The story of my life - Cap. 6

1 comentarios
Desperté muy temprano a la mañana siguiente, todo gracias a los rayos del sol que se empeñaban en hacerme despertar, me moví un poco, sobre mi pecho descansaba Jaejoong, siempre me abrazaba como un koala, sólo que esta vez no había tela de por medio, el anillo que le había regalado relucía en su dedo, le había gustado mucho, independientemente de dónde provenía, por el simple hecho de que yo lo había escogido, eso me había hecho muy feliz. Él me había regalado casi 20 libros de diferentes títulos y géneros, todos ellos los había observado con emoción cada vez que pasaba por la librería, él debió notarlo, realmente era un regalo muy hermoso.

Me zafé de su abrazo de oso y me levanté, iba a dejarlo dormir todo el día si era necesario, anoche no me dejó dormir…o no lo dejé, da igual, no dormimos, me aseé y fui a preparar algo para comer, tenía hambre, en esas estaba cuando el correo llegó, dejé todo en la cocina y fui a recogerlo, revisando, la mayoría eran para Jaejoong, de artistas muy conocidos, yo sabía qué decían, la mayoría le pedían una canción o un álbum completo, o que revisara algunas, en verdad era reconocido, algunos recibos, el periódico….y una carta para mí.

Dejé todo lo demás sobre la mesa al centro de la sala y me senté observando la carta, casi nunca recibía nada, no tenía familia que pudiera enviarme algo, nada, a veces la escuela enviaba aquí alguna notificación, pero esta no venía de la escuela, no conocía el remitente, miré hacia la habitación, no se escuchaba nada, abrí la carta y me dispuse a leerla.

“Jung Yunho, 22 años, Universidad de Seúl, Medicina, huérfano, sin ningún familiar o tutor, trabajo de medio tiempo en la empresa de modelaje….”

Mi corazón se detuvo, había casi cinco papeles llenos de información sobre mí, todo, desde mi infancia hasta ahora, todo, qué era esto, busqué algo que me ayudara a entender, entonces, al final venía una pequeña nota, como una tarjeta de presentación, las palabras venían escritas con letras doradas y de forma un poco llamativa.

“Conozco todo sobre ti. Jae Woong”


¿A qué estaba jugando? ¿Qué pretendía con eso? Saber todo sobre mí no le ayudaría en nada….o….tal vez….¡¡Era un psicópata!! Mis negativas y la amenaza de Jaejoong no tuvieron efecto en él, escuché ruido en la habitación, me apresuré a romper todos los papeles y a tirarlos en la basura, no quería causar más problemas, ayer había caído en pánico, hoy estaba más seguro, hablaría yo mismo con él, tenía que ponerle un alto ahora mismo.

-¿Qué haces?- preguntó Jaejoong mientras bajaba las escaleras.

-Nada, recogiendo el correo- dije sonriendo, él asintió- ¿Vas a trabajar hoy? Te han llegado muchas cartas hoy…

-Sí, debo trabajar, esta gente no puede dejarme en paz- se quejó- Veré si puedo estar libre temprano- sonreí, estaba bien- ¿Qué harás tú?

-Iré a comprar algo para comer, hoy no tengo ganas de cocinar, y tú no tienes tiempo, así que…

-No salgas, podemos pedir algo- me dijo, parecía preocupado.

-No puedo quedarme encerrado, estaré bien- sonreí, Jaejoong no me respondió, pero no dejó de mirarme con preocupación, podía entenderlo, yo estaba casi igual.

*************

Por fin, salí a comprar algo, todavía no sabía qué, pero ya vería sobre la marcha, apenas doblé la esquina hacia el supermercado cuando Jae Woong bajó de su auto sonriendo.

-Sabía que saldrías en algún momento- me dijo mientras se recargaba en el auto, rodé los ojos.

-Ayer te dije que no quería nada contigo, y Jaejoong te dijo que me dejaras en paz- dije sin hacer nada por evitarlo.

-No suelo obedecer- sonrió, alcé los hombros, no me importaba.

Pasé frente a él y en un movimiento rápido me sujetó y me metió dentro del auto, apresurándose a subir y poner los seguros.

-Me debes una ida al cine- dijo mientras encendía el auto y lo ponía en marcha, me incorporé y lo miré enojado.

-Detente, quiero bajarme- dije seriamente.

-Hoy estás más agresivo que ayer, me gusta- sonrió.

Miré hacia la calle, abrir la puerta no era opción, y si pudiera hacerlo, arrojarme a la calle tampoco lo era, podría morir bajo cualquiera de los autos que estaban ahí.

-¿A dónde vamos?- pregunté al ver que nos alejábamos un poco de la ciudad.

-A mi casa- sonrió- Tengo mi propio cine- dijo guiñándome el ojo, me crucé de brazos, lo mejor era enviarle un mensaje a Jaejoong de que estaba bien y tardaría un poco…¿Realmente estaba bien? Busqué en mis bolsillos, no estaba mi celular, me golpeé la frente, lo había dejado en los pantalones que Jaejoong me arrancó gentilmente- ¿Necesitas algo?- no le respondí.

Llegamos a una zona residencial, con casa enormes, separadas cada una por enormes árboles, era como un conjunto de casas en medio del bosque, estacionó enfrente de una casa modesta, pero enorme, se bajó y me invitó a seguirlo, qué podía hacer ahora, correr hacia un autobús no era opción, no veía ninguno, tampoco algún taxi, y si solo corría, él fácilmente podría subir a su auto y alcanzarme, suspiré y bajé del auto, adentro podría hacer una llamada, o eso esperaba, se hizo a un lado dejándome entrar, yo me mantenía en guardia en todo momento.

-Bienvenido a mi humilde hogar- sonrió, el lugar era realmente impresionante.

-¿Pagas esto con tu trabajo?

-Soy dueño de una empresa de joyería, la de la plaza es una sucursal, es la más pequeña que tengo- sonrió, no sé por qué, pero no me impresioné, imaginaba algo parecido- ¡Ven! Mira lo que tengo- dijo jalándome con él hacia el segundo piso, había muchas puertas, llegamos frente a una y la abrió con emoción- ¡Mira!- dijo mientras me empujaba hacia el interior.

Observé a mi alrededor, era una habitación, bueno, a mi parecer bien podía ser un departamento dentro de la casa, con un baño y algo parecido a un vestidor, dentro podía alcanzar a ver algo de ropa y zapatos, una cama con doseles decorados con algunos cristales cerca de una de las paredes, algunos sillones, un escritorio, pantalla, balcón….

-Lindo- dije sin sonar impresionado- ¿Qué tiene?

-Es tuya- sonrió.

-¿Qué?

-Planeo encerrarte aquí- dijo mientras daba un paso hacia mí, no retrocedí- Pero primero quiero escuchar tu respuesta, deja a Jaejoong y vente conmigo, él no sabe valorarte…

-¿Y tú sí?

-Por supuesto, supe cuán valioso eres en el momento que te vi- dijo- ¿Qué dices?

-Lo siento, tengo que irme- dije mientras trataba de pasar a su lado y salir de ahí.

-Esa no es una respuesta- dijo bloqueando la puerta.

-Ok, lo diré directamente, NO-QUIERO-NADA-CONTIGO-dije mientras trataba de hacerlo a un lado, él no se movió.

-Me gusta esta faceta tuya- sonrió- ¿Qué más puedes hacer?- dijo sin la mínima intención de dejarme pasar, suspiré aburrido, Jae Woong quería saber qué más podía hacer, ok, él quiere saber.

En un movimiento rápido le di un golpe bajo y lo cargué sobre mi hombro, dejándolo caer al suelo, sosteniendo su mano hacia atrás, dejándolo completamente bajo mi merced.

-¿Satisfecho?- dije antes de dejarlo ahí con su dolor y salir a toda prisa hacia la calle.

Miré en ambas direcciones, ningún transporte a la vista, corría colina abajo, era más fácil, al doblar una esquina casi soy atropellado por un auto deportivo, una chica joven manejaba, me miró asustada y se bajó del auto.

-¡Lo siento! ¿Estás bien?- me dijo.

-Sí, estoy bien- miré hacia la casa de Jae Woong, él salía a duras penas mirando en todas direcciones, buscándome- Oye, linda, estoy perdido…¿Podrías darme un aventón a la ciudad?- sonreí coqueto, ella se sonrojó y asintió.

Subí a prisas al auto y me encogí todo lo que pude, ella me miró extrañada pero no dijo nada, manejando rápidamente, como lo hacía antes de casi atropellarme, me alegré por eso, miré por el espejo, el auto de Jae Woong salía de la calle, manejando en nuestra dirección, sólo que un poco más lento, mi corazón latía con un poco de fuerza, Jae Woong realmente era un psicópata, querer encerrarme, era seguro que si pudiera, lo haría, incluso me encadenaría para que no saliera.

-¿Estás bien?- me preguntó la chica.

-Sí, gracias…¿Puedo pedirte un favor?- ella asintió- Hay un auto detrás de nosotros….-Ella miró por el espejo- ¿Podrías evitarlo a toda costa?

-¡Estás huyendo!- gritó emocionada- ¡Genial! ¿Eres el bueno o el malo?- ¿Qué le pasaba a esta chica? Tal vez entre más dinero tengas más loco te vuelves.

-¿El bueno?

-¿No sabes?

-Bueno, es que el tipo que viene detrás quiere secuestrarme- dije, esperaba que se asustara, pero sucedió todo lo contrario.

-¿Por qué? ¿Eres de una familia rica?

-No, no es eso…quiere que viva con él.

-¡Tienes un acosador, qué lindo!- ¿Qué pasa con las chicas?- ¿Tal vez debería dejar que sepa que estás aquí? ¡¡Sería emocionante ver su reacción!!

-Ves mucha televisión- dije incómodo, ella pareció apenarse.

-Lo siento- dijo, asentí- ¿A dónde vas?

-Cualquier parte de la ciudad está bien- sonreí.

Durante el camino se la pasó haciéndome preguntas de por qué Jae Woong me quería, cómo era mi novio, cómo era toda mi vida, realmente esta chica no tenía preocupaciones en su vida, leía muchas novelas, de ahí su emoción, curiosamente, me dejó cerca del departamento de Jaejoong, le agradecí y me apresuré a comprar cualquier cosa en un puesto y volver a casa, esperaba ver el auto de Jae Woong fuera del departamento, pero para mi alegría no estaba, genial, así podría pasar una tarde tranquila.

-¿¡Por qué tardaste tanto!?- me gritó Jaejoong en cuanto entré- ¿¡Y por qué no respondes mis llamadas!?

-Olvidé el celular- dije- Además, había mucha gente en las calles, es casi imposible caminar.

Jaejoong no pareció satisfecho con mi respuesta, pero no dijo nada, se limitó a sentarse en la mesa y observarme preparar todo para la comida, realmente mi vida era difícil…¿Cómo sería si hubiera dicho que no desde el principio?

************

Ahhh….¿Cuánto tiempo ha pasado? ¿Dos semanas? ¿Tres? ¿Un mes? ¿Dos? Ya perdí la cuenta, pero no hay día en que Jaejoong no me regañe por andar mucho tiempo en la calle y en la que Jae Woong no me moleste de una u otra forma, aunque debo decir, que le estoy agradecido, porque me ayudó a confirmar algo en mi vida, algo muy importante.

Me he dado cuenta…que…no quiero a Jaejoong….ahora sé, que lo amo, sé que lo ha logrado, ha hecho que lo quiera, pero….estoy preocupado, tal vez me he tardado mucho en decírselo, tal vez él se cansó de esperar, sonrió mucho cuando se lo dije, sonrió como nunca lo vi hacerlo, dijo que en este tiempo, se había enamorado mucho más de mí….pero estos últimos días…ha estado diferente.

Es más distante, cada vez me habla menos, parece preocupado por algo, se encierra en su estudio sin decirme nada, al principio creí que era debido al trabajo, pero deseché la idea cuando me di cuenta que todo estaba en orden, por supuesto, le pregunté qué sucedía, él sonrió y dijo que nada, pero no lo creo así. Me dirigí a su estudio, realmente quería hablar con él, saber qué pasaba, iba a llamar a la puerta cuando escuché su voz.

-Sí…está bien….sí….ya lo sé….adiós, papá….

¿Papá? En todo el tiempo que pasé aquí, jamás mencionó a su familia, y ellos tampoco lo llamaron, qué sucedía, quería saber qué pasaba, necesitaba saber qué le pasaba, no quería verlo triste y preocupado, me dolía…me dolía bastante.

1 comentarios:

  1. uyyyyyyyyyyyy que miedo con el acosador de yunho y no entiendo por que no le a dicho a jae lo que esta pasando con ese fulano y por que la distancia de jae asía yunho si el ya a aclarado sus sentimientos por el y le a confesado que lo ama y al contrario de lo que esperaba se a alejado un poco de el que estará pasando por esa linda cabecita que lo tiene tan distraído y distante con su yunnie

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD