Provocativa Inocencia - Capitulo 2

4 comentarios
¿SE PUEDE AMAR Y ODIAR A UNA PERSONA A LA VEZ?


YUNHO POV.

Despierto cuando escucho un sonido constante taladrando mis oídos, penetrando en mi cabeza. ¡Agh! El ruido es tan fuerte como si estuviera construyéndose un edificio justo a mi lado, ruedo de lado en la cama y gruño nuevamente cuando el sol me deslumbra dejándome casi ciego ¡Mierda! Linda forma de empezar el jodido día. La cabeza me punza y el maldito ruido no para. Intento tranquilizar mi mal humor, yo mismo me lo busque, estoy crudo…. Me controlo y escucho con detenimiento, al parecer el ruido solamente es la licuadora, probablemente Jae está preparando el desa….

¡Jae! ¡Joooder!

Me incorporo velozmente y el dolor de cabeza me hace caer de nuevo en la cama, intento bloquear los recuerdos pero me es imposible, no hago más que ver el rostro excitado de Jaejoong, aún siento su lengua en mi boca, su saliva mezclándose con la mia, mi pene en su mano, sus uñas clavándose en mi piel… Su voz…


<<.Yu-yunho ah… Mmm.>>


Probablemente el sonido de su voz gimiendo mi nombre me perseguirá el resto de mi vida. Alzo mi brazo para examinarlo y si, ahí están sus pequeñas pero feroces uñas marcadas. ¿Ahora que diablos voy a hacer? Bueno, supongo que he madurado y esta vez no pienso evitarlo ni rehuirlo.

— ¡Buenos días!

Lo saludo en la entrada de la cocina. Él respinga casi de manera indetectable, únicamente lo noto porque lo estoy observando con detenimiento. Jae se da la vuelta y sonríe aunque parece algo receloso.

—Te ves terrible. —Dice mirándome con una mueca burlona.

—Y eso que no me viste cuando me levante, según yo me he puesto un poco decente.

¡Eso es! La plática va bien, todo normal… ¡Oh carajo! Estaba tan entretenido observando las expresiones en su rostro que no me había dado cuenta del enorme moratón que tiene en el cuello, lo peor es que no llega el arrepentimiento, solo la posesividad. Esta vez no podremos hacernos los tontos respecto a lo que paso. Jae nota mi mirada y se lame nerviosamente los labios mientras sube una mano cubriéndose el chupetón.

— ¿L-lo recuerdas? —Pregunta indeciso.

—Si… Yo... Lamento haberte lastimado.

— ¡Oh! No fue nada… Y-ya lo había olvidado, por eso no me cubrí… Y-yo… También lamento las marcas de tu brazo.

—No te preocupes, no me duele.

Un silencio incomodo sigue, ninguno sabe cómo llenarlo.



JAEJOONG POV.

¿Te arrepientes? Esa preguntaba me da muchas vueltas pero no puedo exteriorizarla, la respuesta me destruirá, tal vez lo mejor es no volver a tocar el tema, ahora si estoy convencido, Yunho no siente lo mismo que yo o probablemente ya me estaría besando mientras dice que lo de anoche fue una revelación y que me quiere… Lo que no entiendo es ¿Por qué me beso y me hizo llegar si no siente nada por mi?

— ¿Quieres desayunar? Preparé café y un platillo picante… Eso seguramente te ayudara.

— ¡Oh! Tú siempre piensas en todo. —Dice Yunho con una sonrisa aliviada, obviamente por el cambio de tema.

Observo su sonrisa y mis ojos se quedan clavados en el lunar que tiene cerca de la boca. ¡Es jodidamente sensual! ¡Jaejoong ya! Deja de verlo, se dará cuenta. Suena mi celular y agradezco la intervención divina, ya no se cómo continuar la plática ni como despegar mi vista de su persona.

— ¿Bueno?

— ¿Joongie?




Es mi novia.




— ¡Oh! Zunny… ¿Cómo estás?

—Bien amor, al final el negocio que te conté se cerrará hoy, en dos horas sale mi avión pero ¿Podemos desayunar juntos antes de que me vaya no?

—Si, justo ahora acabo de preparar el desayuno… ¿Te espero aquí?

— ¿Estará Yunho?

—Si ¿Por?

—Es que yo quiero un momento a solas contigo. —Dice ella enfurruñada y hasta me imagino su puchero.

—Cariño… Ya habrá tiempo cuando vuelvas… Además no creo que una hora sea suficiente.

Me iré al infierno, el único motivo por el que hablo tan pícaramente con ella es porque Yunho está aquí, en realidad ni siquiera he tenido sexo con Zunmi y eso que llevamos como un año de relación.

Ella ríe coquetamente y yo hago una mueca… ¿En qué momento empecé a encontrar desesperante su forma de reír? Mis ojos inevitablemente se encuentran con los de Yunho que me ven seriamente.

—Aja… Aja… Yo igual. —Contesto automáticamente al “Te quiero” de mi novia y me siento como basura al mentirle. —Vale, aquí te espero.

—Entonces. —Dice Yunho cuando cuelgo. — ¿Zunmi no estaba fuera del país?

—Su vuelo se atraso.

— ¿Vas a pedirle matrimonio ya?

No puedo leer nada en su expresión, la tiene en blanco.

—Aún no, quiero hacerlo correctamente.

— ¡Ah! Será mejor que te pongas un polo de cuello alto. —Dice viendo mi cuello fijamente.

— ¿No desayunaras con nosotros?

—No, voy a ir a dormir otro poco, se me fue el apetito.

Yunho parece casi celoso y mi corazón no puede evitar dar un brinco de emoción.







YUNHO POV.

¿Debería bajar? No sé qué hacer. ¿Qué estarán haciendo allá abajo? Jae dijo que una hora no era suficiente pero en realidad si lo es para un rapidín. ¡Diablos! ¿Y a mí qué me importa si se la folla? No es asunto mío…. Aunque… ¿Qué le ve Jaejoong a Zunmi? Es hermosa, sumisa y dulce pero también bastante estúpida y superficial. Es obvio que sólo está con él por su carita bonita y su dinero, además esta flacucha y su risa es desesperante. ¿Por qué quiere casarse con ella? Mmm… Tal vez si debo bajar, como sea estoy en la casa, deben respetar mi presencia, que se echen un polvo cuando yo no esté aquí.

Bajo lentamente las escaleras y los veo de pie cerca de la puerta.

—Joongie. Te extrañare.

—Yo también Zunny.

Que sobrenombres tan estúpidos.

De repente Zunmi se lanza a los brazos de Jae y busca su boca ardorosamente, él la estrecha por la cintura y le devuelve el beso. No me doy cuenta de que estoy apretando el barandal de las escaleras con fuerza hasta que me duelen los nudillos de la presión. Jae la besa intensamente aunque… No sé si es porque yo lo quiero ver así… Pero algo me dice que no se está entregando al 100% como anoche, conmigo. Zunmi se pega a su cuerpo intentando meter las manos debajo de su camiseta. Una neblina roja cubre mi vista. ¡Suficiente! ¿Qué les sucede? Se comportan como dos adolescentes calenturientos. ¡Tan estúpidos!

Me aclaro la garganta con fuerza y ambos voltean a verme, Zunmi se sonroja y Jae sólo me sostiene la mirada seriamente.

Lamento interrumpir. —Digo para ambos pero sin despegar la vista de Jae. Espero sonar sincero. —Es que me dio hambre y tuve que bajar.

— ¡Oh! Lo siento Yunho… Yo… Ya me iba. —Zunmi voltea a ver a Jaejoong pero el continua viéndome. —L-luego te marco.

Ella sale y ninguno de nosotros se mueve.

— ¿Qué mierda hacías? —Digo explotando por fin.

—Besaba a mi novia. —Contesta él frunciendo el seño.

—Discúlpame pero eso no era un beso, casi follaban contra la puerta. —Digo alzando la voz.

— ¿Y si así hubiera sido qué? —Pregunta él sin dejarse amedrentar.

— ¿Cómo qué? ¡Estoy aquí! Daaaaa.

—Sí, pero se supone que debías estar arriba ¡Dormido!

— ¡No podía dormir con sus estúpidas risas y sus estúpidos sobrenombres! —Grito hartó de sentirme tan enojado por esta tontería.

— ¡Pues te hubieras largado entonces! —Grita él a su vez. —Y deja de ver mi boca ¿Acaso quieres un beso?

—No, lo que quiero es que te limpies, te ves como un imbécil maricón con los labios llenos de labial rojo.

— ¿A ti que mierda te importa si es así?

— ¡Tienes razón! ¡No me importa!

Me doy la vuelta para ir a la sala, puedo sentir como él me sigue.

—Yunho, no hemos terminado ¡Imbécil de porquería! ¿Crees que puedes insultarme y gritarme para después largarte dignamente como si nada?

No volteo a verlo en ningún momento y sigo caminando hasta que siento que un cojín se estrella contra mi nuca, volteo estupefacto a ver a Jae justo en el momento en que otro cojín da de lleno en mi cara.

— ¡Oh! ¡Genial! Eres tan infantil… ¡Como si un cojín fuera a lesionarme! —Digo debatiéndome entre el enojo y la risa.

Me agacho justo a tiempo para esquivar una figura de porcelana.

— ¡Estúpido! —Digo acercándome velozmente a él y lo tomo dolorosamente del brazo. — ¡Pudiste descalabrarme!

—No te vendría mal. —Dice viéndome con resentimiento.

¡Esa boca! Me desespera verla pintada de rojo, ¡Aggh! No puedo evitarlo, alargo la mano y con violencia tomo a Jae del cabello, pasando mi palma una y otra vez sin delicadeza por sus labios.

—Mphf… Ahhh… ¡Suéltame bestia!... ¡Me lastimas!

— ¡Te dije que limpiaras tu jodida boca! —Digo un segundo antes de bajar la mía y estamparla con fuerza contra la suya.

Jaejoong se retuerce en el agarre de mi mano y golpea mi pecho furiosamente porque he llenado sin permiso su boca con mi lengua. Por último intenta levantar la rodilla para golpearme ahí donde mi Yunhito está totalmente despierto pero lo tomo fuertemente de la pierna para evitarlo, subo su muslo hasta mi cintura haciendo que pierda el equilibrio mientras capturo su esquiva lengua y la chupo con fuerza, de algún modo quiero borrar el beso de ella de su boca.

Él gruñe enfadado y aferrándose a mis hombros da un brinquito y sube también su otra pierna por mi cuerpo, juntando ambas alrededor de mi cintura y aprieta con fuerza, obviamente intentando lastimarme, funciona un poco, sus piernas son bastante fuertes… Lo tomo del trasero con ambas manos, apretando y pellizcando sin delicadeza, quiero causarle un poco de dolor también para que deje de apretarme tan estrechamente. Él jadea lastimero y su agarre en mi cuerpo se hace más suave.

— ¡Oh! Te odio. —Dice despegando su boca hinchada (Por mi boca, no por la de Zunmi) de la mía.

—Soy más fuerte que tu pequeño Jae. No hay nada que puedas hacer.

Probablemente Jae dirá “Lo eres, ahora suéltame” y todo terminara en unos según… ¡Plaf¡… Ambos caemos al piso. Pero que jodidos. ¡Me acaba de golpear! No me lo esperaba, Jae me ha dado un puñetazo en el rostro, y a pesar de que no es agresivo ni tiene facha de buen peleador sus puñetazos son realmente noqueadores, el golpe nos lleva a ambos al suelo. ¡Joder! Seguro me dejará hinchado el rostro.

— ¡Eres detestable Yunho! —Jae se incorpora velozmente mientras yo intento salir del aturdimiento del golpe. —Siempre te crees superior a todos. ¿Por qué te molestó tanto verme con Zunmi? ¡Por dios! No es la primera vez que follamos cuando el otro está en casa. Tú lo hacías seguido anteriormente.

Jaejoong intenta irse pero lo vuelvo a tomar con fuerza del brazo, probablemente dejando la marca de mis dedos en su piel, he rebasado mi límite. Lo peor es que es cierto lo que dice, nunca antes me ha importado si él folla o no estando yo en el depa. ¡Maldición! ¿Por qué ahora me importa tanto? No me voy a detener a reflexionar ahora porque hay algo que me molesta más ¡El infeliz me golpeo! Sabe que odio que me peguen cuando estoy desprevenido ¡Maldición! Por eso estoy tan cabreado, no es por Jae y Zunmi, es por el puñetazo.

—No vuelvas a pegarme. —Gruño. —Si lo vuelves a hacer te regresaré el golpe.

—E-entonces no te comportes como un animal. —Parece temeroso pero aún así no se deja intimidar. — ¿Sabes? Deberías Buscarte una novia y dejarme a mí en paz. A ver si ella puede quitarte lo amargado.

En momentos como este siento que puedo odiarlo, Jae me hace sentir como si yo fuera el único que siente esto y no es verdad, puedo ver el deseo en sus ojos, a veces creo que él me provoca a propósito para hacerme perder el control y esta vez ha conseguido su objetivo, ya estoy bastante lejos de la racionalidad.

— ¿Si Jae? No lo creo. ¿Para qué necesito novia si puedo desfogarme contigo?

— ¿Co-como? —Dice él retrocediendo.

—No te hagas el inocente Jaejoong, pude sentir tu erección cuando tenías tus piernas alrededor de mi cintura.

—No…

—Y aquella vez en el bar… Estaba muy borracho pero no lo suficiente como para olvidar, sé que me respondiste el beso, gemiste mi nombre —Digo acercándome más. —Se que te gusto. ¿Quieres que te folle Jaejoong?

—Yo…

—Contéstame esto ¿Te gustan más los besos de tu novia o los míos?

—Yunho…

— ¿No estás seguro? Tal vez necesitas otra prueba gratis.

Lo acorralo contra la pared y vuelvo a besarlo con violencia, forzando su quijada con los dedos, mordiendo con fuerza sus labios. No sé porque Jaejoong me provoca estos arranques de salvajismo en mí, sólo con él pierdo el control de este modo. ¡Otro motivo más para resentirme!

Él me rasguña el rostro y eso me enfurece ¿Por qué continúa resistiéndose? ¿Por orgullo? ¿Realmente no siente nada? ¡Oh! Claro que siente y yo se lo voy a demostrar.

Le doy la vuelta y lo pego sin delicadeza contra la pared, sosteniendo sus manos arriba de su cabeza, a pesar de que él es mayor por unos cuantos meses, yo soy más alto y fuerte. Restriego mi erección contra su trasero para que note mis intenciones y él jadea ahogadamente, tratando de esconder el sonido contra su brazo.

— ¿Te gusta Jaejoong? —Digo contra su nuca y paso la lengua por su clavícula, chupando con fuerza el lado aún libre de mi marca en su cuello.

—Yu-yunho… —Jadea el claramente debatiéndose entre el temor y la excitación.

Sin detenerme a reflexionar sostengo con más fuerza sus manos contra la pared para limitar sus movimientos y comienzo a desabrocharle el pantalón.

— ¿Qué… Haces?

¿Qué hago? No sé qué diablos hago. Estoy furioso y caliente, esa no es una buena combinación. Sólo se algo con seguridad… Ya no hay vuelta atrás.




JAEJOONG POV.

¡Oh mierda! Creo que estoy en problemas, las cosas se me salieron de las manos, primero estaba complacido porque Yunho sintió celos de Zunmi, luego me enoje por la forma en que me habló así que lo golpee, y ahora lo he arrastrado más allá de la razón con mis palabras, siempre soñé con ser poseído por Yunho. ¡Pero no así! Siempre imagine a Yunho como un amante apasionado pero tierno. Fantasee que en nuestra primera vez ambos nos veríamos a los ojos con amor, que él sería cuidadoso… La cruda realidad es que me lastima el agarre que tiene en mis manos y ni siquiera puedo ver su rostro. ¿Por qué mis fantasías románticas no pueden hacerse realidad?

—Espera…

Intento girar mi cuerpo para encararlo pero él recarga su peso aplastándome con más fuerza contra la pared, ahora ni siquiera puedo respirar y él ajeno a mi incomodidad sigue con su labor, como si yo no importara. Es rápido, ya me ha bajado el pantalón y el boxer. Ahora si estoy asustado. Esto es tan… Desapegado. ¡Es una mierda! Una risa histérica pugna por salir de mi boca pero la detengo, la situación es tan irónica, siempre quise esto y dios me castiga con esta manera tan fea de darme lo que deseo.

Sin besos, sin abrazos, sin palabras sucias o cariñosas… Simplemente Yunho mete dos dedos dentro de mi cuerpo, dos dedos húmedos, tal vez por su saliva. ¿Lo peor del caso? Duele pero se siente bien. Ahora resulta que hasta tengo una vena masoquista.

—Di mi nombre. —Habla contra mi oído y yo me estremezco. —Quiero que tengas en cuenta todo el tiempo quien te esta poseyendo.

¡Ja! ¿Enserio espera que lo complazca tomando en cuenta como me está tratando? Debe estar soñando, volteo a verlo de reojo (ya que no puedo voltear bien) y en un acto infantil aprieto ambos labios para después regresar mi vista a la pared.

— ¡Dilo! —Dice él metiendo ahora tres dedos implacablemente en mi cuerpo. Lanzó un gemido, no sé si de dolor o de placer, y pensar en que a él realmente no le importa qué tipo de gemido es me lastima mucho.

Yunho esta jadeando con fuerza detrás de mí. ¿De excitación? ¿De coraje? Si es lo último no me importa, no pienso ceder. Siento sus dedos salir de mi cuerpo ¿Se va a detener? ¿Debo festejar o suplicar que no pare?

— ¡Ahhuhhg!

Grito de dolor cuando sin aviso alguno Yunho mete su miembro dentro de mi aún no tan preparado pasaje, abriéndose camino a la fuerza. ¡Duele como el infierno! Y eso que sé que todavía no está totalmente dentro de mi cuerpo. Esto es peor de lo que imagine, siento que me está partiendo en dos, lagrimas de tristeza, dolor y decepción caen por mis mejillas. No es solo el maldito dolor, sino la situación.

Yunho se detuvo cuando grite y yo intento respirar, creo que me voy a desmayar del jodido dolor, tanto el físico como el de mi alma.

¿Por qué Yunho? ¿Por qué me haces esto? Tú no sabes lo mucho que te amo, lo mucho que soñé con que me poseyeras, no me importaría el dolor si tan solo me miraras a los ojos, si me acariciaras para calmarme, si me dijeras palabras de aliento, de cariño… Quiero gritarle eso pero guardo silencio y siento como mi corazón se rompe.

Tal vez mi grito lastimero lo hizo recapacitar o no sé, porque se ha quedado congelado detrás de mí, ahora me está soltando poco a poco las manos y puedo ver que están rojas donde él apretó con demasiada fuerza. ¡Maldito sea!

—Jaejoong…

—Tan sólo vete Yunho

—Pero…

— ¡Vete! ¬—Grito perdiendo el control y comienzo a llorar sin importarme que él aún esté detrás de mí.

En ningún momento volteo a verlo, sólo advierto como Yunho sale de mi cuerpo, tal y como había pensado tal vez ni siquiera tenía la mitad dentro de mí porque salió muy rápido, creo que lo que más dolió fue la brusquedad con que me penetro. Escucho los pasos de Yunho alejarse y subir las escaleras, es hasta que oigo la puerta de su habitación cerrándose que me derrumbo en el piso, tratando de contener los sollozos que estremecen mi cuerpo. ¿Se puede amar y odiar a una persona a la vez?

4 comentarios:

  1. Oh no...why!!!! Yunho debes darte cuenta de q esta loco por jae.....y jae debes confesarte a yunho...sigan...esta buenisimo

    ResponderEliminar
  2. o no pobre sito de jae si el tanto quiere a yunho y este lo ha violado por que no trata de conseguirlo por las buenas y así todo seria mas pleno para los dos ahora lo que yunho ha canceguido con su acto de salbagismo es que jae lo odie y le dará mas trabajo a yunho combencer a jae de que el lo quiere y que esta loco por el y lo que hizo es por celoso y posesivo que lo quiere para el solo y no esta dispuesto a compartirlo con su novia

    ResponderEliminar
  3. Estos son los fanfic q me gustan!!! con algo de sadomasoquismo......xfavor la continuación!!! xfavor no demores!!!

    ResponderEliminar
  4. Pobrecito Jae, el quiere a Yunho, lo ama y lo desea pero su primera vez con el, debería ser más romántico. ......omo. .....esta super bueno.. .....
    Habia comentado en el primero y no se publico mi comentario u.u

    ResponderEliminar

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD