The story of my life - Cap. 2

2 comentarios
Recobré el conocimiento poco a poco, pero, ya no sentía frío, sentía una calidez, una agradable calidez, el sonido de los pájaros cantar inundaron mis tímpanos, un agradable olor a comida llegó a mis fosas nasales, me moví un poco, no sentí nada más que una superficie suave y caliente, muy diferente del suelo frío y duro en el que me recosté; mis ojos se abrieron poco a poco y la cálida luz del sol iluminó mi rostro.

-Tú sí que sabes cómo llamar la atención ¿Verdad?- escuché que me decían, conocía esa voz.

Me incorporé con algo de trabajo, me dolía todo el cuerpo y parecía tener fiebre, enfoqué mi entorno poco a poco, conocía el lugar…entonces lo vi, se sentó frente a mí con una mueca divertida y me observó detenidamente.

-Sinceramente, creí que estabas muerto- me dijo- Pero bueno, supongo que hace falta más que una lluvia y frío para deshacerme de ti- dijo alzando los hombros.

-¿Jae…Jaejoong?- pregunté sin creérmelo.

-Error- dijo negando con el índice- Soy el dios todopoderoso que te salvó de la muerte.

-¿Qué hago aquí?

-Gracias por salvarme, Jaejoong…Oh, de nada, Yunho, pasaba por ahí y no me pareció correcto dejarte morir.

-Gracias- dije de mala gana- ¿Qué hago aquí?

-Verás, ayer tenía una fiesta súper importante, por lo que decidí que no quería estudiar- Sí, lo noté- Pero las cosas se salieron un poquito de control en la fiesta, mi compañero se puso borracho, y no iba a cargar con él, así que salí antes y fui a un club, pero el ambiente era muy aburrido, por lo que…

-¿Podemos pasar al punto donde aparezco?- dije con una mano en mi cabeza, comenzaba a dolerme.

-Bien- dijo molesto- Así que venía hacia mi casa para pasar un buen periodo de hibernación, pero al girar en una calle un poco solitaria, vi a un grupo de chicos tratando de hacerse con las posesiones de un pobre diablo, no me iba a meter hasta que vi que el pobre diablo era la persona encargada de mejorar mi promedio…así que…aquí estás- dijo con simpleza- ¿Qué hacías durmiendo bajo el puente? ¿Te corrieron del orfanato?

-No- dije a secas, poniéndome de pie con dificultad- Gracias por todo- me dirigí a la puerta para irme.

-¿A dónde vas?

-A casa.

-No te espantes, pero pareces zombie, no creo que puedas salir del edificio.

-No es tu problema.

-Cierto, no lo es, pero no puedo evitar estar curioso de a dónde vas.

-Ya te dije, a casa.

-¿Cuál?

-Cómo que cuál- dije rodando los ojos.

-Sí, cuál, al orfanato o…-me miró sonriente, de una forma superior- al edificio que ardió en llamas ayer…

Lo miré sorprendido y enojado.

-¿Cómo lo sabes?

-Sé muchas cosas, Yunho, que no las ponga en práctica es otra cosa- sonrió poniéndose de pie.

-¿Me has investigado?- él soltó una carcajada.

-No eres tan importante como para hacer eso- sonrió- Las noticias informan muchas cosas, y el incendio está en primera plana.

-Eso no justifica que sepas que…

-¿Vivías ahí? Es fácil adivinarlo cuando tu cara de decepción aparece en uno de los videos.

Traté de contenerme para no golpearlo, no quería más problemas de los que tenía.

-Adiós- dije enojado.

-¿A dónde vas, Yunho?- dijo con su tono autosuficiente.

-Por ahí.

-¿A un puente? ¿A un basurero?

-No es de tu incumbencia.

-Te lo dije, soy curioso…pero esta curiosidad es un poco…diferente…

-¿Qué?

-Tengo un trato que ofrecerte- sonrió.

-Nada que venga de ti me interesa.

-Escucha primero, después, puedes largarte a donde gustes.

Me quedé de pie sin decidirme qué hacer, él lo tomó como señal de interés de mi parte.

-Yunho…te ofrezco quedarte en mi casa…

-¿Eh?

-Claro, a cambio de algunas cosas…por ejemplo, la limpieza del lugar, las comidas y mis estudios- sonrió.

-No veo en qué te beneficies tú.

-Te interesa, un buen comienzo, puede parecer que no me beneficio en nada, pero te equivocas, obtengo un cocinero, tutor y criado a cambio de un triste cuarto, es una ganga- sonrió.

-¿Criado?

-Además, te pagaré cada semana por el trabajo, el cuarto y la comida van por mi parte.

Lo pensé unos momentos, era un buen trato, pero era Jaejong quien lo ofrecía, no lo conocía del todo, pero no me podía confiar de él de buenas a primeras.

-Lo siento, tengo un trabajo, con él podré abastecerme y…

-Como yo lo veo, no era suficiente para solventar tus gastos, lo que yo te ofrezco sería algo extra.

El infeliz sabía que me tenía en la palma de la mano, seguía de pie, sin decidirme en salir o no de aquél lugar.

-Te pagaré el doble que en tu trabajo- soltó de pronto.

Mi corazón se detuvo, era una buena suma de dinero a la semana, calculé rápidamente, en dos o tres meses tendría lo suficiente para rentar un cuarto y tener algo ahorrado…¡¡¡El problema era Jaejoong!!!

-¿Por qué no lo piensas mientras comemos?- dijo- Aunque no aceptes, tendrás que verme la cara en la semana- sonrió.

Miré hacia afuera, el cielo estaba claro, con nubes que parecían ser borregos, no pude evitar imaginar lo fácil que sería todo si…nada, no debería pensar así, mi familia no querría eso…¿o sí? La verdad, no sé con seguridad si mis padres murieron, eso fue lo que siempre he creído, pero como todo niño huérfano, me pregunté si mi familia estaba viva en algún lugar del planeta, sé que las posibilidades son pocas, sé que en realidad estoy solo, pero…

-¿Y bien? ¿Vas a mirar el cielo todo el día o me vas a responder?- me dijo Jaejoong sonriendo autosuficiente.

-¿Por qué no te callas?- dije de mala gana.

-Porque no quiero- sonrió- ¿Y bien?

Suspiré molesto, algo de este trato no me cuadraba.

-¿Qué planeas exactamente con esto?

-Nada- dijo alzando los hombros- Salvo un poco de diversión, es todo, una persona como yo, que lo tiene todo, necesita distraerse un rato.

-¿Distracción?- dije alzando una ceja.

-¿Sí o no?

Pensé en mis opciones, rentar un lugar no entraba en ellas, ni siquiera aspiraba, quedarme con mi tutor un tiempo tampoco era una buena opción, él tenía sus propios problemas que atender, mi vecina…ella tenía casi la misma situación económica que yo, quedarme con ella y su familia tampoco era una opción, hacer lo mismo que ayer, estar bajo un puente, no lo veía razonable, estábamos en la temporada de frío, pronto comenzará a nevar, no veo convincente morir congelado, hiere mi orgullo, porque Jaejoong lo sabrá y podrá sonreír satisfecho al ver que sigue siendo superior a mí…¿O se sentirá mal por ello? Como sea, no pienso saberlo al morir. Por otro lado, si quiero continuar mis estudios, debo tener un lugar estable para quedarme, sin preocupaciones, aunque con Jaejoong…bueno, es sólo un niño mimado, puedo lidiar con él…

-Está bien…-susurré.

-¿Qué? No pude oírte- sonrió, obviamente me había escuchado.

-¡Dije que está bien!

-Perfecto- sonrió- ¡Ah! Pero debo advertirte otra cosa

-¿Qué?- lo sabía.

-Ahora que has dicho que sí, no tendrías opción de negarte…pero como soy una persona generosa, dejaré que lo pienses de nuevo.

¿Eh? ¿No estaba insistiendo él? Lo sabía, él esconde algo más, algo que va para su propio beneficio.

-Verás, mi familia no es la más agradable que digamos, pero no tienes que saber eso, ellos todavía viven en el pasado…¿Sabes qué quiero decir?- negué con la cabeza- Matrimonios arreglados…

-¿Ah?

-Soy uno de los sucesores del imperio de mis padres, no el primero, pero al ser Kim tengo responsabilidades que por más que he tratado de negar, se empeñan a darme.

-¿Y qué tiene que ver eso conmigo?

-Deja que termine, como dije, ellos han llegado a un acuerdo con una familia que es un poco inferior a la nuestra, todo con el fin de mejorar, y quien está obligado a casarse soy yo…- Suspiró molesto- A lo que quiero llegar es….-dijo mirándome, entre enojado y avergonzado-…que mientras estés aquí, tendrás que fingir que eres mi pareja…

-¿¡Qué!?

-Lo que oíste, ellos saben perfectamente mis preferencias, y por ello se empeñan en casarme con esa fulana que no conozco, porque también deben mantener la imagen de la familia, y a pesar de que nada quiero con ellos, todo el mundo sabe que soy de esa familia, así que un hijo como yo, sería…ya sabes….

Estaba enojado, ya sabía que con él nada sería fácil…¿Fingir salir con él para que su familia no lo obligue a casarse? Eso era demasiado…pero…se veía tan lamentable, una típica jaula de oro.

-Si nada quieres con ellos, deja de vivir con su dinero- dije, esta vez di en un punto sensible, él estaba enojado.

-¡¡El dinero que gasto y con el que vivo es mío!!- gritó- ¡¡Nada de lo que ves aquí tiene siquiera un centavo de ellos!!- Alcé los hombros, era su problema…aunque yo lo había mencionado- Te dije, que soy compositor, grandes artistas son los que vienen y me ruegan que les escriba un álbum, de ahí sale todo lo que ves aquí, no necesito nada de ellos…

-Bien, bien, señor compositor- dije para tratar de calmarlo- Si nada recibes de ellos, si no tienes contacto con ellos…No tienen por qué meterse en tu vida- aunque en el fondo deseaba tener una familia que me molestara como lo hacían con él.

Hay un dicho que dice “No se extraña lo que jamás se tuvo”, pero es una total y asquerosa mentira, jamás tuve familia…y aun así la extraño.

-Ellos están a años luz de pensar como tú.

-Ok, supongamos que acepto, vivo aquí y finjo ser tu pareja…¿Eso no les hará creer que sólo me aprovecho de ti? Así se empeñarían más en casarte…

-Pensaré en ello- dijo más calmado.

-Ahh…-suspiré, qué tenía que perder, nada, pero no estaba seguro de si esto saldría bien.

-Yunho- me dijo firmemente- En este departamento, podemos ser completamente desconocidos, si quieres, pero fuera de él…

-¿Ah? ¿¡Estás diciendo que también en la escuela!?- dije escandalizado.

-Si quiero que mi familia no tenga más opción que dejarme en paz y desheredarme, sí, también en la escuela.

Ok, esto va más allá de lo que creo soportar.

-Dijiste que trabajabas ¿No?- asentí- ¿En qué?

-En nada- dije avergonzado.

-Necesito saber para prevenir cualquier posible movida de su parte.

-¡¡Ni siquiera he dicho que sí!!

-Tampoco te has negado- sonrió- eso quiere decir que estás más cerca del “Sí” que del “No”.

Me molestaba que fuera tan perspicaz.

-¿T..tengo que…b-besarte?- dije apenado.

-Como quieras- dijo sin tomarle importancia- Aunque lo más adecuado sería que sí, especialmente en público- mis mejillas ardieron de vergüenza, si esto sería así, él sería el primer novio oficial que tendría, siempre he mantenido mis noviazgos en secreto, ¿Sería oficial? Es decir, íbamos a fingir- Deja de pensar tanto, está saliendo humo de tu cabeza.

-¡No es una decisión fácil!- Jaejoong suspiró.

-No has respondido en qué trabajas- miré hacia otro lado- O dime al menos con qué se relaciona tu trabajo.

-C-con cámaras…ropa…maquillaje…personas….

-¿Modelaje?- asentí avergonzado- Por tu apariencia, es un buen trabajo, ¿en qué marca?

-No lo sé…

-¿Cómo no vas a saber?

-Simplemente me visto y camino, no pregunto más allá.

-Por las palabras del profesor, creí que serías inteligente, pero eres un completo idiota.

-¡Qué!

2 comentarios:

  1. Waaa que bueno q el insensible dd jaejoong lo ayudo, se lee bien.

    ResponderEliminar
  2. eso era lo que esperaba de jae que le tendiera su mano a el desamparado de yunho y espero que con el tiempo su relación falsa llegue a ser real me encanta la historia

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD