Why / Empty- Capitulo 4.2 (Vol. II)

5 comentarios
"Peligrosa proposición" (Vol. II)



Yunho entró en la habitación, sin ningún tipo de permiso. Únicamente la habitación de Jaejoong era mucho más grande que el apartamento en el que había vivido años atrás, y una gran cama de tonos oscuros, era lo más llamativo, sin duda…

Todo estaba decorado de pequeñas pertenencias del mayor, incluidos álbumes de música  en el que Yunho, acercándose a ellos, observó a Changmin en una de las caratulas:

— Changmin es un buen tipo, agradable, es muy contrario a ti — comentó mientras señalaba aquella imagen de aquel esbelto y singular chico.

— ¿Qué clase de comparación es esa? — Jaejoong parecía molesto, y dejó caer sobre la cama aquella vieja nota con la que se reencontró y que había llevado en su mano todo ese tiempo.

— Sólo quiero hablar contigo — le tranquilizó Yunho mientras deambulaba curioso por aquella personal sala....

— De acuerdo —

Yunho se giró y entre las luces de la habitación fijó sus ojos directamente en Jaejoong; de ese modo casi podía recordar aquella última vez que le vio. Aquella noche en el que un joven Jaejoong se removió sobre él, parecía tan lejana y a la vez, tan próxima en sus recuerdos….

— La última noche, decías que me querías, o algo similar. Fue algo que me marco…, quizás por que fue algo que nunca me había sucedido antes. Tú eras un chico, y además con un extraño currículum, a pesar de eso, tenias cosas excesivamente buenas también. Y después de que te marchaste, difícilmente lo lograba olvidar… — parecía comenzar a hablar con calma — Recibí esa nota, y la guarde como un estúpido recuerdo entre tantos que en mi mente habían de ti. — ¿Volvía a ablandarse?  Aquello no congeniaba con su aspecto exterior en absoluto. No quería verse bondadoso como siempre. Hizo acopió de su enojo, y tomó directamente a Jaejoong de los hombros: — Pero ¡¿Tan fácil es para ti olvidar?! — con sus manos sobre aquellos enjutos hombros, impulsó el cuerpo de Jaejoong con un fuerte empujón, y éste cayó sobre la cama de forma precipitada.

— No. No es fácil olvidar. ¡También me gustabas!. — Apenas le dio tiempo a reaccionar,  en un solo movimiento inesperado ya se encontraba sobre la cama, y el cuerpo ancho y amenazante de Yunho se había posicionado sobre él, ensombreciendo la luz...

— Mentiroso. — gritó Jaejoong impresionado — Yunho, eres un sucio mentiroso. — repitió batiendo las manos mientras su coreano se trababa: — Me dijiste que no sentías nada por mí. Y ahora estas aquí, en mi habitación, encima de mi, enfurecido por lo que paso hace años. —  Yunho le miraba desde arriba con aquella fuerte expresión —  Oh... Mientes fatal — le dijo  egocéntrico.

Yunho frunció sus cejas gruesas,  como había hecho en otras ocasiones cuando se enfurecía, y con sus manos presionó ambas muñecas de Jaejoong, suponiendo que desde su posición sería extremadamente más fácil someterle y simplemente asustarle.

— ¡Déjame! — le gritó impetuoso, removiéndose hasta liberarse de aquel amarre, y su puño protector salió despedido hacia el rostro elevado de Yunho...

Los considerables accesorios barrocos y góticos, que Jaejoong mantenía en sus dedos, rozaron la nariz de Yunho realizando un rotundo ruido en la habitación.

De aquel orificio oscuro y negro apareció un fino líquido de rojo intenso, que cayó en forma de goteó de aquella nariz hasta finalmente caer en la mejilla de Jaejoong.


Jaejoong respiró con dificultad, con sus dedos limpió con indiferencia aquella gota rojiza de su propia mejilla: — Eres incapaz… Aquella noche también eras incapaz, y simplemente me acariciabas y besabas…, pero al final fui yo el que tuvo que hacer todo... ¿También relataras y contaras eso a los demás o sólo confesaras que vivía de lo poco que recibía? —

El cabello corto de Jaejoong se había extendido sobre la cama, y la vista que Yunho obtenía en lo alto era quizás una de las visiones más simples pero extrañamente atrayentes. De ese modo se dio cuenta de que sus sentimientos se habían quedado en ‘pausa’ cuando fue abandonado, quizás ahora todos se habían agrupado en su interior y estaba deseoso de hacerlos salir, pero Jaejoong era increíblemente insoportable, y su nariz le recordaba aquello (aun le dolía por aquel puñetazo).


~~~~~~~


Yunho pasó los dedos bajo su nariz, y se aseguró que ya no goteaba. Tras hacerlo volvió a dirigir una mirada a Jaejoong, una mirada en la que intentó entrecerrar sus ojos con cierta amenaza, ojos que hicieron de un modo inesperado temblar a Jaejoong bajo él.

“Eres incapaz” esas palabra de Jaejoong parecían entrometerse en su mente de nuevo.

Yunho se encorvó, hasta llegar al tendido cuerpo, y besó aquellos cerrados labios por sorpresa. Era la primera vez que lo hacia después de un largo tiempo, y podía confirmar que hacerlo de nuevo era de lo más extraño. Aún pasando el tiempo, aquellos labios parecían ser idénticos a aquella última noche. Jaejoong era un adulto, pero sus labios seguían siendo iguales que antaño, incluso, seguían pareciendo los labios carnosos de una joven, esos que tanto habían impresionado a Yunho la primera vez que los beso….

¡Él estaba perdiendo la cabeza! Pero mientras le besaba con más fuerza, más era capaz de detectar que eran aquellos labios los mismo que había besado con pasión, y su corazón de nuevo volvió a brincar dentro de él, incluso queriendo que parase de hacerlo.


Jaejoong quedó inerte… Quería decir algo, pero cuando sus labios se entreabrieron sólo recibió aquel húmedo y cálido trozo de carne en su boca. La lengua de Yunho rozó la suya en el interior. Las manos grandes y cálidas rodearon sus mejillas, apretaron su mandíbula, y aquel pasional beso que empezó a corresponder se prologo hasta hacer enrojecer su nariz.


Al fin Yunho desunió sus labios con fuerza, y dijo desafiante: — Ahora soy yo quien tiene el comportamiento impasible. — subió el volumen de su voz, y sus manos retorcieron y después removieron la ligera ‘ropa de casa’ que Jaejoong vestía — ¿Tan fácil soy de manipular? —  Jaejoong estaba desconcertado, era incapaz de hablar sin que le temblara los labios rojos por aquel reciente beso (No de forma indefensa, sino asustado). Su piel había sido completamente descubierta sobre la cama, y ni siquiera el ambiente de su propia habitación le tranquilizaba.

—  De todos los que te hicieron daño, yo soy al que más perjudicaste — continuó reprochándole, parecía estar explotando todo aquello que nunca había podido dejar salir. Yunho contrajo su rostro, y por primera vez Jaejoong se mostraba compasivo al mirarle  — ¿Tan insignificante soy? Aun reapareciendo en tu vida… ¿ah? — preguntó.

— ¿Yunho? — susurró preocupado, sintiendo el viento en su reciente desnudez.
El rostro adulto de Yunho en lo alto le impresionó, tanto o más que su enfurecida voz.

— No quiero que me mires con tus falsos ojos —. Sentía que iba a ser embaucado de nuevo por aquellos grandes ojos y su furia disiparía, así que Yunho se quitó su pesada ropa superior, y entonces su singular piel morena parecía ser lo único que Jaejoong era capaz de mirar.

Yunho no tardo en envolver los ojos de Jaejoong con la camiseta (polera) que se acababa de quitar. La manga de ésta rodeo los ojos de Jaejoong, quien ahora sólo estaba rodeado de oscuridad — No quiero que me mires, ni me acaricies, ni me hables… No quiero ser engañado por ti— farfulló Yunho, y el pálido chico trago saliva.


~~~~~~~


Tumbado de ese modo sobre su propia cama… deseaba actuar arisco, como si fuese un felino,   pero cuando sintió una caricia sobre su plano pecho fue incapaz de hacer cualquier cosa…

Yunho había detenido sus dedos sobre aquel tatuaje; se dio cuenta de que Jaejoong estaba cubierto de algunas de aquellas figuras y palabras, y los rozó incrédulo con la yema de sus dedos, delineando aquella oscura tinta insertada en el pecho. El aspecto frío de Jaejoong sólo lograba acentuarse con aquello sobre su pecho.
Yunho también estaba atónito por la forma de su cuerpo desnudo. No era exactamente como lo recordaba, si delgado…, pero ahora la silueta de Jaejoong mantenía una ‘cascara’ de los músculos que había forjado alguna vez, aunque en ese momento su abdomen plano había hecho su aparición y su cuerpo parecía débil a pesar de todo...

Era extraño que Jaejoong no se quejase cuando deslizó sus dedos cerca sus rosadas gemas pequeñas, y  observó (con mejillas acaloradas) el rostro semi-cubierto de Jaejoong, en el que sólo podía observar su nariz y labios.

¿Quizás el mayor no replicaba porque estaba completamente seguro de que no iba hacer nada? “Eres incapaz” Oh, simplemente aquella idea enfureció a Yunho, quien decisivamente pasó sus labios por el blanquecino torso, recibiendo un leve sobresalto del enmudecido.

 Su cuerpo no era sencillo de excitar, pero oler su fragancia de nuevo, tan cerca, deslizar sus labios sobre aquella tersa piel y observar su blanquecina desnudez, era más que suficiente para lograr que su miembro se enderezara sin planteárselo.
Quitó las pesadas prendas que lo presionaban y lo dejo salir algo ansioso.


Jaejoong (incapaz de ver, a causa de aquella prenda que rodeaba sus ojos) se mantuvo quieto, a la espera de que Yunho cesara, incluso pensó (al no sentir más los roces de sus manos) que se estaba retirando, y también pensó que pronto desaparecería de encima suya, incapaz de ‘hacer algo’ por su blando y compasivo corazón...  ¡Qué equivocado estaba!.
Su mayor sorpresa fue sentir el cuerpo del moreno aún más próximo. No le veía, pero podía sentir su presión. Había acotado tanta distancia que podía incluso sentir el calor que desprendía su erguido miembro cerca de su piel, descubriendo que él también estaba desnudo.
El olor de su habitación había desaparecido a su alrededor, y sólo recibía el aroma que el bailarín desprendía.

El moreno sujeto ambas piernas con sus manos, y Jaejoong lanzó un gruñido descontento.

— Yunho —  masculló mientras intentaba apartarse sobre la amplia cama. Deseó deshacerse de aquel amarre que presionaba sus corvas (la parte opuesta de la rodilla), y pataleó de forma aleatoria.

Yunho intento mantener la calma, pero Jaejoong no paraba de moverse. Aún con las manos sobre sus piernas, las flexionó presionándolas, hasta que las rodillas de Jaejoong acabaron sobre su blanco pecho (como un bebé tendido boca arriba) Solamente haciendo aquella extraña postura se podía divisar todas las intimas y ocultas partes de Jaejoong.

Jaejoong respiró con dificultad, había perdido el tiempo y las fuerzas pataleando y moviéndose sin ningún resultado. Seguía sin ver nada, y quizás aquello era lo que más miedo le causaba. Intentó quitarse aquella ‘venda’ de sus ojos, pero estaba tan presionada, tan apretada… que era incapaz de quitarla de un solo tirón. Y no fue capaz de quitarlo.

— ¡Idiota! ¡Detente! — exclamó, reafirmando que se trataba del deslenguado e insolente Jaejoong, apesar de aquel desarrollado cuerpo.

Yunho hizo caso omiso al insulto y la advertencia, y solamente echando un vistazo a aquella visión su sexo palpito inevitablemente.

— Tal y como tú eras en el pasado, fue lo que  dije en mi proposición… — comentó desde arriba, observando  el recostado cuerpo rendido de Jaejoong   — …eso se refiere a que digas las misma palabras que me dijiste esa noche: “Te quiero”¿Eran así? —

Jaejoong mordió sus labios y susurró:— Te quiero, Yunho — creyendo tontamente que aquello seria suficiente para su ‘liberación’ — Me gustas —.

El corazón de Yunho palpitó desenfrenadamente ¿Por qué diablos mentía tan bien? Todas las palabras de Jaejoong parecían sensuales. Incluso si aquel “Te quiero” era mentira, parecía decirlo con tal convicción  y sensualidad que Yunho no puedo evitar quedar embelesado.

‘La superestrella’ no podía verle, pero si sus ojos se desvendaran vería el rostro de flechazo absoluto que la tierna cara de Yunho mostro durante unos segundos.

Sin poder evitarlo cubrió a Jaejoong con su cuerpo, e introdujo su duro ‘sable’ sin más tardanza, incapaz de aguantar más después de todo. Jaejoong lazó un grito, similar al alarido que un moribundo lanzaría, cuando su estrecho cuerpo fue obligado a abrirse.

Contrajo todos los músculos de su hermoso rostro, mostrándose dolorido al arrugar su nariz y abrir su boca con apretados dientes, como un animal torturado.

Había sido indudablemente peor decir aquellas frases, pues el cuerpo de Yunho parecía más caliente desde que había dicho aquel simple “Me gustas”. No era nada parecido a como le recordaba. La incitativa era mucho mayor en Yunho, al igual que su cuerpo mayor, su rostro decidido, y su moreno miembro desarrollado que rompió decididamente el apretado interior.


Jaejoong no podía parar de gimotear; si aquello era el paraíso o el infierno… no tenia diferencia. Yunho iba tan rápido y fuerte que sentía que iba a desmembrarse con cualquier otra nueva estocada. Intentó moverse sin ningún resultado. Su cuerpo comenzaba a transpirar, y el cuerpo de Yunho parecía escurrirse entre sus piernas.
De nuevo intentó  desesperadamente quitar la ropa que cubría sus ojos. Cuando lo logró, Jaejoong observó el cuerpo balanceante de tez atezada sobre él.

— Yu-Yun-ho.. Bas..ta — jadeó  mirándole el placentero y absorto rostro durante unos segundos antes de volver a cerrar los ojos por el dolor. Dolor que curiosamente le hizo explotar.


Yunho, intentando ignorar aquello, se hundió una y otra vez, incluso cuando su cuerpo también soltó el espeso y precipitado semen en aquel recóndito lugar (de forma demasiado rápida), él continuó, hasta hacerlo una segunda y tercera vez, para su propia sorpresa.

Puso toda su voluntad en no besarle, incluso cuando Jaejoong alzó su rostro buscando consuelo (en ese momento en el que no lo podía soportar más y el placer comenzaba a hacerle desvariar). Yunho negó su abrazo, su beso, a pesar de que deseaba hacerlo aunque sólo fuese durante unos segundos. Pero su orgullo había comenzado a brotar en él de forma irracional, no quería ser tan imbécil como anteriormente, no quería hacer las cosas con su afecto, ni sentimientos, para ser engañado por Jaejoong del mismo modo. Y por última vez se sumergió en aquel empapado lugar, realizando un sonido acuoso, sintiendo  que su cuerpo se iba a desmoronar encima de aquel delgado ser.


~~~~~~~


Jadeó mientras salía y se desunía al fin del ruboroso Jaejoong, éste ultimo, levantó un poco su cuerpo hundiendo sus codos sobre la cama.

La mirada de Jaejoong entre sus cabellos desordenados, incluso sin el oscuro maquillaje en sus ojos, parecía amenazante... Sus ojos parecían lanzar llamaradas de odio:

— En este instante… — tomó aire — ¿qué diferencia hay entre tú y todos esos idiotas del pasado? — le dijo severamente sin hacer el intento de cubrirse, sino mostrando más su desnuda y herida figura húmeda.

Aquella frase impactó en Yunho, y se retiró hacia atrás.

— Ah, era verdad… — Jaejoong rodó sus ojos cansado — Es verdad que aún conoces a alguien del pasado,  como me amenazaste, seguramente al más ruin y asqueroso de todos… que te enseño a tratarme así ahora —fue elevando su voz.

Yunho negó con la cabeza, empequeñeciéndose por las acusaciones.

 — ¡Has madurado y estás loco, Yunho! — gritó Jaejoong mientras le señalaba con el dedo índice. —Quiero olvidar el pasado, y tú sólo sabes recordármelo, ¡como hiciste ahora! — él estaba tan furioso que ni el cansancio hizo mella en sus bramidos llenos de rencor. Sin darse cuenta sus ojos enrojecieron, y de ellos salieron unas inconscientes lagrimas — ¿Te gustó hacerlo? ¿Ah? ¿Fue divertido?—

El moreno ladeó la cabeza. ¿Qué debía responder?.  Para Jaejoong aquello sólo era una indecente venganza, pero no sabía cuán le había deseado Yunho en verdad.

Él miró hacia otro lugar completamente culpable, y se vistió sin ser capaz de decir nada.

Jaejoong estiró su brazo hasta alcanzar aquel tozo de papel que aún se encontraba sobre la cama (esa nota con la que había hecho su aparición Yunho) he hizo una pequeña bola con ella, para después lanzarla al rostro del moreno:

— ¡FUERA DE MI CASA, YUNHO! — le espetó antes de recostarse y dejarse caer sobre la almohada, incapaz de mirar más a Yunho. Quería levantarse, y seguir su ronda de insultos, pero sentía que era incapaz de moverse después de todo… además sus ojos por primera vez  estaban empapados e inservibles.

Yunho deseaba ser absorbido por la vergüenza…¿Por qué incluso queriendo y fingiendo ser duro, era el único que acababa roto?. No era lo que había deseado…, no era como quería  actuar, pero sin embargo, de ese modo descubrió que le deseaba más de lo que podía recordar…

5 comentarios:

  1. Anónimo1/30/2014

    Hola Himenie;

    Espera vale la pena, tres capítulos a la vez, wow, increíble!
    Bueno, ayer leí; sin embargo, estaba tan involucrado que no tenía palabras. Le pido disculpas, porque esta condición no ha cambiado, sigo siendo plenamente involucrado por la dirección de estos capítulos triste e impactante.Entonces, te resumo en excelente, como siempre!

    Por favor, por favor, no nos hagas esperar tanto; porque yo soy una fan deseando más de su gran obra.

    Un abrazo y matta ne.
    Hanajima-san.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por escribir!!!!!!!
    Muchas personas escriben historias de amor, de odio, de melancolia, tristes, divertidas.... etc. Pero son pocas las escritoras que lo hacen con un contexto y contenido tan exquicito como el tuyo. No soy una persona de la cual se puedan considerar sus criticas(sean buenas o malas) , pero dejame decirte que tus historias son dignas de coleccionar, podes leerlo una y otra vez y siempre te va a transmitir los mismos sentimientos que la primera vez. Y otra vez GRACIAS por escribir.

    ResponderEliminar
  3. Ummm por lastimarlo a el, se lastimo tambien el.
    Yo creo que yunho debe ablar con jaejoong y decirle loq siente por el, y bueno si jae noqiere nada (lo cual seria mas obvio ),smplemente alejarse de el y continuar con su vida, talvez asi recapaciten ambos.
    No tardes mucho ToT

    ResponderEliminar
  4. A mi me gustan los fanfic con algo de....bueno algo d sufrimiento, rechazo, amor odio, y x eso recomendare este fanfic.............pero xfavor no demores mucho con la continuación.....GRACIAS

    ResponderEliminar
  5. Yunho termino lastimándose también, aunque es necesario para que Jae recapacite... Pero como van a quedar ambos cuando eso suceda?
    Esta muy buena la expectativa que creas en el fic, como le vas desenvolviendo la trama, me encanta! Amo tu historia ^^
    Gracias por los capos!!! *O* No te tardes mucho, xfaa ;)

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD