas, en mi vida había visto un jacuzzi, pero…creo que es lo que estoy viendo ahora, y no una enorme tina, no lo sé, no es como si me importara.

La segunda puerta era un estudio, con grandes estantes llenos de libros, mi corazón se llenó de alegría, al menos leía…o eso quería creer, poseía colecciones que sólo anhelaba ver en los estantes de librerías famosas, libros que mi economía sólo me permitía leer en mi computadora, pero bueno, no eran míos, aunque, podía soñar y emocionarme con sólo verlos. Cerré la puerta con mucho pesar y me dirigí a la siguiente, me quedé de pie observando las…¿ridiculeces? Que habían dentro. ¿Para qué quería una armadura de Iron Man? ¿Y ese caballo? ¿O el gorila? Toda clase de esculturas y peluches estaban acomodados cuidadosamente en el cuarto, todas ellas innecesarias, a mi parecer.

-Lo que es tener dinero a manos llenas- susurré mientras cerraba la puerta.

Me dirigí hacia la cuarta puerta, preguntándome qué clase de cosas encontraría dentro…¿Tal vez un parque de diversiones? ¿Una selva? No, nada de eso. Me encontré con una habitación normal, con gran iluminación, clóset, muebles, una puerta entreabierta que dejaba ver un baño y una amplia cama al centro…con lo que parecía una figura humana durmiendo plácidamente.

-Ahh…-suspiré- Lo encontré- dije mientras entraba a la habitación y despertar al susodicho- Buenos días, soy Jung, el profesor Yoo me envía como su nuevo tutor- dije moviendo un poco al chico que estaba dormido- ¿Hola?

-Mmm…-se quejó mientras fruncía el ceño y entreabría los ojos.

-Hola- dije medio sonriente.

-¿Mmm? ¿Todavía no te vas?- dijo somnoliento- Te dije que no quería nada contigo- dijo mientras se tapaba con las sábanas hasta la cabeza y me daba la espalda.

-¿Eh?

-Te lo dije anoche, no soporto a la gente que cree que puede mandarme- ¿Anoche?

-Disculpe, creo que me confunde, yo…

-¿Ah? ¿No eres el chico del club?- dijo mirándome nuevamente.

-Me temo que no- respondí- Me envía el profesor Yoo, soy quien va a ayudarlo con sus estudios- dije.

-Ehhh…-pareció pensarlo, o recordar, mientras se sentaba en la cama- ¡Ah, sí! El viejo mencionó algo- dijo mirándome- Así que eres tú…pareces ser menor que yo…

-Me parece que nuestra edad es la misma, son sólo unas semanas de diferencia- dije medio ofendido.

-Aun así, pareces menor que yo- dijo medio disgustado- ¿Cómo entraste a mi casa?

-El profesor dijo que había una llave en…

-¡Tsk! Debí suponerlo- dijo haciendo una mueca, talló uno de sus ojos y me miró de nuevo- ¿Te importa? Quisiera vestirme- Si hace rato no le importaba, pero bueno, asentí- No soy buen anfitrión, pero en la cocina hay té, si quieres servirte- me dijo antes de que saliera.

Suspiré mientras me dirigía a la cocina a preparar té, de alguna forma sentí que había sido una indirecta de que lo hiciera, cuando terminé, me senté a esperarlo en la sala, el lugar era encantador, pero tenía la ligera sospecha de que el dueño no lo era, bueno, al menos la primera impresión me dijo eso.

Creí caer dormido mientras lo esperaba, se tardaba siglos en bajar, no creo que le importara bajar en bata y ya, es decir, yo, un completo desconocido, lo había despertado. Miré alrededor inspeccionando el lugar, me extrañó no encontrar siquiera una foto, ninguna, ni personal, ni de una novia o familia, seguro era un chico solitario.

-¿Cómo dijiste que te llamas?- escuché preguntarme, venía bajando las escaleras, bañado y vestido con la última moda juvenil, se le veía bastante bien.

-Jung Yunho- dije.

-Mmm..Yunho- repitió mi nombre mientras se servía una taza de té- Creo que lo he escuchado en otro lado….

-No lo creo, me acaban de transferir a la Universidad.

-Estoy casi seguro que lo he oído en otro lugar- dijo sentándose frente a mí- Tal vez tus padres, ¿Cómo se llaman?

-No lo sé, fui criado en un orfanato- me miró con curiosidad, pero no se disculpó ni nada parecido.

-Un orfanato ¿eh? Nunca he visitado un lugar así, ¿cómo son?

¿Eh? ¿Cómo eran?

-¿Tristes? ¿Solos?

-Mmm, la mayoría de la gente piensa que son de ese tipo de lugares, pero yo creo que es un lugar acogedor.

-¿¡Qué!?

-Un lugar donde no tienes familia, ni amigos, ni nadie que te diga qué hacer…-dijo como soñando.

-No sabes lo que dices- dije, obviamente había dado en uno de mis puntos débiles.

Me miró firmemente, analizándome, entonces suspiró y miró a otro lado.

-Ahhh…muy bien, Yunho, comencemos con esta idiotez- dijo acomodándose mejor en el sillón- Soy Kim Jaejoong, no tengo intenciones de decirte algo más de mí aparte de mi nombre.

-No es como si lo necesitara para ayudarte con los estudios- dije a la defensiva, él me miró sorprendido, pero a la vez molesto.

-Tienes razón, no lo necesitas…tendremos que hacer un horario, mi trabajo no me permitirá pasar todo el día contigo- dijo casi coqueteando conmigo.

-Nunca pierdo mi tiempo de esa manera- Ok, ni él ni yo estábamos dispuestos a ceder.

-Bien…porque no te lo daría- me miró casi amenazadoramente- Si eres huérfano…¿Cómo es que sobrevives?- dijo, me sorprendí un poco, así que estaba comenzando a jugar rudo, yo también sé hacerlo.

-No soy prostituto- dije sonriendo, obviamente dirigiéndome a él.

-Oh, no creo que ese campo sea lo tuyo, somos pocos los que podemos vivir de nuestro físico- sonrió.

-Ahhh….¿cuántas personas necesitaré para un lugar así?- dije mirando alrededor.

-Si eres hábil, sólo una- sonrió.

-No pareces ser hábil- dejó de sonreír.

-Tengo este departamento, porque me he esforzado por él- dijo molesto- Vendo mis canciones a muy buen precio, ser compositor es…

-Algo que me tiene sin cuidado- lo corté.

Nos matábamos con la mirada, él no me quería como su tutor, yo no lo quería como mi alumno, pero el profesor Yoo me lo había pedido, así que no estaba dispuesto a rendirme de esa manera.

-Ok, Yunho, ambos sabemos jugar este juego, si seguimos así, no ganaremos nada más que una pérdida de tiempo- Asentí- Así que sugiero que nos concentremos en los estudios.

Pensé en molestarle con otro comentario, pero me abstuve todo lo que pude.

-Muy bien- dije más sereno- Vendré a tus asesorías lunes, miércoles, jueves y sábados, será desde la una hasta las siete de la tarde.

-Me parece bien- dijo alzando los hombros- Ya tienes la llave, no voy a ser tu portero.

-No necesito uno…empezaremos la semana que entra…

De nuevo, nuestras miradas asesinas, estaba casi seguro que un rayo podría aparecer entre nosotros, como en el anime, ojalá lo hubiera hecho, así ya estaría rostizado y yo sería libre.

*********

El número que usted marcó, no está disponible….

¿Cuántas veces había marcado ya? ¿Diez? ¿Veinte? Era justo como el profesor Yoo había dicho, Jaejoong era un irresponsable, no, tal vez era más que eso, pero nada podía hacer, nada, a pesar de estar en su casa, se supone que era nuestro primer día de estudio oficial, pero era de esperarse, Jaejoong debe andar por ahí de fiesta, es sábado, lógico para una persona como él.

Bueno, no voy a perder mi tiempo de esta forma, si nos retrasamos, no será por mi culpa, es su calificación, no la mía, además, como supuse desde el momento en que puse un pie en este departamento, tiene dinero a manos llenas, así que qué le importa no pasar algunas materias, tiene con qué sostenerse.

El clima afuera era demasiado frío, típico de estas fechas, a pesar de que la nieve todavía no nos acechaba, ya podía sentirse su frío peculiar, caminé hasta mi pequeño departamento, ya que tenía tiempo de sobra no quería llegar temprano a escuchar las peleas familiares de mis vecinos, tenía tantas emociones al escucharlas, desde enojo hasta felicidad, incluso envidia, no sé cómo es una pelea familiar, nunca tuve una, nunca tuve un hermano con el que pelear, a quien contarle mis secretos, un padre a quien seguir o una madre a quien acudir, nada de eso, dicen que no extrañas lo que jamás tuviste, pero es una gran mentira, se extraña, y mucho.

Las calles de mi vecindario eran muy diferentes a las que frecuentaba en mi camino hacia la escuela o hacia la casa de Jaejoong, las mías eran pobres y de muy mal aspecto, pero no podía permitirme algo mejor, ni siquiera podía aspirar a ello todavía, pero me agradaba, las personas eran gentiles y honestas, sonreían siempre, sonreían honestamente a pesar de las dificultades que vivían. Pero algo no andaba bien, todo el mundo parecía agitado, corrían de un lado a otro desesperados, me detuve a observar el panorama, jamás había visto a las personas de aquí actuar de esa forma.

-Ajusshi….¿Qué pasa?- pregunté a un señor que corría en mi dirección.

-Es grave, hijo- me dijo agitado- Un incendio…-dijo antes de seguir corriendo en dirección opuesta.

-¿Qué?

Corrí en dirección donde lo hacían las personas, poco a poco podía ver el humo creciendo, humo negro, el peor de todos, doblé la esquina apresuradamente, quedándome estático en mi sitio cuando vi el edificio en llamas….

Era mi edificio.

Peor suerte no podía tocarme, me apresuré a llegar lo más cerca posible, encontrándome con algunos de mis vecinos en las calles, observando impotentes sus hogares arder.

-¡¡Sra. Ahn!!- dije llamando la atención de mi vecina.

-Yunho shii….-me dijo con lágrimas en los ojos- ¿Cómo pudo pasarnos esto?

-¿Qué pasó?

-La familia Ji….al parecer tuvieron una discusión- No me sorprende- pero esta vez…esta vez pasó a mayores….

-¿Están bien? ¿Todos están bien?- ella asintió.

-Logramos salir a tiempo…pero…pero….

Asentí, no había necesidad que me dijera que lo habíamos perdido todo…lo poco que con mucho esfuerzo habíamos logrado algunos.

-Retírense…a un lado, por favor- comenzaron a decirnos las autoridades mientras controlaban la situación.

No pude hacer más que hacerme a un lado y observar el edificio que había sido mi hogar por años arder en llamas, sabía que la familia Ji tenía problemas, pero nunca creí que llegarían a este extremo, siempre parecieron racionales.

Los minutos pasaron, convirtiéndose en horas, finalmente, las llamas se extinguieron, no quedaba nada, salvo cenizas y un edificio a punto del colapso, nada más, no se permitió la entrada de nadie al edificio, sería demolido, eso escuché decir a los bomberos, ahora, ya no tenía nada, salvo la mochila en mis hombros.

-¿Yunho shii?- me llamó la sra. Ahn, le sonreí pesadamente- Cariño…¿Qué harás ahora?

-¿Eh?

-Algunos vecinos se irán con familiares o a un pequeño cuarto por esta noche

-Oh, claro- dije- Yo…yo…

No sé, no sé qué podía hacer, no tenía familia con la que acudir, no tenía siquiera un amigo con el que pudiera contar…tal vez el profesor Yoo…no, mala idea, él es un hombre casado, con cuatro hijos ya, no creo que tenga un rincón para mí…y no quisiera ser una molestia.

-¿Yunho?

-No se preocupe- dije sin dejar de sonreír- Tengo un amigo con el que puedo quedarme- mentí.

-No me mientas, sé que no congeniamos mucho, pero si puedo ayudarte yo…

-No hace falta- sonreí- En serio, tengo dónde quedarme hasta establecerme de nuevo- dije sonriendo lo mejor que pude, ella me miró con desaprobación, pero asintió.

-Toma- me dijo entregándome un pequeño papel.

-¿Qué es esto?

-El teléfono donde estaré, si necesitas algo, no dudes en llamarme, tengo poco que ofrecer, pero de algo servirá.

-Gracias- dije abrazándola.

Ella me sonrió una última vez y se despidió, poco a poco el lugar quedó desierto, siendo el único por un buen rato frente al edificio; suspiré pesadamente y miré hacia el cielo, las estrellas ya habían salido, la oscuridad comenzaba a reinar en las calles, me acomodé la mochila y caminé por las calles desiertas, dormir bajo un puente no sería problema, eso quería creer. Encontrar uno lo suficientemente seguro fue lo más difícil…seguro y solo, ya que las personas parecían abundar en las calles, me acomodé lo mejor que pude y me cobijé con el único suéter que poseía ahora, esperando pasar la noche.

La lluvia comenzó a caer tímidamente, el frío amenazaba cada vez más, este día no podía ser peor, mañana tendría que pensar qué hacer, tal vez tendría que dejar la escuela un tiempo y trabajar un poco. El frío comenzaba a atormentarme más, al grado de que se me dificultaba respirar, no podía hacer nada más que abrazarme a mí mismo con fuerza, esperando mantener el calor corporal, sin éxito, poco a poco mis manos tomaron una coloración azulada, me dolía respirar, el aire frío pasaba por todo mi tracto respiratorio, como cuchillos. Quise odiar a la familia Ji, pero no pude, siempre me parecieron personas simpáticas, algunos habían dicho que los demandarían, pero, para ser honestos, esa familia apenas tiene con qué mantenerse en pie…o tenía.

Estaba empapado hasta el más oscuro rincón, pero si me movía ahora, podía asegurar que perdería el poco calor corporal que me quedaba, poco a poco fui cayendo dormido, por más que quisiera mantener los ojos abiertos, no podía, caería desmayado, perdería el conocimiento, mis ojos cayeron cerrados, pero mi conciencia se negaba a abandonarme del todo, podía escuchar débilmente los autos pasar, las personas caminar sobre el puente, la lluvia caer, todo se desvanecía con calma.

Escuché unos pasos tambaleantes acercarse a mí, riendo, seguramente chicos de una pandilla o algo así, no sentí temor, extrañamente una calma se apoderó de mí, si iba a morir…por qué no ahora, ahora que nada tenía, ahora que a nadie tenía, sonreí, tal vez sería hora que me encontrara con mi familia, si es que murieron, tal vez mi vida estaba destinada a terminar aquí, tal vez, finalmente sería libre…

5 comentarios:

  1. pero que preciosidad!!!!!!!!!!!!!
    definitivqamente me enamore de este fic...porfa continualo porfa!!! me gusto la personalidad de ambos
    y claro ya sabemos en que casa se quedara!! jejej
    ash espero actu
    saludo

    ResponderEliminar
  2. Pobre yunho.
    Ahora el es el que sufre, eso fur distinto.

    ResponderEliminar
  3. Abigail1/23/2014

    Mi yunho T.T
    me encanto muy bueno
    esperare el tiempo que sea con tal de seguir leyendolo :)

    ResponderEliminar
  4. hooooooooooooooo vidita si no tienes donde quedarse que se quede con migo yo lo caliento XD no pues que se quede con jae el vive solo y el si quisiera lo puede cuidar con el estaría muuuuuuuuuuuuuuuuuy bien y el puede darle el calor que necesita para estar mucho mejor

    ResponderEliminar
  5. interesante fanfic, seguire leyendo!!!

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD