You Should Be Mine - Cap. 4

3 comentarios
Sentimientos Enfrentados.

Su piel comenzaba a acumular más y más calor de nuevo, parecía que aquel baño de agua fría solo era una solución temporal y pronto comenzó a sentir los efectos de la droga de nuevo. Se sentía cachondo, mucho más caliente que de costumbre y tenía una necesidad casi tremenda por follar en ese momento, aunque no era una mala ocasión, lo cierto es que no podía hacer más que consolarse así mismo.

Pero la autocomplacencia no parecía tener efecto, el calor no se amainaba y  mucho menos podía llegar al climax.

Changmin creía entonces que estaba completamente solo en la habitación, lo que sea que bebió parecía distorsionar su perspectiva y su frustración le hizo recordar que Jaejoong aún se encontraba ahí.

Esto no era más que material fresco para que le jodiera por el resto del tiempo que grabarían juntos. Aquí estaba el, semidesnudo y cachondo sin plena conciencia de sus actos y Jaejoong como un observador silencioso, como el pervertido que siempre creyó que era.

Lo cierto es que no le daba vergüenza ser observado, después de todo, Jaejoong no tenía mucho a la imaginación luego de que lo escuchara no hace mucho jadear al momento de su tarea nocturna. Ambos eran hombres, no había nada de extraño en esto.

Lo observó con cautela mientras Jaejoong giraba su cuerpo, al principio al parecer tenía la intención de irse pero se mantuvo en su sitio. Su rostro no reflejaba la misma irritante seguridad de siempre, parecía algo turbado o quizás nervioso.

A Changmin le gustaban las apuestas y si Jaejoong estaba dispuesto a jugar con él con sus jueguitos baratos siempre ¿no podía el aplicar la misma ley? Después de todo, esta euforia  era casi inmune a los prejuicios y tenía que ser aprovechada para algo ¿o no?

El alto se levantó ya con su erección bastante menguada y caminó en dirección a su compañero cuyos ojos parecían estar confundidos, bastante lejanos a lo que normalmente eran. Changmin llegó hasta su cuerpo haciendo que sus brazos cayeran en los hombros contrarios, dejando que su  piel desnuda hiciera contacto con la tela del blazer negro de su compañero. No satisfecho, acortó mucho más las distancias esperando un rechazo inminente por parte del otro, pero contrario a eso, la distancia  de ambos cuerpos se hizo más estrecha.

—Estás jugando con fuego. — La confianza de aquellos ojos artificialmente azules había regresado y esta vez era la de Changmin la que menguaba, ya no estaba tan convencido de lo que estaba haciendo pero lo cierto es que no quería alejarse.

Contrario a lo demás, el contacto con el calor de otro cuerpo humano parecía calmar un poco su ansiedad y con algo de descaro terminó de cerrar el abrazo aventurándose a pegar su boca con la de Jaejoong en un acto de arrebato, tomando control de un beso forzado que en segundos pasó a convertirse en uno correspondido.

El calor del aliento trasmitido por la boca del pelirrojo comenzaba a hacer estragos en su cuerpo entero, intensificando cada roce y haciéndolo más insoportable, como si incluso su piel estorbara en esos momentos.

Desapercibida no pasó la notable erección que comenzaba a crecer en los ceñidos pantalones de cuero de su acompañante y ante aquel descubrimiento, Changmin sonrió usando una de sus rodillas para estimular aquella parte, rozándola suavemente y provocando un delicioso gruñido en los labios de Jaejoong.

Quizás porque ambos eran hombres y conocían de antemano cada punto de placer que un hombre tenía, por eso la tarea no parecía tan difícil y de cierta forma traumatizante para Changmin. Se sentía bien, quizás porque Jaejoong sabía cómo provocar también y no toda la responsabilidad caía solo en sus manos.

Con pasos torpes comenzaron a caminar en reversa rumbo a la cama, dejando una estela de las prendas que Changmin comenzaba a quitar del cuerpo de Jaejoong. Ahora este último se encontraba con su pecho desnudo y Changmin podía sentir la dureza de sus tetillas frotarse con las propias, arrancándole un jadeo sórdido antes de que cayeran pesadamente ambos en la cama.

Todo esto se sentía bien, se sentía tremendamente bien.

Comenzaron a frotarse uno con otra otro compartiendo un beso cada vez más húmedo, los dedos de Jaejoong recorrieron sus muslos, deteniéndose en cada curvatura que pudiese encontrar a su paso, enterrándose en cada parte que resultara suave y agradable. Changmin se mantenía más tranquilo, estaba atrapado entre el colchón y el cuerpo de Jaejoong por lo que no era mucho lo que podía hacer por moverse.

Aquellos dedos comenzaron a tirar de la cinturilla elástica de los boxers que aun vestía Changmin, tironeando suavemente de la tela, esperando el momento de proceder con más rapidez. Changmin jadeaba sintiendo aquellas leves caricias maximizadas en  su cuerpo, estando cada vez más insatisfecho y mucho pero mucho más cachondo.

Fue entonces que Jaejoong detuvo cualquier movimiento levantándose un poco para mirarlo con una sonrisa en el rostro, expresión que comenzó a confundirlo:

— ¿Qué? —indagó en un tono alterado—

— ¿Hasta dónde piensas llegar conmigo? —preguntó Jaejoong en tono  sugerente—

Changmin no pudo responder por lo que Jaejoong no dejó morir la conversación:

—Si continuamos esto mañana te despertaras con una terrible jaqueca y un agujero en el orto del tamaño de un limón. Una vez me pongo serio no hay forma en que me detenga y tú no estás exactamente consiente de tus actos.

Changmin miró hacia el rostro de Jaejoong con ojos perdidos pues no captaba bien que era aquello a lo que Jaejoong se refería. Después de todo Changmin sentía contra su pierna el bulto palpitante del otro, no había forma de pudiera excitarse más que eso. ¿Por qué se estaba arrepintiendo ahora? ¿A qué se refería con que él iba a arrepentirse?

Jaejoong dibujó en su rostro una sonrisa ladeada, lamiendo sus labios sensualmente mientras, sin ninguna vacilación esta vez, tiró de los boxers hasta dejarlo totalmente desnudo.

— ¿Tú, tienes acaso la más mínima idea de lo que hace un hombre con otro en este tipo de situaciones?

Changmin dio su respuesta de nuevo con un silencio largo.

—Si esta es la forma en que quieres aprenderlo, cumplamos tu deseo entonces.

Al parecer algo de racionalidad golpeó el cerebro de Changmin al escuchar aquel intento de advertencia, pero aquella chispa de luz se desvaneció tan pronto vino, ahogándose en el aliento que suavemente chocaba contra su cara, preludio de un hambriento beso en el que fue atrapado y en el que todos y cada uno de sus sentidos se derritieron, dejándolo solo con un caliente deseo taladrando su mente.

[…]

No había claridad en ninguno de sus actos en este momento. Changmin ahora se encontraba sentado sobre los muslos de Jaejoong, sosteniendo su miembro con el suyo y frotándolo al tiempo que se descomponía al sentir la piel sensible y caliente de aquel palpitante musculo restregarse con el propio. Desde la posición en la que se encontraba no le era posible mirar el rostro de Jaejoong pero sabía que de alguna forma él estaba disfrutando de esto mucho más que si mismo ya que su miembro parecía no terminar de engrosarse aun.

Changmin sabía que estaba llegando a un punto ciego al que no quería llegar, pero el límite de su cordura estaba determinando que si se detenía ahora quizás podía perderse la mejor experiencia sexual que podría tener en años, incluso en su entera vida.

No sabía si era por efectos de la droga pero el delgado y trabajado cuerpo bajo el suyo pintaba tan provocativo y sensual que de alguna forma no podía dejar de mirar la palpitante carne húmeda atrapada en sus manos. No era ajeno al sexo oral, lo encontraba ciertamente degradante pero no podía negar que recibirlo era quizás mucho más excitante que el sexo en sí, era demasiado íntimo y demasiado sucio pero increíblemente gratificante.

En algún rincón de su atrofiada mente comenzaba a imaginarse a sí mismo inclinado sobre la pelvis de aquel otro muchacho, con su boca succionando la carne ahora en sus manos, suavemente dejando que su lengua paseara por su extensión comprobando con su propio gusto el calor que desprendía aquel órgano.

— ¡Ah…ngh!—

Por alguna razón ajena a la cordura, su miembro comenzó a palpitar dolorosamente ante aquella imagen, de inmediato retorciéndose ante el golpe del repentino del orgasmo que se venía cada vez más rápido. Antes de llegar, Changmin sintió las manos de Jaejoong ceñirse contra su trasero, y la boca húmeda que succionó sus labios con hambre, dejando que el mas sonoro de sus gemidos se ahogara por completo en su boca.

Cuando llegó, Changmin terminó contra el estómago de Jaejoong. El ver su semen esparcido sobre el trabajado abdomen de Jaejoong representó quizás el mayor golpe que haya recibido su autodenominada heterosexualidad, pues aquella imagen le pareció quizás lo más provocativo que vio, justo en segundo lugar de las enormes tetas de la actriz con la que tuvo un amorío muchos años atrás.

Su cuerpo pesado se desplomó sobre el colchón, arrastrando de paso el cuerpo del pelirrojo, que lo dejó descansar sobre su hombro mientras acompasaba su respiración a un ritmo más normal.

El olor a sexo y virilidad destilaba de cada poro del cuerpo ajeno como si se tratara de un perfume permanente en su piel.

Changmin no podía ni por un segundo permitirse pensar, si la razón regresaba en este momento lo más probable es que terminaría adelantando el vuelo con tal de no volver a encarar al hombre debajo de su cuerpo. Estaba demasiado confundido como para si quiera llegar a una conclusión sensata.

Había besado a otro hombre, había dejado que ese hombre lo besara, que lo desnudara, lo provocara y había terminado derramando su semilla sobre el estómago de ese hombre, y no había una sola cosa coherente en esa línea de pensamiento.

No cuando en ese momento lo que más deseaba era inclinarse sobre el miembro aun erecto de ese hombre y obligarle a terminar en su propia boca.

[…]

A la mañana siguiente Changmin despertó en la soledad de su habitación. La luz del sol brillaba intensamente y provocaba escozor en sus ojos. Tenía la garganta seca y su cabeza estaba a punto de explotar. Con su cuerpo aun tambaleante se aproximó hasta el pequeño minibar y sacó todos los botellones de agua en su interior vaciándolos uno a uno en su estómago, sin embargo la sed no paraba así que decidió que lo mejor era volver a la cama.

Cuando se estaba acercando a la mesa de noche a un lado de la cama, se percató de los papeles que descansaban sobre esta. Los miró de cerca tomándolos en sus manos y se dio cuenta que se trataba de una nota y detrás de ella se encontraba un boleto de avión que al parecer era para el día siguiente.

La nota era corta, solo decía “Recupérate y regresa solo cuando te sientas mejor. Te llamaré más tarde” sin remitente o algo más para indicarle de quien se trataba.

Changmin rascó la parte posterior de su nuca y luego se recostó en la cama extendiendo piernas y brazos a lo ancho de esta. Era casi medio día por lo que pudo ver en el reloj cercano y si mal no recordaba su vuelo era para las 8 AM de ese día.

No recordaba cómo había regresado a su habitación, mucho menos porque había un boleto de avión en su mesa para el día siguiente o porque se sentía como mierda al despertar, no sabía dónde estaba su manager ni la ropa de este último. Ya cansado de pensar, volvió a cerrar los ojos y se decidió a dormir nuevamente, rememorando en sus sueños algo que probablemente le haría gritar de terror cuando despertara.

[…]

Era cerca de media noche en Tokio aproximadamente una semana después, luego del largo viaje el staff, los actores y directores habían decidido salir de las acartonadas paredes del estudio de grabación y ahora rodaban la escena en un concurrido parque que a esa hora de la noche estaba completamente desolado. En la escena los dos protagonistas enfrentaban por primera vez sus sentimientos a raíz de las recientes sospechas de los miembros de su familia. A diferencia de las escenas anteriores, los diálogos eran mucho menos pesados y la interacción romántica entre los dos personajes era casi ninguna. Solo los dos personajes sentados en una banca sin mirarse, solo compartiendo pensamientos sobre el futuro.

Luego de la prolongada Charla y de los monótonos diálogos Jaejoong debía levantarse del asiento y dejar un beso en los labios de Changmin para dejar cerrado el acuerdo, y así sucedió solo que un poco antes de poner sus labios sobre los del actor, el pelirrojo se detuvo. Ya que la escena era grabada desde otro ángulo, el director lo dejó pasar y dio el grito de corte.

Luego de ello el pelirrojo suspiró alejándose y Changmin dirigió la vista al suelo inmediatamente.

—Descansen en sus camerinos chicos, nos moveremos de set ahora —Anunció el director Oonoki desde su asiento—

Los dos aludidos permanecieron inmóviles en su posición hasta que paulatinamente el staff se fue retirando. El pelirrojo se sacó la peluca que llevaba y la entregó a una de las estilistas e inmediatamente tomó asiento al lado del inmóvil actor. El manager del susodicho se acercaba a paso lento pero Jaejoong le hizo señas para que los dejara solos y luego de que la estilista se retiró solo Changmin y Jaejoong permanecían en aquel parque.

Jaejoong sacó de su bolsillo un cigarrillo y un encendedor y comenzó a fumar, Changmin no dijo palabra alguna a pesar de que una de las cosas que odiaba era que fumaran en su presencia.

El pelirrojo se encargó de romper el silencio:

— ¿Piensas que sin hablarme o determinarme vas a borrar de tu mente lo que pasó? —Preguntó en tono serio doblando una de sus piernas y clavó la mirada en Changmin— No hice nada que tu no quisieras y no merezco tener que cubrir tus errores toda esta semana y lo que resta de la grabación.

Contrario a lo que esperaba, no recibió ninguna respuesta venir del actor por lo que el pelirrojo comenzó a irritarse aún más.

—Vale, ya está, tuvimos sexo, pero no llegó a un nivel del que puedas arrepentirte. En serio hombre deja de actuar como un crio.

Esta vez Changmin levantó la mirada hacia el frente:

—Esto no es nada normal, así que solo cállate —ordenó molesto— No es algo que te afecte, tú ya eres gay cabrón pero yo hasta hace una semana estaba seguro que no lo era.

Ante aquel cuestionamiento Jaejoong no pudo evitar echarse a reír.

— ¿Cuál es el problema entonces? —Indagó cansado de esta discusión sin sentido. Changmin por primera vez en una semana lo miró a los ojos.

— ¡Que no me arrepiento, ese es el jodido problema! —Exclamó alterado— No tengo asco, no siento que hice una barbaridad ¡Por eso estoy cabreado! ¡No es normal!

Ante aquellas afirmaciones el pelirrojo se mantuvo igual de neutral.

—Ya, entonces ¿Qué quieres? Si tu problema es tan grande como para que no soportes verme podemos solucionar esto directamente, si tanto te molesta mi presencia entonces dejaré el trabajo y tendrás que apañártelas con otro compañero.

— ¡¿Crees que es tan fácil como eso?! —Grito el actor esta vez alterado— ¡Tu provocaste esto en primer lugar, si no me hubieras…!

Ante la magnitud de lo que iba a decir el alto prefirió guardar silencio, pero por supuesto Jaejoong no se la dejaría escapar:

—Si yo ¿Qué? ¿Me aproveche de ti? ¿Te viole? Si, Estabas colocado Changmin pero el éxtasis no te borra la memoria ni te atrofia el cerebro y tú fuiste el único que se abalanzó hacia a mí y me comió la boca así que no vengas con la excusa de que fue por mi culpa.

—Para ti es muy fácil decir eso, pero ya es suficiente con el lio en mi cabeza no le agregues otro más —apuntó, levantándose esta vez— No sé quién eres, no sé cómo llegaste aquí, pero desde que te conocí mi ordenada vida se ha vuelto una mierda y no pienso dejar que eso siga pasando.

—Entonces que vas a hacer, ¿Renunciar? —Preguntó ya bastante indignado el mayor—

—N—No pero por el momento no quiero que nada de lo ocurrido vuelva a pasar, así que bajo ninguna circunstancia…

—Yo no voy a prometer nada —interrumpió el mayor— Soy gay, si, y me gustas, si, por ello por fuera de este set no haré nada distinto a buscar tener algo contigo, depende de ti si me rechazas o no. Ya te deje claro hace mucho cuales son mis intenciones.

Ante el repentino aventón de sentimientos Changmin se quedó sin palabras.

— ¿Qué? ¿Creías que tanta exclusividad contigo era solo porque quería que nos lleváramos bien? Conmigo quizás te hiciste el idiota pero si hubiera sido una mujer lo habrías notado desde el principio.

El alto por supuesto no pudo refutar aquella afirmación, era como si directamente le estuvieran declarando la guerra y no exactamente se le estuvieran declarando románticamente. ¡Por supuesto que sabía que el acoso de Jaejoong no era normal! Pero jamás llegó a imaginarse que en todo eso en verdad hubieran sentimientos de por medio.

— ¿Sabes? —continuó hablando el pelirrojo ante el silencio de Changmin— Eso que dijiste sobre no conocer nada de mi me molestó. Por lo general todos me han preguntado directamente de dónde vengo y que es lo que hago aquí pero has sido el último en sacármelo en cara así que me sinceraré contigo ya que eso demuestra que quieres conocerme más.

A pesar de que estaba realmente cabreado por como el tipo destilaba confianza y podía hacer un chiste incluso de su propia confesión anterior Changmin no pudo evitar reírse con ironía por las palabras del pelirrojo.

Jaejoong buscó en sus bolsillos hasta que finalmente sacó de ellos un pequeño papel envuelto que luego paso a entregar al reticente castaño que no tuvo otra opción más que tomarlo:

—A eso de las 10 PM me encontraras ahí, puedes vestir como quieras pero bajo ninguna circunstancia uses un traje o algo parecido, no es un lugar muy elegante.

Dicho esto el muchacho tiró su gastado cigarrillo al piso y lo machacó con el pie, ante la distracción del alto con el movimiento de su pie, el pelirrojo se inclinó hasta rápidamente robar un beso de sus labios, dejando a este último estático en su sitio:

—Te asediaré con mensajes de texto si acaso no llegas a aparecer —culminó, caminando con tranquilidad en dirección al próximo set de grabación.

Changmin no pudo hacer algo distinto a limpiarse los labios con la manga de su camisa, odiaba el sabor del tabaco viniera de quien viniese.

[…]

Jaejoong por supuesto no era idiota, parecía como si todo lo que hiciera estuviera seriamente cronometrado o como si de antemano conociera cada reacción y respuesta que Changmin tendría ante sus propuestas e insinuaciones, por eso al menor no se le hizo raro que el hombre lo citara justamente el único día que tenían libre en la agenda de ese mes y que a Changmin no le hubiera tomado mucho tiempo el reservar el día  en el que podría finalmente ver a sus amigos para ir a encontrarse con ese total idiota.

Pero la curiosidad lo carcomía, como si querer conocer algo de Jaejoong le sirviera para en algún punto frenar sus avances con él.

Así, alrededor de las 9.30 PM de ese día estaba casualmente vestido con una sudadera oscura sobre una camiseta cualquiera y un par de Jeans rotos a juego con unos converse que solía usar en casa. Este era el Changmin de la vida privada, el que usaba la misma ropa que tenía desde secundaria y que se alejaba notablemente del elegante chico que solía pasearse ahora por los estudios de la cadena de televisión.

Cuando revisó el papel que Jaejoong le había entregado en el parque, el nombre del lugar del encuentro le había sonado muy familiar, y no tardó en percatarse de que de hecho era un famoso bar al que las masas de jovenzuelos solían ir con frecuencia, ya que su hermana menor se había escapado para ir allí un par de veces cuando venía de visita y él la había encubierto con sus padres, por lo que no era completamente ajeno al lugar. Por ello no puso demasiado esfuerzo en su estilo, sin embargo tomó precauciones.

Aunque fuera un antro para adolescentes cabía la posibilidad de que alguno lo reconociera y explicar su presencia allí sería muy complicado, por lo que recurrió a usar un gorro y un par de lentes para pasar desapercibido y de esa forma tomó su auto y se encaminó hacia la dirección a la hora pactada.

Al llegar al lugar el ambiente se alejaba por mucho de lo que el actor esperaba, en lugar de encontrar un tumulto de adolecentes ruidosos y extravagantes lo que vio fue un montón de chicos de edades diversas con el mismo raro estilo gótico que Jaejoong traía de vez en cuando. En ese aspecto, Changmin lucia totalmente fuera de lugar, pero trató de no preocuparse por eso y se escabulló entre las personas logrando finalmente ingresar al bar. El lugar era bastante grande en el interior, la barra estaba casi al fondo y apenas unas cuantas personas estaban allí. Contrario a eso, la mayoría de las personas estaban amotinadas cerca de un pequeño escenario cubierto por el habitual telón de teatro.

Changmin instintivamente se dirigió a la barra ya que imaginó que allí se encontraría con el pelirrojo para que pudieran hablar, pero conforme la noche avanzaba no había ningún indicio de que Jaejoong fuera a pasearse por ahí. El alto comenzó a indignarse cuando casi entrada la media noche nadie aparecía, el bar se había llenado por completo y tanto el ambiente como la música era lúgubre y pesada por lo que decidió que lo mejor era volver a casa.

Changmin se levantó pero no pudo avanzar demasiado, había gritos por todas partes y personas amotinándose alrededor. Cuando finalmente pudo hacerse paso entre las personas para alcanzar la salida, un tipo extraño se le acercó y sin mediar palabras comenzó a halarlo con fuerza mucho más cerca del escenario y a pesar del forcejeo de Changmin poco pudo hacer para evitar ser arrastrado. Los gritos se intensificaron y el hombre que lo halaba solo se viró un momento para pedirle que bajo ningún motivo se alejara de allí, y pronto desapareció de la misma forma en la que había llegado detrás del escenario.

El alto no podía entender nada de lo que pasaba, a pesar de haber tantas personas a su alrededor la mayoría eran mujeres y por ello el resaltaba notablemente de entre el tumulto por su descomunal altura. Cuando el reloj finalmente marcó las doce, los gritos ensordecedores del público desubicaron al confundido actor, un ruido sordo y fuerte se escuchó venir del escenario y seguidamente el estridente sonido de una guitarra eléctrica acrecentó el clamor del público.

Las luces de todo el lugar se apagaron pero en un parpadeo la oscuridad fue permeada por el juego de luces que venían del escenario. Changmin se quedó pasmado cuando el telón fue levantado revelando a lo que al parecer era una banda de rock. Y en el centro de todo, sosteniendo un micrófono, se encontraba Jaejoong. No era el Jaejoong de siempre, tenía un elaborado traje de cuero y plumas negras y una delgada camisa de malla que poco hacía por ocultar su piel, el pesado maquillaje era incluso más oscuro de lo habitual  y el brillante tono rojo de su pelo bajo los reflectores se hacía mucho más llamativo.

El público estalló en gritos y Changmin temía el poder quedarse sordo con tanto ruido, parecía como si todo el mundo aquí adorara a la banda, pues una vez la guitarra eléctrica hizo su aparición, todos simplemente se volvieron locos.

Changmin estaba pasmado observando como poco a poco de entre el ruido de cada instrumento que tocaban los demás miembros de la banda comenzaba a formarse un ritmo que era audible. Entre su fascinación por el ritmo y la fuerza de aquella canción, Jaejoong surgió de la nada sacando de su garganta un tono tan alto que dejó al actor perplejo, justo entonces, el ritmo de la canción se hizo más rápido y los ojos del pelirrojo no tardaron en conectarse con los suyos, y con un guiño de ojo le indicó que estaba consciente de su presencia.

Por alguna  extraña razón el corazón de Changmin dio un brinco en ese momento.

 Este Jaejoong que ahora cantaba sin que su voz se opacara por el tajante sonido de los instrumentos a su espalda era muy diferente del idiota con el que él solía lidiar cada día. Este era un Jaejoong agresivo, frívolo y que Changmin percibía como intocable. La confianza que se percibía en el menear de su cuerpo era distinta a la galantería casi ingenua con la que iba por ahí, y si el tipo ya le parecía arrogante de primera mano, justo ahora no sabía en qué escala podía ubicarlo.

El actor se sentía hechizado, porque a pesar de saber que estaba mal, algo había en la voz del chico y en su mover que le impedía quitarle los ojos de encima. La canción siguió sin detenerse y a pesar de que el alto no tenía idea de que hablaba la letra, por la voz que entonaba aquella melodía parecía algo muy fuerte, oscuro pero al mismo tiempo conmovedor.

Las personas a su alrededor coreaban la letra y se sumaban al mismo embrujo que él tenía con el pelirrojo, pronto una canción se convirtió en dos y dos en tres y en todo ese tiempo los ojos de Changmin no se apartaron de Jaejoong ni por un segundo.

Finalmente el sonido fue deteniéndose y el actor pensó que sería el final, sin embargo, Jaejoong solo tomó un botellón de agua que le fue tendido y bebió su contenido y solo eso bastó para que de nuevo las mujeres que lo rodeaban se volvieran locas y gritaran con histeria. Changmin suspiró comenzando a creer que se veía ridículo entre un montón de adolecentes descuidadas y creyó que este era el momento oportuno para dejar la estancia. 

Pero la voz de Jaejoong al micrófono detuvo sus pasos:

—Esta es una nueva canción que escribí hace poco, y está escrita específicamente para alguien que se encuentra hoy en el publico…

Ante aquella mención el público vitoreó al unísono y los murmullos no se hicieron esperar, Changmin solo esperaba que bajo ninguna circunstancia el tipo se estuviera refiriendo a él, porque si hacia algo para revelarlo sin duda alguna lo mataría.

— ¿Quieren escucharla?

El rugido en afirmación del público no se hizo esperar y Jaejoong sonrió con suficiencia clavando la mirada directamente en Changmin.

Para todos ustedes, especialmente para esa persona —musitó el pelirrojo sonriéndole al alto— “You should be Mine”

El público gritó en clamor de nuevo mientras iniciaba el rugido de la guitarra, el bajo y la batería, era un ritmo fuerte pero al mismo tiempo dulce. Jaejoong comenzó interpretando una suave armonización mientras recitaba la letra.

Changmin no supo por qué desde el primer momento el sentido implícito de aquella canción le recordaba al primer encuentro que había tenido con el pelirrojo, sus consecuentes peleas y la forma en como, según el cantante describía en la canción, él había caído en todos sus juegos y trampas para lograr seducirlo. El alto no podía hacer más que escuchar sorprendido como relataba aquello como si se tratara de una hazaña o algo de lo que dependía su vida el lograr.

Cada que el pelirrojo recitaba el coro desviaba la vista hacia el actor, y este no podía hacer algo diferente a desviar la mirada incómodo. Jaejoong era demasiado directo y de cierta forma intimidante en ese momento.

El grupo de mujeres comenzó a moverse hacia adelante y con el movimiento arrastraron al actor hasta que estuvo a dos palmos del escenario. Changmin sabía que no podía quedarse allí, se sentía reducido en tamaño con la forma imponente de Jaejoong con todos los reflectores sobre él, sin embargo no podía moverse sin lastimar al menos a dos de las adolescentes que mantenían su tímpano al borde del colapso.

Sin fuerzas ya para luchar, escuchando el último coro de la canción, levantó la mirada y observó el cuerpo inclinado del pelirrojo que se aproximó hasta el límite de la tarima para  alcanzar su distancia, la cercanía de su rostro era abrumadora pues la distancia entre el escenario y el público no era mucha y Changmin ya era alto de todas formas.

El cantante deslizó por sus labios una sonrisa mientras extendía la mano hacia Changmin tomándolo por el cuello de su sudadera, el alto se vio arrastrado hacia delante  y en medio del gran tumulto de gente, Jaejoong cerró sus labios contra los suyos en un acto que Changmin no podía descifrar siquiera como locura.

Al fondo la banda seguía tocando los acordes finales de la canción y al mismo ritmo, la sedosa lengua del cantante se paseaba sin escrúpulos por el interior de la boca de Changmin. Fue un beso corto, pero lo suficientemente profundo como para dejar a Changmin completamente mareado.

Entonces el público gritó exasperado.

Jaejoong levantó con sus propias manos la capucha que llevaba la sudadera de Changmin y este último pronto se vio rodeado de los hombres de seguridad que lo arrastraron hacia la parte trasera del escenario, las luces de todo el lugar se apagaron de nuevo y Changmin solo se giró un momento para ver la espalda del pelirrojo mientras interpretaba la siguiente canción.


3 comentarios:

  1. Anónimo1/07/2014

    Buenisimaaaa me ancanta cuando Min se hace el q pasa na y al final se mas gay q jaeee XD XD tambien sigo este fico por el face

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1/08/2014

    me eencantooo

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1/08/2014

    Esta super mega buenoo...ya quiero el sig cap!!"

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD