10 años - Cap. 12

0 comentarios
2013 "Por siempre TVXQ" - Tercera parte

Los dos cuerpos que vio agitarse estrepitosamente sobre la cama no pertenecían a nadie que el conociera, esos cuerpos ni siquiera tenían rostros aunque pudo ver que se trataba de una mujer y un hombre, pero él estaba ahí, frente a una cama endeble que se movía violentamente bajo la agitación de esos cuerpos, ni siquiera sabía que estaba haciendo ahí, sintió frío y se alejó tan rápido como pudo, lejos de esa horrible escena, jamás el sexo le resultó tan repugnante como el de aquella escena, continuó corriendo y cada vez que se alejaba más sentía más frío, se detuvo abruptamente al llegar a una puerta, la abrió y luego de cegarse con una brillante luz pudo ver lo que había detrás, estaba en una especie de escenario de teatro y había miles de personas observándolo, de pronto todos comenzaron a reír, unos le señalaban, otros se tapaban los ojos sin dejar de reír, no faltaron los chiflidos y las botellas de agua vacía que intentaban golpearle la cabeza y solamente lograban caerle a los pies, no entendió porque reían, estaba confundido, de pronto a su lado se encendió una luz que iluminó una especie de estrado, ahí estaba Yunho, sonreía ampliamente, Changmin se extrañó de verlo ahí, no solo por lo ilógico de la escena, sino porque su amigo estaba desnudo, haciéndolo ruborizar


-       ¡Hyung! ¿Por qué estás desnudo? – preguntó alarmado


-       Tú también lo estás – respondió divertido, señalándolo, Changmin se miró rápidamente y corroboró que estaba desnudo, de nuevo escuchó risas, chiflidos y abucheos


-       No es posible ¿Por qué estamos desnudos? – preguntó enormemente avergonzado, casi a punto de llorar, Yunho sonrió mientras se acercaba, la luz que iluminaba el estrado lo seguía y cuando llegó hasta él la luz los iluminó a ambos


-       Porque haremos el amor – respondió emocionado, acercándose hasta tomarlo entre sus brazos, asustándolo, Changmin sentía el miembro desnudo de Yunho duro y caliente contra el suyo, acariciándolo, haciéndolo encenderse como el fuego. Gritó, pataleó e intentó arañarlo, pero su amigo no lo soltaba, todos los miraban fijamente


-       No, por favor… nos están viendo – lloró asustado, toda esa gente mirándolos, de pronto se pusieron todos de pie y les gritaron, los abucheaban, los insultaban, pero Yunho no lo soltaba, le besaba por todas partes sin importarle sus lágrimas


-       Que nos miren, que sepan de éste deseo ardiente Changmin, sonríe a la cámara – el menor levantó la mirada al techo y vio una luz fuerte, sentía sus lágrimas bajando a borbotones, se sentía violado, ultrajado y humillado. Cerró unos instantes los párpados y al abrirlos estaba en otra habitación, Yunho lo tenía contra una enorme cama, estaba sobre él, le agarraba las piernas con dureza, separándolas para una mayor penetración mientras se abalanzaba con enojo, penetrándolo con violencia, las cámaras los grababan y él tenía que sonreír a pesar de que todo el staff los miraba con odio, por alguna razón hasta Sam estaba ahí, los señalaba mientras Sonny y los demás Tohodancers les gritaban groserías, había gente de la SM, incluso Victoria veía la escena con horror, lloraba mientras Krystal la consolaba, Kyuhyun y Minho lo miraban de forma acusadora, también los miraba Lee Soo Man, lloraba desconsoladamente mientras Yoona de SNSD le daba pañuelo tras pañuelo para que limpiara sus lágrimas, ella también los miraba con decepción, moviendo la cabeza en negativa varias veces



-       ¡No Yunho! Ya basta – lloraba pero Yunho seguía mancillándolo, no sentía dolor, pero se sentía humillado y triste, todos los odiaban y su amigo no hacía más que insistir en tomarlo, en hacerle el sexo de esa forma, violentándolo, no solo su cuerpo, sino también todos sus sentimientos



-       Tú quieres esto, lo deseas tanto como yo, lo disfrutas Changmin, disfrutas que te haga el amor – dijo Yunho en un susurro, luego le mordió la oreja



-       ¡No! no me gusta… - respondió llorando – Ya detente – pidió con todas sus fuerzas, haciendo que todos alrededor desaparecieran, solo quedaron ellos ahí, sobre la cama, Yunho lo mancilló hasta que terminó eyaculando dentro de él, dejándolo tendido sobre la cama, sudoroso, lleno de semen y temblando



-       Estuviste maravilloso, eres el mejor de todos, ahora chúpamela – pidió con una sonrisa distorsionada, él quiso protestar pero no pudo, antes de siquiera hacer algo Yunho le introdujo su pene erecto en la boca y lo obligó al sexo oral, mientras el mayor lo animaba, le jalaba el cabello y lo felicitaba comenzó a escuchar un llanto, sin poder sacarse el miembro de Yunho de la boca volteó hacia dónde provenía ese llanto y vio a su mamá, estaba a escasos dos metros de la cama, mirándolos haciendo aquel acto, lloraba inconsolablemente, en segundos su papá apareció de entre las sombras y lo miró con enojo, nunca lo vio así de molesto, después unas lágrimas adornaron su rostro



-       Eres una vergüenza Changmin, eres solo un trozo de carne que sirve para los juegos perversos de este hombre – dijo con voz trémula, Changmin negó con la cabeza, quiso gritar pero no pudo, cerró con fuerza los ojos cuando el líquido de Yunho le llenó la boca, luego el rostro, bañándolo por completo, era casi inhumano tanto semen



-       ¡No! Mamá, Papá, perdón – quiso ponerse de pie pero no pudo, sus pies pesaban como dos trozos de plomo, los miró alejarse mientras ambos lloraban y lo miraban con odio, se puso a llorar, abatido, todo aquello no podía estar pasando, debía tratarse de una horrible pesadilla, no había otra explicación



-       Que horror – escuchó una voz de mujer, la reconoció, era su ex novia, la única persona de la que se sintió perdidamente enamorado alguna vez. Miró hacia donde estaba ella, Yunho a su lado, con ropa y él aunque seguía desnudo ya no tenía semen sobre él - ¿Ya no recuerdas cuando me hacías el amor? – preguntó con desdén – Ahora eres tú quien se deja amar por otro cuerpo ¿Qué se siente? ¿te gusta que te penetren? – comenzó a reír y Yunho rio junto con ella, Changmin volvió a llorar, se sentía humillado



-       No, yo… -



-       Ahora tú serás la mujer – se burló – Déjate domar como la mujer que eres – lo miró con el mayor de los desdenes, volvió a reír y cuando Yunho quiso tener sexo de nuevo con él la vio llorando, a pesar de todo quiso consolarla, pero ella se desvaneció entre las sombras, cerró con fuerza los ojos, no quería ver a Yunho cuando lo tomara de nuevo entre sus brazos, pero sintió que alguien le acariciaba la mejilla, abrió los ojos y ahí estaba Yunho, pero era el Yunho real, no ese monstruo pervertido que lo humillaba frente a todos, era su Yunho, el que lo protegía, el que cuidaba de él, a quien él cuidaba también, los compañeros de trabajo que se hicieron grandes amigos, los que fueron capaces de derribar todos los muros y de vencer todos los obstáculos, lo besó suavemente sobre los labios



-       Ya no llores, estoy contigo – escuchó su dulce voz y sonrió, de pronto se encontraron riendo a carcajadas, estaban en el viejo departamento, donde comenzó todo, era como volver a esa escena, Yunho llegaba de la farmacia y lo encontraba llorando frente a la cocina, lo consoló y luego de la peligrosa cercanía de sus cuerpos él lo besó, Yunho correspondió a pesar de la sorpresa y fueron hasta la habitación, pero en ésta ocasión él no se quedó dormido, hicieron el amor dulcemente, mientras Yunho le apretaba con fuerza la mano y le decía palabras suaves al oído, él le sonreía, perdiéndose sus labios entre la piel desnuda de su hombro, besándolo, la sensación de sentirlo eyacular dentro de él fue indescriptible, era como recibir un dulce néctar que lo embriagó, se miraron a los ojos y pudo ver en ellos el infinito, la mejor experiencia que pudo tener, pero Yunho lo miró con gravedad, sus ojos negros estaban cristalinos – Te amo Changmin, perdón por romper mi promesa – lloró al confesarlo, el menor lloró junto con él, lo había traicionado, la persona en quien más confiaba le fue desleal y se enamoró, no podía soportarlo, aquel tormento, aquella tristeza, se alejó corriendo de ahí, sin volver la vista atrás al viejo departamento, corrió hasta que no tuvo más aliento, se desvaneció en el suelo y siguió llorando



-       ¿Por qué? ¿Por qué te enamoraste de mí Yunho? No por favor – se cubrió la cara con ambas manos, seguía llorando su desgracia



-       Changmin… - escuchó una voz que no reconoció pero no volteó - ¡Changmin! –



-       Déjame en paz – gritó enojado, no sabía ni quien era esa persona



-       Tienes que despertar –



-       ¿Qué? – se descubrió la cara y volteó, era una persona sin rostro



-       ¡Que despiertes! – le gritó de forma aterradora y entonces el abrió rápidamente los ojos, aturdido, la cabeza le daba vueltas, miró a su alrededor y se encontró acostado en su cama, el teléfono celular que descansaba sobre el buró estaba sonando, aquello lo había despertado, al parecer, se sentó como pudo y contestó



-       ¿Qué pasa? – preguntó sin ver quien le había llamado



-       Changmin, perdóname, creo que te desperté – escuchó la voz de Yunho al otro lado, de pronto se sintió mareado, como si aún estuviera atrapado en un horrible sueño



-       ¡No voy a chupártela Yunho! – gritó enojado y colgó, aventó el celular sobre la cama y se tendió de nuevo, cerró los ojos y respiró varias veces, tardó casi un minuto en darse cuenta que aquello era la realidad, que lo otro fue un raro y extravagante sueño, sintió pavor, recordó aquellas palabras que le dijo a Yunho y todo su rostro se volvió completamente rojo - ¡No! no no – se dijo a sí mismo, asustado, se tapó la boca y luego se agarró el cabello con desesperación - ¿Qué hice? ¿Qué dije? Me quiero morir – se dio media vuelta y quedó boca abajo, escondiendo la cabeza en la fría almohada del otro lado – Tengo que llamarlo – dijo alarmado cuando pasó un tiempo y Yunho no habló de nuevo, agarró el celular y buscó el contacto, luego se arrepintió y lo dejó a un lado, después lo pensó de nuevo y marcó







Al oír semejante frase Yunho se quedó congelado ¿acaso había escuchado bien? ¿No voy a chupártela? ¿Eso dijo Changmin? ¿Se refería a su “ese”? o ¿Qué se negaba a chuparle el menor? Pero sobre todo ¿Quién se lo había pedido? ¿Por qué había dicho eso? Se sintió muy avergonzado, todo su rostro estaba caliente, jamás se esperó semejantes palabras. Esperó a que el menor lo llamara, si él llamaba quizás Changmin le diría algo semejante ¿Acaso estaba borracho? ¿Fue una broma? Yunho no entendía nada de lo que estaba sucediendo. Se agitó un poco cuando no recibió llamada del menor, él se encontraba en casa de un amigo, alguien que no era famoso, había acudido ante un llamado y ahora estaba desocupado, esperaba una llamada de Changmin afuera del departamento, no había nadie cerca y las acosadoras no lo habían seguido hasta ese lugar. Suspiró resignado antes de decidir marcharse, pero el teléfono sonó cuando dio los primeros pasos, en pantalla aparecía la palabra “Changdola” junto a una carita feliz, sonrió animado pero a la vez nervioso y contestó, preocupado de lo que pudiera oír



-       Si, dime – quiso actuar con naturalidad pero se moría de ganas por interrogarlo, Changmin tardó en hablar



-       Hyung, perdóname, acababa de despertar – se excusó – Y había tenido un sueño raro – completó su excusa, sin pensar en consecuencias, solo quería que su amigo lo perdonara por semejantes palabras, sin darse cuenta de lo que significaba decirle que había tenido un sueño “raro”, Yunho sonrió, casi jocosamente



-       ¿Ah sí? Cuéntamelo – pidió con gran sinceridad, tenía mucha curiosidad



-       No vale la pena, solo era un sueño –



-       ¿Un sueño húmedo? – preguntó sin vergüenza, aunque instantes después recapacitó y miró a su alrededor, cerciorándose de que nadie le hubiese oído



-       ¡Yunho! – se alteró Changmin, no es que antes no hubieran hablado de ese tema y otros más íntimos, pero en ésta ocasión el sueño erótico lo tuvo con él



-       Perdóname, solo ignora lo que dije – pidió con enorme vergüenza



-       Solo si olvidas lo que dije también – respondió con menos abatimiento, Yunho sonrió y respiró aliviado, estaban ambos perdonados



-       Hecho – contestó tranquilamente, luego ambos soltaron una pequeña risa y luego silencio, pero un extraño silencio, nada incómodo – Changmin – lo llamó en voz baja, ambos sostenían sus respectivos celulares de forma cariñosa



-       ¿Sí? –



-       ¿Estás en tu casa? – inquirió con voz suave, sintió que la mano derecha le tembló, así que ayudado de la otra sostuvo con mayor fuerza el teléfono



-       Sí – respondió cortante, pero de forma agradable



-       ¿Y estás solo? – indagó con mayor interés, comenzando a sentir que el corazón se le aceleraba, el menor tardó un poco más en responder



-       Sí – su voz al teléfono sonaba dudosa, pero al mismo tiempo con un aire de decisión, algo extraño, simplemente algo Changmin. Yunho hizo una pausa larga, miró ligeramente hacia el suelo



-       ¿Puedo ir? – aunque tardó en preguntar Changmin sintió que sabía lo que preguntaría, para cuando oyó la pregunta entonces estaba resuelto de su decisión



-       Sí – contestó seguro de sí mismo, sonrió de forma tímida



-       No tardo – dijo con nerviosismo, se quedaron callados unos instantes, sosteniendo sus teléfonos, pensando



-       Te espero – indicó al instante, luego sonrió – Más te vale no tardar – lo retó sin decoro, Yunho sintió que todo su cuerpo se estremecía en una oleada de emoción que en esos momentos no pudo contener, colgó el teléfono sin despedirse y bajó corriendo por las escaleras de aquel edificio de 7 pisos, subió en su auto y arrancó con velocidad moderada, era un buen conductor, tenía muy pocas infracciones en su haber y esperaba continuar así, por eso manejó con cautela, la casa de Changmin no estaba muy cerca de donde vivía su amigo pero tampoco muy lejos, en menos de 40 minutos llegaría, no podía ocultar su entusiasmo, cantaba animoso mientras conducía, aunque en su auto no se reproducía música alguna







Cuando Changmin colgó su teléfono lo dejó caer sobre la cama, respiraba un poco agitado, pensaba en la voz de Yunho hace unos instantes, si el mayor había pedido permiso para ir era porque quería algo más que su sola compañía ¿no? Y si él lo dejó ir tan fácil como contestar con un Sí a una pregunta peligrosa significaba que él también esperaba eso ¿no? Sonrió con nerviosismo, de nuevo había caído en una trampa que él mismo puso, miró a su alrededor y todo estaba ordenado, acomodó la tela sobre la cama y apagó el televisor, luego se acercó hasta el espejo, se analizó el rostro, estaba ligeramente sonrosado y las orejas completamente rojas, sus labios estaban secos así que corrió hacia la cocina, bebió dos vasos de agua rápidamente y luego se apresuró a ir al baño, lavó sus dientes dos veces seguidas y de nuevo se quedó mirando fijamente al espejo, sentía que su estómago se le saldría en cualquier momento por la garganta pero se contuvo, respiró profundamente varias veces, sonrió ante su reflejo y fue de nuevo a la cocina, intentó beber más agua pero estaba hastiado de ella por tomar tan rápido dos vasos. 

Verificó que su casa estuviera perfecta, enderezó los cuadros que estaban un poco inclinados y luego fue hasta el aparato modulador, puso un CD para relajarse pero solo le sirvió para 5 míseros minutos, después volvía a estar nervioso, así que fue hasta él y lo apagó, miró su reloj, habían pasado ya 20 minutos desde que colgó la llamada con Yunho, no pudo evitar recordar el sueño y se abochornó, había soñado con su amigo haciéndole el sexo de forma violenta, asegurando que lo disfrutaba como un masoquista, no quiso pensar en ello pero tampoco pudo evitarlo, recordó la imagen de su ex novia diciéndole que ahora él era la mujer, se sintió herido solo unos momentos, no había perdido ni un ápice de su masculinidad incluso después de dejarse penetrar por Yunho, él seguía siendo un hombre y estaba orgulloso de ello. Suspiró nervioso quien sabe por cuanta ocasión, miró su celular y ya habían pasado 37 minutos, sintió que pasaron demasiado rápido, antes de que pudiera sentirse nervioso sonó el timbre de su casa



-       Es él – pensó con entusiasmo, sonrió con esa nerviosa expresión de no saber qué hacer y caminó a la puerta, se odió a sí mismo por sentirse así ¡se trataba de Yunho! Y él actuaba como una colegiala nerviosa esperando por su galán – Que tontería – pensó sin abatimientos, se armó de valor y abrió la puerta, tan normal como siempre, Yunho saludó levantando su mano y entró antes de ser invitado, conocía el protocolo, así que antes que nada se quitó los zapatos a la entrada, sustituyéndolos con un par de sandalias que tenía el menor para las visitas, Changmin cerró la puerta y lo miró, le sonrió casualmente, como si no se encontrara en ropa interior - ¿Cómo estás? – preguntó con tranquilidad, Yunho lo miró y sonrió



-       Muy bien – lo miró con esa suavidad que detestaba, le hacía casi temblar las rodillas - ¿Y tú? ¿Qué tal Saipan? – el menor asintió un par de veces



-       Igual de agradable – contestó casi secamente, Yunho sonrió y asintió



-       Ya veo – miró a su alrededor, sin mirar a Changmin, observó los cuadros de la pared, había uno nuevo, una réplica de un cuadro Renacentista, no sabía mucho de Artes como Changmin pero sabía que era de esa época y de algún pintor muy famoso aunque de momento no pudo adivinar cuál, sonrió – Tienes buen gusto – dijo mientras miraba fijamente el cuadro, Changmin afirmó y se acercó a él, colocándose a su lado, casi hombro con hombro, ambos miraban aquella réplica



-       La Universidad da frutos – comentó con una sonrisa el menor, Yunho echó una pequeña risa y luego asintió – Con suerte terminaré la Maestría y creo que un Doctorado no me vendría mal – dijo casi con orgullo propio y desmesurado, Yunho sonrió un poco preocupado



-       Tranquilo ¿sí? No quiero que te vayas a enfermar por trabajar y estudiar tan duro – recomendó con honestidad, las actividades del grupo e individuales ya eran en sí una gran carga y responsabilidad, pero Changmin seguía estudiando, superándose, eso lo llenaba de orgullo tanto como de preocupación



-       No te preocupes, estoy bien, lo seguiré estando – respondió convencido, luego sonrió otra vez, Yunho se giró levemente hacia él y lo contempló, Changmin sintió la mirada y también se ladeó un poco, se miraron a los ojos aunque no estaban frente a frente, se sonrieron antes de ponerse completamente serios, el silencio fue su mejor aliado, no había entre ellos mejor comunicación que la de las miradas, Yunho se acercó a él y le sujetó la nuca con su mano derecha, llevando la izquierda hasta su cadera, atrayéndolo hacia él le robó un beso corto, se separaron un poco y continuaron con uno largo

Changmin colocó su mano derecha en el hombro de Yunho y lo atrajo hacia él, profundizando aquel beso aunque de forma suave, se separaron antes que la falta de aire lo hiciera, no hubo necesidad de palabras otra vez, se miraron a los ojos, Yunho colocó su mano izquierda en la nuca de Changmin, dejándola sobre su propia mano que no había abandonado la nuca de Changmin desde aquel beso, lo atrajo suavemente hacia él y chocaron sus frentes con delicadeza, el mayor cerró los ojos, Changmin percibió el aroma de su perfume mejor que antes y sonrió cerca de su nariz, poco a poco sus labios se encontraron de nuevo, se besaron mientras caminaban a la alcoba, conocían perfectamente el camino hacia ella, así que llegaron sin problemas hasta los pies de la cama, se detuvieron ahí para mirarse nuevamente, se perdieron en los ojos del otro durante varios segundos

Changmin llevó las manos hacia su bóxer y se lo quitó sin prisas, quedando desnudo por completo, Yunho miró hacia abajo en silencio y vio su miembro fijamente, estaba completamente flácido, se acercó de nuevo a él y sin pegarse a su cuerpo comenzó a besarle atrás de la oreja, llevando su mano derecha hasta la entrepierna del menor, le sujetó con su fría mano y comenzó a acariciarlo mientras le besaba, Changmin gimió suavemente, cerrando sus ojos sin apretar los párpados, sintiendo las suaves caricias de los labios de Yunho, el tacto maravilloso de su mano, cuya delicadeza y maestría lo hizo despertar 


–      Yunho… - gimió su nombre cuando estuvo completamente erecto, el aludido dejó de besarle tras la oreja y lo miró a los ojos, con la mano que antes le acariciaba el miembro le acarició los labios, luego lo besó mesuradamente, mientras lo hacía Changmin subió las manos hasta el pecho de Yunho, comenzando a desabrochar la camisa a cuadros que llevaba puesta, cada botón representó una odisea para el menor, sintiendo un delirio de placer al pensar que lo estaba desnudando, se sintió extraño pero continuó hasta el último, el de abajo, empujó la prenda hacia atrás y ésta se comenzó a deslizar por los hombros de Yunho hasta caer al suelo, le acarició el pecho con las yemas de los dedos, luego usando la totalidad de sus manos, mientras se besaban, aumentando el deseo, soltaron sus labios y sin buscar la mirada del otro Changmin descendió, besándole los hombros, el cuello, tras la oreja, volviendo a bajar para atrapar con sus labios sus delicados y suaves pezones, les regaló caricias tímidas con su lengua y escuchó a Yunho gemir de placer, pronto sus manos también fueron hasta la pretina del pantalón, lo desabrochó sin mayor problema y éste cayó al suelo, Yunho sacó los pies enseguida, se besaron nuevamente

Changmin no podía creer que estuvieran de nuevo así, a punto de hacer el amor, estaba excitado pero también asustado, como siempre, sin embargo dejó que Yunho lo besara, que sus labios tocaran cada rincón de su cuerpo, se estremeció cuando lo vio hincado frente a él, tomándolo por la boca, extrañó aquel acto, Yunho lo supo llevar al cielo en vida, le besaba toda la extensión, jugaba la lengua en su glande, le acariciaba también con las manos y luego la húmeda cavidad rodeándole todo, exclamó un gemido sin temor, echando la cabeza hacia atrás, le colocó la mano izquierda sobre el cabello pero no lo sujetó, ésta tan solo se movía al ritmo de Yunho, cada vez más rápido, abrió la boca y apretó los ojos, estaba cada vez más cerca del paraíso, sus gemidos solo se detenían cuando relamía sus labios, excitado, perdido entre el placer que la boca de Yunho le brindaba, no pensaba en aquel acto como la primera vez, se avergonzó tanto en aquella ocasión que no quería recordarlo, pero ésta vez esperaba que ese recuerdo maravilloso perdurara en su memoria durante mucho tiempo. 

Las rodillas le temblaron en un lapso de segundos, volvió a llenar la boca de Yunho con su esencia, de nuevo el mayor tragó, ésta vez percibió un sabor dulce, se avergonzó por ello pero mostró no inmutarse, se puso de pie otra vez, Changmin le sujetó el rostro con ambas manos y lo besó en la boca, sintiendo en su saliva el conocido sabor del semen, se miraron de nuevo, el menor se sentó al borde de la cama, Yunho estaba cerca, aún de pie, se miraron solo unos instantes antes de que Yunho se bajara la ropa interior, mostrando su miembro que ya estaba erecto, Changmin lo miró asombrado, como si fuera la primera vez, lo vio más grande o al menos eso le vino a la mente, sin decir nada se avergonzó, levantó la mirada y sus ojos se fundieron en uno solo con los del mayor

Yunho dio un paso hacia adelante, Changmin volvió a mirar hacia el frente, mirando más de cerca el pene de Yunho, levantó su mano y lo comenzó a acariciar, elevó la vista y chocó con la de Yunho, ambos se sonrojaron pero él no se detuvo, le temblaban las piernas otra vez pero lo hizo, acarició el pene de Yunho con sus labios, haciéndole el amor con la boca, escuchó los gemidos de placer de Yunho al sentir también el deslice de su lengua y el líquido pronto le llenó la boca a él también, pero Changmin no lo tragó, contra sus principios de limpieza lo escupió al suelo justo a un lado de la cama y se secó la comisura de los labios, se levantó de la cama y se encontró con la mirada dulce de Yunho, nuevamente habían traspasado la línea, se habían hecho sexo oral, se sonrieron con nerviosismo y volvieron a besarse, lenta y delicadamente, acariciándose uno al otro con aquellas manos urgentes pero discretas, se tumbaron en la cama, uno al lado del otro, sobre sus costados y frente a frente, besándose mientras se tocaban, al separarse un poco compartieron una mirada profunda, dejaron de reconocerse con sus cálidas manos, solo eran dos personas desnudas sobre una cama, mirándose mutuamente



-       Cuéntame tu sueño – dijo Yunho de pronto, con voz tranquila, Changmin sonrió



-       No puedo, en él eras un maldito, me gustas más así – confesó



-       ¿Yo un maldito? ¿Qué te hice? – se mofó un poco, Changmin sonrió de nuevo



-       Lo que jamás harías en la realidad, obligarme a hacer algo – explicó con seriedad, Yunho lo observó en silencio durante unos momentos



-       ¿Entonces estás aquí…? –



-       Porque quiero estar aquí, contigo – confesó casi con dulzura, algo inusual en él, pero Yunho sonrió, era claro que Changmin no estaba en una cama junto a él y desnudos solo por cumplirle un capricho a él, sino porque así era su deseo. Se acercaron de nuevo, otros besos se compartieron entre sus bocas, anhelantes por seguir, en un instante de inactividad Changmin se apartó y se giró solo un poco, quedando de espaldas, Yunho sonrió casi con tristeza y se acercó, se montó sobre él pero sin caerle encima, comenzó a besarle la cabeza, sobre el cabello, luego bajó hasta su nuca, besando y acariciando de forma suave, Changmin sintió aquel choqué eléctrico cuando el aliento de su amigo chocó con la piel de su media espalda, en aquella curva cerca de la rabadilla sintió un par de besos, la boca siguió bajando, sintió miedo pero lo dejó continuar, confiaba en él más que en cualquier persona que conociera, Yunho llegó hasta sus glúteos y los masajeó tímidamente, haciéndolo morderse el labio. 

Changmin comenzó a temblar cuando la boca de Yunho acudió a sus caderas, acarició y besó la zona, luego se acomodó mejor entre sus piernas, las separó un poco más que la otra vez y hundió su rostro entre la carne del menor, quien gimió con placer y miedo al sentir la lengua de Yunho dentro de él, jamás creyó vivir aquella experiencia, era tan erótica, insana e irresistible, había oído antes que era una zona de muchas terminales nerviosas que terminaban con mucho placer si se sabía estimular apropiadamente, pero el recuerdo se disipó cuando el placer le impidió pensar, unos conocidos dedos le invadieron, Yunho no quería escucharlo gritar nunca más debido al dolor, si iba a tener que hacer aquello para evitarle tanto dolor lo haría



-       Para… - pidió con un hijo de voz, estaba a punto de perder la cabeza y no quería llegar tan pronto, debido al placer en aquella zona su miembro despertó de nuevo aunque no estaba siendo tocado, pero Changmin sí podía sentir. Yunho obedeció y se detuvo, subió con besos hasta besar sus mejillas, lo sujetó del hombro derecho y lo levantó, Changmin estaba extrañado, pero supo lo que pretendía Yunho, lo quería de frente, deseaba hacerle el amor mirando su rostro, Changmin lo supo, o al menos lo sospechaba – No… así no – pidió avergonzado, Yunho besó su rostro



-       ¿Por qué? – preguntó sin estar enojado



-       No quiero que veas mis expresiones – confesó apenado, desviando la mirada, Yunho comprendía su postura pero no quería aceptar, necesitaba de esos ojos, que el hombre que amaba le viera el rostro envuelto en placer y él mirar el suyo, distorsionado por el gozo y por el dolor de la penetración, además necesitaba del calor de su pecho contra el suyo, de la complicidad en sus miradas, lo necesitaba de frente a su realidad, ellos dos estaban haciendo el amor, Yunho y Changmin, miembros actuales de TVXQ, compartían secretos que nadie más conocía, el mayor necesitaba de esa complicidad completa



-       En realidad los he visto, tus gestos son hermosos – le besó la nariz, Changmin se sintió extraño, de nuevo esa suavidad y esa delicadeza, Yunho lo volvería loco si lo seguía tratando así



-       Pero… - quiso protestar, Yunho le besó el hombro



-       Ssht – hizo un suave sonido, sobre su piel y lo hizo estremecer – Te necesito, más que nunca – de nuevo otro beso, Changmin sintió que desaparecía, luego un estremecimiento que lo devolvió a la realidad, se giró suavemente hasta estar frente a Yunho, su espalda completamente sobre la cama, el mayor lo miró y sonrió, le acarició el rostro, luego bajó poco a poco su mano, deslizándose por su piel hasta atraparle el miembro con ella, Changmin cerró los ojos unos momentos, luego Yunho comenzó a masturbarlo, pero suavemente, mirando atento su rostro, aquellos gestos que Changmin por vergüenza evitaba hacer, por inercia el menor se llevó un brazo a la cara y lo colocó sobre su rostro, cubriéndose los ojos y parte de la nariz, su boca sacaba ráfagas suaves de aliento mientras gemía, Yunho sonrió aunque sintiéndose culpable, soltó su miembro y subió la mano, solo para quitarle el brazo del rostro 

Changmin giró su cabeza hacia la izquierda para no mirarlo, pero de nuevo Yunho evitó que lo eludiera, con la mano derecha le sujetó el rostro por el mentón y lo hizo voltear hacia él, dándole un beso en los labios, luego le acarició estos con el pulgar mientras se miraban a los ojos, las palabras de nuevo sobraron, Changmin entendió que Yunho no lo dejaría no mostrarle sus expresiones de placer, sintió todo el rostro rojo, sintiéndose tímido, las manos le comenzaron a temblar y sujetó la tela de la cama para sentirse más seguro, Yunho acarició su rostro, luego el pecho y bajó de nuevo hasta su miembro, continuando con los movimientos

Changmin lo miró a los ojos fijamente, tratando de no hacer expresiones, pero Yunho estaba jugando su mano diestramente y no pudo evitarlo más, gemía mientras su rostro experimentaba contorsiones de placer, era inevitable, Yunho estaba viendo completamente aquel rostro perdido entre el miedo y el gozo, hasta cierto punto lo sintió perverso, quizás un fetiche ¿Yunho era amante de ver los rostros distorsionados por el placer? Su amigo se detuvo antes de hacerlo terminar y se colocó frente a él 

–     Gracias – susurró con dulzura y se agachó hasta atraparle los labios, mientras su manos, decididas y sin temor lo agarraron de las piernas, separándolas y él colocándose en medio, se miraron de nuevo a los ojos, Yunho sonrió ante los tímidos temblores del cuerpo de Changmin



-       ¿Qué esperas? – preguntó casi con urgencia, la espera lo estaba matando, Yunho sonrió contento y le besó los labios rápidamente, levantó ligeramente su pecho del de Changmin y se apoyó sobre su codo derecho, el cual estaba junto al brazo izquierdo de Changmin, flexionó ligeramente su pierna izquierda, apoyando la rodilla sobre la cama y se agarró el miembro con la mano izquierda, arqueó un poco la espalda hasta colocar la frente sobre el pecho de Changmin, cerca de su cuello y poco a poco comenzó a penetrarlo, mirando todo, viendo como sus cuerpos se unían a través de sus partes íntimas, Changmin sintió que los hombros le temblaban con cada milímetro que entraba en él, suave y despacio, diferente a la primera vez, Yunho estaba siendo más delicado con él que en aquella ocasión. 

Sintió una oleada extraña de placer cuando lo tuvo adentro por completo, ahora eran sus rodillas y piernas las que temblaban, mientras su abdomen se contraría irregularmente, Yunho se soltó la base del miembro cuando terminó de penetrarlo y esperó hasta que se acostumbrara a la intromisión, levantó la cabeza y se topó con el rostro de Changmin envuelto en dolor y placer, jadeaba mientras intentaba retorcerse, pero no podía a pesar de que Yunho no tenía todo el cuerpo sobre él 

-     ¿Por qué me torturas? – preguntó en tono de indignación aunque no lo estaba, Yunho sonrió y le besó la frente, no respondió, solamente se salió un poco y arremetió de forma delicada, Changmin jadeó con un pequeño grito de dolor, haciendo la cabeza ligeramente hacia atrás, pegándola más a la almohada – Diablos… – sonrió con agitación – Duele – se quejó con voz menos suave, volviéndolo a mirar, Yunho sonrió



-       Perdón – en su mirada Changmin notó que realmente Yunho se sentía culpable, levantó su mano y le tocó la parte de atrás de la cabeza, lo atrajo hacia él y lo besó en los labios



-       Sé amable – pidió con vergüenza, de pronto recordó una frase similar en un manga Hentai que había leído hace tiempo, pero él la dijo sin pensar en dicha historieta, se avergonzó al pensar en lo femenino que sonaba, pero Yunho no parecía pensar lo mismo, el mayor lo miró con preocupación, le apartó unos mechones de cabello que se pegaban al sudor de su frente, luego apoyó su mano en la cama y se balanceó al frente de forma suave, con la mano izquierda le sujetó la pierna derecha, doblándola y se empujó de nuevo hacia delante, Changmin jadeó de forma intensa, pero sin dejar de mirarlo a los ojos, se detuvo unos momentos, quizás Changmin ya estaba acostumbrándose, era hora, necesitaba poseerlo, hacerlo gritar de placer, así que comenzó en serio, sacando un poco más de la mitad e introduciéndose mientras se balanceaba de atrás hacia adelante

Changmin se relamió los labios, luego se mordió ligeramente el labio inferior, sintiendo las embestidas de Yunho, comenzó a gemir, una mezcla de jadeos de dolor y verdaderos gemidos de placer, Yunho le apretaba su pierna derecha con la mano izquierda y su brazo derecho apoyado desde el codo sobre la cama le permitieron penetrarlo con comodidad, aunque el menor pensó que quizás Yunho estaba sobre esforzándose más, pero aquella idea se desvaneció, el placer le estaba comenzando a impedir pensar en algo más que no fuera aquel glorioso pene saliendo y entrando, rozándole las paredes anales de forma frenética, el mayor admiraba esos gestos de distorsión cuando Changmin gemía, el menor le sujetó el cuello con la mano izquierda, ayudándole, también movía sus caderas bajo el cuerpo de Yunho de forma suave, su abdomen comenzaba a sentir oleadas de placer, un cosquilleo que lo hizo sonreír, no había perdido su erección a pesar de la distracción del placer anal, pareciera que su cerebro estaba trabajando mejor que nunca, Yunho aprovechó y soltó su mano izquierda del agarre de la pierna del menor, aunque Changmin la dejó en la misma posición, flexionada ligeramente, tocando la cama con la planta del pie, sintió la conocida mano de Yunho sobre su sexo, ahora estaba caliente y se movía desesperada de abajo hacia arriba, haciéndole presión al glande con el dedo pulgar.



En aquel momento Changmin sintió un gozo hasta antes desconocido, algo que jamás podría experimentar al lado de una mujer, algo que una mujer tampoco podría experimentar, esa especie de placer solo podría sentirse cuando dos hombres estaban juntos, haciendo el amor como ellos; se aferró a la espalda con su mano disponible, la otra aún sujetaba la parte de atrás de la cabeza de Yunho, se miraron mutuamente, estudiando sus rostros distorsionados por el placer, compartieron un beso apasionado, Yunho lo hizo terminar después, brotando el semen entre sus cuerpos, llenándoles el vientre, Yunho se detuvo, pero no dejó de invadirlo mientras Changmin se corría, haciendo sentir al mayor el deleite de la presión alrededor de su miembro, el menor miró con morbo aquel rostro perdido entre el placer y la conmoción, aquella expresión de Yunho al sentir su pene aprisionado por la cavidad de Changmin mientras se corría en su mano fue indescriptible, él también gimió excitado, sus voces se fundieron en una sola exclamación, luego como por acto reflejo Yunho se volvió a mover dentro de él, no tardó en terminar, volviéndose a agitar lleno de placer, Changmin se mordió el labio al verlo tratar de calmar su estremecimiento, mostrando gestos que le resultaron realmente eróticos. 

Ahora sus rostros comenzaban a mostrarse relajados, se miraron avergonzados, respirando con dificultad, luego sonrieron mutuamente y se comenzaron a besar, si aquello no fue tocar el cielo con las manos jamás sabrían lo que sería



-       Changmin… - susurró, aún estremecido, el menor también sentía cosquilleos y espasmos - ¿Sientes culpa? – preguntó preocupado, el menor se quedó callado unos momentos, siempre que pasaba algo tan íntimo entre ellos no pensaba si aquello estaba bien o no, se dejaba llevar por el deseo y la pasión, pero siempre al terminar mostraba esa mirada de duda y miedo, pero ésta vez se veía más relajado que de costumbre



-       Siento muchas cosas en éste momento y la culpa no es una de ellas – respondió sinceramente, se sonrieron con satisfacción, cerraron los ojos y se besaron, separándose poco a poco, cuando Yunho se salió por fin otra vez un pequeño chorro de semen salió tras él, resbalándose de la entrada de Changmin, él sintió aquella humedad y la ignoró, ambos estaban acostados de espalda mirando el techo



-       Lo hicimos de nuevo – comentó Yunho sonriendo, pasándose un brazo atrás de la nuca – No creí que sucediera tan pronto – confesó sin pena, Changmin suspiró y no respondió, al cabo de unos momentos sonrió



-       No te acostumbres – le espetó con arrogancia, Yunho soltó una pequeña risa y giró la cabeza hacia él, luego todo el cuerpo, quedándose acostado sobre su costado, lo miró fijamente, aquello era como un sueño, Changmin giró la cabeza hacia su amigo, sin levantarla de la almohada - ¿Qué pasa? ¿Por qué me miras tanto? –



-       Pensaba en lo feliz que me haces – confesó, Changmin se sintió un poco incómodo, pero no respondió - ¿Puedo acurrucarme contigo? – inquirió el mayor, de forma inocente,  Changmin estiró su brazo derecho sobre la cama, hacia Yunho, éste sonrió como un niño y se acercó hasta él, pegándose a su cuerpo, el menor cerró el brazo en torno a la espalda de Yunho y dejó apoyada la mano en el hombro de su amigo – Gracias – se abrazó a su cuerpo, besándole el pecho y cerró los ojos, Changmin se sintió extraño, pero no incómodo, fue agradable tener a Yunho así de cerca, abrazado a su cuerpo, a su cintura, cerró los ojos y se quedó dormido, ésta vez no soñó, descansó tranquilamente al lado de Yunho, en la cama que fue testigo del nuevo pecado, su segunda vez


Cuando abrió los ojos sintió un hormigueo bajo su brazo, fue entonces que se dio cuenta que Yunho descansaba a su lado, seguía dormido, ya no lo abrazaba del todo, se había movido un poco, el menor abrió mejor los ojos y lo observó fijamente, dormía tranquilo, casi como un bebé, sonrió y con cuidado de no moverse mucho quitó poco a poco el brazo, luego se comenzó a mover hasta salirse de la cama, dejando a Yunho ahí, desnudo y completamente dormido, lo contempló desde aquella distancia, de pie junto a la cama, él también estaba desnudo, comenzó a sentirse incómodo, miró la escena desde esa perspectiva, vio la ropa de Yunho en el suelo, vio su ropa interior cerca, incluso el semen de Yunho que escupió al suelo, estaba cerca de una de las patas de la cama, lo había escupido ahí a propósito, para no tragarlo, recordó el sabor y la textura de haberlo tenido en su boca y se sonrojó por completo, como si hubiera sumergido la cabeza en un balde de agua caliente. 

Sacudió su cabeza para despejar las ideas y fue hasta el baño, con cuidado para no despertar a Yunho, regresó con papel y limpió el líquido de Yunho del suelo, regresó al baño para tirar el trozo de papel y volvió, juntó su ropa interior del suelo y fue al cuarto de lavado para dejarlo en la cesta de ropa sucia, volvió otra vez a la habitación y vio a Yunho que comenzaba a despertar, el mayor se sentó en la cama, adormilado y volteó a verlo, Changmin abrió un poco más los ojos y se dio cuenta, recordó que seguía desnudo y como si nunca le hubiese visto en esa condición fue hasta su cajón de ropa limpia con prisa y se colocó un bóxer limpio, de nuevo blanco, buscó después en otro cajón y sacó una camisa color roja, Yunho lo miraba desde la cama y sonreía, que hermoso despertar, no recordaba cuando fue la última vez que se sintió así, cuando lo hicieron por primera vez, cuando despertó la sensación fue de indescriptible felicidad, pero ahora la felicidad estaba acompañada de una extraña paz, se sentía relajado como hace mucho tiempo no lo estaba, Changmin se giró hacia la cama y compartieron una mirada



-       Hola – saludó Yunho con tranquilidad, sonriendo ligeramente



-       Hola – respondió Changmin enseguida, se agitó el cabello mientras miraba al suelo y luego se acercó a la cama, se sentó en la orilla, no muy cerca de su amigo



-       ¿Cómo estás? – cuestionó Yunho con tacto, no quería cometer un error y que Changmin después se enojara o no se sintiera cómodo, Changmin cerró los ojos unos instantes y luego sonrió con incomodidad



-       ¿Vas a preguntar cosas así cada vez que… hacemos esto? – inquirió ahora él, mirándolo, Yunho no supo que decir, solo quería asegurarse de que Changmin no se sintiera mal



-       Perdón… es que… no sé cómo actuar cuando… ya sabes… - hizo una pausa extraña, el menor esperaba a que terminara su frase, mirándolo atentamente – Después de hacerlo… cuando el calor se extingue… - sonrió nervioso – No sé cómo explicarlo – se rindió



-       ¿Te refieres a cuando terminamos y las hormonas ya nos dejan pensar con claridad? – intentó aclarar Changmin, pensando en la cuasi explicación de su amigo, Yunho asintió



-       Lo siento, aún no me queda clara nuestra relación – sonrió preocupado – No creí que tuviéramos sexo tan pronto por segunda vez, es extraño… - hizo una pausa, se sonrojó – Fue tan natural ¿sabes? Hablamos por teléfono y después ya estaba aquí, parecía que me estuvieras esperando para esto… - Changmin quiso protestar pero Yunho continuó – Pudiste vestirte o algo pero me esperabas en ropa interior, solo nos besamos y acabamos en la alcoba – comentó confundido, pensando en qué diablos estaba pasando entre ellos



-       ¿Ahora me vas a decir que no viniste hasta acá pensando en que terminaríamos teniendo sexo? Por favor, no nací ayer – regañó un poco molesto, poniéndose después de pie



-       No quiero mentirte, fue así, vine pensando en acostarme contigo, pero no creí que resultaría, accediste tan naturalmente – explicó sin tacto, Changmin no podía creer tanta sinceridad de su parte, estaba sorprendido



-       ¿Tratas de decir que soy un fácil? – sonrió indignado – Mejor dime ramera – comentó extrañado, Yunho lo miró con incredulidad, jamás había escuchado a Changmin decir la palabra ramera, se miraron a los ojos unos instantes de tensión antes que ambos soltaran una sonora carcajada, de repente se vieron a sí mismos peleando por una tontería tan extraña, Changmin volvió a la cama y se sentó, Yunho se acercó hasta él y se dieron un beso – Eres muy extraño Yunho, me confundes – confesó con voz suave



-       Y tú me confundes a mí – respondió en el mismo tono, luego se sonrieron. Changmin se puso de pie y lo miró – Mejor no hablemos más de eso ¿tienes hambre? – Yunho negó con la cabeza



-       Pero creo que tú sí, come algo – dijo con tranquilidad, Changmin asintió y luego lo miró otra vez, en ésta ocasión mirando su desnudez, se sintió avergonzado



-       Ponte ropa – ordenó en tono tenso, rascándose la nuca, Yunho se miró a sí mismo y sonrió



-       Mejor me cubro con tu sábana – respondió, antes que Changmin se negara se puso de pie y destendió la cama, metiéndose bajo las sábanas, el menor suspiró con molestia



-       Eso es trampa – se quejó



-       La Ley  de la ventaja –



-       Esa no existe – contestó indignado, acercándose a la cama para reclamarle, cuando estuvo cerca Yunho se aprovechó y estiró su mano, agarrándolo del brazo lo jaló hacia él, haciéndolo caer sentado en la cama, a la altura de sus rodillas



-       Existe y la puse en práctica – refiriéndose a lo que acababa de hacer, lo jaló de nuevo y con la mano le acarició el rostro, luego lo besó, Changmin no opuso resistencia pero permaneció quieto, con los ojos abiertos sintiendo aquellos labios. Al separarse lo miró, el menor se veía muy serio



-       ¿Qué pasa? –



-       Nada – negó con la cabeza



-       ¿Te molestó que hiciera eso? – el menor negó – ¿Por qué te pusiste serio? – Changmin se encogió de hombros



-       Es extraño ¿sabes? A veces siento que a tu lado no soy yo, y que a mi lado no eres tú – explicó



-       ¿Entonces quiénes somos? – ambos sonrieron ante el tono sarcástico de Yunho



-       Changmin y Yunho – se señaló y lo señaló después a él



-       Viví engañado ¿entonces? Creí que yo era Changmin – se burló de él nuevamente, Changmin sonrió a manera de derrota



-       Tonto... – negó y luego otra vez sonrió – En Japón y ahora aquí en mi casa, es como si no fuéramos Max Changmin y Yunho Know ¿me entiendes? Siento que solo somos Shim Changmin y Jung Yunho, que TVXQ no existe, que no somos estrellas, solo nosotros dos siendo nosotros mismos ¿me entiendes? – Yunho lo miró fijamente, sin responder -¿Recuerdas aquellos sueños que tuve? Cuando creía estarme cayendo – el mayor asintió – Me sentía atrapado entre mi yo real y el artista, sentía que estaba perdiendo mi identidad, tenía miedo de perderme a mí mismo, esa era la sensación de estar cayendo, pero ahora… - lo miró con intensidad – A tu lado, después de todo esto siento… - tragó saliva – Siento como si pudiera ser solo yo, y que tú eres tú pero no somos los mismos de siempre, porque ellos siempre están frente a una cámara – sintió que se desesperaba, no sabía cómo explicarlo, Yunho lo miró fijamente, pudo ver miedo en sus ojos y se sintió mal por ello – No sé cómo continuar esto y sin embargo no puedo abandonarlo ¿Qué hay que hacer? – preguntó con angustia



-       Dejarse llevar – respondió con simpleza, volvió a acariciarle el rostro y se acercó, ésta vez lo besó en la mejilla, luego la acarició – Perdóname, no tengo las respuestas a lo que dices – se disculpó con nerviosismo - Solo sé que te quiero mucho, que disfruto el sexo contigo y que no quiero que esto acabe – terminó sin temor, Changmin sonrió casi por acto reflejo



-       Dejarse llevar… - repitió casi en un suspiro, luego lo meditó unos instantes – Tenemos tanto en juego Yunho – dijo con pesadez



-       Lo sé – respondió con tristeza, volvió a acariciarle la mejilla - ¿Qué vamos hacer entonces? Escucha… - agarró su mano – Deseo seguir con esto, no me importa si no vuelve haber sexo, solo quiero que entre nosotros siempre exista la posibilidad de estar juntos de alguna manera, que en la intimidad tú seas tú y yo sea yo, como siempre, eso no quiero que cambie – expuso con una sonrisa, Changmin colocó su otra mano sobre la de Yunho que lo había agarrado



-       Yo también, eso deseo – se sonrieron, luego se acercaron para un beso, poco a poco Yunho lo cubrió con un abrazo al soltarle la mano y cuando terminaron de besarse Changmin también lo abrazó, quedándose así unos instantes – Te quiero – susurró en su oído y Yunho sonrió con tristeza



-       También te quiero Changmin – se soltaron poco a poco y se sonrieron, Changmin se puso enseguida de pie



-       Prepararé algo – informó y Yunho asintió, entonces el menor le dio la espalda y salió de la habitación, Yunho suspiró profundamente y se dejó caer de espalda a la cama, mirando el techo



-       Te amo Changmin ¿algún día seré capaz de decírtelo? – pensó con angustia, de pronto su corazón se aceleró, tenía demasiados sentimientos encontrados. Hacer el amor con Changmin era lo mejor que le había pasado, pero aún sentía un vacío dentro de su pecho porque para el menor solo era sexo, no lo amaba y no estaba interesado en amarlo, ni que él lo amara, le había hecho prometer algo que desde hace años no se podía prometer.



-       Creo que necesito ir de compras – dijo con frustración al ver que no tenía muchos ingredientes para hacer algo decente – Que ganas de otro estofado de cerdo preparado por Victoria – suspiró con mayor frustración que antes, solo de recordar ese rico aroma y el delicioso sabor le gruñó el estómago – Ni hablar – comenzó a buscar en su refrigerador y sacó todos los ingredientes que encontró, ya vería después que hacer al ver todo reunido – No me quedará de otra que hacer algún *Yasik sencillo – por alguna razón recordó de pronto aquellas noches de bocadillos nocturnos junto a Yoochun, eran horas de desvelarse, comiendo, oyendo música y hablando de mujeres, no extrañaba aquellas noches pero en esos momentos las recordó – Algo de Bossam estará bien, a mi estilo – pensó al ver sobras de carne de cerdo de otra ocasión, se cercioró que aún sirvieran y al comprobar que sí sonrió, las puso a cocer mientras preparaba lo demás, no tardó prácticamente mucho en terminar de preparar su platillo rápido, sonrió emocionado, no siempre tenía mucha oportunidad de prepararse comida, aunque no era tan bueno haciéndolo, sabía que tampoco tenía mal sazón. En un plato llevó el preparado y en otro las únicas 2 hojas de lechuga que tenía en el refrigerador, aunque estaba un poco quemada aún servía, volvió a pensar que debía ir al supermercado y surtir su despensa, Yunho lo vio entrar a la habitación, le pareció extraño ya que Changmin tenía por regla no comer en las habitaciones, pero suponía que por cortesía no quería dejarlo solo mientras él comía en la mesa del comedor – Volví –



-       Eso se ve delicioso – comentó Yunho cuando Changmin se sentó a su lado y colocó ambos platos sobre la cama



-       ¿Quieres? –



-       No gracias – tragó saliva al decirlo, en realidad se le había antojado



-       No es por eso de que te quieres poner a dieta ¿verdad? Tienes meses diciendo lo mismo y nunca lo haces de todos modos – regañó como si fuera su esposa, Yunho sonrió



-       Claro que no, mi cuerpo está bien, así te gusta – respondió usando una frase que Changmin le había dicho hace tiempo, el menor recordó y disimuló no entender



-       Bien, entonces con tu permiso – sonrió emocionado, agarró un trozo de lechuga, le colocó el interior de su preparado, envolvió la hoja y le dio una mordida grande, Yunho lo observaba fijamente, tragó saliva y luego se remojó los labios, Changmin lo veía de reojo y sonrió



-       ¿Está rico? – preguntó sin ver a Changmin, miraba la hoja de lechuga, Changmin no respondió, tan solo acercó el trozo que quedaba y lo ofreció



-       Abre la boca – ni tardo ni perezoso Yunho obedeció y Changmin le dio de comer en la boca, sonriendo al ver el gesto de aprobación de su amigo, Yunho alzó el pulgar derecho mientras asentía con una sonrisa. Mientras Yunho terminaba de comer lo que le había dado Changmin se comenzó a preparar el otro, ese se lo comió él solo, aún quedaba cerdo pero ya no había hojas - ¿Quieres más? – el mayor asintió, Changmin agarró cerdo con los palillos de metal y le dio de nuevo a Yunho en la boca, un poco de salsa le manchó el labio inferior



-       Delicioso – dijo Yunho al terminar de comerse ese bocado, sin darse cuenta de su mancha, pero el menor si se dio cuenta, lo miró fijamente



-       Eres un desastre, a ver – dejó los palillos y con su mano izquierda en el mentón de Yunho lo giró hacia él y le limpió con el pulgar de la mano derecha, Yunho lo miró a los ojos y antes que retirara su mano para limpiarla la agarró y la dirigió hacia él, metió el pulgar de Changmin en su boca hasta la mitad y succionó un poco, el menor se sonrojó por completo ¿Qué demonios estaba haciendo Yunho? Pero no retiró su mano, lo miró a los ojos y Yunho correspondió, abrió un poco su boca y metió todo el pulgar en ella, volviendo a succionar, Changmin jadeó inconscientemente, cerrando los ojos un poco, quiso retirar la mano pero Yunho le sujetó del antebrazo, sacó un poco el dedo y le mordió ligeramente la cutícula de la uña, haciéndolo sentir un cosquilleo en toda la mano, el antebrazo y hasta el codo, el menor intentó quitarle de nuevo su mano pero Yunho lo impidió,  volvió a introducirse el pulgar de Changmin en la boca, succionando un par de veces, comenzándolo a poner nervioso, lo sacó y el menor pudo ver que su dedo estaba rojo, Yunho lo observó y lo volvió a acercar, ésta vez lamiéndolo, luego comenzando a besarle el dorso de la mano, subiendo por el antebrazo, bajando después de nuevo a su mano, ésta vez metió a su boca el dedo índice, succionando y luego jugando la lengua alrededor de éste, Changmin lo observaba con expresión incrédula, le gustaba, no sabía que sus dedos pudieran ser una zona erógena, Yunho estiró su mano izquierda y le comenzó a acariciar la pierna, succionando cada vez más fuerte, ahora no solo era placentero, a Changmin le comenzó a doler – Yunho no… - con su mano en el hombro del mayor dio un empujón, enseguida Yunho le soltó el antebrazo y Changmin sacó su dedo bruscamente, mirando sonrojado a Yunho mientras se acariciaba con la otra mano – ¿Por qué hiciste eso? – regañó confundido



-       Perdóname – avergonzado por haber hecho eso se alejó de él y se puso de pie, salió de prisa de la habitación pero Changmin alcanzó a notar que tenía una erección, él en cambio no, pero aún sentía cosquillear su mano, se miró el pulgar y el índice, ambos estaban rojos y llenos de saliva, los limpió con la sábana



-       ¿A qué vienen esa clase de juegos eróticos? – se preguntó avergonzado, no podía olvidar la expresión de Yunho al succionar sus dedos, los miró de nuevo y sintió el rostro caliente otra vez. Mientras en el baño Yunho se ocupaba de sí mismo, no podía creer que se había dejado llevar, recordaba la cara de confusión de Changmin, luego lo imaginó gimiendo ante sus acciones, aunque eso no había sucedido, pensó en él poseyéndolo mientras se masturbaba



-       Aaah… mmmh… - apretó los labios, ahogando su gemido al tener el orgasmo, no quería que Changmin lo escuchara aunque quizás su amigo se imaginaba lo que estaba sucediendo en el baño. Yunho vio su semen resbalar por el azulejo de la pared frente al inodoro, había sido descuidado así que se apresuró a limpiarlo, suspiró aliviado, se limpió el rastro que aún tenía en su miembro y se lavó las manos, luego se miró al espejo - ¿Soy tan despreciable? – pensó afligido, solo esperaba que Changmin no se hubiera molestado con él, se armó de valor y salió del baño, dirigiéndose a la habitación, el menor estaba recogiendo la ropa de Yunho, ya no estaban los platos en la cama, al ver entrar a su compañero no pudo evitar mirar su miembro, dándose cuenta que aquello que imaginó era cierto, de repente se preguntó si Yunho se habría masturbado en su baño alguna vez antes de esa ocasión



-       Que tonterías pienso – se dijo entre dientes



-       ¿Dijiste algo? –



-       No, nada… vístete hyung – dijo desviando la mirada, Yunho asintió y se acercó a su ropa, se colocó la ropa interior y después los pantalones, Changmin traía la camisa en la mano y se acercó a él, Yunho se la colocó y Changmin le ayudó a abrochársela, se sintió extraño, como si fueran una pareja de casados, compartieron una mirada y luego se comenzaron a reír – Esto es muy extraño –



-       Lo sé – le sonrió y luego agachó un poco la mirada



-       ¿Qué pasa? –



-       Lo de hace rato… -



-       Está bien – lo interrumpió – Ya sé que eres raro – le sonrió para animarlo y estiró el cuello hacia él, dándole un beso, luego se dieron otro antes de alejarse completamente



-       Creo que es hora de irme –



-       ¿No te quedas? – el mayor negó



-       Tenemos actividades en unos días ¿recuerdas? Además el 22 me voy para África, debo arreglar muchas cosas – explicó



-       Entiendo – sonrió desanimado, Yunho solía quedarse a dormir en su casa de vez en cuando, aunque era la primera vez que tenían intimidad ahí



-       Te veo en unos días ¿Sí? – el menor asintió y ambos caminaron a la puerta de entrada, Yunho se puso sus zapatos y luego Changmin colocó la mano sobre el picaporte pero antes de abrir la puerta se giró hacia Yunho



-       Yunho, cuídate mucho – dijo con seriedad, él lo miró fijamente y sonrió



-       Lo haré – se acercó a él y se abrazaron frente a la puerta, sin separarse acercaron sus rostros y se besaron, ésta vez diferente a cualquier beso de ese día, fue dulce y lento, una especie de despedida aunque iban a verse aún antes de la partida de Yunho hacia África, pero Changmin estaba preocupado por él. Se separaron al cabo de unos momentos y se sonrieron – Entonces hasta luego –



-       Hasta luego – se miraron en silencio unos instantes y entonces Yunho se fue, Changmin cerró la puerta lentamente sin soltar el picaporte con ambas manos, apoyando después la frente sobre la puerta y suspiró profundo. Se quedó así un momento y después regresó a su habitación, se tumbó sobre la cama boca abajo, aferrado a la almohada – No Changmin, no puedes, no te enamores de Yunho – dijo en tono bajo, se sentía afligido y angustiado, solo estando en la intimidad de su soledad podía mostrarse así y admitir algo que le daba miedo, pero estaba dispuesto a seguir luchando contra eso, el amor estaba prohibido entre ellos, tenían ese acuerdo y él lo tenía que cumplir, le costara lo que le costara







El 12 de Octubre Yunho y Changmin asistieron a una boda donde Yunho fue una especie de maestro de ceremonias, apenas la semana pasada habían tenido un evento con Bigeast en Japón y no durarían mucho en Corea, la próxima semana viajarían a China para asistir a un SMTOWN, además de sus actividades individuales, su agenda estaba prácticamente llena, sin embargo aquella noche Changmin acordó reunirse con Kyuhyun, a pesar de que sabían que Minho no estaba disponible por esos días, Shinee estaba en pleno comeback con Everybody y su agenda estaba llena también. Changmin miró su reloj, la ceremonia había terminado y estaban en la recepción, Yunho que estaba en otro lugar de la sala charlando con otras personas lo miró impaciente, se disculpó con el grupo y fue hasta él, el menor estaba por comenzar su segunda copa de vino blanco



-       ¿Todo bien? – preguntó al llegar hasta él, Changmin bebió y asintió



-       Debo ver a Kyuhyun en dos horas – contestó



-       Ya veo – inclinó un poco la cabeza, como pensando – Iba a invitarte a mi casa – se acercó un poco más – Para continuar la fiesta – completó, hablando en doble sentido, Changmin le dirigió una mirada acusadora y él comenzó a reír – Es broma – se disculpó



-       De mal gusto por cierto – otro sorbo. Desde aquella vez en casa de Changmin no volvió a suceder, solo lo de siempre, algunos besos y nada más, pero Yunho se moría de ganas, una vez probada la fruta se había hecho adicto a su sabor, para Changmin no era diferente, pero sus temores cada vez eran más grandes, no quería retar al destino a una batalla que sabía de antemano estaba perdida. Lo miró de reojo, Yunho se veía muy atractivo, en aquel traje tan elegante, imaginó lo que sería quitárselo, una idea que lo aterrorizó tan pronto le vino a la mente, apartó su mirada y bebió otro sorbo, se sentía extraño, mirando de esa forma a Yunho, imaginando esa clase de cosas, se sintió tonto, tanto luchar contra sus sentimientos para que de buenas a primeras mostrara esos signos de debilidad, pero es que el atractivo de Yunho era absorbente; no solo su rostro o su cuerpo, era todo él, la personalidad, la forma en que lo trataba, cuando le hablaba, cuando lo besaba, cuando se perdían entre las sábanas, envueltos en un solo cuerpo, uniéndose a la danza más exquisita que existe en el mundo, la danza del pecado, de lo prohibido, la que no podían compartir con cualquiera, la que habían llevado a cabo en 2 maravillosas ocasiones, aún arraigadas en la memoria de la piel. Volvió su mirada a Yunho, él observaba a la hermosa novia, sonriendo, tan feliz; el mayor también sonreía, luego de pronto su expresión cambió, tal vez tristeza, tal vez confusión



-       ¿No es preciosa? – preguntó Yunho con seriedad, sus ojos brillaban



-       Mucho, pero ella ahora está casada – completó el menor, Yunho lo miró de reojo, sonriendo



-       No tonto, no hablo de su belleza de mujer, lo digo por ella como novia, con ese vestido, sonriendo tan brillante, se ve feliz ¿no lo crees? Siento envidia – no entendió lo que trataba de decir su amigo – Ella puede usar ese vestido y estar junto al hombre que ama sin problemas, ojalá todas las personas tuvieran esa suerte – suspiró con serenidad, Changmin se confundió más, quizás no entendía del todo el mensaje de Yunho, pero sentía que comprendía el mismo



-       Ella es mujer y él es hombre, es lo correcto – se le hizo un nudo en la garganta al decirlo, Yunho sonrió con ironía, luego se giró hacia el menor, lo miró a los ojos



-       A veces se puede hacer lo que parece incorrecto, a veces la vida es así, actuamos según nuestro corazón - le sonrió, estiró un poco su mano y rozó los dedos del menor con los suyos, como si quisiera agarrarle la mano sin poder, Changmin sintió que el cuerpo se le estremecía, tragó saliva y lo miró tan perdidamente en sus ojos que una nueva sensación de abandono le envolvió



-       Debo irme – informó nervioso, apartándose poco a poco



-       Salúdame a Kyuhyun – pidió fingiendo tranquilidad



-       De tu parte – se detuvo en seco, se miraron mutuamente durante unos momentos y luego le dio la espalda, alejándose con copa en mano, Yunho suspiró profundo, se sintió atrapado, a veces se preguntaba si terminar todo sería lo mejor, así como lo rechazó en Fukuoka estaba seguro de que podría hacerlo siempre, por el bien de los dos, por su protección


Se encontraron en casa de Changmin, el miembro de TVXQ había regresado mucho antes de la hora acordada por Kyuhyun, estar en aquella recepción le resultó incómodo, con aquellas palabras que Yunho le había dicho, suponía lo decía por ellos, siendo dos hombres en su situación debían esconderse, aun cuando no hubiera amor de pareja entre ellos, nadie vería con buenos ojos que sostuvieran una relación así, que incluía sexo, solo de pensarlo las imágenes de aquel horrible sueño acudían a él, su madre llorando, su padre decepcionado, todos odiándolos y gritándoles groserías, odiaba sentirse así, menospreciado, odiado, incomprendido, por eso y muchas otras razones el amor entre Yunho y él estaba prohibido, pero ¿acaso podía huir de él tan fácilmente? Si cada vez que se besaban las rodillas le traicionaban, si cada vez que tenía su cuerpo cerca no podía dejar de pensar en lo reconfortante que era sentir su calor, si cada vez que le sonreía un nudo de angustia le removía las entrañas, haciéndolo sentir triste y dichoso a la vez, si en las dos ocasiones que entregó su cuerpo también entregó todos sus sentidos, turbados e insatisfechos, porque su corazón quería ir más allá, pero su mente no, aquella quería permanecer en tierra, le impedía volar y entregarse por completo

Nunca antes libró una batalla con él mismo que le resultara tan agotadora, no quería pensar ni sentir, pero Yunho estaba presente siempre, en todo momento y lugar, aunque físicamente estuvieran tan lejos uno del otro, odiaba ese poder mental que su amigo ejercía sobre él.



El timbre sonó y Changmin se dirigió hasta la puerta, ahí estaba Kyuhyun, traía una bolsa con tres cajas de comida, al menor le llegó el delicioso aroma a la nariz y sonrió



-       Con mayor razón eres bienvenido – dijo mientras su amigo entraba y él cerraba la puerta



-       Espero haber traído suficiente – sonrió en respuesta, avanzó al comedor y dejó sobre la mesa la bolsa con comida - Spaghetti a la Boloñesa, sé que te gusta mucho –



-       Como todas las pastas – afirmó emocionado, aquel dulce aroma le recordaba aquellos días en Milán, mientras rodaban para un nuevo photobook, esos días fueron relajantes a pesar de ser trabajo, pensó que tal vez, algún día él y Yunho debían volver. Kyuhyun notó aquella cándida mirada de su amigo, lo conocía tan bien que supo al instante lo que sucedía, Changmin recordaba algo con añoranza, sonrió tan solo al verlo, pero no mencionó nada



-       Espero tengas algo de tinto porque no traje nada más – mencionó el mayor, Changmin meneó la cabeza, pensó unos momentos y asintió



-       Tengo solo una botella, es especial y la abriré por ti, así que considérate amado por mí – respondió divertido, Kyuhyun sonrió ampliamente



-       Me halagas corazón – contestó en broma, Changmin se alejó hacia su cava personal y sacó una botella, agarrándola con orgullo, la estiró hacia su amigo y éste leyó la etiqueta, sorprendido – “2010 Carménère Colchagua Valley” ¡¡wow!! – miró hacia su amigo



-       No puedes ir a Chile y no traer una belleza así – comentó con una sonrisa amplia



-       ¿Puedo abrirla yo? –



-       Claro – el menor fue hasta su cocina y trajo con él el destapa corchos, luego fue por dos copas para tinto, dos platos y dos tenedores, los cuales solo usaba para comer algunas comidas extranjeras. Kyuhyun no tardó en quitar el corcho, se acercó la boquilla para percibir el olor, su expresión de satisfacción hizo reír a Changmin - ¿Les dejo solos? – se mofó de su amigo quien parecía enamorado de aquella botella



-       Sí, déjanos vivir nuestro romance sin molestias – respondió antes de servir el vino en ambas copas, Changmin servía la comida en los platos, el miembro de Super Junior volteó hacia él, mirándolo fijamente – Hablando de romances… ¿Qué tal va lo de Yunho? – preguntó directo y sin tacto, tal como solían hablarse siempre, Changmin dejó caer un poco de la comida lentamente sobre el plato, sin mirarlo sonrió de forma extraña – Por eso no quisiste esperar a que Minho tuviera más tiempo libre ¿verdad? Querías hablar conmigo a solas – expuso, terminando de servir el vino, el menor volvió a sonreír, que bien lo conocía su amigo



-       Han pasado muchas cosas, pero es mejor si comemos primero, muero de hambre – respondió mientras terminaba de servir, se giró hacia él para verlo



-       Está bien – contestó tranquilamente, sin esperar indicación se sentó en una de las sillas, Changmin le entregó su plato y él también se sentó, en la cabecera, Kyuhyun estaba a su lado izquierdo, comieron mientras charlaban de vez en cuando sobre otros temas, reían al recordar situaciones y conversaban sobre sus actividades en el trabajo, también salían a la luz conversaciones sobre sus compañeros de agencia, Kyuhyun aún se burlaba de su amigo porque creyó que Victoria se le declararía, a la vez Changmin se reía de él por haber creído en alguna ocasión que Seohyun de SNSD lo invitó a una cita privada cuando solo fue su fiesta de cumpleaños, a la que por cierto, él también fue invitado. Se rieron mutuamente del otro por algunas situaciones y luego volvieron a la conversación habitual, Kyuhyun le contó sobre una chica en la que estaba interesado mientras recogían la loza sucia y limpiaban la mesa, luego se dirigieron hacia la sala para continuar conversando, llevaban las copas en sus manos y la botella de vino tinto Chileno que aún no estaba vacía



-       Sigo creyendo que deberías hablar con ella, de todos modos Seohyun nunca te hará caso – aconsejó luego de oír su historia



-       Que cruel eres – espetó



-       Solo quiero que sepas donde estás parado, no quiero verte triste – explicó con suavidad, su amigo sonrió y bebió de su copa



-       Quizás tengas razón – lo meditó



-       La tengo – dijo sin rastro de modestia



-       Pero el verdadero problema es que no quiero dejar de lado a Super Junior, es mi prioridad – explicó al cabo de unos momentos



-       Te entiendo, pero piensa primero en ti –



-       ¿Tú lo haces? ¿Cuál es tu prioridad? ¿Yunho o TVXQ? – preguntó intrigado, Changmin se sorprendió al escuchar aquella pregunta que lo dejó mudo - ¿Changmin? –



-       No lo sé – respondió de pronto – Lo más importante que ha pasado en mi vida ha estado ligado a TVXQ… - lo meditó nuevamente – Yunho es parte de TVXQ, no creo que pueda elegir – contestó convencido, Kyuhyun sonrió



-       Creo que nuestras situaciones son muy distintas – comentó seriamente



-       Sí –



-       Lo pensaré un poco más, ella no es artista, no puedo ponerla en peligro fácilmente, no soy tan despreocupado como Shidong, supongo – comentó mientras pensaba en su amigo, Changmin lo observó fijamente y estiró su mano, lo reconfortó dándole palmaditas en el hombro



-       Recuerda mi situación, la tuve a ella y mis fans jamás lo supieron hasta que lo mencioné y ya habíamos terminado, es posible ocultarlo sin ponerla en peligro ¿de acuerdo? – le sonrió de nuevo y el miembro de SJ se vio reconfortado, sonrió también



-       Tienes razón, además soy un hombre ¿no? necesito de una mujer – se rio divertido y Changmin también – Ninguno de mis compañeros me gusta, yo no tengo un Yunho que me consuele – dijo en broma y volvió a reír pero ésta vez el menor no lo hizo, agachó la mirada unos momentos – Perdón ¿dije algo malo? – preguntó avergonzado



-       Yunho no es mi premio de consolación – dijo al levantar la mirada, mirándolo a los ojos – Él realmente me gusta Kyuhyun, no sé qué hacer, lo quiero, lo quiero mucho – explicó mientras se sonrojaba, su amigo lo miró fijamente, estaba sorprendido, hacía mucho que no veía a su amigo así de afligido



-       Changmin ¿Lo amas? ¿Estás enamorado de Yunho? – volvió a preguntar sin tacto, a Changmin le tembló el labio inferior, se paralizó, meditando



-       No sé… No, no lo amo – contestó nervioso, como si dudara de su propia respuesta – Es Yunho ¿Cómo podría enamorarme de él? –



-       ¿No te preguntaste eso mismo la primera vez que lo besaste? “Es Yunho ¿Cómo podría besarlo?” – dijo lo último tratando de imitar la voz de Changmin, el menor se quedó callado - ¿Ya no lo recuerdas? Cuando comenzaste con ella salieron en dos citas antes de darse el primer beso ¿no es así? – el menor asintió – Siempre has sido tímido Changmin ¿te sientes así con él? – el menor negó ésta vez – Yo creo que estás confundido –



-       ¿Estás tratando de decirme que sí estoy enamorado? –



-       Sí – respondió enseguida, casi con urgencia



-       ¿Por qué? –



-       Porque dudas demasiado, cuando hablas del tema es como si te diera miedo hablar de ello – explicó con dureza



-       No es verdad, yo quería hablar de esto contigo – respondió



-       Es cierto, pero cuando hablas a veces no te creo, te lo dije antes, jamás voy a juzgarte, cuéntame lo que te sucede, puedo sentir que no estás bien – ésta vez él estiró su mano para apoyarlo, colocándola sobre su hombro, luego le agarró la mano, Changmin lo miró y sonrió avergonzado, recordó aquel día que se vieron, justo una semana después que su novia lo terminara, Changmin lloró frente a él, fue la primera vez que lo vio llorar así, en aquel momento lo consoló y estuvo a su lado hasta que terminara de desahogarse, ahora veía en el menor un aura parecida a ese día, algo lo estaba atormentando y sin duda tenía que ver con Yunho



-       Yunho y yo… - se calló unos momentos, bebió de su copa y volvió a pensarlo, como sí no tuviera el valor de confesarlo, Kyuhyun buscó su mirada sin encontrarla



-       Dímelo – pidió con tranquilidad, notó la piel del rostro de Changmin color rojo, sobre todo sus orejas, lo miró detenidamente, comprendiéndolo sin oírlo, se sorprendió sobremanera, colocó su mano derecha sobre la rodilla izquierda de Changmin y se acercó un poco más, lo miró desde abajo, tratando de encontrar sus ojos, el menor tenía la cabeza ligeramente agachada y la mirada sobre sus rodillas, de pronto levantó la mirada sin levantar la cabeza y se topó con los ojos de su amigo, Kyuhyun vio en ellos exactamente lo que Changmin quiso mostrarle, abrió ampliamente los ojos y también se sonrojó, pero un poco - ¿Lo hicieron? ¿Tuviste sexo con Yunho? – preguntó sorprendido, con voz tenue, Changmin asintió y volvió a desviar su mirada



-       En 2 ocasiones – se atrevió a hablar, Kyuhyun bebió todo el resto de su copa en un solo trago, sin dejar de mirarlo – Fui yo quien… ya sabes… - sonrió nervioso – Es tan extraño contarte algo así – levantó la vista y se topó con el asombro de su amigo - ¿Me odias? ¿Crees que hice algo terrible? – preguntó aturdido, Kyuhyun negó con la cabeza enseguida



-       No Changmin, solo seguiste tu instinto – sonrió para tranquilizarlo - ¿Qué piensa Yunho al respecto? ¿Y tú? – preguntó interesado, alejando la mano de la rodilla de Changmin y volvió a llenar ambas copas con el exquisito vino



-       Él parece contento, me abruma – contestó con una leve sonrisa



-       ¿Y tú? –



-       Desde entonces estoy confundido, me gustó ¿sabes?...que me tomara… - volvió a sonrojarse, Kyuhyun también lo estaba mientras le escuchaba – Al principio creí que sería un ultraje, que me sentiría menos hombre, pero no fue así, mientras me lo hacía… - miró hacia Kyuhyun, su amigo lo miraba con mucho interés, sin parpadear – En realidad fue muy placentero, no me sentí como una mujer – sonrió nervioso – Bueno, no sé cómo sientan ellas, pero sé que lo disfruté como hombre – el menor miró a su amigo, parecía confundido – Ni siquiera yo me entiendo – se disculpó



-       No entiendo bien porque no he vivido algo así, pero entiendo una cosa – Changmin lo miró fijamente – Tú jamás harías eso con cualquier hombre, no fue porque quisieras experimentar con alguien que no fuera mujer y tú mismo lo dijiste, Yunho no es tu premio de consolación, estuviste con él ¿lo entiendes? Tuviste sexo con Yunho ¿crees que es algo que simplemente harías por experimentar? ¿Por qué él estuvo ahí y ya? No fue un acto al azar Changmin, estuviste con Yunho porque lo quieres, lo elegiste a él por ser Yunho, no por ser hombre – explicó sin pausas, mirándolo siempre a los ojos, viendo como cambiaba las expresiones de su rostro, de pronto el menor se puso de pie, dándole la espalda a Kyuhyun, el miembro de SJ pensó que quizás se pasó un poco con sus comentarios, pero ellos estaban acostumbrados a hablarse directamente - ¿Me entendiste Changmin? No quise ser duro, pero quiero que te des cuenta, deja de complicarte –



-       No puedo… - dijo por fin – Tengo miedo – confesó, guardó silencio unos momentos, luego se giró hacia él, tenía los ojos llorosos, con aquel brillo que le hacía resaltar la mirada – Si me enamoro de él todo se terminará, así como se terminó con ella –



-       No seas pesimista – lo interrumpió



-       ¿Y qué se supone que haga? Imagina que me enamoro de él, que él se enamora de mí ¿Qué pasará? Nuestras familias jamás lo aceptarían, nuestra carrera de vendrá abajo ¿tendremos que ocultarnos siempre? ¿Y si nos casamos? ¿Seguiríamos siendo amantes? ¿Qué pasará cuando nos convirtamos en padres? ¿Seremos buenos ejemplos a pesar de una vida llena de mentiras? Dímelo Kyuhyun, porque no sé qué demonios hacer – expuso con la voz alterada, quizás el alcohol lo ayudó a sacar todas sus frustraciones, comenzó a llorar, Kyuhyun no tardó en ponerse rápido de pie y abrazarlo, Changmin se aferró a él, sollozando en su hombro, el mayor estaba preocupado, escuchando todas esas preguntas sintió la angustia de su amigo, era verdad, las cosas no eran tan fáciles como solo dejarse amar, entregarse a la vida a través del amor habiendo tantas barreras, aquello no podía prosperar



-       Perdóname, no tengo las respuestas – lo abrazó con mayor fuerza, palmeándole la espalda, el menor tan solo lloraba, abrazado a él. Kyuhyun recordó la ocasión en que lloró el rompimiento con su novia, Changmin había ocultado el rostro en sus rodillas y él le consoló, diciéndole muchas cosas, aconsejándolo, lo ayudó lo mejor que pudo y al final Changmin agradeció con su sonrisa, lo ayudó desahogarse y se sintió mejor después, pero ahora era diferente, Kyuhyun no sabía que decirle, que hacer, solo podía abrazarlo, no tenía consejos, se sintió un inútil

Yunho estaba por marcharse de la recepción de la fiesta cuando vuelve a ser interceptado, él era de esas personas que cada vez que asistía a un evento social sus conocidos le rodeaban, querían conversar con él o simplemente mirarlo, aunque él se sentía acosado jamás se sintió incómodo, tampoco es que le gustara ser el centro de atención, pero apreciaba que le tuvieran tanta consideración, él era educado y siempre tenía un tema de conversación, a las personas les gustaba siempre escuchar su plática. 

Mientras el grupo de personas con las que se encontraba en ese momento conversaban animosamente, Yunho estaba desconcentrado de la plática, pensando en su conversación anterior con Changmin, tal parecía que el menor no lograba captar sus señales, pero él tampoco era capaz de expresar claramente sus sentimientos, sabía que si le confesaba de su amor a Changmin todo cuanto había logrado con él se acabaría, porque si su compañero había accedido a algo con él era porque estaba seguro que entre ellos no había ese tipo de amor, que solo estaban siendo presa de una pasión desmedida, de un deseo incomprensible, por eso le había hecho prometer algo tan atroz como la ausencia de amor entre ellos...

Pero Changmin no sabía de su triste realidad, él ya lo amaba, desde hace años, muchos años, Changmin era para él su persona más importante, porque a medida que pasó el tiempo se volvieron más unidos, se comprendían incluso sin palabras, a veces incluso sin miradas, bastaba con ver dentro de sí mismos para saber que algo estaba bien o mal, quizás Changmin sospechaba de su amor, pero le había cerrado su corazón y su mente a la posibilidad, mientras que él aún se sujetaba a una vana esperanza, el reto nunca fue tenerlo en sus brazos, hacerle el amor, el verdadero reto era y siempre había sido llegar al fondo de su alma, que lo amara igual que él lo amaba a él, pero quizás eso fue un auto engaño, triste y absurdo, Changmin no se enamoraría de él, ni siquiera lo deseaba, quizás era momento de hacerse a un lado, resignarse a que aquellas 2 maravillosas veces que compartieron una cama serían las últimas



-       ¿Te encuentras bien? – preguntó uno de los presentes en la charla, Yunho se había perdido en sus pensamientos, sin notar que lo observaban curiosos



-       Sí, gracias – contestó educadamente



-       Apuesto que se trata de un lío de faldas – dijo otro de los presentes



-       ¿Perdón? –



-       Que estás enamorado, eso dice – aclaró un tercero, los demás se comenzaron a reír, incluida una mujer, quien acompañaba a uno de los presentes



-       Ah eso… - comentó avergonzado – No, no hay nadie – mintió cabalmente



-       ¿El apuesto Yunho Know no tiene novia? No lo creo – comentó al fin la mujer, sonriéndole casi maternalmente aunque lo miraba de forma distinta a esa, Yunho sonrió



-       Es verdad, no tengo novia y no estoy enamorado – explicó tranquilamente, sin quitarse de la cabeza a Changmin



-      Pareces demostrar algo distinto – interrumpió el hombre que le había hecho el comentario de las faldas, él volvió a sonreír



-       Solo pensaba en el trabajo, es todo… - los miró a todos con su cándida mirada – Si me permiten, debo irme – se disculpó con cortesía, despidiéndose de todos, luego fue hacia los nuevos esposos para despedirse, no faltaba mucho para que aquella recepción se terminara y él ya había dicho todo lo que debía decir en la ceremonia. Al cabo de unos minutos se encontraba ya en su auto, rumbo a su casa, mientras conducía volvía a pensar en su situación con Changmin, recordó aquellas palabras que el menor le había dicho hace tiempo, cuando recién comenzaban con aquella extraña relación y se habían interpuesto un par de reglas, en aquella ocasión su compañero le dijo “Si aparece alguien que me guste mucho, si encuentro una chica especial ¿entiendes que no estoy atado a ti?” él había aceptado definitivamente, porque no quería ejercer presión, pero nunca se puso a pensar que aquello sucedería, si Changmin encontraba a alguien lo haría a un lado y todo lo que vivieron juntos quedaría solamente en un recuerdo, tal vez era momento de tomar la delantera, buscar a alguien, una mujer que llenara su vacío, quizás era tiempo de dejar a Changmin atrás, no como amigo, sino como la persona de la que estaba terriblemente enamorado, a la que jamás podría tener por completo. 

Unas lágrimas se filtraron por la cortina de hierro de sus ojos, nunca antes le dolió tanto amar a Changmin como en esos momentos, pensando que no debió dejar que las cosas llegaran a tanto, porque su amor ya no era el de antes, el del adolescente inmaduro que quiere a alguien, que lo anhela, ahora su amor era el de un hombre maduro que quiere compartir su vida al lado de esa persona especial, las circunstancias no tenían la situación a favor de su entorno, no se podía pelear una batalla si miles de barreras se alzaban entre ellos, esa era la realidad y debía aceptarla

Kyuhyun regresó a la sala con una nueva botella de vino, ésta vez era blanco, entre los dos se habían terminado la de tinto mientras estaban en silencio, Changmin terminaba de llorar, sintiéndose más tranquilo, incluso se comenzó a sentir un poco tonto, algo incómodo, aunque no era la primera vez que su amigo lo veía derrumbarse, no dejaba de ser inusual, pero su amigo estaba tranquilo, dispuesto a no hacer preguntas, esperar a que Changmin comenzara a hablar y así fue, el menor miró su copa ahora llena de vino blanco, bebió un sorbo y aún con la mirada enrojecida por las lágrimas miró a Kyuhyun



-       Gracias por escucharme – dijo amablemente, con voz suave, el mayor sonrió y negó con la cabeza, luego bebió de su copa



-       Para eso estamos los amigos – contestó tranquilamente, volvieron a beber de sus copas hasta terminarse el contenido y luego Kyuhyun de nuevo las llenó - ¿Qué vas hacer? –



-       No lo sé – respondió con sinceridad – Hice prometer a Yunho que jamás nos enamoraríamos –



-       Y has roto tu promesa – afirmó con seguridad, Changmin no lo desmintió, tan solo hizo un gesto desaprobatorio y bebió un sorbo



-       No puedo asegurar algo así –



-       Changmin… ya, acéptalo – lo regañó casi indolentemente



-       ¿Crees que esto es fácil? –



-       Obviamente no – lo miró casi de forma acusadora – Pero no puedes pasarte la vida negándolo así, vas a perderlo – volvió a afirmar



-       Nunca lo he tenido ¿Qué no entiendes? Lo que pueda haber entre nosotros no es más que una ilusión, una fantasía que solo suena bonita en los fanfictions, pero ésta es la vida real, aquí solo podemos vivir un secreto, y cuando todo termine cada quien vivirá su vida, lejos del otro – explicó con dolor, terminando de beber el contenido de su copa y volviendo a servirse



-       ¿Por qué siempre eres tan negativo? – preguntó casi desesperado, mirándolo con intranquilidad, Changmin sonrió sarcásticamente y volteó hacia su amigo



-       Solo soy realista – se excusó enseguida, Kyuhyun sabía que era cierto, Changmin solo estaba viendo las cosas de forma imparcial y realista, quizás por eso era tan doloroso



-       Tal vez soy solo un romántico, pero ¿no es mejor estar al lado de la persona que amas sin mayor consecuencia? –



-       Deja de decir las cosas así ¡Yo no amo a Yunho! – gritó enojado, luego se puso de pie tras dejar la copa sobre la mesa de centro, Kyuhyun suspiró profundamente



-       Eres tan necio – musitó con tranquilidad, apoyándose con la espalda en el respaldo del sillón, cerrando los ojos, de pronto sintió a su amigo cerca de él y abrió los ojos, Changmin lo miraba fijamente, como si pensara en algo - ¿Qué pasa? – el aludido tardó en responder



-       Besémonos – dijo de pronto, haciendo que Kyuhyun casi de un brinco fuera del sillón, lo miró con enorme asombro



-       ¿Qué demonios? – expresó enseguida, apartándose de él, lo miró sonrojado – Suficiente alcohol para ti por hoy – comentó avergonzado, levantándose del sillón, pero Changmin se levantó también y fue hasta él, agarrándolo del brazo y acercándolo a él, logrando que casi se ponga verde



-       Por favor… - miró sus ojos, luego sus labios, pero no se atrevió a otro paso – Quiero demostrarme que sería capaz de besar a cualquier hombre – su mirada de ruego hizo que Kyuhyun se sintiera conmovido



-       Solo uno – dijo de pronto, accediendo, Changmin asintió con mirada seria y dio un paso al frente, los separaba alrededor de 25 centímetros. Se miraron a los ojos, por instinto el miembro de SJ apretó lo labios en un gesto casi cómico, Changmin entrecerró los ojos, estirando su cuello, quiso cerrarlos por completo pero el aliento tibio de Kyuhyun fue tan diferente al de Yunho que por instinto supo que él no estaba ahí, su amigo tenía la vista desviada al techo, esperando aquel beso, Changmin cerró los ojos y sin pensarlo también apretó los labios, al estar tan cerca de los labios de Kyuhyun sintió algo extraño, no se sintió ni un poco atraído por él, ni siquiera fue un segundo el tiempo que sus labios se tocaron, instintivamente y al mismo tiempo se empujaron mutuamente, dando un paso hacia atrás, se giraron e intentaron escupir hacia un costado de su cuerpo, Kyuhyun se talló los labios con el dorso de la mano, mientras Changmin sintió una especie de arcadas extrañas, también se restregó los labios con la mano, se miraron a los ojos al cabo de unos momentos, en total silencio, luego echaron a reír como un par de críos que había hecho una travesura que jamás intentarían hacer de nuevo – Que horror – dijo el mayor, acercándose a su copa de vino y bebió todo el contenido de un solo sorbo



-       Perdón – se disculpó Changmin, aun riendo, también se acercó a su copa y bebió todo de 2 tragos, ambos se sirvieron después, tumbándose de nuevo sobre el sillón, uno al lado del otro, guardaron silencio durante unos momentos - ¿Sabes…? – irrumpió primero el menor – La primera vez que Yunho y yo nos besamos bebí menos que hoy – bebió tranquilamente de su copa – Debí poder besarte sin problema ¿no? – analizó de pronto, Kyuhyun sonrió ampliamente



-       Hemos estado muy borrachos antes y jamás pasó, nunca sucederá Changmin, si aquella vez besaste a Yunho es porque ya antes lo deseabas, el alcohol solo te ayudó a dar el primer paso – el aludido no respondió, tan solo meditaba, luego terminó de nuevo el contenido de su copa, su amigo la llenó ésta vez – Él merece saber lo que sientes – aconsejó – Y creo que te debes a ti mismo ésta oportunidad de volver a enamorarte, el futuro nadie lo tiene comprado, solo deja de atormentarte con lo que pasará, el tiempo se encargará de darte la respuesta, tan solo vive tu presente, es el único consejo que puedo darte – expuso con la mayor sinceridad, Changmin giró la cabeza hacia él y le sonrió con cariño



-       Es el mejor consejo que pude oír – respondió francamente, Kyuhyun giró también la cabeza hacia él y alzaron sus copas, chocándolas sutilmente, luego bebieron todo el contenido de un sorbo – Hablaré con Yunho… - sonrió nervioso – No sabré por donde comenzar – agachó la mirada



-       ¿Qué tal…? “Yunho, te amo con locura, vivamos un romance salvaje” – sugirió en broma, echándose a reír, Changmin le pegó en el hombro, estaba sonrojado



-       No diré algo así – regañó – Además no dije que lo amaba, pero contemplaré la posibilidad – explicó testarudamente, pero Kyuhyun no le creyó, sin embargo ahora no debatió el tema, se limitó a seguir bebiendo. Se terminaron la botella de vino blanco y siguieron con las cervezas, el menor tenía varias en su refrigerador, pasaron casi 2 horas y seguían bebiendo, mucho más borrachos que antes, decían tonterías y se reían, luego sacaron las revistas especiales que Changmin guardaba bajo su cama y las hojeaban, riéndose mientras señalaban algunas fotos – Cualquiera de ellas tiene más que mi ex – comentó Changmin sin poder aguantarse la risa, mientras señalaba los senos de varias de las modelos, Kyuhyun también se reía – Incluso Yunho tiene más que mi ex – volvió a reírse, su amigo se tiró al suelo desde el sillón debido a la risa



-       Yunho debería estar en éstas revistas – completó Kyuhyun, alzándose la camisa, mostrando su pecho, Changmin lo señaló, burlándose de él



-       También tienes más que mi ex, todo mundo tiene más – rio tan fuerte que casi se ahoga con el trago de cerveza que pretendía tomar, luego se tiró sobre el sillón, Kyuhyun seguía en el suelo, se arrastró hacia él, acercándose a su oído



-       ¿Puedo hacerte una pregunta? – cuestionó en un susurro, como si no quisiera que lo escucharan, Changmin asintió, mirando alrededor, como si alguien los estuviera viendo - ¿Te dolió mucho? – preguntó en tono grave, Changmin soltó de nuevo una carcajada, asintiendo una y otra vez, Kyuhyun también se rio



-       Creí que moriría – volvió a reírse – La tiene muy grande – declaró haciendo una seña con sus manos, ambos rieron fuertemente, doblándose incluso, Kyuhyun agarró la revista y buscó entre las fotos donde había parejas y no solo mujeres desnudas, encontró una donde había un hombre a punto de penetrar a una mujer y enseguida lo señaló



-       ¿Así de grande? – preguntó asombrado, Changmin se agachó para ver mejor, luego asintió



-       Pero sin operar – contestó con seriedad, luego volvió a reírse – Yo lo probé – hizo una seña con su puño dirigiéndolo hacia su boca, su amigo entendió y se rio más fuerte, señalando a Changmin



-       Que asco – volvió a doblarse de la risa, sin dejar de señalarlo



-       No es tan malo – explicó tratando de ponerse serio pero riendo de nuevo – Él se baña diario – explicó divertido, Kyuhyun asintió varias veces



-       Eso es bueno, muy bueno – consintió seriamente – La higiene es importante – dijo de pronto, causando que Changmin volviera a reírse y después él. Continuaron bebiendo hasta que no hubo más cervezas, el menor se levantó del sillón, sintiéndose mareado volvió a caer sentado sobre él, Kyuhyun se arrastró hacia Changmin y lo abrazó de las piernas, colocando su cabeza en el regazo de su amigo – Ya no puedo más – cerró los ojos unos momentos, al abrirlos vio a su amigo dormido, sentado sobre el sillón – Changmin… - canturreó en voz baja, moviéndolo – No te duermas – lo movió de nuevo pero su amigo estaba completamente dormido, así que se puso de pie y cayó sobre el sillón, suspiró profundamente y luego de unos momentos lo intentó de nuevo, se puso de pie, se inclinó hacia Changmin y lo acostó sobre el sillón cuidadosamente, casi le cayó encima pero supo agarrarse, luego le quitó las pantuflas a su amigo y le desabrochó los pantalones para que estos no le apretaran mientras duerme, sonrió antes de darle la espalda e irse tambaleando hacia la habitación del menor – Te gané la cama – dijo con triunfo, se quitó los pantalones para quedarse en ropa interior, tirándolos al suelo y se tumbó sobre la cama, no tardó en quedarse completamente dormido



A la mañana siguiente Changmin se despertó con dolor de cabeza y una gran sed, se encontró acostado en el sillón, con el cuello torcido debido a que apoyó la cabeza en el brazo del sillón y durmió en mala posición, vio sus pantalones desabrochados y enseguida los abrochó, sabía que eso fue obra de Kyuhyun, cuando solían beber hasta quedarse dormidos él se encargaba de desabrochar el pantalón de todos si es que era el último en desfallecer, se levantó del sillón y fue hasta la cocina a beberse un gran vaso de agua fría, sintió el estómago revuelto y corrió al baño a vomitar, solía aguantar mucho bebiendo pero había revuelto demasiados tipos de alcohol, al terminar se lavó los dientes y luego orinó durante varios segundos, se lavó las manos después y fue a su habitación, sospechaba que ahí estaba Kyuhyun y sin duda lo encontró tirado en su cama, en ropa interior y camisa, suspiró profundamente



-       Siempre hace eso – se quejó mientras sonreía, le echó una sábana encima y salió de la habitación sin hacer ruido, cerrando la puerta, miró todo el desastre de la noche anterior y comenzó a juntar todo, recordando lo bobos que se pusieron viendo revistas pornográficas, no recordaba todo lo sucedido porque bebió mucho alcohol pero si recordaba casi todo, sobre todo cuando le pidió que se besaran, se avergonzó de semejante petición y agradecía que ninguno de los dos se dejó llevar por ello, aunque eso confirmaba todas sus sospechas, Yunho le gustaba inconscientemente desde hace mucho tiempo, no podía saber exactamente desde cuándo pero sabía que fue mucho antes de aquel beso en el viejo departamento, quizás aún antes de quedarse ellos dos solos, se sintió abrumado solo de pensarlo


El 18 de octubre salieron del Aeropuerto de Gimpo rumbo a Beijing, donde se llevaría a cabo uno de los SMTOWN de ese año, en ésta ocasión solo sería 1 día y no 2 como solía hacerse en países de Asia. Llegaron al Hotel y se hospedaron enseguida, Changmin notó a su amigo un poco serio, como si no quisiera presentarse aquel día, él desconocía la razón, por todo lo demás su amigo parecía tan normal como siempre, la única diferencia es que en todos esos días no se habían besado, además el menor no había hablado aún con él, buscaría el momento adecuado en medio de sus ajetreadas agendas. Yunho se tiró sobre la cama y cerró los ojos, como si pretendiera dormir, Changmin mientras lo observaba, fue a darse un baño y al salir lo encontró en la misma posición


-       Yunho – lo llamó suavemente



-       ¿Qué pasa? –



-       Creí que dormías – sonrió al decirlo, fue hasta su cama para acomodar algunas cosas, luego lo miró nuevamente, su compañero seguía en la misma posición - ¿Te pasa algo? – preguntó un poco preocupado, Yunho abrió los ojos y volteó a verle fijamente



-       No ¿Por qué? –



-       Te noto algo distante, desde que bajamos del avión –



-       Todo bien Changmin, no te preocupes – le sonrió levemente y volvió a cerrar sus ojos, el otro lo miró detenidamente unos instantes, como si pensara en algo, luego mostró una mirada decidida y fue hasta él, sentándose a su lado, Yunho sintió el peso a su lado y giró un poco la cabeza, al tiempo que abría sus ojos, sin preverlo siquiera tan solo sintió los labios de Changmin sobre los suyos, lo cual le pareció extraño, sin embargo cuando el menor se alejó él le sonrió, Changmin parecía serio – Yo debería preguntarte a ti ¿estás bien? – se mofó un poco, aunque estaba preocupado por aquella acción



-       Yunho, tú y yo tenemos conversaciones pendientes, pero siento que aún no es el momento – explicó de pronto, levantándose de la cama de Yunho y dirigiéndose a la propia, el mayor lo observó desde la suya



-       ¿Sobre qué? –



-       Sobre nosotros – respondió secamente, en cambio Yunho mostró una sonrisa sarcástica



-       Creo que ese tema está más que gastado entre nosotros – dijo con tristeza, tratando de ocultar su mirada ausente, Changmin calló unos momentos



-       No lo creo, solo no es el momento… -



-       Changmin – lo interrumpió de pronto – Yo también he pensado en nosotros, y en mí – comentó con pesadez, sentándose después sobre la cama, mirando a su amigo – Hemos dejado que las cosas llegaran muy lejos, no debimos… -



-       ¡No vengas con eso ahora! – lo interrumpió ahora él, mirándolo con recelo, dejándolo callado y mirándolo fijamente – Hemos tenido sexo en 2 ocasiones, la primera habría sido suficiente para terminarlo todo. No vas a botarme ahora cuando dejé que me… – guardó silencio unos instantes, mientras se miraban – ¿Te das cuenta de lo que pasó? ¿De lo que me hiciste? – se sonrojó por completo, no encontrando palabras que decir se quedó callado



-       ¿De lo que te hice? Vas a echarme la culpa ahora – sonrió con ironía



-       ¿Te habrías acostado conmigo si no hubiera cedido yo? ¿Habrías entregado tú tu cuerpo y no al revés? – reclamó sin titubear, dejándolo callado unos instantes



-       Si era tanto el sacrificio no lo hubieras hecho – respondió con tristeza



-       No se trata de eso – tragó saliva – Me echas en cara siempre que no asumo la realidad, que evado lo que pasa entre nosotros, pero ¿aceptas tú esto? O quizás solo soy tu capricho hecho realidad ¿no es así? – lo miró con decepción, Yunho sintió un vuelco en el estómago, jamás lo imaginó así – Entiendo – dijo ante el silencio, pero el mayor no sabía que decir – Iré a ver si Super Junior ya llegó a Beijing – avisó luego de no recibir respuesta, le dio la espalda a Yunho y caminó hacia la puerta



-       Espera… - lo paró antes que llegara, Changmin se detuvo y volteó, mirándolo seriamente, sin hablar - ¿Eso quieres? – tragó saliva con dureza – Entonces ven – comentó con voz áspera, poniéndose de pie, Changmin miró atento, sorprendiéndose cuando Yunho se comenzó a desnudar ante sus ojos, prenda por prenda hasta que no hubo más, el menor tragó saliva otra vez, observando desde las piernas hasta el pecho, luego los ojos



-       Yunho… -



-       Tómalo, hazme lo que te hice y estemos a mano – le temblaron las rodillas pero aun así caminó hacia él, hasta estar cerca – No quiero más reclamos, tan solo… - se acercó lo que faltaba para que su cuerpo desnudo tocara el de Changmin con ropa, se besaron enseguida, aferrándose a los labios del otro, como si se hubieran necesitado demasiado, pararon por aire, luego las manos de Yunho bajaron hasta los glúteos de Changmin, sujetándole con fuerza mientras pegaba más su cuerpo al del más alto, aumentando la pasión de sus besos, pero entonces el menor recordó todo lo que había hablado con Kyuhyun la semana pasada y se detuvo, alejando a Yunho de él - ¿Qué pasa? – preguntó extrañado



-       No puedo, perdón… - se alejó de él rápidamente y caminó hasta agarrar la perilla de la puerta, se giró de nuevo hacia un perplejo Yunho



-       ¿Por qué? –



-       No es lo que quieres, quizás ni siquiera es lo que yo quiero – explicó escuetamente



-       ¿Me estás rechazando? – preguntó anonadado



-       Sí, como lo hiciste conmigo en Fukuoka – respondió casi con un nudo en la garganta, salió de prisa y cerró la puerta enseguida, no quería que alguien de afuera llegara a verlo desnudo. Yunho se quedó perplejo en aquella misma posición, no entendía porque comenzó toda aquella discusión y porque había terminado así, con el desnudo ofreciendo su cuerpo y Changmin rechazándolo. Sonrió ante la ironía, no le quedaba de otra, caminó hasta su ropa y la juntó, luego se vistió con su ropa de dormir porque no pensaba salir; se sintió avergonzado ¿así se habría sentido Changmin la vez que él lo rechazó? No se enojó, pues sabía que de alguna forma lo merecía, pero estaba sorprendido, Changmin diciéndole que no iba a botarlo ahora ¿eso significaba que el menor estaba aceptando que había una relación entre ellos? ¿algo más que la amistad y el compañerismo que les unió antes? Volvió a sonreír, ésta vez con ilusión



-       ¿Por qué me haces esto Changmin? Siempre termino esperanzándome y después eres tú quien me bota a mí – no supo si reír o quizás llorar, la verdad es que no tenía lágrimas que derramar en ese momento, lo hizo cuando decidió dejar aquella “relación” con Changmin mientras conducía rumbo a su casa al salir de la ceremonia de boda, pero al tenerlo de nuevo frente a él todo se hizo añicos, su determinación, toda su actitud de comenzar de nuevo, de buscarse a alguien más, que una mujer llenara el vacío que Changmin dejaba cada vez que lo rechazaba, si eso no era amor quizás era una obsesión, estaba en la cumbre, en un punto de no retorno donde todo se confundía y sus dudas se volvían una sola, grande e irresoluta, quizás aquello era interminable, tal vez algún día ambos se casarían, TVXQ se terminaría sin duda y el quedaría ahí, con el vacío en el corazón de nunca haber atrapado el de Changmin, en esos momentos solo le quedó comenzar a reír, volvió a tirarse sobre la cama y a su mente acudieron los recuerdos de aquellas dos noches en la cama con Changmin, las mejores noches que pudo vivir, poseyendo el cuerpo que tanto deseó y que en esos momentos se entregaba sin reservas, a pesar de los rechazos, porque los besos con Changmin en aquellas apasionadas noches fueron tan sinceros, lo supo al sentirlo estremecer bajo el calor de su cuerpo, lo supo por aquellos gemidos que le regaló tan solo a él, por la boca que le dio infinitos momentos de placer, por el cuerpo que se retorció ante el calor y la humedad de su boca, Yunho probó de él su esencia más íntima. 

Todo cuanto recordó en esos momentos fue tan vívido que su piel se erizó por completo, lo volvió a desear, necesitaba de él, probarlo de nuevo, ya no le importaba si ahora él tenía que ceder, aunque el propio Changmin dudaba si quería que aquello sucediera, pero a Yunho ya no le importaba perder aquella batalla de testosterona que se libró en la isla de Jeju, si Changmin aprendió a ceder, presa de sus más oscuras fantasías entonces a él tampoco le importaría aprender a hacerlo, después de todo lo amaba y quería estar con él, como fuese, aunque después lo rechazara, se estaba convirtiendo en un masoquista, o quizás ya lo era, no le importaba 

–        Me estoy convirtiendo en alguien que no sabe ni siquiera lo que quiere – volvió a reírse, tumbado sobre su cama. De pronto en medio de sus cavilaciones escuchó su celular sonar, lo tenía dentro de la bolsa del pantalón que dejó doblado sobre la cama, lo sacó enseguida y vio el mensaje que la pantalla le mostraba – Quiero verte, tenemos que hablar – leyó en voz alta, aquellas palabras habían sido escritas por Heechul, dedujo que efectivamente Super Junior había arribado en Beijing como su compañero lo había mencionado, suspiró cansinamente y dejó el celular sobre la cama, recordó la mala pasada que su amigo le hizo vivir, la imagen de Jaejoong correr tras su auto le atormentó, odiaba tener que recordarlo, odiaba saber que su ex compañero se destruía cada vez, quizás presa de su atormentada consciencia, o quizás solo por revivir el capricho de que alguna vez fueron grandes amigos y confidentes, ahora se veía demacrado y bastante más delgado que antes, una visión aterradora si lograba recordar con nitidez los tiempos de antaño en que lucía en su máximo esplendor. 

Agitó la cabeza con pena ¿Por qué diablos estaba ahora pensando en él? Maldijo aquel mensaje y el momento en que aceptó ir a casa de su amigo de SJ a sabiendas de que quizás lo que sucedió es lo que sucedería, suspiró nuevamente, cogió su celular y miró el mensaje de nuevo, decidió responderlo, no fue sutil, fue directo al redactar “No quiero verte, no hay nada de qué hablar” y no dudó en enviarlo, se sintió nervioso, odiaba pelear con sus amigos y Heechul muy a pesar de todo era especial al resto, lo estimaba demasiado, pero en esos momentos se encontraba muy enojado, odiaba que lo engañaran o le mintieran. 

Al cabo de unos instantes recibió respuesta 

–     Está bien, cuando estés listo hablamos – leyó en voz alta, ya no hubo necesidad de responder, aunque se verían sin duda el día de mañana, durante el SMTOWN, solo esperaba poder lograr ignorarlo, aunque resultaría difícil, sobre todo si nadie sabía que se encontraba enojado con él, ni siquiera Changmin lo sabía, aunque Yunho odiaba las mentiras no había contado a su amigo sobre su desagradable encuentro en casa del miembro de SJ. Cerró los ojos y se quedó dormido, no supo cuánto tiempo, tan solo cuando abrió los ojos divisó la figura de Changmin en la otra cama, estaba sentado leyendo algo en su Tablet, se talló la cara y luego los ojos, sentándose, el menor se volteó hacia él, se miraron en silencio



-       Despertaste… - dijo en voz baja, Yunho bostezó y rápido se incorporó, aún sentado pero bajando los pies al suelo, sacudió su cabello y después sonrió



-       ¿Cuánto dormí? –



-       No lo sé – miró el reloj de su Tablet – Quizás 3 horas – respondió antes de volver a leer lo que estaba leyendo antes que Yunho despertara, el mayor lo miró fijamente, Changmin sintió la mirada penetrante de Yunho y lo miró de nuevo, se vieron a los ojos durante varios segundos, en total silencio – Yunho perdóname – dijo de pronto, dejando la Tablet a un lado, sobre la cama



-       ¿Por qué? –



-       Por lo de hace rato, te rechacé muy fríamente – explicó con vergüenza, sin quitarle la vista de encima, el mayor sonrió



-       Era justo, yo también lo hice aquella vez ¿no es cierto? – el menor asintió, como si olvidara el arrepentimiento y ahora estuviera seguro de que había hecho lo correcto – Todo está bien entre nosotros Changmin – el menor afirmó de nuevo con un asentimiento de cabeza, luego se puso de pie y caminó hacia la cama de Yunho, colocándose frente a él, se agachó y sin tocarlo le besó sobre los labios, se separó solo un poco para después acercarse otra vez, ésta vez ambos se besaron



-       ¿Quieres ahora? – preguntó tímidamente, sin levantarse, teniendo el rostro de su amigo tan cerca del suyo que el mayor aprovechó para robarle un beso, luego sonrió



-       Mañana será un día difícil – respondió muy a su pesar, no hablaba Jung Yunho en esos momentos, sino Yunho Know, el líder de TVXQ, Changmin lo comprendió y se irguió nuevamente, luego asintió en silencio, fue hasta su cama otra vez y se sentó a leer, con las piernas extendidas sobre el colchón, Yunho siguió observándolo, el menor sostenía la Tablet con ambas manos, como si sujetara un libro, de nuevo el más alto sintió la mirada y sin soltar la Tablet giró la cabeza hacia su compañero



-       Yunho… - lo llamó suavemente



-       Dime –



-       ¿Quieres dormir aquí? – preguntó dando dos palmadas al colchón del otro lado de su cama, el mayor sonrió ampliamente y se puso de pie, sin responder, se acostó justo a su lado, miró su perfil, contemplándolo con una sonrisa, luego le besó la mejilla



-       ¿Qué lees? – miró hacia la Tablet



-       Solo noticias – antes que Yunho viera más detenidamente apagó la pantalla y dejó el aparato en el buró que dividía sus camas – Tengo sueño, dormiré – le sonrió y luego se acostó, boca arriba



-       Descansa Changmin – se inclinó sobre él y le besó en la boca, Changmin giró su cabeza hacia él y Yunho se acercó de nuevo, ésta vez ambos se besaron, al separarse el menor terminó de girar todo su cuerpo y cerró los ojos, estaba sobre su costado derecho, en dirección a Yunho, él se acomodó para quedar sobre su costado izquierdo, contemplando a su compañero, era curioso como parecía que habían discutido y de repente estaban los dos en la misma cama, su relación con Changmin cada vez era más extraña y cada vez le resultaba más emocionante. 

Cerró los ojos durante largo rato, pero no pudo dormir, había dormido casi 3 horas según le dijo Changmin, al abrir los ojos lo encontró completamente dormido, lo supo al ver el cambio en su respiración, con cuidado se levantó de la cama para no despertarlo y fue hasta su Tablet, no solía hacerlo, odiaba husmear pero algo le había dicho que su amigo mintió y no leía noticias, se sintió curioso y la encendió, Changmin no le había puesto contraseña, quizás por suspenderla pronto, al prenderla de nuevo se sorprendió al ver la última aplicación abierta, un lector de texto, Changmin al parecer había descargado una novela, pero al leer algunas líneas se dio cuenta que no lo era, aquello que su amigo leía era un fanfic, uno HoMin, aquel nombre con el que las fans nombraban a la pareja conformada por ellos dos, se sorprendió bastante, anteriormente habían incluso visto juntos relatos de amor entre ellos, riéndose, también habían visto los famosos Fanvideos, algunas con historias de amor, otros solo con fragmentos de videos o fancams de ellos, algunos con colecciones de imágenes solamente, pero no tenía idea de que Changmin leyera con frecuencia esa clase de relatos, o quizás era algo reciente. 

Se sintió enrojecer al leer la clase de cosas que “niñas inocentes” suelen escribir


“Entonces Yunho lo estrelló contra la pared de la cálida habitación, comiéndoselo a besos, las ropas cayeron rápidamente al suelo mientras se devoraban envueltos en placer, Changmin gimió, tan fuerte que lo excitó, ya no podía más, lo volteó y lo penetró con dureza, disfrutando de su dolor, lamiéndole las orejas que deseaba con tanto anhelo, haciéndole sentir estocadas hasta el fondo mientras el otro gemía descontroladamente –Dame más Yunho, reviéntame- gritaba enardecido –No te detengas, más fuerte, más fuerte- Yunho obedecía, haciéndolo gritar de dolor, pero necesitaba más, ambos necesitaban terminar, aferró sus caderas mientras daba las últimas estocadas hasta el fondo, su pecho golpeando contra la pared, agarró con fuerza su miembro duro y lo hizo terminar, embarrando todo cuanto pudo y luego se derramó dentro y fuera de él, terminaron bañados en sudor y semen, pero Yunho lo limpió todo con su lengua, giró de nuevo a Changmin y metió el miembro de éste a su boca, haciéndolo terminar dos veces otra vez, comió todo hasta la última gota, deseando más, necesitaba succionarlo nuevamente…”

Apartó rápidamente la mirada de aquella lectura tan pornográfica ¿de verdad eso escribían las chicas hoy en día? Había leído los famosos relatos HoMin, pero la mayoría eran lo que las Japonesas llamaban Shonen Ai, relatos suaves, él y Changmin enamorados y ya, con problemáticas quizás leves, a veces demasiado dramáticas, incluso historias trágicas, pero nunca antes leyó algo así ¿en verdad sus fans lo imaginaban así? Un pervertido insaciable y Changmin un caliente depravado que se excitaba con el dolor propio, estaba sorprendido, no solo lo que alcanzó a leer era por demás pervertido, ¿las chicas realmente creían que los hombres eran máquinas eyaculatorias? Que cada vez que tenían un orgasmo el semen salía volando por todos lados y que podían lograr varias descargas seguidas, quizás era parte de la fantasía o tal vez sabían poco de la anatomía de los hombres, no supo la razón, tan solo dejó el relato donde Changmin tenía marcado y depositó la Tablet con cuidado en su lugar. 

Volvió a acostarse en la cama, pensando en lo que acababa de leer, recordó las veces que estuvo con Changmin, la primera fue torpe e inexperta, no como en aquel fanfic, ellos parecían actores porno experimentados, entregándose a la lujuria, sintió escalofríos, amaba que la realidad superara a la fantasía, su segunda vez con su amigo fue sublime, fue más íntimo, se entregaron al placer, claro, pero no fue aquella lujuria desmedida del fanfic, tampoco se comportaron como dos expertos, pero hubo confianza e intimidad, eso hizo el acto menos torpe que el primero, además aquellas frases extremas ¿realmente habría quien las dijera que no fuera en un filme pornográfico? “Reviéntame” ¿Qué clase de petición era esa? Sintió escalofríos al recordar, aunque había algo de excitante en leer aquello, imaginó de pronto a Changmin como en el fanfic, pidiéndole moverse más fuerte, gimiendo con doloroso placer, recordó el sonido de sus gemidos junto a aquellas imágenes falsas creadas por culpa del fanfic y comenzó a sentir cosquillas en su abdomen, fijó la vista abajo y notó que empezaba a ponerse duro


-       No… estúpido fanfic – se quejó con molestia, tratando de borrar aquellas imágenes, con cuidado se puso se puso de pie y caminó al baño, cerró la puerta y comenzó a tocarse, cerró los ojos y se relamió los labios, hacía días que no se masturbaba, con el solo roce de su mano no era suficiente, volvió a pensar en lo que leía, imaginó a Changmin como lo describían, bañado en semen, pero no se imaginó a si mismo lamiéndolo, eso era asqueroso, solo lo imaginó así, desnudo, mojado y jadeando mientras pedía más, con esa imagen eyaculó con precisión dentro del excusado, dos chorros moderados, el tercero solo resbalándole por la uretra, manchándole el pulgar y el índice, lo normal, no aquellos chorros grandes y descontrolados como sugería el escrito, se limpió las manos y el rastro de semen sobre su miembro, se rio al comparar la realidad con la fantasía, no vería nunca más a la mujeres con los mismos ojos, al menos no a las que les gustara ver a dos hombres juntos – Si todo fuera como en los fanfictions no nos importaría nada, solo tendríamos sexo sin pensar en el futuro – se miró al espejo, estaba abatido – Pero ésta es nuestra realidad y ambos tenemos demasiado miedo – suspiró con tristeza, pero por más que lo pensara las cosas no iban a cambiar, solo restaba seguir su propio consejo “Dejarse llevar” que sea el tiempo quien determine como debía terminar todo


Al despertar Yunho se encontró con un mensaje de su manager, les tocaría ensayar en dos horas y debían estar listos, así cuando SNSD terminara su ensayo ellos podrían subir, así que se apresuró a despertar a Changmin, debían ir a desayunar y luego partir, volvió a mirar la hora mientras le hablaba por segunda vez, el menor al fin abrió los ojos y le miró, estaba tan cerca que se sobresaltó, luego sonrió levemente



-       ¿Qué pasó? – preguntó adormilado



-       Me quedé dormido un poco, levántate, debemos desayunar rápido e irnos, pasarán por nosotros al Lobby en 45 minutos más o menos – informó enseguida – En dos horas tenemos que estar ensayando –



-       No ¿por qué? – cuestionó molesto – Creí que seríamos los últimos en ensayar – se quejó – casi siempre somos los últimos –



-       Hoy no – respondió secamente, juntó un par de cosas y miró a Changmin, el menor se sentaba apenas sobre la cama - ¿Te bañarás? –



-       Obviamente ¿tú no? – lo miró sorprendido



-       No, es tarde, además ya me vestí – se señaló a sí mismo con ambas manos y sonrió, Changmin negó con molestia, su amigo a veces era muy despreocupado – Siempre me baño después del ensayo, pero antes y después ¿no es excesivo? –



-       Claro que no – rebatió enseguida – Me he bañado hasta 5 veces en un día – dijo con orgullo, se puso de pie y caminó a su maleta – No tardaré –



-       Más que te vale – sentenció en broma, Changmin se acercó hasta él y le dio un beso sobre los labios, haciendo que se volviera a sentir extraño, su amigo estaba muy cariñoso últimamente y no sabía por qué, aunque de cierta forma era reconfortante. Se alejó hacia el baño, Yunho sonrió ampliamente, aquel inesperado beso le había subido el ánimo, poco después Changmin salió del baño y ya listos se dirigieron al Restaurante del Hotel, ahí estaban los chicos de EXO, no dudaron en acercarse ante el entusiasmo de los chicos al saludarlos, había buffet, pero Changmin se acercó al plato de uno de los chicos y sin pedir permiso agarró de su comida, Yunho lo observó mientras caminaba hacia la barra de las comidas y por alguna razón aquello no le gustó, el miembro de EXO compartía feliz de su comida con Changmin. Cuando el mayor se sirvió volvió a la mesa, observando aún a los dos – Changmin, sírvete – le dijo casi en una orden, mirándolo fijamente, el aludido miró hacia él y sonrió



-       Quiero lo que come Suho – respondió con una sonrisa y el chico de EXO sonrió emocionado, compartiendo de su comida, Changmin advirtió aquella mirada seria de Yunho tratando de ignorarlo y entonces obedeció – Tienes razón, me serviré – se puso de pie enseguida, el chico de EXO a quien Changmin agarraba comida miró hacia Yunho, con mirada asombrada



-       Eres muy buen líder, te admiro – comentó con entusiasmo – Ojalá tuviera ese poder de convencimiento sobre ellos – dijo con gesto de resignación el líder de EXO-K, Baekhyun que estaba a su lado escuchó y de forma traviesa lo despeinó



-       Aprende bien de Yunho hyung y no solo te quejes – lo regañó en broma, haciendo reír a sus compañeros, Yunho tan solo sonrió, miró a sus hoobaes unos instantes y después volteó hacia Changmin, lo observó servirse de todo, luego miró su reloj y se dio cuenta que faltaban solo 20 minutos, cuando el menor regresó con su plato lleno y se sentó frente a él, Yunho agarró sus palillos y comió de su plato, Changmin lo miró indignado



-       Sírvete si quieres de esto – lo regañó regresando el anterior comentario que Yunho le había hecho, los chicos de EXO guardaron silencio y sin que ellos repararan en la acción los observaron detenidamente, como si jamás los hubieran visto antes en un hábitat lejos del escenario



-       Es porque te quiero ayudar, ya casi es hora, te serviste demasiada comida – respondió enseguida, retándolo volvió a comer del contenido de su plato



-       Nunca es demasiada comida – respondió ofendido, el mayor le hablaba como si no supiera cuánto era capaz de comer



-       Pero se nos hará tarde –



-       Tienes la culpa, por servirme me tardé, estaba comiendo tranquilo del plato de Suho, no estaríamos pensando en el tiempo – contestó para defenderse aunque ninguno estaba enojado se miraban fijamente a los ojos, ante las miradas de sus compañeros de agencia



-       Siempre quieres que tenga la culpa de todo, respeta a tus mayores – espetó con indignación



-       Lo hago, pero ésta vez fuiste irascible conmigo – evitó reírse al igual que su interlocutor



-       ¿Yo? Que injusto, en estos momentos deberías estarte comiendo eso – regañó de nuevo, aprovechó la oportunidad y robó otra vez comida de su plato



-       ¡Hey! Mi comida – abrió amplio los ojos en un gesto adorable y lo miró casi mostrando sus dientes, aquella mueca extraña que tanto le gustaba a Yunho



-       Anda, es hora – volvió a comer del plato, luego se puso de pie



-       Espera… - se apresuró a comer varios bocados rápidamente, sus compañeros de empresa lo miraban con asombro, mientras que Yunho sonreía, lo había hecho apurarse – Ya está – dijo al terminar casi todo el contenido, luego le dio su plato con el resto a Suho – Toma, por lo que agarré – dijo con amabilidad, su compañero vio asombrado el plato, no esperaba que Changmin le fuera a dar el resto de su comida en compensación, se sintió extrañamente halagado



-       Gracias – sonrió emocionado y comió del plato



-       Vámonos –



-       Sí – dijo Changmin sonriendo, ambos se despidieron y salieron del Restaurante.



-       Vaya, si no fueran hombres los dos juraría que están saliendo – comentó Kyungsoo con asombro, mostrando aquella expresión seca de siempre, Kai que estaba a su lado tan solo le dio un codazo y enseguida guardó silencio, su manager estaba al otro extremo de la mesa, lo miraba con expresión seria y negaba con la cabeza varias veces, nadie más comentó nada al respecto. Changmin y Yunho subieron a la vagoneta que esperaba por ellos para llevarlos donde sería el ensayo, se miraron con disimulo un par de veces



-       ¿Por qué actuaste así? – preguntó Changmin en voz baja, acercándose levemente



-       ¿Así cómo? – respondió en igual tono



-       Como si te molestara que fuera cercano a Suho – respondió directamente, lo miró de soslayo, verificando luego que el chofer no les prestara mayor atención - ¿Estás celoso? Dime la verdad –



-       Claro que lo estoy – dijo sin tapujos, no le importaba disimular, Changmin contuvo una sonrisa



-       ¿Qué hay de Kyuhyun o Minho? Incluso Jonghyun… hemos incluso compartido cama, semidesnudos y borrachos – dijo con saña, tratando de ponerlo aún más celoso, le gustaba eso, era agradable saber que alguien lo celaba, Yunho hizo una pequeña mueca de desagrado, no le había pasado antes por la cabeza, si a él lo besó la primera vez luego de haber bebido alcohol ¿Qué no habría hecho con su querida Kyu-line cada vez que se juntaban a beber? Se comenzó a sentir muy celoso pero trató de no demostrarlo, hizo una pequeña mueca de disgusto



-       Estoy acostumbrado a ellos – respondió tratando de parecer indiferente – Además no tengo dudas, te gusto mucho más que cualquiera – dijo casi en tono arrogante, Changmin lo miró acusadoramente, en silencio



-       ¿Por qué lo dices? – cuestionó con curiosidad, volvió a mirar discretamente hacia el chofer



-       Porque no lees fanfictions de ellos haciéndolo contigo – explicó casi con burla, haciendo que todos los colores subieran al rostro de Changmin



-       Mi Tablet – susurró casi para él mismo, miró hacia Yunho y lo observó con reproche - ¿Cómo pudiste? – inquirió un poco molesto, Yunho se encogió de hombros



-       Perdóname, no debí – se disculpó sinceramente – Pero no estuvo mal, soy una fiera ¿no? – le guiñó un ojo al tiempo que la vagoneta se detuvo, su manager que estaba en el asiento del copiloto se giró hacia ellos



-       Llegamos chicos, bajen – les ordenó amablemente. Changmin seguía mirando con enojo a su amigo, Yunho se encogió de hombros otra vez, dirigiéndole una mirada suplicante



-       Luego hablamos – le guiñó un ojo y se dispuso a salir, Changmin le dio un manotazo en el hombro y salió tras él, Yunho sonreía y él aún tenía los colores subidos al rostro, estaba muy avergonzado, sin embargo sonrió y lo golpeó de nuevo, antes de posicionarse a su lado y terminar de entrar juntos al recinto donde se llevaría a cabo el evento, en poco tiempo comenzaría su ensayo. Luego de casi tres horas terminaron de ensayar, solo faltaban los chicos de EXO que habían sido dejados al último debido a actividades de EXO-M en Beijing, Yunho bajó del escenario del otro lado que Changmin para dirigirse al backstage donde estaba el staff, al hacerlo divisó la figura de Heechul que lo esperaba abajo, al verlo le sacó la vuelta pero fue seguido por él, Changmin los vio a lo lejos y le pareció extraño, notó que su compañero estaba evadiendo al miembro de Super Junior



-       Yunho… espera –



-       Te lo dije ayer, por favor déjame – pidió casi cortésmente, sin dejar de alejarse de él



-       ¿Qué puedo hacer para que me perdones? –



-       Dejar de meterte en mis asuntos – dijo al girarse hacia él, Siwon estaba cerca, se dirigía al backstage y alcanzó a escuchar el comentario, los miró con curiosidad sin detenerse pero no dijo nada, mientras Yunho y Heechul se miraban en silencio mutuamente, cuando terminó de alejarse el otro retomaron su conversación



-       Eres mi amigo, tus asuntos me importan – contestó con tristeza



-       No te he pedido ni opinión ni ayuda en esto, jamás fue así ¿Por qué te entrometes ahora? – cuestionó con enojo, Heechul lo miró unos instantes sin responder



-       Ya pasó mucho tiempo ¿no crees? –



-       No discutiré el tema contigo… vete – sin decir más le dio la espalda y se alejó, Heechul suspiró con cansancio y mostró pronto una mirada de tristeza, en pocos segundos llegó Changmin que se dirigía también al backstage, no alcanzó a oír nada pero los vio con el semblante serio y al parecer discutiendo, así que se acercó a él



-       ¿Qué pasa? ¿Pelearon? –



-       Al parecer – sonrió hacia el menor



-       ¿Qué le hiciste ahora? – preguntó con una extraña sonrisa, negando con la cabeza, no tenía ni idea de lo que sucedía



-       ¿Qué le hice? – sonrió con ironía, pero no respondió nada, se quedó como pensando en algo que Changmin no supo descifrar, sabía que no le diría nada, así que solo le dio dos palmadas en el hombro y se alejó sin decir nada más, Heechul miró la espalda de Changmin alejarse y suspiró



-       Y me faltas tú, quizás también te enojes conmigo – pensó mientras sonreía, no es que amara hacer ese tipo de cosas, pero le era difícil decir que No a la petición de un amigo y había prometido a Jaejoong hacer un último esfuerzo por acercarlos, aunque sabía de sobra los resultados que obtendría.



**Como solía suceder al final de cada SMTOWN, todos los artistas de la empresa que habían participado salían al escenario para despedirse, mientras de fondo cantaban Hope del antiguo grupo H.O.T., Changmin notó que el micrófono diadema de Yunho no servía bien y se apresuró a buscarle uno de mano, aunque finalmente Yunho rechazó el micrófono que le llevó y terminó usando el de diadema que al final si le sirvió, podía notar que su compañero de grupo estaba algo incómodo, aunque le vio juguetear con Onew de Shinee, también lo notó evadiendo a Heechul, ya no le quedaba ninguna duda, su amigo estaba muy molesto con el miembro de SJ, se sintió curioso al respecto pero conocía a Yunho, no quería indagar e incomodarlo, además no solía meterse en discusiones que involucraran a dos de sus amigos, aunque no era tan cercano a Heechul si era un buen amigo suyo. 

Al llegar el momento de despedirse Changmin buscó de nuevo a Yunho para los agradecimientos, cambiando de lugar con Eunhyuk que estaba al lado de Yunho, lo notó serio y distante incluso con él pero no se incomodó, sabía que el problema no era con él; al cabo de unos segundos Heechul se apresuró a ir hacia ellos, era su oportunidad de acercarse a Yunho, incluso cambió de posición con Taeyeon de SNSD que estaba junto a Changmin, éste al ver que Heechul se posicionaba a su lado lo saludó aunque ignoró su petición de hacer juntos una seña al público porque iba a hacer la reverencia, el miembro de SJ dijo algo que él no alcanzó a escuchar por lo que se agachó, ofreciéndole el oído para una mejor audición



-       Cámbiame de lugar – pidió sin dudar, quería acercarse a Yunho como fuese, Changmin al escuchar la petición tan solo movió la cabeza en negativa mientras sonreía, sabía de las pretensiones de Heechul pero no se prestaría a eso, si quería acercarse a Yunho debía hacerlo por él mismo y no usarlo de puente, por fortuna el miembro de SJ lo entendió y dejó de insistir, así que se alejó hacia algunos de sus compañeros de grupo cuando terminaron de agradecer, Changmin se dispersó, alejándose de Yunho, pudo oírlo hablar, despidiéndose del público y después salió del escenario, del lado opuesto a donde se había ido él. Le dio su espacio y fue hacia otros miembros de la compañía. 

Cuando hubo terminado todo regresaron al Hotel, volverían a Corea para actividades individuales, al entrar a la habitación después de la cena Yunho se dirigió al baño para ducharse, no habían hablado en todo momento, el menor pensaba en las cosas que sucedieron y en lo que pudo pasar para que Yunho estuviera así de distante con uno de sus mejores amigos, pero no quería indagar, quizás su compañero le contara después; cuando el mayor salió del baño lo notó más relajado, sonrió sin que lo viera, luego acomodó sus maletas, partirían en algunas horas y le gustaba dejar todo listo



-       ¿Cómo estás? – preguntó el más alto cuando Yunho se sentó en la cama, con la toalla rodeándole la cintura, pudo ver su miembro a través de la abertura de la toalla y apartó la mirada, disimulando que no vio nada



-       Bien ¿Por qué? – respondió tranquilamente, luego se puso de pie y fue hasta su ropa



-       Solo quería saber, te vi cojeando después que presentamos Rising Sun – explicó como pretexto, le había preocupado aquella situación pero más bien se refería a su momento con Heechul



-       Ah eso… - sonrió animado, dándole la espalda – Me pusieron ungüentos y me dieron masaje, estoy bien –



-       Ya veo – miró hacia Yunho mientras éste dejaba caer la toalla al suelo, vio fijamente aquel firme trasero y las piernas torneadas de su compañero, tragó saliva, recordó su ofrecimiento, dejando su cuerpo a merced de hacerle lo que él le había hecho, robarle su intimidad. Su amigo se vistió con un bóxer y una camisa sin mangas, Changmin apartó la mirada cuando Yunho terminó, era su turno de tomar un baño, se dirigió hacia allá, dejando la ropa que se pondría sobre la cama, doblada perfectamente, Yunho siguió con lo suyo, sin prestarle atención al menor, si seguía así quizás evitaría que su amigo tocara el tema, lo vio durante el final del SMTOWN, mientras se despedían, Changmin habló con Donghae y con Kangin, no supo que les dijo pero sospechó que quizás hablaban de lo que pasaba, vio a Donghae hablar en varias ocasiones con Heechul, en esos momentos se sintió acosado aunque quizás todo eso no tuvo nada que ver con él, pero así se sentía, sabía que su compañero de TVXQ no se prestaría a tonterías, pero no le agradó verlo junto a Heechul como si nada



-       ¿Qué estoy pensando? Me atormentará un delirio de persecución si sigo así – pensó intranquilo, luego se tiró sobre su cama – Además Changmin no sabe lo que sucede, seguro lo que habló con Donghae no tiene nada que ver conmigo – sonrió con tranquilidad, era mejor no sospechar de Changmin, después de todo confiaba en él más que en nadie. Cuando el menor salió lo encontró mirando la televisión, él también vestía solo con una toalla amarrada a la cintura, pero a diferencia de Yunho cuando se la quitó la colocó sobre la cama, el mayor escuchó el inconfundible sonido de la prenda deslizándose sobre la piel fresca de Changmin pero evitó con todas sus fuerzas voltear, el menor lo notó, antes se había dado cuenta, en muchas otras ocasiones Yunho miraba su desnudez cuando se quitaba la ropa y se vestía, no le sorprendía, él también solía hacerlo, era parte de la continua tensión sexual entre ellos, lo que le sorprendía en esos momentos era que precisamente no lo hiciera ¿y si Yunho lo estaba ignorando? Quizás estaba enojado por algo, aunque no tenía idea ni de qué diablos pasaba, se sintió afligido de cierta forma. Se vistió con algo cómodo y fue hasta el baño a dejar la toalla mojada, al regresar Yunho estaba en la misma posición, viendo televisión como un poseso, no resistió las ganas y se acercó hasta la cama, se sentó a su lado y apagó la televisión, Yunho ni siquiera volteó - ¿Por qué la apagas? – reclamó con tranquilidad



-       ¿Seguro estás bien? ¿No te duele? – lo miró con preocupación, dirigiendo su mano izquierda hasta su rodilla, Yunho sintió cosquillas por todo el cuerpo al sentir el tacto de la piel de Changmin sobre su extremidad, pero no respondió - ¿Yunho? –



-       Sí Changmin, estoy bien, de verdad – respondió al fin, girando su cabeza hacia él, le sonrió para tranquilizarlo, el menor lo miró con seriedad unos momentos y después sonrió con afecto



-       Si necesitas algo me despiertas ¿de acuerdo? –



-       De acuerdo – volvieron a sonreírse, Changmin se levantó de la cama – Changmin –



-       ¿Sí? – lo miró enseguida



-       ¿Quieres dormir aquí? – ahora fue él quien ofreció su cama, tocando el colchón para indicarle el otro lado, tal como hiciera Changmin la noche anterior, éste sonrió y asintió, se acercó al otro lado y se sentó, luego se acostó a su lado, ligeramente inclinado hacia él aunque estaba boca arriba, Yunho del otro lado estaba con la espalda completamente sobre el colchón – Buena noche – dijo suavemente, luego apagó la lámpara, se quedaron sin luz, Yunho sintió movimiento del otro lado, Changmin se acomodaba quizás, luego completo silencio, pudo sentir instantes después la mano de Changmin, colándose por su pecho, sobre la camisa, se sintió extraño, aunque no se quejó, el menor lo acariciaba, lo cual no solía hacer, su crisis de tomar iniciativas le estaba gustando a Yunho, pudo sentir después la proximidad de su cuerpo, junto al suyo, llenándole de caricias, la mano de su amigo comenzó a no conformarse con tocar su ropa, se deslizó bajo la camisa, haciéndolo sentir cosquillas por toda la piel de la espalda que descansaba sobre el colchón



-       ¿Está bien así? – preguntó de pronto cuando rozó sus pezones con las puntas de los dedos, haciéndolo emitir un jadeo, Yunho volvió a sentirse extraño ¿seguro que no se quedó dormido y eso era parte de un hermoso y erótico sueño?



-       ¿Por qué haces esto? – cuestionó preocupado ¿era todo eso una especie de consolación?



-       Sssht – lo calló enseguida, sin responder, colocándole dos dedos sobre los labios, luego acarició estos de forma delicada, Yunho aprovechó para tomarlos con los labios, de forma suave, poco a poco los introdujo en su boca, como en la anterior ocasión en el departamento del menor, escuchó un quejido proveniente de Changmin cuando los succionó apaciblemente – No hables por favor – pidió casi en un susurro, Yunho no hizo ningún otro comentario, pero no pudo evitar emitir un estertor al sentir los labios de Changmin sobre su pecho, dándole un par de besos sobre la piel desnuda, había levantado su camisa hasta el cuello, la soltó y dirigió sus labios al cuello, repartiéndole besos, luego el rostro, se acercó más, rodeó su cintura con la mano izquierda y se inclinó hacia él, se dieron un beso en los labios y Changmin bajó su mano poco a poco, rozándole la entrepierna por encima del bóxer, notó el miembro de Yunho que comenzaba a endurecerse, era tan sensible a las caricias, no en vano las fans siempre le hacían tomas, lo exhibían en internet, todas ellas sabían que Yunho era sensible en esa parte, él por el contrario sabía controlarse, rara vez mostraba aquellos accidentes propios del sexo masculino, en esos momentos no fue diferente, no se sentía sexualmente excitado aunque tocar así a Yunho era un gran estímulo, amaba el tacto suave de la piel de Yunho bajo sus labios, su boca acariciar la suya de forma tan acompasada, suave y a la vez profunda. 

Se separaron por aire pero él siguió tocándolo, acariciándole el pecho, el estómago, la entrepierna, usando sus grandes manos de dedos largos, Yunho las amaba, una de las partes más masculinas de Changmin, aunque no se sintiera especialmente atraído por lo masculino, gustaba de las mujeres, de sus cuerpos delicados y suaves, pero con Changmin todas sus fantasías cobraban vida de diferentes formas, amaba su parte delicada, su parte ruda, cuando era áspero, cuando era amable, lo masculino o femenino le gustaba en él, cuando sonreía de forma tímida o le lanzaba una cándida mirada, cuando lo miraba rudamente o sonreía de esa forma tan lasciva cuando se besaban apasionadamente, todas las formas y todos los modos posibles que el menor fuera capaz de mostrarle los amaba, todos y cada uno de ellos, estaba loco por él, ya lo sabía, pero en esos momentos lo estaba comprobando, quizás él también lo volvía loco ¿o de qué otra forma explicaba eso que Changmin hacía? Tocarlo así, seducirlo de esa forma, nunca lo imaginó, el menor era decidido y directo, pero en cuestiones de amor era tímido, analizaba, buscaba la probabilidad y el error antes de lanzarse a lo desconocido

Pero en esos momentos, en la oscuridad de aquella habitación de Hotel sintió que estaba bajo el hechizo del verdadero Changmin, aquel que muy probablemente se mostró ante aquella mujer la vez que perdió su virginidad, en esos momentos su amigo estaba siendo completamente sexual con él, aunque habían tenido relaciones sexuales en dos ocasiones ambas fueron parte de un todo, sexo, cariño, compromiso, miedo y un sinfín de emociones y sentimientos, en esos momentos por el contrario era todo físico, tocarse, besarse, como sucedió antes, en el viejo departamento, en Jeju, en Tokio, todas aquellas ocasiones en que tan solo se entregaron al impulso físico sin llegar al coito sexual; quizás en esos instantes, mientras Changmin filtraba su cálida mano bajo el bóxer para acariciarle el miembro duro, el menor solo estaba buscando contacto, saciar un impulso sexual 

–    Yunho… - susurró sobre su oído cuando le sujetó el miembro, comenzando a deslizar su mano, suavemente, sin ser contundente, acariciando con su piel de forma casi firme, siguió besándole el cuello, luego el pecho, bajando al estómago, sin dejar de mover su mano, Yunho comenzó a gemir, se sentía nervioso y no sabía por qué, eran caricias conocidas, era la boca añorada del hombre que amaba, pero no entendía el motivo y eso lo asustaba, la primera vez que hizo el amor con Changmin él le pidió prender la luz, pero ahora se acobijaba en la oscuridad, permitiéndose tocarlo así, excitándolo, masturbándolo, era erótico y a la vez desconcertante. 

Tembló debido a los nervios, exclamó un gemido casi contenido cuando sintió el semen brotar mientras Changmin le besaba el abdomen, nunca le tocó el miembro con la boca, lo hizo terminar por completo con la mano, Changmin soltó su miembro poco a poco, dejándolo caer sobre su cuerpo, volvía a dormir, sacó su mano del bóxer y se limpió con la sábana y volvió a darle un beso en el estómago, luego subió, incorporándose a su lado, Yunho sintió su cuerpo acostarse junto al suyo, el mayor aún respiraba agitado y una vez que se calmó volvió a reinar el silencio ¿había algo que decir? Preguntar el por qué, o quizás regresar el favor, no sabía, lo único cierto es que ahora Changmin estaba en completo silencio e inactividad, estaba muy confundido 

–       Perdóname – dijo de pronto



-       ¿Por qué? – cuestionó dubitativo, podía suponer el porqué de aquellas caricias



-       Por tocarte… yo solo… solo quería hacerlo ¿está bien? – explicó casi de forma solemne, volviendo a guardar silencio



-       Es por rechazarme antes ¿verdad? – inquirió con tristeza, entonces Changmin realmente solo lo estaba “consolando”, se sintió hasta cierto punto humillado



-       Eso no es verdad – rebatió enseguida, ahora el silencioso fue Yunho – Solo me cumplía una fantasía – confesó avergonzado, Yunho lo supo por el tono de su voz



-       ¿Qué? –



-   Hace tiempo… - comenzó por explicar – Es algo que me vino a la mente, promocionábamos Catch me, en aquel entonces como sabes no habíamos llegado tan lejos, no habíamos tenido sexo aún, pero habían sucedido cosas entre nosotros, yo no quise admitir cuanto me gustabas… - hizo una pausa, en aquellos pocos segundos el corazón de Yunho palpitó rápidamente – Me gustas desde hace más tiempo del que puedo recordar – a pesar del nudo en la garganta continuó – La semana pasada hablé con Kyuhyun y le conté todo lo de nosotros –



-       Changmin… - quiso regañarlo, había roto otra de las supuestas reglas que él mismo impuso cuando comenzaron su extraña relación, pero su amigo lo interrumpió



-       Él me hizo ver que si te besé aquella vez en el viejo departamento es porque desde hace tiempo me gustas y en realidad no creo que se haya equivocado – explicó rápido para no ser interrumpido y porque las palabras comenzaron a fluir con facilidad – Intentamos besarnos ¿sabes? – sonrió avergonzado, Yunho sintió una punzada de dolor debido a los celos – Pero no pudimos, ninguno… somos amigos íntimos, hemos compartido tanto y sin embargo no fuimos capaces. Yunho, no todas las personas besan a alguien solo por la casualidad o porque el momento fue oportuno, al menos no las personas como yo, la primera vez que te besé lo desee tanto como la última, todas y cada una… y cuando tú me besaste aquel día al despedirnos – sonrió con nostalgia - ¿Te acuerdas? 2010 estaba por terminar y tú lo hiciste, me diste un beso – tragó saliva con nerviosismo – En aquel momento pensé que era el beso más hermoso que me habían dado – volvió a avergonzarse, se sintió como una chica tratando de confesarse con su amor imposible – Quería que lo hicieras siempre, aunque fuera de forma ocasional, pero estaba tan asustado de esos pensamientos que traté de enterrarlos, cuando me besaste antes de viajar a Tailandia, cuando te repelí de forma tan agresiva es porque tuve mucho miedo, aquella frase “Cuidado con lo que deseas” me atormentó durante todo el viaje, por primera vez comenzaba a aceptar que me gustabas como hombre, perdóname Yunho, habríamos evitado tantos disgustos si hubiera sido más sincero conmigo mismo – confesó sin haber sido interrumpido, sintiéndose mucho mejor después de haber dicho todo aquello, en cambio Yunho estaba desconcertado, no sabía cómo tomar aquella confesión, debería estar muy feliz y sin embargo un extraño estremecimiento le hizo revolver el estómago, tanto que lo dejó mudo – Di algo, lo que sea – pidió afligido, odiaba el silencio, sobre todo proviniendo de Yunho, él que siempre tenía algo que decir, ahora estaba completamente callado



-       ¿Por qué me dices todo eso ahora? – preguntó alarmado pero mostrándose sereno, su voz parecía normal aunque él no lo estaba



-       ¿Miedo? ¿Orgullo? O simplemente acabo de darme cuenta de muchas cosas, lo lamento – se excusó al fin, luego ambos guardaron completo silencio



-       ¿Qué esperas que diga? –



-       No sé, lo que piensas, lo que quieras –



-       ¿Lo que pienso? –



-       Sí – respondió tranquilamente aunque estaba inquieto



-       Pienso que eres egoísta Changmin, al menos en éste sentido, estoy conociendo ésta parte de ti que nunca conocí y no sé si me gusta – expuso con dolor, en esos momentos a través del silencio se comunicó con Changmin, sintió el dolor que le causó con aquellas palabras tanto como sintió el propio al decirlas – Perdóname, no debí… -



-       Está bien… - lo interrumpió – Tienes razón, no te disculpes – entre ambos se suscitó un extraño silencio, en aquella oscuridad así como Yunho lo sintió acercarse ésta vez lo sintió alejarse, hubo movimiento del otro lado y pudo notar que Changmin se levantó de la cama, escuchó pasos y enseguida el sonido de la otra cama, el menor lo había dejado, quizás molesto, quizás ofendido, no supo bien en aquel momento, no vio a Changmin apretar con fuerza los labios ni vio la humedad de sus ojos, tal vez no lloró completamente, pero en esos momentos el menor se daba cuenta de muchos errores cometidos, odiaba tener que recordar las palabras de Victoria y pensar que todo lo que ella le dijo podría cumplirse tarde o temprano; pero en aquella oscuridad Changmin tampoco vio a Yunho y su semblante triste al pensar en lo cruel de sus palabras, en aquella oscuridad ninguno vio al otro, tampoco se pudieron sentir, en esos momentos solo compartían con ellos mismo su soledad.


Al día siguiente partieron hacia Corea nuevamente, no tocaron el tema después y aunque se hablaban casi con naturalidad aún quedaba aquella pequeña sombra de no saber que decir, para el mayor fue más extraño aún, Changmin ni siquiera había aceptado sus disculpas, por el contrario lo había comprendido, quizás estuvo de acuerdo en aquellas crueles palabras o quizás lo dijo solo para no discutir, lo único que Yunho supo es que no quería volverlo a lastimar, así que era preferible no tocar el tema sino hasta que el menor lo comenzara, o tal vez simplemente dejarlo morir como muy seguramente moriría su extraña relación. 

El resto de la semana no hubo mucho tiempo de verse, Yunho acudía a las oficinas de SM mientras que Changmin filmaba para su programa de variedades, en ocasiones se dejaron los recurrentes mensajes de apoyo y Changmin no perdió su costumbre por preguntarle de su salud, pero se hablaban casi de manera formal, sin embargo por separado ambos pensaban en el otro, en lo que había sucedido en Beijing. 

Días después se vieron al fin, el 25 de Octubre la vagoneta pasó por Changmin a su casa, quien se subió a la parte de atrás, mientras que Yunho estaba de copiloto, su manager no se encontraba, solo ellos dos y el chofer que los llevaría al Aeropuerto de Gimpo, al día siguiente se presentarían nuevamente para un SMTOWN, ésta vez en Tokio Japón, sus favoritos, pues en los que se llevaban a cabo en ese país solían parecer conciertos de Tohoshinki y los demás artistas para completar solamente; ambos usaban lentes oscuros y ninguno había estudiado en los ojos del otro su actual situación, aunque se habían hablado con la formalidad de siempre, llegaron por fin al país Nipón sin mayor contratiempo y se instalaron en su casa, cada uno en su propia habitación, sin deseos de verse a solas, o quizás con demasiados deseos, pero ambos seguían tan distantes por el suceso de la semana pasada que estaban actuando con cautela. 

Para Yunho fue más difícil tratar de no pensar en ello, justo en su habitación había sucedido el momento especial, aquel en que olvidaron todos los prejuicios y se entregaron, justo en la cama que tenía frente a él, ahí le quitó la ropa, ahí lo hizo suyo, ahí durmió a su lado y Changmin lo cuidó, cubrió su desnudez y aun pudiendo abandonarlo no lo hizo, no solo tuvieron sexo, pasaron la noche juntos, el menor tenía esas maneras casi invisibles de demostrarle cuánto le importaba, quizás había sido muy injusto al decirle egoísta, pero en aquel momento no se sintió bien con la situación, Changmin le había mentido y se había engañado también él mismo



-       Debería pedirle perdón, pedírselo en serio –pensó abrumado, mientras se miraba al espejo, sintió culpa, durante toda la semana la había sentido pero en esos momentos mucho más. Se decidió y salió de la habitación, caminó a la de Changmin y vio la puerta cerrada, eso lo hizo sentirse peor, pensó en darse media vuelta y regresar a su alcoba, quizás el menor no quería hablar con él, quizás después de todo si estaba enojado, o tal vez solo estaba huyendo para no hablar con él de un tema que les había lastimado a ambos. Suspiró resignado y levantó el puño, tocó un par de veces pero no hubo respuesta, al cabo de unos momentos volvió a tocar, ésta vez la puerta se abrió, Changmin estaba vestido con otra ropa, como si fuera a salir de casa - ¿Vas a salir? – preguntó desconcertado, el menor no le había comentado nada



-       Sí – respondió secamente, mirándolo de frente



-       ¿A dónde vas? ¿Con tus amigos Japoneses? – el menor negó



-       En una hora llega Kyuhyun, vienen desde Filipinas e iremos a tomar algo – informó seriamente aunque no estaba enojado



-       Pero mañana hay concierto –



-       No beberemos mucho, regresaré temprano, no te preocupes – le sonrió por fin aunque de forma leve, Yunho no se convenció aún de sus palabras



-       Minho y los otros llegan hasta mañana ¿irán solo Kyuhyun y tú? – cuestionó con mucho interés, Changmin sonrió cancinamente



-       ¿Por qué tanto interrogatorio? Sí, iremos solo nosotros dos, necesitamos hablar – informó casi de mala gana, mostrando aquellos ojos serios que a Yunho le gustaban tanto pero que odiaba ser visto por él de esa forma



-       Entiendo, perdón si te molesté – contestó también con seriedad



-       No Yunho, no me molestaste ¿sí? Nos vemos al rato – volvió a sonreír, ésta vez casi forzosamente, a Yunho no le gustó aquella sonrisa y dejó que Changmin le pasara de lado, rozándole con frialdad el hombro, el menor caminó hacia la entrada y entonces Yunho le dio alcance, agarrándolo del hombro lo volteó hacia él - ¿Qué pasa? – el mayor lo miró unos instantes y estiró su mano derecha para agarrarle el rostro por la mejilla, al tiempo que inclinaba la cabeza hacia él, dispuesto a darle un beso pero Changmin giró su cabeza para evadirlo, Yunho se detuvo con los labios cerca del mentón de Changmin, éste tragó saliva con dureza, evitando mirarlo – No tardo ¿sí? No me esperes despierto – dijo en tono casi lúgubre, luego agarró la muñeca de la mano de Yunho que le agarraba el rostro y la alejó, se giró hacia él y le sonrió casi imperceptiblemente, luego se alejó enseguida, cerrando con suavidad la puerta, Yunho seguía en el mismo lugar, erguido, mirando hacia el frente



-       ¿Volverás a rechazarme? No quiero que sea como antes – pensó afligido, suspiró ligeramente y se alejó hacia su habitación, se tiró sobre la cama, sintió el colchón duro bajo su espalda, las sábanas completamente frías y su habitación repleta de soledad

Changmin tuvo que esperar a Kyuhyun casi una hora, había necesitado llevar su equipaje y atender otros asuntos al llegar a Japón, por lo que el menor tuvo tiempo a solas para meditar, se sentía mal de haber rechazado así a Yunho, pero cada vez se convencía más de que su relación se estaba convirtiendo en algo nocivo para ambos, quizás más para Yunho que para él mismo, después de todo siempre fue el mayor quien más iniciativas tomaba. Suspiró cansado y bebió un sorbo de su cerveza antes que su amigo de SJ se presentara ante él



-       Lamento la demora – dijo avergonzado, Changmin ni siquiera volteó a verlo - ¿Estás enojado? –preguntó enseguida, sabía que su amigo era estricto con aquello de la puntualidad, pero el menor no estaba enojado, solo pensativo, al cabo de unos segundos levantó la mirada hacia su amigo



-       No, perdón… te pido algo – respondió con amabilidad, luego hizo una seña a la mesera de que le llevara otra cerveza como la que estaba bebiendo, no tardó en llegar la petición, Kyuhyun bebió un par de tragos mientras miraba a Changmin



-       ¿Pasó algo con Yunho? – inquirió preocupado, Changmin lo miró y sonrió, luego agachó la mirada hacia su cerveza



-       Creo que no soy la persona que Yunho imagina ¿crees que soy cruel? – cuestionó sumergido en sus pensamientos, dejando mudo a su amigo, no supo qué contestar y Changmin realmente se veía triste, así que él también se entristeció – Le dije lo que me estaba pasando, me abrí sinceramente con él pero parece ser que solo alimentó su idea de que soy muy egoísta – sonrió antes de continuar – Me dijo que estaba conociendo esa parte de mí y que no sabía si le gustaba – volvió a sonreír, nervioso, Kyuhyun tan solo lo observó, no sabía si su amigo estaba ofendido o triste por aquellas palabras, solo sabía que no estaba bien y que esas palabras lo habían lastimado



-       No sé qué decirte – respondió al fin, sin dejar de mirarlo, Changmin levantó la vista y la fijó en su amigo, entonces Kyuhyun pudo ver sus ojos cristalinos, no como si fuera a llorar, pero pudo notar que estaba realmente conmocionado, quizás aquel era el declive de su relación con Yunho



-       Y he estado pensando que es una señal, de que quizás es mejor alejarse, quiero a mi compañero a mi lado ¿sabes? No importa si prescindimos de lo que ha estado pasando entre los dos, prefiero conservar a mi amigo que hacerme de un amante – sonrió tímidamente por lo último, era la primera vez que insinuaba que él y Yunho eran amantes – Pensé incluso en tu pregunta, ¿cuál es mi prioridad? TVXQ o Yunho… - hizo una pausa, como si aún no hubiera podido decidir algo así – Todos mis sueños están con TVXQ, cada vez que me he sentido orgulloso en mi vida sobre mí mismo tuvo que ver con TVXQ, pero también sé que no sería nada si él no hubiera permanecido a mi lado, y eso es lo que elijo, a TVXQ y Yunho a mi lado, aunque tenga que renunciar a todo lo demás y que lo nuestro quede solo como algo que sucedió, recuerdos y nada más – explicó convencido aunque Kyuhyun pudo notar un quiebre en su voz, Changmin estaba decidido a dejar a Yunho como amante y conservarlo como compañero, podía entender por qué lo había decidido así, pero también podía notar que para Changmin tomar esa decisión había sido más difícil de lo que pensó



-       Changmin… - miró a sus ojos y le sonrió cándidamente – No decidas algo así tú solo, piensa en lo que quiere Yunho – aconsejó sinceramente, Changmin asomó una sonrisa triste



-       ¿No te lo dije? Él fue quien dijo que no sabía si le gustaba esa parte de mí, y es algo que solo le mostré porque tenemos esta clase de relación, si desaparece volveremos a ser los mismos de siempre – respondió convencido



-       No, jamás serán los de siempre, después de lo que han pasado, Changmin, te acostaste con él ¿entiendes eso? – observó sin reparo, sorprendiendo a Changmin, dejándolo completamente mudo por unos instantes



-       ¿Entonces qué debo hacer? Estoy confundido – preguntó desconcertado, Kyuhyun se levantó de su asiento frente al menor y se sentó a su lado, pasándole un brazo por los hombros



-       Hablar con él, que los dos decidan que hacer – respondió



-       No funciona, muchas veces lo intentamos, incluso dejar esto y nada, siempre volvemos a lo mismo – explicó aturdido



-    Entonces entrégate por completo a la relación, sin mentirte a ti mismo – aconsejó nuevamente con sinceridad – Si te enamoras bien, si no también, pero sé sincero contigo –



-       Kyuhyun, eso es tan… -volvió a sonreír con timidez – No sé, todo esto me está colmando – confesó avergonzado, su amigo le soltó de los hombros y lo miró, luego le sonrió



-       Esto es así Changmin, si te importa Yunho, TVXQ, su relación y todo lo que me has dicho te pondrás a pensarlo seriamente, solo no cometas tonterías ¿de acuerdo? – el menor asintió, como si estuviera siendo regañado, luego se miraron a los ojos – Y es mejor que nos vayamos porque mañana tendremos que usar unas fresas gigantes en la cabeza – comentó avergonzado y ambos sonrieron tontamente, entonces Kyuhyun se apartó y regresó a su lugar



-       Muchas gracias Kyuhyun, siempre siento que puedo hablar lo que sea contigo – comentó avergonzado, luego sonrió – Es diferente con Minho o cualquier otro amigo ¿sabes? En verdad estoy agradecido contigo – confesó sin vergüenza y Kyuhyun se sonrojó ligeramente



-       A veces eres muy tierno – se mofó un poco – Somos amigos, siempre estaré para ti – respondió sinceramente y de nuevo se sonrieron tímidamente – Pero ya, no nos pongamos cursis – comentó de nuevo avergonzado y Changmin sonrió más animadamente. Pagaron la cuenta y salieron del lugar, Changmin fue a su casa y Kyuhyun regresó al Hotel junto con Super Junior, era tiempo de descansar, ese fin de semana sería el SMTOWN y había que preparar un buen show


Nota de autor: * http://spanish.visitkorea.or.kr/spa/CU/CU_SP_8_9_5.jsp
** Fancam Yunho https://www.youtube.com/watch?v=yIjK3JNzeYI
    Fancam Changmin https://www.youtube.com/watch?v=blaoBlEsoSE

0 comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario \(*O*)/ ♥ ♥
o más bien... deja tus pensamientos pervertidos grabados en esta entrada XD